Inflación y Paro agrario

Edgar Schmid, Bs As 26 abril 2008


Intentaré hacer una hipótesis,  una apuesta a futuro y sin bola de cristal.

"Se conduce bien o mal según la información que se tenga" Perón

Y en este sentido, tanto el gobierno como la izquierda que lo apoya, están como Tarzán: en bolas y a los gritos.

Ayer en Mendoza el ex presidente vuelve a equivocarse achacando los aumentos - la inflación - a factores internos y por lo tanto puede superarse con las patoteadas de Guillermo Moreno (o Luis D'EliaMoyano)

Al contrario creo que son factores externos y consecuencia de la crisis de las hipotecas en  EEUU.

Si en un casino se pierde, lo lógico es el perdedor se vaya, a menos que alguien le preste para seguir jugando.

Eso es lo que hizo la Reserva Federal, patear la crisis de las hipotecas hacia adelante, emitió más dinero aún y lo lanzó al mercado bajando la tasa, es decir, optó por la inflación y devaluar el dólar (al tiempo que le presta a los bancos que habían perdido dinero con las hipotecas).

Pero esos fondos que ya no pueden seguir apostando a las hipotecas, empezaron a apostar a oro, petróleo, materias primas y
comida.

Así, exportan la inflación y esta se vuelve mundial.

El capitalismo especulativo no puede volver a su etapa previa, productiva. Ya pasó con el capitalismo holandés en el siglo 19 y el capitalismo inglés en el siglo 20. Ahora con el capitalismo norteamericano en el siglo 21.

Este capitalismo está condenado a seguir especulando, aunque reviente al mundo.

Creo que estamos como en el verano 1973/74, cuando recién empezaba la crisis de los petrodólares.

Perón vino en 1973 con un plan bien pensado, ganó el domingo 25 de septiembre pero ese sábado empezó la guerra del Yom Kipur.

El resultado fue la disparada del precio del petróleo,  una masa de petrodólares en los bancos de Occidente, una cantidad de dinero que estos bancos necesitaban colocar, ergo, países para endeudar, y luego un cordón de golpes de Estado endeudadores, entre ellos la Argentina

Pero ese verano 1973/74 éramos incapaces de ver el huevo de la serpiente. Intentemos  verlo hoy para no volver a equivocarnos como entonces.

Desde 1945 hubo un lento y constante deterioro de los términos de intercambio. Lo estudiaba Prebish en Cepal hace 50 años, lo denunció el Che Guevara en Punta del Este en 1962, en Argel en 1965.

La primera inversión de esa tendencia - beneficiando a los bancos de EEUU - fueron los petrodólares de 1973.

La segunda inversión de esa tendencia sería ahora.

Como dije antes, esa masa de dinero que se salvó de la crisis de las hipotecas, que recibieron prestado de la Reserva Federal, comienza a volcarse en especulación por comida, y a medida que la comida comience a aumentar de precio y generar ganancias especulativas, comenzará a atraer más capitales especulativos.

Toda una masa de capital que pasa  a especular, no producir, en agricultura.

Preguntemos entonces que pasa en el mundo antes de ver como repercute en Argentina.

En Asia el arroz acaba de duplicar sus precios en sólo los últimos 60 días y  seguirá aumentando en lo que va del año.

Ya hay conflictos y disturbios en Filipinas, Tailandia, Indonesia (acá también por soja), Bangla Desh y Sri Lanka.

China, India y Vietnam acaban de cerrar sus exportacines de arroz.  (Brasil ya lo hizo en A del Sur).
 
Corea y Japón reciben un duro golpe.

En Filipinas la National Food Autority necesitaba comprar 500.000 tns de arroz. Sólo pudo conseguir 320.000

Cuando más pensaba pagar u$s 900 la tn. Debió pagar u$s 1.200 por algo que hace 60 días estaba a sólo 600

El arroz es el disparador de los demás granos, soja, maíz y trigo.

El trigo (esto sí nos importa) sigue ese camino. Rusia y Kazajstan prohibieron su exportación. En Uzbekistán hay disturbios.  En Pakistán el  ejército custodia los camiones de cereales.  No se sabe como repercutirá en la guerra de Afganistán.

En Africa la situación es grave en Alto Volta, Burkina  Faso, Costa de Marfil, Camerún,  Mozambique, y lo más preocupante, Egipto.

¿qué pasa entonces en Argentina?

Los aumentos del precio de grano traen un cambio  político.
 
- cuando la exportación de tasajo sobrepasó a la de cuero, Rosas se impuso a Rivadavia y los unitarios.
- cuando la exportación de lana se impuso a la de tasajo, Urquiza derrotó a Rosas.

Si hacemos un estudio de la historia argentina, con cada cambio de exportación, tarde o temprano viene un cambio político.

Kirchner es un hombre ligado a la minería, el petróleo y la pesca.

Pero lo que surge ahora es todo un sector del campo donde Eduardo Buzzi (Fed. Agraria), no sólo pide menos retenciones sino que,: "se aumenten las retenciones a la minería, el petróleo y la pesca" (sic)

surge un sectyor que tiene más ingresos y reclama más poder.

Ahora se podrá hacer un mapa de Argentina dividido en dos: las zonas donde están los cultivos afectados por la inflación mundial - el mapa de la soja  principalmente -  y la zona no afectada, y ahí verás  las dos Argentinas que se enfrentarán.

La frontera de la soja llega hasta Salta y Santiago del Estero, que no estaban en la vieja frontera de la Pampa Húmeda de la "oligarquía vacuna".

Pero no quedarse con lo que ya está, hay que empezar a calcular los que vendrán, los nuevos, los que aún no están pero no tardarán.

El arma principal de Roca no fue el  Remington sino la cámara frigorífica de Tellier, lo que le permitió asegurar su modelo por la exportación de carne congelada.

El arma de Yrigoyen contra Roca fue el pequeño chacarero y el trigo.

Las grandes cerealeras, empezando por Cargill, Bunge & Born, ADM, volverán a ser jugadores.

Los bancos multinacionales no se quedarán atrás. Y todo esto traerá sus propios medios de comunicación.

Mariela, de Cnl Dorrego, nos dice que en los últimos 30 años, el partido bajó de 1.200 pequeños productores a sólo 300.

La concentración dejó sólo 1/4 y eliminó 3/4.  Pero el 1/4 que queda son  ingobernables y están en la ruta. Los "sobrevivientes" del "Proceso" y el menemismo, ven que hay "oxígeno" para volver a luchar y lo hace.

Son pequeños pueblos que producen un promedio de $ 100 millones y al cual el Estado central no les devuelve ni el 10%.

Hay que acordarse lo que decían los "teóricos" leninistas sobre las condiciones cuando "los de arriba no pueden gobernar y los de abajo no quieren seguir gobernados como lo eran".

Esta es una situación de cambio muy similar.

Hagamos como recomendaba Perón en Conducción Política, cuando habla de ese general francés que durante años había sido profesor de táctica, y cuando por fin le tocó conducir un ejército en combate, vio que la situación no tenía nada que ver con lo que enseñaba y tiró todo. Debió adaptarse a lo nuevo y aplicar sobre lo nuevo.

Acá el gobierno y la izquierda  parten del primer error de creer que la cosa es local.

El segundo error es creer que la inflación se puede controlar patoteando empresarior locales. En los propios EEUU esos artículos comestibles tienen inflación en dólares.

El tercer error es meter todo el campo en la misma bolsa, los grandes productores y los chicos.

El cuarto error es intentar ganar a los "grandes" para su proyecto

Puedo mostrar fotos de Kirchner con  Eduardo Elsztein (450.000 hectáreas), George Soros (el inversor extranjero más grande en Argentina),  Julio Werthein, (ex del Banco merantil, deuño de la La Caja) pero uno de los mayores terratenientes sojeros), y Grobocopatel (a quien llevó a Venezuela para vender su proyecto a Chávez)

Por el origen de los apellidos, hasta cambió el carácter de la oligarquía.

Pero quienes están en la ruta ni son estos "oligarcas", ni los visualiza la propaganda oficial y de izquierda.

Como decían los dramaturgos griegos, "Los dioses primero dejan ciegos a quienes quieren perder"

Edgar Schmid