CONSEJO DE SEGURIDAD NACIONAL

 

                                                                                                                                Noviembre 26, 1975

 

 

 

Decisión De Seguridad Nacional, Memorando 314

 

A:                            El Secretario de Estado

                                El Secretario del Tesoro

                                El Secretario de Defensa

                                El Secretario de Agricultura

                                El Secretario de Salud, Educación, y Bienestar

                                El Administrador, Agencia para el Desarrollo Internacional

 

TEMA:                   Consecuencias del Crecimiento Mundial de la Población para la Seguridad de los Estados Unidos y sus Intereses de Ultramar.

 

El Presidente ha recibido la respuesta inter-agencia a NDSM 200[1] y el Memorando de cobertura del Presidente del Comité del Sub-Secretario del NSC (Consejo de Seguridad Nacional).  El cree que el liderazgo de los Estados Unidos es esencial para combatir el crecimiento poblacional, para implementar el Plan de Acción Población Mundial, y para avanzar la Seguridad de los Estados Unidos y sus intereses de ultramar.  El Presidente endosa las recomendaciones políticas contenidas en el Resumen Ejecutivo de la respuesta NSSM 200, con las siguientes observaciones y excepciones:

 

Programas AID:

Se debe tener cuidado que nuestros esfuerzos en el programa AID no sean tan difusos (diluidos) como para que tengan poco impacto sobre aquellos países que contribuyen el crecimiento mayor al incremento poblacional, y en donde las reducciones en fertilidad son más necesitadas para el progreso social y económico.

 

Investigación y Evaluación:

Se debe llevar a cabo un examen de la efectividad de los programas de control poblacional en los países en todos los niveles de desarrollo, pero con énfasis en los LDC’s (Países con Bajo Nivel de Desarrollo).  El examen debe incluir una evaluación de los esfuerzos del Programa AID así como también otros esfuerzos de grupos nacionales e internacionales.  El estudio debe intentar determinar el efecto separado (individual) del programa poblacional, considerando (descartando) otros factores económicos o sociales que puedan haber influido en la fertilidad.

 

Se deben investigar aspectos más amplios para examinar otros factores que influyan sobre el cambio (o no cambio) de la tasa de natalidad en diferentes países.

 

Fondos para los Programas Poblaciones:

El Presidente desea que se lleve a cabo una pronta revisión para examinar las recomendaciones específicas para proveer de fondos a las áreas de Asistencia Poblacional y Planificación Familiar para el período posterior al Año Fiscal 1976.  El Presidente desea un análisis detallado de los niveles de dineros recomendados en el Estudio NSSM 200, teniendo en cuenta su deseo de adelantar los objetivos poblacionales.  Este análisis debe incluir criterios de evaluación de rendimiento para asegurar que cualquier fondo adicional sea utilizado de la manera más efectiva.  El nivel adecuado de fondos para programas multilaterales que apoyan eficientemente este objetivo debe ser incluidos en esta revisión.  El Presidente de USC es el responsable de la preparación de este análisis, que debe ser completado dentro de los 60 días a partir de este NSDM (Memorandum).

 

El Rol de Otros Países:

Se debe dar énfasis a fomentar la cooperación internacional en la reducción del crecimiento poblacional al seguir las recomendaciones del Plan de Acción Población Mundial.  Es importante obtener contribuciones de otros países desarrollados y nuevos ricos para programas bilaterales y multilaterales.

 

Estrategia Básica para los Programas Poblacionales de los Países en Desarrollo:

Los líderes de países en desarrollo claves deben ser alentados a apoyar los programas nacionales y multilaterales de asistencia poblacional.

El objetivo de los Estados Unidos en esta área es trabajar de cerca con otros, en vez de imponer nuestro punto de vista.  Nuestros esfuerzos deben estar basados en enfatizar la relación entre una reducción del crecimiento poblacional y las resultantes ganancias económicas y sociales para las naciones más pobres.  En todos estos esfuerzos, debemos reconocer la dignidad básica del individuo y su derecho para escoger libremente sus objetivos familiares y las alternativas de planificación familiar.

 

Objetivos Poblacionales Nacionales y Mundiales:

El Presidente cree que la recomendación contenida en el párrafo 31© del Resumen Ejecutivo (de la NSSM 200) que trata sobre el anuncio de un objetivo nacional para los Estados Unidos está afuera del alcance de NSSM 200.  Por supuesto, los esfuerzos internos en esta área deben continuar para alcanzar reconocimiento mundial de que los Estados Unidos han estado poniendo exitosamente en práctica las recomendaciones básicas del Plan de Acción Mundial y que la tasa de natalidad de la nación está por debajo del nivel de fertilidad de reemplazo.  Para obtener el apoyo de los ciudadanos de Estados Unidos para nuestro compromiso (envolvimiento) en los programas poblacionales internacionales, es importante que ellos reconozcan que el crecimiento excesivo de la población mundial puede provocar problemas domésticos incluyendo la expansión económica así como la inestabilidad mundial.

Con respecto a la consideración de los Objetivos Poblacionales Mundiales en párrafo 31(b), debe ser entendido que el objetivo general de alcanzar niveles de fertilidad de reemplazo globales para el año 2000 no implica interferencia en las políticas nacionales de otros países.

El Comité de Sub-secretarios, en conjunto con todas las Agencias relevantes del Poder Ejecutivo, puede considerar hacer futuras recomendaciones al Presidente en estos temas.

Coordinación de la Política Poblacional Global de los Estados Unidos:

La implementación de una estrategia poblacional mundial de los Estados Unidos requiere de una coordinación cuidadosa.  La respuesta a NSSM 200 es un buen comienzo, pero, como se hace notar arriba, existe la necesidad de examinar más la mezcla de la estrategia de asistencia de los Estados Unidos y su aplicación más eficiente.

El Presidente, por lo tanto, encarga al Presidente del Comité de Sub-secretarios del NSC, la responsabilidad de definir y desarrollar la política en el área poblacional y para coordinar su implementación más allá de NSSM 200.

Se instruye al Presidente (del Comité) que debe entregar un Informe inicial dentro de los seis meses a partir de la presente fecha acerca de la implementación de esta política, con recomendaciones acerca de cualquier modificación de nuestra estrategia, asignación de fondos, y particularmente en la identificación de posibles deficiencias.  Posteriormente, el Presidente (del Comité) debe entregar Informes anuales al Presidente.

El Presidente (del Comité) está autorizado a requerir de otros grupos o Agencias que le ayuden en esta tarea según se requiera.  Para el propósito de implementar este NSDM, el Comité de Sub-secretarios debe incluir, además de los miembros destinatarios, representativos correspondientes a las siguientes Agencias:

 

                                Consejo sobre Calidad Ambiental

                                Oficina de Administración y Presupuesto

                                Consejero de Ciencias Presidencial

 

                                               

                                                                                                Firmado: Brent Scowcroff

 

FIN DEL MEMORANDUM 314.-

Traducido por Mario Eduardo Rossi

CA. USA.

mrossi@geosysint.com


 

CONSEJO DE SEGURIDAD NACIONAL

WASHINGTON, D.C. 20506

24 de Abril, 1974

 

Memorandum Estudio Seguridad Nacional 200

------------------------------------------------------------

 

A:            El Secretario de Defensa

El Secretario de Agricultura

El Director de Inteligencia Central

El Secretario de Estado Suplente (Deputy)

El Administrador, Agencia para el Desarrollo Internacional

 

TEMA: Implicancias del Crecimiento Poblacional Mundial para la Seguridad

de Estados Unidos e Intereses de Ultramar

 

El Presidente ha requerido un Estudio del impacto del crecimiento poblacional mundial sobre la seguridad de los EE.UU. e intereses de ultramar.  El Estudio debe analizar al menos hasta el año 2000, y utilizar varias proyecciones alternativas razonables de crecimiento poblacional

Desde el punto de vista de cada proyección, el estudio debe determinar:

a.        La velocidad de desarrollo, particularmente en países más pobres;

b.       La demanda de productos exportados por EEUU, especialmente de alimentación, y los problemas de comercio para EEUU que pueden surgir de competición de fuentes alternativas; y

c.        La probabilidad de que el crecimiento o desequilibrio poblacional producirá políticas extranjeras perturbadoras[2] e inestabilidad internacional.

El estudio debe estar enfocado a las consecuencias internacionales políticas y económicas del crecimiento poblacional, y no a los aspectos ecológicos, sociológicos, u otros. 

El Estudio debe entonces ofrecer planes alternativos de acción para los EEUU en su manejo de asuntos poblacionales en el extranjero, particularmente en países en vías de desarrollo, y con énfasis especial en las siguientes preguntas:

a.        ¿Cuáles nuevas iniciativas por parte de los EEUU son requeridas para enfocar la atención internacional al problema poblacional?

b.       ¿Pueden nuevas innovaciones o desarrollos tecnológicos reducir el crecimiento o disminuir sus efectos?

c.        ¿Podrían los EEUU mejorar su asistencia en el área poblacional, y de ser así, de qué manera y a través de cuáles Agencias: bilaterales, multilaterales, o privadas?

El Estudio debe tener en cuenta la preocupación del Presidente de que la política poblacional es un asunto humano íntimamente relacionado con la dignidad del individuo y el objetivo de los EEUU de trabajar de cerca con otros, en vez de imponer nuestros puntos de vista sobre los otros.

El Presidente ha ordenado que el Estudio sea llevado a cabo por el Comité de Subsecretarios del Consejo Nacional de Seguridad (NSC).  Se le pide al Presidente del Comité de Subsecretarios que entregue el Estudio junto con las Recomendaciones de Acción del Comité no más tarde del 29 de mayo  de 1974, para la consideración del Presidente.

 

HENRY A. KISSINGER

cc:  Chairman, Joint Chiefs of Staff

 

 

NSSM 200:

 

CONSECUENCIAS DEL CRECIMIENTO POBLACIONAL PARA LA SEGURIDAD DE LOS ESTADOS UNIDOS Y SUS INTERESES DE ULTRAMAR

 

 

10 de Diciembre, 1974

 

 

 

 

CLASIFICADO POR Harry C. Blaney, III

SUJETO AL PROGRAMA DE DESCLASIFICACION DE LA ORDEN EJECUTIVA 11652, AUTOMÁTICAMENTE REBAJADO CADA DOS AÑOS,

Y DESCLASIFICADO EL 31 DE DICIEMBRE DE 1980.

 

Este Documento solo puede ser desclasificado por la Casa Blanca.

--------------------------------------------------------------------------------

 

Desclasificado/Liberado el 3/7/89

Bajo las provisiones de la Orden Ejecutiva 12356

Por F. Graboske, Consejo de Seguridad Nacional

 

 

 

 

RESUMEN EJECUTIVO

Tendencias Demográficas Mundiales

 

a.    El crecimiento de la población mundial desde la Segunda Guerra Mundial es cuantitativa y cualitativamente diferente que cualquier otra época previa de la historia humana.  La rápida reducción en las tasas de mortalidad, sin una reducción comparable de las tasas de natalidad, ha llevado las tasas de crecimiento globales a un valor cercano al 2% anual, comparado con cerca de un 1% antes de la Segunda Guerra Mundial, por debajo del[3]  0.5% entre 1750-1900, y tasas mucho menores antes de 1750.  El efecto es que la población mundial se duplica cada 35 años, en vez de cada 100 años.  Casi 80 millones se agregan cada año, comparado con 10 millones en 1900.

b.    El segundo aspecto nuevo de la tendencia poblacional es el contraste entre los países ricos y pobres.  Desde 1950, la población de los países ricos ha crecido con una tasa del 0.5 a 1% anual, mientras que en los países  pobres la tasa es 2.0 a 3.5% anual (duplicándose en 20 a 35 años).   Algunos de los crecimientos más importantes son en áreas densamente pobladas y con una base de recursos débil.

c.    Por la inercia de la dinámica poblacional, las reducciones en las tasas de natalidad afectan los números totales lentamente.  Las altas tasas de natalidad en el pasado reciente han resultado en una alta proporción de grupos de edad jóvenes, de tal manera que habrá crecimientos significativos poblacionales por muchos años, aún cuando la familia de dos hijos se convierta en la norma en el futuro.  Las políticas de reducción de fertilidad tendrán su efecto principal sobre los números totales solamente después de varias décadas.  Sin embargo, si se pretende mantener los números futuros dentro de límites razonables, es urgente iniciar la toma de medidas que reduzcan la fertilidad en las décadas de 1970 y 1980.  Más aún, los programas que se inicien ahora para reducir las tasas de natalidad tendrán ventajas en el corto plazo en los países en desarrollo, al disminuir la demanda de alimentación, salud, educación, y otros servicios, y al incrementar su capacidad para contribuir a inversiones productivas, por lo tanto acelerando el desarrollo.

d.    Las estimaciones de las Naciones Unidas utilizan la población de 1970 de 3.600 millones como base (hay casi 4 mil millones ahora) y proyectan entre 6 y 8 mil millones de personas para el año 2000 con una estimación media de los EEUU de 6.400 millones. Las proyecciones medias de los EEUU muestran una población mundial de 12.000 millones para el año 2075 lo que implica un incremento de 5 veces en el Sudeste de Asia y América Latina y un incremento de 7 veces en África, comparado con incremento de 2 veces en el Este de Asia y un incremento del 40% en los países desarrollados (ver Tabla 1).  La mayoría de los demógrafos, incluyendo los Consejos de Población de las Naciones Unidas y de los Estados Unidos creen que 10 a 13 mil millones es el nivel más probable de estabilidad poblacional mundial, aún con esfuerzos intensivos en control de fertilidad.  (Estas proyecciones asumen que suficientes alimentos pueden ser producidos y distribuidos para evitar limitaciones causadas por hambrunas.)

 

Suficiencia de los Suministros de Alimentos Mundiales

e.    El crecimiento poblacional tendrá un serio impacto en la necesidad de alimentos, especialmente en los países de menor desarrollo (LDCs)[4], más pobres y de mayor crecimiento.  Aún cuando la producción agrícola mundial total puede expandirse más rápido que el crecimiento poblacional, asumiendo condiciones climáticas normales y crecimiento de producción alimenticia según las tendencias actuales, existirán de todas maneras problemas serios en el financiamiento y la distribución de alimentos, haciendo que la escasez, aún a los niveles de malnutrición actuales, probables en muchas de las regiones más grandes y populosas de los LDCs[5] .  Actualmente de 10 a 20 millones de personas mueren cada año debido, directa o indirectamente, a malnutrición.  Más serias aún son las consecuencias de fallas mayores[6]  de cosechas, que probablemente ocurrirán de tiempo en tiempo.

f.    La consecuencia más seria en el corto y mediano plazo es la posibilidad de hambrunas masivas en algunas regiones del mundo, particularmente en las regiones más pobres.  Los requerimientos mundiales de alimentos crecen a una tasa anual de 2 a 2.5% (haciendo una modesta reducción por mejoras dietéticas y nutrición) en circunstancias en que los fertilizantes y tierras con buena agua fácilmente disponibles ya están siendo utilizadas. Por lo tanto, incrementos en la producción de alimentos deben provenir fundamentalmente de mejores rendimientos. Países con gran crecimiento poblacional no pueden costear el incremento constante de sus importaciones, y para ellos poder incrementar su producción de alimentos de manera constante a una tasa de 2 a 4% anual en la próxima generación o dos es un desafío formidable.  Los requerimientos de capital y de divisas para la agricultura intensiva son grandes, y se agravan por el incremento de los costos de energía y la escasez e incremento de los precios de fertilizantes.  Los problemas institucionales, técnicos, y económicos de transformar una agricultura tradicional también son muy difíciles de superar.

g.    Además, en algunas regiones sobre-pobladas, el crecimiento rápido poblacional presiona sobre un medio ambiente frágil, de manera tal que amenaza la producción de alimentos a largo plazo: al cultivar tierras marginales, sobre-pastoreo, desertificación, deforestación, y erosión de suelos, con la consecuente destrucción de la tierra y contaminación del agua, rápida sedimentación de diques, y deterioro de las pesqueras de la costa y del interior.

 

Minerales y Combustibles

h.    El crecimiento rápido de la población no es en sí un factor de presión en recursos no-renovables (combustibles fósiles y minerales), dado que la demanda de ellos depende más de niveles de producción industrial que del número de gente.  Por otro lado, la dependencia del mundo de suministros minerales producidos en países en vías de desarrollo se está incrementando, y si el crecimiento poblacional frustra sus perspectivas[7] de desarrollo económico y progreso social, la inestabilidad resultante puede socavar las condiciones de expansión de la producción y flujo sostenido de tales recursos.

i.    Habrá serios problemas para algunos de los LDC’s[8] más pobres con el rápido crecimiento poblacional.  Les costará cada vez más pagar por las materias primas y energía necesarias.  Los fertilizantes, vitales para su propia producción agrícola, escasearán en los próximos años.  La importación de combustible y otros materiales causarán graves problemas que pueden incidir sobre los EEUU, tanto a través de la necesidad de suministrar mayor apoyo financiero y en los esfuerzos de los LDC’s para obtener mejores términos de comercio para sus exportaciones.

 

Desarrollo Económico y Crecimiento de la Población

j.    El rápido crecimiento poblacional creará una resistencia severa sobre las tasas de desarrollo económico que pudieran alcanzarse, a veces hasta el punto de prevenir incrementos en los ingresos ““per capita””[9].  Además del impacto general sobre los ingresos “per capita”, el crecimiento rápido poblacional afecta una amplia gama de aspectos de la calidad de vida importante para el progreso social y económico de los LDC’s[10].

k.    Los factores económicos adversos que generalmente resultan de un crecimiento poblacional rápido incluyen:

a.        Reducción de los ahorros familiares y la inversión doméstica;

b.       Incremento de la necesidad de grandes cantidades de divisas para importación de alimentos;

c.        Intensificación de un severo desempleo y sub-empleo;

d.       La necesidad de grandes gastos para servicios tales como soporte de dependientes, educación, y salud, recursos que pueden ser utilizados para inversiones más productivas;

e.        La concentración de recursos de desarrollo para incrementar producción de alimentos para asegurar la supervivencia de una población mayor, en vez de mejorar las condiciones de vida para un menor número total.

l.    Aunque el Producto Bruto Interno (PIB) se incrementó a un promedio anual de 5% en los LDC’s en la última década, el incremento poblacional de 2.5% redujo el promedio del ingreso anual “per capita” a sólo 2.5%.  En muchas áreas muy pobladas esta tasa fue de 2% o menor.  En los LDCs más afectados por la crisis del petróleo, con una población de 800 millones, el incremento del PIB se puede reducir a menos del 1% “per capita” anual por el resto de la década de los 70’.  Para la mitad más pobre de estas naciones, con un promedio de ingresos menores a $100, la perspectiva es 0 crecimiento o regresión durante este período.

m.    Si se logra progresar significativamente en reducir el crecimiento de la población, el impacto positivo en el crecimiento del PBI y los ingresos “per capita” serán significativos.  Además, el progreso económico y social contribuirá aún más a la caída de las tasas de fertilidad.

n.    Las altas tasas de natalidad aparentemente son una consecuencia de:

o.    Información inadecuada acerca de la disponibilidad de medios para el control de la fertilidad;

p.    Motivación inadecuada para reducir el número de niños combinada con motivación para tener muchos niños resultante de una aún alta tasa de mortalidad de infantes y niños y la necesidad de soporte en la edad avanzada; y

q.    La lentitud de cambio en las preferencias familiares en respuesta a cambios medio-ambientales.

r.    El objetivo universal de incrementar el estándar de vida del mundo dictamina que el crecimiento económico debe crecer más rápidamente que la población.  En muchas áreas de alto crecimiento poblacional del mundo, la proporción mayor del PBI es consumida, con sólo una pequeña porción ahorrada.  Por lo tanto, solo una pequeña proporción del PIB está disponible para la inversión –el motor del desarrollo económico.  La mayoría de los expertos concuerdan que, con costos más o menos constantes por aceptante[11], los gastos en servicios de planificación familiar efectiva son generalmente una de las inversiones de mejor relación costo / beneficio para un país LDC que busca mejorar el bienestar general y el crecimiento económico “per capita”.  No podemos esperar la modernización y desarrollo global para que se produzcan naturalmente tasas de fertilidad más bajas, porque esto tomará indudablemente muchas décadas  en la mayoría de los países en desarrollo, durante las cuáles el crecimiento poblacional rápido tenderá a retardar el desarrollo y  ampliar la brecha entre ricos y pobres.

s.    Las interrelaciones entre desarrollo y crecimiento poblacional son complejas y no completamente entendidas. Ciertos aspectos del desarrollo económico y la modernización parecen estar relacionados más directamente con tasas de natalidad menores que otros.  Por lo tanto ciertos programas de desarrollo pueden resultar en una transición demográfica más rápida a niveles de fertilidad más bajos que otros aspectos del desarrollo.  El Plan de Acción Poblacional Mundial adoptado durante la Conferencia de Población Mundial recomienda que los países que están trabajando para influir en[12] niveles de fertilidad deben dar prioridad a programas de desarrollo y estrategias de salud y educación que tienen un efecto decisivo en la fertilidad.  La cooperación internacional debe dar prioridad a ayudar esos esfuerzos nacionales.  Estos programas incluyen: (a) Mejora de la nutrición y prestación de salud para reducir la mortalidad infantil; (b) Educación y mejoras en el status social de la mujer; (c) Incremento del empleo femenino;  (d) Mejora en la seguridad en la tercera edad; y (e) Asistencia para el pobre rural, que generalmente tiene la fertilidad más alta, con acciones para redistribuir los ingresos y recursos, incluyendo la provisión de[13] granjas privadas. Sin embargo, no se puede proceder simplemente a partir de la identificación de la relación (de la tasa de fertilidad)[14] con programas operacionales a gran escala.  Por ejemplo, aún no conocemos formas económicas de fomentar el empleo femenino, particularmente si consideramos no incrementar el empleo masculino.  Aún no sabemos qué paquetes de programas específicos serán los más económicos en muchas situaciones.

t.    Se requiere mayor información sobre las economías de los distintos caminos tanto desde el punto de vista del “suministro” como de la “demanda” .  Desde el punto de vista del suministro, se requieren esfuerzos intensivos para asegurar que para 1980 la información y métodos sobre control de natalidad estén completamente disponibles para todos los individuos fértiles, particularmente en áreas rurales.  También se necesitan mejoras en los métodos de control de natalidad más aceptables y utilizables por los pobres rurales.  Del lado de la demanda, se requieren mayor experimentación y proyectos de acción e implementación. En particular, se requiere más investigación sobre las motivaciones de los pobres quiénes a menudo tienen las tasas de fertilidad más altas.  Los programas de asistencia deben orientarse con mayor énfasis a este grupo que en el pasado.

u.    Puede ocurrir que el tamaño deseado de la familia no decline hasta niveles de casi reemplazo hasta que el conjunto de los pobres de los LDCs mejore hasta el punto de entender que los beneficios de reducir el tamaño de las familias son mayores que los costos.  Para gente en las urbes, un elemento rápidamente creciente en los LDCs, las obligaciones de tener demasiados hijos ya están siendo aparentes. Los receptores de ayuda y donantes deben también enfatizar el desarrollo y las mejoras en la calidad de vida del pobre, si es que se pretende lograr progresos significativos en controlar el crecimiento poblacional. Aunque fue adoptada por otras razones, el nuevo énfasis de la legislación AID sobre los problemas del pobre (que se repite en cambios de énfasis de política comparables implementados por otros donantes y un número creciente de LDCs) está directamente relacionada con las condiciones requeridas para reducir la fertilidad.

 

Efectos Políticos de los Factores de Población

v.    Las consecuencias políticas de los factores de población actuales en los LDCs –rápido crecimiento, migración interna, altos porcentajes de gente joven, lentas mejoras en los estándares de vida, concentraciones urbanas, y presiones de migraciones extrajeras– son dañinas para la estabilidad interna y las relaciones internacionales de países en cuyo progreso los EEUU está interesado, creando así problemas políticos e incluso de seguridad nacional para los EEUU.  En un sentido más amplio, hay riesgo mayor de daño severo a los sistemas mundiales económicos, políticos y ecológicos y, al comenzar estos sistemas a fallar, a nuestros valores humanitarios.

w.    La velocidad de migración interna del campo a ciudades sobre-pobladas se intensifica grandemente por el rápido crecimiento poblacional. Esto significa enormes cargas para los gobiernos de los LDCs para administración pública, sanidad, educación, policía, y otros servicios, y habitantes de barrios bajos [15] (aunque aparentemente no inmigrantes recientes) pueden convertirse en una fuerza volátil y violenta que amenace la estabilidad política.

x.    Las condiciones socio-económicas adversas generadas por estos y otros factores relacionados pueden contribuir a niveles altos y crecientes de abandono infantil, delincuencia juvenil, crónico y creciente sub-empleo y desempleo, robos pequeños, bandidaje organizado, motines por alimentos, movimientos separatistas, masacres comunales, acciones revolucionarias y golpes contra-revolucionarios.  Tales condiciones también quitan mérito al ambiente necesario para captar capital extranjero vital para incrementar los niveles de crecimiento económico en estas áreas.  Si estas condiciones resultan en expropiación de intereses foráneos, tal acción, desde un punto de vista económico, no está en el mejor interés tanto del país inversor como del gobierno huésped.

y.    En relaciones internacionales, los factores de población son cruciales en, y a menudo determinantes de, conflictos violentos en áreas en desarrollo.  Conflictos que son considerados principalmente en términos políticos a menudo tienen raíces demográficas.  El reconocimiento de estas conexiones aparece como crucial para cualquier entendimiento o prevención de tales hostilidades.

 

Objetivos Generales y Requerimientos para Lidiar con Crecimiento Rápido Poblacional

z.    El tema principal de la política de población mundial en el año 1974 es si la humanidad seguirá encaminada hacia una población de 12 a 15 mil millones –implicando un incremento de 5 a 7 veces en casi todo el  mundo sub-desarrollado excepto China– o si (a pesar de la inercia del crecimiento poblacional) puede ser cambiado a un camino hacia la estabilidad poblacional factible más temprana posible –implicando objetivos finales totales de 8 a 9 mil millones y no más de 3 a 4 veces de incremento en todas las regiones principales.

aa.    ¿Qué es lo que está en juego? No sabemos si desarrollos tecnológicos permitirán alimentar a más de 8 mil millones, mucho menos a 12 mil millones en el siglo 21. No podemos estar completamente seguros de que los cambios climáticos en la próxima década no crearán grandes dificultades en alimentar a una población creciente, especialmente a personas en los LDCs que viven bajo condiciones crecientemente marginales y más vulnerables.  Existe al menos la posibilidad de que el desarrollo actual apunte hacia condiciones Malthusianas para muchas regiones del mundo.

bb.    Pero aún cuando la supervivencia de estos grandes números sea posible, con toda probabilidad será apenas supervivencia, con todos los esfuerzos en los buenos años invirtiéndose para proveer nutrición mínima y dependencia completa en los malos años de esfuerzos de rescate de emergencia de parte de los países más ricos y menos poblados del mundo.  En el corto plazo –entre ahora y el año 2000– la diferencia entre los dos cursos de acción puede ser ganancias materiales perceptibles en las regiones pobres sobre-pobladas, y alguna mejora en la distribución relativa de los ingresos “per capita” entre ricos y pobres dentro de los países, en vez de pobreza permanente y agrandamiento de las brechas de ingresos. Un esfuerzo mucho más vigoroso para disminuir el crecimiento poblacional también puede significar una gran diferencia entre enormes tragedias de malnutrición y hambruna en vez de solamente condiciones crónicas serias.

 

Recomendaciones de Política

cc.    No hay un método único para “resolver” el problema poblacional.  Los complejos factores sociales y económicos involucrados requieren una estrategia comprensiva con elementos bilaterales y multilaterales. Al mismo tiempo las acciones y programas deben ser adaptados a países y grupos específicos.  Sobre todo, los mismos LDCs deben jugar el rol más importante para tener éxito.

dd.    La coordinación bilateral entre los donantes y organizaciones multilaterales es vital en todo esfuerzo para moderar el crecimiento poblacional.  Todo tipo de esfuerzos será requerido para obtener resultados a nivel mundial.

ee.    Los programas y políticas mundiales en el área poblacional deben incorporar dos objetivos principales:

ff.    Acciones para acomodar un crecimiento poblacional continuo de hasta 6 mil millones para la mitad del Siglo 21 sin hambrunas masivas o frustración total de las esperanzas de desarrollo;  y

gg.    Acciones para mantener el nivel final tan cercano como sea posible a 8 mil millones en vez de permitir que alcance 10 mil millones, 13 mil millones, o más.

hh.    Aún es difícil enunciar objetivos específicos en esta área, nuestro objetivo debería ser que el mundo alcance el nivel de reemplazo de fertilidad, (en promedio familias de dos niños), cerca del año 2000.  Esto requerirá que el crecimiento actual de 2% decline a 1.7% dentro de una década y al 1.1% para el año 2000. Comparado con la proyección de las Naciones Unidas promedio, este objetivo resultaría en 500 millones de personas menos en el año 2000 y cerca de 3 mil millones menos en el 2050.  Para alcanzar este objetivo se requerirá intensificar grandemente los programas poblaciones.  Una base para desarrollar objetivos de control de crecimiento poblacional en el ámbito nacional está contenida en el Plan de Acción Población Mundial.

ii.    El Plan de Acción Población Mundial no se auto impone y requerirá esfuerzos vigorosos de países interesados, Agencias de las Naciones Unidas y otros cuerpos internacionales para ejecutarlo.  El liderazgo de los EEUU es esencial.  La estrategia debe incluir los siguientes elementos y acciones:

jj.    Concentración en países claves. La asistencia para la moderación de la población debe dar principalmente énfasis a los países en desarrollo más grandes y de crecimiento poblacional más rápido, donde existe interés estratégico y político de los EEUU.  Estos países son:  India, Bangladesh, Pakistán, Nigeria, México, Indonesia, Brasil, las Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía, y Colombia.  Juntos, estos países explican[16] el 47% del incremento actual de la población mundial.  (Se debe reconocer que la asistencia bilateral AID actual a algunos de estos países puede no ser aceptable).  Asistencia bilateral, al punto de que existan fondos disponibles, será dada a otros países, considerando factores como crecimiento poblacional, la necesidad de ayuda externa, intereses a largo plazo de los EEUU, y su voluntad de auto-ayudarse. Los programas multilaterales deben necesariamente tener una cobertura más amplia y los programas de ayuda bilaterales con otros países donantes se formarán en función de sus intereses particulares.   Al mismo tiempo, los EEUU pretenderán que las Agencias Internacionales –especialmente el Fondo de las Naciones Unidas para Actividades Poblacionales que ya tiene proyectos en más de 80 países--  incrementen la asistencia poblacional con bases más amplias con un incremento de las contribuciones de los EEUU.  Esto es deseable desde el punto de vista de los intereses de los EEUU y necesario en términos políticos en las Naciones Unidas. Pero de todas maneras se debe hacer progreso en los 13 (países) claves y nuestros recursos limitados deben darles mayor énfasis.

kk.    Integración de factores poblaciones y programas poblacionales en la Planificación del desarrollo de los países. Según lo prescripto por el Plan de Acción Población Mundial, los países en desarrollo y aquellos que los ayudan deben específicamente tener en cuenta factores poblacionales en la planificación nacional e incluir programas poblacionales en tal planificación.

ll.    Incremento de la asistencia para servicios de Planificación familiar, información y tecnología.  Este es un aspecto vital de cualquier programa poblacional mundial.  (1) La información sobre planificación familiar y todo material basado en la tecnología actual debe ponerse a disposición tan rápido como sea posible al 85% de las poblaciones de los países LDCs claves a los que ahora no se alcanza, esencialmente pobres en zonas rurales que tienen la fertilidad más alta.  (2) Se debe expandir la investigación básica y de desarrollo, orientada a métodos de control de fertilidad simples, de bajo costo, efectivos, seguros, de larga duración, y aceptables.  El apoyo de todas las Agencias del Gobierno Federal para investigación biomédica en este campo debe ser incrementado en $60 millones por año.

mm.    Creación de condiciones que conduzcan a la disminución de la fertilidad.  Por sus propios méritos y de acuerdo[17] con las recomendaciones del Plan de Acción Poblacional Mundial, se debe dar prioridad en el programa de ayuda general a políticas selectivas de desarrollo en sectores que ofrezcan la promesa mayor de un incremento en la motivación para lograr una familiar más pequeña.  En muchos casos, serán necesarios programas pilotos e investigación experimental para guiar futuros esfuerzos a gran escala.  Los sectores preferenciales incluyen:

a.         Proveer[18] niveles mínimos de educación, especialmente para mujeres;

b.        Reducir[19] la mortalidad infantil, incluyendo redes de salud simples de bajo costo;

c.         Expandir[20] el empleo asalariado, especialmente para mujeres;

d.        Desarrollar[21] alternativas a (la visión de)[22] los hijos como proveedores de seguridad en la tercera edad;

e.         Incrementar[23] los ingresos de los más pobres, especialmente en áreas rurales, incluyendo la provisión[24] de granjas privadas;

f.          Educación de las nuevas generaciones en lo deseable que es que existan familias pequeñas.

Aunque AID tiene información sobre la importancia relativa de los nuevos factores socio-económicos que llevan a tasas de natalidad más bajas, se requiere mayor investigación y experimentación para determinar cuáles políticas y programas económicos llevarán a tasas de natalidad más bajas.

nn.    La asistencia en alimentos y agrícola es vital para cualquier estrategia de desarrollo sensible a la población (al problema poblacional)[25].  La provisión de almacenamientos adecuados de alimentos para una creciente población en tiempos de escasez es crucial.  Sin tal programa para los LDCs hay una buena probabilidad de que tal escasez lleve a conflictos y afecten adversamente los objetivos poblacionales y los esfuerzos de desarrollo. Las recomendaciones específicas están incluidas en la Sección IV(c) de este Estudio.

oo.    El desarrollo de un compromiso mundial político y popular para la estabilización de la población es fundamental para la efectividad de cualquier estrategia.  Esto requiere el apoyo y compromiso de líderes de los LDCs claves.  Esto solo ocurrirá si ven claramente el impacto negativo del crecimiento poblacional sin restricciones y creen que es posible lidiar con esta cuestión por medio de acciones de gobierno.  Los EEUU deben alentar a los líderes de los LDCs a tomar la iniciativa en el progreso de la planificación familiar y la estabilización poblacional por medio de las organizaciones multilaterales y por medio de contactos bilaterales con otros LDCs.  Esto requerirá que el Presidente y el Secretario de Estado traten el tema del control del crecimiento poblacional como un asunto de importancia suprema y lo traten durante sus contactos regulares con otros gobiernos, especialmente LDCs.

pp.    El Plan de Acción Poblacional Mundial y las resoluciones adoptadas por consenso por 137 naciones durante la Conferencia sobre Población Mundial de las Naciones Unidas en Agosto 1974, aunque no sean ideales, proveen un marco de trabajo excelente para desarrollar un sistema mundial de programas de planificación familiar y poblacional.  Debemos utilizarlo para generar liderato de las Agencias de las Naciones Unidas y Nacional para un esfuerzo a pleno para disminuir las tasas de crecimiento.   Una acción constructiva de parte de los Estados Unidos fomentará[26] nuestros objetivos.  Con este fin, debemos:

a.        Apoyar plenamente el Plan de Acción Poblacional Mundial y la adopción de sus provisiones adecuadas en programas nacionales y otros.

b.       Urgir la adopción de programas nacionales con objetivos específicos de población incluyendo niveles de fertilidad de reemplazo para países desarrollados y en vías de desarrollo para el año 2000.

c.        Después de una preparación adecuada en los Estados Unidos, anunciar el objetivo de los Estados Unidos de mantener nuestra fertilidad nacional promedio no mas alta que los niveles de reemplazo y alcanzar casi-estabilidad para el año 2000.

d.       Iniciar una estrategia de cooperación internacional de programas de investigación nacional sobre reproducción humana y control de fertilidad cubriendo factores biomédicos y socio-económicos, según lo propuesto por la delegación de los EEUU en Bucarest.

e.        Actuar sobre nuestra oferta en Bucarest de colaborar con otros donantes[27] interesados y Agencias de las Naciones Unidas para ayudar a países escogidos a desarrollar servicios de Planificación familiar y de salud preventiva de bajo costo.

f.         Trabajar directamente con países donantes y a través del Fondo de las Naciones Unidas para Actividades Poblaciones y la OECD/DAC[28] para incrementar la asistencia bilateral y multilateral para programas poblacionales.

qq.    Como medidas para incrementar el entendimiento de los factores poblacionales por parte de los líderes de los LDCs y para reforzar la Planificación popular en planes de desarrollo nacionales, debemos llevar a cabo las recomendaciones de la Parte II, Sección VI, incluyendo:

rr.    Consideración de los factores poblacionales y políticas de población en todos los artículos de Estrategia de Ayuda a Países (CASP) y los artículos de estrategias multi-anuales del Programa de Asistencia al Desarrollo (DAP).

ss.    Preparar proyecciones de crecimiento poblacional individualizado para cada país, con análisis de desarrollo para cada país y discutirlos con los líderes nacionales.

tt.    Proveer a una mayor cantidad de programas de entrenamiento para Oficiales de mayor antigüedad de los países LDCs en elementos de la economía demográfica.

uu.    Coordinar programas de familiarización en las Centrales de las Naciones Unidas en Nueva York para ministros de gobierno, oficiales de alta política de antigüedad[29], y líderes de influencia comparable de la vida privada.

vv.    Asegurar la asistencia a los líderes de los LDCs en la integración de los factores poblacionales en los planes nacionales, particularmente en lo que se refiere a servicios de salud, educación, recursos y desarrollo agrícola, empleo, distribución equitativa de ingresos y estabilidad social.

ww.    También asegurar asistencia a los líderes de los LDCs en el relacionamiento de políticas poblaciones y programas de Planificación familiar a los sectores principales de desarrollo: salud, nutrición, agricultura, educación, servicios sociales, uniones de trabajo, actividades de mujeres, y desarrollo comunitario.

xx.    Emprender iniciativas para implementar la Enmienda Perry con respecto a las mejoras de la condición de la mujer.

yy.    Dar énfasis en la ayuda a programas de desarrollo de áreas rurales.

Además de estas actividades que están orientadas fundamentalmente por los intereses nacionales, debemos asegurarnos que se desarrolle un concepto educacional más amplio tal que se transmita la existencia de un entendimiento agudo[30] a los líderes nacionales de la interrelación de los intereses nacionales y el crecimiento de población mundial[31].

zz.    Debemos tener cuidado de que nuestras actividades no den la apariencia a los LDCs de una política de país industrializado orientada contra los LDCs.  Se debe tener precaución de que cualquier método en esta área que apoyemos sean métodos que podamos apoyar desde adentro del LDC.   Los líderes del “Tercer Mundo” deben estar a la cabeza y llevarse el crédito que les corresponda por programas exitosos.  En este contexto es importante demostrar a los líderes de los LDC que tales programas de planificación familiar han tenido éxito y que pueden tener éxito dentro de un período razonable de tiempo.

aaa.    Para ayudar a asegurar a otros de nuestras intenciones debemos mostrar[32] nuestro énfasis en el derecho de los individuos y parejas a determinar libremente y responsablemente el número y espaciamiento de sus hijos y a tener la información, educación, y los medios para hacerlo, y nuestro continuo interés en mejorar el bienestar general.  Debemos utilizar la autoridad provista por el Plan de Acción Poblacional Mundial para fomentar los principios de (1) que la responsabilidad en la paternidad incluye responsabilidad para con los hijos y la comunidad y (2) que las naciones que ejerciten su soberanía en definir políticas de población deben tener en cuenta el bienestar de sus vecinos y del mundo.  Para fortalecer el concepto mundial, los programas de planificación familiar deben ser apoyados por organizaciones multilaterales cuando ellos puedan proveer los medios más eficientes.

bbb.    Para apoyar tales esfuerzos de Planificación familiar y asistencia relacionada con el desarrollo, Se necesita incrementar el nivel de información del público y de líderes.  Recomendamos incrementar el énfasis en los medios masivos de comunicación, nuevas tecnologías de comunicación y otros programas de educación popular y motivación de las Naciones Unidas y USIA[33].   Una prioridad aún más alta se debe dar a estos programas informativos en este campo en el ámbito mundial.

ccc.    Para proveer los recursos y el liderato necesario, el apoyo del Congreso y el Público de EEUU será necesario[34].  Se requerirá una cantidad significativa de fondos por varios años.  Se requiere contacto personal al más alto nivel entre el Secretario de Estado y sus contrapartes en el Congreso.  Un programa para tal efecto debe ser desarrollado por la OES con H y AID.[35]

ddd.    Hay una visión alternativa que indica que un número creciente de expertos cree que la situación poblacional ya es más seria y menos proclive a soluciones por medio de medidas voluntarias de lo que es generalmente aceptado.  Sostiene que, para prevenir una escasez de alimentos aún más amplia y otras catástrofes demográficas que las que generalmente se anticipan, se requieren medidas aún más fuertes y se deben analizar algunos temas morales fundamentales y muy difíciles.  Esto incluye, por ejemplo, nuestros propios patrones de consumo, programas obligatorios[36], control estricto de nuestros recursos de alimentos.  En vistas de la seriedad de estos temas, su consideración explícita debe comenzar pronto en el Poder Ejecutivo, el Congreso, y las Naciones Unidas (Ver el final de la Sección I para este punto de vista).

eee.    La implementación de las acciones descriptas arriba (párrafos 1-36) requerirá una expansión significativa de los fondos AID para la planificación familiar y poblacional.  Un número de acciones importantes en el área de creación de condiciones para la disminución de la fertilidad puede ser costeado con recursos disponibles para los sectores involucrados (por ejemplo, educación, agricultura).  Otras acciones, incluyendo servicios de Planificación familiar, actividades de investigación y experimentación de factores que afectan a la fertilidad, corresponden a fondos de población.  Recomendamos incrementos en los requerimientos para presupuestos AID al Congreso del orden de $35-50 millones por año hasta el año fiscal 1980 (por encima de los $137.5 millones requeridos para el año fiscal 1975).  Estos fondos cubrirían programas bilaterales y contribuciones a organizaciones multilaterales.  Sin embargo, el nivel de los fondos requeridos en el futuro puede cambiar significativamente, dependiendo de factores tales como avances importantes en tecnologías para el control de la fertilidad y la receptividad de los países LDCs a la asistencia poblacional.  Para ayudar a desarrollar, monitorear, y evaluar las acciones de expansión descriptas arriba, AID probablemente requerirá de empleados adicionales en el área de planificación familiar y poblacional.  Como un corolario a los niveles expandidos de fondos poblacional para AID, se debe hacer esfuerzos para alentar incrementos en las contribuciones de otros donantes y países receptores para ayudar a disminuir el rápido crecimiento poblacional.

 

Seguimiento de la Política y Coordinación

fff.    Esta estrategia mundial poblacional involucra preguntas muy complejas y difíciles.  Su implementación requerirá una coordinación muy cuidadosa  y aplicaciones específicas en circunstancias individuales. Se requiere más trabajo para examinar la mezcla de nuestras estrategias de asistencia y su más eficiente aplicación.  Un número de agencias está interesado e involucrado.  Dado esta circunstancia, aparece la necesidad de un mecanismo mejor y de más alto nivel para refinar[37] y desarrollar políticas en este campo y para coordinar su implementación más allá de este NSSM.  Se sugieren las siguientes opciones para su consideración:

a.        Que al Comité de Subsecretarios del Consejo Nacional de Seguridad[38] se le dé responsabilidad para sentar la política y la revisión ejecutiva de este tema:

Pros:

a.       Dadas las implicancias en política extranjera de la estrategia poblacional recomendada, un enfoque de alto nivel en política es requerido para el éxito de tan gran esfuerzo.

b.       Con los muy distintos intereses de las agencies en este tema se requiere un proceso inter-agencia aceptado y normal para un desarrollo desinteresado y un análisis efectivo de la política e implementación dentro del sistema del Consejo de Seguridad Nacional.

c.       El apoyo de empleados para la implementación del seguimiento de NSSM 200 existe dentro del marco de trabajo de USC[39] incluyendo la utilización de la Oficina de Población del Departamento de Estado así como otras.

d.       El USC[40] ha provisto de coordinación y seguimiento en las áreas más importantes de política exterior que involucran a número de agencias[41], como es el caso de este estudio.

Contras:

a.       El USC[42] no estaría dentro del marco de trabajo normal de política de desarrollo como sería el caso del DCC.[43]

b.       El USC[44] está más alejado del proceso de desarrollo de presupuestos y revisión del programa de Asistencia Poblacional AID.

c.       Que cuando su establecimiento esté autorizado por el Presidente, al Comité de Coordinación de Desarrollo, encabezado por el Administrador de AID, se le entregue responsabilidad integral:*[45]

Pros: (Provisto por AID):

a.       Es precisamente para una coordinación de este tipo de temas de desarrollo involucrando a una variedad de políticas de los EEUU hacia los países LDCs que el Congreso estableció el DCC[46].

b.       El DCC[47] es también el cuerpo con mejor capacidad para relacionar temas poblaciones con otros temas de desarrollo, con los cuales está íntimamente relacionado. 

c.       El DCC[48] tiene la ventaja de enfatizar aspectos técnicos y financieros de la política poblacional de los EEUU, por lo tanto, minimizando las complicaciones políticas a menudo inherentes de los programas poblacionales.

d.       Es este[49], en opinión de AID, el cuerpo de coordinación mejor ubicado para llevar a cabo una revisión de todas las actividades poblacionales actualmente en operación bajo auspicios bilaterales y multilaterales.

 Contras:

a.       Mientras el DCC[50] sin dudas tendrá competencia técnica substancial, el rango entero de factores políticos y otros que tienen impacto en nuestra estrategia poblacional global puede ser más efectivamente considerados por un grupo que tenga un enfoque más amplio que el DCC.[51]

b.       El DCC[52] no cae dentro del sistema del Consejo de Seguridad Nacional que provee un acceso más directo al Presidente y a los principales mecanismos de decisión de política extranjera.

c.       El DCC[53] puede sobre-enfatizar aspectos puramente de desarrollo de la poblacional y sub-enfatizar otros importantes elementos.

(c) Que el NSC/CIEP[54] sea encargado de liderar un Grupo Inter-departamental para este tema para asegurar coordinación del seguimiento inter-agencias, y futuros desarrollos de la política (Ninguna de las agencias participantes apoyan esta opción, por lo tanto solo se la incluye para presentar un rango completo de posibilidades). 

La Opción (a) está apoyado por los Departamentos de Estado, del Tesoro, de Defensa (ISA y JCS),[55]  Agricultura, HEW[56], Comercio, Consejo Nacional de Seguridad, y la Agencia Central de Inteligencia (CIA)**[57].  La Opción (b) está apoyada por AID.

Bajo cualquiera de las opciones anteriores, deberá haber una revisión anual de nuestra política poblacional para examinar el progreso, identificar posibles deficiencias, y recomendar acciones adicionales a un nivel apropiado***[58].

NOTAS:

*AID espera que el DCC[59] tenga la siguiente composición:  El Administrados de AID como Presidente; el Sub-Secretario de Estado para Asuntos Económicos; el Sub-Secretario del Tesoro para Asuntos Monetarios; el Sub-Secretario de Comercio, Agricultura y Trabajo;  un Director Asociado de la OMB[60]; el Director Ejecutivo de CIEP, STR[61]; un representante del Consejo de Seguridad Nacional; los Presidentes del Banco EX – IM y OPIC[62]; y cualquier otra agencia cuando asuntos de su incumbencia estén en discusión.

** El Departamento de Comercio apoya la opción de formular la política poblacional bajo los auspicios del USC (siglas en inglés, N. del T) pero cree que cualquier asunto económico de detalle que resulte de políticas poblacionales propuestas debe ser explorada a través de canales existentes de política económica doméstica e internacional.

*** AID cree que las revisiones que se hagan periódicamente pueden analizar áreas escogidas o el rango entero de política poblacional, dependiendo de los problemas o necesidades que se susciten.-

 

 

 

 

 

PARTE UNO  -  CAPÍTULO I – TENDENCIAS DEMOGRÁFICAS MUNDIALES

 

Introducción

El crecimiento poblacional actual es único.  Las tasas de incremento son mucho más altas que en siglos pasados, están más difundidas, y tienen un efecto mayor en la vida económica, justicia social, y – muy probablemente – en el orden público y estabilidad política.  La importancia del crecimiento poblacional se incrementa porque  llega en un momento en el cual el tamaño absoluto y la tasa de crecimiento de la economía global, la necesidad para tierras agrícolas, la demanda de y consumo de recursos incluyendo agua, la producción de desechos y polución han escalado también a niveles históricos únicos.  Factores que poco tiempo atrás eran considerados por separado ahora están inter-relacionados, inter-dependencia en sentido literal.  Cambios no solo cuantitativamente mayores que en el pasado sino también cualitativamente diferentes. La carga creciente es no solo en los recursos sino también en las instituciones administrativas y sociales.

El crecimiento poblacional es, por supuesto, sólo uno de los factores importantes en esta nueva, altamente integrada maraña de conexiones.  Sin embargo, es diferente de las otras porque es un determinante del sector de la demanda mientras que los otros se relacionan con producción y suministro. (El crecimiento poblacional también contribuye al suministro al proveer mano de obra; en la mayoría de los países en desarrollo, sin embargo, el problema no es escasez sino exceso de manos). Es, por lo tanto, más difundido, afectando los que se tiene que hacer con respecto a los otros factores.  Que los otros problemas puedan ser resueltos depende, en diverso grado, del punto al cual el crecimiento rápido poblacional y otras variables poblacionales puedan ser controlados.

Aspectos Sobresalientes de las Tendencias Demográficas Actuales.

Desde 1950, la población mundial ha sufrido un crecimiento sin precedentes.  Este crecimiento tiene 4 características importantes:

a.    Es único, mucho más rápido que nunca en la historia.

b.    Es mucho más rápido en países menos desarrollados que en las regiones desarrolladas.

c.    La concentración en pueblos y ciudades está incrementando mucho más rápidamente que el crecimiento global poblacional y es mucho más rápido en países LDC que en países desarrollados.

d.    Tiene incorporado un tremendo ímpetu que inexorablemente duplicará las poblaciones de la mayoría de los países menos desarrollados antes del año 2000 y triplicará o cuadruplicará sus poblaciones antes de nivelarse – a menos que se hagan esfuerzos mucho mayores de los que se están haciendo actualmente.

Por lo tanto, si un país quiere influenciar sus números totales a través de la política poblacional, debe actuar en el futuro inmediato para poder hacer una diferencia substancial en el largo plazo.  Durante la mayor parte de la historia del hombre, la población mundial creció muy lentamente.  Con la tasa de crecimiento estimada en los primeros 18 siglos d.C. se requirieron más de 1000 años para que se duplicara la población mundial.  Con los comienzos de la revolución industrial y de la medicina y sanidad moderna más de 200 años atrás, las tasa de crecimiento poblacional comenzaron a acelerarse.  A la tasa de crecimiento actual (1.9%) la población mundial se duplicará en 37 años.

a.    La población mundial alcanzó 1.000 millones aproximadamente en 1830.  Los segundos 1.000 millones se agregaron en aproximadamente 100 años, cerca de 1930.  Los terceros 1.000 millones en 30 años, aproximadamente 1960.  Los cuartos 1.000 millones se alcanzarán en 1975.

b.    Entre 1750 y 1800 se adicionaron, en promedio, menos de 4 millones a la población mundial.  Entre 1850 y 1900, se acercó a 8 millones.  Para 1950 había crecido a 40 millones.  En 1975 será de aproximadamente 80 millones.

En los países desarrollados de Europa, las tasas de crecimiento en el ultimo siglo raramente excedieron 1.0-1.2% al año, casi nunca 1.5%.  Las tasas de mortalidad eran mucho más altas de lo que lo son actualmente en la mayoría de los LDCs.  En Norte América, donde las tasas de crecimiento eran altas, la inmigración fue una contribución importante.  En casi todos los países de Europa la tasa de crecimiento es actualmente menor a 1%, en muchos casos bajo 0.5%.  La tasa de crecimiento natural (nacimientos menos muertes) en los EEUU es menor a 0.6%.  Incluyendo inmigración (la más alta del mundo) es menor a 0.7%.

En países menos desarrollados las tasa de crecimiento promedian 2.4%.  Para la República Popular China, con un programa forzado masivo de control de natalidad, la tasa de crecimiento es menor al 2%.  La tasa de crecimiento de la India se estima a 2.2%, del Brasil al 2.8%, Méjico al 3.4%, y América Latina a aproximadamente 2.9%.  Los países africanos, con tasa de natalidad y de mortalidad ambas alta, promedian 2.6%; este crecimiento se incrementará a medida que baje la tasa de mortalidad.  La población mundial es ahora  3.900 millones; 1.100 millones en países desarrollados (30%), y 2.800 millones en países menos desarrollados (LDCs, 70%).

En 1950, solamente el 28% de la población mundial o 692 millones, vivían en centros urbanos.  Entre 1950 y 1970, la población urbana se expandió al doble de la tasa de crecimiento poblacional total.  En 1970, la población urbana se incrementó a un 36% del total mundial, a 1.300 millones.  Al año 2000, según la proyección media de las Naciones Unidas, 3.200 millones (aproximadamente la mitad del total) habitantes del mundo vivirán en ciudades y pueblos. En países desarrollados, la población urbana varía entre el 45 y el 85%; en los LDCs, varía entre 0 en algunos países africanos a casi 100% en Hong Kong y Singapur.  En los LDCs, se proyecta que la población urbana se triplicará en lo que queda de este siglo, de 622 millones en 1970 a 2.087 millones en el 2000.  Su proporción total en los países LDCs por lo tanto se incrementa del 25% en 1970 al 41% en el 2000.  Esto implica que para el fin de siglo los LDCs alcanzarán la mitad del nivel de urbanización proyectada para los DCs[63], 82%, ver Tabla I.

El tremendo ímpetu incorporado al crecimiento poblacional en países menos desarrollados (y hasta cierto punto en países desarrollados) es, si es posible, aún más importante y terrible[64] que el tamaño y las tasas de crecimiento actuales.  El crecimiento poblacional es una reacción en cadena, a diferencia de una explosión convencional.  Este ímpetu se deriva de (1) altos niveles de fertilidad de las poblaciones de los LDCs, y (2) un muy alto porcentaje de adultos jóvenes madurando en estas poblaciones.  El país desarrollado típico, como por ejemplo Suecia, puede tener un 25% de población por debajo de los 15 años.  El típico país en desarrollo tiene entre 41 y 45% de la población bajo 15 años.  Esto significa un tremendo número de futuros padres, comparado con padres existentes, que ya han nacido. Aún cuando tengan menor cantidad de hijos por pareja que sus padres, el incremento en población será muy grande.

Tres proyecciones (no predicciones), basadas en tres supuestos diferentes sobre fertilidad, ilustrarán el efecto generativo de este ímpetu creciente.

a.    Continuación de la fertilidad actual: Si las tasas de fertilidad actuales se mantienen constantes, la población de 3.900 millones de 1974 se incrementaría a 7.800 millones al año 2000 y crecería a un teórico 103.000 millones al 2075.

b.     La “variante media” de las Naciones Unidas:   Si las tasas de natalidad actuales en los países en vías de desarrollo, que promedian aproximadamente 38/1000, se redujeran a 29/1000 para el año 2000, la población mundial en el año 2000 será de 6.400 millones, con más de 100 millones adicionándose cada año.  Para cuando se alcance la estabilidad (no-crecimiento), aproximadamente en el año 2100, la población mundial excedería los 12.000 millones.

c.    Niveles de fertilidad de reemplazo para el año 2000:  Si se alcanzaran niveles de fertilidad de reemplazo para el año 2000, la población mundial en el año 2000 sería 5.900 millones y al momento de la estabilidad, aproximadamente en el 2075, la población sería de 8.400 millones.  (“Fertilidad de reemplazo” no significa no-crecimiento.  Es el nivel de fertilidad para el cual las parejas limitan sus familias a un promedio de 2 niños.  Para la mayoría de los países donde hay grandes porcentajes de gente joven, aún el alcanzar niveles de fertilidad de reemplazo significa que la población continuará creciendo por unos 50-60 años a números mucho mayores antes de nivelarse).

Es razonable suponer que la proyección (a) no es realista pues ya se están haciendo esfuerzos significativos para reducir el crecimiento poblacional y porque aún los más extremistas pro-natalistas[65] no disputan que la tierra no puede o debe mantener 103.000 millones de personas.  Hambrunas, pestilencias, guerra, o control de natalidad detendrá el crecimiento poblacional mucho antes de alcanzar este número.

La variante media de las Naciones Unidas (la proyección (b) ha sido descripta en una publicación de la División Poblacional de las Naciones Unidas como “una síntesis de los resultados de demógrafos de varios países y la Secretaría de las Naciones Unidas para formular suposiciones realistas de futuras tendencias, considerando la información sobre las condiciones actuales y experiencias pasadas.”  Aunque de ninguna manera infalible, estas proyecciones proveen números probables y son utilizados por las Agencias de las Naciones Unidas (por ejemplo, FAO, ILO)[66] para sus análisis especializados.  Sin embargo, una limitación importante de la mayoría de las proyecciones, es que la “información sobre las condiciones actuales” mencionada arriba no es exactamente actual.  Aún en los EEUU, las tasas de fertilidad y mortalidad mejoradas están disponibles solo después de una demora de varios años.

Por lo tanto, es posible que la tasa de crecimiento poblacional mundial haya en realidad caído por debajo de (o también incrementado) con respecto a la supuesta por la variante media de las Naciones Unidas.  Un número de LDCs con niveles de vida en mejoría (particularmente con crecientes niveles de igualdad de ingresos) y programas de Planificación familiar eficientes han experimentado disminuciones importantes en fertilidad.  Donde el acceso a servicios de planificación familiar ha sido restringido, se puede esperar que los niveles de fertilidad muestren poco cambio.  Es sabido que las tasas de fertilidad han ya caído significativamente en Hong Kong, Singapur, Taiwán, Fiji, Corea del Sur, Barbados, Chile, Costa Rica, Trinidad y Tobago, y Mauritania (Ver Tabla 1).

Se han registrado también disminuciones moderadas en Malasia Occidental, Sri Lanka, y Egipto.  Un número creciente en los aceptadores en los lugares de planificación familiar indican la probabilidad de reducción en Tailandia, Indonesia, las Filipinas, Colombia, y otros países que tienen programas de planificación familiar.  Por el otro lado, hay poca evidencia concreta de una reducción en la fertilidad significativa en los populosos países de India, Bangladesh, Pakistán, etc.

 

Tabla 1.

Porcentajes de declinación de Fertilidad en Totales:

Años Seleccionados

 

  +---------------+-------+------------+--------------------+

  |               |       |            |  Promedio Anual    |

  |               |       |  Nivel de  |  Declinación de la |

  | País          | Año   | Fertilidad |  Fertilidad(%)     |

  +---------------+-------+------------+--------------------+

  | Hong Kong     | 1961  |    5,170   |         4.0        |

  |               | 1971  |    3,423   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Singapore     | 1960  |    5,078   |         6.4        |

  |               | 1970  |    3,088   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Taiwan        | 1960  |    5,750   |         3.6        |

  |               | 1970  |    4,000   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Corea del Sur | 1960  |    6,184   |         4.4        |

  |               | 1970  |    3,937   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Malasia Oeste | 1960  |    5,955   |         1.6        |

  |               | 1970  |    5,051   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Sri Lanka     | 1960  |    5,496   |         2.4        |

  |               | 1970  |    4,414   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Barbados      | 1960  |    4,675   |         5.3        |

  |               | 1970  |    2,705   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Chile         | 1960  |    5,146   |         3.4        |

  |               | 1970  |    3,653   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Costa Rica    | 1960  |    7,355   |         3.9        |

  |               | 1970  |    4,950   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Trinadad y    | 1960  |    5,550   |                    |

  | Tobago        | 1970  |    3,387   |         4.8        |

  |               |       |            |                    |

  | Mauritania    | 1960  |    5,897   |         5.4        |

  |               | 1970  |    3,387   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Egipto        | 1960  |    6,381   |         2.2        |

  |               | 1970  |    5,095   |                    |

  |               |       |            |                    |

  | Fidji         | 1960  |    5,503   |         5.4        |

  |               | 1970  |    3,841   |                    |

  +---------------+-------+------------+--------------------+

             Fuente de los Datos Base: ISPC, Oficina de Censos de los EEUU.

             Tasa de Fertilidad Total: Número de hijos resultantes si una mujer los tendría a las tasas prevalentes en cada grupo de edad de 5 años dentro de los años reproductivos (edades 15-19, 20-24...45-49).  Las tasas en esta Tabla se refieren al número de niños por cada 1000 mujeres.

             La proyección (c) se puede alcanzar si los países reconocen la gravedad de su situación poblacional y hacen serios esfuerzos para solucionarlo.

             Las diferencias en el tamaño de la población total proyectada bajo las tres variantes se hace substancial en relativamente poco tiempo.

             Para 1985, la variante media proyecta unos 342 millones de personas menos que en la variante de fertilidad constante y según la variante de reemplazo son 75 millones menos que la variante media.

             Para el año 2000 la diferencia entre las variantes de fertilidad constantes y medias se incrementa a 1.400 millones, y entre la variante media y de  reemplazo, cerca de 500 millones.  Para el 2000, la diferencia entre la más alta y la más baja de las proyecciones – unos 1.900 millones – es aproximadamente la mitad de la población actual.

             Aún más importante tal vez, para el año 2075 la variante constante habría saturado la tierra y la diferencia entre las variantes medias y de reemplazo es de 3.700 millones (Tabla 2).   La importancia de las variantes alternativas es que reflejan la diferencia entre una situación manejable y el posible caos con hambrunas extensas, enfermedades, y desintegración de muchos países.

 

Tabla 2.

  Crecimiento Poblacional Mundial

Bajo Distintas Suposiciones de Fertilidad: 1970-2075

 

       +-------------------+-------------------+-------------------+

       |     Variante      |   Variante        |  Variante         |

       |   Fertilidad      |   Fertilidad      | Fertilidad        |

       |    Constante      |    Media          | de Reemplazo      |

       |Crecimiento en millones*|Crecimiento en millones*|Crecimiento en mllones* |

+------+-------------------+-------------------+-------------------+

| 1970 |   3,600     -     |  3,600      -     |  3,600      -     |

| 1985 |   5,200     2.4%  |  4,858     2.0%   |  4,783     1.8%   |

| 2000 |   7,800     2.8%  |  6,407     1.9%   |  5,923     1.4%   |

| 2075 | 103,000     3.4%  | 12,048     0.84%  |  8,357     0.46%  |

+------+-------------------+-------------------+-------------------+

 

* Crecimiento Anual Promedio desde la fecha precedente.

             Además, después de alcanzar el nivel de fertilidad de reemplazo, el tamaño de la familia no necesariamente debe ser de un promedio de dos niños por familia.  Una vez que se alcance este nivel, es posible que la fertilidad continúe decayendo por debajo de este nivel.  Esto aceleraría el alcanzar un nivel de población estacionario e incrementaría las diferencias entre las distintas variantes proyectadas.

             Este gran ímpetu de crecimiento poblacional se puede ver aún más claramente en el caso de un solo país – por ejemplo, Méjico.  Su población en 1970 era de 50 millones.  Si la fertilidad del período 1965-1970 continuase, la población de Méjico en el año 2070 sería teóricamente 2.200 millones. Si el promedio actual de 6.1 niños por familia se puede reducir a un promedio de aproximadamente 2 (niveles de reemplazo) para 1980-1985, su población continuaría creciendo por aproximadamente 60 años hasta alcanzar 110 millones.  Si el promedio de 2 niños se alcanzase para 1990-1995, la población se estabilizaría 60 años más tarde a un 22% más alto –134 millones.  Si el promedio de dos niños no se puede alcanzar por otros 30 años (2000-2005), la población de estabilización crecería un 24% adicional, a 167 millones.

             Otros ejemplos similares se muestran abajo para otros países. 

 

Tabla 3.

 Tamaño de Población Proyectada

Bajo Diversas Suposiciones de Fertilidad: 1970-2070

 

+-------------+----------------------+--------------------+---------+

|             |                      |                    |Razón de    |                                                          Población

|             |                      |     Población      |   2070  |

|             |                      |     en millones    | a  1970 |

|             |                      |------+------+------+            |

|             | Suposición de        | 1970 | 2000 | 2070 |                                          |     País      Fertilidad

+-------------+----------------------+------+------+------+---------+

| Venezuela   | Fertilidad Constante |   11 |   31 |   420|    38.2    |

|             |  Fertilidad de       |      |      |      |            |

|             | reemplazo  para:     |      |      |      |            |

|             |      2000-05         |      |   22 |    34|     3.1    |

|             |      1990-95         |      |   20 |    27|            |

|             |      1980-85         |      |   18 |    22|            |

|             |                      |      |      |      |            |

| Indonesia   | Fertilidad Constante |  120 |  294 | 4,507|    37.6    |

|             | Fertilidad de        |      |      |      |            |

|             | reemplazo    para:   |      |      |      |            |

|             |      2000-05         |      |  214 |   328|     2.7    |

|             |      1990-95         |      |  193 |   275|     2.3    |

|             |      1980-85         |      |  177 |   236|     2.0    |

|             |                      |      |      |      |            |

| Morocco     | Fertilidad Constante |   16 |   54 | 1,505|    14.1    |

|             |  Fertilidad de       |      |      |      |            |

|             |  reemplazo para:     |      |      |      |            |

|             |      2000-05         |      |   35 |    58|     3.6    |

|             |      1990-95         |      |   30 |    44|     2.8    |

|             |      1980-85         |      |   26 |    35|     2.2    |

+-------------+----------------------+------+------+------+---------+

 

Fuente de los datos básicos:  ISPC, Oficina de Censos EEUU

             Como indica la Tabla 3, las tasas alternativas de disminución de fertilidad tendrían un impacto significativo en el tamaño de la población de un país para el año 2000.  Éstas harían una tremenda diferencia en los tamaños de las poblaciones estabilizadas, que se alcanza 60 a 70 años después de alcanzar los niveles de reemplazo de fertilidad.  Por lo tanto, es sumamente urgente que los gobiernos reconozcan ahora los hechos y las implicancias del crecimiento poblacional determinando los tamaños de población últimos (finales, N. del T.) que tienen sentido para sus países y comiencen vigorosos programas de inmediato para alcanzar sus deseados objetivos.

 

Tabla 4.

  Poblacion Total, Distribucion Y Tasas De Crecimiento,

 Por Regiónes Principales: 1970-2000

Variante Proyección "Media", Naciones Unidas)

 

------------------+------------------------------------+-------------

Región Principal  |           Población Total          |Crecimiento

y País            |                                    |

                  +-------------+-------+--------------+-------------

                  |     1970    | 1985  |    2000      |  1970-2000

                  |             |       |              |       Tasa

                  |millones       Porcentaje| millones  | millones Porcentaje  | millones Promedio

                  |             |       |              |       Anual

------------------+-------------+-------+--------------+-------------

TOTAL MUNDIAL     | 3,621 100.0 | 4,858 | 6,407  100.0 | 2,786  1.9%

------------------+-------------+-------+--------------+-------------

PAÍSES            |             |       |              |

DESARROLLADOS     | 1,084  29.9 | 1,234 | 1,368   21.4 |   284  0.8%

                  |             |       |              |

Economías de Mercado: |   736  20.3 |   835 |   920   14.4 |   184  0.7%

  EE.UU y JapÓn   |             |       |              |

                  |             |       |              |

Economías de planifi- |             |       |              |

cacion centralizada:  |             |       |              |

  URSS            |             |       |              |

------------------+-------------+-------+--------------+-------------

PAÍSES MENOS      |             |       |              |

DESARROLLADOS     | 2,537  70.1 | 3,624 | 5,039   78.6 | 2,502  2.3%

                  |             |       |              |

Economías de planifi- |             |       |              |

cacion centralizada:* |   794  21.9 | 1,007 | 1,201   18.7 |   407  1.4%

 China            |             |       |              |

                  |             |       |              |

Economías de Mercado: | 1,743  38.1 | 2,616 | 3,838   59.9 | 2,095  2.7%

Asia del Este     |    49   1.4 |    66 |    83    1.3 |    34  1.8%

Asia del Sur      | 1,090  30.1 | 1,625 | 2,341   36.5 | 1,251  2.6%

Asia del Sudeste  |   264   7.3 |   399 |   574    9.0 |   310  2.6%

Indonesia         |   120   3.3 |   177 |   250    3.9 |   130  2.5%

                  |             |       |              |

Asia Central y Sur|   749  20.7 | 1,105 | 1,584   24.7 |   835  2.5%

India             |             |       |              |

subcontinental**  |   691  19.1 | 1,016 | 1,449   22.6 |   758  2.5%

                  |             |       |              |

Asia Sudoeste     |    77   2.1 |   121 |   183    2.9 |   106  2.9%

------------------+-------------+-------+--------------+-------------

Africa            |    352  9.7 |   536 |   884   13.1 |   482  2.9%

Nigeria***        |    55   1.5 |    84 |   135    2.1 |    80  3.0%

Egipto            |    33   0.9 |    47 |    66    1.0 |    33  2.3%

------------------+-------------+-------+--------------+---------------

Latinoamerica     |   248   6.8 |   384 |   572    8.9 |   324  2.8%

Caribe            |    26   0.7 |    36 |    48    0.8 |    22  2.2%

América Central   |    67   1.8 |   109 |   173    2.7 |   106  3.2%

México            |    50   1.4 |    83 |   132    2.1 |    82  3.3%

Sudamérica        |             |       |              |

Tropical Sur      |   155   4.3 |   239 |   351    5.5 |   196  2.8%

      Brasil      |    95   2.6 |   145 |   212    3.3 |   117  2.7%

      Colombia    |    22   0.6 |    35 |    51    0.8 |    29  2.9%

                  |             |       |              |

Oceanía           |     4   0.1 |     6 |     9    0.1 |     5  2.6%

------------------+-------------+-------+--------------+-------------

 

*   Economías de Planificación Central incluyen la República Popular China, Corea del Norte, Vietnam del Norte y Mongolia

 

**  [Fotocopia del Archivo Nacional no legible]

 

*** [Fotocopia del Archivo Nacional no legible]

 

             El tamaño de la población de China, su distribución por edades, y la tasa de crecimiento son ampliamente discutidas, no solo entre los observadores de occidente sino aparentemente también dentro de China.  Las más recientes estimaciones varían entre “sobre 700 millones”, una figura utilizada consistentemente por los representantes de la China a las Naciones Unidas, a 920 millones, estimados a mediados de 1974 por el Departamento de Comercio de los EEUU, Oficina de Análisis Económicos.

 

CRECIMIENTO FUTURO EN LOS PAÍSES Y REGIONES PRINCIPALES

A través del período proyectado 1970 a 2000, las regiones menos desarrolladas crecerán más rápidamente que las regiones desarrolladas.  Las tasas de crecimiento en LDCs dependerán principalmente de la rapidez con la cual se adopten prácticas de planificación familiar.

Las diferencias en las tasas de crecimiento de los países desarrollados (DCs) y menos desarrollados (LDCs) agravarán aún más el llamativo desequilibrio demográfico entre los DCs y los LDCs.  Según la variante media de las Naciones Unidas, se duplicaría la población para el año 2000, creciendo de 2.500 millones en 1970 a 5.000 millones (ver Tabla 4) ). Como contraste, el crecimiento global del mundo desarrollado en ese mismo período sería de un 26%, incrementándose de 1.080 a 1.370 millones.  Por lo tanto, para el año 2000 casi el 80% de la población mundial viviría en regiones consideradas ahora menos desarrolladas y más del 90% del incremento poblacional ocurriría allí.

La escasez de información confiable para todos los países comunistas asiáticos y las suposiciones altamente optimistas con respecto a las tendencias de fertilidad en China implícitas en las proyecciones de las Naciones Unidas es un argumento para separar los LDCs con economías planificadas y LDCs con economías de mercado.  Tal separación refleja con mayor exactitud la carga de poblaciones de crecimiento rápido en la mayoría de los LDCs.

Como se muestra en la Tabla 4, la población de los países con economías planificadas, correspondiente aproximadamente a un tercio del total de los LDCs en 1970, se proyecta crecerán entre 1970 y 2000 a una tasa mucho menor del promedio de los LDCS de 2.3%.  Sobre el período entero de 30 años, sus tasas de crecimiento promedian 1.4%, en comparación con 2.7% para otros LDCs.  Entre 1970 y 1985, la tasa de crecimiento anual en países comunistas menos desarrollados de Asia se espera promedian 1.6%, declinando posteriormente a un promedio de 1.2% entre 1985 y 2000.   Por otro lado, la tasa de crecimiento de países LDCs con economías de mercado, se mantiene prácticamente igual, a 2.7% y 2.6% respectivamente.  Por lo tanto, salvo que existan esfuerzos de control de natalidad a gran escala (mayores que los implícitos en la variante media) o desastres económicos o políticos, en los próximos 25 años los países LDCs no comunistas tendrán poco respiro[67] de las cargas del incremento rápido de la  población.  Por supuesto, algunos LDCs podrán adaptarse a este incremento con menor dificultad que otros.

Más aún, sin medidas Draconianas no hay posibilidad de que ningún LDC pueda estabilizar su población a menos del doble del tamaño actual.  Para muchos, la estabilización ocurrirá a no menos de 3 veces el tamaño actual.

OTAN y Europa Occidental. En el oeste, solo Francia y Grecia tienen una política de incrementar el crecimiento poblacional – el cual la gente está ignorando exitosamente.  (En un cambio reciente y significativo de su posición tradicional, sin embargo, la Asamblea Francesa abrumadoramente aprobó una ley no solo autorizando la disponibilidad general de anticonceptivos sino también proveyendo que su costo esté a cargo del sistema de seguridad social) .  Otros países occidentales miembros de la OTAN no tienen políticas establecidas. La mayoría provee algunos o substanciales servicios de planificación familiar.  Todos aparentemente están dirigiéndose a tasas de crecimiento menores.  En dos países miembros de la OTAN (Alemania Occidental y Luxemburgo), el número de muertes anuales ya excede los nacimientos, resultando en una tasa de crecimiento natural negativa.

Rumania, Hungría, Bulgaria, y Checoslovaquia tienen políticas activas para incrementar sus tasas de crecimiento poblacional – a pesar de la renuencia de su gente a tener familias más grandes.  Dentro de la Unión Soviética, las tasas de fertilidad en la Unión y las repúblicas de Ucrania, Letonia, y Estonia están por debajo de los niveles de reemplazo.  Esta situación ha existido desde por lo menos desde 1969-1970 y, de continuar, eventualmente llevará a un crecimiento poblacional negativo en estas repúblicas.  En los EEUU, la fertilidad promedio también cayó bajo los niveles de reemplazo en los últimos 2 años (1972 y 1973).  Sin embargo, hay una diferencia notable en las actitudes de los dos países hacia este desarrollo demográfico.  Mientras en los EEUU se ve con agrado la posibilidad de una población estabilizada (no-creciente), en la Unión Soviética existe una preocupación perceptible por la baja fertilidad de los Eslavos y Bálticos (principalmente por parte de los Eslavos y Bálticos).  El gobierno soviético, según todos los indicios, está estudiando la posibilidad de incrementar sus decrecientes tasas de natalidad.  El tema de las políticas de incremento de la fertilidad está condicionado por sus costos relativamente altos (principalmente a través de incrementos en gastos de bienes y servicios de consumo) y la necesidad de evitar las apariencias de discriminación étnica entre las nacionalidades de poblaciones de crecimiento rápido y lento.

Las proyecciones medias de las Naciones Unidas al año 2000 no muestran cambios significativos en la posición demográfica relativa de los países de alianza occidental contra Europa Oriental y la Unión Soviética. La población de los países del Pacto de Varsovia se mantendrá en el 65% de la población de los países de la OTAN.  Si se excluye Turquía, la proporción del Pacto de Varsovia sube algo de 70% en 1970 a 73% en el año 2000.  Este cambio no es de magnitud tal que en sí misma tenga implicancias importantes para las relaciones de poder este-oeste. (Los crecimientos futuros de mano de obra en la OTAN y el Pacto de Varsovia no han sido examinados en este Memorando).

Los posibles cambios en poblaciones de las regiones menos desarrolladas son potencialmente de mayor importancia política y estratégica, tanto entre ellos mismos como en la relación con los países desarrollados.

África.  Evaluación de las tendencias futuras demográficas en África está severamente dificultada por la ausencia de datos-base confiables en el tamaño, composición, fertilidad y mortalidad, y migración de gran parte de la población del continente.  Teniendo en cuenta esta importante limitación, se proyecta que la población de África se incrementará de 352 millones en 1970 a 834 millones en el 2000, un aumento de casi 2.5 veces.  En la mayoría de los países africanos, las tasas de crecimiento poblacional probablemente se incrementarán significativamente antes de que empiecen a declinar. La expansión rápida de la población puede significar una carga particularmente pesada para los países “menos desarrollados” dentro de los LDCs africanos, incluyendo –según la clasificación de las Naciones Unidas-- Etiopía, Sudán, Tanzania, Uganda, Alto Volta, Mali, Malawi, Níger, Burundi, Guinea, Chad, Ruanda, Somalia, Dahomey, Lesoto, y Botswana. Agrupados, eran 104 millones en 1970 y se proyecta crecerán a un promedio de 3% al año, a 250 millones en el 2000.  Esta tasa de crecimiento está basada en la suposición de que haya reducciones significativas en la mortalidad. Sin embargo, es cuestionable que existan en un futuro previsible condiciones económicas y sociales que permitan las reducciones en mortalidad requeridas para producir una tasa de crecimiento de 3%.  Consecuentemente, la población de los países “menos desarrollados” de los LDCs de África puede ser menor a 250 millones en el 2000.

Los países Africanos dotados de ricos recursos de petróleo y otros recursos naturales pueden estar en una mejor posición para soportar la expansión poblacional.  Nigeria está dentro de esta categoría.  Ya es el país más poblado de del continente, con una población estimada de 55 millones en 1970 (ver la nota a la Tabla 4) la población de Nigeria para el final de siglo se proyecta alcance a 135 millones.  Esto sugiere un creciente rol estratégico y político para Nigeria, por lo menos en el África al sur del Sahara.

En Nor-África, la población de Egipto de 33 millones en 1970 se proyecta se duplicará en el 2000.  El grande y creciente tamaño de la población de Egipto es, y será por muchos años, una consideración importante en la formulación de muchas políticas domésticas y de exterior no solo para Egipto sino para los países vecinos.

Latino-América. Se proyecta un crecimiento poblacional rápido para la Sud-América tropical, que incluye Brasil, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador, y Bolivia.  Brasil, con una población actual de más de 100 millones, claramente domina el continente demográficamente; al final de este siglo, se proyecta que su población alcanzará el nivel de los EEUU en 1974 de aproximadamente 212 millones.  La perspectiva de un rápido crecimiento económico –si no son disminuidos por un sobre-crecimiento demográfico– augura un creciente poder para Brasil dentro de Latinoamérica y el mundo dentro de los próximos 25 años.

El Caribe, que incluye un número de países con prometedores programas de Planificación familiar (Jamaica, Trinidad y Tobago, Cuba, Barbados, y también Puerto Rico) se proyecta crecerá en 2.2% al año entre 1970 y 2000, una tasa menor al promedio de América Latina de 2.8%.

Tal vez la tendencia poblacional más significativa para los EEUU es la posibilidad de que la población de Méjico se incremente de 56 millones en 1970 a más de 130 millones para el año 2000.  Aún con las  condiciones más optimistas, según las cuales el promedio de fertilidad del país cae a niveles de reemplazo para el año 2000, la población de Méjico probablemente excederá los 100 millones a finales de este siglo.

Sud-Asia. Se esperan tasas algo menores para Asia del Este y Medio-sur, cuya población combinada de 1.030 millones en 1970 se espera sea más que duplicada al año 2000 a 2.200 millones. En vistas de su continuo rápido crecimiento poblacional (2.5%), las perspectivas para la populosa sub-región Hindú, que actualmente ya afronta problemas económicos asombrosos, son particularmente pobres.  La población del Sud y Sud-este de Asia se incrementará substancialmente con relación a China; sin embargo, es dudoso que esto contribuya a mejorar su posición de poder relativo y su influencia política en Asia.  Por el contrario, la preocupación resultante de los crecientes problemas económicos y sociales que resultan de crecimientos gigantescos de población pueden reducir, progresivamente, la habilidad de la región, especialmente India, de tener un rol de poder regional y mundial efectivo.

La Sud-Asia occidental, demográficamente dominada por Turquía y 7 países ricos en petróleo (incluyendo Arabia Saudita, Irak, y Kuwait se proyecta sea una de las regiones LDC de más rápido crecimiento, con un promedio anual de 2.9% entre 1970 y 2000.  Parte de este crecimiento será debido a inmigración, como por ejemplo, a Kuwait.

La tasa de crecimiento relativamente baja de 1.8% proyectada para los LDCs del Este de Asia con economías de Mercado refleja programas de planificación familiar altamente exitosos en Taiwán, Corea del Sur, y Hong Kong.

La República Popular China (PRC). La República Popular China es por lejos el país con mayor población del mundo y tiene, potencialmente, problemas de presión poblacional severos, dado su estándar de vida bajo y la utilización intensiva de recursos de tierras agrícolas disponibles.  En su último censo de 1953 registró una población de 583 millones, y oficiales de la PRC han citado números tan altos como 830 millones para 1970. La Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio proyecta una población levemente más alta, alcanzando 920 millones en 1974.  La tasa de crecimiento actual es aproximadamente de 2%.

 

Conclusión

El rápido crecimiento poblacional en los LDCs se ha acelerado en un medio de pobreza social, desempleo y sub-empleo, bajos logros educacionales, malnutrición generalizada, y crecientes costos de producción de alimentos.  Estos países han acumulado un listado formidable de atrasos en tareas sin terminar.  Estas tareas incluyen asimilación económica de aproximadamente un 40% de su población que están a las puertas, pero que en su mayoría aún están fuera de la periferia de la economía en desarrollo; la mejoría de los niveles generalmente bajos de vida; y, además, el acomodo de incrementos crecientes de población.  El lograr completar estas tareas puede ser intolerablemente lento si la tasa de crecimiento anual promedio en el resto de este siglo no disminuye a un valor mucho menor que el 2.7% que corresponde a la proyección media, para países LDCs con economías de mercado.  La velocidad a la cual el rápido crecimiento poblacional impide el progreso económico y social se discute en los capítulos subsiguientes.-

Apéndice Tabla 1

 

Crecimiento Proyectado de Población Urbana, Años Seleccionados entre 1965-2000 (Variante Media de las Naciones Unidas)

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Año    Población Mundial   Población          Población                    Porciento

               (millones)             Países                Países                          Total

                                            Desarrollados    LDC                            Urbano

1965        3,289                 1,158 (35.2%)     1,037 651 (62.8%)      2,252 507 (22.5%)

 

1970        3,621                 1,315 (36.3%)     1,084 693 (63.9%)      2,537 622 (24.5%)

 

1980        4,401                 1,791 (40.7%)     1,183 830 (70.2%)      3,218 961 (29.9%)

 

 1990       5,346                 2,419 (45.3%)     1,282 977 (76.2%)      4,064 1,443 (35.5%)

 

 2000       6,407                 3,205 (50.0%)     1,368 1,118 (81.8%)   5,039 2,087 (41.4%)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nota: La población “urbana” ha sido estimada de acuerdo a las diversas definiciones nacionales de este término.

 

Tasas de Crecimiento de Poblaciones Urbanas y Rurales, 1970-2000

(Variante Media de las Naciones Unidas).

 

                                 Población     Población         Población     Total       Urbana      Rural

                                 Mundial        Países               Países

                                                      Desarrollados   LDC 

 

Crecimiento

Total (%)                 76.9      143.7      38.8       26.2    61.3     -36.1      98.6    235.5   54.2

 

Crecimiento

Promedio

Anual (%)                 1.9          3.0         1.1         0.8      1.6        -1.5      2.3        4.1      1.5

 

--------------------------------------------------------------------------------------------------------


CAPÍTULO II  -  POBLACIÓN Y ABASTECIMIENTO MUNDIAL DE ALIMENTOS

El crecimiento rápido poblacional y el retraso en la producción de alimentos en los países en desarrollo, junto con un deterioro rápido en la situación global alimenticia en 1972 y 1973, ha suscitado graves preocupaciones acerca de la capacidad del mundo de alimentarse a sí mismo adecuadamente en el próximo cuarto de siglo y después.

Como resultado del crecimiento poblacional, y hasta cierto punto también la creciente afluencia (riqueza)[68], la demanda de alimentos en el mundo ha estado creciendo a tasas sin precedentes.  En 1900, el incremento anual en la demanda mundial de cereales fue cerca de 4 millones de toneladas.  Para 1950, había crecido a cerca de 12 millones de toneladas.  Para 1970, el incremento anual en la demanda fue de 30 millones de toneladas (sobre una base de más de 1.200 millones de toneladas).  Esto es aproximadamente equivalente a la cosecha anual de trigo de Canadá, Australia, y Argentina combinada.  Este incremento anual  en demanda de alimentos se compone de un 2% de crecimiento anual poblacional y un 0.5% de incremento en la demanda per cápita.  Parte del incremento de la demanda per cápita refleja una mejoría en las dietas de algunas poblaciones de países en desarrollo.  En los países menos desarrollados hay disponibles cerca de 400 libras de grano por persona, y es consumido principalmente como cereal.  El norteamericano promedio, sin embargo, utiliza casi una tonelada de grano al año, solo 200 libras directamente, y el resto en la forma de carne, leche, y huevos, para los cuales se requieren varias libras de cereal para producir una libra de producto animal (por ejemplo, 5 libras de grano para producir una libra de carne de vaca).

Durante las últimas dos décadas, LDCs han podido mantener la producción de comida necesaria para su población, a pesar de las tasas de crecimientos poblacionales sin precedentes.  Las cifras básicas se resumen en la siguiente tabla [calculada de datos en USDA (Departamento de Agricultura de los EEUU), La Situación Agrícola Mundial, Marzo 1974]:

 

ÍNDICES DE POBLACIÓN MUNDIAL Y PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS

(excluyendo la República Popular China)

1954=100

         +----------------------------+--------------------------------------+-------------------------------------------+

            |        MUNDO                       | PAÍSES  DESARROLLADOS                |     PAÍSES MENOS  DESARROLLADOS     |                             

          |         Alimentos            |      Alimentos                              |          Alimento                                  |

          |       producción             |      producción                             |           producción                              |

         |                                  |                                               |                                                     |

         | Pobla-                 Per  | Pobla-                         Per      | Pobla-                            Per            |

         | ción      Total    Capita | ción       Total             Capita  |  ción              Total               Capita         |

+-------+--------------------------+--------------------------------------+-------------------------------------------+

| 1954 |  100     100        100   |  100        100              100       |  100                100            100

| 1973 |  144     170        119   |  124         170             138       |  159                171            107

                                                                                                                                                                             |

|         |                                                                                                                                       |

| Incremento Anual Compuesto (%):                                                                                              |

|         |  1.9      2.8          0.9   |  1.1           2.8             1.7        |  2.5                                         2.9              0.4

+-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------+

Se debe hacer notar que la ganancia relativa en los LDCs de producción total de alimentos fue tan grande como la de los países avanzados, pero fue mucho menor per cápita, por la gran diferencia en las tasas de crecimiento poblacional.  Más aún, dentro del grupo de los LDCs hubo 24 países (incluyendo Indonesia, Nigeria, las Filipinas, Zaire, Argelia, Guyana, Irak, y Chile) en los cuáles la tasa de crecimiento poblacional excedió la tasa de crecimiento de la producción de alimentos; y un grupo mucho más poblado (incluyendo India, Pakistán, y Bangladesh) para los cuáles la tasa de crecimiento de producción fue apenas mayor que el crecimiento poblacional pero no compensó por el incremento de demanda doméstica [Conferencia Mundial de Alimentos, Evaluación Preliminar, 8 de Mayo 1974; Documento Naciones Unidas E/CONF. 65/PREP/6, p. 33.]

Los requerimientos generales se han proyectado para los años 1985 y 2000, basado en la estimación de población de la Variante Media de las Naciones Unidas y suponiendo muy pocas mejoras en las dietas de los LDCs.

Una proyección reciente hecha por el Departamento de Agricultura indica una capacidad productiva más que suficiente para suplir la demanda mundial de cereales (la comida básica del mundo) de una población de 6.400 millones en el año 2000 (variante de fertilidad media) a aproximadamente los mismos precios relativos actuales.

Este panorama general ofrece poca causa para la complacencia cuando se la subdivide por regiones.  Para soportar solamente una mejoría muy modesta en los niveles actuales de consumo de cereales (de 177 kilos per cápita en 1970 a 200-206 kilos en el 2000) las proyecciones muestran una alarmante y creciente dependencia de los LDCs en importaciones.  Tales importaciones se proyecta incrementarán de 21.4 millones de toneladas en 1970 a 102-122 millones de toneladas al final del siglo.  La importación de cereal se incrementarán a 13-15% del total del consumo de los países en desarrollo con un 8% en 1970.  Como grupo, los países desarrollados no solo pueden suplir sus propias necesidades, sino que también generarán un excedente importante. Para los LDCs, los análisis de producción de alimentos prevén la posibilidad física de suplir su necesidades, si es que (a) las condiciones climáticas son normales, (b) los rendimientos por unidad de área continúan mejorando según las tasas de la última década, llevando los rendimientos para el 1985 a un valor cercano a los rendimientos actuales en países desarrollados, y (c) se puede coordinar un traspaso substancialmente mayor anual de granos de países con excedentes (principalmente EEUU), a través de ventas comerciales o continua y creciente ayuda de alimentos. Las estimaciones de la capacidad de producción no están basadas en nuevos descubrimientos importantes tecnológico en los métodos de producción de alimentos, pero sí requieren la disponibilidad y la aplicación de mucho mayores cantidades de fertilizantes, pesticidas, riego artificial, y otros factores de agricultura moderna, junto con los avances tecnológicos continuados a las mismas tasas del pasado y las reformas administrativas e institucionales (incluyendo una gran expansión de la investigación y servicios de extensión) esenciales para la aplicación exitosa de esos factores.  También suponen condiciones climáticas normales.  Se requiere una voluntad política substancial en los LDCs para dar la prioridad necesaria a la producción de alimentos.

Hay una gran incertidumbre acerca de si las condiciones para obtener el equilibrio de alimentos en los LDCs puede en realidad ser alcanzado.  Los cambios climáticos no están bien entendidos, pero se ha establecido que existe una tendencia al enfriamiento persistente desde 1940.  Un grupo respetable de la opinión científica cree que esta tendencia presagia un período de heladas anuales más amplias, y posiblemente un decrecimiento a largo plazo de las lluvias en las áreas del Monzón de Asia y África.  El fertilizante de Nitrógeno escaseará mundialmente al menos a finales de la década de los 70; debido a precios más altos de energía, también será más costoso en términos reales que en los años 60.  Las inversiones de capital para riego e infraestructura y los requerimientos organizativos para asegurar una continua mejora de los rendimientos agrícolas puede fácilmente estar más allá de la capacidad financiera y administrativa de muchos LDCs.  Para algunas de las áreas con la mayor presión poblacional, hay poca o ninguna perspectiva de ganancias de exportación para cubrir la constantemente creciente importación de alimentos.

Aún cuando es siempre poco sabio proyectar el pasado reciente al futuro de largo plazo, la experiencia de 1972-1973 es muy indicativa[69].  La coincidencia de malas condiciones climáticas en muchas regiones del mundo en 1972 llevó la producción "per capita"[70] de los LDCs a los mismos niveles de principios de los 60. Al mismo tiempo, las reservas mundiales de alimentos (principalmente de EEUU) estaban casi agotadas, y no se re-construyeron durante el año de alta producción de 1973.  Una repetición, bajo estas condiciones, de las condiciones climáticas de 1972 resultaría en una hambruna a gran escala no experimentada en décadas – del tipo que el mundo pensó había erradicado permanentemente.

Aún cuando la hambruna masiva se pueda evitar, las predicciones más optimistas del potencial de producción de alimentos en los países LDCs más poblados muestran poca mejoría de los niveles inadecuados actuales y de calidad de nutrición.  En tanto cuanto la población mundial continúe creciendo a 2 a 3% o más, los LDCs deben hacer del incremento de producción de alimentos su prioridad de desarrollo principal, aún cuando absorba una gran proporción del capital disponible y los ingresos de las exportaciones.

Una moderación en las tasas de crecimientos poblaciones en los LDCs puede hacer algo de diferencia en los requerimientos de alimentos para 1985, una diferencia substancial para el 2000, y una tremenda diferencia para el principio del siglo próximo.  Desde el punto de vista de los intereses de los EEUU, tales reducciones en las necesidades de alimentos de los LDCs serían claramente ventajosas.  No reducirían los mercados comerciales para alimentos de los EEUU, ya que las reducciones de los requerimientos de alimentos de los LDCs que resulten de una reducción del crecimiento poblacional afectarían únicamente los pedidos de concesiones o donaciones de alimentos, no las ventas comerciales.  Mejorarían las perspectivas de mantener reservas mundiales adecuadas de alimentos contra las emergencias climáticas.  Reducirían la probabilidad de hambrunas periódicas en todas las regiones, acompañadas de motines de alimentos e inestabilidad social y política crónica.  Mejorarían las posibilidades de desarrollo a largo plazo e integración a un orden pacífico mundial.

Aún tomando la visión más optimista de las posibilidades teóricas de producción de alimentos en los países desarrollados para suplir los requerimientos de los países en desarrollo, el problema del incremento de costos para los LDCs ya es extremadamente serio y en el futuro pueden ser insuperables.  A precios actuales los requerimientos de importación proyectados de 102-122 millones de toneladas para el 2000 incrementarían el costo de las importaciones de cereales de los países en desarrollo a $16-20.000 millones, comparado con $2.500 millones en 1970.  Tan grandes como parecen estos números, puede ser una sub-estimación, si es que los países en desarrollo no pueden alcanzar el incremento supuesto por el Departamento de Agricultura en la tasa de crecimiento de la producción.

La FAO[71] en su reciente “Evaluación Preliminar de la Situación Mundial de Alimentos Actual y Futura” ha alcanzado una conclusión similar.

“Lo que es seguro es que la enormidad del costo de importación de alimentos que pueden enfrentar los países en desarrollo ... Además [de cereales] los países en desarrollo ... estarían importando cantidades substanciales de otros alimentos.  Claramente, el financiamiento del comercio de alimentos internacionales a esta escala puede crear muy graves problemas.”

Al menos un ¾ del incremento proyectado en importación de cereales de los países en desarrollo correspondería a los países más pobres del Sur de Asia y África Norte y Central.  La situación en Latinoamérica[72], que se proyecta pase de un excedente modesto a un déficit modesto, es bien diferente. La mayor parte de este déficit estará en Méjico y América Central, con ingresos relativamente altos y enlaces de transporte a EEUU fácilmente explotables.

El problema en Latinoamérica, por lo tanto, aparece como relativamente más manejable.  Sin embargo, es muy poco probable que los países más pobres de Asia y África puedan financiar el nivel probable de importación proyectada por el USDA[73].  Son pocos los que tienen un sector industrial dinámico y orientado a la exportación, como Taiwán o Corea del Sur, o ricos recursos de materia prima que puedan generar entradas por exportación a una suficiente velocidad como para suplir las necesidades de alimento.  Consecuentemente, aquellos países en los cuales ya existe la malnutrición y el hambre se enfrentan con la perspectiva de poca o ninguna mejoría en el ingreso de alimentos en los años porvenir, excepto por  un programa significativo de ayuda extranjera en alimentos, una expansión más rápida de la producción doméstica de alimentos, una reducción del crecimiento poblacional, o alguna combinación de las tres.  Peor aún, una serie de desastrosas cosechas podría transformar a algunos de ellos en clásicos ejemplos Maltusianos con hambrunas involucrando a millones de personas.

Aunque es probable que la asistencia extranjera continúe siendo ofrecida para resolver situaciones de emergencia en el corto plazo, como la amenaza de hambrunas masivas, es más dudoso que los países donantes estén preparados para proveer el tipo de asistencia masiva en alimentos que se deriva de las proyecciones de importación al largo plazo.

Una reducción del crecimiento poblacional claramente podría traer un alivio significativo al largo plazo.  Algunos analistas mantienen que para el período post-1985 una declinación rápida en la fertilidad será crucial para alcanzar dietas adecuadas mundialmente.  Si, como se hizo notar antes, se logra que la fertilidad en los países en desarrollo decline al nivel de reemplazo para el año 2000, la población en ese año sería de 5.900 millones, o 500 millones por debajo del nivel que se alcanzaría según la proyección variante media de las Naciones Unidas.  Casi toda esa caída sería en los países LDCs.  Con tal reducción la brecha de importación proyectada de 102-122 millones de toneladas por año podría ser eliminada, permitiendo simultáneamente una modesta mejora en el consumo per capita[74].  Aún cuando tan rápida reducción de fertilidad en los próximos 30 años es un objetivo optimista, algunos expertos piensan que puede ser obtenido por medio de esfuerzos intensificados, y si su importancia fuese entendida por líderes del mundo y nacionales.  Aún las reducciones más modestas pueden tener implicancias significativas para el año 2000 y aún más a mayor plazo.

Los programas intensivos para incrementar la producción de alimentos en los países en desarrollo más allá de los niveles supuestos por las proyecciones del Departamento de Agricultura probablemente ofrecen las mejores perspectivas de un alivio razonable inmediato, aunque esto significa dificultades técnicas y organizacionales significativas y significarán costos substanciales.  Sin embargo, se debe entender que esto será difícil en todos los países, y probablemente imposible en algunos de ellos – o muchos de ellos.  Aún con la introducción de nuevas técnicas y factores no ha sido posible incrementar la producción agrícola ni siquiera en un 3% por año en muchos de los países más pobres.  El crecimiento poblacional en varios de estos países excede esa tasa.

Tal programa de incremento de la producción de alimentos requerirá el amplio uso de variedades de semillas mejoradas, la creciente aplicación de fertilizantes químicos y pesticidas sobre grandes áreas y mejor manejo de las granjas, al mismo tiempo de incorporar nuevas tierras para cultivo.  Se ha estimado, por ejemplo, que con mejores variedades, control de pestes, y la aplicación de fertilizantes a la escala aplicada en Japón, los rendimientos de arroz en la India podrían teóricamente al menos incrementarse 2.5 veces sobre los niveles actuales.  Nuevamente en este caso se puede requerir ayuda extranjera substancial para materiales importados al menos para los primeros años hasta que el programa se afirme.

El problema es claro.  Las soluciones, o al menos los caminos que debemos transitar para alcanzarlas están en general acordadas.  Los que se requiere es un compromiso genuino a una serie de políticas que llevará a la comunidad internacional, países desarrollados y en vías de desarrollo, a alcanzar los objetivos descriptos más arriba.-

 

 

 

CAPÍTULO III  -  MINERALES Y COMBUSTIBLES

 

No es probable que el crecimiento poblacional por sí mismo imponga un constreñimiento serio a la disponibilidad física de combustibles y minerales no-combustibles al final de este siglo y más allá.

Esta perspectiva favorable en las reservas no descarta situaciones de escasez para minerales específicos en momentos y lugares particulares.  Una planificación cuidadosa con progreso continuado científico y tecnológico (incluyendo el desarrollo de substitutos) debiera mantener los problemas de la disponibilidad física dentro de proporciones manejables.

El mayor factor influenciando la demanda para materias primas no-agrícolas es el nivel de la actividad industrial, regional y global.  Por ejemplo, los EEUU, con un 6% de la población mundial, consume cerca de un tercio de sus recursos.  La demanda de materia prima, a diferencia de los alimentos, no es una función directa del crecimiento poblacional.  La escasez y los altos precios actuales para tales materiales son principalmente el resultado de las condiciones de bonanza en todos los países industrializados en los años 1972-1973.

El vínculo potencial importante entre un crecimiento rápido poblacional y la disponibilidad de minerales es indirecto, no directo.  Resulta de los efectos negativos del crecimiento excesivo de población en el desarrollo económico y progreso social, y por lo tanto en la estabilidad interna, en países sobre-poblados y sub-desarrollados.  Los EEUU son crecientemente dependientes de importaciones minerales desde los países en desarrollo en las últimas décadas, y esta tendencia es probable que continúe.  La ubicación de reservas conocidas de menas[75] de mayor ley para la mayoría de los minerales favorece una dependencia creciente de todas las regiones industrializadas en importaciones desde países menos desarrollados[76]. Los problemas reales de suministros de minerales están, no en su suficiencia física básica, sino en los temas socio-políticos de acceso, condiciones de exploración y explotación, y la división de los beneficios entre los productores, consumidores, y los gobiernos de los países huéspedes.

En los casos extremos donde las presiones poblaciones llevan a hambrunas endémicas, motines por alimentos, y ruptura del orden social, esas condiciones son poco conducentes a la exploración sistemática de depósitos minerales o de inversiones a largo plazo requeridos para su explotación.  Aún antes de la hambruna, a menos que un mínimo de aspiraciones populares de mejoría material pueda ser satisfecha, y a menos que las condiciones de acceso y explotación convenzan a las gentes y los gobiernos que en este aspecto del orden económico internacional “hay algo para ellos”, las concesiones a las compañías extranjeras serán probablemente expropiadas o sujetas a intervención arbitraria.  Sea a través de acción gubernamental, conflictos obreros, sabotaje, o disturbios civiles, se pondrá en peligro el flujo continuo de materiales necesarios.  Aunque la presión poblacional no es obviamente el único factor involucrado, este tipo de frustraciones son mucho menos probables bajo condiciones de crecimiento lento o cero crecimiento poblacional.

 

Reservas.

Las proyecciones hechas por el Departamento del Interior hasta el año 2000 para aquellos minerales combustibles y no-combustibles para los cuales los EEUU dependen gravemente en importaciones apoyan estas conclusiones sobre los recursos físicos (ver Anexo).   Las reservas probadas de muchos de estos minerales son aparentemente más que adecuadas para suplir la demanda acumulada estimada mundial a precios relativos de 1972, al menos hasta el fin de siglo. Aún cuando petróleo (incluyendo gas natural), cobre, zinc, y estaño son excepciones probables, el incremento de las reservas económicamente explotables como consecuencia de precios más altos, así como la substitución y recuperación secundaria de los metales[77] debieran evitar restricciones en el suministro en el largo plazo.  En muchos casos, los incrementos de precios que han ocurrido desde 1972 debieran ser más que suficientes para lograr la extensión necesaria de las reservas.

Estas conclusiones son consistentes con un estudio mucho más extensivo hecho en 1972 por la Comisión sobre el Crecimiento Poblacional y el futuro de América[78].

Con respecto a los combustibles fósiles, ese estudio prevé reservas mundiales adecuadas para al menos el próximo cuarto a medio siglo, aún sin mayores descubrimientos tecnológicos.  Las reservas de carbón y aceites esquistosos[79] son adecuadas hasta bien entrados en el siglo siguiente, aunque su explotación plena puede ser limitada por factores ambientales y suministro de agua.  Las estimaciones del Servicio Geológico de los EEUU sugieren reservas recuperables de petróleo y gas (asumiendo precios suficientemente altos) para suplir la demanda doméstica por al menos 2 o 3 décadas, pero hay también opiniones expertas respetables que apoyan estimaciones mucho menores; la producción de petróleo actual está por debajo del máximo de 1970 y suple solamente el 70% de la demanda actual.  Sin embargo, los EEUU están en una posición relativamente fuerte con respecto a combustibles fósiles comparado con el resto del mundo industrializado, bajo el supuesto que (EEUU)[80] se tome el tiempo y haga las grandes inversiones requeridas para desarrollar las alternativas domésticas a las fuentes extranjeras.

En el caso de los 19 minerales no-combustibles estudiados por la Comisión, se concluyó que para 9 de ellos existen suficientes reservas probadas para suplir las necesidades acumuladas del mundo a precios relativos actuales hasta el año 2020.  Para los otros 10, las reservas mundiales se consideraron inadecuadas.  Sin embargo, se juzgó que incrementos moderados de los precios, reciclaje, y substitución podría suplir la diferencia entre suministro y demanda.

Las proyecciones descriptas arriba probablemente subestiman los recursos globales.  Las “Reservas Probadas”, esto es, el suministro que estará disponible a costos actuales o levemente mayores de 10 a 25 años a partir de ahora, raramente exceden los requerimiento cumulativos de 25 años, porque la industria generalmente es renuente a utilizar  exploración costosa para suplir la demanda que puede o no materializarse en un futuro lejano.  La experiencia ha demostrado que las reservas adicionales se descubren a medida que se necesitan, al menos en el caso de los minerales no-combustibles, y las “reservas probadas” se han mantenido generalmente constantes con relación al consumo.

La suficiencia de las reservas no asegura por supuesto que los suministros ocurran en una flujo constante como se requiere.  Se pueden desarrollar problemas intermedios como resultado de errores de cálculo en los negocios con respecto a los tiempos de las expansiones requeridas para suplir los requerimientos.  Considerando el tiempo considerable requerido para expandir la capacidad, esto puede resultar en una escasez seria para ciertos materiales e incrementos de precios como en el pasado reciente.  Similarmente, de tiempo en tiempo habrá períodos de sobre-capacidad y precios decrecientes.  Los necesarios ajustes técnicos requeridos para cambiar a substitutos o incremento del reciclaje también puede ser demorado por el tiempo de desarrollo requerido o por la falta de información.

Un sistema de alerta temprana diseñado para señalizar la abundancia o escasez por venir puede ser muy útil para anticipar estos problemas.  Tal mecanismo puede tomar la forma de un grupo de expertos trabajando con la División de Recursos de las Naciones Unidas.  Alternativamente, se pueden formar grupos de estudios de mercancías (minerales)[81] intergubernamentales con el propósito de monitorear esos minerales identificados como potenciales áreas problema.

La disponibilidad adecuada global de minerales combustibles y no-combustibles no es de mucho beneficio para aquellos países que no pueden pagar por ellos.  Los suministros de petróleo actualmente son adecuados para cubrir las necesidades mundiales, pero se han creado graves problemas financieros y de pagos para los países desarrollados y en desarrollo durante el año pasado al cuadriplicarse el precio (del petróleo)[82].  Si ocurriera una acción similar de incremento de precios de abastecedores de otros minerales importantes, una ya mala situación sería intensificada.  El éxito de tales esfuerzos es, sin embargo, dudoso; no existe ningún caso para el cual las cantidades involucradas sean remotamente comparables a los casos de la energía;  y el alcance de tácticas de cartel o de estafas de precios es mucho menor.

Aunque los EEUU están relativamente bien posicionados en este sector, aún así, dependen mucho de importaciones de minerales de un número de fuentes que no son completamente seguras o estables.  Puede ser entonces necesario, especialmente en vistas de nuestra experiencia reciente con el petróleo, mantener esta dependencia bajo control, en algunos casos desarrollando recursos domésticos adicionales y más generalmente acumulando[83] para emergencias económicas y también de defensa nacional.  Existen también posibles peligros de precios irracionales promovidos por carteles productores y temas de política más amplia relacionada al apoyo de los EEUU a acuerdos de materiales que involucren productores y consumidores.  Tales asuntos, sin embargo, están en el área de política de materiales, ya no poblacionales.

Al menos hasta el final de este siglo, los cambios en las tendencias de crecimiento poblacional no harán mucha diferencia a los niveles totales requeridos de combustible y otros minerales.  Estos requerimientos están más relacionados con los niveles de ingresos y producción industrial, sin afectar substancialmente la demanda de minerales.  Sin embargo, en el largo plazo una población global menor final (digamos 8 a 9.000 millones en vez de 12 a 16.000 millones) requeriría un ingreso anual menor de recursos no renovables directamente afectados por el tamaño de la población así como un volumen menor de alimentos, productos forestales, textiles, y otros recursos renovables.

Cualquiera sean las cosas que se hagan para proteger contra las interrupciones de suministros y para desarrollar alternativas domésticas, la economía de los EEUU requerirá grandes y crecientes cantidades de minerales del extranjero, especialmente de países menos desarrollados.  Este hecho le da a los EEUU un creciente interés en la estabilidad social, política y económica de los países productores.  Donde sea que una disminución de las presiones poblacionales por medio de menores tasas de natalidad puede incrementar las perspectivas de tal estabilidad, la política poblacional se convierte en relevante para el suministro de recursos y para los intereses económicos de los EEUU.-

 

 

 

ANEXO

PERSPECTIVA PARA MATERIAS PRIMAS

 

I. Factores que Afectan la Demanda y Suministro de Materias Primas.

Algunos de los factores claves que deben ser considerados al evaluar la situación futura en materias primas son el estado de desarrollo económico del país, y la sensibilidad del mercado a cambios en los precios relativos de las materias primas.

La teoría económica indica que el patrón de consumo de materias primas varía con el nivel de actividad económica.  Un examen de la intensidad de uso de materias primas (incremento de materia prima necesaria para proveer una unidad adicional de Producto Bruto Interno –PBI) demuestra que después de alcanzar un nivel particular de PBI, la intensidad de utilización de materias primas empieza a declinar.  Algunas posibles explicaciones para esta caída son:

4.       En países industrializados, al crecer la economía, las componentes de servicio del PBI se expanden relativas a los componentes de no-servicios.

5.       El progreso tecnológico tiende, como un todo, a bajar la intensidad de uso por medio de una mayor eficiencia en la utilización de la materia prima y el desarrollo de aleaciones.

6.       El crecimiento económico continua siendo caracterizado por la substitución de un material por otro y la substitución de materiales naturales por sintéticos.

La mayoría de los países desarrollados han alcanzado este punto de declinación de la intensidad de uso.  La población de los países que aún no han alcanzado esta etapa de desarrollo económico generalmente pasa por una etapa de rápido crecimiento previo a la industrialización.  Esto se debe a la facilidad relativa de la aplicación de mejoras en políticas de salud y la declinación resultante en las tasas de mortalidad, mientras que las tasas de natalidad se mantienen altas. Luego la economía del país comienza a industrializarse y crecer más rápidamente, resultando el crecimiento inicial rápido en producción industrial en un incremento de la intensidad de uso de materias primas, hasta que la producción industrial alcanza el nivel a partir del cual la intensidad de uso comienza a declinar.

Como se describió más arriba, los cambios en los precios relativos de materias primas cambian la cantidad de reservas económicamente recuperables.  Por lo tanto, el nivel de precios relativos, la fluidez del proceso de ajuste, y la disponibilidad del capital para las inversiones requeridas también se puede esperar influencien significativamente las condiciones de los mercados de materias primas. Además, mejoras tecnológicas en minería y metalurgia permiten explotar menas de menor ley[84] sin el correspondiente incremento de costos.

La siguiente Tabla presenta las importaciones netas en 1972 y la razón de la importación a la demanda total para nueve minerales.  Las importaciones netas de estos 9 minerales representaron el 99% del total del déficit comercial en minerales.

  +--------------------------+-----------------+-------------------------+

  |                                 |     1972          | Razón de Import.     |

  |   Mineral                   |Import. Neta    | a Demanda Total     |

  |                                 | ($Millones)*   |                               |

  +--------------------------+------------------+-------------------------+

  | Aluminio                   |     48.38          |      .286                  |

  | Cobre                       |    206.4           |      .160                   |

  | Hierro                       |    424.5           |      .049                   |

  | Plomo                       |    102.9           |      .239                   |

  | Níquel                      |    477.1            |      .704                   |

  | Estaño                      |    220.2            |      .943                   |

  | Titanio                      |     256.5           |      .469                   |

  | Zinc                         |    294.8             |      .517                   |

  | Petróleo                    |  5,494.5            |      .246                   |

  | (incluye gas natural)   |                         |                               |

  +--------------------------+-------------------+--------------------------+

Las fuentes principales de estas importaciones de los EEUU durante el periodo 1969-1972 fueron:

  +--------------------------------------------------------------------------+

  | Mineral               Fuente & %                            |

  +---------------------------------------------------------------------------+

  | Aluminio               - Canadá 76%                                          |

  | Cobre                   - Canadá 31%, Perú 27%, Chile 22%         |

  | Hierro                  - Canadá 50%, Venezuela 31%                   |

  | Plomo                  - Canadá 29%, Perú 21%, Australia 21%     |

  | Níquel                  - Canadá 82%, Noruega 8%                       |

  | Estaño                  - Malasia 64%, Tailandia 27%                    |

  | Titanio                  - Japón 73%, Unión Soviética 19%             |

  | Zinc (Mena)          - Canadá 60%, Méjico 24%                        |

  | Zinc (Metal)          - Canadá 48%, Australia 10%                      |

  | Petróleo (crudo)     - Canadá 42%                                            |

  | Petróleo (crudo)     - Venezuela 17%                                        |

  +-----------------------------------------------------------------------------+

II. Reservas Mundiales.

La siguientes Tabla muestra las estimaciones de las reservas mundiales para estos minerales.  Como se mencionó anteriormente, la cantidad de reservas económicamente recuperables se incrementa con precios más altos.  Las Tablas siguientes, basadas en información de la Oficina de Minas, provee estimaciones de reservas a varios precios (Todos los precios a valor dólar constante de 1972).

Aluminio (Bauxita)

Precio (por libra aluminio primario)

     Precio A    Precio B    Precio C       Precio D

     .23             .29            .33                .36

 

Reservas (miles de millones de toneladas cortas, Contenido de aluminio)

Mundial      3.58          3.76          4.15                5.21

EEUU          .01            .02            .04                  .09

 

Cobre

Precio (por libra de cobre refinado)

       .51             .60            .75

Reservas (millones de toneladas cortas)

Mundial    370               418            507          

EEUU        83                 93            115         

 

Oro

Precio (por onza troy)

58.60         90               100            150

Reservas (millones de onzas troy)

Mundial  1,000             1,221          1,588               1,850

EEUU      82                120             200                 240

 

Hierro

Precio (por toneladas corta de hierro primario contenido en mena)

17.80              20.80           23.80     

Reservas (miles de millones de toneladas cortas de hierro contenido)

Mundial  96.7               129.0          206.0     

EEUU    2.0                   2.7             18.0     

 

Plomo

Precio (por libra de metal de plomo primario)

.15                   .18              .20     

Reservas (millones de toneladas cortas, contenido de plomo)

Mundial  96.0                129.0              144.0     

EEUU   36.0                   51.0                56.0

 

Níquel

Precio (por libra de metal primario)

1.53                   1.75               2.00             2.25

Reservas (millones de toneladas cortas)

Mundial  46.2                  60.5               78.0            99.5

EEUU     .2                         .2                  .5               .5

 

Estaño

Precio (por libra de metal de estaño primario)

1.77                    2.00                2.50            3.00

Reservas (miles de toneladas largas – Contenido de estaño)

Mundial  4,180                  5,500              7,530         9,290

EEUU       5                      9                   100             200

 

Titanio

Precio (por libra de titanio en pigmento)

 .45                       .55                   .60

Reservas (miles de toneladas cortas en titanio contenido)

Mundial 158,000               222,000             327,000     

EEUU   32,400                  45,000                60,000

 

Zinc

Precio (por libra, zinc del oeste de primera, entregado)

.18                       .25                  .30

Reservas (millones de toneladas cortas, contenido de zinc)

Mundial    131                    193                 260     

EEUU      30                      40                   50         

 

Petróleo:

Los datos necesarios para cuantificar las relaciones reservas-precio no están disponibles.  Sin embargo, para efectos de planificación la Oficina de Minas utilizó el supuesto aproximado de que un incremento en precio de 100% incrementaría las reservas en 10%.  El precio promedio en EEUU en 1972 fue de $3.39/barril con reservas mundiales probadas de 666.900 millones de barriles y reservas de los EEUU de 36.300 millones de barriles.  Por lo tanto, utilizando la suposición de la Oficina de Minas si se duplica el precio mundial (un precio en EEUU de $ 6.78/barril) las reservas mundiales subirían a 733.500 millones de barriles y las reservas de los EEUU a 39.900 millones de barriles.

 

Gas Natural:

Precio (precio de cabeza de pozo por mil pies cúbicos)

.186                          .34                   .44         .55

Reservas (trillones de pies cúbicos)

Mundial  1,156                       6,130            10,240       15,599

EEUU      266                         580                 900        2,349

Se debe hacer notar que estas estadísticas representan un cambio en los precios relativos de 1972 y suponen una tecnología constante a 1972.  El desarrollo de nueva tecnología o un cambio más dramático en precios relativos puede tener un impacto significativo en el suministro de reservas económicamente recuperables.  El aluminio es un buen ejemplo.  Es el elemento metálico más abundante de la corteza terrestre y el suministro de este recurso está casi  enteramente determinado por el precio.  La demanda actual y la tecnología limitan las reservas económicamente recuperables a fuentes de bauxita.  Existen fuentes alternativas de aluminio (por ejemplo, alunita) y si se desarrollan tecnologías mejoradas para hacer estas fuentes alternativas económicamente viables, el suministro no tendrá límites.  Las figuras de reservas estimadas arriba, aunque representan órdenes de magnitud aproximadas, son adecuadas para alcanzar la demanda mundial proyectada (también como estimación de orden de magnitud) hasta el año 2000.  En algunos casos, incrementos modestos en los precios por sobre el nivel de 1972 puede requerirse para atraer la inversión de capital necesaria.-

 

 

 

 

Capítulo IV  -  Desarrollo Económico y Crecimiento Poblacional

 

El rápido crecimiento poblacional afecta negativamente todos los aspectos del progreso social y económico en los países en desarrollo.  Absorbe grandes cantidades de recursos necesarios para inversiones de desarrollo más productivas.  Requiere mayores gastos para salud, educación, y otros servicios sociales, particularmente en áreas urbanas.   Incrementa la carga de dependientes por trabajador de tal manera que un porcentaje alto de la producción del grupo de edad productiva es requerido para sostener dependientes.  Reduce los ahorros de las familias y la inversión doméstica.  Incrementa las severas presiones existentes en tierras agrícolas limitadas en países donde el “problema de la pobreza” mundial está concentrado.  Crea la necesidad de utilizar grandes cantidades de dineros de exportación escasos para importar alimentos (o la pérdida de excedentes de alimentos para exportar).  Finalmente, intensifica los ya severos problemas de desempleo y sub-empleo en muchos países en desarrollo donde no se crean suficientes trabajos productivos para absorber los incrementos anuales de la fuerza laboral.

Aún en países con buenas proporciones recursos/población, el rápido crecimiento poblacional causa problemas por varias razones: Primero, se requieren inversiones de capital grandes para explotar los recursos sin aprovechar.  Segundo, algunos países ya tienen desempleo alto y creciente y no tienen la manera de entrenar a nuevos participantes de la fuerza laboral. Tercero, hay largas demoras entre el empezar programas efectivos de planificación familiar y el reducir la fertilidad, y demoras aún mayores entre las reducciones en la fertilidad y la estabilización de la población. Por lo tanto existe peligro substancial de sobrepasar inmensamente los objetivos poblacionales si el crecimiento poblacional no se modera en el futuro cercano.

Durante la última década, los países en desarrollo han incrementado su Producto Bruto Interno (PBI) a razón de un 5% anual, contra un 4.8% en países desarrollados.  Pero al mismo tiempo los LDCs[85] experimentaron una tasa de crecimiento poblacional anual del 2.5%.  Por lo tanto su tasa de incremento de los ingresos “per capita”[86] fue sólo de un 2.5% y en algunas de las áreas más densamente pobladas el incremento en ingreso “per capita” fue de menos del 2%.  Esto es en severo contraste con el 3.6% de los países ricos.  Más aún, la baja tasa significa que hay muy poco cambio en aquellos países cuyo ingreso “per capita” es de $200 por año o menor.  El problema se ha exacerbado más en meses recientes por el dramático incremento en los precios de petróleo y fertilizantes.  El Banco Mundial ha estimado que los ingresos de 800 millones de habitantes de los países más afectados por la crisis petrolera crecerán a menos del 1% “per capita” anual para el resto de los años ’70.  Teniendo en cuenta las desigualdades en la distribución de los ingresos, habrá bastante más de 500 millones de personas, con ingresos promedio anuales menores a $100 “per capita”, que no tendrán crecimiento o crecimiento negativo durante ese período.

El moderar el crecimiento poblacional ofrece beneficios desde el punto de vista de los recursos ahorrados para inversiones y/o consumo “per capita”.  Si los requerimientos de recursos para soportar menos niños se reduce y los fondos ahora colocados para la construcción de escuelas, hospitales, casas, y otra infraestructura esencial se invierten en actividades productivas, el impacto en el crecimiento del PBI y el ingreso “per capita” puede ser significativo.  Además, el progreso social y económico que resulta del control poblacional contribuirá aún más al decrecimiento de las tasas de fertilidad.  La relación es recíproca, y puede tomar la forma de un círculo o vicioso o virtuoso.

Esto lleva a preguntar cuánto más eficientes puedan ser los gastos utilizados para control poblacional que si se los utiliza para incrementar la producción a través de inversiones directas en riego adicional, fábricas, y proyectos de generación de energía.  Aunque la mayoría de los ecónomos hoy en día no está de acuerdo con las suposiciones que fueron la base de estimaciones previas sobre-optimistas de la recompensa de los gastos poblacionales, hay un acuerdo general de que hasta el punto en el cuál el costo por recipiente crece rápidamente, los gastos en planificación familiar se consideran generalmente como la mejor inversión que un país puede hacer en su propio futuro.

 

II. Impacto del Crecimiento Poblacional en el Desarrollo Económico

En la mayoría, sino en todos, los países en desarrollo las tasas de fertilidad altas imponen costos económicos substanciales y restringen el crecimiento económico.  Los efectos adversos principales macroeconómicos pueden ser analizados en tres categorías: (1) el efecto de ahorro, (2) "calidad del niño" versus "cantidad de niños", y (3) "profundización de capital" versus "ensanchamiento de capital." Estas tres categorías no son mutuamente exclusivas, pero demuestran diferentes perspectivas familiares y sociales.  Además, hay a menudo efectos adversos de largo plazo en producción agrícola y el equilibrio de pagos.

4.       El efecto de ahorro. Una economía de alta fertilidad tiene forzosamente una mayor “carga de dependencia” que una economía con baja fertilidad, porque una proporción mayor de la población consiste en niños demasiados jóvenes para trabajar.  Hay más personas que no trabajan que hay que alimentar, dar casa y criar, y hay un excedente menor disponible para ahorro e inversiones. Por consiguiente, una tasa de fertilidad menor puede liberar recursos del consumo; si éstos son ahorrados e invertidos, pueden contribuir al crecimiento económico.  (Hay mucha controversia en este punto; estudios empíricos del efecto del ahorro han producido resultados variables).

5.       Calidad versus Cantidad de Niños. Los padres toman decisiones sobre inversiones, en un cierto sentido, sobre sus hijos.  Los niños de mejor salud y más educados tienden a ser económicamente más productivos, tanto como niños como posteriormente como adultos.  Además, a estos compromisos más o menos concientes que los padres pueden hacer acerca de la mayor educación y mejor salud para cada niño, hay ciertos efectos biológicos adversos que sufren los niños de familias grandes, como son mayor mortalidad y crecimiento cerebral limitado debido a un mayor impacto de la malnutrición. Se debe enfatizar, sin embargo, que la discusión de los compromisos entre calidad y cantidad de niños quedará en el terreno académico en los países para los cuáles la tasa de mortalidad infantil es grande. Cuando los padres no pueden esperar que la mayoría de los niños vivan hasta una edad avanzada, probablemente continuarán “sobre-compensando”, utilizando la alta fertilidad como una forma de circundar el problema para asegurar que tendrán hijos capaces de mantener los padres en el futuro distante.

6.       Profundización versus Ensanchamiento del Capital.  Desde el punto de vista de la familia la alta fertilidad probablemente reducirá el bienestar por niño; desde el punto de vista de la economía uno puede ver la tasa de fertilidad como un crecimiento más rápido en la fuerza laboral relativo a las reservas de capital.  Las reservas de capital de una sociedad incluye infraestructura como escuelas y otros centros educacionales además de las inversiones de capital que aumentan la productividad de los trabajadores en agricultura e industria manufacturera. Para una cierta tasa de acumulación de capital, un crecimiento poblacional menor puede contribuir a incrementar la cantidad de capital y educación por trabajador, ayudando así a incrementar la producción y el ingreso “per capita”.  El problema de inmigración a ciudades y la resultante demanda de infraestructura urbana también puede ser analizada como problemas de “ensanchamiento” de capital, que transfiere recursos fuera de inversiones generadoras de crecimiento.

En varios de los países más poblados ha emergido un cuarto aspecto del rápido crecimiento poblaciones en años recientes, que tiene profundas consecuencias en el largo plazo.  La producción agrícola ha sido capaz de mantener o exceder el crecimiento poblacional por muchas décadas previo a la mitad de este siglo, principalmente por medio de la expansión constante de las hectáreas[87] bajo cultivo. Más recientemente, solo han habido disponibles tierras marginales previamente no utilizadas en India, Tailandia, Java, Bangladesh, y otras áreas.  Como resultado (a) la tenencia de tierras ha disminuido de tamaño, y (b) la escasez de tierras ha llevado a la deforestación y sobre-utilización, con la consecuente erosión de suelos y severa contaminación de aguas e inmigración urbana creciente.  Áreas que habitualmente ganaban divisas extranjeras a través de la exportación de excedentes de alimentos están ahora en déficit o están en la transición temprana a la dependencia en alimentos importados.  Aunque la oportunidad para incrementar la productividad agrícola en estas áreas es muy grande, las tecnologías disponibles para hacerlo requieren costos de capital por hectárea[88]  mucho más altos y mayor costo de divisas para elementos “modernos” (fertilizantes químicos, pesticidas, combustibles de petróleo, etc.) que los requeridos por tecnologías tradicionales. Por lo tanto el crecimiento poblacional puede ser visto como un contribuyente en el largo plazo importante, o estructural, a los problemas actuales de la balanza de pagos de los LDCs y al deterioro de su infraestructura básica ecológica.

Finalmente, la alta fertilidad aparentemente aumenta la mala distribución de los ingresos el cual es un problema fundamental económico y social en gran parte del mundo en desarrollo.  Las familias con altos ingresos tienden a tener menor cantidad de hijos, gastar más en la salud y educación de estos niños, y tienen más riquezas para pasarles a estos hijos, en contraste con las desventajas varias que enfrentan los hijos de los pobres.  Estos últimos tienden a ser más numerosos, menos inversión por niño en su “capital humano”, dejando a estos niños con constreñimientos económicos, educacionales, y sociales, similares a aquellos que restringieron las oportunidades de los padres.  En resumen, la alta fertilidad contribuye a la continuidad intergeneracional de la mala distribución de los ingresos y los problemas relacionados sociales y políticos.  

 

III. El Efecto del Desarrollo en el Crecimiento Poblacional

Los determinantes del crecimiento poblacional no son bien entendidos, en particular para sociedades de bajos ingresos.  Los datos históricos muestran que la fertilidad declinante en Europa y EEUU ha estado asociada con una declinación de la mortalidad y creciente urbanización, y generalmente con la “modernización”.  La fertilidad declinó substancialmente en el Oeste sin utilizar anticonceptivos sofisticados.  Este movimiento de alta fertilidad y alta mortalidad a baja fertilidad y baja mortalidad se conoce como la “transición demográfica”.  En muchos países de bajos ingresos la mortalidad ha bajado significativamente desde la Segunda Guerra Mundial (en gran parte debido a la reducción de las epidemias y hambrunas), pero la fertilidad se ha mantenido alta.  Aparte de unas pocas áreas de baja fertilidad[89] en el Este de Asia y el Caribe, no ha ocurrido una transición demográfica significativa en el Tercer Mundo.  (Los Chinos, sin embargo, han proclamado un éxito notable en reducir las tasas de natalidad, y observadores calificados están convencidos que ellos han tenido un éxito inusual, aunque no existe información demográfica específica).

Hay evidencia considerable e irrefutable en muchos países en desarrollo que un mayor número (aunque no completamente conocido) de parejas querría tener menor cantidad de niños de los que es posible tener en esos lugares – y de que hay una demanda grande no satisfecha de servicios de planificación familiar.  Ahora también se cree de forma difundida que serán necesarios algo más que servicios de planificación familiar para motivar a otras parejas a querer familias pequeñas y para que todas las parejas quieran alcanzar los niveles de reemplazo esenciales para el progreso y crecimiento de sus países.

Hay también evidencia, aunque no concluyente,  de que ciertos aspectos del desarrollo económico y la modernización están más directamente relacionados que otros a la baja de las tasas de natalidad, y de que las políticas de desarrollo selectivos pueden ocasionar la transición demográfica a niveles de ingresos “per capita” substancialmente más bajos que en Europa, Norte América, y Japón.  Tales políticas selectivas estarían enfocadas a mejoras en la salud y nutrición para disminuir la mortalidad infantil; educación universal y alfabetismo para los adultos, especialmente para las mujeres;  incrementar la edad legal para casamientos; mayores oportunidades para que la mujer se emplee en la economía monetaria; mejoras en los beneficios de la seguridad social[90] de la edad avanzada; y modernización agrícola enfocada a los pequeños granjeros. Es importante que se le dé este enfoque a los programas de desarrollo porque, dadas las densidades poblaciones altas actuales, y los bajos niveles de ingresos en gran parte de Asia, África, y Latinoamérica, si la transición demográfica tiene que esperar a la modernización y desarrollos completos[91], puede que no se quiebre nunca el círculo vicioso de pobreza, gente, y desempleo.

Las causas de estas tasas de natalidad altas son explicadas generalmente por tres factores:

4.       Medios e Información Inadecuados. El tamaño actual de la familia en muchas sociedades es mayor que el tamaño de la familia deseado porque existe ignorancia sobre métodos aceptables de control de natalidad o indisponibilidad de servicios y dispositivos de control de natalidad. La importancia de este factor está evidenciada por las muchas investigaciones sociológicas sobre el “tamaño deseado de la familia” versus el tamaño real, y por las tasas de aceptación substanciales de los anticonceptivos cuando se introduce la planificación familiar sistemática.  Este factor ha sido una suposición básica en los programas de planificación familiar bilaterales oficiales y programas multilaterales en muchos países en la última década. Cualquiera que sea la importancia real de este factor, que claramente variará de país a país y el cual cambia con cambios en las condiciones económicas y sociales, sin ninguna duda existe una gran demanda para servicios de planificación familiar.

5.       Motivación inadecuada para reducir el número de niños.  Especialmente en las áreas rurales de los países subdesarrollados, que son los que tienen el porcentaje mayor del crecimiento poblacional actual, los padres a menudo quieren muchos hijos (especialmente varones) (1) para asegurar que algunos sobrevivirán la alta mortandad infantil, (2) para proveer soporte para los padres en su edad avanzada, y (3) para proveer mano de obra de bajo costo en la granja.  Aún cuando estos elementos están presentes entre la población rural, la urbanización continuada puede reducir la necesidad de hijos en el largo plazo.  La ausencia de oportunidades educacionales y de empleo para mujeres jóvenes intensifica estas mismas motivaciones al fomentar el matrimonio temprano y maternidad temprana y frecuente Este factor sugiere que son de crucial importancia las políticas de desarrollo selectivo como medio para acelerar la reducción de fertilidad.

6.       El “tiempo de retraso".  Las preferencias familiares y las instituciones sociales que favorecen la alta fertilidad cambian lentamente. Aún cuando la mortalidad y las condiciones económicas hayan mejorado significativamente desde la Segunda Guerra Mundial en los LDCs, las expectativas familiares, las normas sociales, y las prácticas de los padres responden lentamente a estas condiciones alteradas.  Este factor lleva a la necesidad de programas a gran escala de información, educación, y persuasión dirigida a disminuir la fertilidad.

Los tres elementos están indudablemente entremezclados en diversas proporciones en todos los países subdesarrollados con altas tasas de natalidad.  En la mayoría de los LDCs, muchas parejas reducirían el tamaño de sus familias si los métodos de control de natalidad fueran más fácilmente accesibles.  Esta reducción, sin embargo, puede aún dejar el tamaño de la familia completa a niveles más altos que los niveles de reemplazo – esto es, a niveles que impliquen crecimiento poblacional continuo pero más lento.  Muchas otras parejas no reducirían el tamaño de sus familias simplemente por tener mejor disponibilidad de anticonceptivos, sea porque ven una familia grande como económicamente más ventajoso, o por factores culturales, o porque mal interpretaron sus propios intereses económicos.

Por lo tanto, el suministro de planificación familiar (tecnología anticonceptiva y sistemas de entrega) y la demanda (la motivación para la fertilidad reducida) no deben ser vistas como alternativas mutuamente excluyentes; se complementan y se pueden fortalecer mutuamente.  El punto de enfoque selectivo mencionado anteriormente – programas de seguridad social para la edad avanzada, programas de salud maternos e infantiles, incremento de la educación de las mujeres, incremento de la edad legal de matrimonio, incentivos financieros a “aceptantes”[92], personal, -- son importantes, aunque se requiere aún mejor información para entender cuáles medidas son más eficientes en costo y factibles para una situación dada, y cómo su efectividad en costo se compara con los programas de suministro.

Otra área adicional interesante que está recibiendo mayor atención: la distribución de los beneficios del desarrollo.  La experiencia de varios países sugiere que el grado al cuál los pobres, con las más altas tasas de fertilidad, reduzcan su fertilidad dependerá del grado en el cual participen[93] del desarrollo[94].  Desde este punto de vista el nivel promedio de desarrollo económico y la modernización promedio son determinantes menos importantes del crecimiento poblacional que la estructura específica de desarrollo.  Esta línea de investigación sugiere que las actividades de desarrollo social deben ser orientadas con mayor precisión que en el pasado para alcanzar a las personas de menores ingresos, para contrarrestar su deseo de alta fertilidad como medio para aliviar ciertas condiciones adversas.

 

IV. Empleo y Problemas Sociales

Empleo, aparte de su rol en la producción de bienes y servicios, es una fuente importante de ingreso y de reconocimiento o status para las trabajadores y sus familias.  La inhabilidad para encontrar trabajos que ofrezcan un estándar mínimo de nivel de vida de grandes segmentos de la población económicamente activa en los países en desarrollo se refleja en el incremento de la disparidad de ingresos y en una profundización de la frustración económica, política y social.

Los problemas de empleo económicamente más significativos en los LDCs a los que contribuye el excesivo crecimiento poblacional es la baja productividad de los trabajadores en la producción de bienes y servicios, las cambiantes aspiraciones de la fuerza laboral, la distribución existente del ingreso, riqueza y poder, y la dotación de recursos naturales de un país.

Los problemas políticos y sociales de la sobre-población urbana están directamente relacionados con el crecimiento poblacional. Además de la fertilidad aún alta en las áreas urbanas de muchos LDCs, las presiones poblacionales sobre las tierras, las cuales incrementan la inmigración hacia las ciudades, se agrega a las presiones sobre los mercados de trabajo urbanos y la estabilidad política, y presiona la capacidad de proveer escuelas, infraestructura de salud, y suministro de agua.

Se debe reconocer que una menor fertilidad aliviará solo una porción de estas presiones y que sus efectos más beneficiosos se sentirán solo después de un período de décadas.  La mayoría de los inmigrantes potenciales de la campiña a la ciudad dentro de los próximos 15 a 20 años ya han nacido.  Las tasas de natalidad más bajas proveerán alivio inmediato a los servicios de salud, sanitarios y de bienestar, y alivio en el mediano plazo a presiones sobre el sistema educacional. Los efectos mayores sobre empleo, inmigración, y estándar de vida se harán sentir solamente después de 25 o 30 años.  El tiempo de retraso inherente en todos los aspectos de la dinámica poblacional solo refuerzan la urgencia de adoptar políticas efectivas en los próximos años sino los formidables problemas de esta década se convertirán en completamente inmanejables en los años 1990 y después del año 2000.-[95]

 

 

 

Capítulo V  -  Implicancias de las Presiones Poblacionales

para la Seguridad Nacional

El impacto de los factores poblaciones sobre los temas ya considerados parece ser bien entendido – desarrollo, requerimientos de alimentos, recursos, medio ambiente – afectan adversamente el bienestar y el progreso de países con los cuáles tenemos un interés de amistad, y por lo tanto indirectamente afectan también a amplios intereses de los EEUU.

Los efectos de factores poblaciones sobre la estabilidad política de estos países y sus implicancias para el orden o desorden nacional e internacional, desorden social destructivo, violencia y actividades extranjeras perturbadoras[96] son menos entendidas y requieren más análisis.  A pesar de ello, algunos estrategas y expertos creen que estos efectos pueden en definitiva ser los más importantes de todos los efectos que resultan de los factores poblaciones, los más dañinos para los países donde ocurren y afectando seriamente los intereses de los EEUU.  Otros expertos dentro del gobierno de los EEUU están en desacuerdo con esta conclusión.

Un estudio reciente de 45 conflictos locales involucrando países del Tercer Mundo examinó las maneras en las cuáles los factores poblacionales afectan la iniciación y el curso de un conflicto en distintas situaciones.  El estudio llegó a dos conclusiones importantes:

i.    ". . . los factores poblaciones son sin dudas críticos en, y a veces determinantes de, conflictos violentos en áreas en desarrollo.  Divisiones por segmentos (religiosos, sociales, raciales), inmigración, rápido crecimiento poblacional, niveles diferenciados de conocimientos y habilidades, diferencias urbanas vs. rurales, presión poblacional y la ubicación espacial de la población con relación a los recursos – en este orden de importancia aproximado – parecen ser todos factores contribuyentes importantes al conflicto y la violencia...

ii.    Claramente, los conflictos que son vistos principalmente en términos políticos a menudo tienen raíces demográficas: el reconocimiento de estas relaciones parece ser crucial para cualquier entendimiento o prevención de tales hostilidades."

Aparentemente, los factores poblaciones no actúan por sí solos, o, a menudo, que directamente causen los efectos perturbadores.  Actúan más bien a través de elementos intervinientes, o sea, variables.  También se suman a otros efectos causales convirtiendo lo que pudiera haber sido una situación difícil en una situación con efectos perturbadores.

Esta acción es rara vez simple.  El Prof. Philip Hauser de la Universidad de Chicago ha sugerido el concepto de “complosión poblacional”[97] para describir la situación en muchos países en desarrollo por la cual cuando (a) más y más gente nace en, o se mudan a, y son comprimidos en el mismo espacio para vivir bajo (b) condiciones e irritaciones de diferentes razas, colores, religiones, idiomas, u orígenes culturales, a menudo con diferentes tasas de crecimiento popular entre estos grupos, y (c) con las frustraciones del fracaso de sus aspiraciones para no alcanzar mejores niveles de vida para ellos o sus hijos. A esto se pueden agregar presiones para, y real, inmigración internacional.  Estos factores poblacionales aparentemente tienen un efecto multiplicativo sobre otros factores involucrados en la violencia incipiente.  La densidad poblacional, la “sobrepoblación” más comúnmente relacionada en este sentido, es de mucha menor importancia.

Estos factores poblaciones contribuyen a variables socio-económicas, incluyendo rupturas en las estructuras sociales, sub-empleo y desempleo, pobreza, gente necesitada en las “villas miserias”, menor oportunidad para la educación de las masas, pocas oportunidades de empleo para aquellos que obtienen educación, rivalidades inter-raciales, religiosas, y regionales, y cargas financieras, de planificación, y administrativas fuertemente incrementadas para los sistemas de gobierno a todos los niveles.

Estas condiciones adversas aparentemente contribuyen frecuentemente a desarrollos dañinos de naturaleza política:  delincuencia juvenil, robos y otros crímenes, bandas organizadas, terrorismo y secuestros, motines por alimentos, y otras formas de violencia; guerra de guerrillas, violencia comunal, movimientos separatistas, movimientos revolucionarios y golpes de estado contra-revolucionarios.  Todo esto tiene un impacto sobre la debilitación o colapso de las funciones de gobierno nacionales, estatales, y locales.

Más allá de los límites nacionales, los factores poblaciones aparentemente han tenido impacto directo en algunas inmigraciones del pasado legales o ilegales, incidentes de frontera, y guerras.  Si el incremento de las presiones poblacionales continua ellos pueden tener un efecto potencial para futuras rupturas en relaciones internacionales.

Tal vez lo más importante, en la última década los factores poblaciones han impactado más seriamente que antes la disponibilidad de tierras agrícolas y recursos, industrialización, contaminación, y el medio ambiente.  Todo esto ocurre en un momento en el cual las comunicaciones internacionales han creado expectativas crecientes que están siendo frustradas por el lento desarrollo y la desigualdad de la distribución.

Dado que los factores poblaciones operan junto con otros factores y actúan a través de lazos intermedios, investigar sus efectos políticos es difícil, y aún más “probarlo”.  Esto no significa, sin embargo,  que la causalidad no existe.  Significa solamente que las decisiones políticas de los EEUU deben tomar en cuenta nuestro conocimiento pragmático y menos preciso de estos lazos intermedios.

Aunque es difícil establecer hipótesis generales, algunas son razonablemente sustentables:

i.    Crecimiento poblacional y recursos inadecuados. Donde el tamaño de la población es mayor que los recursos disponibles, hay una tendencia a desórdenes internos y violencia y, a veces, políticas perturbadoras internacionales o violencia. El factor poblacional parece ser más importante a mayor tasa de crecimiento. Una sensación de amontonamiento, real o percibida, parece generar tales tendencias, particularmente si parece frustrar los objetivos nacionales o personales deseados.

ii.    Poblaciones con una alta proporción de crecimiento. La gente joven, que en muchos LDCs[98] está en mucho mayor proporción, es más probablemente volátil, inestable, dada a los extremos, enajenación, y violencia que una población mayor. Esta gente joven puede ser convencida más fácilmente de atacar las instituciones legales del gobierno o la propiedad real del “establecimiento”,  los “imperialistas”, las corporaciones multinacionales, u otras influencias -- a menudo extranjeras – a las cuales se les culpa por sus problemas.

iii.    Factores poblacionales con divisiones sociales. Cuando los factores adversos poblacionales de crecimiento, movimiento, densidad, exceso, o presión coinciden con otras divisiones raciales, religiosas, de color, lingüísticas, culturales u otras divisiones sociales, se desarrollarán las situaciones potencialmente más explosivas para el desorden interno, a lo mejor con efectos externos. Cuando tales factores existen junto con la realidad o la sensación de privación relativa entre los distintos grupos dentro del mismo país o en relación con otros países o gentes, la probabilidad de violencia se incrementa significativamente.

iv.    Los movimientos poblacionales y las inmigraciones internacionales. Los movimientos poblacionales dentro de los países aparentemente representan  un papel importante en los desórdenes.  Las inmigraciones a países vecinos (especialmente aquellos más ricos o menos poblados), legales o ilegales, pueden provocar reacciones o fuerzas políticas negativas.

             Puede haber un aumento de la propensión a la violencia simplemente de desarrollos tecnológicos que lo hagan más fácil, por ejemplo, la proliferación internacional y la disponibilidad más fácil a grupos sub-nacionales de armas nucleares y otras armas letales.  Estas posibilidades hacen que los factores poblacionales disruptivos descriptos arriba sean aún más peligrosos.

 

Algunos Efectos de las Presiones Poblacionales Actuales

             En los años ’60 y ’70 hubo una serie de episodios en los cuales aparentemente los factores poblacionales tuvieron un rol, directo o indirecto, afectando a países en los cuales tenemos algún interés.

             La guerra El Salvador-Honduras.  Un ejemplo fue la guerra en 1969 entre El Salvador y Honduras. Llamada la “Guerra del Fútbol", comenzó por un motín durante un partido de fútbol; la causa subyacente fue la tensión que resultó de una emigración a gran escala de Salvadoreños de su país densamente poblado y de rápido crecimiento poblacional, a regiones relativamente deshabitadas de Honduras. Los Hondureños resintieron la presencia de los inmigrantes y en 1969 comenzaron a aplicar una ley de tenencia de tierras ya existente para expulsarlos.  El Salvador se enojó por el tratamiento que sus ciudadanos recibieron.  Los ánimos caldeados de ambos bandos llevaron a una situación que resultó en un conflicto armado.

             Nigeria. La Guerra civil en Nigeria atrasó seriamente el progreso de la nación más poblada de África y causó repercusiones políticas y presiones en los EEUU.  Fue esencialmente un asunto de relaciones entre tribus.  La irritación entre las tribus causada en parte por el rápido crecimiento del número de personas, en una situación donde existen pocas oportunidades para ellos, magnificó las diferencias tribales y pudo haber ayudado a precipitar la guerra. La emigración de los Ibos desde el Este de Nigeria, buscando trabajo, llevó a la competición con gentes locales de otras tribus y contribuyó a motines tribales.  Esta situación inestable se intensificó por el hecho de que en 1963 los censos poblacionales fueron falsificados para inflar la población de la región del Oeste y por lo tanto su representación en el Gobierno Federal.  Los Ibos del Este, con los recursos de petróleo del país, sintieron que sus recursos serían injustamente aplicados e intentaron establecer su independencia.

             Pakistán-India-Bangladesh 1970-71. Este conflicto religioso y nacionalista contiene varios puntos donde un factor poblacional en un momento crítico puede haber tenido un efecto causal en convertir eventos solucionables por métodos pacíficos hacia la violencia. El gobierno central de Pakistán del Oeste aplicó la represión militar del ala del Este después de las elecciones en las cuales la Liga Awami había logrado una victoria aplastante en Pakistán del Este.  Estas elecciones habían seguido a dos circunstancias.  El primero fue que en Pakistán del Este había un descontento creciente por el lento progreso económico y social hecho y el sentimiento Bengalí que Pakistán del Oeste estaba distribuyendo desigual e injustamente con Pakistán del Este los ingresos nacionales. El primer factor poblacional fueron los 75 millones de Bengalíes que los 45 millones de Paquistaníes del Oeste querían continuar dominando. Algunos observadores creen que un factor poblacional reciente fue el rápido crecimiento poblacional en Pakistán del Este, que disminuyó seriamente las mejoras “per capita”[99] obtenidas por los ingresos disponibles, y contribuyó significativamente al descontento general.  Un aspecto especial de la explosión poblacional en Pakistán del Este (segundo factor poblacional) fue el hecho que la densa ocupación de todas las buenas tierras agrícolas forzó a cientos de miles de personas a mudarse a las obviamente inseguras tierras bajas de la costa del sur.  Se convirtieron en víctimas del huracán de 1970.  Se estima 300.000 murieron.  El gobierno no fue capaz de aliviar el desastre de tanta gente.  Los líderes y gentes de Pakistán del Este reaccionaron vigorosamente a esta falla del gobierno de ayudar.

             Parece bien probable que estas situaciones en las cuales los factores poblacionales representaron  un papel importante precipitaron la victoria aplastante de la Liga Awami que llevó al gobierno a reprimir en Pakistán del Este con las matanzas y violaciones que siguieron.  Otros expertos creen que los efectos de estos últimos dos factores tuvieron una influencia marginal en la victoria de la Liga Awami.

             Además, parece posible que mucha de la violencia fue estimulada o magnificada por las presiones poblacionales.  Dos grupos de musulmanes habían estado compitiendo por trabajos y tierras en Bengala Este desde la partición de 1947.  Los "Biharis" son un pequeño grupo minoritario de musulmanes no-bengalíes que en ese tiempo decidieron asentarse en Pakistán del Este. Su integración dentro de la sociedad bengalí fue indudablemente inhibida por las condiciones de vida en deterioro de la mayoría Bengalí. Durante la represión del ejército Paquistaní en marzo, 1971, los Biharis cooperaron con las autoridades, y supuestamente mejoraron sus condiciones de vida a expensas de los perseguidos Bengalíes.  Cuando se dio vuelta la mesa después de la independencia, fueron los Biharis los perseguidos, y a quienes se les quitaron los trabajos y las propiedades.  Parece probable que estas erupciones de violencia fueron inducidas o aumentadas por el factor de “complosión” poblacional.

             La violencia en Pakistán del Este contra los Bengalíes y particularmente contra la minoría Hindú que sufrieron la mayor parte de la represión del ejército llevó al siguiente factor poblacional: la emigración en masa durante un año de 9 o 10 millones de refugiados hacia Bengala Oeste en la India.  Esto significó una tremenda carga para la ya débil economía de la India.  Como lo expresó un líder del Programa de Planificación Familiar de la India, “El influjo de 9 millones de personas hizo desaparecer los ahorros de 9 millones de nacimientos que han sido evitados durante un período de 8 años del programa de planificación familiar.”

             Hubo otros factores relacionados con la invasión de la India de Bengala del Este, pero es posible que la necesidad de regresar esos 9 o 10 millones de refugiados a Bengala del Este – sacándolos de la India – puede haber sido parte de la decisión de la India de invadir.  Ciertamente, en un sentido amplio, la amenaza representada por esta inestabilidad en difusión en la frontera este de la India – sobre la cual factores poblacionales fueron una causa subyacente mayor – fue un motivo clave para la decisión de la India.

             Los arreglos políticos en el Sub-continente han cambiado, pero todos los factores poblacionales que influyeron los actos dramáticos de violencia que ocurrieron en 1970-1971 aún existen, en dimensiones aún peores, para influir futuros eventos.

             Ejemplos adicionales.  Los factores poblacionales también parecen haber sido causal indirecta, en diversas medidas, en las matanzas de Indonesia en 1965-1966, la matanza comunal de Ruanda en 1961-1962 y 1963-1964, y en Burundi en 1972, el golpe de estado de Uganda en 1972, y la rebelión en Sri Lanka en 1971. 

 

Algunos Efectos Potenciales de Futuras Presiones Poblacionales

             Entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y 1975 la población mundial se habrá incrementado en aproximadamente 1.500 millones – casi mil millones entre 1960 y el presente.  La tasa de crecimiento se está incrementando y entre 2.500 y 3.500 millones serán adicionados al año 2000, dependiendo en parte de la efectividad de los programas de control de crecimiento poblacional. Este incremento en los próximos 25 años será, por supuesto, piramidal sobre el gran número adicionado en los últimos 25.  Los factores poblacionales que contribuyeron a las presiones e inestabilidades políticas de las últimas décadas se multiplicarán.

             República Popular China (PRC)– Se hace referencia a los factores demográficos de la R.P. China más arriba. El gobierno de China ha hecho un esfuerzo mayor para alimentar a su creciente población.

             La tierra agrícola cultivada (107 millones de hectáreas) no ha sido incrementada substancialmente en los últimos 25 años, aunque la producción agrícola ha crecido a la misma velocidad que la población, por medio de mejoras en los rendimientos obtenidos por mejoras de la tierra, extensión del riego, cosechas intensificadas, y expansión rápida en el suministro de fertilizantes.

             En 1973 la RP China adoptó nuevas medidas forzadas de control poblacional.  En las áreas urbanas Pekín dice que sus medidas de control poblacional han logrado familias de dos niños y una crecimiento poblacional de 1%, y propone extender este desarrollo a todas las áreas rurales para 1980.

             Las implicancias políticas del futuro crecimiento poblacional de la China son obviamente importantes pero no se tratan aquí.

             Israel y los Estados Árabes.  Si se puede alcanzar un acuerdo de paz, el tema central será como hacerlo durar.  Egipto, con cerca de 37 millones de habitantes está creciendo al 2.8% anual.  Tendrá aproximadamente 48 millones en 1985, 75 millones en 1995, y más de 85 millones en el año 2000.  Es dudoso que el progreso económico de Egipto pueda exceder por mucho su crecimiento poblacional. Con la población de Israel actual de 3.3 millones, la disparidad entre su población y la de los países árabes se incrementará rápidamente. Dentro de Israel, a menos que la inmigración judía continúe, la diferencia entre el tamaño de las poblaciones árabes y judías disminuirá.  Junto con las animosidades tradicionales – que serán siempre los determinantes principales del conflicto Árabe-Israelí – estos factores poblacionales hacen que las perspectivas de paz y para los intereses de los EEUU en el área sean ominosas.

             India-Bangladesh.  El sub-continente será por muchos años el foco de la preocupación mundial sobre crecimiento poblacional. La población actual de la India es de aproximadamente 580 millones, agregando 1 millón adicional cada luna llena.  La Embajada de Nueva Delhi (Nueva Delhi 2115, 17 de junio, 1974) informa:

“Parece no haber manera de cerrar la canilla de este lado de los 1.000 millones de hindúes, lo que significa que la India deberá continuar al borde del desastre social y económico. No es claro cómo la endeble y lentamente creciente economía de la India puede soportar los enormes gastos en salud, habitacional, empleo, y educación, que debe ser hechos si la sociedad es de mantener sus bajos niveles actuales."

             Las tasas de mortalidad se han incrementado recientemente en partes de la India y los episodios como la reciente epidemia de viruela lleva a la Embajada de Nueva Delhi a agregar:

"Una falla futura de la cosecha de alimentos en la India causaría gran mortandad y sufrimiento que no podrían ser paliados por el Gobierno de la India ni por asistencia extranjera.  El incremento en las tasas de mortalidad en varias áreas rurales sugiere que las presiones Maltusianas ya se están haciendo sentir."

             Y más aún:

"Se debe esperar un incremento en los disturbios políticos en el futuro, alimentados por las presiones del crecimiento poblacional de las áreas urbanas, escasez de alimentos, y creciente escasez de bienes de la casa.  El Gobierno de la India no ha tenido mucho éxito en disminuir el desempleo en las ciudades.  Los disturbios recientes en Gujarat y Bihar parecen ser solo el principio de desórdenes crónicos y serios ocurriendo en toda la India."

             Habrá probablemente un debilitamiento, y tal vez una ruptura, del control del gobierno central sobre algunos de los estados y áreas locales. El sistema democrático será sobre-cargado y puede estar en peligro de transformarse en una forma de dictadura, benevolente o no.  La existencia de la India como una fortaleza d la democracia en Asia será puesta en peligro.

             Bangladesh, con una densidad poblacional espantosa, rápido crecimiento poblacional, y pobreza extensa sufrirá aún más.  Su población se ha incrementado 40% desde el censo de 13 años atrás y está creciendo al menos 3% al año. Los 75 millones actuales, a menos que los frene la hambruna, enfermedades, o control de natalidad masivo, se duplicarán en 23 años y excederán 170 millones al año 2000.

             Los requerimientos de alimentos y otras necesidades básicas vitales están creciendo a tasas mayores que los recursos existentes y que los sistemas administrativos que los están proveyendo.  En las áreas rurales, el tamaño de la granja promedio se está reduciendo y hay un incremento de falta de tierras.  Más y más personas están emigrando hacia áreas urbanas.  El gobierno admite que existe un 30% de desempleo y sub-empleo.  La Embajada de Dacca[100] ya informa (Dacca 3424, 19 de junio, 1974) que hay causas importantes económicas y de población para la falta de tierras que están creciendo rápidamente y contribuyendo a crímenes violentos de asesinatos y robos a mano armada que aterrorizan al ciudadano común.

“Algunos del gran ejército de desempleados y sin tierras, y aquellos constreñidos por el incremento en los costos de los bienes básicos, han recurrido indudablemente al crimen.”

             Tres párrafos del informe de la Embajada de Dacca indican claramente el efecto anticipado de los factores poblacionales sobre los intereses políticos de los EEUU en Bangladesh y otros países que, si las tendencias actuales no se cambian, estarán en condiciones similares a Bangladesh en unos pocos años.

"Varias consecuencias probables son de preocupación para los EEUU a medida que empeora la situación básica política, económica, y social dentro de las próximas décadas.  El Gobierno de Bangladesh ya está imbuido de una mentalidad de crisis por la cual esperan de los países ricos extranjeros que colaboren en afirmar su débil economía, y continuará aumentando sus demandas sobre los EEUU bilateralmente e internacionalmente para recibir mayor cantidad de asistencia, tanto en bienes como financiera.  Bangladesh apoya ahora bastante sólidamente las posiciones del Tercer Mundo, promoviendo una mejor distribución de las riquezas mundiales y concesiones significativas en el comercio con las naciones pobres. A medida que los problemas crezcan y su habilidad para ganar asistencia no crezca en la misma medida, las posiciones de Bangladesh en asuntos internacionales probablemente se tornarán más radicalizadas, inevitablemente en oposición a los intereses de los EEUU en asuntos mayores, al tratar de alinearse con otros para forzar ayuda adecuada.”

"Los intereses de los EEUU en Bangladesh se centran en el desarrollo de un país estable económica y políticamente que no amenace la estabilidad de sus vecinos en el sub-continente, ni que invite a la intromisión de poderes foráneos.  Rodeado por tres lados por la India, y compartiendo una frontera corta con Birmania[101], Bangladesh, si se hunde en el caos, amenazará la estabilidad de estas naciones también.  Ya los Bengalíes están emigrando ilegalmente a las provincias fronterizas de Asam[102] y Tripura, áreas políticamente sensibles de la India, y dentro de la vecina Birmania. Si la emigración expandida y el colapso socio-político amenazan su propia estabilidad, India se puede ver forzada a considerar la intervención, aunque es difícil ver de qué manera la India podría resolver la situación.”

"Bangladesh es un caso de estudio de los efectos de pocos recursos y una población en expansión no sólo sobre la estabilidad nacional y regional sino también sobre el orden mundial futuro. En cierto sentido, si nosotros y otros elementos más ricos de la comunidad mundial no cumplimos con formular una política para ayudar a Bangladesh a despertarse de su pesadilla económica y demográfica, no estaremos preparados en las décadas futuras para lidiar con las consecuencias de problemas similares en otros países que tienen mucha mayor consecuencia política y económica para los intereses de los EEUU."

             Países del África – Sahel.[103]   La tragedia actual de los países del Sahel, para los cuales la ayuda de los EEUU en los años pasados ha sido mínima, súbitamente nos ha costado un esfuerzo inmenso en suministros de alimentos en un momento en el cual ya estamos muy presionados para suministrar a otros países, y los precios de alimentos domésticos están causando fuertes repercusiones políticas en los EEUU. Nuestros costos y los de otros países donantes para restaurar la tierra devastada será de cientos de millones.  A pesar de ello, se ha prestado poca atención al hecho que aún antes del efecto negativo de la sequía continuada, fue el crecimiento poblacional y la inmigración adicional de pastores al borde del desierto que llevó a talar los árboles y cosechar el pasto, invitando al avance del desierto.  El control del crecimiento poblacional y la inmigración debe ser parte de cualquier programa de mejora que tenga valor duradero.

             Panamá. El aspecto problemático de la jurisdicción sobre la Zona del Canal se debe principalmente a los sentimientos de orgullo nacional de los Panameños, y al deseo de tener la soberanía sobre todo su territorio.  Un acuerdo Panameño en perseguir sus objetivos de tratado es que el control de los EEUU sobre la Zona del Canal estorba la expansión natural de la Ciudad de Panamá, una expansión necesaria como resultado de las presiones demográficas. En 1908, en el tiempo de la construcción del Canal, la población de la Zona era de aproximadamente 40.000. Hoy está cerca de la misma figura, 45.000.  Por otro lado, la Ciudad de Panamá, que tenía aproximadamente 20.000 habitantes en 1908, ha recibido inmigración creciente de las zonas rurales y ahora tiene más de 500.000.  Un nuevo tratado que le dé jurisdicción a Panamá sobre tierras ahora en la Zona ayudaría a aliviar los problemas causados por el crecimiento de la Ciudad de Panamá.

             Méjico y los EEUU. Más cerca de casa, el crecimiento poblacional combinado de Méjico y el sudoeste de los EEUU presagia dificultades mayores en el futuro.  La población de Méjico está creciendo a casi 3.5% anual y duplicará su población en 20 años con los consecuentes incrementos en demanda de alimentos, habitacional, educación y empleo.  A 1995, los 57 millones actuales se habrán incrementado a unos 115 millones y, a menos que los programas de Planificación familiar recientemente establecido tengan un gran éxito, para el año 2000 excederán los 130 millones.  Más importante aún, el número de gente joven entrando al Mercado laboral cada año se expandirá aún más rápidamente.  Estos números crecientes incrementarán la presión de la emigración ilegal a los EEUU, y convertirán el tema en una fuente de fricción aún más seria en nuestras relaciones políticas con Méjico.

             Por otra parte, la Oficina de Censos estima que a medida que mayor cantidad de norteamericanos se mude a los Estados del sudoeste, la población actual de 40 millones puede llegar a ser 61 millones para 1995.  El uso doméstico de las aguas del Río Colorado puede nuevamente haber incrementado el nivel de salinidad en Méjico y reabrir ese tema político.

             La Embajada en la ciudad de Méjico (Méjico 4953, 14 de junio, 1974) resume las influencias de los factores poblacionales sobre los intereses de los EEUU según:

"La continuidad indefinida de la alta tasa de crecimiento poblacional de Méjico actúa como un freno en las mejoras económicas (y sociales).  Las consecuencias se notarían de diversas maneras.  Méjico puede tomar posiciones más radicales en la escena internacional.  La inmigración ilegal a los EEUU se incrementaría.  En un país donde el desempleo y sub-empleo ya son altos, la entrada de números crecientes  a la fuerza laboral solo intensificará las presiones para buscar empleo en los EEUU por cualquier medio.  Una consecuencia adicional sería un incremento en la demanda de alimentos importados de los EEUU, especialmente si la tasa de crecimiento de producción agrícola continua siendo menor que la tasa de crecimiento poblacional.  Finalmente, no se puede descartar el espectro de inestabilidad doméstica futura como una consecuencia a largo plazo, si es que la economía, ahora fuerte, decae."

             UNCTAD, la UNGA Especial[104], y las Naciones Unidas.  Los países en desarrollo, después de varios años de maniobras desorganizadas y ataques erráticos han formado ahora agrupaciones estrechas en el Comité Especial para Coordinación de Latinoamérica, la Organización de Estados Africanos, y los Setenta-y-Siete. Según lo demostrado por la Declaración de Santiago y la Asamblea General reciente, estas agrupaciones a veces parecen reflejar el deseo común de lanzar ataques económicos contra los EEUU y, en menor grado, los países europeos desarrollados.  Un factor que es común a todos ellos, el cual retrasa su desarrollo, sobrecarga su intercambio de divisas, los ata a los precios mundiales de alimentos, fertilizantes, y las necesidades de vida y los empuja a relaciones comerciales desventajosas es su excesivamente rápido crecimiento poblacional.  Hasta que estén en condiciones de superar este problema, sus expresiones de antagonismo hacia los EEUU en los foros internacionales  continuará incrementándose.

 

Factores Globales

             En las naciones industrializadas, el crecimiento poblacional incrementa la demanda de la producción industrial.  Esto, con el tiempo, tiende a agotar los recursos de materias primas y requiere de más y más apoyo de fuentes de beneficios marginales y suministros extranjeros.  Para obtener materias primas, las naciones industrializadas tratan de encontrar y desarrollar fuentes externas de suministro.  El potencial para choques de interés entre los países en desarrollo es obvio y ya ha comenzado.  Es visible y fastidioso en reclamos de aguas territoriales y soberanía nacional sobre recursos minerales.  Puede intensificarse en rivalidades sobre la exploración y explotación de los recursos del suelo oceánico.

             En los países en desarrollo, la carga de los factores poblacionales, agregada a otras, debilitará gobiernos inestables, a menudo solo marginalmente efectivos durante los buenos tiempos, y abrirá las puertas para los regímenes extremistas.  Los países que sufran tales cargas serán más susceptibles a la radicalización.  Su vulnerabilidad también puede invitar a la intervención foránea por parte de los países más fuertes con la intención de adquirir ventajas políticas y económicas. Las tensiones con los países que no tienen[105] es probable se intensifiquen, y los conflictos entre ellos y los que tienen pueden incrementarse.

             La experiencia del pasado ayuda poco en la predicción del curso de estos desarrollos porque la velocidad del crecimiento poblacional actual, las inmigraciones, y la urbanización excede por mucho lo experimentado por el mundo anteriormente.  Más aún, las consecuencias de tales factores poblacionales ya no pueden ser ignoradas con moverse a nuevas tierras de caza o agrícolas, conquistando nuevos territorios, descubriendo o colonizando nuevos continentes, o por emigración en masa.

             El mundo tiene una abundante advertencia, que todos debemos hacer esfuerzos más ágiles para el desarrollo social y económico para evitar o mitigar estas perspectivas tenebrosas.  Todos debemos advertirnos que necesitamos movernos lo más rápidamente posible hacia la estabilización del crecimiento poblacional nacional y mundial.-

 

 

 

CAPÍTULO VI   -  CONFERENCIA MUNDIAL POBLACIONAL

             Desde el punto de vista de políticas y programas, el punto más importante de la Conferencia Mundial Poblacional (WPC)[106] en Bucarest, Rumania, en Agosto de 1974, fue el Plan de Acción de la Población Mundial (WPPA)[107].  Los EEUU habían aportado muchos puntos importantes al Borrador del Plan.  Habíamos enfatizado particularmente la incorporación de factores poblacionales en la planificación nacional de los programas poblacionales de los países en desarrollo para asegurar la disponibilidad de medios de planificación familiar a personas de edad reproductiva, objetivos voluntarios pero específicos para reducir el crecimiento poblacional, y los plazos para tales acciones.

             Cuando el WPPA llegó a la WPC estaba organizado como un documento demográfico.  También relacionaba factores poblacionales al bienestar de la familia, al desarrollo económico y social, y a la reducción de la fertilidad.  Las políticas y programas poblacionales eran reconocidos como un elemento esencial, pero solo un elemento de los programas de desarrollo social y económico.  Se reconocía repetidamente la soberanía de las naciones en la determinación de sus propias políticas y programas poblacionales.  La impresión general después de 5 reuniones de consulta regionales era que el Plan tenía apoyo generalizado.

             Hubo por lo tanto consternación generalizada cuando, al comienzo de la Conferencia, el Plan fue sujeto a un azotado por cinco lados, en un ataque dirigido por Argelia[108], con el respaldo de varios países africanos; Argentina, apoyado por Uruguay, Brasil, Perú, y, más limitadamente, algunos otros países latinoamericanos; el grupo de Europa del Este (menos Rumania); la R. P. China, y la Santa Sede.  Aunque los ataques no fueron idénticos, todos se aferraron a tres elementos central relevantes a la política de los EEUU y su acción en este campo:

4.       Referencias repetidas a la importancia (o según dijeron algunos, a la pre-condición) del desarrollo económico y social para la reducción de la alta fertilidad.  Dirigidos por Argelia y Argentina, muchos enfatizaron el “nuevo orden económico internacional” como clave para el desarrollo económico y social.

5.       Los esfuerzos para reducir las referencias a los programas poblacionales, minimizar su importancia y borrar todas las referencias a objetivos cuantitativos o con plazos.

6.       Referencias adicionales a la soberanía nacional al establecer políticas y programas poblacionales.

 

El Plan de Acción

 

             A pesar del ataque inicial y los continuos esfuerzos para cambiar la base conceptual del Plan de Acción, la Conferencia adoptó por aclamación (solo la Santa Sede expresó una reserva general) un Plan de Acción completo.  Es, en tono, menos urgente que el Borrador propuesto por la Secretaría de las Naciones Unidas, pero en varios aspectos más completo y con mayor potencial que el Borrador.  La acción final siguió a un debate vigoroso con posiciones muy discutidas y 47 votos.  De todas maneras, hubo satisfacción general entre los participantes por el éxito de sus esfuerzos.

a. Principios y Objetivos

             El Plan de Acción deja sentado varios principios importantes, algunos por primera vez en un documento de las Naciones Unidas.

i.    Entre las declaraciones hechas por primera vez está la afirmación de que el derecho soberano de cada nación a definir sus propias políticas poblacionales “debe ser ejercitado … tomando en cuenta la solidaridad universal para mejorar la calidad de vida de las gentes del mundo.” (Párrafo 13).  Esta nueva declaración abre el camino para incrementar la responsabilidad de las naciones hacia otras naciones al establecer sus políticas poblacionales.

ii.    La relación conceptual entre la población y el desarrollo se expresa en el Párrafo 13(c):

La población y el desarrollo están interrelacionados: las variables poblacionales influyen a y son influidas por las variables de desarrollo; el formular un Plan de Acción Poblacional Mundial refleja la toma de conciencia de la comunidad internacional de la importancia de las tendencias poblacionales para el desarrollo socio-económico, y la naturaleza socio-económica de las recomendaciones contenidas en este Plan de Acción refleja su toma de conciencia del papel crucial que el desarrollo juega en las tendencias poblacionales.

4.       Un derecho básico de las parejas y de los individuos se reconoce en el Párrafo 13(f), por primera vez en una frase única declarativa:

Todas las parejas e individuos tienen el derecho humano básico de decidir libremente y responsablemente el número y el espaciamiento de sus niños y a tener información, educación, y medios para hacerlo;

             4. También por primera vez, un documento de las Naciones Unidas enlaza la responsabilidad de los padres para con la comunidad [continuación Párrafo 13(f)]:

La responsabilidad de las parejas e individuos de ejercitar este derecho tiene en cuenta las necesidades de sus niños vivos y futuros, y sus responsabilidades hacia la comunidad.

Ahora es posible construir sobre este principio recién declarado, tal como se ha hecho con el derecho de las parejas inicialmente reconocido en la Declaración de los Derechos Humanos de Teherán de 1968.

             5. Una declaración insípida de los derechos de la mujer se incluye en el Párrafo 13(h):

Las mujeres tienen el derecho de integrarse completamente al proceso de desarrollo particularmente por medio de una participación igualitaria en la vida educacional, social, económica, cultural, y política.  Además, se deben tomar las medidas necesarias para facilitar esta integración con las responsabilidades familiares que deben ser plenamente compartidas por ambos compañeros.

6. Se acepta la necesidad de acción internacional en el Párrafo 13 (k):

La creciente interdependencia entre los países incrementa la importancia de la adopción de medidas en el ámbito internacional para la solución de problemas de desarrollo y de problemas poblacionales.

7. El “objetivo principal” del Plan de Acción” afirma ser “para expandir y profundizar las capacidades de los países para lidiar con efectividad con sus problemas poblacionales nacionales y subnacionales y para promover un respuesta internacional apropiada a sus necesidad incrementando la actividad internacional en investigación, el intercambio de información, y la provisión de ayuda si es requerida."

                                                   b. Recomendaciones

El Plan de Acción incluye recomendaciones para: objetivos y políticas poblacionales; crecimiento poblacional;  mortalidad y morbosidad;  reproducción;  formación de la familia y la condición de la mujer; distribución poblacional y emigración interna; inmigración internacional; estructura poblacional; políticas socio-económicas; colecta y análisis de datos; investigación; desarrollo y evolución de políticas poblacionales; el rol de los gobiernos nacionales y el de la cooperación internacional; y el monitoreo, revisión, y evaluación.

Un grupo de estas recomendaciones son las más importantes:

4.       Los gobiernos debieran integrar medidas y programas poblacionales dentro de planes y programas sociales y económicos completos y su integración debiera verse reflejada en los objetivos, instrumentos, y organizaciones de planificación dentro de los países.  Se debe crear una unidad que lidie con los aspectos poblacionales y debe ser ubicada a un alto nivel de la estructura nacional administrativa. (Párr. 94)

5.       Los países que consideren que su crecimiento poblacional impide alcanzar sus objetivos debieran considerar la adopción de políticas poblacionales – por medio de un bajo nivel de tasas de natalidad y mortalidad. (Párr. 17, 18)

6.       Se debe dar la prioridad más alta a la reducción de la mortalidad y morbosidad y a incrementar la expectativa de vida, y los programas para este propósito deben llegar a las áreas rurales y grupos sub-privilegiados. (Párr. 20-25)

7.       Se urge a los países para fomentar la educación apropiada con respecto al parentesco responsable y hacer disponible para las personas que así lo deseen consejos y métodos para alcanzarlo. [Párr. 29(b)]

8.       Servicios de planificación familiar y otros relacionados deben apuntar a prevenir los embarazos no deseados y también a la eliminación de la esterilidad involuntaria o sub-fecundidad para permitir que las parejas obtengan su número deseado de niños. [Párr. 29 (c)]

9.       Se deben utilizar personal auxiliar entrenados adecuadamente, trabajadores sociales, y canales no-gubernamentales para ayudar a proveer servicios de planificación familiar. [Párr. 29(e)]

10.    Los gobiernos con programas de planificación familiar deben considerar coordinarlos con sus servicios de salud y otros servicios diseñados a incrementar la calidad de vida.

11.    Los países que deseen modificar sus niveles de fertilidad deberían darle prioridad a programas de desarrollo y estrategias de educación y salud que tienen efecto decisivo sobre las tendencias demográficas, incluyendo fertilidad. [Párr. 31] La cooperación internacional debería darle prioridad a la ayuda de tales esfuerzos nacionales.  Tales programas pueden incluir reducción en la tasa de mortalidad infantil y de la niñez, incremento de la educación, especialmente para mujeres, mejoras en la condición de las mujeres, reforma agraria y apoyo en la edad avanzada. [Párr. 32]

12.    Los países que consideren que sus tasas de natalidad son un detrimento a sus propósitos nacionales son invitados a definir objetivos cuantitativos e implementar políticas para alcanzarlos en 1985. [Párr. 37]

13.    Se urge a los países desarrollados a desarrollar políticas poblacionales apropiadas, consumo, e inversión, teniendo en cuenta la necesidad de una mejora fundamental en la equidad internacional..

14.    Porque la familia es la unidad básica de la sociedad, los gobiernos deben asistir a las familias tanto cuanto puedan por medio de legislación y servicios. [Párr. 39]

15.    Los gobiernos deben asegurar la participación completa de la mujer en la vida educacional, económica, social, y política en sus países en un nivel de igualdad con los hombres. [Párr. 40] (Una nueva provisión, agregada en Bucarest.)

16.    Se hace una serie de recomendaciones para estabilizar la inmigración entre países, particularmente políticas para reducir las consecuencias no deseadas  de urbanización excesivamente acelerada, y para desarrollar oportunidades en áreas rurales y pueblos, reconociendo el derecho de los individuos de moverse libremente dentro de las fronteras nacionales. [Párr. 44-50]

17.    Se deben finalizar Acuerdos para regular la inmigración internacional de trabajadores y para asegurar un tratamiento no-discriminatorio y servicios sociales para estos trabajadores y sus familias; también otras medidas para disminuír el drenaje de cerebros desde los países en desarrollo. [Párr. 51-62]

18.    Los censos poblacionales deben ser tomados a intervalos regulares para asegurar la obtención de la información requerida respecto de las tendencias poblacionales, y la información referida a los nacimientos y muertes debe estar disponible al menos anualmente. [Párr. 72-77]

19.    Se debe intensificar la investigación para desarrollar conocimientos sobre las inter-relaciones sociales, económicas, y políticas con las tendencias poblacionales; medios efectivos para reducir la mortalidad infantil y de niños; métodos para integrar los objetivos poblacionales en los planes nacionales, medios para mejorar la motivación de la gente, análisis de las políticas de población en relación con el desarrollo socio-económico, leyes e institución; métodos de regulación de la fertilidad que se ajusten a los requerimientos variados de los individuos y de las comunidades, incluyendo métodos que no requieran supervisión médica; las interrelaciones de la salud, la nutrición, y la biología reproductiva; y la utilización de los servicios sociales, incluyendo servicios de planificación familiar. [Párr. 78-80]

20.    Se debe proveer entrenamiento de la dirigencia en dinámica poblacional y administración, sobre una base interdisciplinaria, para el personal medico, paramédico, personal de la salud tradicional, administradores de programa, oficiales de gobierno de mayor antigüedad, y líderes de los trabajadores, de la comunidad y sociales.  Los programas de educación e información deben ser implementados para llevar información poblacional a todas las áreas de los países. [Párr. 81-92].

21.    Un rol importante de los gobiernos es determinar y evaluar los problemas poblacionales y las necesidades de sus países a la luz de sus condiciones políticas, sociales, culturales, religiosas, y económicas; tal tarea debe ser llevada a cabo sistemáticamente y periódicamente de tal manera de proveer decisiones informadas, racionales, y dinámicas en asuntos de población y desarrollo. [Párr. 97].

22.    El Plan de Acción debe ser coordinado de cerca con la Estrategia de Desarrollo Internacional para la Segunda Década de Desarrollo de las Naciones Unidas, evaluado en profundidad cada 5 años, y modificado según corresponda. [Párr. 106-108]

El Plan de Acción fue evasivo en presentar sentencias específicas sobre objetivos cuantitativos para la reducción de la fertilidad.  Sin embargo, estos conceptos están incluidos en la combinación de los Párr. 16 y 36, en conjunto con los objetivos (Párr. 37) y la evaluación (Párr. 106). 

El Párr. 16 dice que, de acuerdo a las propias proyecciones de las Naciones Unidas, se estima que como resultado del desarrollo social y económico y las políticas poblacionales según lo informado por los países en la Segunda Encuesta de las Naciones Unidades sobre Población y Desarrollo, la tasa de crecimiento poblacional en todos los países en desarrollo puede declinar del nivel actual de 2.4% anual a cerca de 2% para el año 1985; y bajo 0.7% anual en los países desarrollados.   En este caso la tasa de crecimiento mundial bajaría de 2% a aproximadamente 1.7%. 

El Párrafo 36 dice que estas proyecciones y aquellas para la declinación de la mortalidad corresponden a una tasa de natalidad en los países en desarrollo del nivel actual de 38 por mil a 30 por mil para el año 1985.  El mismo párrafo sigue diciendo que “Para alcanzar al año 1985 estos niveles de fertilidad se requiere esfuerzos nacionales substanciales, por parte de los países afectados, en el campo del desarrollo socio-económico y las políticas poblacionales, apoyados, según lo requieran, por asistencia internacional adecuada.” 

El Párrafo 37 sigue con una declaración de que los países que consideren que sus tasas de natalidad causan detrimento a sus propósitos nacionales son invitados a considerar definir objetivos cuantitativos y a implementar políticas que puedan llevar a alcanzar tales objetivos para el año 1985. 

El Párrafo 106 recomienda que se haga una evaluación completa de las tendencias poblacionales y las políticas discutidas en el Plan de Acción cada 5 años y sea modificado, si es requerido, por ECOSOC[109]

Utilidad del Plan de Acción

El Plan de Acción Poblacional Mundial, a pesar de su verborrea y a menudo tono vacilante, contiene todas las provisiones necesarias para programas de control de crecimiento poblacional efectivos a niveles nacionales e internacionales.  Sólo le faltan simples declaraciones de objetivos cuantitativos con sus plazos de cumplimiento. Estos deberán ser agregados por la acción y desarrollo nacional individual tan rápido como sea posible en futuros documentos de las Naciones Unidas.  Las bases para objetivos apropiados existen en los párrafos 16, 36, 37, y 106, a los que se hizo referencia más arriba. La proyección Variante Baja de las Naciones Unidas utilizadas en estos párrafos es cercana a los objetivos propuestos por los EEUU y otras naciones ECAFE:[110]

4.                  Para países desarrollados: niveles de reemplazo de fertilidad para 1985; población estacionaria tan pronto como sea práctico.

5.       Para países en desarrollo: niveles de reemplazo en 2 o 3 décadas.

6.       Para el Mundo:  tasa de crecimiento poblacional del 1.7% para el año 1985 con un promedio de 2% para los países en desarrollo y 0.7% promedio para los países desarrollados; niveles de fertilidad de reemplazo para todos los países para el año 2000.

La peligrosa situación evidenciada por la situación de alimentos actual y las proyecciones para el futuro hacen que sea esencial presionar para alcanzar estos objetivos.  Las creencias, ideologías, y los conceptos erróneos mostrados por muchas naciones en Bucarest indica que se requiere, con mayor fuerza que nunca, educación extensa de los líderes de muchos gobiernos, especialmente en África y algunos países en Latinoamérica.   Se debe diseñar guías de aproximación a países individuales, en vista de sus creencias actuales y para responder a sus preocupaciones específicas.  Estas guías pueden incluir:

a.        Proyecciones del crecimiento poblacional individualizado para países y con análisis de las relaciones entre los factores poblacionales y el desarrollo social y económico de cada país.

b.       Programas de familiarización en la Central de las Naciones Unidas en Nueva York para ministros de gobiernos, oficiales de política de mayor antigüedad, y líderes comparablemente influenciables de la vida privada.

c.        Un gran incremento de programas de entrenamiento para oficiales de mayor antigüedad en elementos de la economía demográfica.

d.       Asistencia en la integración de los factores poblacionales a los planes nacionales, particularmente según se relacionan con servicios de salud, educación, recursos agrícolas y desarrollo, empleo, distribución equitativa del ingreso, y estabilidad social.

e.        Asistencia en relacionar las políticas poblacionales y programas de panificación familiar a los sectores principales de desarrollo: salud, nutrición, agricultura, educación, servicios sociales, sindicatos, actividades femeninas, desarrollo comunitario.

f.         Iniciativas para implementar la Enmienda Percy con relación a mejorar la condición de la mujer.

g.       Énfasis en los programas de asistencia y desarrollo en el desarrollo de las áreas rurales.

Todas estas actividades y otras particularmente productivas son consistentes con el Plan de Acción y pueden estar basadas en él.

Más allá de estas actividades, esencialmente orientadas a los intereses nacionales, se requiere un concepto más amplio educacional para transmitir un entendimiento agudo de la interrelación de los intereses nacionales y el crecimiento poblacional mundial.

 

 

PARTE  DOS

Recomendaciones para un Programa Político

 

I. Introducción – Una Estrategia Poblacional Global de los EEUU

No existe ningún método simple y único al problema poblacional que provea un “arreglo tecnológico”.  Como se desprende de los análisis previos el problema del crecimiento poblacional tiene aspectos sociales, económicos, y tecnológicos, todos los cuales deben ser entendidos y abordados para que una política poblacional mundial tenga éxito.  Con esto en mente, la estrategia amplia recomendada a continuación provee un marco para el desarrollo de programas específicos individuales, los que deben ser adaptados a las necesidades y particularidades de cada país y para los diferentes sectores de la población dentro de un país.  Esencialmente todas las recomendaciones hechas a continuación son apoyadas por el Plan de Acción Poblacional Mundial diseñado durante la Conferencia Mundial de la Población[111].

A.  Estrategia Global Básica

Los siguientes elementos son partes necesarias de un método completo para el problema poblacional que debe incluir componentes bilaterales y multilaterales para alcanzar el éxito.  Por lo tanto, los programas de asistencia poblacional USG[112] deben ser coordinados con los de las principales instituciones multilaterales, organizaciones de voluntarios, y otros donantes bilaterales.

La estrategia común para atacar el rápido crecimiento poblacional debe fomentar acciones constructivas para disminuir la fertilidad dado que el crecimiento poblacional con el correr de los años anulará las perspectivas razonables para el sólido desarrollo social y económico de las gentes involucradas.

Aún cuando el horizonte de tiempo de esta NSSM es el año 2000, debemos reconocer que en la mayoría de los países, especialmente los LDCs[113], la estabilidad poblacional no puede ser alcanzada hasta el próximo siglo.  Hay demasiados factores poderosos socio-económicos operando sobre las decisiones del tamaño de la familia y demasiada inercia en la dinámica del crecimiento poblacional para permitir un cambio rápido y dramático en las tendencias actuales.  Hay también aún menos razón para el optimismo con relación a la velocidad del progreso socio-económico que generaría una rápida reducción de la fertilidad en los LDCs pobres que con relación a la factibilidad de extender servicios de planificación familiar a aquellos con poblaciones que deseen aprovecharlos.  Por lo tanto, no podemos saber con certeza cuándo será factible estabilizar la población mundial, ni tampoco podemos decir con seguridad cuáles son los límites de la capacidad “de carga” ecológica del mundo.  Pero sí podemos estar seguros de cuál es la dirección deseada de cambio y podemos declarar como objetivo plausible el alcanzar niveles de reemplazo de fertilidad para el año 2000.

En los últimos años, los programas de población con fondos del gobierno de los EEUU han jugado un rol importante en despertar el interés en el tema de la Planificación familiar en muchos países, y en lanzar y acelerar el crecimiento de programas de Planificación Familiar nacionales.  En la mayoría de los países, hubo un crecimiento inicial rápido en los que aceptan anticonceptivos, hasta tal vez el 10% de las parejas fértiles en unos pocos de los países LDC.  La aceleración de las tendencias previas en la declinación de la fertilidad es atribuible, en parte al menos, a los programas de planificación familiar.   Sin embargo, hay una apreciación creciente que el problema es de más largo plazo y más complejo que lo que parecía ser en un principio, y que un ímpetu de actividad en el corto plazo o el fervor moral[114] no lo resolverán.  El peligro de este reconocimiento es que los EEUU pueden abandonar su compromiso en ayudar al problema poblacional mundial, en vez de enfrentarlo en la realidad del problema difícil de largo plazo que verdaderamente es.

Cada año estamos aprendiendo más acerca de que tipo de reducción de fertilidad es posible para las distintas situaciones de los LDC.  Dadas las leyes que contribuyen al crecimiento, reducciones comparativamente menores en la fertilidad dentro de la próxima década pueden hacer una diferencia significativa en los números totales para el año 2000, y aún bastante más significativa para el año 2050.

La estrategia propuesta se basa en un método coordinado para respaldar los importantes intereses de política exterior de los EEUU en la influencia del crecimiento poblacional en los sistemas políticos, económicos, y ecológicos mundiales.  Lo que es inusual del área poblacional es que el interés de política exterior debe tener un horizonte de tiempo mucho mayor que la mayoría de los otros objetivos.  Aún cuando existen fuertes razones en el corto plazo para implementar programas poblacionales, por factores tales como suministros de alimentos, presiones en los presupuestos de servicios sociales, inmigración urbana e inestabilidad social y política, el mayor impacto de los beneficios – o el evitar una catástrofe – que se pueden alcanzar por un compromiso fortalecido de los EEUU en el área poblacional será percibido menos por nosotros en los EEUU y otros países hoy que por nuestros hijos y nietos.

 

B.  Prioridades en la Asistencia Poblacional de los EEUU y Multilateral

Un punto en cualquier estrategia global poblacional es el grado de énfasis en la asignación de recursos del programa entre los países.  Las opciones van desde una alta concentración en unos pocos países grandes y vitales a un programa geográficamente diversificado esencialmente involucrando todos los países deseosos de aceptar tal asistencia.  Todas las agencias creen que la siguiente política provee un balance global adecuado.

Para poder asistir al desarrollo de los países mayores y para maximizar el progreso hacia la estabilización de la población, se pondría el énfasis principal en los países más grandes y de desarrollo más rápido donde el desequilibrio entre los números crecientes y el potencial de desarrollo significa un serio riesgo de inestabilidad, desorden, y tensiones internacionales.  Estos países son: India, Bangladesh, Pakistán, Nigeria, Méjico, Indonesia, Brasil, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía, y Colombia. De un total de 73.3 millones de crecimiento promedio en población entre los años 1970 a 1975 estos países contribuyeron 34.3 millones o 47%. Este grupo de países prioritarios incluye algunos virtualmente sin interés del gobierno en la planificación familiar, y otros con programas activos gubernamentales de planificación familiar que requieren y darían la bienvenida mayor asistencia técnica y financiera. A estos países se les debería dar la prioridad más alta dentro del programa poblacional AID[115] (Agencia Internacional para el Desarrollo, EE.UU.)[116] desde el punto de vista de distribución de recursos y/o esfuerzos de liderazgo para alentar la misma acción de parte de otros donantes y organizaciones.

Sin embargo, otros países no serían ignorados. AID[117] proveería asistencia poblacional y/o asumiría esfuerzos de liderazgo con respecto a otros países de menor prioridad, hasta el punto que la disponibilidad de fondos y personal lo permita, y tomando en cuenta factores como: intereses políticos de los EEUU en el largo plazo; el impacto del crecimiento rápido poblacional sobre su potencial de desarrollo; la contribución relativa del país al crecimiento poblacional mundial; su capacidad financiera para lidiar con el problema; el impacto potencial de desorden doméstico y fricciones internacionales (que pueden ocurrir tanto con países grandes como pequeños); su significado como un caso de prueba o de demostración; y oportunidades para gastos que se muestran particularmente con una buena relación costo-beneficio (por ejemplo, se ha sugerido que puede haber una oportunidad de este tipo para apoyar planificación familiar para reducir la diferencia en tiempo entre la declinación de la mortalidad y la fertilidad en países en donde las tasas de mortalidad están aún declinando rápidamente); compromiso nacional para con un programa efectivo.

Para ambos países con alta y baja prioridad a los cuales la existencia de fondos y personal permite ayudar, la forma y el contenido de nuestra asistencia o esfuerzos de liderazgo variarían de país a país, dependiendo de los intereses particulares de cada nación, sus necesidades, y su receptividad a las varias formas de asistencia.  Por ejemplo, si estos países fueran receptivos a recibir ayuda de los EEUU a través de fondos bilaterales o centrales de AID[118], proveeríamos tal asistencia a niveles proporcionales con la capacidad del recipiente a financiar las necesarias acciones con sus propios fondos, las contribuciones de otros donantes y organizaciones, y la efectividad con la cual estos fondos pueden ser utilizados.

En países donde la asistencia de los EEUU está limitado por la naturaleza de las relaciones políticas o diplomáticas con esos países o por la falta de un fuerte deseo del gobierno, para programas de reducción poblacional, la asistencia externa técnica y financiera (si es deseada por esos países) deberá venir de otros donantes y/o de organizaciones privadas o internacionales, muchas de las cuales reciben contribuciones de AID[119]. El gobierno de EEUU mantendría, sin embargo, un interés (por ejemplo, a través de las embajadas) en tales problemas y programas poblacionales (si existen) de reducción de la tasa de crecimiento poblacional.  Además, particularmente para los países de alta prioridad, deberíamos estar alertas a oportunidades para expandir nuestros esfuerzos de asistencia y para demostrar a sus líderes las consecuencias del rápido crecimiento poblacional y los beneficios de las acciones para reducir la fertilidad.

En países para los cuales se provee otras formas de ayuda de los EEUU que no sean en relación con la población, AID[120] observará su progreso hacia los objetivos de desarrollo, tomando en cuenta hasta que punto éstos son impedidos por un rápido crecimiento poblacional, y buscará oportunidades para alentar la iniciación de o la mejora en programas y políticas poblaciones.

Además, la estrategia de los EEUU debe apoyar en estos países LDC actividades generales (por ejemplo, investigación biomédica, o métodos de control de la fertilidad) capaces de alcanzar éxitos mayores en problemas claves que pueden afectar las reducciones en el crecimiento poblacional.

 

C.  Instrumentos y Modalidades de la Asistencia Poblacional

La asistencia poblacional bilateral es el “instrumento” más grande e invisible para ejecutar la política de los EEUU en esta área.  Otros instrumentos son: apoyo para y coordinación con los programas poblacionales de organizaciones multilaterales y agencias de voluntariado; alentar a consorcios de múltiples países y grupos de consultoría a enfatizar la planificación familiar en las revisiones de los progresos globales y pedidos de asistencias de los recipientes; y presentaciones formales e informales de puntos de vista en reuniones internacionales, como por ejemplo conferencias sobre población y alimentos.  Se deben elaborar estrategias específicas para cada país, para cada uno de los países de alta prioridad, y también para los países de baja prioridad.  Estas estrategias deberán tener en cuenta factores como: la actitud nacional y sus sensibilidades con respecto a la planificación familiar;  cuales “instrumentos” serían más aceptables;  oportunidades para el uso más efectivo de la asistencia;  y la necesidad de capital externo o asistencia operativa.

Por ejemplo, en Méjico nuestra estrategia tendría como foco trabajar principalmente a través de agencias privadas y organizaciones multilaterales para alentar una mayor atención del gobierno a la necesidad de controlar el crecimiento poblacional; en Bangladesh podríamos proveer asistencia a gran escala, técnica y financiera, dependiendo de la solidez de los programas específicos requeridos;  en Indonesia responderíamos a los pedidos de asistencia pero intentaríamos lograr que Indonesia costee gran parte de los costos del programa utilizando sus propios recursos (por ejemplo, excedentes de las ganancias de ventas de petróleo) tanto como sea posible.  En general, no proveeríamos asistencia bilateral a gran escala en los LDCs más desarrollados, como Brasil o Méjico.  Aunque estos países están en la lista prioritaria, nuestro método debe tener en cuenta el hecho que sus problemas a menudo existen más por políticas y decisiones de gobierno y no tienen que ver con una mayor necesidad de asistencia.

Dentro de la gama de programas de asistencia extranjera de los EEUU, se debe dar prioridad preferencial a la asignación de fondos y mano de obra a programas de buena relación costo-beneficio para reducir el crecimiento poblacional; incluyendo ambos actividades de planificación familiar y actividades de apoyo en otros sectores.

Aunque algunos han argumentado la necesidad de utilizar “influencia” (presión)[121] explícita para “forzar” mejores programas poblacionales por parte de los gobiernos de los LDC, hay varias restricciones prácticas sobre nuestros esfuerzos para alcanzar mejoras de los programas.  Previos intentos de utilizar “influencia” (presión)[122] en temas mucho menos sensitivos han causado generalmente fricción y a menudo “sale el tiro por la culata”[123]. Una planificación familiar exitosa requiere una fuerte dedicación y compromiso local que no puede ser, en el largo plazo, forzado desde afuera.  Existe también el peligro que algunos líderes de los LDC vean las presiones de los países desarrollados en el área de planificación familiar como una forma de imperialismo económico o racial;  esto puede crear una contra-reacción seria.[124]

De no plantear presiones, existen muchas oportunidades, bilateralmente y multilateralmente, para que las representaciones de los EEUU discutan y urjan la necesidad de programas de planificación familiar más fuertes.  Hay también algunos precedentes establecidos para tomar en cuenta el rendimiento de la planificación familiar al evaluar los requerimientos para ayuda de la AID[125] y grupos de consulta. Dado que el crecimiento poblacional es un determinante mayor en el incremento de la demanda de alimentos, el proceso de asignación de los escasos recursos PL 480[126] debe tener en cuenta qué pasos un país está tomando en el área del control poblacional, y también en la producción de alimentos.  En estas relaciones sensitivas, sin embargo, es importante tanto en el estilo como en la sustancia evitar la apariencia (evidencia)[127] de coerción.

 

D. Provisión y Desarrollo de los Servicios de Planificación Familiar, Información y Tecnología

                La experiencia del pasado sugiere que los servicios de planificación familiar fácilmente accesibles son un elemento vital y efectivo para reducir las tasas de fertilidad de los LDCs.

Se requieren dos avances principales para proveer técnicas de control de fertilidad seguras y efectivas en los países en desarrollo:

i.    Expansión y mayor desarrollo de sistemas eficientes de bajo costo para asegurar la completa disponibilidad de los servicios de Planificación familiar existentes, materiales e información al 85% de la población de los LDCs a la que actualmente no se llega con efectividad.  En los países en desarrollo que quieran, crear sistemas especiales de entrega de servicios de planificación familiar ¾este puede ser el método más efectivo.  En otros el método más efectivo y aceptable es combinar planificación familiar con sistemas de entrega de salud, de nutrición, o multipropósito.[128] 

ii.    Mejorando la efectividad de los medios actuales de control de fertilidad, y desarrollando nuevas tecnologías que sean simples, de bajo costo, efectivas, seguras, de larga duración, y aceptables para los usuarios potenciales.  Esto involucra tanto investigación de desarrollo básica e investigación operativa para juzgar la utilidad de métodos nuevos o modificados en las condiciones de los LDC.

Ambos objetivos deben tener una prioridad muy alta con los fondos adicionales necesarios consistentes con las divisiones de trabajos actual o modificadas entre los otros donantes y organizaciones involucradas en estas áreas de asistencia poblacional.

 

E.  Creando Condiciones Conducentes a la Declinación de la Fertilidad

Es claro que la disponibilidad de servicios anticonceptivos e información no es la respuesta completa al problema poblacional.  En vista de la importancia de los factores socio-económicos en determinar el deseado tamaño familiar, la estrategia general de asistencia debe cada vez más concentrarse en políticas selectivas que contribuirán a la declinación poblacional y a otros objetivos.  Esta estrategia refleja el complemento que existe entre control poblacional y otros objetivos de desarrollo de los EEUU, particularmente aquellos relacionados con el mandato del Congreso para con AID[129]  de enfocar los problemas de la “mayoría pobre” en los LDC.

Sabemos que ciertos tipos de políticas de desarrollo – por ejemplo, aquellas que proveen al pobre con un mayor porcentaje de los beneficios del desarrollo – promueven la reducción de la fertilidad y alcanzan otros objetivos principales de desarrollo.  Existen otras políticas que aparentan promover la reducción de la fertilidad pero que puede estar en conflicto con objetivos no-poblacionales (por ejemplo, considérese el efecto de atraer grandes cantidades de mujeres a la fuerza laboral en países y ocupaciones donde el desempleo ya es alto y está creciendo).

Sin embargo, AID[130] conoce solo aproximadamente las prioridades relativas entre los factores que afectan la fertilidad y está aún más lejos de conocer cuáles pasos específicos, de bajo costo y efectivos puede tomar el gobierno para modificar esos factores.

De todas maneras, con la información limitada que tenemos, la urgencia de adelantarnos hacia tasas de fertilidad más bajas, aún sin en conocimiento completo de las fuerzas socio-económicas involucradas, sugieren una estrategia de tres puntas:

4.       Dar alta prioridad a la implementación de gran escala de programas que afecten los determinantes de la fertilidad en aquellos casos donde puede existir efectividad de bajo costo, tomando en cuenta el impacto potencial en las tasas de crecimiento poblacional; otros beneficios del desarrollo que se puedan obtener; consideraciones éticas; factibilidad en vistas de los problemas y preocupaciones políticas y burocráticas de los LDC;  y tiempos de cumplimiento de los objetivos.

5.       Dar alta prioridad a los proyectos experimentales y pilotos en áreas donde hay evidencia de una buena relación con la reducción de fertilidad pero donde existen serias dudas con relación a la economía en su relación con el impacto sobre otros aspectos del desarrollo (por ejemplo, el empleo femenino mencionado arriba) o con relación al diseño del programa (por ejemplo, qué pasos económicos se pueden tomar para promover el alfabetismo o el empleo femenino).

6.       Dar alta prioridad a la investigación comparativa y la evaluación del impacto relativo sobre el deseado tamaño familiar de cada determinante socio-económico de la fertilidad en general, y qué alcance político existe para modificar estos determinantes.

En cada uno de los tres casos se debe dar énfasis a trasladar la actividad tanto cuanto sea posible a las instituciones e individuos de los LDCs, en vez de involucrar investigadores de los EEUU a gran escala.

Las actividades en las tres categorías recibirían una muy alta prioridad en la asignación de fondos de AID.[131]  Las mayores cantidades requeridas debieran estar en la primera categoría y no provendrían en general de fondos poblacionales.  Sin embargo, dado que tales actividades (por ejemplo, en la educación básica y desarrollo rural) coinciden con otras prioridades sectoriales de AID[132], pedidos para proyectos sólidos de los LDCs serán ubicados cerca del tope en las prioridades de asignación de fondos de la AID[133]  (suponiendo que no estén en conflicto con otros objetivos principales de desarrollo y política exterior).

Las siguientes áreas aparentemente son las más prometedoras en lograr la declinación de la fertilidad, y se discuten en las secciones subsiguientes.

4.       Provisión de niveles mínimos de educación, especialmente para las mujeres;

5.       Reducción de la mortalidad infantil y de los niños;

6.       Expansión de las oportunidades de empleo, especialmente para las mujeres;

7.       Desarrollo de alternativas al apoyo de la “seguridad social” provista por los hijos para los padres mayores;

8.       Búsqueda de estrategias de desarrollo que inclinen el crecimiento del ingreso hacia los más pobres, particularmente desarrollo rural con enfoque a la pobreza rural;

9.       Concentración en la educación y el adoctrinamiento de la creciente generación de niños con respecto a lo apetecible del tamaño de familia menor.

El Plan de Acción Mundial Poblacional incluye una provisión (Párrafo 31) de que los países, intentando lograr niveles de fertilidad efectivos, deben darle prioridad a programas de desarrollo y estrategias de educación y salud que tengan un efecto decisivo sobre las tendencias demográficas, incluyendo la fertilidad.  Requiere que la información internacional le dé prioridad a la asistencia de tales esfuerzos nacionales.  Los programas sugeridos (Párrafo 32) son esencialmente los mismos que los listados arriba.

Los alimentos son otra preocupación especial de cualquier estrategia poblacional.  Se deben crear reservas de alimentos adecuadas para proveer en los períodos de escasez severa y los esfuerzos de producción de alimentos de los LDC deben ser reforzados para la creciente demanda que resulta del crecimiento poblacional y de ingresos.  Los objetivos de producción agrícola de los EEUU deben tener en cuenta los requerimientos de importación normales de los LDCs (así como de los países desarrollados) y de aquellas fallas de cosechas ocasionales en grandes regiones de los LDC.  Sin una mejora en asegurar alimentos, habrá presiones que lleven a un posible conflicto y al deseo de familias más grandes como “seguro”, por lo tanto menoscabando otros esfuerzos de desarrollo y de control poblacional.

 

F.  Desarrollo de un Compromiso Mundial Político y Popular a la Estabilización Poblacional y a las Mejoras Asociadas de la Calidad de Vida Individual.

             Un elemento fundamental en cualquier estrategia global contra los problemas poblacionales es obtener el apoyo y compromiso de líderes claves en los países en desarrollo.  Esto es posible solamente si pueden ver claramente el impacto negativo del crecimiento poblacional irrestricto en sus países y los beneficios de reducir las tasas de natalidad – y si creen que es posible lidiar con el problema poblacional a través de instrumentos de política pública.   Dado que la mayoría de los altos oficiales están en el poder un tiempo relativamente corto, tienen que ver beneficios rápidamente o apreciar el valor del liderazgo a largo plazo.  Para cada caso específico, los líderes individuales deberán lidiar con sus problemas poblacionales dentro del contexto de los valores (morales)[134] de su país, sus recursos y prioridades existentes.

             Por lo tanto, es vital que los líderes de los principales países LDCs tomen el liderazgo para fomentar la planificación familiar y la estabilización poblacional, no sólo dentro de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales sino también a través de contactos bilaterales con otros líderes de los LDCs.  La reducción del crecimiento poblacional no debe ser propugnada solamente por los países desarrollados.  Los EEUU deben fomentar tal rol a medida que aparezcan oportunidades en sus contactos a alto nivel con líderes de los LDCs.

             El foro más reciente para tales esfuerzos fue la Conferencia Mundial Poblacional de las Naciones Unidas de Agosto 1974 (en Bucarest)[135].  Fue el contexto ideal para enfocar la atención mundial al problema.  Los puntos de vista del debate y aspectos sobresalientes del Plan de Acción Poblacional Mundial se revisaron en el Capítulo 6.

             Los EEUU fortalecieron su credibilidad como un proponente de tasas de crecimiento poblacional menores al explicar que, aunque aún no tienen siquiera una política de acción poblacional escrita, sí tienen legislación,  políticas del Poder Ejecutivo,  y decisiones de las Cortes que equivalían a una política nacional y que nuestro nivel de fertilidad nacional estaba por debajo del nivel de reemplazo, y que parecía probable que se llegaría a la estabilización poblacional al año 2000.

             Los EEUU también propusieron unirse a otros países desarrollados en un esfuerzo de colaboración internacional de investigación de la reproducción humana y el control de fertilidad cubriendo factores biomédicos y socio-económicos.

             Los EEUU, además, ofrecieron colaborar con otros países donantes interesados y organizaciones (por ejemplo, WHO, UNFPA, Banco Mundial, UNICEF)[136] para promover mayor acción de parte de los gobiernos y otras instituciones de los LDCs para proveer servicios de salud preventiva de bajo costo, incluyendo salud materna e infantil, y servicios de planificación familiar, intentando alcanzar las áreas rurales remotas.

             La delegación de los EEUU también dijo que los EEUU requerirían del Congreso un incremento en la asistencia bilateral para programas de planificación familiar y de población, y fondos adicionales para actividades funcionales esenciales y nuestra contribución a la UNFPA[137] si los países mostraban interés en tal asistencia.  Cada uno de estos compromisos es importante y debe ser seguido por el gobierno de los EEUU.

             Es vital que el esfuerzo para desarrollar y fortalecer el compromiso de parte de los líderes de los LDC no sea visto por ellos como una política de un país industrializado para mantener sus fuerzas bajas o para reservar recursos para utilización de los países “ricos”.[138]  El desarrollo de tal percepción puede crear una contra-reacción adversa a la causa de la estabilidad poblacional.  Por lo tanto, los EEUU y otros países “ricos” deben tener cuidado de abogar por políticas para los LDCs que sean aceptables dentro de sus propias fronteras.  (Esto puede requerir debate público y afirmación de nuestras intenciones políticas).  El liderazgo “político” en los países en desarrollo debe, por supuesto, ser tomado cuando sea posible por sus propios líderes.

             Los EEUU pueden ayudar a minimizar las acusaciones de que hay una motivación imperialista detrás del apoyo a las actividades poblacionales afirmando repetidamente que tal apoyo deriva de una preocupación con respecto a:

4.       El derecho de la pareja individual de determinar libremente y responsablemente el número y espaciamiento de sus hijos y a tener información, educación, y los medios para lograrlo; y

5.       El desarrollo fundamental social y económico de los países pobres para los cuales el rápido crecimiento poblacional es a la vez una causa y una consecuencia de la pobreza ampliamente diseminada.

             Más aún, los EEUU deben actuar para enviar el mensaje de que el control del crecimiento poblacional mundial está en el mejor interés de países desarrollados y en desarrollo por igual.

             Los programas de planificación familiar deben ser apoyados por organizaciones multilaterales donde sea que puedan proveer los medios más aceptables y eficientes.  Donde se prefiera o requiera la asistencia bilateral de los EEUU, debe ser proveída en colaboración con instituciones del país huésped – como es el caso ahora.  El mérito por el éxito de estos proyectos debe ir a los líderes locales.  El éxito y la aceptación de la asistencia en Planificación familiar dependerán en gran medida del grado al cual éstos contribuyen con la habilidad del gobierno huésped de servir y obtener el apoyo de su gente.

             Actualmente en muchos países, los que toman decisiones son cautelosos en instituir programas poblacionales, no porque no estén preocupados por el rápido crecimiento poblacional, sino porque les falta confianza en el éxito de tales programas.  Al trabajar activamente para demostrarles a esos líderes que los programas de planificación familiar y poblacional nacional han tenido éxito en una gran variedad de países pobres, los EEUU pueden persuadir  a los líderes de muchos países que la inversión de fondos en programas nacionales de planificación familiar probablemente les retribuirá grandemente aún en el corto y mediano plazo.  Varios ejemplos de éxito existen actualmente, aunque lamentablemente tienden a provenir de países LDC que están poco comúnmente bien desde el punto de vista de crecimiento de ingresos y/o servicios sociales, o son islas o ciudades-estado.

             Debemos también apelar a los líderes potenciales de las generaciones más jóvenes en los países en desarrollo, concentrándonos en las implicancias del rápido crecimiento poblacional continuado para sus países en los próximos 10-20 años, cuando les toque asumir los roles de liderazgo.

             Más allá de buscar e influenciar los líderes nacionales, se debe buscar el apoyo mundial a los esfuerzos poblacionales, a través de un incremento en el énfasis en los medios de comunicación masiva y otros programas de educación poblacional y de motivación de las Naciones Unidas, USIA, y USAID[139].  Debemos dar prioridades más altas en nuestros programas mundiales de información en esta área y considerar la expansión de los acuerdos de colaboración con instituciones multilaterales en los programas de educación poblacional.

             Otro desafío será obtener el apoyo y la comprensión del público de los EEUU y del Congreso para los fondos adicionales para tal esfuerzo, dada la demanda competitiva sobre los recursos.  Si se espera que los EEUU monten un programa efectivo, necesitaremos contribuir una cantidad significativa de fondos nuevos.  Por lo tanto existe la necesidad de reforzar las actitudes positivas de aquellos en el Congreso que actualmente apoyan el activismo de los EEUU en el área poblacional, y de requerir su apoyo para convencer a los demás.  Se requiere ahora un debate público.

             El contacto personal del Presidente, el Secretario de Estado, otros miembros del Gabinete, y sus asistentes principales ayudaría en este esfuerzo.  El Congreso y el público deben estar claramente informados de que el Poder Ejecutivo está seriamente preocupado por este problema y que merece mayor atención.  La existencia de representantes del Congreso en la Conferencia Mundial Poblacional puede ayudar.

 

Una Visión Alternativa

             La estrategia básica descripta arriba presupone que las formas actuales de programas de asistencia en las áreas poblacionales y de desarrollo económico y social serán capaces de resolver el problema.  Existe, sin embargo, otro punto de vista que es compartido por un creciente número de expertos.  Éstos creen que las perspectivas son mucho más duras y bastante menos predecibles que lo comúnmente percibido.  Esta creencia mantiene que la severidad del problema poblacional en este siglo que ya ha costado la vida a más de 10 millones de personas al año, es tal que probablemente seguirán la escasez de alimentos y otras catástrofes demográficas, y que, según las palabras de C.P. Snow, veremos por televisión como la gente se muere de hambre.

             La conclusión de este punto de vista es que se pueden requerir programas obligatorios y que debiéramos considerar estas posibilidades ahora.[140]

Esta escuela de pensamiento cree que deben ser tratados los siguientes temas:

4.       ¿Deberían los EEUU tomar un compromiso completo y exhaustivo para limitar la población mundial asumiendo todos los costos financieros e internacionales, así como los costos políticos domésticos, que pudieran existir?

5.       ¿Deberían los EEUU fijar objetivos de producción agrícola más altos aún para que le permitan proveer de importantes recursos adicionales de alimentos a otros países?  Deberían ser controlados nacionalmente o internacionalmente?

6.       ¿En que condiciones se debe proveer de tales recursos de alimentos?  ¿Se deben considerar los alimentos como una fuentes de poder nacional? ¿Estaremos forzados a elegir a quiénes podemos asistir, y si es así, debieran ser los esfuerzos poblacionales utilizados como criterios para proveer tal asistencia?

7.       ¿Están los EEUU preparados para aceptar un racionamiento de alimentos para ayudar a gente que no puede o no quiere controlar su crecimiento poblacional?

8.       ¿Deberían los EEUU modificar sus propias actitudes de consumo de alimentos para lograr una utilización más eficiente de las proteínas?

9.       ¿Son las medidas obligatorias de control poblacional apropiadas para los EEUU y/o para otros?[141]

10.    ¿Deberían los EEUU iniciar un gran esfuerzo de investigación para resolver los crecientes problemas de suministros de agua dulce, daño ecológico, y climas adversos?

             Aunque no se pueden dar respuestas definitivas a estas preguntas en este trabajo dadas las limitaciones de tiempo y sus implicancias para la política doméstica, de todas maneras necesitan ser contestadas si uno acepta el carácter drástico y persistente del problema de crecimiento poblacional.  Si se decide que las recomendaciones y las opciones dadas más abajo no son adecuadas para resolver este problema, entonces se debe considerar estudiar mejor y otras acciones en este campo según se menciona arriba.

 

Conclusión

          La estrategia global descripta arriba provee un método general a través del cual se pueden resolver, sobre una base completa y balanceada, las dificultades y peligros del crecimiento poblacional y sus problemas relacionados.  Ningún esfuerzo único alcanzará el objetivo.  Solamente un esfuerzo mayor en conjunto en un número de área cuidadosamente escogidas puede proveer la esperanza de éxito para reducir el crecimiento poblacional y sus peligros no deseados para el bienestar económico mundial y la estabilidad política.  En este campo no hay arreglos rápidos (fáciles)[142].

             Lo que siguen son recomendaciones específicas de programas que están diseñados para implementar esta estrategia.  Algunos requerirán de nuevos recursos; muchos requieren esfuerzos importantes y recursos nuevos adicionales.  Simplemente, no podemos comprar la moderación del crecimiento poblacional para 4 mil millones de personas “baratamente”.

 

II. Acciones para Crear las Condicionales para la Declinación de la Fertilidad: Estrategia de Asistencia Poblacional y de Desarrollo

 

II. A. Estrategia General y Asignación de Fondos para la Asistencia AID

 

Discusión:

 

1.  Acciones de Programas Anteriores

             Desde el establecimiento del programa en 1965, AID[143] ha gastado casi $625 millones en actividades poblacionales.  Estos fondos han sido utilizados principalmente para (1) llamar la atención al problema poblacional, (2) alentar el apoyo multilateral y de otros donantes para el esfuerzo poblacional mundial, y (3) ayudar a crear y mantener los medios para atacar el problema, incluyendo el desarrollo de capacidad en los LDC para hacerlo.

             Al perseguir estos objetivos, los recursos poblacionales de AID[144]  fueron aplicados en áreas donde la acción era factible y era probable que fuese efectiva.  AID ha provisto asistencia a programas poblacionales en cerca de 70 países LDC bilateralmente y/o indirectamente a través de organizaciones privadas y otros medios. AID actualmente provee asistencia bilateral a 36 de estos países.  El Estado y AID representaron  un papel importante en el establecimiento del Fondo de las Naciones Unidas para las Actividades Poblacionales (UNFPA)[145] para liderar el esfuerzo multilateral poblacional como un complemento a las acciones bilaterales de AID y otros países donantes. Desde el establecimiento del Fondo, AID ha sido el contribuidor mayor.  Más aún, con la asistencia de AID un número de organizaciones de planificación familiar privadas (por ejemplo, Pathfinder Fund, International Planned Parenthood Foundation, Population Council) han expandido significativamente sus programas poblacionales mundiales. Tales organizaciones aún son los principales apoyos de acción de Planificación familiar en muchos países en desarrollo.

             Las acciones de la AID han sido un catalizador importante en la estimulación del flujo de fondos para los programas poblacionales de los LDC – desde casi nada 10 años atrás, a un total de entre $ 400 y $ 500 millones, los fondos que se están gastando de todas las fuentes en 1974 para programas en los países en desarrollo de África, Latinoamérica, y Asia (excluyendo China). Cerca de la mitad de esta cantidad será contribuida por los países desarrollados bilateralmente o a través de agencias multilaterales, y el resto provendrá de los presupuestos de los mismos países en desarrollo.  La contribución de AID es cerca de un cuarto del total -- AID obligó $112.4 millones para los programas poblacionales en el año fiscal 1974 y planea para el programa del año fiscal 1975 $137.5 millones.

             Aún cuando los recursos para actividades poblacionales mundiales continuarán creciendo, es poco probable que se expandan tan rápidamente como es requerido. (Una estimación aproximada es que se requerirán para el año 1985 cinco veces la cantidad actual, o cerca de $ 2.500 millones en dólares constantes, para proveer a los 2.500 millones de personas en el mundo en desarrollo, excepto China, con programas de planificación familiar completos).  Dados estos recursos limitados los esfuerzos de AID (tanto en términos fiscales y de mano de obra) y a través de su liderazgo los esfuerzos de otros, se debe enfocar cuanto sea posible en las necesidades de alta prioridad en los países donde el problema poblacional es más agudo.  De acuerdo con esto, AID comenzó el año pasado un proceso de desarrollo de prioridades geográficas y funcionales de programas para utilizar en la asignación de fondos y personal, y para acomodar y ajustar las divisiones de trabajo con otros donantes y organizaciones activas en el esfuerzo poblacional mundial.  Aunque este estudio aún no ha sido completado, se puede desarrollar un esquema general de la estrategia de asistencia poblacional de los EEUU a partir de los resultados a la fecha del estudio de prioridades. Los parámetros geográficos y funcionales de la estrategia se discuten bajos los puntos 2. y 3. debajo.  Las implicancias para la asignación de recursos poblacionales se presentan bajo 4.

 

2.  Prioridades Geográficas en la Asistencia Poblacional de los EEUU

             La estrategia de los EEUU debe ser alentar y apoyar, a través de canales bilaterales, multilaterales, y otros, acciones conducentes a bajar las tasas de fertilidad en algunos países en desarrollo.  Dentro de esta estrategia general y dadas las limitaciones de fondos y mano de obra, los EEUU deben enfatizar la asistencia a aquellos países en donde el problema poblacional es más serio.

 

Hay tres factores principales que se deben considerar al juzgar la seriedad del problema:

4.        El primero es la contribución del país al problema poblacional mundial, determinado por el tamaño de su población, su tasa de crecimiento poblacional, y su progreso en la “transición demográfica” de altas a bajas tasas de natalidad y mortalidad.

5.        El segundo es el impacto que el crecimiento poblacional tiene sobre el desarrollo económico del país y su capacidad financiera para lidiar con su problema poblacional.

6.        El tercer factor es el punto al cual el desequilibrio entre el creciente número de personas y la capacidad del país para lidiar con ello lo puede llevar a seria desestabilización, tensiones internacionales, o conflictos.  Aunque muchos países pueden experimentar consecuencias adversas por tales desequilibrios, las condiciones regionales o internacionales para que existan problemas pueden no ser tan serias en algunos lugares como en otros.

             Basado en los dos primeros criterios, AID ha desarrollado un ranking preliminar ordenando casi 100 países en desarrollo, el cual, después de una revisión y refinamiento, será utilizado como guía en las asignaciones de  fondos y mano de obra de AID y en acciones alentadoras a través de los esfuerzos de liderazgo de AID de parte de otros instrumentos de asistencia poblacional. Aplicando los 3 criterios a esta clasificación, quedan 13 países para los cuales juzgamos que el problema y los riesgos son más serios.  Estos son: Bangladesh, India, Pakistán, Indonesia, Filipinas, Tailandia, Egipto, Turquía, Etiopía, Nigeria, Brasil, Méjico, y Colombia.  Del incremento de población total mundial de 67 millones  en 1972 estos países contribuyeron aproximadamente el 45%. Estos países van desde los que virtualmente no existe el interés del gobierno en la planificación familiar hasta aquellos que ya tienen programas de planificación familiar activos que requieren y recibirían con agrado mayor asistencia técnica y financiera.

             A estos países se les debe dar la prioridad más alta dentro de los programas poblacionales de AID en términos asignación de fondos y/o esfuerzos de liderazgo para alentar acción de otros donantes y organizaciones.  La forma y el contenido de nuestra asistencia o esfuerzo de liderazgo variaría de país a país (según se discute en 3. abajo), dependiendo de las necesidades de cada país, su receptividad a las diversas formas de asistencia, su capacidad para financiar las acciones requeridas, la efectividad con la cual se puede aplicar los fondos, y las divisiones de trabajo actuales o modificadas entre otros donantes y organizaciones proveyendo asistencia poblacional al país.  Las acciones poblacionales de AID también deben ser consistentes con la política global de desarrollo de los EEUU hacia cada país.

             Aún cuando los países nombrados arriba serían los de más alta prioridad, los otros países no serían ignorados.  AID proveería asistencia poblacional y/o haría esfuerzos de liderazgo a otros países según lo permita la disponibilidad de fondos y personal, tomando en cuenta factores tales como: la ubicación del país en la lista de prioridad de AID; su impacto potencial en motines internos y fricciones internacionales (que puede aplicarse a países pequeños o grandes); su significado como un caso de prueba o demostración; y oportunidades para gastos que aparezcan como particularmente económicos (por ejemplo, se ha sugerido que pueden haber oportunidades para gastos eficientes y económicos de apoyo a programas de planificación familiar para reducir la diferencia entre la declinación de las tasas de natalidad y mortalidad en países donde la tasa de mortalidad ya está cayendo rápidamente).

 

3.  Modo y Contenido de la Asistencia Poblacional de los EEUU

             Al transformar el énfasis geográfico a estrategias para el modo y contenido funcional de la asistencia poblacional a países de alta y baja prioridad que sean asistidos, se deben considerar varios factores: (1) Hasta que punto el país entiende su problema poblacional y cuál es su interés en responder al problema;  (2) Las acciones específicas requeridas para lidiar con el problema;  (3) La necesidad del país de financiamiento externo para lidiar con el problema; y  (4) Su receptividad a las varias formas de asistencia.

             Algunos de los países en el grupo de alta prioridad mencionado arriba (por ejemplo Bangladesh, Pakistán, Indonesia, Filipinas, Tailandia) y algunos países de menor prioridad han reconocido que el rápido crecimiento poblacional es un problema, están tomando acciones propias para lidiar con él, y son receptivos a la asistencia de los EEUU (bilateral o a través de fondos centrales de AID) y otros donantes, así como al apoyo multilateral a sus esfuerzos.  En estos casos, AID debe continuar proveyendo asistencia basado en las necesidades funcionales de cada país, la efectividad con la cual los fondos pueden ser utilizados en estas áreas, y divisiones de trabajo actuales o ajustadas entre otros donantes y organizaciones proveyendo asistencia al país.  Más aún, nuestra estrategia de asistencia a estos países debe considerar sus capacidades de financiar las requeridas acciones poblacionales.  Países que tienen grandes excedentes de reservas de moneda extranjera y exportación probablemente no requieran asistencia financiera externa de gran escala y deben ser alentados a financiar su propia importación de bienes, así como los gastos locales.  En tales casos nuestra estrategia debiera ser concentrarnos en la asistencia técnica requerida y en intentar representar  un papel catalítico al alentar mejores programas y financiamiento adicional del país para lidiar con el problema poblacional.

             En otros países de alta y baja prioridad la asistencia de los EEUU está limitada por la naturaleza de las relaciones políticas o diplomáticas con estos países (por ejemplo, India, Egipto), o por la falta del fuerte interés del gobierno en programas de reducción poblacional (por ejemplo, Etiopía, Méjico, Brasil).  En tales casos, la asistencia externa financiera y técnica, si es deseada por los países, debe provenir de otros donantes y/o de organizaciones privadas e internacionales (muchas de las cuales reciben contribuciones de AID).  Sin embargo, el gobierno de los EEUU mantendría un interés (por ejemplo a través de las embajadas) en los programas (si hay) y problemas poblacionales de tales países para reducir las tasas de crecimiento poblacional.  Más aún, particularmente en los casos de países de alta prioridad para los cuales la asistencia poblacional de los EEUU está actualmente limitada, por la razón que fuera, debemos estar alertas a oportunidades de expandir nuestros esfuerzos asistenciales y para demostrar a sus líderes las consecuencias del rápido crecimiento poblacional y los beneficios de acciones para reducir la fertilidad.

             En países a los cuales EEUU les provee otras formas de asistencia pero no poblacional, AID vigilará su progreso hacia los objetivos de desarrollo, tomando en cuenta hasta que punto éstos son afectados por el rápido crecimiento poblacional, y buscará oportunidades para alentar el inicio de o mejoras a los programas y políticas poblacionales.

             Además, la estrategia de los EEUU debe apoyar actividades generales capaces de alcanzar éxitos importantes en problemas claves que pueden impedir el alcanzar los objetivos de control de fertilidad.  Por ejemplo, el desarrollo de métodos anticonceptivos más sencillos y efectivos por medio de investigación bío-médica beneficiará a todos los países que enfrentan el problema de rápido crecimiento poblacional; mejoras en los métodos de medición de los cambios demográficos ayudarán a un número de países LDC a determinar sus tasas actuales de crecimiento poblacional y a evaluar su impacto en el tiempo de las actividades de planificación familiar / poblacional.

 

4.  Asignación de Fondos para la Asistencia Poblacional de los EEUU

             (Todos los dólares de esta traducción son dólares a 1974.  El lector puede multiplicar cualquier cifra por 3.38 para obtener el equivalente a dólares 1999).[146]

             Los fondos de AID asignados para asistencia a la planificación familiar y poblacional crecieron constantemente desde la creación del programa ($10 millones para el periodo 1965-67) a casi $125 millones en el año fiscal 1972.  En el año fiscal 1973, sin embargo, los fondos poblacionales disponibles permanecieron en $125 millones; en el año fiscal 1974 declinaron levemente a $112.5 millones por un techo sobre los fondos poblacionales insertada en la legislación por el Comité de Consignación de Fondos de la Cámara de Representantes (Cámara de Diputados)[147].  Con este techo en los fondos poblacionales de AID, los recursos mundiales no han sido adecuados para financiar toas las necesidades sensibles e identificadas, y debemos por los tanto buscar oportunidades para expandir significativamente el programa.

             Algunas de las acciones principales en el área de creación de condiciones para la declinación de la fertilidad, según se describe en la Sección IIB, pueden ser costeadas con recursos disponibles de AID para los sectores correspondientes (por ejemplo, educación, agricultura).  Otras acciones caen dentro de fondos en la esfera poblacional (“Título X”).  En esta última categoría, parece apropiado en estos momentos requerir al Congreso incrementos en los requerimientos proyectados de presupuesto del orden de $35-50 millones anualmente hasta el año fiscal 1980 – por encima de los $137.5 millones requeridos para el año fiscal 1975. Tales incrementos deben ser acompañados por crecientes contribuciones al esfuerzo poblacional mundial de parte de otros donantes y organizaciones, y de parte de los LDC mismos, si es que se desea progresar significativamente.  El gobierno de los EEUU debe tomar ventaja de las oportunidades apropiadas que se presenten para estimular tales contribuciones de otros.

 

                 Título X Fondos Poblacionales

      +----------------------------------------------------+

      |  Año                           Cantidad ($millones)|

      +----------------------------------------------------+

      | 1972  - Comprometidos                    123.3        |

      | 1973  - Comprometidos                    125.6        |

      | 1974  - Comprometidos                    112.4        |

      | 1975  - Pedidos a Congreso        137.5        |

      | 1976  - Proyección                             170          |

      | 1977  - Proyección                             210          |

      | 1978  - Proyección                             250          |

      | 1979  - Proyección                             300          |

      | 1980  - Proyección                             350          |

      +--------------------------------------------------+

 

             Estas proyecciones de fondos de Título X para los años 1976-80 son cantidades generales basadas en estimaciones preliminares de la expansión o inicio de programas poblacionales en países en desarrollo y los crecientes requerimientos para la asistencia externa según se describió con mayor detalle en otras secciones de este trabajo. Estas estimaciones consideran incrementos importantes en la auto-ayuda y en las contribuciones de otros países donantes.

             Nuestro objetivo será el asegurar que los países en desarrollo pongan en disponibilidad de todas sus gentes información de planificación familiar, educación y medios para 1980.  Nuestros esfuerzos debieran incluir:

 

4.         Incrementar los programas AID bilaterales y centralmente costeados, consistente con las prioridades geográficas mencionados arriba.

5.         Expandir las contribuciones a las organizaciones multilaterales y privadas que pueden trabajar con efectividad en el área poblacional.

6.         Mayor investigación en el impacto relativo de los varios factores socio-económicos sobre el tamaño deseado de la familia, y esfuerzos experimentales para probar la factibilidad de esfuerzos de mayor escala para modificar algunos de estos factores.

7.         Investigación adicional bío-médica para mejorar los medios existentes de control de fertilidad y para desarrollar nuevos métodos que sean seguros, efectivos, baratos, y atractivos tanto para hombres como para mujeres.

8.         Métodos novedosos de proveer servicios de planificación familiar, tales como la utilización de  canales comerciales para la distribución de anticonceptivos, y el desarrollo de sistemas de bajo costo para la entrega de servicios efectivos de Planificación familiar y salud al 85% de la población de los LDC que hasta ahora no tienen acceso a tales servicios.

9.         Esfuerzos expandidos para incrementar el conocimiento de los líderes de los LDC y público con respecto a las consecuencias del rápido crecimiento poblacional y para estimular aún más el compromiso de los LDCs para reducir la fertilidad.

             Creemos que expansiones en el orden de 35 a 50 millones anualmente para los próximos 5 años son realistas, en vistas de las necesidades potenciales de los LDC y las perspectivas de incrementos de las contribuciones por parte de otros instrumentos de asistencia poblacional, así como las restricciones en la velocidad con la cual los fondos poblacionales de AID (y otros donantes) pueden ser expandidos y utilizados efectivamente.  Esto incluye actitudes negativas o ambivalentes de gobiernos de los países huéspedes hacia los programas de reducción poblacional; la necesidad de agregar mano de obra y financiamiento de parte de los gobiernos receptores, que deben provenir de otros programas que ellos consideran de alta prioridad; y la necesidad de asegurar que los nuevos proyectos involucran acciones razonables y efectivas que probablemente resulten en una reducción de la fertilidad.  Debemos evitar los programas mal planeados o implementados que llevan a costos extremadamente altos por recipiente.  De hecho, estamos más cerca de la “capacidad de absorción” desde el punto de vista de incrementos anuales en programas poblacionales que de lo que estamos, por ejemplo, con respecto a las expansiones anuales de alimentos, fertilizantes, o la transferencia de recursos generalizados.

             Sería prematuro hacer recomendaciones detalladas de asignaciones por país y categorías de funcionalidad en vistas de nuestra inhabilidad de predecir que cambios –tanto en las actitudes de los países huéspedes a la asistencia poblacional de los EEUU y en las tecnologías de control de fertilidad—pueden ocurrir que afectarían significativamente las necesidades de fondos en un área geográfica o funcional particular.  Por ejemplo, AID no puede actualmente proveer asistencia bilateral a India y Egipto, dos países significativos en el grupo de alta prioridad, debido a la naturaleza de las relaciones políticas y diplomáticas con estos países.  Sin embargo, si estas relaciones cambiaran y se pudieran proveer ayuda bilateral, querríamos considerar proveer una asistencia poblacional apropiada a estos países.  En otros casos, cambios en las relaciones entre los EEUU y el LDC pueden impedir seguir ayudando a ciertos países.  Factores como estos pueden cambiar la mezcla y las cantidades globales de fondos requeridos para la asistencia poblacional.  Por lo tanto, las mezclas de programas propuestos y niveles de fondos por categorías geográficas y funcionales debieran continuar siendo examinadas anualmente durante el programa regular del gobierno de los EEUU y los procesos de revisión de presupuestos que llevan a la presentación de pedidos de fondos al Congreso.

             Reconociendo que las cambiantes oportunidades para actuar pueden afectar significativamente los requerimientos de recursos de AID para la asistencia poblacional, anticipamos que, si los fondos provistos por el Congreso están al nivel requerido, podríamos implementar las acciones necesarias para los países de alta prioridad y también para aquellos de menor prioridad, llegando razonablemente abajo en la lista. A este punto, sin embargo, AID cree que no es deseable hacer juicios de prioridades sobre actividades que no van a ser costeadas si el Congreso no otorga los fondos requeridos.  Si se hacen recortes en estos niveles tendríamos que juzgar las asignaciones sobre la base de factores tales como la clasificación prioritaria de los países, las futuras necesidades de los LDC, y divisiones de trabajos con otros actores en el área de la asistencia poblacional.

             Si el programa de asistencia poblacional de AID es de ser expandido a las magnitudes generales citadas arriba, es probable sea necesario contratar nuevo personal.  Aún cuando la expansión de las acciones del programa sería principalmente a través de becas y contratos con instituciones de los LDC o de los EEUU,  o a través de contribuciones a organizaciones internacionales, sería necesario incrementar el personal interno para revisar las propuestas de proyectos, observar su implementación a través de tales instrumentos, y evaluar su progreso hacia objetivos previamente establecidos.  Los requerimientos específicos de mano de obra se deben considerar durante las revisiones de presupuesto y programas anuales, junto con los detalles de las mezclas de programas y los niveles de fondos por país y categoría funcional, para poder correlacionar las necesidades de personal con las acciones de los programas proyectadas para un año particular.

 

Recomendaciones

 

4.       La estrategia de los EEUU debe ser alentar y apoyar, a través de canales bilaterales, multilaterales, y otros, acciones constructivas para bajar las tasas de fertilidad en algunos países en desarrollo.  Los EEUU deben aplicar cada una de las provisiones relevantes de su Plan de Acción Poblaciones Mundial y utilizarlo para influir y apoyar las acciones de los países en desarrollo.

 

5.       Dentro de esta estrategia general, los EEUU deben darle la más alta prioridad, desde el punto de vista de asignación de fondos (junto con otros donantes) a los esfuerzos para alentar la asistencia de otros a aquellos países mencionados arriba donde el problema poblacional es más serio, y proveer asistencia a otros países según lo permita los fondos y el personal disponible.

 

6.       Los futuros desarrollos de prioridades de los programas poblacionales de AID, tanto geográfico como funcional, deben ser consistentes con la estrategia general descripta arriba, con otras recomendaciones de este trabajo, y con el Plan de Acción Poblacional Mundial.  Las estrategias deben ser coordinadas con las actividades poblacionales de otros países donantes y agencias utilizando el Plan de Acción como elemento de presión para obtener las acciones deseadas.

 

7.       Los requerimientos de presupuesto de AID para los próximos 5 años deben incluir una expansión importante de los programas de Planificación familiar y poblacionales bilaterales (según sea apropiada para cada país o región), de las actividades funcionales según se requieran, y de las contribuciones a través de canales multilaterales, consistente con las magnitudes generales de fondos mencionados arriba.  Los presupuestos propuestos deben enfatizar las prioridades del país y funcional descripta en las recomendaciones de este trabajo y detalladas en los trabajos de estrategia geográfica y funcional de AID.

 

II. B. Programas de Asistencia Funcional para Crear Condiciones para la Declinación de la Fertilidad

 

Discusión

             Es claro que la disponibilidad de servicios e información anticonceptivos, importante como es, no es el único elemento requerido para lidiar con los problemas poblacionales de los LDC.  Hay evidencia substancial de que muchas familias en los LDC (especialmente los pobres) prefieren concientemente tener muchos niños debido a una variedad de razones sociales y económicas.  Por ejemplo, los niños pequeños pueden hacer contribuciones económicas en las granjas familiares, los hijos pueden ser fuentes importantes de apoyo para padres envejecidos donde no existen formas alternativas de seguridad social, y los hijos pueden ser una fuente de prestigio para las mujeres que tienen pocas alternativas en sociedades dominadas por los hombres.

             El deseo de tener grandes familias disminuye al incrementarse los ingresos.  Los países desarrollados y las áreas más desarrolladas en los LDC tienen menor fertilidad que en las áreas menos desarrolladas.  Similarmente, los programas de planificación familiar tienen mayor aceptación y un mayor impacto en las áreas desarrolladas que en las menos desarrolladas.  Por lo tanto, las inversiones en desarrollo son importantes para reducir las tasas de fertilidad.  Sabemos que los determinantes de la fertilidad socio-económicos más importantes están interrelacionados.  Un cambio en cualquiera de ellos es probable que produzca un cambio en los otros también.  Claramente el desarrollo per se[148] es un determinante poderosos de la fertilidad.  Sin embargo, dado que es poco probable que la mayoría de los LDC se desarrollen suficientemente durante los próximos 25-30 años, es crítico identificar aquellos sectores que afectan la fertilidad más directa y poderosamente.  Dentro de este contexto, la población debe ser vista como una variable que interactúa, en diversos grados, con una amplia gama de programas de desarrollo, y la estrategia de los EEUU debe ser continuar insistiendo en la importancia de tener en cuenta la población en actividades que no sean de “planificación familiar”.[149]  Esto es particularmente importante con el creciente enfoque en el programa de desarrollo de los EEUU en alimentos y nutrición, salud y población, y educación y recursos humanos; los programas de asistencia tienen menos probabilidad de éxito si es que los números de los que hay que alimentar, educar, y emplear están creciendo rápidamente.

             Por lo tanto, para ayudar en alcanzar la reducción de fertilidad en los LDC, la planificación familiar no solo debe estar alta en la lista de prioridades de la asistencia extranjera de los EEUU, sino que se debe dar alta prioridad en la asignación de fondos a programas en otros sectores que contribuyen de manera económica y efectiva en la reducción del crecimiento poblacional.

             Hay una creciente, pero aún bastante pequeña, área de investigación que busca determinar los aspectos socio-económicos del desarrollo que más directa y poderosamente afectan la fertilidad.  Aunque el análisis limitado a la fecha no puede ser considerado definitivo, hay acuerdo general que los 5 siguientes factores (además del incremento en el ingreso per cápita[150]) tienden a estar fuertemente asociados a la declinación de la fertilidad: educación, especialmente la educación de las mujeres; reducciones en la mortalidad infantil; oportunidades de empleos asalariados para mujeres; seguridad social y otros substitutos del valor económico de los hijos; y la relativa igualdad en la distribución de ingresos y desarrollo rural.  Hay varios factores adicionales identificados por la investigación, el análisis histórico, y la experimentación que también afectan la fertilidad, incluyendo el demorar la edad promedio para el casamiento, y los pagos directos (incentivos monetarios) a los que aceptan la planificación familiar.[151]

             Hay, sin embargo, un número de preguntas que deben ser resueltas antes de que uno pueda pasar de la identificación de los factores asociados con la declinación de la fertilidad a programas de gran escala que inducirán la declinación de fertilidad de manera efectiva y económica. Por ejemplo, en el caso de la educación femenina, debemos considerar tales temas como:

             ¿Fue la educación femenina la causa de la declinación de la fertilidad o el proceso de desarrollo en algunas instancias causa que ambos padres sientan una menor necesidad económica de tener familias grandes y darse el gusto del “lujo” de educar a sus hijas? 

             ¿Si una mayor educación femenina efectivamente conduce a la declinación de la fertilidad, verán los padres de alta fertilidad pobres mucha ventaja en mandar sus hijas a la escuela?  ¿Si es así, cuánto cuesta educar una niña al punto en el cual su fertilidad será reducida (lo que ocurre aproximadamente al nivel de cuarto grado)?[152]

             ¿Que programas específicos de educación femenina son más efectivos y económicos (por ejemplo, escuela primaria, alfabetismo no formal, o entrenamiento vocacional o pre-vocacional)?

             ¿Cuáles, en términos aproximados cuantitativos, son los beneficios no-poblacionales de cada dólar adicional gastado en educación femenina en una situación dada en comparación con otras inversiones alternativas no-poblacionales?

             ¿Cuales son los beneficios poblacionales de un dólar gastado en educación femenina en comparación con otras inversiones poblacionales, tales como suministros de anticonceptivos o sistemas de cuidado de salud materno-infantil?[153]

             Y finalmente, ¿cuáles son los beneficios totales de una inversión (poblacionales más no-poblacionales) en un programa específico de educación femenina comparado con los beneficios totales poblacionales más no-poblacionales de otras inversiones alternativas factibles?

             Tal como lo expresó una propuesta reciente del Departamento de Estudios Poblacionales de Harvard: “Estudios recientes han identificados factores más específicos relacionados a la declinación de la fertilidad, especialmente a la difusión de logros educativos y la ampliación de los roles no-tradicionales para las mujeres.  Sin embargo, en situaciones de rápido crecimiento poblacional, éstos son contrarios a poderosas fuerzas de mercado.  Aún cuando se hacen los esfuerzos para proveer oportunidades de educación para la mayoría de la población de edad escolar, los bajos niveles de desarrollo y oportunidades de empleo restringido para la juventud educada lleva a altos niveles de abandono escolar y ausentismo...”

             Afortunadamente, esta situación no es de ninguna manera tan ambigua para todos los factores que probablemente afecten la fertilidad.  Por ejemplo, las leyes que elevan la edad mínima de casamiento, donde sea políticamente posible y aunque sea parcialmente imponible, puede, con el tiempo, tener un efecto menor sobre la fertilidad a un costo mínimo.  Similarmente, ha habido algunos experimentos controversiales, pero notablemente exitosos, en la India en los cuales incentivos financieros, junto con otros dispositivos de motivación, se utilizaron para lograr que un gran número de hombres se hicieran vasectomías.[154]  Además, aparentemente hay algunas actividades importantes, tales como programas para mejorar la capacidad productiva del pobre rural, los cuales pueden ser bien justificados sin hacer referencia a los beneficios poblacionales, pero que aparentemente también tienen importantes beneficios poblacionales.

             La estrategia sugerida por las consideraciones mencionadas es que el volumen y tipo de programas orientados a los “determinantes de fertilidad” deben estar directamente relacionados con nuestra estimación de los beneficios totales (incluyendo los beneficios no-poblacionales) de cada dólar invertido en los programas propuestos y en nuestra confianza en la certeza de esa estimación.  Hay lugar para el honesto desacuerdo entre los investigadores y los hacedores de política acerca de los beneficios, o factibilidad, de un programa dado.  Ojalá, con el tiempo, con mayor investigación, experimentación, y evaluación, las áreas de desacuerdo y ambigüedades serán clarificadas, y los donantes y recipientes tendrán mejor información sobre qué políticas y programas tienen mejores resultados bajo cuales circunstancias y como analizar la situación de un país dado para encontrar los mejores y factibles pasos a tomar.

 

Recomendaciones:

 

a.        AID debe implementar la estrategia definida en el Plan de Acción Poblacional Mundial, especialmente los párrafos 31 y 32 y la Sección I ("Introducción – una Estrategia Global Poblacional de los EEUU") arriba, la que requiere se dé alta prioridad a la asignación de fondos a tres categorías de programas en áreas afectando las decisiones la fertilidad (tamaño de la familia):

 

i.    Programas operacionales probadamente económicos y efectivos, generalmente donde hay también beneficios significativos para objetivos no-poblacionales;

ii.    Programas experimentales donde las investigaciones indican que están estrechamente relacionados con la reducción de la fertilidad pero la efectividad y economía no ha sido aún demostradas desde el punto de vista de los pasos específicos a ser tomados (esto es, diseño de programa); e

iii.    Investigación y evaluación del impacto relativo en el tamaño deseado de la familia de los determinantes socio-económicos de fertilidad, y sobre los alcances de política existentes para modificar estos determinantes.

1.        Se debe enfocar la investigación, experimentación y evaluación de programas actuales a contestar las preguntas (tales como las mencionados arriba, relacionados con la educación femenina) que determinan los pasos que se pueden y deben seguir en otros sectores que acelerarán de manera económica y efectiva la declinación de la fertilidad.  Además de las 5 áreas mencionados en la Sección II, B 1-5 abajo, la investigación debe cubrir el espectro completo de leyes que afectan la fertilidad, tales como leyes y normas con respecto a la edad de casamiento, y los incentivos financieros.  Se deben ejecutar trabajos de este tipo en países en desarrollo claves para determinar los factores de motivación requeridos allí para desarrollar la preferencia por un tamaño de familia menor.  Se le debe dar alta prioridad a comprobar la factibilidad y reproducibilidad a gran escala.

2.        AID debe alentar a otros donantes en los gobiernos LDC a llevar a cabo estrategias paralelas de investigación, experimentación y (con la relación costo-beneficio bien evaluada) programas operacionales de gran escala sobre los factores que afectan la fertilidad.  Se deben coordinar los trabajos en esta área y compartir los resultados.

 

3.        AID debe colaborar en desarrollar la capacidad en unas pocas existentes instituciones de los EEUU y LDC para servir como centros principales de investigación y desarrollo de política en las áreas de medidas sociales o económicas que afectan la fertilidad, incentivos directos, investigación de las actitudes de los hogares, y técnicas de evaluación para métodos de motivación.  Los centros deben proveer asistencia técnica, servir como un foro de discusiones, y en general proveer la “masa crítica” de esfuerzo y visibilidad que ha estado faltando en esta área hasta la fecha.  Se debe dar énfasis a la máxima participación de las instituciones e individuos de los LDC.

             Las siguientes secciones discuten la investigación experimental y los programas operacionales que se deben llevar a cabo en las 5 áreas prometedoras mencionadas arriba.

 

II. B. 1. Provisión de Niveles Mínimos de Educación, Especialmente para Mujeres

 

Discusión

 

             Hay evidencia bastante convincente de que la educación femenina especialmente de cuarto grado hacia arriba se correlaciona fuertemente con la reducción del tamaño deseado de la familia, aunque no es claro hasta que punto la educación femenina causa las reducciones en el tamaño deseado de la familia o si es que la aceleración de la velocidad del desarrollo lo que lleva a un incremento en la demanda de educación femenina y a una reducción en el tamaño deseado de la familia.  Hay una teoría bastante aceptada – aunque no validada estadísticamente – que los mejores niveles de alfabetismo contribuyen a la reducción en el tamaño deseado de la familia a través de una mayor información en planificación familiar y a un incremento en los factores de motivación relacionados con las reducciones en el tamaño de la familia.  Desdichadamente, la experiencia de AID con programas de alfabetismo masivo en los últimos 15 años ha llevado a la moderada conclusión de que tales programas generalmente han fracasado (esto es, no fueron de buena relación costo-beneficio) a menos que la población perciba beneficios prácticos para sí mismos derivados de aprender a leer – por ejemplo, el requerimiento de alfabetismo para adquirir acceso más fácilmente a información acerca de nuevas tecnologías agrícolas, o a trabajos que requieren alfabetismo.

             Recientemente, sin embargo, AID ha modificado su estrategia de educación, alineado con el mandato de su legislación, para enfatizar la difusión de la educación a la gente pobre, particularmente en las áreas rurales, y relativamente menos en los niveles más altos de educación.  Este método está enfocado en el uso de la educación formal y “no formal” (esto es, educación organizada fuera de las aulas) para asistir en cumplir con los requerimientos de los recursos humanos del proceso de desarrollo, incluyendo tales como programas de alfabetismo rural orientados a la agricultura, planificación familiar, u otros objetivos de desarrollo.

 

Recomendaciones

 

4.       Se debe desarrollar programas de educación básica integrada (incluyendo alfabetismo aplicado) y de planificación familiar donde aparenten ser efectivos, de alta prioridad, y aceptables para el país en cuestión. AID debe continuar su énfasis en educación básica, tanto para las mujeres como para los hombres.

 

5.       Se debe hacer un esfuerzo importante en los LDC que busquen reducir sus tasas de natalidad para asegurar que virtualmente todos los niños tengan al menos educación primaria, varones y mujeres, tan pronto como el país lo pueda costear (lo que debiera ser bien pronto para todos los países, excepto los más pobres).  Se deben desarrollar programas educacionales simples y prácticos.  Estos programas deben, donde sea posible, incluir programas de estudios específicos para incentivar a la siguiente generación hacia el promedio de familia de 2 niños para asegurar ese nivel de fertilidad en 2 o 3 décadas.  AID debe alentar y responder a los pedidos de asistencia en la extensión de la educación básica y en introducir la Planificación Familiar en el programa de estudios.[155]  Gastos derivados del énfasis en el incremento de la educación práctica deben salir del fondo general de AID, no de los fondos poblacionales.

 

II. B. 2.   Reducción de la Mortalidad Infantil

 

Discusión:

 

             Las altas tasas de mortalidad infantil, evidentes en muchos países en desarrollo, lleva a los padres a preocuparse acerca del número de hijos que probablemente sobrevivirán.  Los padres pueden sobre-compensar por las posibles pérdidas de hijos teniendo hijos adicionales.  La investigación a la fecha claramente indica que no solo las altas tasas de fertilidad y natalidad están estrechamente correlacionadas sino que en la mayoría de las circunstancias se pueden alcanzar bajas tasas netas de crecimiento poblacional cuando la mortalidad infantil es baja también.  Las políticas y programas que reduzcan significativamente la mortalidad infantil por debajo de los niveles actuales llevarán a las parejas a tener menos hijos.  Sin embargo, debemos reconocer que hay una demora de por lo menos varios años antes que los padres (y las culturas y subculturas) tengan confianza en que sus hijos tienen más probabilidad de sobrevivir, ajustando su comportamiento de fertilidad de manera acorde.

             Se puede lograr una reducción considerable en la mortalidad infantil a través de mejoras en la nutrición, vacunaciones contra enfermedades, y otras medidas de salud pública, si es que se pueden encontrar los medios para extender tales servicios a bajo costo a las poblaciones abandonadas de los LDC.  A menudo tiene sentido combinar tales actividades con servicios de planificación familiar en sistemas de entrega integrados para maximizar la utilización de escasos recursos financieros y de mano de obra de salud de los LDC (ver Sección IV).  Además, el proveer cuidados de salud selectivos para las madres y sus hijos puede incrementar  la aceptación de la planificación familiar al mostrar preocupación por la condición total de la madre y sus hijos, y no solamente por el único aspecto de fertilidad.[156]

             Los problemas más importantes de efectividad y economía en el cuidado de la salud de la madre-hijo son que los sistemas de entrega de salud clínica no han contribuido en el pasado significativamente a la reducción de la mortalidad infantil y que, como en los EEUU, las comunidades médicas locales tienden a favorecer cuidados de salud relativamente caros, aún a costo de dejar grandes números de gentes (en los LDCs, generalmente más de dos tercios de la población) virtualmente no cubiertos por servicios de salud modernos.

             Aunque no tenemos todas las respuestas sobre cómo desarrollar sistemas de entrega integrados y baratos, necesitamos continuar con los programas operacionales para responder a los requerimientos de la ODC[157] si queremos que sean efectivos y económicos basados en la experiencia a la fecha, y experimentar a gran escala con maneras nuevas de atacar los problemas remanentes. Los mecanismos de evaluación para medir el impacto de las varias alternativas de acción son una parte esencial de este esfuerzo para poder proveer retroalimentación a los proyectos actuales y futuros y para mejorar el estado actual en este campo.

             Actualmente los esfuerzos para desarrollar servicios de bajo costo de planificación familiar y salud para la población abandonada delos LDCs están siendo impedidos por la falta de compromiso internacional y recursos por el lado de la salud.  Por ejemplo:

 

a.        El Banco Mundial podría otorgar créditos de bajo interés a los LDCs para el desarrollo de servicios de salud de bajo costo a la población abandonada, pero aún no ha tomado la decisión política de hacerlo.  El Banco tiene un programa poblacional y de salud y los líderes del programa han estado de acuerdo con el objetivo mencionado.  El personal del Banco ha preparado un trabajo de política en este tema para el Directorio, pero las perspectivas no son buenas.  Este trabajo será discutido por el Directorio del Banco en su Reunión de noviembre  de 1974.  Aparentemente hay alguna reticencia dentro del Directorio y en partes del personal acerca de tener una iniciativa fuerte en esta área.  En parte, el Banco sostiene que no hay modelos probados de sistemas efectivos de bajo costo en los cuales el Banco pueda invertir.  El Banco también sostiene que otros sectores como agricultura, debieran recibir una prioridad más alta en la competición por los escasos recursos.  Además, también se argumenta en algunos sectores del Banco que el Banco debiera restringirse a “proyectos de préstamos duros” y no meterse en el área “suave”.

             Un trabajo actual del personal del Banco sugiere que a menos que haya un cambio en la mentalidad del Directorio, la política del Banco será simplemente tratar de ayudar en las áreas de salud y poblacional pero no tomar iniciativas importantes en el área de sistemas de entrega de bajo costo.

             La posición del Banco es lamentable porque el Banco podría representar  un papel importante en esta área ayudando a costear las estructuras físicas y otros elementos de los sistemas de salud de bajo costo, incluyendo clínicas de salud rurales donde se necesiten.  También puede ayudar a proveer préstamos de bajo costo para entrenamiento, y en buscar y probar nuevos métodos para alcanzar aquellos que no tienen ahora acceso a servicios salud y planificación familiar.  Esto no sería inconsistente con nuestra franca admisión y la del Banco de que no tenemos todas las “respuestas” o modelos económicos y efectivos para sistemas de entrega de salud de bajo costo.  En vez, ellos (el Banco), nosotros y otros donantes podemos trabajar juntos en programas experimentales orientados y operacionales para desarrollar modelos para una gran variedad de situaciones enfrentadas por los LDCs.

             La participación del Banco en esta área abriría las posibilidades de colaboración.  Fondos de donaciones, sean de los EEUU o de UNFPA[158] podrían ser utilizados para apoyar las porciones de las acciones que requieren pronta acción, tales como la inmediata provisión de suministros, ciertos tipos de entrenamiento, y el despliegue rápido de asistencia técnica. Simultáneamente, para aquellas partes de la acción que requieren más tiempo, tal como la construcción de clínicas, se pueden utilizar préstamos del Banco Mundial.  Los procesos de préstamo del Banco pueden ser sincronizados para llevar tales actividades de construcción a una condición de entrega al mismo tiempo que los programas de entrenamiento han avanzado los suficiente como para permitir poner el personal adecuado en las clínicas.  El énfasis debiera ser apoyar la infraestructura de bajo costo, no de alto costo.

             Obviamente, además de edificios, asumimos que el Banco podría financiar otros elementos de costo locales de expansión de los sistemas de salud, tales como programas de entrenamiento de largo plazo.

             AID está tratando actualmente de mejorar los procedimientos de consulta con el personal del Banco con la esperanza de alcanzar mejores esfuerzos de colaboración dentro de los compromisos actuales de recursos del Banco en las áreas poblacionales y de salud.  Con un mayor compromiso de recursos del Banco y mejores procedimientos de consulta con AID y UNFPA[159] se podría lograr un impacto mucho mayor sobre el problema.

 

b.       La Organización Mundial de la Salud (WHO) y su contraparte en Latinoamérica, la Organización Panamericana de Salud (PAHO), actualmente proveen asistencia técnica en el desarrollo y la implementación de proyectos de salud que a su vez están financiados por mecanismos de fondos internacionales, tales como la UNDP[160] e instituciones financieras internacionales.  Sin embargo, los fondos disponibles para las acciones de salud a través de estas organizaciones son actualmente limitadas.  Si las agencias financieras internacionales le dieran mayor prioridad a las acciones de salud se podrían expandir las oportunidades para colaboraciones útiles entre las instituciones donantes y los países para desarrollar sistemas de entrega de servicios de bajo costo integrados de salud y planificación familiar para las poblaciones de los LDC que actualmente no tienen accesos a tales servicios.

 

Recomendaciones:

             Los EEUU deben alentar el incremento del interés internacional en el compromiso de recursos para desarrollar los mecanismos de entrega para proveer servicios de planificación familiar y de salud integrados a las poblaciones abandonadas a costos que los países huéspedes pueden soportar por un período razonable de tiempo.  Estos esfuerzos incluirían:

 

4.       Alentar el Banco Mundial y otros mecanismos financieros internacionales, a través de representantes de los EEUU en los Directorios de estas organizaciones, a tomar una iniciativa más amplia para el desarrollo de mecanismos de entrega de servicios de bajo costo en países que deseen expandir tales sistemas.

 

5.       Indicar la voluntad de los EEUU (como fue hecho en la Conferencia Mundial de Población[161]) a unirse a otros donantes y organizaciones para alentar y apoyar mayor acción de parte de los gobiernos de los LDC y otras instituciones en el área de sistemas de entrega de bajo costo.

 

4.       Según se ofreció en Bucarest, los EEUU debieran unirse a otros países donantes, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de Asistencia Poblacional de las Naciones Unidas, UNICEF, y el Banco Mundial para crear un consorcio para ofrecer asistencia a los países en desarrollo más necesitados para establecer sus propios sistemas de salud pública preventiva y curativa de bajo costo, alcanzando todas las áreas de sus países y con capacidad de apoyo nacional dentro de un período razonable.  Tales sistemas deberían incluir servicios de planificación familiar como una parte habitual de la prestación de servicios.

 

5.       Se debe requerir que la OMS tome el liderazgo de tal arreglo y esté lista a hacerlo.  Aparentemente al menos la mitad de los países donantes potenciales y el programa de asistencia técnica del EEC[162] están de acuerdo. También lo están UNFPA y UNICEF[163]. Los EEUU, a través de su representación en el Directorio del Banco Mundial, debiera alentar a que el Banco tome mayor iniciativa en esta área, particularmente para asistir en el desarrollo de infraestructuras de servicios de salud básica y de bajo costo en los países que deseen desarrollar tales sistemas.

 

3.             Expandir las Oportunidades de Empleo Asalariado, Especialmente para Mujeres

 

Discusión

 

             El empleo es la clave para tener ingresos, el cual abre el camino para mejorar la salud, educación, nutrición, y la reducción del tamaño de la familia.  Las oportunidades confiables de trabajo permite a los padres limitar el tamaño de su familia e invertir en el bienestar de los niños que ya tienen.

             El estado y utilización de las mujeres en las sociedades de los LDC es particularmente importante para reducir el tamaño de la familia.  Para las mujeres, el trabajo fuera de la casa ofrece una alternativa al casamiento temprano  y el tener hijos, y un incentivo para tener menos cantidad  de hijos después del casamiento.[164]  La mujer que debe quedarse en la casa a cuidar los niños debe dejar de lado el ingreso que podría tener si trabajase fuera de la casa.  Las investigaciones indican que el empleo asalariado de la mujer fuera de la casa se relaciona con la reducción de fertilidad.  Los programas de incremento de la participación femenina en la fuerza laboral deben, sin embargo, tener en cuenta la demanda general de empleos; esto sería particularmente problema para ocupaciones donde ya hay desempleo generalizado entre los varones.  Pero ocupaciones donde las mujeres tienen una ventaja comparativa deben ser alentadas.

          El mejorar el estado legal y social de la mujer le da a una mujer una mayor voz en la toma de decisiones en sus vidas, incluyendo el tamaño de la familia, y puede proveer oportunidades alternativas a tener hijos, reduciendo así los beneficios de tener niños.

             La delegación de los EEUU a la Conferencia de Bucarest enfatizó la importancia de mejorar el estado general de la mujer y de desarrollar oportunidades de empleo para las mujeres fuera de la casa y fuera de la granja.  Fue unida por todos los países al adoptarse una fuerte declaración en este tema vital.  Ver el Capítulo VI para una discusión más completa de la Conferencia.

 

Recomendación:

 

4.       AID debe comunicar con y buscar oportunidades de ayudar a los procesos de desarrollo económicos nacionales para incrementar el rol de la mujer en el proceso de desarrollo.

5.       AID debe revisar sus programas de entrenamiento y educación (tales como en entrenamiento donde el participante entrena en EEUU, en su propio país, o en otros países) para ver que tales actividades provean acceso igualitario a mujeres.

6.       AID debe incrementar el entrenamiento pre-vocacional y vocacional para involucrar a las mujeres más directamente en aprender habilidades que pueden mejorar sus ingresos y nivel en la comunidad (por ejemplo, entrenamiento de para-médicos con relación a la prestación de servicios de planificación familiar).

7.       AID debe alentar el desarrollo y ubicación de las mujeres en los LDC en los puestos de decisión en los programas de desarrollo, particularmente aquellos programas diseñados para incrementar el rol de la mujer como productoras de bienes y servicios, y en otras maneras mejorar el bienestar de la mujer (por ejemplo, programas de financiamiento y crédito nacionales, y programas nacionales de salud y planificación familiar).[165]

8.       AID debe alentar, donde sea posible, la participación activa de la mujer en el movimiento obrero para promover la igualdad de pago para trabajos iguales, igualdad de beneficios, e igual oportunidad de empleo.

9.       AID debe continuar revisando sus programas y proyectos en su impacto sobre las mujeres en los LDC, y ajustarlos según sea necesario para aumentar la participación de mujeres -- particularmente aquellas de las clases más bajas -- en el proceso de desarrollo.

 

4.             Desarrollar Alternativas al Rol de Seguridad Social Provistos por los Hijos para los Padres Ancianos

 

Discusión:

 

             En la mayoría de los LDC la casi total ausencia de seguridad social del gobierno u otras instituciones para los ancianos fuerza la dependencia en los hijos para sobrevivir en la ancianidad.  La necesidad de tal soporte parece ser una de las motivaciones más importantes para tener muchos hijos.  Se han hecho varias propuestas y algunos experimentos piloto para probar el impacto de incentivos financieros diseñados para proveer en la ancianidad (o, mas tangencialmente, para incrementar el poder adquisitivo de menos hijos al financiar costos educacionales que de otra manera recaería en los padres).  Se han hecho propuestas de seguros para hijos (previsto que los padres no tengan más de 3 niños), y para pagos diferidos de beneficios de jubilación (de nuevo ligado a límites específicos en el tamaño de la familia), por el cual el pago del incentivo es demorado.  La intención es no solo ligar el incentivo a la fertilidad, sino también imponer el costo financiero al gobierno o entidad del sector privado solamente después de que los beneficios derivados de los nacimientos evitados se hayan acumulado a la economía y la entidad financiera.  Esquemas de diversas complejidades administrativas han sido desarrollados teniendo en cuenta los problemas gerenciales en los LDC.  La clave económica y de equidad de estas propuestas de incentivos de largo plazo es simple: el gobierno ofrece retornar a la pareja en contrato una porción del beneficio económico que ellos generan al evitar nacimientos, como un intercambio directo por los beneficios financieros directos que ellos dejan de percibir al tener menos hijos.[166]

             La futura investigación y experimentación en esta área debe tener en cuenta el impacto de la creciente urbanización en los LDC sobre los valores rurales tradicionales y sobre opiniones tales como el deseo de niños como seguro para la ancianidad.

 

Recomendación:

 

AID debiera tomar una actitud positiva con respecto a la exploración de incentivos de seguridad social según se describe arriba.  AID debe alentar a los gobiernos a considerar tales medidas, y debe proveer asistencia técnica y financiera según sea apropiado.  La recomendación hecha antes de establecer una institución “intermediaria” que podría proveer a los gobiernos de los LDC con ayuda substancial en esta área, entre otras varias áreas del lado de la “demanda” del problema, ayudaría considerablemente a AID a ejecutar esta recomendación.

 

5.             Seguir Estrategias de Desarrollo que Inclinen el Crecimiento de Ingresos hacia los Pobres, Especialmente Desarrollo Rural con Enfoque en la Pobreza Rural

 

             Distribución de Ingresos y Desarrollo Rural: La familia probablemente tendrá menor cantidad de hijos si percibe mayores ingresos, excepto en la parte más alta de la escala de ingresos.  Similarmente, si los ingresos están distribuido más equitativamente en una sociedad, aparentemente resulta en una tasa global de fertilidad menor porque la mejor distribución de ingresos significa que los pobres, que tienen la mayor fertilidad, tienen más ingresos.  Por lo tanto una estrategia de desarrollo que ponga énfasis en el pobre rural, quiénes son el grupo mayor y pobre en la mayoría de los LDC proveería aumento de ingresos a aquellos con los niveles de fertilidad más altos.  Es probable que ningún país LDC alcance la estabilidad poblacional a menos que los pobres rurales participen en los incrementos de ingresos y la declinación de la fertilidad.

          El desarrollo agrícola y rural ya es, junto con población, la prioridad más alta en la provisión de asistencia de los EEUU a los LDC.  Para el año fiscal 1975, cerca del 60% de los $1.300 millones requeridos por AID en las cinco áreas funcionales de la legislación de ayuda extranjera es en desarrollo agrícola y rural.  El incremento de $255 millones para el año 1975 autorizado en el proyecto de ley de dos años del año 1974 es casi todo para desarrollo agrícola y rural.

             El objetivo principal de AID en desarrollo agrícola y rural es concentrarse en producción de alimentos e incrementos en la calidad de vida rural; el elemento principal de estrategia es concentrarse en incrementar la producción de los pequeños granjeros, através de asistencia en la provisión de mejores tecnologías, inversiones agrícolas, soporte institucional, etc.

             Esta estrategia cumple con 3 intereses de los EEUU:  Primero, incrementa la producción agrícola de los EEUU en los LDCs y acelera la velocidad promedio de su desarrollo, el cual, como se ha descripto, lleva a una aceptación mayor de la planificación familiar.  Segundo, el énfasis en pequeños granjeros y otros elementos de los pobres rurales difunde los beneficios del desarrollo tan ampliamente como es factible entre los grupos de menores ingresos.  Como se hizo notar arriba, la difusión de los beneficios de desarrollo hacia los pobres, quiénes tienden a tener las tasas de fertilidad más altas, es un paso importante en lograr que reduzcan el tamaño de sus familias.  Además, la concentración en la producción de granjeros pequeños (versus, por ejemplo, agricultura de gran escala, mecanizada) puede incrementar las oportunidades de trabajo dentro y fuera de las granjas y bajar el flujo a las ciudades.  (Tercero),[167] aún cuando los niveles de fertilidad son más altos en las áreas rurales que en las ciudades, la inmigración rápida y continua hacia las ciudades a niveles mayores que los que los mercados de trabajo o servicios de las ciudades pueden sostener, pueden agregar un elemento importante de desestabilización a los esfuerzos de desarrollo y objetivos de muchos países.  Indudablemente, las áreas urbanas en algunos LDC ya son escenarios de disturbios urbanos y tasas de criminalidad altas.

 

Recomendación

 

             AID debe continuar sus esfuerzos enfocados no solo en desarrollo agrícola y rural sino específicamente en granjeros pequeños y en medios de mano de obra intensiva para estimular la producción agrícola agricultura y en otros aspectos para mejorar la calidad de vida de los pobres rurales, de manera tal que la asistencia al desarrollo agrícola y rural, además de su importancia en el incremento de la producción de alimentos y otros propósitos, pueda tener un máximo efecto en reducir el crecimiento poblacional.[168]

 

4.                Concentración en la Educación y Adoctrinamiento de la Generación de Niños en Crecimiento con Respecto a lo Preferible de un Tamaño de Familia Menor

 

Discusión:

 

             Los esfuerzos actuales para reducir las tasas de natalidad en los LDC, incluyendo la asistencia de AID y UNFPA, están dirigidos principalmente a los adultos ahora en edad reproductiva.  Solo se está prestando un mínimo de atención a la educación de la población o educación sexual en las escuelas y en la mayoría de los países no se da ninguna en los primeros años de escuela, los que son a los que más llegan el 2/3 a 3/4 de los niños.  Debiera ser obvio, sin embargo, que los esfuerzos para control de la natalidad dirigidos hacia los adultos conseguirán, considerando el máximo éxito posible, la aceptación de los anticonceptivos para la reducción de los nacimientos solamente hasta el nivel del tamaño de la familia deseada – que según lo que indican los estudios de conocimiento, actitud y práctica para muchos países es un promedio de 4 o más niños.[169]

             Existe la gran necesidad de convencer a las masas poblacionales que es para su ventaja individual e interés nacional tener, en promedio, solo 3 y después solo 2 niños.[170]  Hay poca probabilidad de que se pueda alcanzar este objetivo con amplitud contra el trasfondo de la herencia cultural de los adultos actuales, aún los adultos jóvenes, de entre las masas en la mayoría de los LDC.  Sin disminuir de ninguna manera el esfuerzo en alcanzar a estos adultos, el incremento obvio de la atención debe ser el cambio de las actitudes de la siguiente generación, aquellos que están ahora en la escuela primaria o son más jóvenes.[171]  Si esto se logra hacer, sería posible indudablemente alcanzar los niveles de fertilidad y acercarse a los niveles de reemplazo en 20 años, y alcanzarlo en 30 años.

             Dado que un gran porcentaje de niños de los grupos de bajos ingresos y alta fertilidad no van a la escuela, será necesario desarrollar medios para alcanzarlos para este y otros propósitos educacionales a través de programas de educación informales.[172]  Como se dijo en la discusión de los determinantes del tamaño de la familia (fertilidad), también es importante lograr un progreso significativo en otras áreas, tales como mejores cuidados de salud y mejoras en la distribución de los ingresos, antes que se pueda esperar que el tamaño deseado de la familia baje notablemente.  Si tiene sentido económico para los padres pobres tener grandes familias dentro de 20 años, no hay evidencia de que la educación poblacional o el adoctrinamiento tendrá suficiente impacto para disuadirlos.

 

Recomendación

 

4.       Que las Agencias de los EEUU recalquen la importancia de la educación de la próxima generación de padres, comenzando por la escuela primaria, hacia el ideal de la familia de dos niños.     

5.       Que AID estimule los esfuerzos específicos para desarrollar los medios de educar niños de escuela primaria al ideal de la familia de dos niños y que se pida a UNESCO[173] que tome el liderazgo a través de educación formal e informal.

 

Recomendación General para las Agencias de las Naciones Unidas

 

             Para cada una de las 6 categorías mencionadas arriba el Estado y AID debieran hacer esfuerzos específicos para que la Agencia de relevancia de las Naciones Unidas, WHO, ILO, FAO, UNESCO, UNICEF, y la UNFPA[174] tome el rol de liderazgo según sea apropiado en la familia de las Naciones Unidas con un incremento de esfuerzos de programa, mencionando el Plan de Acción Poblacional Mundial.

 

II. C.       Alimentos para el Programa de Paz y la Población

 

Discusión:

 

             Uno de los aspectos más importantes del impacto del crecimiento poblacional en el bienestar político y económico mundial es su relación con los alimentos.  Aquí los problemas de la interrelación entre la población, los recursos nacionales, el medio ambiente, la productividad, y la estabilidad económica y política se juntan cuando escasea esta necesidad básica humana.

             Las proyecciones del Departamento de Agricultura de los EEUU indican que la cantidad de grano importado requerido por los LDC en los años ’80 crecerá significativamente, tanto en términos globales como per cápita.  Además, estos países enfrentarán fluctuaciones anuales en la producción debido a la influencia climática y otros factores.

             Esto no quiere decir que los LDC necesariamente enfrentarán hambrunas en las próximas dos décadas, porque las mismas proyecciones indican un incremento aún mayor en la producción de granos en las naciones desarrolladas.  Debe hacerse notar, sin embargo, que estas proyecciones suponen se resuelven problemas fundamentales como el tremendo incremento en la necesidad de agua dulce, los efectos ecológicos del gran incremento en la aplicación de fertilizantes, pesticidas, e irrigación, y la tendencia aparentemente adversa en el clima global.  Actualmente, no hay soluciones a la vista para estos problemas.

             El desafío mayor será incrementar la producción de alimentos en los LDC mismos y liberalizar el sistema por el cual el grano es transferido comercialmente desde los países productores a los consumidores.  También hemos visto que la ayuda de alimentos es una manera importante de resolver en parte la escasez crónica y las necesidades de emergencia causadas por las variaciones anuales al menos hasta el fin de esta década.  Muchos de los expertos externos predicen estas mismas dificultades aún cuando se hagan esfuerzos mayores para expandir la producción agrícola mundial, especialmente en los mismos LDC, pero también en los EEUU y en otros productores importantes de granos.  En el largo plazo y simultáneamente, el crecimiento poblacional de los LDCs debe decaer y la producción agrícola expandirse significativamente.  En algún momento el “exceso de capacidad” de los países exportadores de alimentos se agotará.  Algunos países se han convertido ya de exportadores netos a importadores netos de alimentos.

             Actualmente hay estudios importantes inter-agencias en ejecución en el área de alimentos y este informe no puede discutir con detenimiento este campo.  Solo podemos señalar los problemas serios en relación con la población y sugerir los objetivos y requerimientos mínimos en el área de alimentos.  En particular, creemos que el crecimiento poblacional puede tener un impacto negativo serio en la producción de alimentos en los LDC, incluyendo la sobre-expectativa de la capacidad de la tierra para producir, rebajando las economías ecológicas de las áreas marginales, y sobre-cosechando los mares.  Todas estas condiciones pueden afectar la viabilidad de la economía mundial y por lo tanto sus perspectivas de paz y seguridad.

 

Recomendaciones:

 

             Dado que los estudios de NSC/CIEP[175] ya se han puesto en marcha, referimos al lector a ellos.  Sin embargo, creemos que los siguientes son los mínimos requerimientos para cualquier estrategia que desea evitar la inestabilidad y el conflicto que resulta del crecimiento poblacional y la escasez de alimentos:

a.        Dar alta prioridad a la asistencia agrícola a los LDC bilateral y multilateral; incluyendo esfuerzos de parte de los LDC para mejorar la producción y distribución de alimentos con los ajustes institucionales necesarios y las políticas económicas para estimular la producción eficiente. Esto debe incluir un incremento significativo en la ayuda técnica y financiera para promover una producción y distribución más eficiente en los LDC.

b.       Desarrollo de reservas nacionales de alimentos (incluyendo aquellos necesarios para ayudas de emergencia) dentro de un marco de trabajo acordado internacionalmente, y que sea suficiente para proveer un nivel mundial de seguridad de alimentos adecuado;

c.        Expansión de la producción de elementos necesarios para la producción de alimentos (por ejemplo, fertilizantes, disponibilidad de agua y semillas de alto rendimiento) e incremento de incentivos para aumentar la productividad agrícola. En este contexto una reducción del costo real de energía (especialmente combustible) a través de expansión de la disponibilidad por medio de nuevas fuentes o una caída en el precio relativo de petróleo sería de gran importancia;

d.       Expansión significativa de los EEUU y otros países productores de alimentos agrícolas dentro del contexto de un sistema de comercio mundial liberalizado y eficiente que asegure la disponibilidad de alimentos a los LDC en caso de escasez severa. Nuevos acuerdos de comercio internacionales para productos agrícolas, suficientemente abiertos para permitir la máxima producción por parte de los productores eficientes y suficientemente flexibles para amortiguar fluctuaciones de precios amplias en los años cuando las condiciones climáticas resultan tanto en escasez o abundancia significativa. Creemos que este objetivo puede ser alcanzado con la liberalización del comercio y un programa de reservas de alimentos coordinados internacionalmente sin recurrir a acuerdos orientados al precio, que pueden tener efectos no deseados en la producción y distribución;

e.        El mantenimiento de un programa adecuado de ayuda de alimentos con un enfoque más claro en cuanto a su uso para reemplazar deficiencias reales de alimentos, y con el desarrollo de sus propios recursos de alimentos pendiente, en países que no son capaces de alimentarse a sí mismos, en vez de fundamentalmente un instrumento de desarrollo económico o de política exterior; y

f.         Un esfuerzo de investigación reforzado, incluyendo en el largo plazo, para desarrollar nuevas semillas y tecnologías agrícolas, principalmente para incrementar los rendimientos y también para permitir técnicas de cultivos más extensas, particularmente en los LDC.

 

III.           Organizaciones Internacionales y otros Programas Multilaterales Poblacionales

 

A.            La Organización de las Naciones Unidas y sus Agencias Especializadas

 

Discusión

 

             En la mitad de los años ’60 los países miembros de las Naciones Unidas comenzaron a ponerse de acuerdo en involucrar más a las Naciones Unidas en asuntos de población.  En 1967 el Secretario General creó un fondo en fideicomiso para financiar el trabajo en el área poblacional. EN 1969 el Fondo fue renombrado el Fondo para las Actividades Poblacionales de las Naciones Unidas (UNFPA) y puesto bajo la supervisión general del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas.  Durante este período también los mandato de las Agencias Especializadas fueron modificados para permitir que se involucren más en las actividades poblacionales.

             La función de UNFPA fue clarificada por una resolución ECOSOC[176] en 1973:

a.        Para aumentar el conocimiento y la capacidad para responder a las necesidades en las áreas de población y Planificación familiar;

b.       Para promover el conocimiento tanto en los países desarrollados como en desarrollo de las implicancias sociales, económicas, y medio- ambientales de los problemas poblaciones;

c.        Para extender la asistencia a los países en desarrollo; y

d.       Para promover programas poblacionales y para coordinar los proyectos apoyados por el UNFPA.

             La mayoría de los proyectos financiados por la UNFPA son implementados con la asistencia de organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, incluyendo la Comisión Económica Regional, el Fondo Infantil de las Naciones Unidas (UNICEF), la Organización del Trabajo Internacional (ILO), la Organización de Alimentos y Agricultura (FAO), la Organización Educacional Científica y Cultural de las Naciones Unidas (UNESCO), la Organización Mundial de la Salud (WHO).  Se han hecho arreglos de colaboración con la Asociación de Desarrollo Internacional (IDA), afiliada al Banco Mundial, y con el Programa Mundial de Alimentos.

             Más y más el UNFPA se está moviendo hacia programas completos por país negociados directamente con los gobiernos.  Esto permite a los gobiernos elegir la Agencia de implementación (ejecución) la cual puede ser miembro del sistema de las Naciones Unidas o una organización o agencia no-gubernamental.  Con el desarrollo del método de programa por país se planea limitar los fondos de la UNFPA hacia las agencias especializadas.

             La UNFPA ha recibido $122 millones en donaciones voluntarias de parte de 65 gobiernos, de los cuales $42 millones fueron recaudados en 1973. El Plan de Acción de la UNFPA para el período 1974-77 define un objetivo de $280 millones para recaudar:

             1974 - $54 millones;

             1975 - $64 millones;

             1976 - $76 millones;

             1977 - $86 millones.

             Durante 1971 los EEUU contribuyeron aproximadamente la mitad de todos las donaciones a la UNFPA.  En 1972 redujimos nuestra contribución al 48% de otras donaciones, y para 1973 redujimos aún más nuestra contribución al 45%.  En 1973 los pedidos de asistencia para la UNFPA comenzaron a exceder los recursos disponibles.  Esta tendencia se ha acelerado y la demanda de recursos de la UNFPA es ahora mucho mayor que la disponibilidad. Las necesidades documentadas de la asistencia de la UNFPA para los años 1974-1977 son de $350 millones, pero porque la UNFPA pudo anticipar que solamente $280 millones estarán disponibles se ha hecho necesario pasar el remanente para al menos 1978.

 

Recomendaciones

 

             Los EEUU deben continuar su apoyo a los esfuerzos multilaterales en el área poblacional por medio de:

i.    Incrementar, sujeto a acción de asignación del Congreso, la contribución absoluta a la UNFPA en vista de 1) incremento en la demanda de la asistencia de la UNFPA, 2) mejorar la capacidad de la UNFPA de administrar sus proyectos, 3) la extensión a la cual los fondos de la UNFPA tienen los mismos objetivos que los de EEUU y substituirán los fondos de los EEUU; 4) la perspectiva de que sin el incremento de las contribuciones de los EEUU la UNFPA no podrá recaudar suficientes fondos para su presupuesto de 1975 y posterior.

ii.    Iniciar o participar en los esfuerzos para incrementar las donaciones de otros países a las agencies internacionales que pueden trabajar con efectividad en el área poblacional tanto para incrementar los esfuerzos globales en población y, en la UNFPA, para reducir aún más el porcentaje de los EEUU de las contribuciones totales; y

iii.    Apoyar el rol coordinador que la UNFPA tiene entre los países donantes y receptores, y entre las Naciones Unidas y otras organizaciones en el área poblacional, incluyendo el Banco Mundial.

 

B.            Alentar a Organizaciones Privadas

 

Discusión:

 

             La cooperación de las organizaciones y grupos privados en el ámbito nacional, regional y mundial es esencial para el éxito de la estrategia poblacional comprensiva.  Estos grupos proveen contribuciones intelectuales importantes y apoyo a las políticas, así como la entrega de los servicios e información de salud y de planificación familiar.  En algunos países, las organizaciones privadas y de voluntariado son los únicos medios para proveer servicios y materiales de planificación familiar.

 

Recomendaciones:

 

             AID debe continuar proveyendo apoyo a esas organizaciones privadas de los EEUU e internacionales cuyo trabajo contribuye a reducir el rápido crecimiento poblacional, y a desarrollar con ello, donde sea apropiada, divisiones funcionales y geográficas de trabajo en la asistencia poblacional.

 

IV.           Provisión y Desarrollo de Servicios, Información, y Tecnología de Planificación Familiar

 

             Además de crear el clima para la declinación de la fertilidad, según se describe en la sección anterior, es esencial proveer técnicas seguras y efectivas para controlar la fertilidad.

             Hay dos elementos principales en esta tarea: (a) mejorar la efectividad de los medios actuales de control de fertilidad y desarrollar nuevas técnicas; y (b) desarrollar sistemas de bajo costo para entrega de tecnologías de planificación familiar, información y servicios relacionados al 85% de la población de los LDC aún no alcanzadas.

             La legislación y políticas que afectan lo que el gobierno de los EEUU hace con relación al aborto en las áreas mencionadas arriba se discuten al final de esta sección.

 

IV. A.      Investigación para Mejorar la Tecnología de Control de la Fertilidad

 

Discusión

 

             El esfuerzo para reducir el crecimiento poblacional requiere una variedad de métodos de control de natalidad que sean seguros, efectivos, baratos, y atractivos tanto para los hombres como para las mujeres.  Los países en desarrollo en particular necesitan métodos que no requieran de doctores y que se puedan utilizar en áreas rurales remotas y primitivas, o “villas miserias” urbanas por personas que tienen una motivación relativamente baja. La experiencia en planificación familiar ha demostrado claramente el impacto crucial de mejoras en la tecnología del control de fertilidad.[177]

             Ninguno de los métodos disponibles actualmente es completamente efectivo y libre de reacciones adversas y características objetables.[178]  El anticonceptivo ideal, perfecto en todos estos aspectos, puede no ser encontrado nunca. Se requiere un gran esfuerzo y dinero para mejorar los métodos de control de fertilidad.  La investigación para alcanzar este objetivo puede ser dividida en dos categorías:

4.       Métodos de corto plazo: Estos incluyen trabajo aplicado y de desarrollo requerido para perfeccionar más y evaluar la seguridad y función de los métodos que se demuestran son efectivos en los programas de planificación familiar en los países en desarrollo.  Otros trabajos están orientados hacia nuevos métodos basados en conocimiento bien establecido de la fisiología de la reproducción.  Aunque es posible tener recompensas en el corto plazo, el desarrollo exitoso de algunos métodos puede tomar 5 años y hasta $15 millones para un solo método.

5.       Métodos de Largo Plazo: Las limitaciones en el conocimiento de muchos procesos reproductivos fundamentales requieren que se mantenga un esfuerzo grande de investigación básica para entender estos procesos y proveer de guías para la investigación de desarrollo de anticonceptivos.  Por ejemplo, se requieren nuevos conocimientos acerca del proceso reproductivo masculino antes de que se pueda desarrollar una “píldora” para el hombre.  Los costos y la duración de la investigación requerida son altos y difíciles de cuantificar.

             Con gastos de casi $30 millones anuales, un amplio programa de investigación básica y aplicada bío-médica sobre la reproducción humana y el desarrollo de anticonceptivos está siendo llevado a cabo por el Centro de Investigación Poblacional del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano.  La Agencia para el Desarrollo Internacional costea anualmente cerca de $5 millones de fundamentalmente investigación aplicada en nuevos métodos de control de la fertilidad adecuados para ser utilizados en países en desarrollo.

             Otras agencias del gobierno de los EEUU gastan sumas menores. La coordinación del esfuerzo de investigación federal está facilitada por las actividades del Comité Inter-Agencia de Investigación Poblacional.  Este comité prepara un listado anual y análisis de todos los programas de investigación poblacional que apoya el gobierno.  El listado se publica en el Inventario de Investigación Poblacional Federal.

             Expertos no-gubernamentales han llevado a cabo una variedad de estudios incluyendo la comisión  de los EEUU sobre Crecimiento Poblacional y el Futuro Americano.  La mayoría de estos estudios indican que el esfuerzo poblacional de los EEUU es insuficiente.  Las opiniones difieren en cuánto más puede ser gastado sabia y efectivamente, pero un adicional de $25 a $50 millones anuales para investigación bío-médica constituye una estimación conservadora.

 

Recomendaciones:

 

             Se recomienda un incremento a pasos durante los próximos 3 años de un total de cerca de $100 millones anualmente para investigación de fertilidad y anticonceptivos.  Esto es un incremento de $60 millones sobre los $40 millones actualmente gastados por las principales Agencias Federales para investigación bío-médica.  De este aumento, $40 millones serían gastados en investigación de corto plazo, con unos objetivos específicos.  Los gastos actuales de $20 millones en métodos de largo plazo que consisten principalmente en investigación básica bío-médica serían duplicados.  Este esfuerzo incrementado requeriría un aumento significativo en el personal de las agencias federales que apoyan este trabajo.  Se recomienda las siguientes áreas para investigación futura:

4.       Métodos de Corto Plazo: Estos métodos incluyen mejoras en y pruebas de campo de tecnología existente y el desarrollo de nuevas tecnologías.  Se espera que algunos de estos métodos estén listos para ser utilizados dentro de los próximos 5 años.  Los métodos específicos recomendados y que merecen mayores esfuerzos son:

5.       Los anticonceptivos orales: se han popularizado y son utilizados ampliamente; aún así, las combinaciones óptimas de hormonas esteroides y las dosis para las poblaciones de los LDC aún requieren mejor definición.  Se requieren estudios de campo en diversas circunstancias.  Incremento de costos aproximado: $3 millones anualmente.

6.       Dispositivos Intra-uterinos: de diversos tamaños, formas, y bío-actividad deben ser desarrollados y probados para determinar los niveles de efectividad óptimos, seguridad, y aceptación. .  Incremento de costos aproximado: $3 millones anualmente.

7.       Mejoras en los métodos de la predicción de la ovulación serán importantes para aquellas parejas que deseen practicar el ritmo[179] con mayores garantías de efectividad que la que ahora tienen. Incremento de costos aproximado: $3 millones anualmente.

8.       La esterilización de hombres y mujeres ha recibido amplia aceptación en varias áreas cuando un procedimiento simple, rápido y seguro está disponible.  La esterilización femenina ha sido mejorada con avances técnicos con laparoscopías, culdoscopías, y técnicas quirúrgicas abdominales simplificadas.  Se pueden obtener otras mejoras con el uso de sujetadores de trompas, métodos trans-cervicales, y técnicas más simples.  Para los hombres las técnicas actuales prometen pero requieren mayor refinamiento y evaluación. Incremento de costos aproximado: $6 millones anualmente.

9.       Los anticonceptivos inyectables para las mujeres que son efectivos por 3 meses o más y son administrados por paramédicos sin duda serán una mejora significativa.  Los métodos de este tipo disponibles actualmente están limitados por sus efectos secundarios y peligros potenciales.[180]  Hay razones para creer que estos problemas pueden ser superados con investigación adicional. Incremento de costos aproximado: $5 millones anualmente.

10.    Métodos leuteolíticos y de anti-progesterona para el control de la fertilidad incluyendo el uso de prostaglandinas son atractivos en teoría pero requieren aún mucho trabajo. Incremento de costos aproximado: $7 millones anualmente.

11.    Métodos no clínicos. Se necesita investigación adicional acerca de los métodos no clínicos, incluyendo espumas, cremas, y condones. Estos métodos pueden ser usados sin supervisión médica. Incremento de costos aproximado: $5 millones anualmente.

12.    Estudios de Campo. La ejecución de pruebas clínicas de los nuevos métodos en el ambiente de uso es esencial para probar su aplicación en los países en desarrollo y para seleccionar el mejor de los varios métodos posibles en un ambiente dado. Incremento de costos aproximado: $8 millones anualmente.

13.    Métodos de Largo Plazo: Una mayor investigación para entender mejor la fisiología reproductiva humana conducirá a encontrar mejores métodos de control de fertilidad en 5 a 15 años.  Aún podemos aprender mucho acerca de aspectos básicos de la fertilidad femenina y masculina y como se puede regular.  Por ejemplo, se necesita un anticonceptivo masculino inyectable, que sea efectivo por un tiempo especificado.[181]  Se debe hacer investigación básica pero hay razones para creer que el desarrollo de un anticonceptivo inyectable para hombres es factible.  Otro método que debiera ser desarrollado es una inyección que asegure a la mujer períodos regulares.  La droga sería dada por un paramédico una vez al mes o según se necesite para regularizar el ciclo menstrual.  Avances científicos recientes indican que este método puede ser desarrollado. Incremento de costos aproximado: $20 millones anualmente.

 

Desarrollo de Sistemas de Entrega de Bajo Costo

 

Discusión

 

             Aparte de la China, solo el 10-15% de las poblaciones de los LDC son actualmente alcanzadas por las actividades de Planificación familiar.  Si se quiere que los esfuerzos para reducir el rápido crecimiento poblacional tengan éxito es esencial que el 85-90% de la población ignorada de los LDC tengan acceso a servicios de planificación convenientes y confiables.  Más aún, esta gente – principalmente en áreas rurales pero también en urbanas –no solo tienden a tener la fertilidad más alta, también sufren simultáneamente la peor salud, los peores niveles nutricionales, y las tasas de mortalidad infantil más altas.

             Los servicios de planificación familiar en los LDC son provistos por los siguientes medios:

 

4.       Centros o clínicas del Gobierno que ofrecen únicamente servicios de planificación familiar;

5.       Centros o clínicas del Gobierno que ofrecen servicios de planificación familiar como parte de un servicio de salud más amplio;

6.       Programas de Gobierno que enfatizan contacto puerta a puerta de parte de los trabajadores de planificación familiar que entregan anticonceptivos a aquellos que lo deseen y/o los refieren a clínicas;[182]

7.       Clínicas o centros operados por organizaciones privadas (por ejemplo, asociaciones de planificación familiar);

8.       Canales comerciales que en muchos países venden condones, anticonceptivos orales, y algunas veces espuma anti-esperma como venta libre;

9.       Doctores privados.

 

      Dos de estos medios en particular son prometedores en el sentido de permitir una expansión significativa de los servicios a los pobres abandonados:

4.       Sistemas de Entrega Integrados. Este método involucra la entrega de planificación familiar en conjunto con servicios de salud y/o nutrición, principalmente a través de programas de gobierno.  Hay razones logísticas simples que sugieren entregar estos servicios de manera integrada. Muy pocos de los LDC tienen los recursos, tanto financieros como de mano de obra, para permitir sistemas de entrega de servicios individuales al 85% de sus poblaciones olvidadas.  Al combinar una variedad de servicios dentro de un sistema de entrega les permite alcanzar el máximo impacto con los pocos recursos disponibles.

              Además, la provisión de Planificación familiar en el contexto de servicios de salud más amplios puede ayudar a que la Planificación familiar sea más aceptada por los líderes de los LDC e individuos[183] que, por una variedad de razones (algunas ideológicas, otras simplemente humanitarias) objetan la Planificación familiar.  La planificación familiar en el contexto de la salud muestra una preocupación por el bienestar de la familia completa, y no solamente por la función reproductiva de la pareja.

             Finalmente, el proveer servicios integrados de Planificación familiar y salud sobre una base amplia ayudaría a los EEUU a refutar la acusación ideológica que los EEUU están más interesados en disminuir el número de gentes en los LDC que en su futuro y bienestar.[184]  Aún cuando se puede argumentar, y hacerlo efectivamente, que limitar los números puede ser uno de los factores más críticos en la mejora del potencial de desarrollo y mejorar las probabilidades de bienestar, debemos reconocer que aquellos que discuten con argumentos ideológicos han explotado mucho el hecho de que la contribución de los EEUU a los programas de desarrollo y de salud ha decaído constantemente, al mismo tiempo que los programas poblacionales han crecido constantemente[185].  Aunque hay muchas explicaciones para justificar estas tendencias, el hecho es que ellos han sido un riesgo ideológico para los EEUU en sus relaciones cruciales en desarrollo con los LDC.  AID actualmente gasta cerca de $35 millones anualmente en programas bilaterales para la provisión de servicios de planificación familiar a través de sistemas integrados de entrega. Cualquier acción para expandir tales sistemas debe apuntar al despliegue de servicios verdaderamente de bajo costo.  Los servicios de salud que involucran estructuras físicas costosas, requieren grandes habilidades, y métodos de suministros caros no producirán el despliegue deseado en un tiempo razonable.  La prueba básica de los métodos de bajo costo será si los gobiernos de los LDC involucrados pueden asumir la responsabilidad de los elementos financieros, administrativos, de mano de obra, y otros, de esas extensiones de servicios.  Utilizando las estructuras indígenas y personal existentes (incluyendo practicantes de medicina tradicional quienes en algunos países han mostrado un fuerte interés en la planificación familiar) y métodos de servicios que involucran personal con un simple entrenamiento, puede ayudar a mantener los costos dentro de las capacidades de los recursos de los LDC.

 

4.       Canales Comerciales. En un número creciente de LDC los anticonceptivos (tales como los condones, espumas, y la píldora) están disponibles sin requerir recetas a través de medios comerciales como farmacias. La idea comercial ofrece un medio práctico y de bajo costo para proveer servicios de planificación familiar, dado que utiliza un sistema de distribución existente y no involucra financiar una mayor expansión de la infraestructura de entrega de clínicas públicas.  Tanto AID como organizaciones probadas como la IPPF[186] están probando actualmente esquemas de distribución comercial en varios LDC para obtener mayor información acerca de la factibilidad, los costos, y el grado de aceptación de la planificación familiar alcanzada de esta manera.  AID está gastando actualmente cerca de $2 millones anualmente en esta área.

              Para estimular a los LDC a proveer servicios de planificación familiar adecuados, sea por sí mismos o en conjunto con los servicios de salud, AID ha subsidiado por varios años las compras de anticonceptivos.  En el año fiscal 1973 los pedidos de los programas de AID bilaterales y de donaciones para suministros de anticonceptivos – en particular para anticonceptivos orales y condones – crecieron notablemente, y se han acelerado aún más en 1974.  Se espera que la expansión de la demanda continúe en los próximos años a medida que los esfuerzos acumulativos de planificación familiar y poblacionales de la década pasada se aceleren.

             Aún cuando es útil subsidiar la provisión de anticonceptivos en el corto plazo para expandir y estimular los programas de planificación familiar de los LDC, en el largo plazo no será posible suplir completamente la demanda de los suministros, así como otras acciones necesarias de la planificación familiar, dentro de AID y otros presupuestos de donantes.  Estos costos deben ser, en definitiva, tomados por los gobiernos de los LDC y/o consumidores individuales.  Por ello, AID incrementará su enfoque en desarrollar la producción y la capacidad de compra de anticonceptivos de los LDC mismos.  AID debe, sin embargo, estar preparada para continuar suministrando grandes cantidades de anticonceptivos en los próximos años para evitar un vacío en las líneas de suministros de los programas mientras se hacen los esfuerzos para expandir la producción y capacidad de compra de los LDC.  AID debe también alentar a otros donantes y organizaciones multilaterales para asumir una mayor porción del esfuerzo, con respecto a las acciones de corto plazo para subsidiar suministros de anticonceptivos y en el largo plazo para desarrollar la capacidad interna delos LDC de compra y producción de los suministros.

 

Recomendaciones:

 

4.       AID debe enfocar su programa de asistencia poblacional a ayudar alcanzar una cobertura adecuada de parejas que tienen la más alta fertilidad y que no tienen acceso actualmente a servicios de Planificación familiar.

5.       Los métodos de entrega de servicios que prometen ser más efectivos en alcanzar esa gente deben ser desarrollados vigorosamente.  Por ejemplo:

6.       Los EEUU debe indicar su voluntad de unirse a otros donantes y organizaciones para alentar mayor acción de los gobiernos de los LDC y otras instituciones para proveer servicios de planificación familiar y de salud de bajo costo a grupos en sus poblaciones que no tienen acceso a estos servicios actualmente.  De acuerdo con el Título X de la legislación de AID y la política actual, AID debe estar preparado para proveer asistencia substancial en esta área en respuesta a pedidos razonables.

7.       Los servicios provistos deben tener en cuenta las capacidades de los gobiernos o instituciones de los LDC para absorber la total responsabilidad, en período de tiempo razonable, del financiamiento y manejo del nivel de servicios involucrados.

8.       AID y otros esfuerzos de asistencia de donantes deben utilizar en lo posible las estructuras indígenas y personal local al entregar los servicios, y deben intentar desarrollar rápidamente la acción local (comunitaria) y la capacidad de auto-sustentación.

9.       AID debe continuar apoyando los experimentos con la distribución comercial de anticonceptivos y la aplicación de conocimientos útiles para explorar la factibilidad y reproducibilidad de este método.  Se deben alentar los esfuerzos en esta área de otros donantes y organizaciones. Costo aproximado para los EEUU: $5-10 millones anualmente.

10.    Junto con otros donantes y organizaciones, AID debe alentar activamente el desarrollo de la capacidad de los LDC para producir y comprar los anticonceptivos necesarios para la Planificación familiar.

 

a.           Utilización de Medios de Comunicación Masivos y Sistemas Satelitales para la Planificación Familiar

 

1. Utilización de los Medios Masivos de Comunicación para Diseminar la Información y Servicios de Planificación Familiar.

             El potencial para la educación y los medios utilizados es principalmente una función de (a) las poblaciones objetivos donde las condiciones socio-económicas permitan que las personas razonables cambien su comportamiento al recibir información acerca de la planificación familiar, y (b) el desarrollo adecuado de un contexto de motivación con sustancia del mensaje.  Aunque las limitaciones más dramáticas en la disponibilidad de cualquier mensaje de planificación familiar son más severas en las áreas rurales de los países en desarrollo, existen vacíos aún más serios en el entendimiento de los incentivos implícitos en el sistema para tener familias grandes y el potencial del mensaje de información para alterar esas condiciones.

             De todas maneras, el progreso en la tecnología de la comunicación ha llevado a sugerir que la prioridad puede estar en la utilización de esta tecnología, particularmente con las grandes masas analfabetas de las poblaciones rurales.  Aunque se están haciendo actualmente algunos esfuerzos, las principales agencias de los EEUU aún no han integrado ni le han dado suficiente prioridad a la información de la planificación familiar y programas poblacionales en general.

             Aún así, el trabajo de AID sugiere que la radio, los posters, el material impreso, y varios tipos de contactos personales con los trabajadores de salud o de Planificación familiar tienden a ser más económicos y eficientes que la televisión, excepto en aquellas áreas (generalmente urbanas) donde un sistema de TV ya está disponible y que alcanza a más gentes que las clases altas y medias.  Hay una gran posibilidad de utilización de los medios masivos de comunicación, particularmente en las etapas iniciales de hacer conocer a la gente los beneficios de la planificación familiar y de los servicios disponibles; de esta manera los medios masivos pueden complementar con efectividad las necesarias comunicaciones interpersonales.

             En casi todos los países del mundo hay canales de comunicación (medios) disponibles, tales como medios impresos, radio, posters, y contactos personales, los que ya llegan a la gran mayoría de la población.  Por ejemplo, estudios en la India – con solo el 30% de alfabetismo – muestran que la mayoría de la población conoce que el gobierno tiene un programa de planificación familiar. Si la respuesta es baja no es debido a la falta de medios para transmitir la información.

             AID cree que la mejor apuesta en la estrategia de los medios de comunicación es alentar el uso intensivo de los medios ya disponibles, o disponibles a costos relativamente bajos.  Por ejemplo, la radio es un medio que en algunos países ya alcanza un porcentaje importante de la población rural; un estudio reciente de la Universidad de Stanford financiado por AID indica que la radio es tan efectiva como la televisión, cuesta un quinto, y ofrece más oportunidades de programación según las necesidades locales y para la retroalimentación local.

 

Recomendaciones

 

             AID y USIA[187] deben alentar a otros donantes y organizaciones a desarrollar programas informativos y educacionales completos que traten con planificación familiar y población de manera consistente con el énfasis geográfico y funcional mencionado en otras secciones.  Tales programas deben hacer uso de los resultados de la gran experiencia de AID en este campo y debe incluir consideraciones de factores sociales, culturales y económicos en el control poblacional, así como otros estrictamente técnicos y educacionales.

 

2. Uso de los Satélites de Transmisión de los EEUU para la Diseminación de Información de Planificación Familiar y Salud a Países LDC Claves

 

Discusión:

 

             Un factor clave en el uso efectivo de técnicas existentes ha sido el problema de la educación.  En particular, este problema es más severo en las áreas rurales de los países en desarrollo.  Existe la necesidad de desarrollar un sistema de comunicación efectiva diseñado para las áreas rurales el cual, junto con los esfuerzos locales directos del gobierno, pueden proveer información completa de salud, y en particular guías en la planificación familiar.  Una nueva tecnología de apoyo que ha estado en desarrollo es el satélite de comunicación. La NASA y Fairchild han desarrollado un ATS (Satélite de Tecnología Aplicada), actualmente en órbita, que tienen la capacidad de enviar programas educacionales de televisión a áreas aisladas por medio de recibidores comunitarios baratos.

             El sexto ATS de NASA fue puesto en órbita sobre las Islas Galápagos el 30 de Mayo de 1974.  Será utilizado en esa posición para entregar servicios de salud y educacionales a millones de americanos en regiones remotas de los Estados de las Rocallosas, Alaska, y la región de Apalachina.  Durante este período se lo hará disponible por un corto período a Brasil para demostrar cómo un satélite de este tipo puede ser utilizado para proveer señales a 500 escuelas en su red de televisión educacional existente 1400 millas al nordeste de Río de Janeiro en Río Grande do Norte.

             A mediados de 1975, el ATS-6 será movido a un punto sobre el Océano Índico para comenzar a enviar televisión educacional a la India.  India está ahora desarrollando su programación.  Las señales tomadas por uno o dos transmisores terrestres serán retransmitidas a 2500 aldeas y a estaciones repetidoras de redes que comprenden otras 3000 aldeas.  Esta operación sobre la India durará un año, después del cual la India espera tener su propio satélite de comunicaciones en preparación.

             Eventualmente será posible transmitir directamente a televisiones individuales en áreas remotas rurales.  Tal “satélite de trasmisión directa”, que está aún bajo desarrollo, puede un día llega a recibidores de TV individuales.  Actualmente, las señales de satélites de trasmisión van a estaciones receptoras en terreno y se retransmiten a las TV individuales local o regionalmente.  Esto último puede ser utilizado en pueblos, aldeas, y escuelas.

             La esperanza es que estas nuevas tecnologías proveerán una ayuda substancial a los programas de planificación familiar, donde la restricción principal son los servicios de información.  Sin embargo, el hecho es que la información y la educación no aparenta ser la restricción principal en el desarrollo de programas efectivos de planificación familiar.  AID ha aprendido de experiencias costosas que una metodología orientada al suministro no es y no puede ser totalmente efectiva hasta que el lado de la demanda – incentivos y motivación – se entienda y se tenga en cuenta.

             Dejando este gran problema de lado, AID tiene mucha experiencia relevante en los numerosos problemas encontrados en el uso de los medios modernos de comunicación masiva para la educación en masa rural.  Primero, hay una sensitividad muy difundida en los LDC a las comunicaciones satelitales, expresadas con mayor vigor en le Comité de Espacio de las Naciones Unidas.  Muchos países no quieren comunicaciones de países vecinos sobre su propio territorio y tienen miedo de recibir subversión y propaganda no deseada.  La experiencia de NASA sugiere que los EEUU deben actuar con mucho cuidado cuando se discute la asistencia en el contenido del programa.  Se pueden implementar restricciones internacionales sobre los tipos de transmisiones propuestas y aún resulta difícil restringir la cobertura de la transmisión a las fronteras nacionales.  Si los programas se desarrollan en conjunto y son apreciados y queridos por los países receptores, puede ocurrir que relajen en parte su posición.

             Existe un acuerdo casi universal entre los entendidos en tecnología educacional de que la tecnología está años avanzada con respecto al desarrollo de software o contenido.  Por lo tanto el costo por persona alcanzada tiende a ser muy alto.  Además, dada la tecnología actual, las audiencias están limitadas a aquellos que tienen la voluntad de caminar hasta la TV de la aldea y escuchar los mensajes de servicio públicos, y los estudios muestran que las audiencias declinan en el tiempo con grandes audiencias fundamentalmente para entretenimiento popular.  Además, mantener el receptor de la aldea en buen estado es un problema difícil.  El alto costo de desarrollo del programa sigue siendo una restricción seria, particularmente dado que hay tan poca experiencia validando el contenido de los programas para audiencias tan amplias y generales.

             Dados todos estos factores, resulta claro que uno necesita proceder lentamente en la utilización de esta tecnología para los LDC en el área poblacional.

 

Recomendaciones:

 

4.       El trabajo de redes existentes sobre población, educación ITV, y satélites de trasmisión debe ser unido para consolidar mejor las prioridades relativas de investigación, experimentación y programación para la planificación familiar.  Probablemente se justifica una distribución más amplia de la amplia experiencia de AID en estas áreas.  Esto es particularmente cierto dado que estudios específicos ya se han ejecutado con los programas experimentales ATS-6 en EEUU, Brasil, y la India y cada uno claramente documenta el carácter experimental y los altos costos del esfuerzo.  Por lo tanto actualmente es claramente inconsistente con los objetivos poblacionales de los EEUU o de los LDC el asignar grandes sumas adicionales para una tecnología que es experimental.

5.       Se deben asignar fondos limitados de los programas de Planificación familiar de donantes y receptores para la educación y motivación sobre la base de su costo y efectividad.  La TV satelital tiene oportunidades de ser de buena relación costo / efectividad principalmente donde la decisión ya se ha tomado – por razones diferentes  a la planificación familiar – para desplegar sistemas de TV rural a gran escala.  Donde sea aplicable la tecnología satelital debe ser utilizada cuando resulte eficiente.  La investigación debe prestar atención especial a los costos y la eficiencia relativa de los medios alternativos.

6.       Cuando se establezca la necesidad para la educación y se haya desarrollado un formato efectivo, recomendamos que se exploten con mayor eficiencia los medios existentes y convencionales: radio, material impreso, posters, etc., según se discutió bajo la Parte I arriba.

 

Acción para Desarrollar un Compromiso Político y Popular Mundial para la Estabilidad Poblacional

 

Discusión:

 

             Se requiere un esfuerzo mucho mayor y de alto nivel para desarrollar un mayor compromiso de los líderes de los países desarrollados y en desarrollo para hacer esfuerzos, de acuerdo a las necesidades, para controlar el crecimiento poblacional.

             En los EEUU, no tenemos aún una política doméstica poblacional a pesar del reconocimiento amplio de que deberíamos – apoyado por las recomendaciones del notable Informe de la Comisión sobre Crecimiento Poblacional y el Futuro Americano.

             Aunque el crecimiento mundial poblacional se reconoce ampliamente dentro del Gobierno como un peligro actual de la mayor magnitud que requiere medidas urgentes[188], no está alto en las prioridades de las agendas de conversaciones con los líderes de otras naciones.

             De todas maneras, el Gobierno de los EEUU y las organizaciones privadas le prestan más atención al tema que cualquier otro país donante con la excepción, tal vez, de Suecia, Noruega, y Dinamarca.  Francia no hace ninguna contribución significativa, financiera o verbalmente.  Rusia ya no se opone a los esfuerzos de las agencias de EEUU[189] pero no da apoyo.

             En los LDC, aunque 31 países incluyendo China, tienen programas de control del crecimiento poblacional y 16 más incluyen planificación familiar en sus servicios de salud –al menos hasta cierto grado– el compromiso de los líderes en algunos de estos países no es alto ni amplio.  Estos programas tendrán solamente un éxito modesto hasta que haya una aceptación más fuerte y amplia de su real importancia de parte de los grupos de liderazgo.  Tal aceptación y apoyo será esencial para asegurar que los programas de información poblacional, educación y servicios tengan un respaldo más vital, capacidad