¿Que es lo "Políticamente Correcto?"

 

http://www.restoringamerica.org/what_is_political_correctness.htm

 

El libro siguiente "Políticamente Correcto": Una Historia Corta si una Ideología, responde esa cuestión. Porque la Free Congress Foundation cree cada americano necesita saber la respuesta, nosotros estamos aquí anunciando el libro entero en nuestro website. Cualquier visitante a la website es bienvenido para imprimir el libro para él, su familia y sus amigos; no hay ningún límite al número de copias que usted hace. Nosotros animamos otras organizaciones para hacer disponible el texto del libro en sus propios websites; nosotros sólo preguntamos que usted permita al Free Congress saber que usted ha hecho así.

 

William S. Lind, Director

Center for Cultural Conservatism

Free Congress Foundation

 

El Nuevo Conservatismo

 

Prólogo

 

Capítulo 1 - "Políticamente Correcto": Una Corta Historia de una Ideología

 

Capítulo 2 - Las Raíces Históricas de lo "Políticamente Correcto"

 

Capítulo 3 - Lo Políticamente Correcto en Educación Superior

 

Capítulo 4 - La Políticamente Correcto: Deconstrucción y Literatura

 

Capítulo 5 - Feminismo Radical y lo Políticamente Correcto

 

Capítulo 6 - Más allá la Lectura sobre la Escuela de Frankfurt

 

¿Que es lo "Políticamente Correcto?"

 

"Political Correctness:" A Short History of an Ideology

Edited by William S. Lind

A Product of the Free Congress Foundation

November, 2004

 

Introducción

 

Como escribió Russell Kirk, una de las visiones más importantes del conservatismo es que todas las ideologías están equivocadas. La ideología toma un sistema intelectual, un producto de uno o más filósofos, y dice, "Este sistema debe ser verdad". Inevitablemente, la realidad termina contradiciendo el sistema, normalmente en un número creciente de puntos.

 

Pero la ideología, por su naturaleza, no puede ajustarse a la realidad; hacer así sería abandonar el sistema. Por consiguiente, la realidad debe suprimirse. Si la ideología tiene poder, usa su poder para emprender esta supresión. Prohíbe escribir o hablar de ciertos hechos. Su meta es no sólo prevenir la expresión de pensamientos que contradicen que "debe ser verdad," sino pensando tales pensamientos.

 

En el final, el resultado es inevitablemente el campo de la concentración, el gulag y la tumba. Mientras algunos americanos han creído en ideologías, América misma nunca tuvo una ideología oficial de Estado – al menos hasta ahora.

 

¿Pero le qué pasa hoy a americanos que sugieren que hay diferencias entre grupos étnicos, o los roles sociales tradicionales de hombres y mujeres que reflejan sus naturalezas diferentes, o que la homosexualidad está moralmente equivocada? Si ellos son figuras públicas, ellos deben rebajarse en la suciedad en interminables apologías. Si ellos son estudiantes universitarios, ellos empezar la cámara de la corte y la posible expulsión. Si ellos son empleados de corporaciones privadas, ellos pueden enfrentar la pérdida de sus trabajos.

 

¿Cuál fue su crimen?

 

Contradecir la nueva ideología estatal de América de lo "Políticamente Correcto". Pero ¿que es exactamente lo "Políticamente Correcto"? Los marxistas han usado el término durante por lo menos 80 años, como un sinónimo ancho para la "Línea General del Partido". Podría decirse que lo Políticamente Correcto es la Línea General del Establishment en América hoy; ciertamente, ninguno de los retos que lo contradicen puede ser un miembro de ese Establishment.

 

Pero ese silencio no nos dice lo que es realmente.

 

Este corto libro, que Free Congress ha decidido hacer disponible libre sobre su website, busca contestar esa pregunta. Hace así de la única manera en que cualquier ideología puede entenderse, mirando sus orígenes históricos, su método de análisis y algunos de los componentes importantes, incluyendo su lugar en educación superior y sus lazos con el movimiento feminista. Finalmente, ofrece una bibliografía anotada para aquéllos que desean seguir el asunto en mayor profundidad.

 

Quizás la pregunta más importante que enfrenta a los americanos hoy es, "¿queremos nosotros realmente que América sea un estado ideológico?" Porque los conservadores saben dónde llevan todas las ideologías, nuestra respuesta, rotundamente, es "¡NO! " sino si nosotros esperamos prevalecer y restaurar nuestro país para la plena libertad de pensamiento y expresión, nosotros necesitamos conocer a nuestro enemigo.

 

Nosotros necesitamos entender realmente qué es Políticamente Correcto. Como usted verá pronto, si nosotros podemos exponer los verdaderos orígenes y naturaleza de Políticamente Correcto, nosotros habremos dado un paso gigante en su derrocamiento.

 

William S. Lind

 

********************************************************************

 

Capítulo 1

 

¿Que es "Políticamente Correcto?"

 

La mayoría de los americanos mira atrás en los años cincuenta como una buena época. Nuestras casas estaban seguras, al punto donde muchas personas no se molestaron para cerrar con llave sus puertas. Las escuelas públicas eran generalmente excelentes, y sus problemas eran cosas que gustaban hablar en clase y correr en los vestíbulos. La mayoría de los hombres trataba a las mujeres como señoras, y la mayoría de las señoras consagraba su tiempo y esfuerzo para hacer hogares buenos, criar bien a sus niños y ayudar sus comunidades a través de trabajo del voluntario.

 

Los niños crecían en casas de dos padres, y la madre estaba para esperar a los hijos cuando ellos venían de la escuela. El entretenimiento era algo que toda la familia podría disfrutar.

 

¿Qué pasó? Si un hombre de América de los años cincuenta se introdujera de repente en América en los 2000s, él apenas la reconocería como el mismo país. Él estaría en peligro inmediato de ser atracado, atropellado o peor, porque él no habría aprendido a vivir en miedo constante.

 

El no solo podría saber que el no podría ir en ciertas partes de la ciudad, que su auto no solo debe ser cerrado sino equipado con una alarma, que no se anima a ir a dormir en la noche sin cerrar las ventanas y trabar las puertas - e instalar el sistema electrónico de seguridad.

 

Si él trajera a su familia con él, él y su esposa probablemente alentarían alegremente a sus niños fuera de la escuela pública más cercana. Cuando los niños vinieron casa por la tarde y les dijeron que ellos tenían que pasar por un detector de metal para entrar al edificio, se la había dado un poco de polvo blanco cómico por otro niño y sabido que la homosexualidad es normal y buena, los padres serían incomprendidos. En la oficina, el hombre podría encender un cigarro, dejar caer una referencia a la "pequeña dama," y decir que él estaba contento de ver algunos empleados negros de la firma en posiciones importantes.

 

Cualquiera de esos actos ganaría una reprimenda veloz, y juntos ellos podrían conseguir despedirlo. Cuando ella fue a la ciudad para ir de compras, la esposa se pondría un traje bueno, sombrero, y posiblemente guantes. Ella no entendería por qué las personas la miraron fijamente, y se mofarían. Y cuando la familia entera se sentaba después de la cena y encendía la televisión, ellos no entenderían cómo la pornografía de algún el kiosco ligero, espacio en blanco – con frente "Adultos Sólo" había conseguido ser colocado.

 

Ellos eran capaces, nuestra familia de 1950 volvería atrás a los años cincuenta tan rápido como ellos pudieron, con una conmovedora historia de horror para decir. Su historia sería de una nación que se había deteriorado y degenerado a un paso fantástico y se había instalado en menos de medio un siglo del más grande país en tierra a una nación del Tercer Mundo, invadida por el crimen, ruido, drogas y suciedad. La caída de Roma por comparación era elegante.

 

¿Por qué pasó? Durante los últimos cuarenta años, América ha sido conquistada por la misma fuerza que antes tomó a Rusia, China, Alemania e Italia.

Esa fuerza es la ideología.

 

Aquí, como en otra parte, la ideología ha infligido un daño enorme sobre la cultura tradicional que vino a dominar, la fracturó por todas partes y barriendo mucho de esto. En su lugar vino el miedo, y ruina.

 

A Rusia le tomará una generación o más recuperarse del Comunismo, si alguna vez puede. La ideología que ha tomado América normalmente va más por el nombre de "Políticamente Correcto". Algunas personas lo ven como un chiste.

 

No lo es. Es mortalmente serio. Busca alterar virtualmente todas las reglas, formales e informales, que gobiernan las relaciones entre personas y instituciones. Quiere cambiar la conducta, pensamiento, incluso las palabras que nosotros usamos. En una magnitud significativa, ya lo hizo.

 

Quienquiera o cualquier cosa que controla el idioma también controla el pensamiento. ¿Quién se atreve a hablar ahora de "señoras?"

 

 

¿Que es "Políticamente Correcto?" "Políticamente Correcto" es de hecho marxismo cultural - marxismo traducido desde lo económico en términos culturales.

 

El esfuerzo por traducir marxismo de economía a la cultura no empezó con la rebelión de los estudiantes de los años sesenta. Esto regresa por lo menos a los años veinte y los escritos del comunista italiano Antonio Gramsci.

 

En 1923, en Alemania, un grupo de marxistas fundó un instituto consagrado a hacer la traducción, el Instituto de Investigación Social (después conocido como la Escuela de Frankfurt). Uno de sus fundadores, George Lukacs, declaró su propósito como contestando la pregunta, "¿Quién nos salvará desde Civilización Occidental?" La Escuela de Frankfurt ganó influencia profunda en universidades americanas después que muchas de sus luces líderes huyeron a los Estados Unidos en los años treinta para escapar del Nacional Socialismo en Alemania.

 

La Escuela de Frankfurt mezcló Marx con Freud, y las influencias más tarde (algún fascista así como marxista) agregada a la lingüística para crear la "Teoría Crítica" y la "deconstrucción".

 

Éstos influyeron a su vez grandemente en la teoría de educación, y a través de las instituciones de educación superior dieron nacimiento a lo que nosotros llamamos ahora "Políticamente Correcto". El linaje está claro, y vuelve en seguida identificable a Karl Marx. Los paralelos entre el marxismo cultural y el marxismo clásico, económico son evidentes. El marxismo cultural, o Políticamente Correcto, comparte con el marxismo clásico la visión de una "sociedad sin clases" es decir, una sociedad no meramente de oportunidad igual, sino de condición igual.

 

Desde esa visión contradice la naturaleza humana - porque la gente es diferente, esta termina siendo desigual, sin ver el punto de inicio – la sociedad no será acorde a esto a menos que sea forzada. Así, bajo ambas variantes del marxismo, esto es forzada. Éste es el primero mayor paralelo entre el marxismo clásico y cultural: los dos son ideologías totalitarias. Puede verse la naturaleza totalitaria de lo Políticamente Correcto en campus donde lo "PC" ha tomado la universidad: la libertad de discurso, de prensa, e incluso de pensamiento son todos eliminados.

 

El segundo mayor paralelo es que el marxismo cultural y marxismo clásico, económico tienen explicaciones de factor único de la historia. El marxismo clásico defiende que todo en la historia era determinado por la propiedad de los medios de producción.

 

El marxismo Cultural dice que la historia es explicada por cuales grupos - definidos por sexo, raza y normalidad sexual o anormalidad – tienen poder sobre cuales otros grupos.

 

El tercer paralelo es que ambas variedades de marxismo declaran a ciertos grupos poderosos y a otros malos a priori, es decir, sin considerar por la conducta real de los individuos. El marxismo clásico define a los obreros y campesinos como virtuosos y la burguesía (la clase media) y otros dueños del capital como malos. La Políticamente Correcto define negros, hispanos, mujeres feministas, homosexuales y algunos grupos minoritarios adicionales como hombres virtuosos y los blancos como malos. (Lo Políticamente Correcto no reconoce la existencia de mujeres no-feministas y define los negros que rechazan lo Políticamente Correcto como blancos).

 

El cuarto paralelo está en los medios: expropiación. Los marxistas económicos, donde ellos obtuvieron poder, desposeyeron la propiedad de la burguesía y la dieron al Estado, como "representante" de los obreros y los campesinos. Los marxistas culturales, cuando ellos ganan el poder (incluyendo a través de nuestro propio gobierno), ponen sobre hombres blancos y otros que discrepan con ellos y dan privilegios a los grupos que ellos favorecen. La acción afirmativa es un ejemplo.

 

Finalmente, ambas variedades de marxistas emplean un método de análisis diseñado para mostrar la exactitud de su ideología en cada situación. Para los marxistas clásicos, el análisis es económico. Para los marxistas culturales, el análisis es lingüístico: deconstrucción.

 

La deconstrucción "demuestra" que cualquier "texto," pasado o presenta, ilustra la opresión de negros, mujeres, homosexuales, etc. leyendo ese significado en las palabras del texto (sin tener en cuenta su significado real). Ambos métodos son, por supuesto, análisis falsos que tuercen la evidencia para encajar conclusiones del preordenadas, sino ellos prestan un aire "científico" a la ideología.

 

Éstos paralelos no son notables ni coincidentes. Ellos existen porque se deriva lo Políticamente Correcto directamente del marxismo clásico, y meramente es de hecho una variante del marxismo. Por la mayoría de la historia del marxismo los marxistas culturales habían terminado "leídos fuera" del movimiento por los marxistas clásicos, económicos.

 

Hoy, con marxismo económico muerto, el marxismo cultural ha llenado sus zapatos. El medio ha cambiado, pero el mensaje es el mismo: una sociedad de igualitarismo radical en vigencia por el poder del estado.

 

Lo Políticamente Correcto ahora se teje sobre la sociedad americana como un coloso. Ha tomado los partidos políticos – las recientes convenciones Republican fueron coreografiadas de acuerdo a sus dictados, muestras a los conservadores culturales les fue mostrada la puerta – y son forzados por muchas leyes y regulaciones del gobierno. Esto controla casi totalmente el elemento más poderoso en nuestra cultura, la industria del espectáculo.

 

Domina educación pública y la superior: muchos campus de la universidad es una pequeña Corea del Norte, cubierta de hiedra.

 

Ha capturado al clero incluso en muchas iglesias cristianas.

 

Cualquiera en el Establishment que habla de sus dictados rápidamente deja de ser un miembro del Establishment.

 

El resto de este corto libro explorará más el asunto de Políticamente Correcto: su historia, su método de análisis (deconstrucción), y los medios por los cuales ha logrado su influencia, sobre todo a través de la educación. Pero una cuestión más debe dirigirse al inicio, la pregunta más vital: ¿cómo pueden combatir los americanos lo Políticamente Correcto y volver a tomar su sociedad de los marxistas Culturales?

 

A ese fin, no es suficiente criticar lo Políticamente Correcto. Tolera una cierta cantidad de crítica, incluso el mofándose mansamente. Lo hace así no a través de una tolerancia genuina para otros puntos de vista, sino para desarmar a sus antagonistas, para permitirse parecer menos amenazante de lo que es. Los marxistas culturales no tienen todavía el poder total, y ellos son demasiado sabios para parecer totalitarios hasta que su victoria está segura.

 

Más bien, aquéllos que derrotarían marxismo cultural deben desafiarlo. Ellos deben usar las palabras que prohíben, y negarse a usar las palabras asignadas; recuerde, sexo es mejor que el género.

 

Ellos deben gritar desde los techos las realidades que buscan suprimir, como los hechos que el crimen violento es cometido desproporcionadamente por negros y que la mayoría de los casos de AIDS son voluntarios, es decir, adquiridos de actos sexuales inmorales.

 

Ellos deben negarse a cambiar a sus niños sobre las escuelas públicas. Ante todo, aquéllos que desafiarían lo Políticamente Correcto deben comportarse según las reglas viejas de nuestra cultura, no las nuevas reglas que ponían los marxistas culturales.

 

Las señoras deben ser esposas y amas de casa, no policías o soldados, y los hombres todavía deben tener las puertas abiertas para las señoras.

 

Los niños no deben nacer fuera de matrimonio.

 

Debe huirse de los homosexuales abiertos.

 

Los jurados no deben aceptar la raza como una excusa para el asesinato.

 

Expandiendo el desafío.

 

Cuando otros americanos vean a una persona desafiar lo Políticamente Correcto - y sobrevivir – y usted todavía puede, por ahora – ellos serán más intrépidos. Ellos serán tentados a desafiarlo, también, y alguno lo hará.

 

Las ondas de un solo acto de desafío, de un caso de ir al ídolo de barro y romperle su nariz, pueden ir lejos. No hay nada que lo Políticamente Correcto tema más que el desafío más abierto, y por la una buena razón; es su principal vulnerabilidad.

 

Eso debe llevar a los conservadores culturales a desafiar el marxismo cultural a cada giro. Mientras la hora llega tarde, la batalla no se decide. Muy pocos americanos comprenden que lo Políticamente Correcto es de hecho marxismo en un juego diferente de ropa. Cuando esa realización se extiende, el desafío se extenderá con este.

 

En la actualidad, la Políticamente Correcto prospera enmascarándose. A través del desafío, y a través de la educación por nuestra propia parte (qué debe ser parte de cada acto de desafío), nosotros podemos despojar su camuflaje y revelar el marxismo bajo la ventana de preparación de la "sensibilidad," "tolerancia" y "multiculturalismo."

 

Quién se atreve, gana.

 

 

 

Capítulo II

 

Las Raíces Históricas de "Políticamente Correcto"

 

Por Raymond V. Raehn

 

América hoy es dominada por un sistema extranjero de creencias, actitudes y valores que nosotros hemos venido a conocer como "Políticamente Correcto". Lo Políticamente Correcto busca imponer una uniformidad de pensamiento y conducta sobre todos los americanos y es por consiguiente totalitario en naturaleza.

 

Sus raíces están en una versión del marxismo que busca una inversión radical de la cultura tradicional para crear una revolución social. La revolución social tiene una historia larga y se remonta plausiblemente como lejana como la República de Platón.

 

Pero fue la Revolución francesa de 1789 que inspiró a Karl Marx para desarrollar sus teorías en el siglo diecinueve. En el vigésimo siglo, el éxito de la Revolución bolchevique de 1917 en Rusia instaló una ola de expectativa optimista entre las fuerzas marxistas en Europa y América en que el nuevo mundo proletario de igualdad estaba entrando finalmente existencia.

 

Rusia, como la primera nación comunista en el mundo, llevaría las fuerzas revolucionarias a la victoria. Las fuerzas revolucionarias marxistas en Europa saltaron a esta oportunidad. Siguiendo el fin de la Primera Guerra Mundial, hubo un "levantamiento Epartaquista (comunista) en Berlín, Alemania, por Rosa Luxemburgo; la creación de un "Soviet" en Bavaria liderado por Kurt Eisner; y una república comunista húngara establecida por Bela Kun en 1919.

 

En el momento, había una gran preocupación que toda Europa podría caer bajo el estandarte de Bolchevismo. Este sentido de impedir la condena fue dado por la vívida invasión del Ejército Rojo de Trotsky a Polonia en 1919.

 

Sin embargo, el Ejército Rojo fue derrotado por las fuerzas polacas en la batalla del Vístula en 1920. Los Espartaquistas, Soviet bávaro y el gobierno de Bela Kun no ganaron el apoyo extenso de los obreros y un breve tiempo ellos fueron todos derrocados.

 

Estos eventos crearon un dilema para los revolucionarios marxistas en Europa. Bajo la teoría económica marxista se suponía que los obreros oprimidos eran los beneficiarios de una revolución social que los pondría sobre la estructura de poder. Cuando estas oportunidades revolucionarias se presentaron, sin embargo, los obreros no respondieron. Los revolucionarios marxistas no culparon a su teoría de estos fracasos. Ellos culparon a los obreros.

 

Un grupo de intelectuales marxistas resolvió su dilema por un análisis que se enfocó en la "superestructura" cultural de la sociedad en lugar de sub-estructura económico como hizo Marx.

 

El marxista italiano Antonio Gramsci y el marxista húngaro Georg Lukacs contribuyeron la mayoría de este nuevo marxismo cultural.

 

Antonio Gramsci trabajó para el comunista Internacional durante 1923-24 en Moscú y Viena. Él fue encarcelado después en una de las cárceles de Mussolini donde él escribió sus famosos "Cuadernos de la Cárcel". Entre los marxistas, Gramsci es nombrado para su teoría de hegemonía cultural como medios para la dominación de clase.

 

En su vista, un nuevo "hombre comunista" tenía que ser creado antes que cualquier revolución política fuera posible. Esto llevó a un enfoque sobre los esfuerzos de los intelectuales en los campos de educación y cultura. Gramsci previo una marcha larga a través de las instituciones de la sociedad, incluso el gobierno, la magistratura, el ejército, las escuelas y los medios de comunicación. Él también concluyó que en tanto los obreros tenían una alma cristiana, ellos no responderían a las apelaciones revolucionarias.

 

Georg Lukacs era el hijo de un adinerado banquero húngaro. Lukacs empezó su vida política como agente de la Internacional comunista. Su libro Historia y Conciencia de Clase le ganó el reconocimiento como el principal teórico marxista desde Karl Marx.

 

Lukacs creyó que para surgir, la cultura existente debe destruirse por una nueva cultura marxista. Él dijo,

 

"yo vi la destrucción revolucionaria de la sociedad como una y única solución a las contradicciones culturales de la época," y, "tal derrocamiento mundial de valores no pueden tener lugar sin la aniquilación de los viejos valores y la creación de nuevos por los revolucionarios."

 

Cuando él se hizo Comisario Diputado de Cultura en el régimen bolchevique de Bela Kun en Hungría en 1919, Lukacs lanzó lo que se conoció como "Terrorismo Cultural". Como parte de este terrorismo él instituyó radical un programa de educación de sexo en escuelas húngaras.

 

Los niños húngaros se instruyeron en amor libre, relaciones sexuales, la naturaleza arcaica de los códigos de familia de clase media, lo fuera-época de la monogamia, y la impertinencia de la religión que priva al hombre de todos los placeres.

 

También, se llamó a las mujeres a rebelarse contra las costumbres sexuales de la época. La campaña de Lukacs de "Terrorismo Cultural" fue una precursora a lo que lo Políticamente Correcto traería después a las escuelas americanas.

 

En 1923, Lukacs y otros intelectuales marxistas asociados con el Partido Comunista de Alemania fundaron el Instituto de Investigación Social en la Universidad de Frankfurt en Frankfurt, Alemania. El Instituto que se conoció como la Escuela de Frankfurt, fue modelado después del Instituto Marx-Engels en Moscú. En 1933, cuando Nazis llegaron al poder en Alemania, los miembros de la Escuela de Frankfurt huyeron. La mayoría vino a los Estados Unidos.

 

Los miembros de la Escuela de Frankfurt dirigieron numerosos estudios sobre las creencias, actitudes y valores que ellos creyeron estaban detrás del ascenso del Nacional Socialismo en Alemania.

 

Los estudios de la Escuela de Frankfurt combinaron el análisis marxista con el psicoanálisis Freudiano para formar la base de lo que se conoció como "Teoría Crítica". La Teoría Crítica era la crítica esencialmente destructiva de los elementos principales de la cultura Occidental, incluso la Cristiandad, capitalismo, autoridad, familia, patriarcado, jerarquía, moralidad, tradición, refrenamiento sexual, lealtad, patriotismo, nacionalismo, herencia, etnocentrismo, convención y conservatismo.

 

Estas críticas se reflejaron en tales trabajos de la Escuela de Frankfurt como el Miedo a la Libertad y El Dogma de Cristo de Erich Fromm, La Psicología de Masas del Fascismo de Wilhelm Reich y La Personalidad Autoritaria de Theodor Adorno.

 

La Personalidad Autoritaria, publicada en 1950, substancialmente influenció a los psicólogos y científicos sociales americanos. El libro se estableció como premisa en una idea básica que la presencia en una sociedad de cristiandad, capitalismo y familia patriarcal autoritaria creó un carácter prono al prejuicio racial y el fascismo alemán. La Personalidad Autoritaria se volvió un manual para una campaña nacional contra cualquier tipo de prejuicio o discriminación sobre la teoría que si estos males no fueran erradicados, podría ocurrir otro Holocausto en el continente americano.

 

Esta campaña, a su vez, proveyó una base para lo Políticamente Correcto. La Teoría Crítica incorporó sub-teorías que se pensaba que ellos cortaba los elementos específicos de la cultura existente incluyendo "la teoría matriarcal," "la teoría andrógina," "la teoría de la personalidad," "la teoría de la autoridad," "la teoría familiar," "la teoría de sexualidad," "la teoría racial," "teoría legal" y "teoría literaria". Puestas en la práctica, estas teorías serían usadas para derrocar el orden social prevaleciente e introducir una revolución social basada en el marxismo cultural.

 

Para lograr esto, los Teórico Críticos de la Escuela de Frankfurt reconocieron que esas creencias tradicionales y la estructura social existente tendrían que ser destruidas y entonces las reemplazarían.

 

La estructura social patriarcal se reemplazaría con el matriarcado; la creencia que los hombres y mujeres son diferentes y tienen roles propiamente diferentes se reemplazaría con la androgenia; y la creencia que la heterosexualidad es normal se reemplazaría con la creencia que la homosexualidad es "normal."

 

Como un gran esquema pensado para negar el valor intrínseco de los varones blancos, heterosexuales, los Teórico Críticos de la Escuela de Frankfurt abrieron la puerta a los antagonismos raciales y sexuales de los trotskistas.

 

León Trotsky creyó que esos negros oprimió podrían ser la vanguardia de una revolución comunista en América del Norte. Él denunció a los obreros blancos que estaban prejuiciados contra los negros y les dijo que se unieran con los negros en la revolución. Las ideas de Trotsky fueron adoptadas por muchos de los líderes estudiantiles del movimiento de contra-cultura de los 1960 que intentó elevar a los revolucionarios negros a las posiciones de dirección en su movimiento.

 

Los estudiantes revolucionarios también fueron influenciados fuertemente por las ideas de Herbert Marcuse, otro miembro de la Escuela de Frankfurt. Marcuse predicó la "Gran Negativa," un rechazo de todos los conceptos Occidentales básicos, liberación sexual y los méritos de feministas y las revoluciones negras.

 

Su tesis primaria era que los estudiantes de universidad, negro del ghetto, alienados, asociales, y el Tercer Mundo podrían tener lugar en la revolución comunista. En su libro, Un Ensayo sobre Liberación, Marcuse proclamó sus metas de una transvaluación radical de valores; la relajación de tabúes, la subversión cultural; la Teoría Crítica; y una rebelión lingüística que se sumaría a una inversión metódica del significado. En cuanto al conflicto racial, Marcuse escribió que los hombres blancos son culpables y que los negros son la fuerza más natural de la rebelión.

 

Marcuse puede ser el miembro más importante de la Escuela de Frankfurt en términos de los orígenes de lo Políticamente Correcto, porque él era el eslabón crítico a la contra-cultura de los años sesenta. Su objetivo era claro:

 

"Uno puede hablar legítimamente de una revolución cultural, desde que la protesta se dirige hacia todo el establishment cultural, incluso la moralidad de la sociedad existente"

 

Su significado estaba en liberar la poderosa fuerza prístina, del sexo de sus refrenamientos civilizado, un mensaje predicado en su libro, Eros y Civilización, publicado en 1955.

 

Marcuse se volvió uno de los gurus principales de la rebelión sexual juvenil de los 1960s; él acuñó la expresión, "haga el amor, no la guerra". Con ese rol, se completó la cadena de influencia marxista vía la Escuela de Frankfurt: desde el servicio de Lukacs como Diputado Comisario de Cultura en el gobierno húngaro bolchevique en 1919 a los estudiantes americanos quemando la bandera y tomando edificios de administración de universidades en los años sesenta.

 

Hoy, muchas de estas mismas universidades son baluartes de lo Políticamente Correcto, y los ex estudiantes radicales se han vuelto las facultades.

 

Una de los contribuyentes más importantes a lo Políticamente Correcto fue Betty Friedan. A través de su libro La Mística Femenina, Friedan se volvió la madre del moderno movimiento feminista en América.

 

Friedan no era un miembro de la Escuela de Frankfurt, sino que ella fue influenciada fuertemente por este. Su trabajo ofrece útil estudio del caso de las raíces marxistas de lo Políticamente Correcto. Friedan consagró casi un capítulo lleno de La Mística Femenina a la teoría de Abraham Maslow de auto-actualización.

 

Maslow era un psicólogo social que en sus años tempranos investigó sobre la dominación de la mujer y la sexualidad. Maslow era un amigo de Herbert Marcuse en la Universidad de Bandeis y se había encontrado con Erich Fromm en 1936. Él estaba fuertemente impresionado por la ideología de la Escuela de Frankfurt de Fromm. Él escribió un artículo, "La Estructura del Carácter Autoritario," publicado en 1944, que reflejaba la teoría de la personalidad de la Teoría Crítica.

 

Maslow también se impresionó con el trabajo de Wilhelm Reich que era otro creador de la Escuela de Frankfurt de teoría de la personalidad.

 

El significado de las raíces históricas de lo Políticamente Correcto no peden ser plenamente apreciadas a menos que la revolución de Betty Friedan en roles de sexo sea vista por que es esto realmente - una manifestación del proceso social revolucionario iniciado por Karl Marx. La confianza de Friedan sobre la reflexión de Abraham Maslow de la ideología de la Escuela de Frankfurt es simplemente un indicador.

 

Otros indicadores incluyen la correspondencia de la revolución de Friedan en roles de sexo con la aniquilación de los viejos valores de Georg Lukacs y la creación de nuevos, y con el transvaluación de valores de Herbert Marcuse.

 

Pero la idea de transformar el patriarcado en matriarcado – por lo cual es que la inversión del rol sexual  está diseñada - puede ser conectada directa al libro El origen de la familia, la propiedad privada, y el Estado de Friedrich Engels. Publicado primero en 1884, este libro popularizó la creencia feminista ahora aceptada que la discriminación profundamente arraigada contra el oprimido sexo femenino era una función del patriarcado. La creencia que el matriarcado era la solución al patriarcado fluye de los comentarios de Marx en La Ideología alemana, publicada en 1845.

 

En este trabajo Marx adelantó la idea que las esposas y niños fueron la primera propiedad del varón patriarcal. La teoría matriarcal de la Escuela de Frankfurt (y su cercana relación, teoría del andrógino) se originaron de estas fuentes.

 

Cuando dirigido al público general, los abogados de lo Políticamente Correcto - o marxismo cultural, dan a esto su nombre verdadero - presenta sus creencias atractivamente. Es justo una materia de ser "sensible" a otras personas, dicen ellos.

 

Ellos usan palabras como "tolerancia" y "diversidad" preguntando, "¿Por qué simplemente no podemos llevarnos bien todos nosotros?"

 

La realidad es diferente.

 

Lo Políticamente Correcto no es sobre "ser bueno," a menos que uno piense que los gulags son lugares buenos.

 

Lo Políticamente Correcto es marxismo, con todos lo que implica: la pérdida de libertad de expresión, control del pensamiento, inversión del orden social tradicional y, finalmente, un estado totalitario. Si algo, el marxismo cultural creado por la Escuela de Frankfurt está horrorizando más que el viejo marxismo, económico que arruinó a Rusia.

 

Por lo menos los marxistas económicos no exaltaron la perversión sexual ni intentaron crear un matriarcado, como ha hecho la Escuela de Frankfurt y sus descendientes. Este corto ensayo ha buscado mostrar una unión crítica, entre el marxismo clásico y los ingredientes de la "revolución cultural" que irrumpió en América en los años sesenta.

 

Los apéndices a este papel ofrecen un "diagrama alambrando" qué puede hacer más fácil de seguir el sendero, junto con una mirada más detallada a algunos de los actores principales. Por supuesto, la acción no se detiene en los años sesenta; las operaciones de la Escuela de Frankfurt están todavía muy con nosotros, sobre todo en el campo de la educación.

 

Ese tema, y otros efectos actuales del pensamiento de la Escuela de Frankfurt, serán los asuntos de los capítulos futuros en este libro.

 

Perfiles

 

Georg Lukacs

 

Él empezó su vida política como agente de Kremlin de la Internacional comunista. Su Historia y conciencia de Clase le ganó el reconocimiento como el mayor Teórico marxista desde Karl Marx.

 

En 1919 él se hizo Comisario Diputado para Cultura en el Régimen bolchevique de Bela Kun en Hungría. Él instigó lo que se conoce como el "Terrorismo Cultural." El Terrorismo Cultural fue un precursor de lo que iba a pasar en las escuelas americanas. Él lanzó un "explosivo" programa de educación sexual.

 

Fueran organizadas conferencias especiales en las escuelas húngaras y la literatura fue impresa y distribuida para instruir a los niños sobre el amor libre, la naturaleza de relación sexual, la naturaleza arcaica de los códigos familiares burgueses, la monogamia fuera de época y la irrelevancia de la religión que priva al hombre de todo el placer. Los niños insistieron en rechazar y burlarse así de la autoridad paternal y la autoridad de la Iglesia, y para ignorar los mandatos de moralidad, fueron fácil y espontáneamente convertidos en delincuentes con quienes sólo la policía podría tratar. Esta llamada a la rebelión dirigida a los niños húngaros fue emparejada por una llamada a la rebelión dirigida a las mujeres húngaras.

 

Rechazando la idea que Bolchevismo buscaba la destrucción de la civilización y cultura, Lukacs declaró:

 

"Tal derrocamiento mundial de valores no puede tener lugar sin la aniquilación de los viejos valores y la creación de nuevos por los revolucionarios."

  

El estado mental de Lukacs se expresó en sus propias palabras:

 

"Todas las fuerzas sociales que yo había odiado desde mi juventud, y a las qué yo apunté en espíritu para aniquilarlas, ahora vinieron a unirse para liberar la Primera Guerra Global."  "Yo vi la destrucción revolucionaria de la sociedad como uno y única solución a las contradicciones culturales de la época".  "¿La pregunta es, ¿Quién nos liberará del yugo de la Civilización Occidental?"

 

"Cualquier movimiento político capaz de llevar el Bolchevismo a Occidente tendría que ser 'Demoníaco'." "El abandono de la singularidad del alma resuelve el problema de 'desatar' las fuerzas diabólicas que acechan en toda la violencia que se necesita crear una revolución."  

 

El estado mental de Lukacs era típico de aquéllos que representaron las fuerzas del marxismo Revolucionario.

 

En una reunión secreta en Alemania en 1923, Lukacs propuso el concepto de inducir el "Pesimismo Cultural" para aumentar el estado de desesperación y alienación en las personas de Occidente como requisito previo necesario para la revolución. Esta reunión llevó a la fundación del Institute for Social Research en la Universidad de Frankfurt en Alemania en 1923 - una organización de psicólogos, sociólogos y otros intelectuales orientados al lo marxista y comunista que llegó a ser conocida como la Escuela de Frankfurt, la cual de dedicó a implementar el programa de Georg Lukacs.

 

Antonio Gramsci

 

Él era un marxista italiano en una equivalencia intelectual con Georg Lukacs que llegó por análisis a las mismas conclusiones como Lukacs y la Escuela de Frankfurt con respecto a la importancia crítica de los intelectuales fomentando revolución en Occidente. Él había viajado a la Unión Soviética después de la Revolución bolchevique de 1917 e hizo algunas observaciones exactas que le hicieron concluir que un levantamiento estilo Bolshevik no pudiera ser provocado por los obreros Occidentales debido a la naturaleza de sus almas cristianas.

 

Antonio Gramsci se volvió el líder del Partido comunista italiano, que le ganó un lugar en una de las cárceles de Mussolini en los años treinta donde escribió Cuadernos de la Cárcel y otros documentos.

 

Estos trabajos se volvieron disponibles en inglés a los americanos. Su consejo a los intelectuales era empezar una larga marcha a través de las instituciones educativas y culturales de la nación para crear un nuevo hombre soviético antes desde allí podría ser una revolución política exitosa. Esto reflejó sus observaciones en la Unión Soviética que sus líderes no pudieran crear a tal hombre nuevo soviético después de la Revolución bolchevique.

 

Este plan para cambiar la mente y el carácter hizo a Gramsci un héroe del marxismo Revolucionario en la educación americana y pavimentó el camino para la creación del Nuevo Niño americano en las escuelas por el cartel de la educación. La naturaleza esencial de la estrategia del revolucionario de Antonio Gramsci se refleja en el  The Greening of America de Charles A. Reich:

 

"Hay un revolución que viene. No será como las revoluciones del pasado. Se originará con el individuo y la cultura, y cambiará la estructura política como su acto final. No requerirá de la violencia para tener éxito, y no puede ser resistida con éxito por la violencia. Ésta es un revolución de Nueva Generación."

 

 

Wilhelm Reich  

 

En su libro de 1933 titulado La Psicología de masas del fascismo, él explicó que la Escuela de Frankfurt partió de la sociología marxista que puso lo "Burgués" contra el "Proletariado". En cambio, la batalla sería entre los caracteres "reaccionarios" y "revolucionarios".

 

Él también escribió un libro titulado La Revolución Sexual que fue un precursor de lo que estaba por venir los años sesenta. Su sociología "sexo-económica" era un esfuerzo por armonizar la psicología de Freud con la teoría económica de Marx. La teoría de Reich se expresó en sus palabras:

 

"La familia autoritaria es el estado autoritario en miniatura. La estructura de carácter autoritario del hombre es producida básicamente por el empotrado de las inhibiciones sexuales y temida en la sustancia viviente de los impulsos sexuales. El imperialismo familiar se reproduce ideológicamente en imperialismo nacional. La familia autoritaria es un factor donde se produce la ideología reaccionaria y las estructuras  reaccionarias."

 

La teoría de Wilhelm Reich, cuando acoplada con la educación sexual de Georg Lukacs en Hungría, puede verse como la fuente para la insistencia del cartel de educación americano en educación sexual en adelante del jardín de infantes y su negación completa de la familia paternal, autoridad externa, y la estructura del carácter tradicional.

 

La teoría de Reich abarcó otras aserciones que parecen haber penetrado la educación americana:

 

El misticismo religioso organizado de la Cristiandad era un elemento de la familia autoritaria que llevaba al Fascismo. El poder patriarcal en y fuera de de hombre sería destronado.

La política sexual revolucionaria significaría el derrumbamiento completo de ideología autoritaria.

El control de nacimientos era ideología revolucionaria.

El hombre era fundamentalmente un animal sexual.

 

La Psicología de Masas del Fascismo de Reich estaba en su novena edición a partir de 1991, y está disponible en la mayoría de las librerías de la universidad.

 

Erich Fromm

 

Como Wilhelm Reich, Fromm era un psicólogo social de la Escuela de Frankfurt que vino a América en los años treinta. Su libro Miedo a la Libertad, publicado en 1941, es un socio ideológico a La Psicología de masas del Fascismo de Wilhelm Reich.

 

Fromm afirmó que el capitalismo temprano creó un orden social que engendró un carácter sadomasoquista y autoritario del que Martín Lutero y Adolph Hitler eran ejemplos primarios. Él afirmó que el mismo orden social del sistema capitalista producía la Teoría de Calvino de Predestinación que reflejó el principio de desigualdad básica de los hombres que reavivaron la ideología nazi.

 

Él afirmó el carácter autoritario sólo experimenta dominación o sumisión y "las diferencias, si sexo o raza, a él es necesariamente de superioridad o inferioridad." Él afirmó que "Libertad Positiva" implica el principio que no hay poder más alto que el único ego individual; que el hombre es el centro y propósito de la vida; que el crecimiento y realización de la individualidad del hombre es un fin que nunca puede subordinarse a propósitos que se supone que tienen una dignidad mayor.

 

Fromm hace claro el real significado de su "Libertad Positiva" en otro de sus muchos libros – El Dogma de Cristo donde el describe a personaje revolucionario tal como él como: el hombre de se ha emancipado de los lazos de sangre y suelo, de su madre y padre, y de lealtades especiales a Estado, raza, partido o religión.

 

Fromm hace muy claro su intento revolucionario en El Dogma de Cristo

 

"Nosotros podríamos definir revolución en un sentido psicológico y diciendo que una revolución es un movimiento político liderado por personas con caracteres revolucionarios, y atrayendo a las personas con caracteres revolucionarios."

 

Herbert Marcuse  

 

Como Wilhelm Reich y Erich Fromm, Herbert Marcuse era un intelectual de la Escuela de Frankfurt que vino a América en los años treinta. Él ha sido descrito a menudo como un filósofo marxista, sino él era de hecho un revolucionario social de plena sangre que contempló la desintegración de la sociedad americana así como Karl Marx y Georg Lukacs contemplaron la desintegración de sociedad alemana:

 

"Uno puede hablar legítimamente de una revolución cultural, desde que la protesta se dirige hacia todo el establishment cultural, incluso la moralidad de la sociedad existente hay una cosa que nosotros podemos decir con convicción está completa: la idea tradicional de revolución y la estrategia tradicional de la revolución se ha acabado. Estas ideas son una moda vieja. Lo que nosotros debemos emprender es un tipo de desintegración difusa y dispersa del sistema."

 

Marcuse publicó Eros y Civilización en 1955 que se volvió el documento fundador de los 1960 en contracultura y llevó la Escuela de Frankfurt a las universidades y colegios de América. Él afirmó que la única manera de escapar a la uni-dimensionalidad de la sociedad industrial moderna era liberar el lado erótico del hombre, el instinto sensual, en rebelión contra "racionalidad tecnológica". Esta liberación erótica estaba para tomar la forma de "Gran Negativa," un rechazo total del monstruo capitalista y todos sus trabajos, incluyendo la razón tecnológica e idioma autoritario ritual.

 

Él mantuvo las justificaciones intelectuales obtusas para la rebelión sexual juvenil, y el eslogan "Haga el amor, No la Guerra." Su teoría incluyó la creencia que el Movimiento de Liberación de las Mujeres estaba para ser el componente más importante de la oposición, y potencialmente el más radical. Sus esfuerzos revolucionarios florecerían en una guerra máxima por el marxismo revolucionario contra el varón blanco europeo en las escuelas y universidades.

 

Theodor Adorno  

 

Él era otro revolucionario marxista y miembro de la Escuela de Frankfurt que vino a América en los años treinta. Junto con otros, Adorno fue autor de La Personalidad Autoritaria que se publicó en 1950.

 

El libro de Adorno estaba inspirado por el mismo tipo de aserciones teóricas revelado en los trabajos de Wilhelm Reich, Erich Fromm y Herbert Marcuse basadas en los estudios analíticos de la sociedad alemana que empezaron en 1923.

 

El tema básico era el mismo. Había tal cosa como un carácter autoritario que era el opuesto al carácter revolucionario deseado. Este carácter del autoritario era un producto de capitalismo, cristiandad, conservatismo, la familia patriarcal y la represión sexual.

 

En Alemania, esta combinación indujo el prejuicio, antisemitismo y fascismo según la teoría de la Escuela de Frankfurt.

 

Esto así pasó que la mayoría de los americanos eran productos de capitalismo, cristiandad, conservatismo, familia patriarcal y represión sexual en su juventud. Así Theodor Adorno y otros miembros de la Escuela de Frankfurt tenían una oportunidad dorada de dirigir el programa de Georg Lukacs y Antonio Gramsci para crear revolución social en América en lugar de Alemania.

 

Ellos postularían entre los americanos la existencia de personalidades autoritarias con tendencias hacia el prejuicio, y entonces se aprovecha esto para forzare la "científicamente planeada re-educación" de los americanos con la excusa que era lo estaban haciendo para erradicar el prejuicio.

 

 

Ésta científicamente-planeada re-educación se volvería el plan maestro para la transformación del sistema de valores fundamentales de América en sus valores revolucionarios opuestos en la educación americana así los niños escolares se volvieran réplicas de los caracteres revolucionarios de la Escuela de Frankfurt y así crearían al Nuevo Niño americano.

 

Esto puede ser confirmado notando que La Personalidad Autoritaria es la fuente clave del dominio afectivo de Taxonomía de los Objetivos Educativos de 1964 de Benjamín Bloc que guiaron al cartel de educación después de esto.

 

**************************************************************************

Capítulo III

 

Lo Políticamente Correcto en la Educación Superior

 

Por T. Kenneth Cribb, Jr.

 

Sobre un creciente número de campus de universidad la libertad para articular y discutir ideas - un principio que ha sido la piedra basal de la educación superior desde la época de Sócrates - se está borrando en una proporción alarmante. Considere simplemente una tendencia creciente: ciento (a veces miles) de copias de periódicos estudiantiles conservadores han sido robados o públicamente quemados por estudiantes radicales.

 

En muchos casos estos actos han tenido lugar con el apoyo tácito de la facultad y administradores. Los perpetradores raramente son disciplinados. Mientras sería fácil desechar tales demostraciones de intolerancias como bromas de estudiantes, estos incidentes son las manifestaciones de superficie de una más penetrante e insidiosa tendencia - una tendencia que tiene su meta en la destrucción de las artes liberales tradicionales que han ayudado a crear y sostener la civilización occidental.

 

Aunque algunas autoridades han dicho que se ha exagerado el predominio de la intolerancia ideológica conocido como Políticamente Correcto, lo opuesto es más cercano a la verdad. Lo Políticamente Correcto se ha vuelto tan profundamente inculcado en la educación superior americana que muchos campus son dominados ahora por una atmósfera de incertidumbre y aprehensión. Un número creciente de estudiantes especializados y miembros de facultad vive ahora en el temor que su persecución intelectual de la verdad ofenderá a los Grandes Inquisidores de lo Políticamente Correcto.

 

Ahora se conocen bien las técnicas de lo Políticamente Correcto: los ataques en el plan de estudios en nombre del "multiculturalismo," la imposición de restrictivos y vagamente formulados "discursos codificados" y los cursos obligatorios de "entrenamiento en sensibilidad" para novatos que son esfuerzos poco más sistemáticos en adoctrinamiento ideológico.

 

Pero la influencia de lo Políticamente Correcto se ha extendido de otras maneras perturbadoras. Considere unos recientes incidentes de campo de batalla universitario.

 

En Amherst College en Massachusetts, un grupo de estudiantes homosexuales cubrió las aceras de la universidad con graffiti, incluso el eslogan "Raro por Derecho Divino," qué se garrapateó delante de la capilla del campus el Viernes santo.

 

Cuando el Amherst Spectator, un periódico de estudiantes conservadores, criticó estos Escritos con tiza como promoviendo "el odio y división," los estudiantes que protestaron quemaron públicamente las copias del diario.

 

Cuando Cornell Review, otro periódico de estudiantes conservadores, publicó una parodia de las descripciones del muy politizado curso del Departamento Africano de Cornell, los militantes del campus bloquearon el tráfico al centro del campus por varias horas y las copias robadas de la Revista fueron quemadas en un cubo de basura de metal.

 

Los militantes siguieron para exigir que la universidad mantiene las clases de "sensibilidad racial" para los novatos entrantes, un código de discurso de campus y más dinero para los programas minoritarios segregados como un dormitorio sólo para negros.

 

Estudiantes que participan en programas de ROTC (Curso de entrenamiento de oficiales de Reserva) han dicho a los amigos y familia que ellos tienen miedo de presentarse en clase llevando sus uniformes porque sus calidades han estado sido arbitrariamente marcadas por miembros de la facultad que son hostiles al ejército.

 

Siguiendo a un salpullido de cargos de acoso sexual que han sido archivados por las feministas contra sus alegados enemigos, algunos profesores han empezado a sacar pólizas de seguro para protegerse de la aplastante carga financiera de pleitos malévolos y frívolos.

 

Una encuesta de facultad en la Universidad de Massachusetts les pregunta a los profesores que "contribución al multi-culturalismo" han hecho ellos. La encuesta se usa entonces tomando decisiones sobre la tenencia y promoción. Merece la pena que por cada dramático y bien-publicado ejemplo de Políticamente Correcto, hay innumerables casos donde su influencia es más sutil, pero así como real.

 

Los Orígenes de lo Políticamente Correcto en Educación Superior

 

Mientras la ideología de lo Políticamente Correcto apenas se restringe a nuestros campus, no hay ninguna duda que se originó allí. Las raíces intelectuales de este fenómeno se estiran atrás durante siglos. Finalmente, pueden remontarse los orígenes de PC al ascenso de la ideología moderna y su demanda por el poder. En contraste con las tradiciones clásicas y Judeo-cristianas que enfatizaron la necesidad del hombre para entender el orden moral y conformar a esto, las ideologías modernas han buscado dominar y controlar el mundo.

 

En el vigésimo siglo estas ideologías ganaron finalmente poder político en los estados comunistas. Pero en Occidente, la ideología no ha podido hacer tal ataque directo sobre nuestras tradiciones de libertad ordenada. Más bien, los intelectuales radicales han buscado minar las bases del conocimiento mismo y se han concentrado sus esfuerzos en la transformación de universidad.

 

El punto de cambio en la academia entró los años sesenta, cuando los estudiantes militantes lanzaron un ataque de guerrilla sobre las tradiciones de la cultura Occidental y las artes liberales. Ya que ellos no pudieran ganar el poder duradero sólo a través de demostraciones solo, muchos de estos militantes optaron por permanecer "en el sistema," yendo a volverse ellos profesores.

 

Esta generación de "radicales ocupados " (para usar la frase de Roger Kimball) se ha vuelto ahora el establishment en la inmensa mayoría de nuestras instituciones de aprendizaje superior. Como presidentes universitarios, deanes, y presidentes de Departamento, ellos han puesto sobre contratar a otros ideólogos en su propia imagen y han instigado las políticas represivas que nosotros conocemos como Políticamente Correcto. Estos académicos politizados serán sumamente difíciles de desalojar de sus posiciones actuales de poder.

 

Ideología vs. Educación Liberal  

 

Las apuestas en esta guerra de ideas son altas, porque ellos incluyen el mismo concepto de libertad. Los americanos siempre han entendido la conexión íntima y vital entre la educación liberal y la libertad política. Eso es por qué lo Políticamente Correcto es nada menos que un golpe de muerte apuntado al corazón de nuestra república. En su libro seminal, La Idea de Universidad, del Cardenal John Henry Newman definió las "artes liberales" como una búsqueda de conocimiento por su propia causa.

 

Por contraste, él definió las "artes serviles" como esos modos de estudio que sirve sólo a fines específicos, inmediatos.

 

Las artes liberales están liberando, dijo Newman, porque ellos les permiten a los hombres que descubran los principios subyacentes que nos guían hacia la sabiduría y virtud. Era él vivo hoy, Newman verían Políticamente Correcto como "servil" porque su propósito es adelantar una agenda política a una posición de poder nacional.

 

Los profesores militantes están convirtiendo descaradamente en números crecientes sus podios en los púlpitos, están abandonando la búsqueda por la verdad objetiva y se están poniendo sobre la tarea de adoctrinar a sus estudiantes.

 

El Currículum devastado  

 

Los defensores de lo Políticamente Correcto han concentrado sus esfuerzos en el centro de una educación liberal: el plan de estudios. Sus esfuerzos alterarán radicalmente lo que aprenderán las nuevas generaciones de americanos. En esta batalla de lo Políticamente Correcto hecho a mano ha estado el movimiento el "multicultural".

 

Varios críticos han señalado debidamente que el multiculturalismo es más que un argumento para cursos que se concentran en grupos que una vez fueron perjudicados u oprimidos. Más, el multiculturalismo involucra la reestructuración sistemática del plan de estudios para impedir a los estudiantes aprender sobre la tradición Occidental.

 

Desde la ulterior intención tras lo Políticamente Correcto hay un esfuerzo por reestructurar la sociedad americana a lo largo de la línea igualitaria, es indispensable para sus defensores instilar en las mentes de los estudiantes un relativismo cultural cabal.

 

Quizás el aspecto perturbador del ataque Políticamente Correcto sobre el plan de estudios es lo que ha ocurrido a muchas de las universidades de élite de América. Por ejemplo, tome el caso de la Universidad de Stanford, una institución que ha jugado un papel de dirección por mucho tiempo en educación superior americana. Stanford eliminó su duradero requisito de civilización Occidental en 1988 y lo reemplazó con un programa multicultural conocido como "Culturas, Ideas, y Valores". Bajo estos nuevos novatos del programa a Stanford pueden así como fácilmente estudiar los revolucionarios marxistas en Centroamérica como ellos pueden con Platón, Shakespeare o Newton.

 

Stanford también ha liderado el movimiento alejado del estudio serio de la historia. A los estudiantes en Stanford, como a todos los estudiantes de las otras 50 universidades tope en los Estados Unidos, no se les exige tomar un solo curso en historia. En cambio, a ellos se les ofrecen una opción de cursos bajo el título de "Culturas americanas" según un reciente graduado de Stanford, es imposible de cumplir las "Culturas americanas" el requisito estudiando Protestantismo, americanos irlandeses, o el Oeste americano, mientras los cursos que cumplen el requisito incluyen "Cine y Literatura: las Representaciones Fronterizas EEUU-México" y "Drama Étnico Contemporáneo". Los estudiantes de Stanford también deben tomar cursos en "Culturas del Mundo" y "Estudios de Género" que incluyen "La expresiva Cultura Chicana" y "Misoginia y Feminismo en el Renacimiento". Porque las instituciones de la élite como Stanford pusieron un ejemplo para el resto de la educación superior americana, otras universidades adoptan ávidamente estos ataques devastadores en el plan de estudios.

 

Esto efecto "goteo-hacia- abajo" tendrá un impacto duradero en la manera en que se educarán las generaciones futuras de americanos.

 

Intolerancia y ataque sobre la Libertad  

 

Los dos pilares que tradicionalmente han sostenido las artes liberales son la libertad académica y la libertad de discurso. De seguir la verdad y escribir y hablar libremente, la auténtica escolaridad es imposible sin libertad. Pero ambas libertades fundamentales han sido abrogados rutinariamente por el establishment de los códigos de discurso, las clases de "sensibilidad", y una atmósfera general de miedo e intimidación en campus.

 

Por ejemplo, profesores más jóvenes que no han recibido la tenencia no sólo deben tener cuidado de lo que ellos dicen, sino de lo que ellos publican. Los administradores ideológicos universitarios en los años noventa han creado un ambiente dominado por sospecha que es más intenso que algo desovado por el Senador anti-comunista Joseph McCarthy en los años cincuenta. 

 

Las víctimas más trágicas de esta era de lo Políticamente Correcto son los estudiantes. La meta tradicional de la educación de artes liberales - aculturación, donde los estudiantes absorben la  sabiduría heredada del pasado - ha sido dejada de lado. Cada vez más, una educación universitaria hoy parece involucrar la repetición aprendida de opiniones políticas.

 

Cuando todo se dice y se hace, lo Políticamente Correcto sustituye sentimientos pagados de sí mismos de rectitud por los hábitos tradicionales del pensamiento crítico. Un distinguido estudioso lamentó recientemente que "la educación superior sea cada vez más sobre adquirir las actitudes y opiniones que uno se pone como un uniforme". Porque la academia es un mundo relativamente aislado, puede permitirles a los administradores politizados convertir el campus en un laboratorio para experimentos en transformación social.

 

Cuando los críticos de lo Políticamente Correcto han comparado la atmósfera en el campus a esa de un estado totalitario, las autoridades liberales han sido rápidas en denunciarlos como histéricos. Pocas de estas autoridades tienen alguna experiencia de primera mano de la vida diaria en el campus.

 

El Movimiento para Reforma Académica  

 

A pesar del poder institucional de los radicales del campus, las fuerzas están trabajando buscando estimular la auténtica reforma académica. El movimiento de reforma académico confía en los principios de responsabilidad, comunicación y compromiso a la beca auténtica. Una fuerza de reforma académica es una demanda creciente entre los padres por la responsabilidad mayor de las universidades y universidades. En un momento cuando los estudios muestras que los estudiantes están pagando más y están aprendiendo menos que antes, los padres en números crecientes finamente están volviéndose consumidores de discriminación.

 

Otra fuerza son los periódicos de estudiantes independientes cuyos periodistas publican a los estrafalarios de lo Políticamente Correcto en el campus. En el pasado, los radicales de los campus crecieron en el mundo adjunto de la universidad, pero sus acciones ya no van indetectadas. El advenimiento de periódicos de estudiantes conservadores en docenas de campus han forzado a los militantes del campus en lo abierto donde ellos son muy vulnerables al escrutinio de un público exasperado.

 

Hace dos años, aquéllos que consolidan la Red Colegiada pidieron al Intercollegiate Studies Institute a tomar la administración de su programa para apoyar y reforzar el periodismo de estudiantes responsables. La Red Colegiada contribuye al “dinero de semilla”, ayuda práctica y guía intelectual a los 60 periódicos conservadores de estudiantes que proporcionan foros alternativos de discusión a muchas de las universidades más de élite (y mente cerrada) de la nación.

 

Estos diarios alternativos han identificado abusos en todo nivel de la vida académica y comprometida en el periodismo investigador que ha sido notablemente justo y exacto. Quizás el "cucharón grande" mucho más conocido vino del diario alternativo de la Universidad de Yale, Luz & Verdad, una publicación apoyada por la Red Colegiada.

 

Los editores de Luz & la Verdad descubrió que los $20 millones de regalos del alumno Lee Bass no estaba usándose para su propósito intencional de apoyar un curso integrado sobre civilización Occidental. Su informe abrió el escándalo que acabó cuando Yale devolvió el dinero de Mr. Bass.

 

The subsecuente furor costó a Yale un gran trato más que los $20 millones de Mr. Bass – en términos monetarios y en pérdida de confianza de muchos donantes de Yale que no pueden estar confiados en la actual administración.

 

No todos los escándalos destapados por diarios alternativos del campus son de esta magnitud, sino hay que abusos innumerables que pueden ser expuestos por periodismo estudiantil investigador. En la escuela de derecho en la Universidad de Carolina del Norte, Chapell Hill, prohibieron a los representantes del ejército americano de preparar mesas de reclutamiento allí, a pesar de recibir dólares de impuesto federales del Departamento de la Defensa.

 

Un artículo sobre este ataque ultrajante sobre la libertad que corrió en la revista Carolina Review dirigida por estudiante y en el periódico estudiantil nacional publicado por ISI, CAMPUS, levantó un tono grito adelante y fuera del campus. Los legisladores de Carolina del Norte tomaron acción inmediata y aprobaron una ley que prohíbe a las escuelas apoyadas por contribuyentes de discriminar contra el ejército cuando los probables patrones vienen a la universidad. 

 

En la Universidad de Wisconsin, Madison, el UWM Times, un periódico estudiantil conservador, revelaron que un administrador universitario había estado solicitando firmas para los candidatos Demócratas locales para la oficina pública, en violación directa de una ley estatal que prohibía a los empleados universitarios comprometerse haciendo campaña política.

 

El canciller de la universidad, a pesar de haber emitido una directiva contra tal campaña, rehusó reprender al administrador en cuestión - quizás porque el canciller mismo violó la ley del Estado y su propia directiva al firmar una de las peticiones mientras estaba en funciones. La historia fue recogida por el Milwaukee Journal-Sentinel y el abuso se llevó a un fin. Ahora esos periódicos alternativos y las organizaciones dedicadas a la reforma académica están extendiendo la palabra, las comunidades más grandes que rodean a nuestras instituciones de educación superior están más involucradas en la reforma académica seria. Por ejemplo, la Asociación Nacional de Estudiosos está animando que los fideicomisarios universitarios tomen un rol más activo y vocal oponiéndose a los excesos de lo Políticamente Correcto. Los esfuerzos de este tipo deben extenderse e intensificarse.

 

A la larga, el método más directo de derrotar a los inquisidores de lo Políticamente Correcto simplemente es ponerse de pie ante ellos. Los actos individuales de desafío a menudo vinculan riesgos serios: los estudiantes pueden enfrentar procedimientos de cámara de inicio que están humillando y desmoralizando mientras la facultad puede perder sus ofertas para recibir tenencias. Pero cada acto de resistencia causas una onda, animando a otros para ponerse de pie a la intimidación ideológica. Con el apoyo de un número significativo de padres, donantes y alumnos, estos David pueden matar al Goliath que sobresale todavía sobre de ellos.

 

El Fuego del Verdadero-aprendizaje  

 

Quizás la fuerza más fuerte para la verdadera reforma académica es esa que busca derrotar las depredaciones ideológicas de lo Políticamente Correcto ganando la guerra de ideas. Los estudiantes más buenos tienen una inteligencia cuestionando que no puede satisfacerse con eslóganes políticos. Cuando los tales estudiantes tienen acceso a la beca seria ellos responden con entusiasmo. Incluso hoy la aculturación todavía tiene lugar bajo los mentores de estudiosos excelentes en varias instituciones alrededor del país.

 

Es más, algunas universidades y universidades continúan nadando contra las mareas ideológicas de nuestro tiempo. El Intercollegiate Studies Institute (ISI), junto con la Fundación Templeton, ha identificado a los profesores más buenos, departamentos, universidades y libros de texto en educación superior americana hoy. Este programa, los Templeton Honor Rolls para Educación en una Sociedad Libre, celebra la excelencia y sirve como guía para los padres y estudiantes que contemplan la opción desalentadora de cual universidad o universidad asistir.

 

Los Templeton Honor Rolls también animan a que los donadores premien universidades que conservan las tradiciones de la sociedad libre señalando lo mejor en educación superior. Los probables estudiantes de universidad, sus padres y donadores también pueden beneficiarse de una guía comprensiva de 100 de las instituciones tope del aprendizaje más alto en América publicado por el ISI.

 

La guía contiene lo sustancial, los tratamientos de longitud de ensayo de las 100 instituciones, incluyendo 80 escuelas de élite que se seleccionaron en base a las competitivas normas de admisión y 20 escuelas que ISI recomienda particularmente por su compromiso a una educación de artes liberales.

 

La guía de universidad ISI advierte a los estudiantes sobre los peligros ideológicos en los campus y los dirige en la dirección de los profesores y departamentos más buenos. Como bien-vendido escritor William J. Bennett escribió de este proyecto,

 

"Todos demasiado a menudo, los americanos tratan universidades y colegios con una deferencia que les impide hacer preguntas duras y exigiendo resultados reales. Pero si hay genuina reforma de educación, duradera, padres y estudiantes nunca tendrán que volverse consumidores más sutiles y mejor-informados de la educación. La guía de ISI es una poderosa herramienta en este esfuerzo."  

 

Uno de los más famosos dichos de Edmund Burke es que "la única cosa necesaria para el triunfo del mal es que los hombres buenos no hagan nada." Por generaciones, los americanos han tratado la educación superior con respeto y temor - a tomar de su fe en el poder liberando de las artes liberales.

 

Pero ante lo Políticamente Correcto, es tiempo para el público americano de templar su respeto con una sensibilidad crítica y emprender un esfuerzo más directo para llamar a considerar a la academia. Es tiempo para los hombres y mujeres buenas exigir que la educación superior americana mantenga sus tradiciones más buenas y evite la tiranía de lo Políticamente Correcto.

 

***************************************************************************

Capítulo IV

 

Políticamente Correcto: Deconstrucción y Literatura

 

Por Jamie McDonald

 

La literatura es, si no el indicador cultural más importante, por lo menos una referencia significativa del nivel de civilización de una sociedad. Nuestra naturaleza y ambiente combinan para formar cada mente individual que a su vez se expresa en palabras. La literatura, como las palabras de una sociedad tenida colectivamente como ejemplares, está entonces en un punto inicial de una clase de ventana en la cultura.

 

El campo literario de hoy es por consiguiente de valor para examinar las visiones que él proporciona en nuestro entorno cultural actual. El campo literario americano contemporáneo está a flor de agua en "istmos": el marxismo, freudianismo, feminismo, y así sucesivamente.

 

La mayoría de éstos son los primos académicos de lo que se llama en la cultura común "Políticamente Correcto". Los teóricos Literarios toman su marca particular de crítica y la aplican a la literatura en un esfuerzo para encontrar auto-afirmación en un "descubierto" significado del texto.

 

Para un crítico feminista, por ejemplo, ya no hace Andrew Marvel "Upon Appleton House" tiene la belleza de las bases como su tema; habla en lugar de los males de una línea patriarcal de herencia. Éstos "críticos culturales," así llamados porque ellos critican la literatura basada en el punto de vista de una cultura particular, se levantaron en los años sesenta, pero sus escuelas de crítica sólo de verdad empezaron a recoger vapor con la llegada de la escuela de deconstrucción en los años setenta.

 

Los trabajos del padre de la deconstrucción, Jacques Derrida, empezaron a ser traducidos del francés por profesor americano Gayatri Spivak en los mediados 1970, un tiempo cuando la escena literaria americana estaba madura para su influencia.

 

Los marxistas económicos estaban vivos y bien en los campus americanos, y los críticos culturales todavía eran alimentados por el radicalismo de esos tiempos. Los críticos feministas, "teórico raros" y "literatura-por-personas de color" habían ganado una posición establecida en la década más temprana, pero ellos tenían en sus magros arsenales sólo un sentimiento vago de represión. Lo que ellos carecen es un respaldo filosófico - el coraje motivado por tener su propio logos. La llegada de la deconstrucción de Francia proveerá esa filosofía.

 

En ese momento, esa generación de académicos estaba haciendo lo que todos los académicos hacen y dicen que la generación anterior que lo tenía todo el mal. En este caso la rebelión era contra la Nueva Crítica – así llamada hasta ahora, décadas después de su primer caso.

 

La Nueva Crítica se especializó encontrando el significado de textos sin tener en cuenta la información de fondo como intento del autor, un proceso que tenía "el texto es todo" como su principio de guía.

 

La nueva generación de críticos puso todo fuera para volverse ese principio en su cabeza. En lugar de "el texto es todo," la nueva generación dijo que "todo es texto" y se volvió a analizar algo y todo respecto al trabajo literario.

 

Si un poeta escribiera un poema que incluyó un carácter femenino, los críticos mirarían en la relación del poeta con su madre, su esposa, su hermana y así sucesivamente en un esfuerzo para ofrecer a una interpretación del trabajo.

 

Esto podría tener (y a menudo tenía) el efecto positivo de usar información biográfica para ganar un nuevo entendimiento del trabajo; sin embargo, estas nuevas interpretaciones n o eran para intentar discernir el verdadero significado del trabajo (como los Nuevos Críticos habían hecho) o incluso para descubrir el significado intencional del autor (como intentaron las lecturas tradicionales). En cambio la nueva generación de críticos en su lugar se volvió los primeros practicantes de lo que es conocido en círculos literarios como "criticismo cultural" Ellos forzaron la vista de la literatura desde el "punto de vista de la mujer" o el "punto de vista gay" o el "punto de vista de la minoría racial radical." Sus intentos no fueron para encontrar significado – ellos estaban muy influenciados por relativistas para eso – pero no encontrar sexismo, racismo o "homofobia" en los trabajos de autores hombres, europeos o heterosexuales.

 

Los deconstrucción de Derrida se volvió una herramienta para estos críticos culturales. Simplemente declarado, la deconstrucción es una escuela de pensamiento que postula que las palabras no tienen ningún significado. En cambio, las palabras tienen "rastros" de significados.

 

El significado de una palabra está desapareciendo continuamente, dejándonos con sólo la memoria, o rastro, de lo que ese significado fue una vez. (Similar al término ser de Heidegger, Derrida usa a menudo el rastro de palabra de cruza-exterior en un esfuerzo para indicar un significado que es simultáneamente presente y desapareciendo.) Una metáfora puede ser útil entender la filosofía subyacente de deconstruccionismo. Si yo digo la palabra "la pluma," entonces usted piensa allí en el objeto en el cajón del escritorio.

 

Pero si yo tiro la pluma a alguien, entonces la palabra "pluma" empieza a perder el significado benigno de un aparato de escritura con tinta; para usar términos del deconstrucciónista, el entendimiento original de la palabra "pluma" sufre una raspadura para dejar sólo un rastro. En cambio la palabra "pluma" se asocia con un arma, un proyectil, un medio de expresar (quizás) el enojo. Si la pluma golpea a alguien, entonces la palabra "pluma" parra esa persona significa algo doloroso, una lesión personal, el ímpetu por golpear y así sucesivamente.

 

Estos significados crecen constantemente y cambian porque la mente humana siempre está interpretando y reinterpretando. Debido a esto, dice la deconstrucción, no se conforma totalmente en el significado estable con la palabra "pluma". Basado en este argumento lingüístico, los deconstruccionistas concluyen que subsecuentemente se difunde así rápidamente cualquier significado en palabras, nosotros nunca podemos comunicar realmente en absoluto.

 

Las palabras ya no tienen significado.1  

 

La palabra post-moderno captura "la diferencia," junto con los términos como "raspadura" y "rastro," entrados en los estudiosos americanos a través de los escritos de Derrrida. Combinando los conceptos de (y las palabras francesas para) "dilación" y "diferencia," Derrida propuso este nombre para la dilación interminable de significado que tiene lugar.

 

Derrida dice que la diferencia es la razón por que las palabras no pueden tener significados; la mente continuamente entiende cosas de maneras diferentes así el significado original pierde su importancia como el significado apropiado - se vuelve un mero rastro.

 

Últimamente esto es insuficiente para los críticos culturales de hoy – ellos necesitan palabras para significar cosas así ellos pueden señalar trabajos artísticos y clamar como ellos ilustran  o ejemplifican la represión de culturas minoritarias.

 

Pero otra cosa que su filosofía general, los deconstrucción ofreció algo más importante. Ofreció las técnicas para "mostrar" cómo todo el idioma deconstruye. Los deconstruccionistas especializados en "deconstruir" trabajos literarios - aunque ellos insisten categóricamente que el trabajo reconstruye a si mismo y la critica solo ilustra como esto sucede. Estas técnicas de deconstrucción usualmente envuelven aislamiento de superficie significando del trabajo literario - significan "tradicionalistas" - e intentan mostrar como el trabajo mismo viola ese significado tradicional.

 

Por ejemplo, ellos desmontarán un poema de amor y picarán el idioma hasta que ellos encuentren algo que ellos puedan interpretar como no-amor. El soneto de Elizabeth Barrett Browning "¿Cómo lo Amo yo? Permítame Contar Las Maneras," los fines con las palabras "yo debo sino amar a usted mejor en la muerte". Los deconstruccionistas diestros podrían combinar éstos con palabras más tempranas de Browning, "al sentirse fuera de límites para el borde de belleza y gracia ideal," para concluir que la Señora Browning realmente está alcanzando para la muerte de su marido.

 

"¿Por qué está buscando ella el borde de belleza?" pregunta el deconstruccionista.

 

"Ella no quiere permanecer en claramente o antes de belleza; En cambio, ella está buscando alguna forma alrededor de esto." El deconstruccionista atribuye su aparente disparidad al problema con el lenguaje, "diferencia," y rápidamente concluye que el poema – como todo otro lenguaje – no tiene significado.

 

Una vez que ellos comprendieron el poder de esta escuela de pensamiento, los críticos culturales lo abrazaron prontamente, por aquí ellos descubrieron un método de ataque sobre las interpretaciones tradicionales de los trabajos literarios. Ellos usaron la deconstrucción para quitar el significado tradicional y lo reemplazaron con un nuevo significado. Ese significado era lo Políticamente Correcto que infesta nuestra sociedad hoy.

 

Por ejemplo después del significado tradicional de "¿Como ama él?" ha sido desestabilizado en el proceso descrito arriba, una crítica feminista puede venir a lo largo de esto y - en ausencia de una interpretación estable tradicional - declare que el poema está "realmente" preocupado con como las mujeres de Inglaterra del siglo 19 estaban condicionadas para verse a sí mismas como secundarias de los hombres. Subsecuentemente en el mantra postmoderno "todo es texto", los críticos culturales no dudaron en aplicar sus métodos a la música, películas, televisión y todo lo que ellos encontraron.

 

Ellos encontraron que ellos pudieran remover el significado de todos los fenómenos culturales y podrían sustituir los valores de grupo cualquiera que ellos prefirieron. Por ejemplo, el analista homosexual puede remover la verdad desde la Biblia y en cambio interpretar como llena de odio homofóbico – la verdad de Dios fue cambiada, y una agenda política humana fue insertada.

 

Este ejemplo no es particularmente ultrajante, cuando la meta declarada de Derrida en deconstruccionismo era quitar la idea de lo que él llamó el " significado trascendental". Los modelos Normales de lingüística operan con respecto a un par significante-significado.

 

El significante es la palabra, y los significados son eso que la palabra representa. Cuando la diferencia entra en el cuadro, la cosa significada es pospuesta continuamente hasta que no puede ser pospuesta más – eso es, hasta que alcanza el reino de lo metafísico. El significado final alcanzado por cualquier palabra es Dios, cuando Él es el último significado del pensamiento tradicional Occidental.2  El "significado trascendental" del cual Derrida está intentando liberarse y el mundo Occidental es de hecho Dios.

 

Derrida etiqueta la creencia en Dios un producto de pensamiento Occidental deficiente, y en la verdadera forma Nietzcheana él dice que Dios es una estructura de idioma en lugar de al revés.

 

Naturalmente, Derrida se volvió rápidamente el querido del establishment universitario americano. Él disertó en las universidades a lo largo del litoral Oriental, y creció para amar ese área de América. Pronto América devolvió ese afecto concediéndole una posición en el Departamento de inglés de la Universidad de Yale. Yale entonces empezó a atraer a otros deconstruccionistas y posmodernistas; J. Hillis Miller, Geoffrey Hartman y otros. Otro europeo, Paul DeMan, también vino a América y empezó la instrucción en deconstrucción.

 

La historia de DeMan proporciona otra razón todavía de por qué los deconstruccionistas buscaron tan ansiosamente quitar significado del idioma. En la preguerra mundial II de Bélgica, DeMan había trabajado para un periódico explícitamente pro-Nazi. Los detractores de DeMan notan que quitando el significado del idioma era una manera excelente de despedir a sus escritos pro-nazis.

 

A través de la deconstrucción los críticos culturales adoptaron una herramienta que volvió la literatura, filosofía y cultura en una cosa sin sentido. Por ejemplo, en su propia escritura para permanecer leal a su propia filosofía, Derrida evita todas las formas del verbo "ser". En términos del deconstruccionistas el verbo "ser" implica significando; así, no puede existir.

 

Derrida regresa por consiguiente y cruza todos los verbos "ser", haciendo a su escritura todo menos incomprensible. Empezando a atacar la construcción significante-significado, Derrida escribe "la señal es que mal-nombrada cosa, el único, eso escapa a la pregunta instituyente de filosofía: '¿Qué es?'" al mismo tiempo que Derrida está intentando comunicar sus ideas sobre los modelos lingüísticos tradicionales, él es forzado por su propia filosofía a rascar fuera las mismas palabras que le permiten comunicar.

 

Si Derrida fuera a seguir la lógica de sus propias teorías él encontraría que el mismo concepto de comunicar sus ideas por escrito o hablar la palabra debe ser imposible. Si las teorías deconstruccionistas fueran alguna vez certeras, toda comunicación verbal – y por extensión toda otra forma de comunicación – sería imposible. Como Nuevo Crítico el Dr. MH Abrams de Cornell University dice, "yo espero que Derrida recuerde que las palabreas significan cosas la próxima vez alguien le advierta de un autobús que viene."  

 

No sólo hace el abrazo de la deconstrucción daña la filosofía lógica, también hace la creación de literatura casi imposible. Si las palabras no significan nada, entonces ellas no son nada más que los sonidos. Verdad, Lewis Carroll creó un poema muy conocido que usa palabras sin sentido sino sonidos agradables, sino ¿cuántos poemas como "jabberwocky" pueden crearse antes de que nosotros alcancemos el punto de saturación? (Algunos dirían que nosotros ya hemos alcanzado ese punto.)

 

Como los departamentos universitarios de literatura "progresan," ensanchan la división entre aquéllos que producen literatura y aquéllos que analizan y la enseñan. Mientras Samuel Taylor Coleridge, TS Eliot y un cuadro entero de grandes autores eran hombres bien-educados, parece que una educación literaria en una universidad americana impide la capacidad de uno de realmente escribir bien.

 

Como profesores de literatura abrazan la filosofía de la deconstrucción ellos pierden la capacidad de escribir bellamente porque significante es necesario para la escritura bonita. Como resultado, ha surgido una distinción dentro de los departamentos ingleses entre MFA (Master of Fine Arts) y programas PhD - a extender que ellos ahora tienen distintas facultades. La más grande esperanza de América para la buena literatura hoy no queda en las universidades, sino en los "aficionados" que escriben después de sus días de trabajo de nueve a cinco o mientras los niños están en la escuela. 

 

La intelectualidad se ha olvidado de su literatura en su prisa promover su política.

 

Hay ya una repercusión negativa contra el deconstruccionismo. Así como la actual generación lozana de críticos verían la Nueva Crítica como passé, así los estudiantes de hoy están empezando a ver la deconstrucción como obsoleta. Derrida todavía disertó antes de su reciente muerte (él habló en Washington, DC tan recientemente como 1995), pero, como sus antepasados, los estudiantes de literatura de hoy están empezando a levantarse y decirles a sus predecesores que ellos lo tenían todo mal.

 

Un factor primario de esta repercusión negativa es la dificultad que queda comunicando ideas  deconstruccionistas (note que lo que se ofrece aquí es meramente un contorno, no los métodos reales de deconstrucción como trabajo literario). Como resultado de esta dificultad, la generación de MTV de hoy ha tropezado en un efecto lateral positivo de sus palmos de quince-segundos de atención: Les falta la paciencia para vadear a través de la sintaxis casi ininteligible de Derrida y descifrar su terminología.

 

Desgraciadamente, eso no ha detenido a los críticos culturales de adoctrinar esta nueva generación en interpretación feminista, filosofía marxista y llamada "teoría rara". Los Requisitos por leer a Shakespeare, Milton, Chaucer, y otros varones blancos muertos están desapareciendo para ser reemplazados por opciones para tomar estudios "Roles de mujeres en el Renacimiento" (una excusa para lamentar el sexismo del pasado) o "La Biblia como Literatura" (un curso diseñado para denigrar la Biblia como ficción diestramente potenciada en lugar de la verdad de Dios).

 

La Deconstrucción ha tenido éxito desestabilizando los significados tradicionales de los textos.

 

Lo que pasa luego permanece para ser visto, sino hay indicios que su influencia está menguando. Bastante vemos obras de Shakespeare revividas en el cine; "Mucho Ado acerca de nada," "Hamlet," y "Romeo y Julieta" - todo recientemente adaptado para la pantalla - hace mucho desde que ha sido abandonado por la academia Americana en favor de trabajos menores.

 

Las novelas de Jane Austen, una vez favorablemente aclamadas por la intelectualidad como trabajos no descubiertos de una autora mujer, se ridiculizan ahora en nuestras universidades como siendo demasiado conservadores debido a sus temas de amor y matrimonio.

 

La cultura popular, en un momento de sabor, ha visto el valor de éstos y los reavivó como adaptaciones de cine.

 

Pero el real toque de difuntos para la deconstrucción sonará cuando la próxima generación de críticos literarios realicen lo que es la verdadera naturaleza - leer, pensar, analizar - es antitética a las metas filosóficas de la deconstrucción.

 

El salvador fiable de la intelectualidad es el hombre común y su sentido común. El sentido común dicta que las palabras significan cosas, y cuando la deconstrucción postula por otras partes se relegará a los márgenes de la sociedad. Tristemente, sus efectos persistirán – esto dará un sentido de validez al criticismo cultural y establecerá un lugar en el mercado para sus ideas.

 

Los deconstruccionistas ya están abandonando su enclave en Yale como su escuela de pensamiento se eclipsa más por moda, por ideólogos más simples y estrechos. Estos son los feministas, marxistas teóricos raros – ninguno de los cuales están dejando sus oficinas de tenencia pacíficamente. En cambio, ellos han empezado a reclutar y entrenar nuevos estudiantes graduados para tomar sus lugares. Las aplicaciones para los graduados y los grados de enseñanza son en todo tiempo altos como estos establishment de "radicales" del campus animan a la próxima generación para ayudarlos a envolver permanentemente su ideología en el sistema universitario americano.

 

1 yo me endeudo al Dr. Orrin Wang de la Universidad de Maryland por esta ilustración.

2 una manera simple de comprender este concepto es esto: Si usted hace cualquier pregunta y cuando le dan una respuesta pregunte "¿por qué?," entonces usted pregunta "¿por qué?"? y así sucesivamente, de esa respuesta usted llegará finalmente a la respuesta "Dios". La Respuesta a "¿por qué Dios?" también es "Dios."

 

 

Capítulo V

 

Feminismo radical y lo Políticamente Correcto

 

por Dr Gerald L. Atkinson

 

Quizás ningún aspecto de lo Políticamente Correcto es más prominente en la vida americana de hoy que la ideología feminista. ¿Está el feminismo, como el resto de lo Políticamente Correcto, basado en el marxismo cultural importado de Alemania en los años treinta? Mientras la historia del feminismo en América se extiende ciertamente mucho más tiempo que sesenta años, su florecimiento en las recientes décadas se ha entretejido con el desdoblamiento que la revolución social llevada adelante por los marxistas culturales.

 

¿Dónde vemos nosotros el ascendente feminismo radical? Está en televisión, donde casi cada ofrenda mayor tiene una mujer "figura de poder" y las parcelas y caracteres dan énfasis a la inferioridad del varón y superioridad de la mujer.

 

Está en el ejército, donde la oportunidad se ensancha para las mujeres, incluso en posiciones del combate, ha sido acompañado por normas dobles y las normas luego bajadas, así como por un declive en alistamiento de hombres jóvenes, mientras los "guerreros" están dejando los servicios en manadas.

 

Está en las preferencias de empleo asignadas al gobierno y prácticas que benefician mujeres y usan los cargos de "acoso sexual" para mantener los hombres en línea.

 

Está en las universidades donde proliferan los estudios de género de mujeres y la "acción afirmativa" se aplica en admisiones y empleos.

 

Está en otros empleos, públicos y privados, donde además de la acción afirmativa,  al "entrenamiento en sensibilidad " se le presta tiempo y atención inaudita.

 

Está en las escuelas públicas, donde se promueve cada vez más el "auto conocimiento" y "autoestima" mientras declinan los aprendizajes académicos.

 

Y tristemente, nosotros vemos que "el derecho de una mujer a escoger" lleva a muchos seguidores americanos incluyendo muchos con maestría de ley pública y cultura, a creer que es "la cosa correcta para hacer" para permitir poner al más desvalido en la muerte.

 

Mientras el tema de este ensayo es que el movimiento feminista radical es abrazado por la ideología del presente día de lo Políticamente Correcto, derivada del marxismo cultural, el feminismo como tal tiene raíces más tempranas.

 

El feminismo fue concebido y nació en América en los 1830, en la generación que experimenta la primera fase de la revolución industrial. Mujeres que durante siglos habían compartido los desafíos de sobrevivir en una vida agraria, estaban volviéndose parte de un señorío clase media con más tiempo y energía para gastar escribiendo artículos de periódico y novelas para sus "hermanas". Las fases iniciales de la feminización de la cultura americana habían empezado. 1

 

Estas feministas, radicales para su tiempo, se volvieron una grapa de los idealistas Transcendentalistas que incluyo a Ralph Waldo Emerson, Henry David Thoreau y muchos ministros radicales Unitarios del día. Ellos también eran abolicionistas, inclinados también a destruir la esclavitud y la cultura del Sur.

 

Estimulados por la retórica de Harriet Beecher Stowe (autora de la Cabaña del Tío Tom), Julia Ward Howe (autora de las palabras a "El Himno de la Batalla de la República"), y Margaret Fuller (la primer redactora del periódico feminista radical), los hombres y mujeres de esta  generación idealista de Transcendentalistas propulsaron nuestra nación hacia la Guerra Civil.

 

¿Quién eran estos idealistas Transcendentalistas, y por qué deben recordárnoslos hoy? Ellos eran los precursores de la generación idealista de Boomer de hoy.

 

Mientras nosotros no podemos dibujar un eslabón continuo entre los Transcendentalistas y los Boomers de hoy, sus características son muy similares.

 

Nosotros podemos vislumbrar donde está llevándonos la élite de Boomers repasando la historia de los Transcendentalistas y sus causas.

 

Los Transcendentalistas apoyaron la abolición de la esclavitud, los derechos de mujeres, la templanza, el pacifismo (pero no en la causa de anti-esclavitud), y otras causas que nosotros observamos ahora en la cultura popular New Age.

 

Ellos se desarrollaron en el espiritismo (hablando con los muerto), misticismo Oriental y frenología (discerniendo la personalidad por la forma del cráneo). Ellos estarían correctos en casa en el entorno de New Age de hoy. Luther George Williams señala y se refiere a los grupos de mujeres y de derechos civiles que:

 

Los esclavos liberados sólo aseguraron el voto después de las Enmiendas 13, 14 y 15 (ratificadas en 1870), pero las mujeres estuvieron peor. Ellas no recibieron el voto hasta la aprobación de la Enmienda 19 en 1920. Sin embargo, las victorias políticas sustanciales que lograron estos grupos (durante el periodo de Guerra Civil) garantizaron que ellos seguirían siendo aliados.

 

Hoy, sus organizaciones políticas dominan todo aspecto de la sociedad, política y educación en America – incluyendo lo militar. 2  De hecho, el ataque feminista radical actual sobre VMI y la Ciudadela tiene una política paralela al activismo de los Transcendentalistas del periodo de Guerra Civil. Este ataque es en parte una continuación de un esfuerzo de un siglo para destruir la cultura del Sur. En contraste con los feministas radicales de hoy, los feministas sociales de los 1890s y temprano siglo 20 era de un carácter menos totalitario. Ellos simbolizaban el sufragio de mujeres pero también defendieron el fortalecimiento de la familia.

 

Hoy, la feminización de cultura americana, se mueve rápidamente desde los años sesenta y se continúa intensificando. Las feministas radicales demandan que a las mujeres se les permita "escoger" la entrada en posiciones de infantería, artillería, fuerzas especiales e ingenieros de combate en el Ejército y el Cuerpo Marino. Estas demandas siguen la Feminización de la aviación del combate en la Armada americana, la fuerza aérea y Ejército desde 1993.

 

La feminización de la política americana estaba avanzada en la elección presidencial 1996, cuando los partidos produjeron convenciones "feminizadas" ofreciendo oraciones tipo Oprah Winfrey suaves, emocionales, y tomas de películas sentimentales de los candidatos presidenciales.

 

Ambos candidatos se retrataron suficientemente en contacto como criaturas suaves, mansas, manejadas por la emoción con sus sentimientos que todas las mujeres por América se sentirían "cómodas" en sus cuidados. 3 Con 60 millones de votos mujeres en juego, ambos partidos complacieron al lado "femenino" de América. 4  

  

No hay ninguna duda en los medios de comunicación que del "hombre de hoy" se espera que sea una subespecie del toque sentimental que se inclina a la agenda feminista radical. Él es una grapa de Hollywood, el sitio de red de televisión y películas, y las autoridades políticas espectáculos de charla. 5 La feminización está volviéndose tan notable que los periódicos y revistas están metiéndose con esto.

 

Por ejemplo, las revistas Washington Times y National Review se combinaron para decirnos que

 

"detrás de la dinámica celebración del 'tipo' en la revista de los hombres de hoy acecha una crisis de confianza. ¿Qué significa ser masculino en los años noventa"? se revela que las revistas de hombres de hoy (Esquire, GQ, Men's Health, Men's Fitness, Men's Journal, Details, Maxim, Men's Perspective) "están todos engranados a un nuevo mana feminizado." 6

 

¿Algunos ejemplos?

 

La vieja actitud masculina hacia la apariencia personal está desapareciendo. Si la memoria sirve, los actos de nuestros padres se limitaron al sostenimiento personal principalmente a afeitar y ponerse una corbata.

 

Según Lowry:

 

[Es] duro imaginar [ellos] se interesaban en artículos sobre 'Una barriga llana para la playa' (Verge), o las fragancias de los tres nuevos hombres para la estación de otoño (GQ), o incluso ' La Caída de la Nueva Chaqueta' (Escudero). Pero en alguna parte a lo largo de los hombres de la línea se volvió menos involucrado con ser fuertes y silenciosos, y más preocupado sobre hacerse hermosos.7

 

De hecho la feminización de la cultura americana está casi completa.

 

Y el último baluarte de dominación masculina, el ejército americano, está bajo el ataque. Si esta tendencia a la "feminización" sólo fuera manejada por feministas radicales que buscan tirar abajo una percibida jerarquía dominada por varones, habría más esperanza que los ciclos de historia se acercaran América a una acomodación estable entre hombres y mujeres.

 

Pero la marcha es más profunda, y no será satisfecha por ningún acomodamiento. Los feministas radicales han abrazado y han sido abrazados por un movimiento más ancho y más profundo de marxismo cultural. Para marxistas dedicados, la estrategia es para atacar en cada punto donde una aparente disparidad dejas un potencial electorado de  personas "oprimidas" - en este caso mujeres, quienes son la más grande de todas las constituencias.

 

Los marxistas culturales, hombres y mujeres, están haciendo la mayoría de esto, y la teoría desarrollada por la Escuela de Frankfurt proporciona la ideología. La Escuela de Frankfurt teorizó que la personalidad autoritaria es un producto de la familia patriarcal. Esta idea a su vez se conecta directamente a Engels en Los Orígenes de la Familia, Propiedad Privada y el Estado que promueve matriarcado.

 

Además, fue Karl Marx que escribió en El Manifiesto comunista sobre la noción radical de una "comunidad de mujeres". Él también, en 1845, escribió despectivamente en su La Ideología alemana de la idea que la familia era la unidad básica de la sociedad.

 

El concepto de la "personalidad autoritaria" no es solo para ser interpretado primariamente como un modelo para la conducción de la guerra contra el prejuicio como tal. Es un manual para la guerra psicológica contra el varón americano, para hacerlo involuntario de defender creencias y valores tradicionales. En otras palabras, el objetivo era castrarlo. Indudablemente el Instituto para Investigación Social en la Universidad de Frankfurt significó esto, cuando usó el término "técnicas psicológicas para personalidad cambiante". La "personalidad autoritaria," estudiado en los años cuarenta por seguidores americanos de la Escuela de Frankfurt, prepararon el camino para la tal guerra psicológica contra el rol del género masculino.

 

El objetivo fue promovido por Herbert Marcuse y otros bajo la guisa de "liberación de mujeres" y bajo el movimiento Nueva Izquierda en los años sesenta.

 

Evidencia que las técnicas psicológicas para la personalidad cambiante se piensan para enfocarse en particular en la emasculación del varón americano también ha sido proporcionada por Abraham Maslow, el fundador de "tercera fuerza de psicología humanista" y promotor de las técnicas de psicoterapéutica en las aulas de las escuelas públicas. 8 El escribió que "el próximo paso en la evolución personal es un trascendencia de la masculinidad y feminidad a la humanidad general." 9 Los marxistas culturales al parecer saben exactamente lo que ellos quieren hacer y cómo ellos planean hacerlo.

 

Ellos realmente ya tienen tenido éxito logrando mucha de su agenda.

 

¿Cómo ocurrió esta situación en las universidades americanas? Gertrude Himmelfarb ha observado que el pasado de los académicos tradicionales se resbaló casi inadvertido hasta que fue demasiado tarde. Ocurrió así "calladamente" que cuando ellos "buscaban", el postmodernismo estaba sobre ellos con una venganza. "Ellos fueron rodeados por tal maremoto de sujetos multiculturales de moda tal como feminismo radical, relativismo deconstruido como historia y otras cursos" los cuales minaron la perpetuación de la civilización. 10 De hecho, este maremoto se deslizó justo como Antonio Gramsci y la Escuela de Frankfurt habían anticipado - una revolución silenciosa que no podía ser resistida por la fuerza.

 

La Escuela de Frankfurt había inventado el concepto de designar a los antagonistas de la revolución cultural marxista como "caracteres autoritarios". Según los relatos disponibles:

 

Hubo una reunión de estudiosos americanos en una conferencia sobre los prejuicios raciales y religiosos en 1944. Durante los próximos cinco años, un equipo de la Escuela de Frankfurt bajo la dirección de Max Horkheimer condujo en profundidad perfiles sociales y psicológicos de americanos bajo un proyecto titulado "Estudios de Prejuicio". Uno de los resultados fue un libro titulado "La Personalidad Autoritaria" por Theodor Adorno, et al que resumió una de las más grandes inspecciones de opinión pública emprendida jamás en los Estados Unidos.

 

Se publicó en 1950, y conformó a la Teoría Crítica original en cada aspecto. Como un documento que testificó al sistema de creencias de los revolucionarios de la Escuela de Frankfurt era esencialmente anti-Dios, anti-cristiano, anti-familia, anti-nacionalista, anti-patriota, anti-conservador, antihereditario, anti-etnocéntrico, anti-masculino, anti-tradición, y anti-moralidad. Todos éstos son elementos en la teoría crítica. 11  

 

"El marxismo cultural," como predicado por los alumnos de la Escuela de Frankfurt en EEUU, está siendo llevado a cabo por la élite de Boomers. Esto ha puesto la base por y ha estimulado los conceptos extensamente populares y destructivos de "acción afirmativa," "multiculturalismo" y "diversidad". Uno no puede escapar hoy a estos términos. Ellos han salido del estudio de antisemitismo y discriminación por el Instituto para Investigación Social durante los años cuarenta y la infusión sistemática del idioma de "discriminación," "derechos civiles," "derechos de mujeres," y otros "derechos minoritarios" en la cultura americana. Según Raehn:

 

La Teoría Crítica como psicología de masas aplicada ha llevado a la deconstrucción de género en la cultura americana. Siguiendo la Teoría Crítica, la distinción entre masculinidad y feminidad desaparecerá. Los papeles tradicionales de las madres y padres serán disueltos y así se acabara el patriarcado. Los niños no serán criados según sus géneros biológicos y roles de género según sus diferencias biológicas. Esto refleja la razón de la Escuela de Frankfurt para la desintegración de la familia tradicional. 12  

 

Así, uno de los principios básicos de la Teoría Crítica era la necesidad para dañar a la familia tradicional. Los estudiosos de la Escuela de Frankfurt predicaron:

 

Incluso una avería parcial de autoridad paternal en lo familiar podría tender a aumentar la prontitud de una próxima generación para aceptar el cambio social. 13  

 

La transformación de cultura americana prevista por los marxistas culturales va más allá que buscar la igualdad de género. Incluido en su agenda está "la teoría matriarcal," bajo la que ellos proponen para transformar cultura americana para ser dominada por mujeres.

 

Éste es un retroceso directo a Wilhelm Reich, un miembro de la Escuela de Frankfurt que consideró la teoría matriarcal en términos psicoanalíticos. En 1993, él escribió en "La Psicología de Masa del Fascismo" que el matriarcado era el único tipo de familia genuino de la "sociedad natural". Erich Fromm, otro miembro de la carta constitucional del Instituto, era uno de los abogados más activos de la teoría matriarcal.

 

Fromm estaba especialmente tomado sobre todo con la idea que todo el amor y sentimientos altruistas se derivaron finalmente del amor maternal hecho necesario por el periodo extenso de embarazo humano y el cuidado postnatal: El Amor así no era dependiente de la sexualidad, como Freud había supuesto. De hecho, el sexo se ligó más a menudo al odio y destrucción. La masculinidad y feminidad no eran reflejos de las diferencias sexuales" esencial", como habían pensado los románticos. Ellos se derivaron en cambio de las diferencias en las funciones de la vida que estaban en parte socialmente determinadas. 14  

 

Este dogma era un precedente para las declaraciones feministas radicales de hoy que aparecen en periódicos y en programas de TV, incluso los noticiarios de TV. Para sus promotores, hombres y mujeres los roles resultan de la indoctrinación cultural - una indoctrinación llevada por el hombre patriarcal a detrimento de la mujer.

 

De hecho, el marxismo cultural, en los años noventa, se ha unido con el feminismo radical en la élite de la generación Boomer, que hacen peligroso el retroceso a los Transcendentalistas de principios del siglo19. Un caldero de descontento se está formando en nuestra nación, un descontento que tiene el potencial para desmantelar la civilización americana.

 

La crítica destructiva de los elementos primarios de la cultura americana inspiró la revolución de la contra-cultura de los 1960. Los Boomers idealistas que viene de época se esforzaron por transformar la cultura prevaleciente en sus opuestos, en el espíritu de revolución social. Ahora la élite que Boomers están en posiciones de poder, y ellos están trabajando para destruir las instituciones históricas de la nación. Ellos apuntan también a destruir la herencia que nosotros llamamos "Civilización Occidental". Richard Bernstein ha escrito en su libro sobre multiculturalismo,

 

"el proceso revolucionario marxista durante las últimas décadas en América ha centrado en la guerra de raza y sexo en lugar de la guerra de clases" como en épocas más tempranas.15

 

Esto refleja un esquema más total que reestructurar la economía de la sociedad americana. Como los revolucionarios sociales proclaman prontamente, su propósito es destruir la hegemonía de los varones blancos. Para lograr esto, todas las barreras a la introducción de más mujeres y minorías a lo largo de la "estructura de poder" serán derrumbadas por todos los medios disponibles.

 

 

Las leyes y pleitos, intimidación, y demonización de varones blancos se persiguen como racistas y sexistas a través de los medios de comunicación de masas y las universidades. La psico-dinámica del proceso revolucionario busca la pérdida de la fuerza psíquica - decapitación – de aquellos que los oponen. Steve Forbes ha dado énfasis a:

 

Los fundadores de este país reconocieron tres valores originales en la Declaración de la Independencia, y ellos los alinearon propiamente: Vida, Libertad, y la Búsqueda de la Felicidad. 16

 

Forbes observa que si el orden de estos derechos humanos fundamentales es salteado – con la felicidad antes que la libertad o libertad antes que la vida – nosotros vamos al caos moral y la anarquía social.

 

Esta misma condición es la qué el Juez Robert Bork describe como "liberalismo moderno". Él define sus características como "'el igualitarismo' radical (igualdad de resultados en lugar de de oportunidades) y 'individualismo' radical (la reducción drástica del límite a la satisfacción personal)." 17 El Juez Bork también identifica al feminismo radical como "el más destructivo y fanático" elemento de este liberalismo moderno. Él describe el feminismo radical como más "totalitario en espíritu". La mayoría de los americanos no comprende que ellos, a través de sus instituciones, son llevados por revolucionarios sociales que piensan en términos de destrucción del orden social existiendo actual para crear uno nuevo.

 

Los revolucionarios son Boomers de Élite de New Age. 18 Ellos controlan ahora las instituciones públicas en los Estados Unidos. Su revolución "callada" empieza con la revolución de la contra-cultura de su juventud y está acercándose a la realización. Una clave, o incluso un elemento dominante porque supuestamente representa esa constituencia social más grande entre sus seguidores potenciales: es el feminismo. El movimiento marxista en su fase "callada" cultural del último-día aparentemente está barriendo todo ante él.

 

Con su oscilación sobre de los medios de comunicación, en la toma del feminismo, es difícil discernir los indicios de una contra-cultura. ¿Son la élite de Boomers, Nuevo Totalitario, la generación más peligrosa en la historia de América?

 

William Strauss y Neil Howe sugieren así, en su libro Generaciones: La Historia del Futuro de América - 1584 - 2069. 19 James Kurth escribe:

 

Los Estados Unidos se han vuelto un gran poder que se opone a mucho de lo que se pensó una vez como Civilización Occidental, sobre todo sus logros culturales y sus arreglos sociales. Las mayores elites americanas – aquellas en el poder en política, negocios, media, y academia – ahora usan el poder de los americanos, especialmente el "poder suave" de información, comunicaciones, y entretenimiento popular, para desplazar la Civilización Occidental no solo en America sino también en Europa. 20  

 

¿Conseguirán los hombres americanos, de cada raza, las más tradicionales mujeres de cada edad y circunstancia – quienes bien pueden ser una mayoría silenciosa de su sexo – levantarse ante el desafío de lo  Políticamente Correcto?

 

¿O continuarán los hombres americanos en la sumisión voluntaria hacia un futuro de peonía bajo un nuevo matriarcado americano? ¿Sería ése un precursor a una condición de anarquía, y un fin al experimento de América con la democracia?

 

Bien puede ser que el destino de la civilización americana depende de los hombres americanos que se resisten firmemente al feminismo Políticamente Correcto. Más aun, ellos deben oponer la toma más ancha de lo Políticamente Correcto, el marxismo cultural para el que el feminismo radical es sólo una avenida de ataque.

 

1 Douglas, Ann. The Feminization of American Culture. Alfred A. Knopf, 1977.

 

2 Williams, Luther George. A Place for Theodore: The Murder of Dr. Theodore Parkman. Holly Two Leaves, 1977. p. 161.

 

3 Kristol, Irving. "The Feminization of the Democrats." The Wall Street Journal, Sept. 9, 1996.

Kristol reported that 50% of the Democratic convention delegates were women. Women were described as tending to be more sentimental, more risk-adverse, and less competitive than men, and also more permissive and less judgmental.

 

4 Blair, Anita. Independent Women's Forum. "Mitchells in the Morning," NET-TV, Dec.5, 1996.

 

5 Cladwell, Christopher. "The Feminization of America." Weekly Standard, Dec.23, 1996. 23, 1996.

 

6 Culture, et Cetera. "Sissifaction." The Washington Times, Oct.17, 1997.

 

7 Lowry, Rich. "Ab Nauseum." National Review, Oct. 13, 1997

 

8 See "Hidden Danger in the Classroom" Pearl Evans, Small Helm Press, 1990. Los autores de este enfoque del aula lo ha repudiado subsecuentemente, sino continúa adelante en público y otras escuelas.

 

9 Raehn, Raymond V. "The Roots of Affective Education in American Schools." March 1995. p. 17.

 

10 Himmelfarb, Gertrude. Panel on "Academic Reform: Internal Sources." National Association of Scholars, Sixth General Conference, May 3-5, 1996.

 

11 Raehn, Raymond V. "Critical Theory: A Special Research Report." April 1, 1996.

 

12 Ibid.

 

13 Jay, Martin. The Dialectical Imagination: A History of the Frankfurt School and the Institute for Social Research, 1923 - 1950. Research, 1923 - 1950. University of California Press, 1973.

14 Ibid.

 

15 Bernstein, Richard. The Dictatorship of Virtue: Multiculturalism and the Battle for America's Future. Knopf, 1994.

 

16 Snow, Tony. "Moral of the Story: Forbes Virtue Stance." The Washington Times, Oct. 27, 1997. Mr. Snow reports on an article by Forbes in the November 1997 Policy Review magazine.

 

17 Bork, Robert H. Slouching Towards Gomorrah: Modern Liberalism and American Decline. Harper Collins, 1996.

 

18 Atkinson, Gerald L. The New Totalitarians: Bosnia as a Mirror of America's Future. Atkinson

Associated Press, 1996.

 

19 Strauss, William and Neil Howe. Generations: the History of America's Future. William Morrow & Co., 1991.

 

20 Kurth, James. "NATO Expansion and the ideas of the West." Western Civ in World Politics, Orbis Magazine, Fall 1997.

 

Capítulo VI

 

Más Lecturas sobre la Escuela de Frankfurt

 

Por William S. Lind

 

Este es el capítulo sexto y final en el libro de la Free Congress Foundation sobre lo Políticamente Correcto, o – para llamarlo por su nombre - Marxismo cultural.

 

Este es un ensayo bibliográfico corto querido no como un recurso exhaustivo para estudiosos sino como una guía para ciudadanos interesados que quieren aprender más sobre la ideología que está tomando América.

 

Como ya saben los lectores de los capítulos más tempranos en este libro, para entender lo Políticamente Correcto y la amenaza que propone es necesario entender su historia, particularmente la historia de la institución más responsable por crearlo: la Escuela de Frankfurt.

 

La Escuela de Frankfurt, o el Instituto para Investigación Social como era formalmente conocido, se estableció en la Universidad de Frankfurt en Alemania en 1923. Este solo hecho es importante, porque nos dice que lo Políticamente Correcto no es meramente un sobrante de la rebelión estudiantil americana de los años sesenta.

 

Otro hecho de eso hace largo año, 1923, es igualmente significativo: el nombre intencional para la Escuela de Frankfurt era el Instituto para Marxismo. El padre y financiador del Instituto, Felix Weil, escribió en 1971 que él "quiso conocer que el Instituto sea conocido, y quizás famoso, debido a sus contribuciones al marxismo como una disciplina científica "1  

 

Empezando una tradición que lo Políticamente Correcto continúa, Weil y otros decidieron que pudieran operar más eficazmente si ellos ocultaran su marxismo; de ahí, en reflexión, ellos escogieron el nombre sonoro y neutro, Instituto para investigación Social (Institut für Sozialforschung). Pero

 

"El deseo sentido en el corazón de Weil fue permanecer para crear una fundación similar al Instituto Marx-Engels en Moscú - equipado con un staff de profesores y estudiantes, con bibliotecas y archivos - y un día presentas esta a la República Soviética Alemana." 2

 

En 1933, este disfrazado "Instituto para Marxismo" dejó Alemania y se reestableció en New York City, cuando con tiempo movió su foco a inyectar su ideología en la sociedad americana.

 

La historia de la Escuela de Frankfurt más legible en idioma inglés es el libro de Martin Jay, La Imaginación Dialéctica: Una History de la Escuela de Frankfurt y el Instituto para Investigación Social, 1932 - 1950 (University of California Press, Berkeley, CA, 1973 - nueva edición en 1996). Este libro está impreso en libro en rústica y puede pedirse a través de cualquier librería. El lector debe ser consciente que el libro de Jay es, en palabras de otro trabajo sobre la Escuela de Frankfurt, un historia "semi-oficial" 3 que es decir que es mayormente no-critica.

 

Como virtualmente todos otros autores en idioma Inglés sobre el Instituto, Jay está en la izquierda política. No obstante, el libro proporciona una verdadera introducción sólida a la Escuela de Frankfurt, y el lector debe tener poco problema discerniendo en él las raíces y orígenes de lo Políticamente Correcto de hoy.

 

En su primer capítulo, "La Creación del Institut für Sozialforschung y sus primeros años de Frankfurt," Jay desnuda los orígenes y naturaleza marxista del Instituto, e igualmente sus esfuerzos por ocultar ambos:

 

"La idea original de llamarlo Institut für Marxismus (Instituto para marxismo) fue abandonada como demasiado provocativa, y fue buscada una alternativa más de Esopo (no por última vez en la historia de la Escuela de Frankfurt)." 4

 

Del primer director del Instituto, Carl Grünberg,  Jay escribe,

 

"Grünberg concluyó su discurso de apertura declarando claramente su obediencia personal al marxismo como metodología científica.

 

Así como el liberalismo, socialismo de estado, y la escuela histórica tenían casas institucionales en otras partes, así el marxismo sería el principio gobernante en el Institut." 5 El primer capítulo de Jay también introduce el cambio crítico del Instituto que puso la base para lo Políticamente Correcto de hoy, a.k.a. Marxismo cultural:

 

"si puede decirse que en años tempranos de su historia el Institut tuvo relación principalmente con un análisis de la subestructura socio-económico de la sociedad burguesa, en los años después de 1930 su primer interés lo ponía en su superestructura cultural." 6

 

El segundo capítulo, "El Genio de Teoría Crítica," llega al corazón de los Departamentos de "Estudios Críticos" que ahora sirven como fuentes de lo Políticamente Correcto en los campus de las universidades americanas.

 

Todo esto son las primeras ramas y descendientes de la Teoría Crítica desarrollados en los años treinta por la Escuela de Frankfurt. El término "Teoría Crítica" es algo de un juego de palabras. Se tienta uno a preguntar, "OK, ¿que es la teoría?"

 

La respuesta es, "La teoría es critica".

 

Jay escribe,

 

"La Teoría Crítica, como su nombre implica, se expresó a través de una serie de críticas de otros pensadores y tradiciones filosóficas. Solo confrontándolo en sus propios términos, como un callejeo de otros sistemas, puede entenderse totalmente." 7

 

La meta de la Teoría Crítica no era la verdad, sino la praxis, o la acción revolucionaria: poniendo la sociedad y cultura actual abajo por la crítica incesante, destructiva. Según Jay,

 

"El verdadero objeto del marxismo, dijo Horkheimer (Max Horkheimer sucedió a Carl Grünberg como director del Instituto en julio, 1930), no era destapar verdades inmutables, sino criar el cambio social."  

 

La pregunta central que enfrentó el Instituto en los tempranos 1930s era cómo aplicar el marxismo a la cultura. El título del tercer capítulo de Jay da la respuesta: "La Integración del Psicoanálisis". Aquí, el libro de Jay cae en alguna magnitud, en que no ofrece una comprensión clara de cómo el Instituto integró a Marx y Freud.

 

La respuesta parece ser que las críticas más tarde de Freud se hicieron condicionales en un orden capitalista, burgués: una sociedad revolucionaria, post-capitalista pudo "liberar" al hombre de su represión freudiana. Aquí de nuevo uno ve aspectos clave del surgir Político Correcto, incluso una demanda para la "liberación" sexual y el ataque sobre la cultura Occidental "patriarcal".

 

Si la naturaleza precisa del mezclar a Marx y Freud queda abierta por Jay, su próximo capítulo hace clara la aplicación de la mezcla: "Los Primeros Estudios de Autoridad del Instituto".

 

El Instituto deja Alemania por Nueva York en 1933 porque los nazis llegaron al poder en Alemania. No sorprendentemente, una de las primeras tareas del Instituto en Nueva York era oponerse al Nazismo. Esto lo hizo tan grandemente preparando una "prueba" psicológica para una "personalidad autoritaria". Supuestamente, era probable que las personas con esta personalidad del autoritario apoyaran al Nazismo.

 

El concepto y la metodología eran en lo mejor dudosas. Pero el trabajo del Instituto extendió una herramienta importante para la izquierda, a saber una noción que cualquiera en la derecha estaba psicológicamente desequilibrado.

 

Y marcó un cambio importante para el Instituto en el nacimiento de lo Políticamente Correcto en América, en que la investigación empírica que exigieron los estudios se hizo sobre americanos. Finalmente, el resultado era el libro inmensamente influyente del miembro del Instituto Theodor Adorno, La Personalidad Autoritaria, publicada en 1950.

 

El quinto capítulo de Jay, "Análisis del  Instituto del Nazismo, "continúa el tema de la "personalidad autoritaria". Pero su sexto, "Teoría Estética y Crítica de la Cultura de Masas," proporciona una respuesta a la pregunta de por qué el arte moderno más "serio" y la música es tan horrible. Está pensado para serlo.

 

Theodor Adorno era la figura principal del Instituto sobre alta cultura – el comenzó su vida como crítico de música y promotor de Schönberg – y su vista era que de cara de la "represión" de la sociedad burguesa, el arte solo puede ser "verdadero" si fuera alienante, reflejando la alienada sociedad alrededor de este. Jay cita a Adorno:

 

"Un trabajo exitoso no es uno que resuelve las contradicciones objetivas en una espúrea armonía, sino uno que expresa negativamente la idea de armonía incluyendo las contradicciones, puro y no comprometido, en su más profunda estructura. "9  

 

Adorno despreció la nueva cultura de masas - cine, radio, y jazz – en que ve un caso oportunidad perdida: hoy, la industria del espectáculo es el promotor individual más poderoso de lo Políticamente Correcto.

 

Otra figura importante la Escuela de Frankfurt, Walter Benjamín, vio el potencial:

 

"El, paradójicamente tuvo esperanzas por el potencial progresista del arte politizado, colectivizado."10

 

En algún punto,– la cuestión de quien está más allá de los límites del libro de Jay - puso la percepción de Benjamin junto con la vista general de la Escuela de Frankfurt, que Jay resume como "el Instituto vino a sentir que la industria de la cultura esclaviza a los hombres en formas más sutiles y efectivas que los crudos métodos de dominación practicados en eras más tempranas."11  

 

En el resto del libro, Jay remonta la (clase de) trabajo empírico del Instituto en los años cuarenta que fue asediado por los mismos problemas de como su estudio más temprano "investigación," y sigue en el Instituto en su retorno a Frankfurt, Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. Pero por este punto, el lector ya tendrá el cuadro.

 

Él habrá visto cómo el marxismo se tradujo de términos económicos en culturales; discernió los temas de liberación sexual, feminismo, "víctimas" y así sucesivamente eso hizo a lo Políticamente Correcto de hoy; y encontró en la Teoría Crítica los orígenes de los gemidos interminables sobre "racismo, sexismo y homofobia" que "PC" vierte en adelante.

 

Una pieza importante de historia se está perdiendo:

 

"un análisis de la influyente transmisión de Marcuse del trabajo de la Escuela de Frankfurt a un nuevo público americano en los años sesenta," 12 como Jay lo ponen en su epílogo.

 

También, Jay curiosamente pasos sobre esto con sólo la discusión más mínima de la mudanza eficaz del Instituto, en las personas de Horkheimer y Adorno, a Los Ángeles durante la guerra. Las conexiones que ellos construyeron allí ¿juegan algún papel inyectando la filosofía de la Escuela de Frankfurt en el cine americano y, después de la guerra, televisión?

 

Jay no toca el asunto. Pero para el lector nuevo a la Escuela de Frankfurt como fuente de lo Políticamente Correcto de hoy, La Imaginación Dialéctica de Jay ofrece una base sólida. El libro concluye con una extensa (aunque no anotada) bibliografía de trabajos por y sobre la Escuela de Frankfurt. Acerca de otros trabajos accesibles sobre la Escuela de Frankfurt, el trabajo moderno definitivo en alemán se ha traducido recientemente en inglés:

 

La Escuela de Frankfurt: Su Historia, Teorías e Importancia Política por Rolf Wiggershaus, (traducido por Michael Robertson, MIT Press, Cambridge, MA, primero libro en edición rústica 1995). Esto cubre mucha del mismo territorio como el libro de Martin Jay, aunque también sigue al Instituto desde su retorno de posguerra a Alemania a la muerte de Adorno en 1969.

 

Wiggershaus es más detallado que Jay, y, aunque él también está políticamente en la izquierda, él es más crítico que Jay. En el prólogo del libro, Wiggershaus ofrece una mirada breve (y hostil) a algunas críticas conservadoras alemanas de la Escuela de Frankfurt.

 

Surge un cuadro que parecerá familiar a los americanos atrapados en los rollos de lo Políticamente Correcto: desde la publicación en 1970 de su libro La Pobreza de la Teoría Crítica, Rohrmoser ha promulgado, en formas constantemente variantes, la vista que Marcuse, Adorno, y Horkheimer eran los padres intelectuales adoptivos de los terroristas que estaban usando la revolución cultural para destruir las tradiciones del Occidente Cristiano.

 

Académicos como Ernst Topitsch y Kurt Sontheimer, que se vieron como educadores y los demócratas liberales siguieron sobre los pasos de Rohrmoser.

 

En 1972 Topitsch, un racionalista crítico que era Profesor de Filosofía en Graz, había declarado que tras los eslóganes de "discusión racional" y "diálogo libre de dominación" allí estaba estableciéndose en las universidades

 

"un terrorismo distinto de convicciones políticas como nunca existió antes, incluso bajo la tiranía Nazi." 13  

 

Los trabajos adicionales sobre la Escuela de Frankfurt incluyen:

 

- La Escuela de Frankfurt por TB. Bottomore (Tavistock, London, 1984). Otra historia escrita por un simpatizante; está con Jay o Wiggershaus.

 

- "La Nueva Edad Oscura: la Escuela de Frankfurt y lo 'Políticamente Correcto' " por Michael Minnicino, en Fidelio, Vol. 1, No. 1, Invierno 1992 (KMW Publishing, Washington, DC) Una de las pocas miradas a la Escuela de Frankfurt por alguien no simpatizador, este artículo de largo periódico explica el rol del Instituto para la Investigación Social creando la ideología que nosotros conocemos ahora como "Políticamente Correcto." Desgraciadamente, su valor está reducido por unas pocas digresiones que carecen de credibilidad.

 

- Angela Davis: Una Autobiografía por Angela Davis (Random House, Nueva York 1974) Angela Davis, una líder negra americano radical y miembro del Partido comunista, fue descrita por el miembro de la Escuela de Frankfurt Herbert Marcuse como "mi mejor estudiante". Ella también estudió en Frankfurt bajo Adorno. Este libro muestra el eslabón entre el Instituto para Investigación Social y la Nueva Izquierda de los años sesenta a través de los ojos de una participante importante.

 

- El Joven Lukacs y los Orígenes del marxismo Occidental por Andrew Arato (Seabury Press, Nueva York, 1979). El autor es, como de costumbre, un simpatizador, pero este trabajo muestra el importante rol jugado por Lukacs en el pensamiento de la Escuela de Frankfurt y, después, la Nueva Izquierda. 

 

- El Origen de la Dialéctica Negativo: Theodor W. Adorno, Walter Benjamín y el Frankfurt Institute por Susan Buck-Morss (Free Liaress, Nueva York, 1977). Un libro importante en la relación de la Escuela de Frankfurt y la Teoría Crítica a la Nueva Izquierda.

 

- Introducción a la Teoría Crítica: Horkheimer a Habermas por David Held (University of California Press, Berkeley, 1980). Todavía otra historia por un entusiasta de la Escuela de Frankfurt, pero valiosa por su discusión del impacto de Nietzsche en las figuras importantes de la Escuela de Frankfurt.

 

Más allá de estos trabajos secundarios está la inmensa literatura producida por miembros de la propia Escuela de Frankfurt. Algunos trabajos clave se escribieron en inglés, y muchos de aquéllos escritos en alemán están disponibles para traducción. Como normalmente es el caso con trabajos marxistas, el estilo y vocabulario prosaico se enroscan así a menudo acerca de hacerlos casi ilegibles. Más, la negativa de la Escuela de Frankfurt para hacer su propia visión futura llana lleva a muchos de sus miembros a escribir en aforismos que agregan todavía otra capa de impenetrabilidad.

 

Un trabajo, sin embargo, es de tal importancia que debe recomendarse a pesar de su dificultad: Eros y Civilización por Herbert Marcuse (Beacon Press, Boston, primera edición del libro en rústica en 1974 y todavía en prensa). Subtitulado Una investigación Filosófica sobre Freud, este libro tiene la fase central por dos razones.

 

Primero, completa la tarea de integrar a Marx y Freud. Mientras el marxismo es sotto voce, el armazón entero del libro es de hecho marxista, y es a través del armazón que Freud es considerado.

 

Segundo, Eros y Civilización y su autor fueron los medios claves de transmisión por la cual el trabajo intelectual de la Escuela de Frankfurt se inyectó en la rebelión estudiantil de los años sesenta. Este libro se volvió la Biblia de los radicales jóvenes que tomaron los campus de la universidad de América de 1965 en adelante, y quienes todavía están allí como miembros de la facultad.

 

En breve, Eros y Civilización urge a la rebelión total contra la tradicional cultura Occidental -  "Great Refusal" - y prometerles una utopía Caramelolandia de sexo libre sex y no trabajo para aquellos que se unan a la revolución. Sobre dos-tercero del camino a través del libro, Marcuse ofrece este resumen de sus argumentos:

 

Nuestra definición del carácter histórico específico del principio de realidad establecido llevó a una reexaminación de lo que Freud consideró ser de validez universal. Nosotros cuestionamos esta validez en vista de la posibilidad histórica de la abolición de los controles represivos impuestos por la civilización. Los mismos logros de esta civilización parecían hacer al principio de actuación obsoleto, hacer arcaica la utilización represiva de los instintos.

 

Pero la idea de una civilización no-represiva sobre las bases del logro de un principio de actuación encontró el argumento que el instinto de liberación (y en consecuencia liberación total) haría explotar la civilización misma, desde que la última es sostenida solo a través de la renuncia y el trabajo (labor) - en otras palabras, a través de la utilización represiva de la energía del instinto.

 

Liberado de estos constreñimientos, el hombre existiría sin trabajo y sin orden; él se retiraría a la naturaleza que destruiría la cultura. Para encontrarse con  este argumento, nosotros recordamos ciertos arquetipos de imaginación que, en contraste con los héroes culturales de la productividad represiva, simbolizan la receptividad creativa. Estos arquetipos previeron el cumplimiento de hombre y la naturaleza, no a través de la dominación y explotación, sino a través del descargo de fuerzas libidinales inherentes.

 

Nosotros entonces nos ponemos la tarea de "verificar" esos símbolos – eso es decir, demostrar su real valor como símbolos de realidad más allá del principio de actuación.

 

Nosotros pensamos que el contenido representativo de las imágenes Órficas y Narcisistas eran la conciliación erótica (unión) de hombre y naturaleza en la actitud estética, donde el orden es belleza y el trabajo es juego.14  

 

Marcuse continúa después de este resumen para poner fuera el contenido erótico de "la realidad más allá del principio de la actuación," es decir, una nueva civilización donde el trabajo y la productividad sean insignificantes.

 

"La experiencia básica en esta dimensión (estético) es sensual en lugar de conceptual" 15

 

Es decir, los sentimientos son más importantes que la lógica:

 

"La disciplina de estética instala el orden de la sensibilidad como contra el orden de razón. "16 "En alemán, la sensibilidad y sensualidad todavía son dadas por uno y el mismo término: Sinnlichkeit. Esto connota gratificación instintiva (especialmente sexual) 17 No usado ya como instrumento de jornada completa de trabajo, el cuerpo sería re-sexualizado (qué) se manifestaría primero en una reactivación de todas las zonas erotogénicas y, por consiguiente, en un resurgimiento de la sexualidad polimórfico pre-genital y en un declive de la supremacía genital. El cuerpo en esto se volvería enteramente un objeto de cathexis, algo a ser celebrado - un instrumento de placer.

 

Este cambio en el valor y alcance de las relaciones del libido llevaría a una desintegración de las instituciones sobre las que han sido organizadas las relaciones interpersonales privadas, particularmente la familia monogámica y patriarcal. "18  

 

¡Esto en un libro que Marcuse dedicó a Sophie Marcuse, su esposa de cincuenta años!

 

Esto es fácil de ver como este mensaje - "Si se siente bien, hágalo " - publicado en 1955 resonó con los estudiantes rebeldes de los 1960. Marcuse entendió lo que la mayoría del resto de sus colegas de la Escuela de Frankfurt no: la forma de destruir la civilización occidental - el objetivo puesto por George Lukacs in 1919 – no era a través de la abstrusa teoría, sino a través de sexo, droga, y rock 'n' roll.

 

Marcuse escribió otros trabajos para la nueva generación que desovó la Nueva Izquierda – Hombre Unidimensional (1964), Crítica de la Tolerancia Pura (1965), Un Ensayo sobre Liberación (1969), Contrarrevolución y revuelta Revolt (1972). Pero Eros y Civilización era y sigue siendo el trabajo clave, el que puso el fósforo a la yesca.

 

Otros trabajos centrales por miembros de la Escuela de Frankfurt incluyen:

 

- La Personalidad Autoritaria por Theodor Adorno (Harper, Nueva York, 1950). Este libro es la base para todo lo que siguió que retrató al conservatismo como un defecto psicológico. Tuvo un impacto enorme, no menor en la teoría de la educación.

 

- Dialéctica del Iluminismo por Theodor Adorno y Max Horkheimer (trans. By John Cumming, Verso, London, 1979). Un trabajo filosófico complejo escrito mayormente durante la Segunda Guerra Mundial en respuesta al Nazismo (y extensivamente consagrado a las discusiones de antisemitismo), este trabajo busca encontrar un grano de razón "liberando" sobre las ruinas del Iluminismo.

 

- Minima Moralia: Reflexiones de una Vida Dañada por Theodor Adorno (trans. E.F.N. Jophcott, New Left Books, London, 1974). Un libro de aforismos, casi completamente incomprensible, pero la conclusión eficaz del trabajo de Adorno.

 

- Miedo a la Libertad por Erich Fromm (Farrar & Rinehart, Nueva York, 1941, todavía impreso en libros en rústica) Fromm era la "cara feliz" del Instituto  y este libro se requirió que se lea a menudo en las universidades en los años sesenta.

 

La tesis es que a naturaleza del hombre le causa dejar su libertad y abraza el fascismo a menos que  "la sociedad de los amos y subordinados adopte la máquina económica a los propósitos de la felicidad humana," es decir, adopta socialismo.

 

A estas alturas Fromm estaba lejos en el proceso de ruptura del Instituto y sus trabajos subsecuentes no pueden ser considerados como parte del cuerpo de la Escuela de Frankfurt.

 

- Eclipse de Razón (Oxford University Press, New York, 1947). Esencialmente una continuación de la Dialéctica del Iluminismo, el libro es pesadamente el trabajo de Adorno y personajes de la Escuela de Frankfurt, aunque sólo nombre de Horkheimer aparecía en él. Sus contenidos están basados en una serie de conferencias que Horkheimer dio en la Universidad de Columbia en 1944.

 

El estilo prosaico es sorprendentemente legible, pero los volúmenes son impares; hay a lo largo de una fuerte nostalgia que normalmente era anatema para la Escuela de Frankfurt. El capítulo clave, "La Revuelta de Naturaleza," refleja un extraño anarquismo Retro:

 

"La victoria de la civilización es demasiado completa para ser verdad. Por consiguiente, el ajuste para nuestros tiempos involucra un elemento de resentimiento y furia suprimida."  

 

- Teoría crítica: Ensayos seleccionados por Max Horkheimer (trans. Matthew O'Connell, Seabury Press, New York, 1972). El ensayo, "Teoría Tradicional y Crítica" es especialmente importante.

 

- El Lector Esencial de la Escuela de Frankfurt, ed. Por Andrew Arato y Eike Gebhardt (Continuum, Nueva York, 1982, impreso en libro en rústica) No una introducción a la Escuela de Frankfurt, sino una reimpresa en otra parte de los ensayos disponibles de la Escuela Frankfurt, este libro es más útil al especialista que al novicio. No obstante, las largas introducciones de editores y algunos de los ensayos son útiles (una vez más, los editores están sólida y políticamente en la Izquierda, y su estilo es tan fuerte como el de los miembros de la Escuela de Frankfurt).

 

Esta pequeña bibliografía será bastante para conseguir un empezado lector interesado; la literatura llena en y por la Escuela de Frankfurt es inmensa, como atestan las bibliografías en los libros de Jay y Wiggershaus.

 

Lo que ha sido extrañando de esto, por lo menos en inglés, es un libro legible, escrito para el hombre común que explique la Escuela de Frankfurt y sus trabajos en los términos de la creación de lo Políticamente Correcto. Este corto volumen es por lo menos un inicio llenando ese hueco.

 

1 Martin, Jay. The Dialectical Imagination: A History of the Escuela de Frankfurt and the Institute for Social Research, 1923 û 1950 (University of California Press, Berkeley, 1996) p. 8.

2 Rolf Wiggershaus, The Escuela de Frankfurt: Its History, Theories, and Political Significance, trans. by Michael Robertson (The MIT Press, Cambridge, Massachusetts, 1995) p.24.

3 Andrew Arato and Eike Gebhardt, ed., The Essential Escuela de Frankfurt Reader (Continuum, New York 1997) p. vii.

4 Jay op. cit., p. 8.

5 Ibid., p. 11.

6 Ibid., p. 21.

7 Ibid., p. 41.

8 Ibid., p. 46.

9 Ibid., p. 179.

10 Ibid., p. 211.

11 Ibid., p. 216

12 Ibid., p. 287; Herbert Marcuse joined the Institute for Social Research in 1932.

13 Wiggershaus, op. cit., p. 657

14 Herbert Marcuse, Eros and Civilization: A Philosophical Inquiry into Freud (Beacon Press, Boston, 1955), p. 175-176.

15 Ibid., p. 176.

16 Ibid., p. 181.

17 Ibid., p. 182

18 Ibid., p. 201.