La Bestial Inteligencia Británica de Shelburne y Bentham

 

Por Jeffrey Steinberg

Impreso en Executive Intelligence Review, 15 de abril de 1994.

http://whgbetc.com/stuff/british-war-on-usa.pdf

 

 

Coro:

 

El empirismo británico surgió del método inductivo de Francis Bacon basado  en la  certeza de los sentidos,  todo lo cual se tomó directamente de  venecianos como Paolo Paruta y Pietro Sarpi. Con Bacon es necesario Thomas Hobbes que escribió de la  sociedad humana como una guerra de todos contra todos dominada por un tiránico Estado leviatán.

 

Luego vino  John Locke para quien la mente humana era una pizarra en blanco destinada a ser llenada por las percepciones de los sentidos. El hedonismo de Locke lo llevó a la conclusión que la libertad humana era una contradicción absurda en sus términos.

 

Locke fue seguido por el solipsista George Berkeley que negó cualquier base a la realidad de nuestras impresiones de los sentidos: Ellos son un tipo de vídeo juego en cada una de nuestras cabezas por alguna agencia sobrenatural desconocida. La percepción era la única existencia que había.

 

Luego vino el abogado y diplomático escocés David Hume. Para Hume no hay realmente tampoco, ningún ego humano, sino meramente un bulto de percepciones cambiantes. En su 'Cuestión acerca de la Comprensión Humana' y otros trabajos más tempranos, Hume ataca la idea de causa y efecto. Para Hume, no hay ninguna conexión necesaria entre una causa y un efecto que la mente humana pueda conocer con certeza; sólo tenemos una asociación vaga o hábito de pensar que un fenómeno normalmente ha sido seguido por otro. Pero en estos mismos trabajos más tempranos, Hume había admitido la tabla rasa de cada nueva mente humana por lo menos a la importancia de relleno con una acción de ideas recibidas de conducta que puede amontonarse bajo el título de morales o costumbre, incluso religión.

 

En los años posteriores de Hume, el poder de la facción de Shelburne se volvió dominante en Gran Bretaña, y el escepticismo de Hume se volvió más intrépido y más radical. El Hume posterior, como en su 'Diálogos que involucran la Religión Natural', repudió totalmente la noción de costumbre y moralidad a favor de un hedonismo desenfrenado que apuntaba hacia las profundidades de pederastia y degradación habitadas  por Jeremy Bentham.

 

Immanuel Kant, durante su larga carrera docente en Königsberg, Prusia, había sido minorista de las ideas de Hume. Los dos liberales Kant y Hume tenían una base común ancha en su determinación de erradicar la influencia de Gottfried Wilhelm Leibniz. Pero cuando Hume repudió toda noción de costumbre y la moralidad tradicional, ni  Kant podía seguir. Kant respondió con la Crítica de la Razón Pura para defender la noción de causa y efecto como una de las categorías de Aristóteles, contra Hume que había alcanzado un nivel sub-aristotélico. En esta base, Kant pudo defenderlas  ideas de costumbre de religión y moralidad, Das Sittengesetz.

 

La brecha entre Kant-Hume ilustra por qué el empirismo liberal británico tiende a ser varios grados más podrido que el de sus colegas europeos continentales.

 

En octubre 1776, un abogado inglés de  28 años llamado Jeremy Bentham escribió desdeñosamente de la Declaración de Independencia americana que se había firmado como un Acto del Congreso Continental el 4 de julio de ese año:

 

''Esto'', escupió, ''tiene por ser 'una verdad auto-evidente' al mismo tiempo, para afianzar estos derechos ellos están satisfechos que el gobierno debe instituirse. Ellos no ven... que nada que se llamó jamás gobierno fue o jamás podría ejercerse sino a costa de uno u otro de esos derechos que... unos uno u otro de esos pretendidos derechos in-alienables se aliena.... En estos principios ellos han excedido la extravagancia de todos los fanáticos anteriores''.

 

Poco después de escribir este veneno, Bentham hizo a su brecha filosófica con los republicanos americanos todo claro en un largo tracto Una Introducción titulada Principios de Moral y Legislación (1780). Ese manuscrito no sólo prescribiría los principios fundadores del radicalismo filosófico británico; propulsaría a Bentham al mismo centro de una nueva British Foreign Office entonces emergiendo y el Servicio de Inteligencia Extranjera británica, consolidado bajo la mano guía de William Petty, Lord Shelburne, un hombre que en el momento era el Dux de facto si no de jure, de Bretaña.

 

Bentham rechazó categóricamente cualquier distinción entre el hombre y las bestias más bajas y define al hombre en cambio como una criatura manejada puramente por impulsos hedonistas. Un ingenio:

 

‘‘La Naturaleza ha puesto a la humanidad bajo el gobierno de dos amos soberanos, dolor y placer. Es para ellos solo señalar lo que nosotros hemos de hacer, así como  determinar lo que nosotros haremos.... Cada esfuerzo que nosotros hacemos para liberarnos de nuestro sometimiento, servirá para demostrar y confirmarlo. El principio de utilidad - la más grande felicidad o el más grande principio de felicidad -reconoce este sometimiento, y lo asume para la fundación.... Sistemas que intentan cuestionarlo tratan... en capricho en lugar de la razón, en oscuridad en lugar de luz''.

 

Lord Shelburne se tomó así con Bentham y él instaló al escritor que se imaginó alternadamente como la reencarnación de Sir Francis Bacon y como el ''Sir Isaac Newton de las ciencias morales'', en un apartamento en su propiedad de Bowood.

 

Shelburne asignó a Bentham un editor inglés y suizo para asegurar la diseminación más amplia de los trabajos de Bentham en los mundos de idioma inglés y francés. Después, los trabajos de Bentham circularían aun más ampliamente a lo largo de América Latina durante sus años de colaboración cercana con el traidor americano Aarón Burr. Burr huyó de los Estados Unidos y tomó residencia en la casa de Bentham, y los dos hombres conspiraron para establecer un imperio, primero en México, y después en Venezuela.

 

Las intrigas políticas de Shelburne

 

En el mismo momento de su toma con Bentham, Lord Shelburne estaba en el proceso de lanzamiento su mayoría que se atreve intrigas políticas. En junio de 1780, cansado de la prosecución fallada de la guerra en América del Norte, y convencido que el ministerio de Lord George North traería la ruina eterna a sus sueños de imperio permanente, Lord Shelburne, a través de la East India Company y su aliado el Banco Baring, el pagó una chusma jacobina para  caer sobre Londres, ostensiblemente en protesta a la concesión de reformas irlandesas. Las reformas irlandesas llamado se sumaron al pequeño alistamiento forzado de irlandeses en el Ejército británico para luchar en América del Norte - un movimiento que Shelburne también esperó derrotaría el movimiento republicano pro-americano dentro de Irlanda que casi había lanzado su propia revuelta contra Gran Bretaña en 1779.

 

Dirigida por Lord George Gordon, la canalla protestante atacó Westminster y echó a los parlamentarios y lords por igual escalones abajo y los arrojó por las ventanas, y mandó a los hospitales. Durante ocho días, Londres fue saqueada y culminó en el ataque a la Prisión de Newgate  liberando a todos los prisioneros que se unieron en el ataque al edificio del Parlamento.

 

Lord Shelburne, como ex cabeza del comité interior de la Cámara de los Lord, aseguró personalmente el terror máximo retardando la lectura del Acto del Alborotos (qué habría convocado a la Guardia de la Cámara) hasta que la violencia se había extendido a cada esquina de la ciudad. Cuando las llamas menguaron, el ministerio de Lord North también estaba en cenizas.

 

North renunció como primer ministro, y Shelburne estaba en el nuevo gabinete de Rockingham como secretario extranjero para el Distrito Norteño, dentro de meses, subsumiendo las colonias norteamericanas. Él sería el negociador principal en París teniendo en la mesa a Benjamín Franklin desde ese puesto.

 

Por este tiempo también, el rey George III se había declarado totalmente subordinado a la facción de la East India Company liderada por Shelburne --el Partido veneciano. Como el resultado de estos eventos, el gobierno en la sombra se encargó formalmente del aparato estatal oficial. Las operaciones de inteligencia anteriormente alojadas en la East India Company se dirigieron desde aquí en adelante fuera del Foreign Office y los Servicios Secretos de Inteligencia británicas (SIS).

 

Una posdata en Lord Gordon, el agente provocateur de Shelburne: Después de una estancia breve en la Torre de Londres, escorzado por la intervención personal de Shelburne con la corona, Lord Gordon huyó a tierra más amistosa en los Países Bajos, donde, al asombro de sus camaradas presbiterianos escoceses, él se volvió un converso al cabbalismo judío y tomó el nombre de Israel Bar Abraham. Poco después de esto él apareció en París como consejero oculto de Marie Antoinette, y desde esa posición participó en las intrigas de Shelburne contra los Borbones franceses.

 

La insurrección jacobina en París durante 1791-93 era una repetición en la más grande escala de los Alborotos Gordon instigados por Shelburne más temprano, con el ataque a la prisión de Bastilla y liberando los delincuentes.

 

Smith asignado a garrapatear Contra América

 

Lord Shelburne, como ministro extranjero, tomó la posición que debían llevarse las ex colonias en América del Norte una vez más bajo el yugo británico, pero no a través del despliegue de poderío militar o a través de las demandas de título de propiedad. Para Shelburne, el grito de la batalla de la Nueva Venecia/Nueva Roma era Libre Comercio.

 

En un famoso viaje en carruaje desde Edimburgo a Londres, Shelburne había comisionado dos trabajos de uno de sus escritorzuelos de la East India Company, Adam Smith, ya en 1763. Primero, él había comisionado Smith a preparar el perfil de investigación para el estudio que sería completado después por otro propagandista de la Casa de India, Edward Gibbon, sobre la decadencia y caída del Imperio romano--un estudio crítico del compromiso de Shelburne para establecer un nuevo tercero cuartel general del Imperio romano en Londres. Además, él ordenó la preparación de una apología para libre comercio que Smith completó en 1776 bajo el título La Riqueza de Naciones.

 

En 1787, el agente de inteligencia principal de Shelburne, Jeremy Bentham fue mejor que Smith publicando una serie de cartas desde Rusia que se congregó en un folleto titulado En Defensa de Usura. La carta final, dirigida a Smith, el castiga al economista de Casa India por no ir bastante lejos en su abrazo de la dictadura monetaria desenfrenada. Bentham exigió un fin a todas las restricciones en tasas de interés usurarias, empleando el argumento liberal que la supresión de la usura ahoga la invención. Smith escribió inmediatamente sobre En Defensa de Usura de Bentham, Es el trabajo de un hombre superior

 

La propia súplica más elocuente de Shelburne para el comercio libre y usura desenfrenada vino durante su breve tenencia como primer ministro de 1782 a 1783. Aunque él había preferido dirigir política británica detrás de la escena en su capacidad como presidente del anterior Comité Secreto de tres hombres de la East India Company, Shelburne se sintió compelido a tomar brevemente las riendas formales de gobierno para asegurar el lanzamiento de su nuevo imperio británico.

 

"Destruya a América con comercio libre"

 

En Ene 27, 1783, Shelburne estaba ante la Cámara de los Lord para defender para la ratificación del Tratado de París y llevar formalmente a un fin a la Revolución americana y el conflicto con Francia y España.

 

Ustedes han dado a América - con quien cada llamada bajo el cielo le insta a que esté de pie en el fundamento de hermanos - una porción del comercio, monopolio que ustedes conservaron sórdidamente para ustedes mismos.... Monopolios, de alguna manera u otro, son muy justamente castigados. Ellos prohíben la rivalidad, y la rivalidad es la misma esencia del bienestar del comercio.... Yo confieso ese monopolio siempre es imprudente; pero si hay cualquier nación bajo cielo que ha de ser la primera en rechazar monopolio, es la inglesa. Situada como nosotros estamos entre el Viejo Mundo y el Nuevo, y entre Europa del Sur y Norte, todo lo que nosotros hemos de codiciar en la Tierra es el comercio libre.... Con más industria, con más capital, con más empresa que cualquier nación del comercio en Tierra, ha de ser nuestro grito constante: Dejen a estar abierto. ''

 

La política de Shelburne de comercio libre desenfrenado entre Gran Bretaña y los Estados Unidos casi destruyó la república americana en su cuna. Algunos de los Padres Fundadores americanos entendieron el peligro claramente en la artimaña de comercio libre de Shelburne. Ellos lanzaron un debate crucial sobre de la necesidad por una constitución federal fuerte. Pero para el debate Federalista y de la Constitución de Estados Unidos resultante de 1787, el esquema de Shelburne por arruinar rápidamente y re-absorber a América del Norte en el dominio imperial británico, probablemente habría tenido éxito. Alexander Hamilton era contundente en su Papel Federalist No. 11, publicó en noviembre de 1787:

 

El espíritu aventurero... de América ya ha excitado sensaciones intranquilas en algunos de los poderes marítimos de Europa.... Si nosotros continuamos unido, nosotros podemos neutralizar una política tan hostil a nuestra prosperidad en una variedad de maneras.... ¿Suponga por ejemplo, nosotros tenemos un gobierno en América, capaz de excluir Gran Bretaña de todos nuestros puertos; cual sería el funcionamiento probable de este paso en su política? No nos permitiría negociar, con la perspectiva más hermosa de éxito, para los privilegios comerciales del más valioso y extenso tipo en el dominio de ese reino

 

Shelburne libera jacobinos contra Francia

 

Incluso con materias todavía irresolutas Shelburne y Bentham volvieron su atención a otro frente crítico a través del Canal inglés en Francia en América del Norte. La Guerra de los Siete Años 1756-63 había despojado Francia de su una vez la capacidad marítima formidable. Shelburne buscó ahora destruir a Francia como rival económico y militar en el continente. De entrada, el Terror Jacobino era un asunto orquestado de la East India Company y Foreign Office.

 

La sangrienta matanza de la élite científica de Francia fue llevada a cabo sistemáticamente por manos francesas y hombres con guillotinas francesas, pero guiados por cordones británicos.

 

Jacques Necker, un nacido en Ginebra, el banquero protestante, servilmente pro-británico, se había instalado a través de los esfuerzos de Shelburne liderando a su aliado en Francia, el Duque Philippe de Orléans, como ministro de finanzas. La hija de Necker, la infame Madame de Staël, dirigiría después uno de los salones Parisienses más importantes de Shelburne.

 

Aunque Necker no hubo bloqueado a Francia de aliarse con los americanos durante la Revolución americana, él tuvo éxito presidiendo el vaciamiento de la tesorería francesa y el derrumbe de su sistema del crédito.

 

La crisis económica por Francia era la condición previa para el caos político e insurrección, y Shelburne preparó la proyectada desestabilización creando un mercado de escritores radicales en Bowood provisto de personal por Bentham, el ginebrino Etienne Dumont, y el inglés Samuel Romilly. Los discursos fueron preparados por Bentham y se tradujeron y transportaron por bolsa diplomática y otros medios a París, donde los líderes del Terror Jacobino, Jean-Paul Marat, Georges Jacques Danton, y Maximilien de Robespierre dieron las oratorias ardientes. Los pagos de la East India Company a estos Jacobinos principales todavía están en el archivo en el Museo británico.

 

El Esquema de trabajo esclavo de Bentham

 

Bentham se tomó así con los eventos en Francia que en Nov. 25, 1791, él escribió al Asambleísta Nacional. JP Garran que se ofrecía ir a París para encargarse del sistema penal. Adjuntando un proyecto de su propuesta de Panopticon, Bentham escribió:

 

me permite construir una prisión en este modelo--yo seré el carcelero. Usted verá por la memoire, este carcelero no tendrá ningún sueldo--no costará nada a la nación. El más como yo reflejo, más me parece a mí que la ejecución del proyecto debe estar en las manos del inventor.

 

Al mismo tiempo, Bentham estaba proponiendo asumir el puesto de carcelero principal del Terror Jacobino que envió muchos de los más grandes científicos y republicanos de Francia pro-americanos a la guillotina o a la prisión. Bentham no hizo ningún hueso sobre sus lealtades: aceptando el título honorario de Ciudadano de Francia, Bentham escribió al ministro del interior Jacobino en octubre de1792: yo debo pensarme un razonador débil y un ciudadano malo, aunque un realista en Londres, un republicano en París. ''

 

El esquema de Panopticon de Bentham era primero un campo de trabajo esclavo diseñado por él en Rusia en 1787 mientras él estaba visitando a su hermano, un espía de Shelburne. Preguntado por el Príncipe Potemkin, el primero ministro de Catherine el Grande, para ayudar a procurar un artefacto de vapor para construir para la industria rusa, Bentham sostuvo que  el trabajo humano -- no el poder de vapor -- ha de ser suficiente.

 

Su plan, completo con dibujos arquitectónicos detallados, requería delincuentes, indigentes, y  detenidos -- junto con sus niños – para ser puestos en cedas de cárcel equipadas con maquinaria primitiva dirigida por una fuente de poder central que a su vez sería alimentadas por balanzas, ruedas, y sierra en las celdas de los niños. La energía expendida por los niños que juegan con los juguetes manejaría la fábrica. Un cuarto de guardia central equipado con espejos bidireccionales le permitiría a un guardia vigilar el trabajo esclavo de centenares. Sobre la puerta principal del Panopticon estaba una señal y lee: Habiendo sido industriosos cuando libres, ellos no necesitan ser sometidos aquí como esclavos. 

 

Durante su gira de Rusia y el Imperio otomano, cuando él inventó sus planes de Panóptico y escribió En Defensa de la Usura, Bentham escribió en su diario: es una máxima vieja mío que el interés, como amor, debe ser libre.

 

"En Defensa de la Pederastia"

 

Es por consiguiente poco chocante que nosotros encontremos a Bentham que también escribe en 1785 un ensayo sobre el asunto de la pederastia -- defendiendo contra cualquier sanción contra la homosexualidad, lesbianismo, masturbación, y bestialidad. Bentham desechó las penas ásperas entonces en vigencia contra la pederastia como el resultado de miedos religiosos irracionales nacido de la destrucción Sodoma del Viejo Testamento y perpetuado por la antipatía irracional de la sociedad al placer en generaly al placer sexual en particular. La moralidad cristiana, como cada otra expresión de ley natural, no tenía ningún lugar en el mundo de Bentham de placer y dolor.

 

Siguiendo al éxito inicial en Francia impelente a sus rodillas con el Terror Jacobino, Bentham patrocinó varias generaciones de radicales filosóficos yendo de su protégés más íntimo, James Mill y John Bowring, a John Stuart Mill, Thomas Carlyle, y David Urquhart.

 

Carlyle, bajo el ojo en vela de J.S. Mill, escribió la historia británica oficial de la Revolución francesa, innecesario decir, enterrando el papel de la cábala de Shelburne-Bentham en esa tragedia empapada en sangre.

 

Bowring, a longanimidad de Bentham su secretario personal, dirigiría después la publicación de los trabajos reunidos de Bentham en una serie de 11-volúmenes; serviría como el agente-negociante de Lord Palmerston del notorio Giuseppe Mazzini; e instigaría la Segunda Guerra de Opio contra China desde su puesto como emisario en Cantón. Urquhart, uno de los más joven benthamistas, se haría después el agente-negociante para Karl Marx.

 

A su muerte en 1832, el cuerpo de Bentham fue disecado y rellenado; su cabeza se puso en bronce y a sus pies, con una máscara pegada en su lugar.

 

Durante años, el Bentham momificado, sentado en su silla favorita dentro de una caja de vidrio, era un participante siempre presente en reuniones de su círculo radical. En los años noventa, la momia disfrutaría todavía un lugar de prominencia en la Universidad de Londres.