"Illuminatis (iluminados) por el fuego"
(Supuesta película "argentina" sobre la guerra de Malvinas)

"No llores por mi Argentina", dirían los héroes muertos, heridos y vivos, en la Guerra Nacional de Malvinas en 1982, dirían que lucharon y murieron, por una patria mejor, de dignidad, soberanía e independencia de los imperios y poderosos de turno, que dirían los que defendieron y defienden su extensa geografía en el mar, la tierra, el espacio aéreo y la Antártida Argentina, los que combatieron en la Vuelta de Obligado (1845) contra la coalición anglo-francesa, en el surgimiento de líderes políticos carismáticos como H. Yrigoyen y el Ten. Gral. Juan Domingo Peron en defensa de la Soberanía Política, Justicia Social e Independencia Económica, con fuerte sentido solidario entre argentinos, que dirían los que equivocadamente como en guerras civiles y enfrentamientos estériles entre hermanos de una misma nación, los que fueron víctimas de épocas de anarquía y de golpes de estado sin sentido, que dirían los patriotas, civiles y soldados que rechazaron y reconquistaron Buenos Aires y el Virreynato del Río de la Plata (1806/07) de las mismas garras usurpadoras de Malvinas, los británicos; en definitiva que dirían los que ofrendaron su vida por conquistas internas y no imperialistas sobre los vecinos, como ser las reivindicaciones políticas, sociales, laborales, culturales, educacionales, etc., hasta nuestros días.

Todos los héroes conocidos y desconocidos, no hicieron pensar y recapacitar a estos... ¿argentinos? pigmeos espirituales, morales y culturales, que la Patria no se negocia o bastardea, por prevendas y apoyos oficiales internos y externos, para llevar al cine una película que demuestra el peor colonialismo, el cultural y su pensamiento basado en un cipayismo aliado con el enemigo histórico de nuestra nacionalidad, o sea, Inglaterra: "Conozca el mundo que el genio americano, abjura con horror, los crueles hábitos de sus opresores" Brig. Gral. D. José de San Martín - Mendoza 25 de Marzo de 1816.

No empañarán la gesta heroica de la recuperación de nuestras Islas Malvinas, Sandwich del Sur y Georgias del Sur, tanto los inetreses mezquinos de superiores que no estuvieron a la altura de lo que significaba el honor de dar su vida por la Patria, como de los periodistas, productores, actores y llamados ex-combatientes que renunciaron a vivir con dignidad como lo hacen miles de Combatientes que no se rindieron cobardemente, que si bien entregaron sus armas y pese a la desmalvinización y la cantidad de ciudadanos que se suicidaron, siguen llevando la bandera azul y blanca con estoicismo, valentía, honor y dignidad.

Tengan en cuenta enanos morales y mentales, que la justicia histórica, geográfica, de derecho y reclamos, desde el incalificable apoderamiento por la fuerza militar en 1833, no quedará impune, porque tenemos 649 centinelas que nos avisarán de las falacias y claudicaciones de una minoría que representan intereses espóreos a nuestra nacionalidad. Su cuerpo murió pero su alma nos sigue alentando y dándonos fuerzas para enfrentar tamaña injusticia y sus consecuencias hasta hoy: "Juremos no dejar las armas de la mano, hasta ver el país enteramente libre o morir con ellas como hombres de coraje" Brig. Gral. D. José de San Martín - Mendoza 1819.

Coraje y dignidad que no tienen aquellas personitas que se prestaron a resaltar las "miserias humanas" que ocurren en todas las guerras, debiendo rescatar la heróica "Defensa Nacional" de las Malvinas, no sólo el enfrentamiento armado, sino los causales de negación de tratar con la Argentina, la cuestión de Soberanía y su causa justa, reconocida por todos los países del mundo: "la guerra es la continuación de la política por otros medios" von Clausewitz.

La defensa de la Patria, requiere de hombres probos y viriles, que sabiendo el riesgo de perder la vida, la ofrendan para que energúmenos con trastornos de personalidad y caracter, se arrogan el derecho de ser jueces, cuando en realidad están en concomitancia con los mercenarios invasores y de esa forma pretender mancillar el buen nombre y honor de los Combatientes conocidos y desconocidos por un periodismo agnóstico y apátrida, que se conduele con la muerte de un pingüino y no con jóvenes argentinos, que pese a la poca edad, dieron la vida por la Patria: "Tan injusto es prodigar prémios, como negarlos a quien los merece" Brig. Gral. D. José de San Martín - Lima, Perú - 9 de Agosto de 1821.

Podemos decir que en la Guerra Nacional de Malvinas, hay Gladiadores y escribas, en éstos últimos los hay escribas honestos no condicionados por el dinero o los grupos de poder que manejan los medios de comunicación masivos y los escribas ignorantes y vendidos por 30 monedas, creyendo que los hechos históricos protagonizados por la conjunción pueblo-FFAA, puede ser minimizado, ignorado y degradado por intereses antinacionales, pero es antinatural que perdure por mucho tiempo, el ocultar la verdad histórica: "Eran hombes que entregaron su vida en pos de un gran ideal. Ganaron su vida no para el tiempo, sino para la eternidad; supieron olvidarse de si mismos y de sus comodidades, superaron sus temores y sus angustias, buscaron un bien que iba más allá de sus apetencias personales. Dieron lo mejor de sus existencias, hasta la propia vida. Ante estas actitudes el pueblo argentino se unió por encima de distinciones de origen social o condición económica, superando ideologías políticas y diferencias culturales, olvidando agravios y heridas pasadas, formó un bloque monolítico y realizó generosos sacrificios. Un gran ideal unió las fuerzas de todos los argentinos, como no había sucedido en largas décadas. Ésta es la lección que debemos aprender" Presbítero Rodríguez Casey - Río Gallegos, Santa Cruz - 2 de Abril de 1995.

La Argentina atraviesa un período muy difícil y grave de su historia, el camino es arduo y duro, podemos buscar los causales de los males, de las distintas etapas vividas, perder el tiempo examinando presuntos culpables, podemos agravar las heridas, urgando indefinidamente el pasado, podemos profundizar así la división existente entre los argentinos..., o podemos recordar emocionados el sacrificio generoso de todos los jóvenes soldados y aunar nuestros esfuerzos, superar los recuerdos amargos y unirnos en la consecución de un gran ideal, un proyecto de una Argentina grande, fuerte, justa, libre, soberana y solidaria.

En la guerra del Atlántico Sur, nos tocó una participación en la que no caben las excusas de responsabilidad secundaria, no debiéndome referir a este suceso como investigador o historiador solamente, sino en la condición de protagonista, en la defensa de la integridad del suelo argentino, la soberanía nacional y el patrimonio de la comunidad. En la defensa de estos valores, se conjuga el auténtico ORGULLO NACIONAL: "Para defender la causa de la independencia, no se necesita otra cosa que ORGULLO NACIONAL". Brig. Gral. D. José de San Martín - 1845.

Sepan los enemigos de afuera y de adentro, que la República Argentina, "no es una empanada que con sólo abrir la boca se la come" y que tampoco es una nación de "pactos y acuerdos espúreos" ni su sobernía es moneda de cambio. Cuando hablamos de valor y coraje nos referimos, por ejemplo, aquellos que pelearon con su vida en la tierra, el mar y el aire, militares y civiles, que en dura prueba fue reconocido por el propio enemigo en batalla y por el resto del mundo, dada la hazaña de enfrentar a la 3ra potencia mundial, apoyada por EEUU y Europa (OTAN).

Los héroes de nuestra historia, de la campaña del Atlántico Sur, son tales por la Argentina, la madre patria, para a sus hijos con esa sangre y no, con la de los renegados y cuando corre esa sangre, no hay derrota que destruya los valores y sentimientos de hombres y mujeres, que más temprano, más tarde, irán al encuentro de nuestro destino como Nación. Por eso duelen los muertos, heridos y las lágrimas que los lloran, pero no duelen de aquellos especuladores y miserables que lucran con tan sublime causa nacional y popular, no entendiendo que se trata de un sentimiento arraigado en el pueblo argentino: "Los hombres, normalmente no se conducen con los preceptos abstractos de la razón pura. Necesitan ver su ideal, encarnado en un hombre que los incite a seguirlo por la seducción del ejemplo" Manual del Ejercicio del Mando - Ejército Argentino

Por todo lo expresado, creo que los hechos de la guerra de Malvinas y Atlántico Sur, se agiganta por las proesas realizadas por los nobles Combatientes, a medida que transcurre el tiempo, y por otro se empequeñese la de los detractores, malintencionados y vendepatrias, que la historia los juzgará porque entre "serás lo que debas ser o no serás nada" han elegido LA NADA.

Vcom. (R) VGM Horacio Ricciardelli
Presidente de Mov. CONDOR