Historia, Bases Doctrinarias y Objetivos del MCM Cóndor

 

… era necesario para descubrir la calidad de Moisés, que el pueblo de Israel sufriera la cautividad de Egipto… Nicola Macchiavelo “El Príncipe”

           

Cumpliendo el mandato de Dios, Moisés tardó 40 años en atravesar un desierto que tiene el tamaño de una provincia como Córdoba o Santiago del Estero. No tardó tanto tiempo porque sí. Era necesario que cuando llegaran a la Tierra Prometida tuvieran que luchar por ella, para ocuparla y defenderla, que murieran en el camino los viejos con mentalidad de esclavos que se rendirían y dejarían esclavizar antes de comenzar el primer combate, que murieran los adoradores del Becerro de Oro que, como corruptos, venderían el esfuerzo de su pueblo, que nacieran en el desierto los que serían educados como creyentes y guerreros, los que llevaran a cabo el mandato de Dios para que en su seno pudiese nacer NS Jesucristo.

Moisés es uno de los grandes conductores de la historia y nunca se dejó llevar por una impaciencia que frustrara la Trascendencia del Designio Divino y su mandato: “Te envío para que liberes a mi pueblo” Ex 3:10.  La misión de Liberación de los pueblos del Señor aún es una tarea pendiente y ésta es una historia, no de frustración sino de cómo la impaciencia y/o una desviación doctrinaria liberal pueden frustrar la Liberación.

            Cóndor como idea primigenia nace en el Penal Militar de Magdalena en 1988, cuando el Sistema hace coincidir a un grupo de militares arrestados a raíz de los sucesos de Semana Santa 1987, Monte Caseros y toma de Aeroparque de Enero 1988. Ya estaban allí los Comandantes del Proceso desde 1976 a 1982. La prisión militar hace desaparecer ciertos impedimentos al diálogo que existen entre Comandantes y oficiales subalternos cuando están en Servicio. Las discusiones entre ambos grupos sobre los hechos del Proceso y Malvinas, llevaron a los “recién llegados” a la conclusión que los planteos exclusivamente militares fueron superados por la Historia, que los objetivos no deben limitarse a una reivindicación puramente “gremial” sino que deben estar integrados a un cambio estructural en lo social, político y macro-económico; y que debe fundarse un Movimiento Nacional Cívico Militar para el logro de sus objetivos.

            El “Modin” nació en la Prisión de Magdalena y el Vcom. Horacio Ricciardelli es uno de sus fundadores. Con los indultos, los fundadores se integran en la vida civil y política.

            La pugna nacional-liberal nace con la Patria y no hay organización militar o civil que esté libre de ella. Por otro lado, la hegemonía cultural liberal como la concibe Gramsci, ha sido tan intensa y en todos los campos de la actividad diaria, que muchas veces tenemos tan incorporado al “enano liberal” en nuestras conductas, que nos es muy difícil superar estas conductas. Esto también pasó dentro del Modin entre muchos que no querían, ni podían superar su lastre liberal, y otros que hacían un esfuerzo nacional-revolucionario.  

            El núcleo fundador de Cóndor nace en el seno del “Modin” y con civiles de distintas extracciones que se agrupan en torno al Vcom. Ricciardelli y otros militares. Pronto se encontraron con muchos que, desde el Proceso, “no habían aprendido nada, no habían olvidado nada”.

            El “Modin” creció rápido y hacia atrás, desde un intento nacional a un retroceso al liberalismo. En poco tiempo se convirtió en una tercera fuerza, un aluvión civil de “agua, lodo y piedras”. Es muy difícil, excepto si se trata de un Conductor como el Tgrl. Perón aprender a conducir una fuerza de tal magnitud y, en el período de pocos meses, adoctrinar los cuadros revolucionarios, dotarlo de la experiencia necesaria, evitar las acechanzas del Sistema con sus tentaciones, sus infiltrados, los agentes concientes e inconscientes del enemigo, sus operaciones de inteligencia, las medidas defensivas de contra-inteligencia, la desinformación, las trampas ideológicas con origen en Londres (Adams Smith o Karl Marx), los defectos y vicios que el Sistema inculca en nuestras conductas, las contradicciones entre los ideales de unos y las mezquindades de otros, las ignorancias jactanciosas, las especulaciones individualistas, las cortes de los milagros, corruptelas que muchos alaban como “viveza criolla”, confundir los medios – las bancas de representantes - con  los fines de la Liberación.

            Nadie se hace conductor en un día, ni de un camión de 30 toneladas, ni de un avión de transporte, ni de un movimiento de liberación. Es necesario ir de lo chico a lo grande, de lo sencillo a lo complejo. Darle la conducción de una gran unidad estratégica de combate a quien no está capacitado sino para conducir pequeñas unidades tácticas, conduce a la derrota. Y la conducción política es mucho más difícil que la militar. Cuando se está en servicio sólo hay que mantener por inercia una disciplina que ya estaba en la institución. Cuando se es conductor político se debe estimular una auto-disciplina de los militantes que surja de su propia convicción y generosidad patriótica. No hay reglamento, ni militar ni político, que obligue a un hombre como Belgrano y tantos otros, a que abandonen todo por el servicio a la Patria. Y nos llega al alma la enseñanza de NS Jesucristo, ante el egoísmo del joven rico que pese a su discurso piadoso se negó a abandonar sus bienes: “… es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos” Mt 19:24        

            Vimos en estas luchas internas del Modin porqué Moisés persiguió a los adoradores del Becerro de Oro. No es una historia de dimes y diretes entre militantes sino de conductas a superar, del lastre de prácticas que arrastramos y nos impiden liberarnos, porque debemos hacer una Lucha Santa contra el Enemigo Externo y una Lucha Santísima contra el Enemigo Interno, porque nosotros mismos, no podemos vencer al Enemigo Externo si no nos vencemos a nosotros mismos; que el Enemigo nos vence desde adentro y no podemos hacer armas buenas con malos materiales.

            Estas disidencias entre los impacientes por mejorar su situación personal a la brevedad posible, y los partidarios de construir algo trascendente, se manifestó – y con violencia – en Agosto de 1993. Así se desprendió “Cóndor” del “Modin” y comenzó la “travesía del desierto”. Los sucesos de las constituyentes de 1994 nos confirmaron que estábamos en lo cierto.

            En Semana Santa de 1995 tuvimos la suerte que nos visitara el Cdte. Hugo Chávez Frías y luego el cro. Vcom. (R) H. Ricciardelli lo visitó por primera vez en Caracas en Junio de 1996. Fue una gran experiencia e intercambio de Información Estratégica respecto a América Latina y el Tercer Mundo. Los cros. Chávez y Ricciardelli firmaron un pacto bolivariano-sanmartiniano y, desde entonces somos hermanos en la Lucha de Liberación.

            Las líneas estratégicas comunes, con variantes tácticas que dependen de cada país, pueden delinearse en:

 

1. Una dirigencia revolucionaria nueva. Los acontecimientos del 11.Abril en  Venezuela nos muestran contra que clase de enemigo debemos enfrentarnos. Su discurso sobre la Democracia es una hipocresía. Cuando ven en peligro sus inversiones e intereses no vacilan en el Golpe de Estado y la Dictadura.

            Pero lo más importante de todo, su arma más eficaz, es la Inteligencia que explota la Corrupción local. Ya desde las Invasiones Inglesas, William White – jefe de la Inteligencia británica en Buenos Aires, escribía a Lord Strangford que pagaba a Saturnino Rodríguez Peña y Aniceto Padilla £ 360 al año – salario de dos capitanes de fragata de la Royal Navy - para mantener dos células de inteligencia, pero estas permitieron la información necesaria para las Invasiones Inglesas, el robo del tesoro de Sobremonte y la fuga del General Beresford y sus oficiales.

            La corrupción nos acompaña, nos divide, nos enfrenta y nos vence desde antes de la Revolución de Mayo y ha sido la madre de todas nuestras derrotas. Belgrano, Moreno, Güemes, Artigas, San Martín, Dorrego, Rosas, y muchos otros cayeron derrotados por la corrupción. Leandro N. Alem, Hipólito Irigoyen, Juan D. Perón, no dejaron descendientes y los movimientos que ellos fundaron cayeron en manos de corruptos integrados al Sistema.  

 

“Nuestro objetivo (para vencerlos) no es luchar contra los argentinos sino que ellos luchen entre si” Lord Palmerston al Parlamento en Londres - 1849

 

            Cuando hablamos de dirigencia revolucionaria nueva,  nos referimos a que no hay  salida dentro del Sistema. Es necesario cambiar el Sistema y por eso es revolucionaria, y debe ser nueva porque no podemos triunfar con las viejas prácticas que nos hacen caer en la corrupción, la división, el enfrentamiento y la derrota.

            La dirigencia revolucionaria nueva no puede practicar los usos de la vieja política corrupta compartiendo la Ética materialista del Imperio. El Imperio, como Roma lo hizo en Palestina, como Inglaterra en Argentina, sólo puede vencer cuando impone su ética. El imperio solo puede ser vencido, como lo hicieron Pedro y Pablo en Roma, cuando el oprimido impone su Ética al Imperio.    

            Nunca están demás todas las medidas anti-corrupción que puedan tomarse, son medidas de vigilancia nacional. Los militantes deben estar muy atentos a las conductas de los dirigentes y muy especialmente a las corruptelas.

 

            “Los hombres son buenos, pero si se los vigila son mejores” Tgrl. Juan D Perón

 

            2. Estrategia Sin Tiempo. No significa quedarse sin hacer nada. Por el contrario, hay que hacer mucho pero superando los plazos egoístas y mezquinos que los pequeños burgueses de Argentina quieren para su salvación individual en lo material.

            Un régimen nacional-revolucionario como mero sistema de reparto ya no nos resulta posible dentro del Nuevo Orden Mundial y tampoco nos interesa. El Imperio del Nuevo Orden Mundial quiere imponerse en tres dimensiones: a) En el Espacio y abarcando todo el planeta; b) En el Tiempo y durando siglos; c) En el interior de nuestras mentes gobernando nuestros espíritus.

            Pero a medida que avanza su Tiranía Totalitaria, va creando lo que Perón llamaba los “anti-cuerpos”: son más y más los excluidos, los despojados, los condenados de la Tierra que confrontan la propaganda y las promesas con la realidad de la existencia. Son cada día más los engañados que se ven despojados y lloran su “paraíso burgués perdido”.              

            También son muchos los que se nos acercan histéricos y nos dicen “no nos dan los tiempos”. Pero no hablan de Tiempos en sentido bíblico sino de plazos procesales en el sentido de la Ley de Quiebras. Tienen un plazo de 50 días para llamar a Convocatoria de Acreedores y quieren que hagamos una revolución antes de ese plazo y que los salvemos de la quiebra. Aún si hiciéramos una revolución, aún si salvaran su negocio, luego se irían a sus casas y sin la más mínima Solidaridad por sus semejantes, y atribuyendo su salvación material sólo a sus propios méritos.

            Nuestros Tiempos son otros. Hemos aprendido de los mezquinos y miopes en que confiaron Yrigoyen y Perón, los que a los pocos años de la muerte de sus líderes traicionaron sus ideales y se vendieron al Sistema por corrupción. Nuestros Tiempos son los de Moisés. Nuestros Tiempos son los de una “travesía del desierto” en que vayan muriendo los viejos pequeños burgueses pancistas que derrotan cualquier cambio con su mezquindad egoísta y vayamos educando a los nuevos argentinos en una Ética y Moral Solidaria,  que sean los guerreros que derrumben las murallas del Jericó materialista que frustra a la Patria desde mucho antes de 1810.            

 

            “Hay un tiempo para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol; un tiempo para nacer y un tiempo para morir; un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado; un tiempo para matar y un tiempo para curar; un tiempo para demoler y un tiempo para edificar” Ecl. 3:1

 

            La impaciencia es contra-revolucionaria. No se puede construir sobre la arena. El apresuramiento provoca la derrota estratégica y, tales derrotas tardan décadas en ser superadas. La imprudencia no es una virtud revolucionaria ni beneficia al Bien Común.

 

            3. Etica y Nación. No incluimos acá un tratado de ética, o moral según la raíz latina. Pero, hasta el más materialista de los antropólogos ingleses, es decir del enemigo, reconoce que, una comunidad o una nación no pueden subsistir sin una ética y moral, y la única forma de conquistar y construir un imperio es destruir por dentro las bases ética-morales de los oprimidos.

            Nuestro objetivo no es político sino social: solucionar los problemas sociales de los oprimidos al terminar con la Opresión. La política es solo un medio para mejorar lo social. Una política que no mejore lo social no sirve.

            Toda política y/o economía debe estar subordinada a un concepto filosófico y este a su vez subordinado a un concepto religioso que genera la conducta ética/moral. La política y/o economía fallan si falta lo ético/moral que nace de lo religioso.

            Aún un Sistema material tan poderoso como el soviético cayó cuando faltó lo ético/moral y todo el sacrificio de sus pueblos quedó en manos de corruptos. Pudieron construir un Muro ‘material’ en Berlín, pero fracasaron al faltar un Muro ‘espiritual ético/moral’ que alejara las prácticas corruptas del imperialismo. Fracasaron en el terreno de la corrupción donde siempre ganan los que construyeron la “Civilización de la Corrupción”. Lo demás, opresión, hambre, guerra, muerte; es consecuencia de esta “civilización”.

            En esta lucha contra el imperialismo, la principal trinchera a defender es nuestro Espíritu. E nada sirve que avancemos sobre trincheras materiales si abandonamos la trinchera del Espíritu. No le interesa al Imperio que un ejército enemigo avance en el terreno material. Si retroceden en el Espíritu el Imperio ya venció. Es la historia de todo el imperio anglo-americano. Vencieron en la medida en que corrompieron. Aún en los choques entre británicos y americanos, cuando éstos se jactaban de ser “la segunda nación en la Historia fundada con las enseñanzas de la Biblia”, los británicos ganaron cuando se impusieron la visión mercantil y farisea y, lo que fue la primera ruptura con el Imperio, se transformó en un Imperio aún más poderoso.

            Detectados los corruptos, la Inteligencia británica los convierte en aliados, socios menores de su opresión imperial.     

            Pecados contra Dios y la Patria. El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la recta conciencia, es faltar al amor para con Dios y para con el prójimo, es el apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y lo rebaja al nivel de la bestia, y/o atenta contra la solidaridad humana. Se define como “una palabra, un acto o un deseo contrarios a la ley eterna”.

            El Pecado Social (Pecado del Mundo para S. Juan), es un mal humano fuera de la conciencia de los individuos pero que se imponen a ellas, son las Estructuras de Pecado o Violencia Institucional, las generadoras de Pecado Social. El Pecado Social no es la suma de pecados individuales sino Estructuras económico-sociales sustentadas por una visión ética-cultural corrupta.      

            Las estructuras no pecan pero son eficaces colaboradoras del Mal, usadas no solo para cometer injusticias sino para justificar las mismas injusticias. Las malas estructuras ético-morales son lo que la tendencia al Mal es al individuo: arrastran al mal. Pensemos en estas estructuras que se convierten en jurídicas y justifican que el individuo se vea condenado a la miseria, despojado de su trabajo, de su techo, de su derecho a la educación, a la salud, sancionado con el hambre de sus hijos y la falta de futuro para su familia, la subsistencia en la marginalidad, el alcoholismo, la droga, el delito, la prostitución, la enfermedad.

            Pensemos en las estructuras que permiten pagar legalmente sueldos de hambre, que obligan legalmente a desviar recursos de los pobres para remitirlos a los banqueros, que obligan legalmente a las Fuerzas de Seguridad a reprimir a los despojados, que obligan legalmente a quienes Juramos Lealtad a la Patria y a su Bandera, a cruzarnos de brazos mientras castigan los cuerpos y espíritus de nuestros hermanos a quienes amamos. El Segundo Mandamiento es “Amarás al prójimo como a ti mismo” pero las Estructuras nos obligan legalmente a cruzarnos de brazos mientras los Mercados, sus banqueros, sus políticos, sus jueces, castigan a nuestros hermanos y sus periodistas presionan y mienten para que sigamos cruzados de brazos.

 

            “Las Estructuras de Pecado son expresión y efecto de los pecados personales. Inducen a sus víctimas a cometer el mal. En un sentido analógico constituyen un ‘pecado social’”. Catecismo de la Iglesia Católica – 1869.

           

Las Estructuras de Pecado son también un Mal si adherimos a ellas, si nos aprovechamos de ellas, si las apoyamos y reforzamos porque convienen a nuestros intereses, si seguimos el mensaje de los medios de comunicación y vamos contra nuestros mandatos como creyentes y argentinos. Adherimos por pasividad y omisión si nos convertimos en perros guardianes de los poderosos y los corruptos. No nos importa tener problemas con la Ley. Lo que no queremos es tener problemas con Dios por desobedecer. Dios nos pide que amemos al prójimo y los banqueros nos ordenan la destrucción del prójimo ¿Qué camino debemos tomar? 

 

            “Nadie puede servir a dos señores porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero” “Bienaventurados los perseguidos por practicar la Justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de Dios” “Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”  Mt 6:24, 5:10, Hech.5:29 

 

            ¿Patria o Estructura de Pecado? Muchos no tienen conciencia de su responsabilidad social y patriótica porque no ven la institucionalización del Pecado Social. Viendo una escuela carente de lo elemental, un hospital, una villa miseria, se comienza a percibir que la gran mayoría de los problemas sociales y nacionales no son algo natural sino un resultado de la dependencia. Son resultado del conjunto de normas, leyes, sistemas, instituciones; que deben ser extirpados o cambiados si queremos tener una Patria.

            La situación privilegiada de unos pocos, la situación miserable de muchos, son dos caras de la misma moneda. No quedemos en la actitud hipócrita de quienes dicen “yo no tengo la culpa”. Hay pobres porque hay ricos, porque hay injusticia, porque hay violencia jurídica y se convierte en violencia social. No escondamos la cabeza como el avestruz, la violencia alcanzará a unos y a otros, de una u otra forma. “Ustedes creen alejar el día de desgracia y apresuran el reino de la violencia… y terminará la orgía de los libertinos” Am. 6:3

            Hemos Jurado Lealtad a la Patria y su Bandera. No podemos quedar de brazos cruzados si las Estructuras Liberales de Pecado azotan nuestra patria y nuestro pueblo. No podemos quedar en la postura formal que nos ató las manos, como en Malvinas, cuando estábamos en guerra y el ministro Alemann proponía privatizar todas las empresas del Estado, el patrimonio nacional, y pagaba los intereses de la deuda a los mismos bancos que financiaban la guerra en contra nuestro.

            Hay terrorismo en lo físico y subversión en lo filosófico. Ambos se expresan en términos de izquierda y derecha. No es casualidad que el escocés Adams Smith y el alemán Karl Marx hayan trabajado y escrito en Londres. Son dos brazos de la misma tenaza, del mismo concepto materialista del hombre.

            El Proceso fue un fracaso, una derrota nacional, porque combatió sólo el brazo izquierdo de la subversión y permitió al brazo derecho seguir creciendo, destrozando la Patria, permitiendo que el liberalismo asolara cada vez más a nuestro pueblo. Las FFAA y FFSS también pagan caro haberse convertido en perros guardianes de los poderosos. Salieron a reventar cuevas mientras los Martínez de Hoz, los Alemann y los Cavallo hacían su negocio.       No se puede defender a la Patria con la visión liberal del enemigo.

 

            ¿Dios o Dinero? ¿Religión de Imperio o Religión de Oprimidos?

 

“El dinero es el ídolo de nuestro tiempo… y, según la fortuna también miden la honorabilidad… Todo esto se debe a la convicción de que con la riqueza se puede todo. La riqueza es uno de los ídolos de nuestros días…” Catecismo de la Iglesia Católica – 1723

 

            El dinero es unidad de valor y medio de cambio, ¿El dinero debe estar al servicio del Bien Común o la Patria al servicio del Dinero? En torno a esta pregunta los argentinos se han dividido y desangrado desde que se contrajo la primera Deuda Externa con Baring Brothers en 1821.

            Los fenicios mataban a sus hijos en el altar del dios del dinero y para ser beneficiados con más dinero. En Argentina mueren más de 100 chicos al día, más de 36.500 al año, por hambre y otras causas evitables, mientras se destinan recursos a los Dueños del Dinero. No hemos avanzado nada desde los fenicios, ni podemos seguir con una Patria al servicio del Dinero.

            Los liberales, y más desde lo medios de comunicación; piden, ordenan, imponen, exigen, obligan, advierten y usan todo el arsenal de guerra sicológica para que paguemos la Deuda Externa no importa que sacrificio cueste. Los liberales han fracasado, lo demuestra la situación social, y su única respuesta es pedir más de lo mismo, es pedir y provocar más sufrimiento para seguir robando:

 

“Y Dios les responderá: ‘Los aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos. Lo hicieron conmigo’” Mt 25:36

           

            No podemos seguir con la Patria al servicio del Dinero. Como mínimo debemos controlar, para empezar, los bancos, el sistema financiero-previsional y el comercio exterior, la tierra para el que la trabaja y no para el que especula, los recursos naturales al servicio del pueblo, la liberación de la esclavitud del dinero... Los liberales se horrorizarán y dirán que somos socialistas. ¿Y qué?

 

            “La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. Nadie consideraba a sus bienes como propios sino que todo era común entre ellos… Ninguno padecía necesidad, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían y ponían el dinero a disposición de los Apóstoles, para que se distribuyera a cada uno según sus necesidades” Hechos 4:32

 

Nuestro socialismo es mucho más antiguo, y más peligroso para los liberales, que el marxismo, viene desde la primera comunidad cristiana en Jerusalén,  hace 2.000 años, y fue fundado por los propios apóstoles. Ha sobrevivido a todo tipo de persecuciones; de mercaderes de templo, imperios, emperadores, esclavistas y fariseos. El cristianismo fue la base de una Civilización superadora de la Roma materialista y es la Religión de la Solidaridad como expresión del “Ama al prójimo como a ti mismo”. Los liberales son el partido de los ricos contra los pobres, de los egoístas sin solidaridad contra los pobres, el pueblo de Dios.

 

“No regalas al pobre una parte de lo tuyo, sino que devuelves algo de lo que es suyo, porque lo que es común y dado para el uso de todos, te lo apropias tu solo. La tierra es de todos, no de los ricos. Devuelve por lo tanto, una cosa debida. No regalas algo no debido” San Ambrosio de Milán “Para todos h sido creado el mundo, pero unos pocos se esfuerzan en defender que es solo de ellos” San Juan Crisóstomo.

 

Dios confió la Tierra y sus recursos a la administración común de la humanidad para que cuidara de ellos, los dominaran mediante su trabajo y se beneficiara de sus frutos. (Gn. 1:26-29) Los bienes de la creación están destinados a todo el género humano. La tierra se reparte entre los hombres para dar seguridad a su vida, expuesta a la penuria y amenazada por la violencia. La apropiación de bienes es legítima para garantizar la libertad y la dignidad de las personas, para ayudar a cada uno a atender sus necesidades fundamentales y las de los que están a su cargo. (Catecismo de la Iglesia Católica – 2402)

La apropiación de la tierra, y sus bienes, es ilegítima cuando no garantiza sino que agrava la situación de inseguridad de la vida, la penuria, la violencia,  desampara la libertad y la dignidad, y abandona  las necesidades fundamentales al Bien Común.

            

Del Robo al Bien Común y lo que encubre.VII No Robarás”. Dios = Dominus en latín, es Dueño de la Tierra. Lo que le cede al hombre es la tenencia temporal de la tierra para que cumpla su mandato: “Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra… ” Gen. 1:28. Luego: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente” Gen. 4:19.

Es una blasfemia liberal decir que la tierra y sus bienes son propiedad privada de unos ricos y hasta el fin de los tiempos, al servicio del lucro y no del Bien Común.

El robo, de la tierra y sus bienes, es la usurpación del bien ajeno contra la voluntad razonable de su dueño. En el Séptimo Mandamiento están no sólo los delitos del Código Penal;  hurto, robo, extorsión, estafas, usura, quiebras fraudulentas, vaciamientos, usurpación, piratería, delitos contra la salud, cohecho, malversación, exacción, enriquecimiento ilícito, prevaricato, falsificación, fraudes al comercio y subversión económica; y agravados cuando además en lo social perjudican la vida, salud, integridad o libertad de sus semejantes.

Son ofensas al Séptimo Mandamiento la especulación con bienes de necesidad inmediata, el pago de salarios injustos, elevar los precios monopolizando bienes necesarios, la corrupción para viciar el juicio de los que toman decisiones, la apropiación de bienes sociales, los servicios públicos mal hechos, los gastos públicos excesivos y/o innecesarios, el despilfarro de bienes sociales, el daño a la propiedad social, la promesa electoral no cumplida, la esclavitud encubierta o no, las políticas que niegan el acceso al trabajo y provocan la desocupación, crear  desempleo para lucrar con el “libre comercio” o las paridades cambiarias, el atentar contra la justicia social. El Régimen que padecemos se basa en la violación sistemática del Séptimo Mandamiento.

 

La Subversión Liberal. El Principio y Fin del Liberalismo es la desobediencia al Décimo Mandamiento: “No codiciarás… nada que sea de tu prójimo”. Todos estos males tienen origen en la violación del Décimo Mandamiento. La Codicia es el motor del Liberalismo y sus males.

El fin legítimo de la política y la economía es el social, mejorar el Bien Común. El lucro puede ser uno de sus medios, siempre y cuando no afecte a la Solidaridad Social. El Bien Común de la Patria y el Pueblo esta por encima de todo interés individual y egoísta.

Pero el liberal, subvierte estos conceptos elementales y pone el beneficio individual por encima del Bien Común de la Patria y el Pueblo. Para ello no vacila en la Violencia, institucional, social o la que sea. Luego no vacila en la mentira y hacer aparecer a las víctimas como victimarios.

Por supuesto que algunos países les resultó bien el liberalismo, pero el liberalismo del primer mundo también incluye la piratería, la conquista, el saqueo al Tercer Mundo, el esclavismo, la guerra, el tráfico y las guerras del opio, el comercio monopólico, el imperialismo, la intervención militar para el cobro de deudas usurarias, la violación de todo derecho humano, los crímenes contra la humanidad, la violencia institucional contra los pobres, etc.

 Los liberales del Primer Mundo ocultan el hecho fundamental que, para que cada habitante del Primer Mundo pueda ser rico, hay muchos habitantes del Tercer Mundo que deben ser pobres y saqueados de sus recursos. En el Primer Mundo no hay país rico que en su momento no haya usado a los pobres como carne de cañón en sus guerras de saqueos o en la explotación obrera más despiadada. El primer insumo de su riqueza fueron sus propios pobres y el segundo los colonizados a quienes rebajaron a pobres mediante las guerras coloniales.

Los liberales argentinos lo saben y lo callan. Aspiran a seguir en su papel de oligarquía intermediaria entre los ricos extranjeros y los argentinos pobres, en ser los socios menores en el saqueo y destrucción de la Patria. No sólo son subversivos, son Traidores a la Patria.

El deber del cristiano es servir a su prójimo pero los liberales quieren que la Patria y el Pueblo estén a su servicio: “ustedes saben que los jefes de las naciones dominan sobre ellas y los poderosos hacen sentir su autoridad. Entre ustedes no será así. Al contrario, el que quiere ser grande que se haga servidor de ustedes”.           

Sabemos que piensan de nosotros los liberales. No importa que calificativo nos pongan. Les toca a los liberales demostrar que son cristianos y patriotas.

 

Obligación de Resistencia a la Opresión. El ciudadano tiene obligación en conciencia de no seguir las prescripciones las autoridades civiles cuando estas son contrarias la las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas o a las enseñanzas del Evangelio. (Catecismo de la Iglesia Católica – 2242).

Cuando hay antagonismo entre el servicio de Dios y el servicio político, se da prioridad a: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”Mt 22:21.

Cuando la autoridad pública, excediéndose en sus competencias, oprime a los ciudadanos, estos deben obedecer sólo las exigencias objetivas del Bien Común, les es lícito defender sus derechos y los de sus conciudadanos contra el abuso de esta autoridad guardando los límites que señala la ley natural y evangélica (Catecismo de la Iglesia Católica – 2242).

En la resistencia a la opresión se podrá recurrir legítimamente a las armas cuando se reúnan las siguientes condiciones: 1) en caso de violaciones ciertas, graves y prolongadas de los derechos fundamentales, 2) después de haber agotado todos los otros recursos, 3) sin provocar desórdenes peores, 4) que haya esperanza fundada de éxito, 5) si es imposible prever razonablemente soluciones mejores. (Catecismo de la Iglesia Católica – 2243).

La legítima defensa puede no solamente ser un derecho sino un deber grave, para el que es responsable de la vida de otro, del Bien Común de la familia o de la sociedad. La preservación del Bien Común de la sociedad exige colocar al agresor en estado de no poder causar perjuicio. Catecismo de la Iglesia Católica – 2265).

  

Resumen:

 

-          El liberalismo es dañino para Argentina y así lo demuestra la realidad, la única verdad.

-          También demostró ser una fuerza subversiva causante de un terrorismo social.

-          No piensa ni reconocer ni reparar su daño al Bien Común, sino por el contrario, su intención es agravarlo.

-          Una oligarquía liberal no es un hecho unipersonal  sino social. Se trata de una serie de elites oligárquicas en lo político, económico, jurídico, periodístico y sindical; que se encubren y defienden mutuamente. No se trata de convencer a una persona sino que se trata de obligar a una clase a dejar el Poder.

-          Para combatir con legitimidad a esta clase usurpadora, es necesario que del seno del pueblo surja una conducción con legitimidad de origen y de fines. La contradicción principal es entre una minoría anti-patriótica y una gran masa popular. Deben dejarse de lado las contradicciones secundarias que hay en el seno del pueblo para concentrar las fuerzas contra el enemigo principal.

-          La obra nacional no puede ser una obra de minorías ya que sería reemplazar una oligarquía por otra. Debe ser obra de un movimiento popular. Este no se construye en poco tiempo y la impaciencia puede ser contrarrevolucionaria.

-          Esta oligarquía intentará prolongar su dominio fomentando la división y el enfrentamiento popular. Los miembros de las fuerzas de seguridad y policiales a los que se le dé la orden de represión al pueblo, deben ser concientes de que es una orden injusta y antinacional. Además la oligarquía trata de enfrentar “pueblo en uniforme” con pueblo civil.

-          En ese plan de enfrentamiento, el Imperio tratará de que sus agentes se infiltren en las movilizaciones populares para provocar una violencia contrarrevolucionaria. No debemos caer en los errores de los ’70. La prudencia y el diálogo constructivo entre todos los sectores es la mejor garantía de triunfo.

                                            

Por Vcom. (R) Horacio Ricciardelli

 

Cóndor

Secretaría de Doctrina

Bs. As. 25. Jun.02

 

“en defensa de la patria… todo es lícito menos dejarla perecer” José de San Martín