Página de Inicio
Volver a Sección Malvinas

Discurso del Vcdro. (R) Horacio Ricciardelli, el 2 de abril de 2007, en el Cenotafio de Plaza San Martín

Compatriotas: camaradas, combatientes, de esta causa justa y que en su momento fue necesaria. Hoy 25 años, quiero empezar con una frase de nuestro héroe máximo el Gral. San Martín, decía que para defender la causa de la independencia, se necesitaba solamente coraje nacional.

Y esto creo que es lo que en este momento del siglo XXI estamos mostrando. No solo los combatientes, sino todo este maravilloso pueblo, hombres, mujeres, jóvenes, niños, sobre todos jóvenes y niños que van a ser los continuadores de esta obra cuando haya desaparecido el último combatiente de Malvinas. Porque en ellos está deposita el futuro.

Acuérdense: hace unos años era impensable que el 2 de abril se conmemorara. Pero acá estamos, y con feriado inamovible, y esto fue un éxito. Y van a seguir, y saben que este enemigo invasor histórico de más de 200 años, que en la Argentina , en al memoria del último argentino va a prevalecer Malvinas.

Estos héroes, 649 muertos que viven en nosotros, los que han quedado con secuelas físicas y psicológicas, y los que se han suicidado, es un ejército por hay no numeroso, pero las naciones las hacen los héroes y la fe la hacen los santos. Tenemos héroes, por eso no es un mero acto de conmemoración, esto nos abre una puerta al futuro argentino. Y los poderes internacionales lo sabían, y castigaron la osadía de habernos rebelado y eso es lo que estamos pagando los argentinos con la anuencia de muchos cipayos de adentro, uniformados y no uniformados que nos llevaron a situaciones de entrega del patrimonio nacional.

Por eso compatriotas, fíjense, una amigo me hizo notar una alegoría: estaba todo nublado, llovió una semana y acá esta el sol, ustedes creen que es casualidad, Dios ilumina a alas causas justas, y nos dio este hermoso día para que podamos hacer este acto, y hacerlo a pesar de todas las interferencias.

Fíjense, están poniendo rejas, ¿creen que van a acorralar a la causa Malvinas? ¿Creen que van a poder administrar los actos para imponer qué les conviene y que no? Están locos si creen eso. ¿O acaso van a venir aquellos que están enrolados en la “cobarde agresión”? No. Esto tenemos que pelearlo, acá hay una guardia de honor permanente, esto es pretender circunscribir a la causa de Malvinas para reducirla a su mínima expresión en unos años. Por eso compatriotas, estos hechos que parecen insignificantes no lo son: este enemigo actúa de afuera y de adentro, y tiene bien claro y aprovecha las disidencias de adentro y los enfrentamientos inclusive entre los combatientes de Malvinas. Esto no puede pasar más en la Argentina , tenemos que recuperar ya no solo Malvinas, sino el Atlántico Sur y nuestro continente y nuestro país que ha sido invadido no por ejércitos visibles, ha sido invadido por organizaciones que tienen bien claro que la Argentina en 1982, independientemente del juicio de valor de aquellos gobernantes, dio una muestra de energía moral, de ejemplo cívico y de apoyo distinguiendo bien lo que es una causa nacional de otras que no son nacionales.

Y eso es lo que vieron y los que nos meten todos los días: fíjense, no es casualidad que descubran a 25 años o redescubran y hagan de la guerra de Malvinas, algo miserable. Esto no fue miserable: esto fue una reivindicación histórica. Veinticinco años y ya tiene una proyección y dentro de algún tiempo vamos a ver que significó y lo están viviendo otros países del mundo cuando se sacaron la careta con la República Argentina , no existió el TIAR, no existió la doctrina Monroe: “América para los americanos” y no para “los norteamericanos”, para los anglosajones, no existió la OEA , pero existieron naciones que nos apoyaron verdaderamente: con efectivos, con donaciones, con todo el apoyo espiritual y material que sigue hasta el día de hoy.

Esto tiene valorar la República Argentina , ya la causa Malvinas no es nacional solamente sino que es latinoamericana, y ahí es a donde debemos apuntar. Y yo que he tenido la oportunidad de visitar países de esta nuestra Latinoamérica, veo como ellos atesoran la causa de Malvinas como nosotros.

En estos veinticinco años hago estas reflexiones, nuestros muertos no han muerto en vano; los que sufren y han quedado con secuelas tampoco ha sido en vano; tenemos por delante la misión, todos los argentinos, combatientes y no combatientes de llevar adelante esta causa de derechos soberanos, de derechos geográficos e internacionales, como lo han debido reconocer las propias Naciones Unidas en toda ocasión que se debió tratar el tema.

Que esperan estos señores piratas: ¿Qué organicemos otro desembarco en una situación de debilidad? Impensable, yo creo que hay otros métodos que podemos utilizar y que no se ha querido hacer intemperantemente, intransigente por 149 años.

El 14 de junio fue la perdida de una batalla, pero la guerra continuó y como bien señalaron el Dr. Julio González y Santiago Tettamanzi, la peor ignominia y la entrega incondicional fue el 15 de febrero de 1990, cuando se suscribe ese tratado infamante que permite que se entregue todo el patrimonio nacional a manos de nuestro enemigo.

Para terminar, voy a cerrar también con otro concepto del General San Martín. Él decía: que aquel que se alía con el enemigo por un indigno espíritu partidario, ni el sepulcro lo va a salvar.

Gracias compatriotas.

 

Página de Inicio
Volver a Sección Malvinas