Conozca a su Enemigo

 

Una Breve Historia de las Corporaciones

 

Por Joel Bleifuss

Publicado en: En These Times magazine, Fefrero 1998

 

Las grandes empresas no pueden votar, colocando una boleta dentro de una urna; votan con sus billeteras. En el período de la elección 1995-96, empresas y sociedades PACs aportaron  u$s147 millones a  los candidatos que recorren las oficinas federales. Los Estados Unidos son uno de las pocas democracias donde esas donaciones son legales. La Corte Suprema confirmó el derecho de las empresas a efectuar esas contribuciones. El primer caso fue el de National Bank vs. Bellotti  en las campañas electorales de 1978. Firmando por la mayoría, el Juez Lewis Powell dictaminó que dar dinero en efectivo para influir en el resultado de una elección "es un una manera de tomar  decisiones  en una democracia, y esto no es menos genuino po el hecho que proceda  de una empresa en lugar de un individuo."

 

De hecho, de acuerdo con la interpretación mayoritaria de la Constitución, las empresas tienen los mismos derechos que los individuos. Éste no fue el primer caso: Las empresas (corporaciones) americanas obtuvieron esta protección en el  siglo19, cuando la Corte Suprema en una serie de decisiones, definió la relación entre los negocios y el estado. Esas decisiones protegieron a las compañías de la regulación gubernamental y así permitieron a las empresas convertirse en la forma predominante de la organización económica.

 

 [En] el 21 siglo, las ganancias brutas sumadas, de las 200 empresas más grandes exceden el Producto Bruto Interno de todas las naciones exceptuando a las nueve más ricas. En este contexto, es importante saber de que manera las corporaciones llegaron a tener tanta influencia en  nuestras vidas cotidianas, y lo que puede hacerse sobre este punto. Las primeras corporaciones apareceron en la Europa del siglo 17, durante los primeros años del capitalismo. En esa época, el gobierno contrató todas las empresas que existían -  les dio una misión pública específica a cambio del derecho formal para su existencia. Los Estados Unidos fueron creados por una empresa de ese tipo, la Massachussetts Bay Company que el Rey Carlos I contrató en 1628 para colonizar el Nuevo Mundo.

 

La práctica de contratar  compañías fue una parte vital del sistema económico mercantil practicada por los poderosos de esa época, Holanda, España e Inglaterra. El monarca lo hizo posible permitiéndoselo a los inversores; de esa manera las compañías emprendíeron aventuras que habrían estado más allá de los recursos de una persona, poder reunir su capital. Y a cambio de la autorización para su constitución, las compañías extendieron la riqueza y el poder de su gobierno fundando colonias que les sirvieron a ambos como fuentes de materias primas y como mercados para bienes exportables.

 

Pero en el  siglo18, el Iluminismo cuestionó este modelo de organización económica dando prioridad a la idea que los hombres no son por naturaleza súbditos de estructuras feudales sino que pueden   actuar como personas. Los revolucionarios americanos, inspirados por nociones radicales de "derechos inalienables" a "la vida, libertad y la  búsqueda de la felicidad," no sólo lucharon por la independencia de la Corona, sino de las corporaciones  que ésta había contratado. El  Partido del Té de Boston”, por ejemplo, se organizó como protesta contra el monopolio del comercio oriental de la British East India Company.

 

Otro crítico fue Adam Smith, cuya obra “La Riqueza d elas Naciones” se publicó en el mismo año que la Declaración de la Independencia. Influenciado por Juán Calvino, Smith sostenía que la riqueza humana y el trabajo eran señales terrenales de la protección de Dios, y así esa riqueza obtenida en una economía de mercado era una expresión de "justicia natural."

 

Sin embargo, Smith, no pensaba que las empresas formaban parte natural de este orden. Sostenía que las grandes asociaciones comerciales limitan la competencia, y escribió: "La afirmación que las corporaciones son más importantes  para un  gobierno más que el comercio, no tiene fundamento."

 

Al comienzo de la república, los americanos dieron poca importancia a las empresas. En 1787, operaban en los Estados Unidos menos de 40 corporaciones. En 1800, ese número había crecido a 334. Como lo habían hecho las empresas  británicas, estas compañías generalmente  fueron contratadas por el estado para realizar funciones públicas específicas, como excavar canales, construir puentes, construir barreras de peaje o proporcionar servicios financieros. A cambio de este servicio público, el estado le concedió  estabilidad, responsabilidad limitada y el derecho de propiedad.

 

Los fabricantes americanos empezaron a formar empresas sólo cuando el comercio con Europa fue clausurado a raíz del embargo que el Presidente Thomas Jefferson decretó conntra Francia y Gran Bretaña de 1807 a 1809,  y durante la Guerra de 1812. Para proveer el mercado interno con productos  manufacturados  que antes provenían de Inglaterra, los americanos formaron nuevas compañías para reunir el capital necesario para construir fábricas. El ascenso de estas asociaciones - creadas no para cumplir una misión pública, sino para lograr riqueza privada causó un problema legal: ¿Cómo serían consideradas estas nuevas formas de empresas comerciales por la ley?

 

Esa tarea recayó sobre la Corte Suprema, que en esea época estaba bajo la dirección de John Marshall, un firme federalista de Virginia. La Corte del Marshall (1801-1835) creó un mercado nacional eliminando las barreras  comerciales entre los estados. Mas tarde estableció un precedente también para las interpretaciones pro-negocio  invocando  la cláusula "cumplimiento de los contratos" de la Constitución (Artículo 1, Sección 10) que dice que "ningún estado debe... aprobar ninguna... Ley que afecte las obligaciones contraídas en los  contratos."

 

Por ejemplo, en el caso Fletcher v. Peck (1810), la Corte Suprema se negó a permitir a la legislatura de Georgia corregir un mal cometido por una legislatura previa muy corrupta, porque hacerlo arrastraría consigo contratos que se habían hecho de buena fe. No todos los jueces estuvieron de  acuerdo con respecto a la supremacía de los contratos. El Juez principal Roger Taney, una persona designada por Andrew Jackson que actuó desde 1836 ~ 1864, intentó mejorar las decisiones de la Corte de Marshall sobre la intangibilidad de los contratos.

 

En el caso Charles River Bridge contra los Propietarios del Warren Bridge (1837), este Juez dictaminó por la mayoría, "La existencia estable de un gobierno no tendría ningún gran valor, si por oposiciones y conjeturas, se desajustaran los poderes necesarios para lograr los fines de su creación; y las funciones para realizar las cuales fue proyectado, fueran transferidas a manos de empresas  privilegiadas."

 

En los años 1880 y 1890, la Corte Suprema permitió a las Cortes Estatales aplicar los principios de la Corte Marshall en un nivel más importante. En esa época, los estados con movimientos Populistas fuertes aprobaron leyes para regular las corporaciones y los nobles ladrones que las disfrutaban. Pero las cortes aplicaron la interpretación de Marshall sobre la inviolabilidad de los contratos en  numerosos intentos de regular el mercado del trabajo y proteger el contrato colectivo. El poder del capital fue fortalecido aún más por un arma legal imprevisible: la Enmienda 14, que dice que "ningún estado privará a ningún ciudadano de su vida, libertad o propiedad, sin el debido proceso legal..."

 

La enmienda se adoptó durante la Reconstrucción para proteger a los esclavos recientemente emancipados en el hostil Sur. Pero en el caso testigo de Santa Clara County contra Southern Pacific Railroad (1886), la Corte, invocando la 14 Enmienda, calificó a las corporaciones como "personas" y dispuso que California no podía imponer contribuciones a corporaciones distintas a las de los individuos. Sostuvo  que, como "personas" legales las empresas también tienen los derechos concedidos por la Primera Enmienda. Usando esta definición de empresas como personas, la Corte procedió minimizar una categoría entera de regulaciones estatales.

 

En 1938, el Juez Hugo Black observó que en los 50 años posteriores a de Santa Clara: "menos del 0,5 %  de las  decisiones Judiciales Supremas que invocaron la 14 Enmienda, lo hicieron  en protección de la persecución  negra, y más de 50 por ciento para  pedir que sus beneficios sean extendidos a las corporaciones."

 

Las empresas sufrieron un retroceso en los años 30, cuando la Gran Depresión puso en tela de juicio la economía del laissez-faire. En el caso West Coast Hotel Co. contra Parrish (1937), la Corte redefinió las cláusulas del proceso debido de la 14 Enmienda. En una corrección a la Corte Marshall en el fallo Fletcher contra Peck, el Juez Principal Charles Evans Hughes escribió, "La Constitución no habla de libertad de contrato. Habla de libertad y prohíbe la suspensión de la libertad sin el  debido proceso legal."

 

Ese mismo año, la Corte, sacudió los elementos significativos del Nuevo Tratado de Roosevelt aumentados en el Acta Nacional de Relaciones Obreras y legislación de seguro social. Como observó el Juez William Douglas en el caso Williamson contra  Lee Optical de Oklahoma (1955): "La luz se apagó  cuando la Corte usó la Cláusula del Debido Proceso de la 14 Enmienda para hacer migas las leyes estatales, reguladoras de negocio y condiciones industriales porque ellos podrían  estar... en contradicción  con una línea privada de pensamiento."

 

Aunque la Corte permita ahora la regulación gubernamental de los negocios, las empresas se han manejado manteniendo los derechos que la Primera Enmienda les concedió en Santa Clara. Pocas fueron  las voces de pensamiento esclarecido que se plantearon este pregunta:

¿Deben tener las empresas los mismos derechos que las personas?

 

Las Corporaciones radicadas en los Estados Unidos manejan un inmenso poder económico y político. Pueden perdurar eternamente. No sienten dolor. Ni  necesitan aire limpio para respirar, agua potable para beber o comida saludable para comer.

Su única meta es hacerse más grandes y más poderosas. En lugar de tratar estas instituciones como si fueran de carne y hueso, el sistema político y legal debe reconocer el hecho que las corporaciones son solamente   una manera en que las personas se organizan para hacer negocios.

 

No están "dotadas por el creador de derechos inalienables" sino que son criaturas creadas por seres humanos que pueden ser fácilmente eliminadas si dejan de cumplir

 una función pública que valga la pena.

Para comenzar a re-instrumentar este proceso, necesitamos destacar lo absurdo que es conceder los derechos de la Enmienda Primera a las corporaciones.

 

Podemos deducir nuestra inspiración del filósofo inglés del siglo 17 Thomas Hobbes que denigró a las corporaciones como "gusanos en el cuerpo político" y del alumno más destacado de Hobbes: el Rey Carlos II.  En 1664, los dueños de la Massachusetts Bay Company protestaron cuando Carlos II intentó investigar las operaciones de su compañía. La Corona respondió: "El Rey no le concedió su soberanía a ustedes  cuando él los creó como corporación.... Cuando su majestad le dio autoridad sobre los súbditos vivos dentro de su jurisdicción, no los hizo sus súbditos, ni a ustedes su autoridad suprema."

 

Nosotros debemos estar  instruidos.

 

==============================================================================

 

 

Controlando las empresas transnacionales. Oponerse  a las corporaciones

 

* * * * *

Citas del libro: “Cuando las corporaciones gobiernan el mundo”.

De David C. Korten.

Publicado por “Sumarian Pres.”, 1995.

 

"El objetivo de los acuerdos tipo MAI es prácticamente eliminar  todas las barreras a las inversiones hechas por empresas. Se exige que los inversores extranjeros sean tratados igual que los inversores nacionales... así mientras el MAI - y ahora sus émulos amenazan de esta manera a todos los sectores públicos de las economías nacionales, como ser cuidado de salud, educación, y cultura, gasto gubernamental para el desarrollo y producción de armas militares , liberando a las empresas que  fábrican armas de la presión de las cuestionamientos de quienes quieren liberarse de talel acuerdos. Mecanismos como el NAFTA, así como WTO (ORGANIZACIÓN DE LIBRE COMERCIO INTERNACIONAL), FMI, y el Banco Mundial son totalmente antidemocráticos, e inaccesibles para  las personas. Están dirigidos por las naciones  más ricas, EE.UU. en primer lugar - con las corporaciones y bancos que aprietan los ataduras ... Así, resulta claro que el nuevo orden mundial del mercado libre provoca un gran deterioro externo para  la ONU, más guerras, destrucción de soberanías, eliminación de programas sociales para el pueblo, pobreza y desocupación creciente, y la muerte de la democracia."

 

=============================================================================

 

Construyendo un Acuerdo general de la Élite

Extraído del libro: “Cuando las Corporaciones gobiernan el mundo”.

De David C. Korten.

Publicado por Sumarian Pres., 1995.

 

* * * * *

Visiones de la Hegemonía americana

 

El origen del  camino actual hacia la globalización económica se remonta al colapso causado por la depresión que precedió la Segunda Guerra Mundial. Las élites políticas de América estaban profundamente interesadas en asegurarse que algo similar no se repetiera nunca.

 

Había dos opiniones prevalecientes acerca de cómo podría lograrse esto.

Una hubiera  requerido mayores cambios de la economía americana que habría incluido una fuerte intervención estatal  en el mercado.  La otra quería asegurar a la economía americana local el adecuado acceso  a los mercados y materias primas extranjeras para sostener la expansión continua exigida para mantener el  pleno empleo sin  reformas en el mercado.

La última era por mucho, la alternativa más difundida entre quienes estaban en en el poder, incluyendo a un pequeño grupo de élite de planificadores  de política extranjera asociados al

 COUNCIL ON FOREIGN RELATIONS.

 

Una reunión básica para los poderosos miembros de la sociedad americana y para la fijación de la política extranjera, el estilo del  Council on Foreign Relations fue un foro para exponer puntos de vista opuestos - una equipo de líderes e ideas. Sus actividades se organizaron a través  de reuniones en cenas y programas de estudio para sus miembros, figuras influyentes del mundo - incluyendo a menudo a pensadores de política extranjera - en condiciones que llevaban una discusión informal  off-the-record”. Este es el estilo de su influyente periódico Foreign Affaire” que actúa  como un foro para el debate abierto de los problemas importantes de política extranjera.

 

La parte de la historia del Council que interesade manera concreta a nuestra pregunta actual, empezó el 12 de septiembre de 1939, menos de dos semanas después del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Ese día, Walter Mallory, director ejecutivo del Council, y Hamilton Armstrong, editor de Foreign Affairs, se encontraron en Washington con George Messersmith, secretario auxiliar de Estado y miembro del Council. Elaboraron un proyecto planificado de largo alcance para ser llevado a cabo por el Council en estrecha colaboración con el Departamento de Estado en problemas de largo alcance  para la guerra y planes para la paz.

 

Algunos grupos de estudios de la guerra y la paz integrados por expertos en política extranjera dieron autorizadas recomendaciones confidenciales al  Presidente Franklin D. Roosevelt quien, durante su período de gobernador de Nueva York, vivió en una casa vecina a la oficina principal del Council. Las relaciones entre Roosevelt y el Council continuaron siendo cercanas. En ese nomento de la historia, el Departamento de Estado carecía de fondos y personal para emprender tales estudios, por lo cual su dirección aceptó la propuesta del Council. Al final de la guerra, la asociación produjo 682 memorandum confidenciales para el gobierno, con fondos proporcionados en parte por  la Fundación Rockefeller.

 

Los autores de este proyecto anticiparon que la derrota de Alemania y Japón y la devastación  durante la duración de la guerra de Europa dejarían a los Estados Unidos en una posición inmejorable para dominar la economía de posguerra. Pensaron que con una mayor apertura de la economía, el comercio y a las inversones extranjeras los Estados Unidos podrían dominarlos  más rápidamente. Trabajando desde esa lógica, los planes producidos por los grupos de planes Departamento de Estado-Council pusieron un énfasis sustancial en crear un armazón institucional que implantaría una economía global abierta.Un memorandum confidencial del Grupo Económico y Financiero del Council le proporcionó la al gobierno la siguiente sugerencia de cómo organizar la presentación pública de los objetivos americanos para los propósitos de propaganda durante la guerra, en abril de1941:

 

“Si se declara que los objetivos de la guerra responden solamente al el imperialismo angloamericano, les ofrecerán poco a los pueblos del resto del mundo,

 y serán vulnerables a las contra-promesas nazis.

Tales objetivos también fortalecerían los elementos más reaccionarios en los

 Estados Unidos y el Imperio británico.

 Deben enfatizarse los intereses de otros pueblos, no sólo los de Europa,

sino también de Asia, África, y América Latina.

 Esto tendrá el  efecto de una  mejor de propaganda.

Memorandum E-B34, emitido por el Council al presidente y Departamento de Estado el 24 de julio de 1941, perfeccionando el concepto de un "Gran Mercado."

 

Ésta era el área del mundo que Estados Unidos necesitaría dominar económica y militarmente para asegurar materia prima para sus industrias con las "menores inversiones". Esta Gran Área  mínima necesaria  abarcaría la mayor parte del mundo no-alemán. Su alcance preferido estaría en el Hemisferio Occidental, Reino Unido, el resto de la Comunidad de Naciones e Imperio británico, la Indias Orientales Holandesas, China y Japón.

 

El concepto perfilado en el memorandum implicó trabajar para la integración económica dentro del área del mayor núcleo disponible y luego extenderse hacia afuera para agregar otras áreas al centro, cuando las circunstancias lo permitieran. Este mismo memorandum requirió la creación de instituciones financieras mundiales por estabilizar las monedas y facilitar programas de inversión importantes para el desarrollo de la protección encaminada a  unir los intereses económicos de tres socios regionales: América del Norte (los Estados Unidos y Canadá), Europa Occidental, y Japón.

 

Esta idea se convirtió en un tema frecuente de discusión en las reuniones del grupo Bilderberg. Se decidió crear un nuevo foro que incluyó a los japoneses y tuvo una estructura más formal que Bilderberg.

 

En 1973, la Comisión Trilateral fue formada por David Rockefeller, presidente de Chase Manhattan Bank, y Zbigniew Brzezinski quien actuó como director de la Comisión y coordinador hasta 1977, cuando fue nombrado consejero de seguridad nacional del Presidente americano Jimmy Carter. La Comisión Trilateral se define de la siguiente manera:

 

“Los miembros de la Comisión son casi 325 ciudadanos distinguidos, con una variedad de

 responsabilidades de dirección en  estas tres regiones. Cuando se lanzó en 1973 el primer bienio

de la Comisión Trilateral, el propósito más inmediato fue planificar juntos – en un momento

de fricción considerable entre los gobiernos - el nivel de grupo extraoficial más alto posible

para observar junto los problemas comunes que enfrentan nuestras tres áreas.

A un nivel más profundo, había una sensación  que los Estados Unidosno no estaban más en la

 posición de dirección singular como había estado

 en los años de la segunda  posguerra mundial, y que una forma más compartida de dirección

 - incluyendo Europa y el Japón en particular sería - necesaria para que  el sistema internacional pudiera

 enfrentar  con éxito los mayores desafíos  de los próximos años”.

 

Estos propósitos continúan guiando el trabajo de la Comisión.

 

A difefrencia de Bilderberg que es famoso por su secreto, la Comisión Trilateral es una organización más transparente que rápidamente distribuye la lista de publicación de sus miembros, a cualquiera que llama a su número de teléfono públicamente registrado, y sus publicaciones están disponibles para la venta al público.

 

Considerando que Bilderberg incluye muchas cabezas de estado, funcionarios gubernamentales de primer rango  y realeza, los miembros de la Comisión Trilateral que asumen posiciones administrativas en el gobierno renuncian a su puesto por el periodo que dura su sucargo.El poder colectivo de los miembros de la Comisión es impresionante.

 

Los Presidentes americanos Jimmy Carter, George Bush, y Bill Clinton fueron todos  miembros de la Comisión Trilateral, como lo era Thomas Foley, Portavoz anterior de la Cámara de Representantes americana. Muchos miembros clave de la administración Carter pertenencían al grupo  Bilderberg y eran miembros de la Comisión Trilateral, incluso el vicepresidente Mondale, el Secretario Estatal Vance, el Consejero de Seguridad Nacional Brzezinski, y el Secretario del Erario Blumenthal.

 

Los ex miembros de la Comisión Trilateral que presionaron para adjudicarse posiciones importantes bajo la administración Clinton incluyen a Warren Christopher, secretario de estado; Bruce Babbitt, secretario del interior; Henry Cisneros, secretario de vivienda y desarrollo urbano; Alan Greenspan, presidente del Sistema de la Reserva Federal americana; Joseph Nye Jr., presidente del Consejo de Inteligencia Nacional, Agencia de Inteligencia Central; Donna E. Shalala, secretaria de salud y servicios humanos; Clifton Wharton, Jr, secretario diputado de estado; y Peter Tarnoff, subsecretario de estado para asuntos políticos.

 

Aunque la Comisión publica sus propios instrumentos de decisiones, sus apariencias no aportan  muchas sutilezas necesariamente asociadas con ella. La visión trilateralista del presidente de Sony Akio Morita que se publicó en Atlantic Monthly y se discutió en el capítulo anterior es un ejemplo. En ese momento, Morita era el presidente japonés de la Comisión Trilateral.

 

Es importante notar que el Council on Foreign Relations, los Bilderberg, y la Comisión Trilateral reúnen a los dirigentes jefes de las corporaciones que intervienen y los líderes de partidos políticos nacionales que intervienen en discusiones a puerta cerrada y en  asuntos de acuerdos generales, construyendo lo que el público nunca ve. Aunque los participantes pueden creer que representan un visión de perspectivas intersectoriales e incluso internacionales amplias, en verdad, es un proceso cerrado y exclusivo, limitado a una  élite de habitantes de la Estratosfera.

 

Los participantes son predominantemente masculinos, ricos, de países industriales del Norte y salvo los japoneses en la Comisión Trilateral, caucásicos. Se excluyen otras representaciones.

 

La estrechez de miradas resultantes es hace evidente en las publicaciones de la Comisión Trilateral. Fueron escritas por prolijos y ensimismados profesionales y presenta una diversidad de perspectivas. Todosaceptan sin cuestionar las premisas ideológicas del liberalismo corporativo. Los beneficios de la integración económica y una armonización de los impuesto, las políticas reguladoras y otras entre los países que integran la Comisión Trilateral , y finalmente se acepta todo como un dogma.

 

El debate se centra en un si o un no. No se tiene en cuenta el hecho que armonizando normas - qué necesariamente sólo pueden lograrse utilizando métodos  para las negociaciones internacionales que por su naturaleza deben llevarse a cabo en secreto por las vías administrativas de los gobiernos. Así, en ausencia de un parlamento internacional electo, un intento para armonizar normas es una intento para tomar decisiones con respecto a las normas por las que los negocios operarán fuera de las esferas de cuerpos legislativos nacionales democráticamente elegidos y serán tomadas por burócratas no electos que representan a los gobiernos en la negociaciones internacionales. Tal situación se presta muy bien a la realización de fáciles arreglos internos - especialmente con las personas que saben que estos burócratas  proceden  de los mismos círculos de élite que los miembros de la Comisión Trilateral.

 

Por ejemplo, Carla Hills que como representante de comercio americana durante el gobierno del Presidente George Bush jugó un papel importante negociando el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT) que estableció la nueva Organización Mundia dle Comercio, era miembro de la Comisión Trilateral. El hecho que George Bush y Bill Clinton fueran también miembros de la Comisión Trilateral hizo  entender fácilmente por qué se produjo tal transición  sin oposición desde la administración Republicana de Bush a la administración demócrata de Clinton. con respecto al compromiso americano de aprobar el Acuerdo de Comercio Libre norteamericano (NAFTA) y GATT.

 

El gobierno de Clinton adelantando lo que muchos progresistas pensaban que estaba en  la agenda de Bush en estos acuerdos, le ganó por muchos puntos a sus colegas en la Comisión Trilateral pero formalmente  transfirió a los miembros más importantes de su distrito electoral del grupo  que lo había visto  a él  proporcionando una agenda de comercio menos corporativa. Este es el más importante de los problemas, el sistema electoral sólo les da una ilusión de opción a los votantes. Las acciones políticas  desarrolladas por el acuerdo general de la élite, constituyen un ataque cada vez más eficaz a las instituciones de la democracia. Es   el mismo plan para prevenir que una pequeña élite tome el control y capture los instrumentos de gobierno. Su control del debate político evita considerar alternativas a las decisiones prevalecientes.

 

La globalización económica no responde al interés de la humanidad, ni son imprescindibles. Es innegable que el poder político se alinee con el poder económico. Cuanto más grande es la unidad económica, más grandes sus protagonistnasn dominantes, y más poder político se concentra en las corporaciones más grandes.

 

Cuanto mayor es el poder político de las corporaciones y de quienes se alínean

con ellas, menor es el poder político del pueblo y menos significativa se vuelve la democracia.

Hay una alternativa: limitar las economías, repartir el  poder económico,

y acercar la democracia a las personas.

 

Sin embargo, las uniones y alianzas compuestas exclusivamente por el conjunto del  pueblo  son difíciles de articular para conseguir esa alternativa. Al contrario, como  veremos en el próximo capítulo, los integrantes de las están moviendo los recursos plenos de las corporaciones más grandes del mundo que se esfuerzan por consolidar su gobierno corporativo global.

 

==============================================================================

 

Comprando Democracia

 

* * * * *

Extraído de libro: “Cuando las corporaciones gobiernan el mundo”.

de David C. Korten.

Publicado por Kumarian Press, 1995.

 

Las corporaciones americanas comenzaron en los años setenta jaqueadas por la cultura de la juventud anti-consumista rebelde, un ambientalismo que apareció y se desarrolló rápidamente y el  movimiento de productos de seguridad y un desafío económico serio desde Asia. No sólo su sueño de hegemonía global estaba hecho pedazos, también corrían el riesgo de perder control de su propia “quinta” en su casa. Como respuesta, movilizaron sus recursos políticos colectivos para recuperar el control de la agenda política y cultural. Sus métodos incluyeron una combinación de técnicas sofisticadas de mercado, anticuada compra de votos, financiamiento de intelectuales ideológicamente alineados, acciones legales, y muchas de las mismas técnicas de levantamiento de los fundamentos que los activistas medioambientales y  consumidores habían usado contra las corporaciones durante los años sesenta y setenta.

 

Sus campañas estaban bien financiadas, incluyeron sofisticadas estrategias y eran organizadas profesionalmente. Sus mayores metas eran la desregulación, la globalización económica, y la limitación de la responsabilidad corporativa, el aumento de derechos corporativos y la reducción de sus responsabilidades. Y su trabajo continúa con toda su fuerza.

 

* * * * *

Movilizando Recursos Políticos Corporativos

 

En 1971, la Cámara de Comercio de EEUU solicitó el asesoramiento del Abogado de Virginia y futuro  Juez Supremo Lewis Powell sobre los problemas que enfrentaba la comunidad comercial. Powell produjo un memorandum titulado "Ataque al Sistema de Libre Empresa " que advirtió sobre un ataque por activistas ecológicos, activistas de consumidores, y otros que "hacían  propaganda contra el sistema, buscando sabotearlo insidiosa y constantemente." Sostuvo que era el momento "que la sabiduría, ingeniosidad y recursos de los comerciantes  americanos debían ser  defendidos contra aquéllos que querían destruirlos."

 

Esto inició la etapa de un esfuerzo organizado hacia una unión poderosa de grupos comerciales y fundaciones ideológicamente compatibles para encerrar el sistema político y legal de EE.UU. en su visión ideológica. Entre las recomendaciones de Powell una era la  propuesta que la comunidad comercial creara un centro legal de negocios - organizado y financiado - para promover los intereses generales de los negocios en los Tribunales de la Nación. Esta situación dio origen a la formación de la Pacific Legal Foundation (PLF) en 1973.

 

Ubicada en el edificio de la Cámara de Comercio de Sacramento, fue la primera de varias empresas de abogados de "interés público" patrocinados por corporaciones y dedicados a promover los intereses de sus corporaciones patrocinantes. Se especializó en la defensa de intereses comerciales contra "el aire limpio y la legislación de protección del agua, el cierre de áreas federales de desierto, la exploración de petróleo y ga , derechos obreros e imposición de contribuciones a las corporaciones."

 

El 80 por ciento de su ingreso venía decorporaciones o fundaciones de corporaciones. En un  discurso de1980, el abogado gerenciador de PLF Raymond Momboisse dio vuelta a la realidad en su mente atacando a los activistas ecológicos por su "motivación egoísta,… su capacidad de ocultar sus verdaderos objetivos con profundos motivos que despertaban el  interés público; su indiferencia al daño que causan a las multitudes; su capacidad de manipular la ley y los medios de comunicación; y, lo más grave de todo, su poder para infligir un  daño enorme a la sociedad."

 

Los intereses comerciales financiaron la promoción de programas legales y económicos  en las principales escuelas de derecho que apoyaban la investigación científica siguiendo el principio que el mercado desregulado produce la más eficaz- y por eso la más justa - sociedad. Las empresas financiaron seminarios con todos los gastos pagos en universidades prestigiosas como George Mason y Yale para designar jueces formados en estos principios económicos y aplicarlos en la jurisprudencia.

 

Antes de los años setenta, los intereses comerciales estaban representados por lobbys corporativos filtrados en organizaciones con nombres sencillos: Be Institute, National Coal Association, Chamber of Commerce, o American Petroleum Institute. Como los entusiastas grupos de interés público tuvieron éxito movilizando presiones de gran cantidad de ciudadanos en el Congreso, las corporaciones decidieron que era necesario otro enfoque. Empezaron a crear a sus propias organizaciones "ciudadanas" con nombres e imágenes construídas para disfrazr cuidadosamente su patrocinio corporativo y su verdadero propósito.

 

La National Wetland Coalition, que presenta un logotipo de un pato que vuela felizmente sobre una laguna fue patrocinado por compañías de petróleo y gas y creadores de complejos inmobiliarias que luchaban por eliminar las restricciones a la transformación de tierras húmedas en excavaciones y centros comerciales. Consumer Alert patrocinado por corporaciones, combate las regulaciones gubernamentales sobre la seguridad del producto. Keep America Beautiful muestra una imagen de financista de campañas anti-basura, mientras esos mismos patrocinadores combaten la legislación obligatoria de reciclado. La estrategia es convencer al público que la basura es responsabilidad del consumidor - no de la industria del empaquetamiento.

 

La apariencia de éstos y otros seis  grupos fuertes semejantes patrocinados por la industria se muestran con máscaras engañosa: grupos pantallas en América (Masks of Deception: Corporate Front Groups in America) se presentan normalmente a través de los medios de comunicación  con las apariencias de defensores de los ciudadanos. La única razón de su existencia es convencer al público que el interés corporativo es el interés público. Los fundadores máximos de estos grupos incluyen Dow Chemical, Exxon, Chevron USA, Mob DuPont, Ford, Philip Morris, Pfizer, Anheuser-Busch, Monsanto, Procter & Gamble, Phillips Petroleum, AT&T y Arco.

 

Intereses comerciales financiaron la formación de nuevos equipos de pensadores defensores y encuestadores como Heritage Foundation a favor de la recreación vigorizada del adormecido equipo de  pensadores como el American Enterprise Institute que obtuvo un aumento del décuplo de su presupuesto. En 1978, fue formado el Institute for Educational Affairs para elevar fondos corporativos a investidadores complacientes que realizaban estudios de investigación en apoyo de imágenes corporativas sobre libertad económica. Según Fortune 500 en 1970, sólo un puñado de compañías tenían oficinas de relaciones públicas en Washington, pero en 1980 fueron más del 80%. En 1974, los sindicatos obreros tuvieron que elegir  entre la mitad de todo el dinero del comité de acción política (PAC) o mantener su apoyo a una  campaña de un  interés político particular.

 

En 1980, ¡los sindicatos meditaron por menos de un cuarto este fondo! Al empezar el gobierno del Presidente americano Ronald Reagan en 1981, la alianza ideológica de librepensadores corporativos consolidó su control sobre los instrumentos de poder. Aunque muchos de los realmente involucrados en estas campañas creían que estaban actuando en el interés público, lo que vemos es un ataque próximo al pluralismo democrático, un avance de la agenda ideológica de los libreales corporativos. Aunque avanzan en nombre de la  libertad y la democracia, este abuso masivo de poder corporativo se burla de ambos.

 

* * * * *

Construyendo Lobbies Comerciales

 

Los roundtables ( mesas redondas )  comerciales son asociaciones nacionales de los principales funcionarios ejecutivos (CEO) de las más grandes corporaciones transnacionales. Considerando que las organizaciones de negocio más abiertas como cámaras nacionales de comercio y asociaciones nacionales de fabricantes incluyen empresas grandes y pequeñas que representan muchos intereses y puntos de vista diferentes, las roundtables comerciales están integradas por los miembros de todas las grandes corporaciones transnacionales alineadas con la agenda de la globalización económica.

 

El primer Roundtable Comercial se formó en los Estados Unidos en 1972.

Sus 200 miembros incluyen las cabezas de cuarenta y dos de las cincuenta más grandes corporaciones industriales americanas según  Fortune 500,

siete de los ocho más grandes bancos comerciales americanos, siete de las diez más grandes compañías de seguros americanos, cinco de los siete más grandes minoristas americanos,

 siete de las ocho más grandes compañías de transporte americanas,

y nueve de las once más grandes riquezaas americanas.

 

En este foro, el CEO de la compañía química DuPont se sienta con los CEO de sus tres mayores rivales: Dow, Occidental Petroleum y Monsanto. El presidente de General Motors se sienta con los presidentes de Ford y Chrysler - y así con cada industria importante. En este foro, los jefes de las corporaciones de EE.UU. más grandes del mundo dejaron de lado sus diferencias competitivas para alcanzar un acuerdo general en los problemas de política social y económica para América.

 

El U.S. Business Roundtable se define como: "una asociación de dirigentes funcionarios ejecutivos que examinan los problemas públicos que afectan a la economía y definen posiciones que buscan reflejar el acento de los principios económicos y sociales. Establecido en 1972, el Roundtable se fundó con la convicción que los ejecutivos comerciales deben tomar un rol más importante en los debates permanentes sobre la política pública. El Roundtable cree que los intereses básicos de los negocios son estrictamente paralelos a los intereses del pueblo americano que está directamente envuelto como consumidor, empleado, inversor y proveedor... La selección de los miembros revela el objetivo de tener representación múltiple en cada categoría  de negocios y  situación geográfica. Así, los miembros, unos 200 funcionarios ejecutivos principales de compañías de todos los rubros, pueden presentar una sección cruzada de pensamiento en problemas nacionales."

 

El Roundtable, es ciertamente una de las organizaciones de  miembros más exclusivos y diversos de América, tiene una noción extraordinariamente estrecha de lo que constituye una "sección cruzada" de pensamiento en problemas nacionales. Con pocas excepciones, sus miembros se limita a varones blancos de más de cincuenta años de edad cuya compensación anual promedia más de 170 veces el producto per cápita anual de EE.UU. Sus miembros son presidentes de corporaciones que repudian un compromiso con los intereses nacionales y operan para dominar fundamentalmente con la globalización económica. Una vez definidas las  posiciones, el Roundtable organiza fuertes campañas para obtener  su aceptación política que  incluyen visitas personales privadas  de sus CEO miembros a senadores y representantes.

 

El Roundtable adquirió  un papel especialmente activo haciendo campaña para

el Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano (NAFTA).

 

 Reconociendo que el público podría considerar el comercio libre como un problema de especial interés si era expuesto por un club exclusivo de las  200 transnacionales más grande del país, el Roundtable creó una organización pantalla, USA*NAFTA que unió unas 2.300 corporaciones americanas y asociaciones como miembros. Aunque USA*NAFTA exigía constituir una estatuto más amplio, cada uno de sus dirigentes estatales era  miembro corporativo del Business Roundtable Comercial.

 

Todos menos cuatro miembros de Roundtable disfrutaron de acceso privilegiado en el proceso de negociación del NAFTA para la representación en comités asesores de representantes de comercio americano. Usando un  nivel pleno de recursos de comunicación disponible, los miembros de Roundtable bombardearon a los americanos con opiniones para editoriales, cartass abiertas, explicaciones de noticias, y comentarios de radio y televisión mediante los cuales el NAFTA les proporcionaría trabajos muy bien pagados, detendría la inmigración desde México, y aumentaría las normas medioambientales.

 

Nueve de los jefes de empresas  USA*NAFTA (Allied Signal, AT&T, General Electric, General Motors, Phelps Dodge, United Technologies, IBM, ITT y TRW) estaban entre las corporaciones americanas que, según el Inter-Hemispheric Resource Center, ya habían enviado  180.000 trabajos a México durante los doce años previos a la apertura del NAFTA. Algunos entre los directores del NAFTA eran jefes de  corporaciones que se habían citado por violar derechos obreros en México y por no obedecer normas de seguridad para los obreros. Muchos estaban entre los más grandes contaminadores en Estados Unidos y habían exportado o producido en  México productos que habían sido prohíbido en los Estados Unidos.

 

La industria de mayor crecimiento en  Washington consiste en las empresas lucrativas de relaciones públicas e institutos de política patrocinados por comerciantes comprometidos con  productores de noticias, programas de opinión, análisis de especialistas, registros de encuestas, correo directo y llamados telefónicos a crear una abogacía "ciudadana" y a construir una campaña de imagen pública a petición de sus clientes corporativos.

 

William Greider lo llama "democracia por contrato''. Burson Marsteller, la empresa de relaciones públicas más grande del mundo, con facturaciones netas de u$s 204 millones en1992, trabajó para Exxon durante el derrame de petróleo Exxon Valdez y para Union Carbide durante el desastre de Bhopal. La cincuenta empresas líderes de relaciones públicas facturaron más de u$s 1.7 mil millones en 1991. En Estados Unidos, 170.000 empleados de relaciones públicas se involucraron manipulando noticias, opinión pública y política pública para servir a los intereses de clientes que les pagaban en negro a los reporteros de noticias reales por casi u$s 40.000, y el número está creciendo. Estas empresas organizan campañas de ciudadanos que escriben cartas, proporcionan trabajadoras pagas que se hacen pasar por "amas de casa" para presentar imágenes  de las corporaticones en reuniones públicas, y escribir artículos, noticias  y notas favorables en la prensa.

 

En un estudio realizado en 1990 se comprobó que casi  el 40 por ciento del total de las noticias

en un periódico americano típico se origina desde las empresas de relaciones públicas, en prensa, alegatos, memorándums de historias y sugerencias.

Más de la mitad de las descripciones de noticias de Wall Street Journal están basadas

solamente en justificaciones de prensa según la Columbia Journalism Review. La diferencia entre espacios de publicidad  y espacio de noticias es cada día menor.

 

Mientras los Republicanos han sido conocidos durante  mucho tiempo como el Partido del dinero, el Partido Demócrata fue históricamente el partido del pueblo, con fuerte representación de la clase trabajadora e intereses de las  minorías. Los Demócratas dependieron durante un largo tiempo  de sus fuertes raíces políticas de organización en las personas más que en el dinero para para  los votos el día de la elecciones. Estas estructuras comprometieron a su vez a los  políticos a que mantuvieran algún contacto con sus fuentes de  origen y aseguraron un grado de responsabilidad local. Los compromisos con el partido eran fuertes.

 

Con el papel creciente de la televisión en la vida americana y la  decadencia del l movimiento obrero americano, las costosas campañas de medios de comunicación basados televisión se han vuelto cada vez más indispensables en la decisión y resultados de una elección. Como consecuencia, la organización original que una vez  fue el cimiento de la estructura del Partido Demócrata se ha desintegrado, causando la pérdida de sus compromisos populares y el abandono de los que alguna vez constituyeron sus sentimientos políticos.

 

Con la ruptura de esta estructura, aquéllos que transitan por las oficinas bajo el estandarte del Partido Demócrata se han vuelto cada vez más dependientes para desarrollar sus propias organizaciones de la recaudaciones de fondos. Esto los ha vuelto más vulnerable a la influencia de los  intereses de los ricos y ha fortalecido grandemente la asistencia de los grandes comerciantes  para establecer las agendas de la política de ambos partidos.

 

William Greider sostiene que las direcciones políticas del Partido Demócrata están tomadas ahora  completamente por seis empresas de abogados de Washington que se especializan en la venta de  influencia política a los clientes ricos y en reunir dinero para los políticos Demócratas.

 

También trabajan estrechamente con los Republicanos: estas empresas actúan en el negocio de intermediarios del poder a cualquiera que pague sus comisiones. Éste es el estado desolador de la democracia americana.

 

El Partido Republicano ha respondido hábilmente a las nuevas circunstancias y ha adoptado con pericia sofisticadas técnicas de manejo de masas en la trabajo de ganar elecciones. Con estas técnicas, ha logrado la imposible tarea de aprovecharse apoyando una agenda elitista, de la alienación de los ciudadanos impotentes para construir una base política popular. Como hombres de negocios, los Republicanos entendieron naturalmente el negocio mejor que los Demócratas, y aplicaron lo que sabían sobre la venta de productos a la política sin  la vacilación torpe que inhibía a los políticos de viejo-estilo.

 

Como resultado, ahora se consideran a los votantes como una legión pasiva de "consumidores," un público masivo de potenciales compradores. La investigación revela con pruebas científicas lo que estos consumidores saben o piensan y, lo más importante, lo que ellos sienten, incluso cuando ellos no conocen sus propios "sentimientos." La estrategia de una campaña se planifica entonces, para conectar al candidato con éstas actitudes del consumidor. Se crean imágenes publicitarias que obtendrán respuestas positivas y produzcan la venta.

 

La democracia americana no es para la venta de las corporaciones transnacionales en América solamente. El gobierno mexicano gastó más de u$s 25 millones y contrató muchos infiltrados importantes de Washington para apoyar su campaña para el NAFTA. A fines de  1980, las corporaciones japonesas invirtieron unos  u$s 100 millones al año en lobby político en los Estados Unidos y otro u$s 300 millones en la construcción de una  red nacional política de bases para influir en la opinión pública. Juntos, el gobierno japonés y las compañías japonesas emplearon noventa y dos empresas de abogados, relaciones públicas, y empresas de lobby de Washington en su nombre. Esto comparado con cincuenta y cinco para Canadá, cuarenta y dos para Gran Bretaña, y siete para los Países Bajos. El propósito es volver a sancionar  leyes americanas a favor de corporaciones extranjeras, y muy frecuentemente funciona.

 

Los liberales americanos, una ideología cuyos reclamos y promesas responden a  un falso y egoísta interés, como las campañas de las empresas de cigarrillos que sostiene que la nicotina es no-adictiva y el humo del cigarrillo no representa ningún peligro parala salud, se ha vuelto la filosofía dominante de nuestra cultura política y de nuestras instituciones más poderosas. Éste es el logro de una campaña persistente que usa las técnicas más sofisticadas desarrolladas por los maestros de los  mercados masivos y la manipulación de los medios de comunicación. Es un elemento de una campaña más grande para globalizar sus mercados y para abarcar a los librepensadores corporativos y el consumismo en una cultura global homogeneizada.

=============================================================

 

* * * * *

El ascenso del poder corporativo en América

Del libro: “Cuando ls Corporaciones gobiernan el mundo”.

de  David C. Korten.

Publicada por Sumarian Press, 1995.

 

El hecho que los intereses de las corporaciones y de los hombres ricos se entrelazan estrechamente tiende a encubrir la importancia de la corporación como una institución con derecho propio. La carta constitucional corporativa es un invento de la sociedad social creada para añadir recursos financieros privados al servicio de un propósito público. También permite a uno o más individuos linfluir con recursos económicos y políticos masivos detrás de agendas privadas claramente dirigidas a protegerse de su obligación legal por su responsabilidad pública.

 

Es ampliamente reconocida la tendencia de las corporaciones, cuando crecen en volumen y poder, a desarrollar sus propias agendas institucionales organizadas de acuerdo con  los imperativos inherentes a su naturaleza y estructura que están más allá del control de las personas que las poseen y las manejan. Estas agendas se centran en aumentar sus propias ganancias y protegerse de las incertidumbres del mercado. Surgen de una combinación de competencia del mercado, demandas de los mercados financieros, y esfuerzos de los individuos que están dentro de ellas para progresar en sus carreras y aumentar sus ganancias.

 

Los miembros del sector corporativo también tienden a desarrollar agendas políticas y económicas compartidas. Por ejemplo, las corporaciones han estado comprometidas por más de 150 años en un proceso de reestructuración en los Estados Unidos de las reglas e instituciones de gobierno que satisfagan  sus intereses. Algunos lectores pueden sentirse inquietos por mi antropomorfización de la corporación, pero lo hago deliberadamente.

 

Las corporaciones se han transformado en instituciones despóticas

 que gobiernan el mundo; las más importantes de ellas se están extendiendo  virtualmente  por  todos los países  superando a la mayoría de los gobiernos en tamaño y poder.

Es el inerés ccorporativo el que define cada vez más las agendas de la política de los Estados y organismos internacionales, y no el  interés humano,

 aunque esta realidad y sus implicancias han sido generalmente inadvertidas y no denunciadas.

 

La carta constitucional corporativa es una concesión de privilegio extendida por el estado a un grupo de inversores para servir a un proyecto público. Su historia se remonta por lo menos al siglo dieciseis. En ese época, las deudas de una persona, eran heredadas por sus descendientes y podía causar su encarcelamiento si no las pagaban.

 

Quienes navegaron fuera de Inglaterra para el comercio de especias con las Indias Orientales no sólo enfrentaron los peligros inevitables del viaje por mar sino también los riesgos de perjuicios para ellos y sus familias, incluso las generaciones futuras, si su carga se perdía por mal tiempo o piratas. La corporación representó una innovación institucional importante para superar esta barrera del comercio internacional. Como tantos inventos importantes, la carta constitucional corporativa abrió nuevas y enormes oportunidades de progresar los intereses de las sociedades humanas, hasta que la sociedad civil  pudo tener bajo control el abuso potencial que la concentración de poder hacía posible.

 

Específicamente, la carta constitucional corporativa representó una concesión de la corona que limitó la obligación de un inversor por las pérdidas de la corporación al monto de su inversión  - un derecho no extendido a los ciudadanos individuales. Cada carta constitucional distinguió los derechos específicos y las obligaciones conferida a una corporación particular - incluso la porción de ganancias quecorresponderían a la corona a cambio del privilegio especial que se le extendía. Se otorgaron esas cartas constitucionales para  servicio de la corona y podían retirarse en cualquier momento.

 

No en vano, la historia de las relaciones entre las corporaciones y los gobiernos desde esa época  ha sido uno de continua presión de los intereses corporativos para aumentar sus derechos y limitar sus obligaciones.

 

*****

Alojando corporaciones en la bahía

 

América nació de una revolución contra el poder abusivo de los reyes británicos. La carta constitucional corporativa era el instrumento institucional de ese abuso. Las corporaciones fundadas  fueron usadas por Inglaterra para mantener el control sobre las economías coloniales.

 

Además de esas corporaciones muy conocidas como la East India Company y la Hudson's Bay Company, muchas colonias americanas eran fundadas como corporaciones. Las corporaciones desde esa época, fueron creadas con el control del rey y funcionaron como extensiones del poder de la corona. Generalmente, a estas corporaciones se les concedieron poderes de monopolio sobre los territorios e industrias que eran consideradas estratégicas para los intereses del estado inglés.

 

El Parlamento inglés que durante el los siglos diecisiete y dieciocho imo estaba formado por hacendados adinerados, comerciantes, y fabricantes, aprobó muchas leyes pensadas para proteger y extender estos intereses de los monopolios. Un conjunto de leyes, por ejemplo, requería que toda mercadería importada en las colonias desde  Europa o Asia pasaaran primero por Inglaterra. Igualmente, productos específicos también exportados desde las colonias tenían que ser enviados primero a Inglaterra.

 

Las Actas de Navegación requerían que toda mercadería enviada a o desde las colonias fuera transportada por naves inglesas o coloniales tripuladas por tripulaciones inglesas o coloniales. Más, aunque los colonos tuvieran la las materias primas necesarias, les fue prohibido producir sus propias gorras, sombreros, y objetos de lana e hierro. Se enviaron materias primas desde las colonias a Inglaterra para fabricarlos  y los productos elaborados se devolvían a las colonias.

 

Estas prácticas fueron condenadas fuertemente por Adam Smith en “La Riqueza de Naciones.” Smith consideraba a las corporaciones, tanto como a los gobiernos, como instrumentos para suprimir las fuerzas competitivas del mercado, y su condena de estas prácticas fue inflexible. Doce veces hace  mención específica a las corporaciones en su tesis clásica, y nunca le atribuye una carácter favorable.Típica es su observación: "Es para prevenir esta reducción de precios, y por consiguiente de sueldos y ganancias, que ocasionaría con seguridad, refrenar esa competencia libre, que todas las corporaciones, y la mayor parte de leyes para las  corporaciones  han sido establecidas."

 

Es notable que la publicación de “La Riqueza de Naciones” y la firma de la Declaración de la Independencia americana ocurrieran en 1776. Cada hecho fue, a su manera, un manifiesto revolucionario que desafiaba la alianza abusiva del Estado y el poder corporativo para establecer el control monopolizador de los mercados y para obtener ganancias inusitadas y perjudicar a las empresas locales. Smith y los colonos americanos compartieron una sospecha profunda sobre el  Estado y al poder corporativo.

 

La Constitución americana instituyó la separación de poderes gubernamentales para crear un sistema de controles y balances que eran cuidadosamente reforzados para limitar las oportunidades de abuso del poder estatal. No hace ninguna mención a las corporaciones, lo que sugiere por consiguiente,  que quienes lo idearon no previeron o pensaron que las corporaciones tendrían un papel en los asuntos de la nueva nación. En la joven república americana, había una sensación que las corporaciones o eran evitables o  no eran siempre necesariass.

 

Las granjas familiares y los negocios eran el soporte principal de la economía, estaba muy en el espíritu del ideal de Adán Smith, pensar en negocios de vecinos, cooperativas, y también las empresas manejadas por obreros eran frecuentes. Esto era coherente  con la idea prevaleciente de la importancia de cuidar la inversión y producción de medidas locales y democráticas. Las corporaciones se fundaron bajo el  control de los ciudadanos y la vigilancia y control gubernamental.

 

El poder de emitir cartas constitucionales a las corporaciones fue retenido por los estados y no delegado al gobierno federal. La intención era mantener ese poder tan cerca como fuera posible del control de los ciudadanos. Muchas previsiones estaban incluídas en las cartas constitucionales de la sociedad y las leyes relacionadas que limitaban el  uso del instrumento corporativo para sumar un  poder personal excesivo. Las primeras cartas constitucionales se limitaron a un número fijo de años y se disposo  que la corporación se disolvería si la carta constitucional no era renovada. Generalmente, la carta constitucional corporativa ponía límites a la corporación para los préstamos, en la  propiedad de la tierra, y a veces incluso a sus ganancias.

 

Los miembros de la corporación eran responsables con sus bienes personales por todas las deudas contraídas por la corporación durante el tiempo en que fueran miembros. Los inversores grandes y pequeños tenían derechos de voto iguales, y los consejos de administración interrelacionados fueron prohibidos. Además, una corporación estaba limitada específicamente a ejercer sólolas actividades comerciales autorizadas en su carta constitucional. Las cartas constitucionales incluyeron a menudo cláusulas de revocación. Los legisladores estatales mantuvieron el derecho soberano a retirar la carta constitucional a cualquier corporación que a su juicio no sirviera al interés público, y se mantuvieron cerca y vigilantes a los asuntos corporativos.

 

En 1800, sólo unas 200 cartas constitucionales corporativas fueron concedidas por los estados. El siglo decimonono se presentó como un tiempo de lucha legal activa y abierta entre las corporaciones y la sociedad civil con respecto a los derecho individuales, y de sus gobiernos estatales, para revocar o enmendar cartas constitucionales corporativas. La acción de los legisladores estatales para enmendar, revocar o simplemente no renovar cartas constitucionales corporativas fue bastante común a lo largo de la primera mitad del siglo.

 

Sin embargo, en 1819, la Corte Suprema americana falló contra el estado de New Hampshire en un caso en el que New Hampshire había intentado revocar la carta constitucional emitida a la Universidad de Dartmouth por el Rey George III antes de la independencia americana. La Corte Suprema se opuso a la revocación basándose en  que la carta constitucional no contenía ninguna reserva o cláusula de revocación. Esta decisión fue considerada como un ataque a la soberanía estatal por los ciudadanos agraviados que insistieron en que se hiciera  una distinción entre los derechos de propiedad de una corporación y los derechos de propiedad de un individuo.

 

Sostenían que las corporaciones no había sido creadas  por nacimiento sino por el interés

  de las legislaturas estatales, para servir un bien público. Las corporaciones eran por consiguiente organismos  públicos, no cuerpos privados,  y por eso los legisladores estatales elegidos tenían un derecho legal absoluto para enmendar o derogar sus cartas constitucionales a voluntad.

El reclamo público llevó a un fortalecimiento significativo de los poderes legales de los estados para vigilar los asuntos corporativos.

 

Recién en 1855, en Dodge v. Woolsey, la Corte Suprema afirmó quela Constitución no confiere ningún derecho inalienable a una corporación y afirma  que las personas de los estados no han delegado  su poder a los cuerpos artificiales que se originan bajo la legislación de sus representantes.... combinaciones de grupos en sociedad… unidos por la vínculo de un espíritu corporativo… indiscutiblemente las limitaciones de la apetencia sobre la soberanía de las personas.... los forjadores de la Constitución no estaban imbuídos del deseo de dar  existencia tales combinaciones”.

 

==============================================================================

 

* * * * *

Despojos de la guerra civil

 

La Guerra Civil americana (1861-65) marcó un punto de cambio para los derechos corporativos.

Los violentas manifestaciones anti-proyecto sacudieron las ciudades y dejaron el sistema político en desorden.

 

Por las grandes ganancias que se logran con la obtención de contratos militares, los intereses industriales pudieron aprovecharse del desorden y la corrupción política desenfrenada para comprar virtualmente la legislación que les otorgó concesiones masivas de dinero y la base para extender el sistema de las vías férreas al Oeste. Cuanto más grandes fueron sus ganancias, más secretamente la clase industrial emergente pudo solidificar su sostén al gobierno para obtener extensos beneficios.

 

Viendo lo que estaba sucediendo desarrollando, el Presidente Abraham Lincoln

simplemente observó antes de su muerte:

 "Las corporaciones han sido entronizadas.... seguirá una era de corrupción en las altas esferas  y el poder del dinero se esforzará por prolongar su reino manipulando en perjuicio del pueblo…

 hasta que la riqueza se concentre en pocas manos... y la República sea destruida."

 

La nación estaba dividida por la guerra civil; el gobierno estaba debilitado por el asesinato de Lincoln y la elección subsiguiente del alcohólico héroe de guerra Ulysses S. Grant como presidente. La nación estaba en desorden. Millones de americanos estaban desempleados por la depresión subsiguiente, y una elección presidencial corrupta en 1876 fue establecida por negociaciones secretas. La corrupción y las noticias sobre las personas que se conocieron haciendo negociados corrieron desenfrenadas.

 

El Presidente Rutherford B. Hayes, ganador eventual de esas negociaciones dominadas por las corporaciones, seguidamente expresó:

 

"éste no es más un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

 Es un gobierno de las corporaciones, por las corporaciones, y para las corporaciones."

 

En su obraa clásica “Los Barones ladrones”, (The Robber Barons), Matthew Josephson escribió que durante los años 1880 y 1890:

 

"se transformaron los pasillos de la legislación en un mercado donde

 se discutía  sobre el precio de los votos, y se compraban y se vendían leyes, hechas a pedido.

.

Éstos eran los días de hombres como John D. Rockefeller, J. Pierpont Morgan,

 Andrew Carnegie, James Mellon, Cornelius Vanderbilt, Philip Armour, y Jay Gould. La riqueza sumó riqueza cuando las corporaciones se aprovecharon

 del desorden para comprar  aranceles, bancos y transporte por ferrocarril, trabajo y legislación de tierras públicas que los enriquecería más.

 

Grupos de ciudadanos se comprometieron a mantener permanente la responsabilidad de las corporaciones combatiendo el abuso corporativo en niveles del Estado, y las cartas constitucionales corporativas fueron revocadas por los tribunales  y legislaturas estatales. Sin embargo, las corporaciones gradualmente fueron tomando suficiente control sobre los cuerpos legislativos estatales claves para volver a sancionar virtualmente las leyes que gobiernan su propia creación. Los legisladores en New Jersey y Delaware tomaron la iniciativa frustrando los derechos de los ciudadanos para intervenir en los asuntos corporativos. Limitaron la obligación de los directores y los gerentes de las corporaciones y emitieron cartas constitucionales perpetuas.

 

Pronto, las corporaciones adquirieron el derecho a no operar explícitamente en cualquier forma  que no fuera prohibida por la ley. Un sistema judicial conservador que era muy sensible a las apelaciones y argumentos de los abogados de las corporaciones interrumpió  firmemente las moderaciones que una ciudadanía precavida había puesto cuidadosamente a los poderes corporativos. Paso a paso, el sistema judicial creó nuevos precedentes que hicieron de la protección a las corporaciones y a la propiedad corporativa el centro de la ley de su creación.Estos precedentes eliminaron el uso de jurados para decidir la responsabilidad y  evaluación  de perjuicios en casos que involucraban daños causado por las corporaciones y se eliminóel derecho de los estados a vigilar las normas corporativas de comisiones y precios.

 

Jueces favorables a los intereses corporativos decidieron que los obreros eran responsables por causar sus propios accidentes de trabajo, limitando la obligación de las corporaciones por los daños y perjuicios que podrían causar, y declararon inconstitucionales leyes sobre sueldos y horarios.

 

Interpretaron que el bien común significa “máxima producción,”no importa como se

  produjera ni  a quién se dañara.

 Éstas eran preocupaciones importantes para un sector industrial en el que, los accidentes industriales mataron brutalmente a 700.000 obreros americanos:

100 por día, desde 1888 a 1908.

 

En 1886, en una victoria estupenda para los defensores de la soberanía corporativa, la Corte Suprema sentenció en la causa Santa County de Clara v. Southern Pacific Railroad que una corporación privada es una persona natural para la Constitución de EE.UU. - aunque, como se ha expresado más arriba, la Constitución no hace ninguna mención a las corporaciones - y se invoca por eso la protección del Bill de Derechos, incluso el derecho al libre pensamiento y otras protecciones constitucionales extendidas a los individuos. De esa manera las corporaciones exigieron finalmente los derechos plenos que disfrutan los ciudadanos individuamente mientras resultaban exentas de muchas de las responsabilidades y obligaciones de la ciudadanía. Además,se les garantizaba el mismo derecho para el libre pensamiento que a los ciudadanos individuales, en las palabras de Paul Hawken, "precisamente lo que se pensaba  que el Bill de Derechos prohibía: dominio del  pensamiento y del discurso público."

 

El paso siguiente  para las corporaciones que tienen el mismo derecho que cualquier individuo de influir en el gobierno por sus propios intereses vomo ciudadano contando con inmensos recursos financieros y de comunicaciones y se burla del principio constitucional que sostiene que todos los ciudadanos tienen la misma voz en los debates políticos relacionados con temas importantes. Éstos fueron días de violencia e inestabilidad social, consecuencia de los excesos del capitalismo que Karl Marx describió como un efecto político poderoso.

 

Las condiciones de trabajo eran horribles, y el trabajo infantil de subsistencia apenas protegido estaba extendido. Según una estimación, 11 millones de los 12.5 millones de familias en América en 1890 subsistía con un promedio de u$s 380 por año y tenían que alojar inquilinos para sobrevivir. Las huelgas organizadas y violentoa eran comunes, así como el sabotaje industrial. Los patrones usaban todos los medios a su disposición para romper huelgas, incluso fuerzas de seguridad privadas y tropas de ejército federal y estatal.

 

La violencia originaba violencia, y muchos murieron en las guerras industriales de esta época.. Estas condiciones dieron impulso a un crecientee movimiento obrero. Entre 1897 y 1904, el número de  miembros de los sindicatos subió de 447.000 a 2.073.000. Los sindicatos aportaron tierra fértil para el joven movimiento socialista que estaba echando raices en América y exigió la estatificación y el control democrático de los medios de producción, recursos naturales y patentes. Fueron eran tiempos de guerra de la clase baja, con nuevos militantes celosos que se unían al ejército de desposeídos en crecientes número, listo para luchar y sacrificarse por la causa.

 

Los socialistas que trataron de organizar el trabajo a través de la lucha de clases rivalizaron por la primacía con otros más convencionales que prefirieron organizarse  a través de de las caminos de capacidad  o industriales. Estos movimientos unieron grupos étnicos. Una irrupción del orgullo negro y la cultura empezó a unificar negros

 

El movimiento femenino tomó fuerza con mujeres que formaban sus propios sindicatos de obreras, liderando huelgas y asumiendo papeles activos en los movimientos populares y socialistas. En 1920, el sufragio femenino (el derecho a votar) fue garantizado por una enmienda constitucional. Al final, las condiciones de caos y violencia que caracterizaron el periodo de la explosiva expansión industrial de libre-mercado no resultaron favorables a los intereses de los  industriales o del  trabajo. Las batallas competitivas entre los industriales más poderosos estaban limitando las ganancias.

 

Había un miedo considerable entre los industriales del poder político creciente de los socialistas y otros movimientos populares que amenazaban traer cambios fundamentales que podrían eliminar su posición privilegiada. Estas condiciones sirvieron de base  para la consolidación y el compromiso que transformó las relaciones sociales e institucionales. Los industriales unieron sus imperios individuales en intrigas más grandes que consolidaron su poder y limitaron la competencia entre ellos.

 

Antes rivales duros, J. P. Morgan y John D. Rockefeller unieron sus fuerzas en 1901 para fusionar 112 consejos de administración corporativos, concertando u$s22.2 mil millones en recursos en la Northern Securities Corporation of New Jersey. Ésta era una suma grande para esos días, equivalente a dos veces el total del valor de toda la propiedad de trece estados del Sur de los Estados Unidos. El resultado fue: Se puso al corazón de la economía americana bajo un tcandado: la banca, el acero, los ferrocarriles, el tránsito urbano, las comunicaciones, la marina mercante, los seguros, los servicios eléctricos, el caucho, el papel, el azúcar refinado, el cobre, y otros puntales principales diversas de la infraestructura industrial.

 

En el futuro, los grandes industriales comprendieron que proporcionando mejores sueldos, beneficios, y condiciones de trabajo,  podrían vencer  la demanda del socialismo y al mismo tiempo podrían ganar mayor lealtad y motivación del obrero.

 

Había un interés paralelo en la regularización de la producción débilmente organizada basada en el trabajo calificado y en la necedsidad de aprovechar los métodos de ingeniería industrial y de producción en masa. Esto significó organizarse sobre procesos de producción manejados por reglas bien estructuradas que exigían estabilidad y disciplina de parte del obrero. Los grandes comerciantes vieron las ventajas de trabajar con grandes sindicatos obreros moderados (no-socialistas) que negociaron sueldos uniformes y normas para la industria y reforzaron la disciplina del obrero de acuerdo con las leyes que se estaban negociando. Estos arreglos aumentaron la estabilidad y previsibilidad del sistema sin hacer frente a los poderes de los industriales o el sistema del mercado.

 

Estas reformas tuvieron lugar con un telón de fondo de luchas permanentes. Un sistema judicial pro-comercial que invariablemente fallaba contra los intereses obreros y contriuyó al surgimiento de la tendencia del movimiento obrero a volverse cada vez más político, dando como resultado el desarrollo de una agenda legislativa y una alianza con el Partido Democráta. Reforma de la legislación a nivel local, estatal y nacional; empezaron a aparecer nuevas normas sociales y reformarse el contexto de las relaciones obreras.

 

Particularmente importante para las relaciones laborales fue el Acta Clayton Anti-Trust que prohibió órdenes judiciales contra los obreros en huelga. Aun así durante los “Locos Veinte”, los monopolios corporativos tuvieron la oportunidad de crecer dentro de una economía nacional débilmente regulada.

 

El mercado accionario alimentado por dinero prestado parecía ser un método ilimitado de creación de riqueza. Con en el mercado libre y el poder de los grandes negocios  en su cúspide, el  Presidente Herbert Hoover en efervescencia proclamó, " Con la ayuda de Dios,  está a la vista el día en que pronto  se desterrará la pobreza de la nación."

 

Irving Fisher, tal vez el más importante economista americano de esa época, anunció que el problema del ciclo comercial había sido resuelto y que el país se había levantado en una meseta alta de prosperidad permanente. Era evidente que la familia media americana estaba mejor alimentada, mejor vestida y bendecida con mayores  incentivos de vida que cualquier familia promedio en la historia. Esta realidad ocultó la enorme desigualdad subyacente en una América en la que sólo 1% de las familias controlaba el 59 % de la riqueza.

 

En octubre 1929, sólo unos meses después que Fisher anunciara el fin de los ciclos comerciales, el prósperamente palanqueado sistema financiero se vino abajo y se estrelló. Casi todas las fortunas financieras se evaporaron en una noche.

 

Correspondió a la Segunda Guerra Mundial conservar el ímpetu de un nuevo contrato social entre el gobierno, los negocios y trabajo basados en principios económicos Keynesianos que pusieron el sistema económico global de nuevo en el camino de la prosperidad.

 

*****

Ascenso y revés del pluralismo

 

Cuando Franklin D. Roosevelt fue elegido presidente en 1933, los excesos comerciales de los años veinte, la depresión, y la condición resultante de granjeros, obreros, ancianos, negros, mujeres, y otros habían producido una ola de radicalismo político y cultural en todo Estados Unidos. Roosevelt temió que sin una acción drástica, este radicalismo pudiera abrumar la estructura entera de gobierno. Se empeño en salvar el sistema estimulando una agenda épica de reformas sociales y reguladoras.

 

La probación del Congreso de su Acta de Recuperación Industrial Nacional (NIRA) fue importante 

 al darle  mandato al gobierno para jugar un papel más activo para lograr la recuperación económica que las fuerzas de mercado solas parecieron incapaces de manejar.

El 27 de mayo de 1935, la Corte Suprema vetó el NIRA y dictaminó que el Estado no puede establecer  normas de salario mínimo. Esta decisión siguó un modelo con  un siglo de antigüedad  de defensa de la Corte Suprema de los negocios y los intereses corporativos sobre los derechos civiles

o humanos.

 

Algunos observadores creen que la acción de la Corte Suprema contra el  NIRA y el salario mínimo radicalizó a un Roosevelt frenético, dando lugar a su compromiso con una reforma aplastante de las instituciones americanas. Roosevelt se propuso separar los trust comerciales, fortalecer la regulación de los negocios y mercados financieros, y empujar la legislación el manteniendo garantías más fuertes para los derechos obreros.

 

Comenzaron programas de empleo público. Se instaló una red de seguridad social. Roosevelt atacó a la Corte Suprema con una venganza e intentó extender el núero de sus integrantes señalando nuevas  opciones. Su esfuerzo para "controlar" la Corte falló, pero sus acusaciones tuvieron un impacto distinto sobre los jueces, y la mayoría se puso más a favor de las iniciativas progresistas. Al fin, el largo periodo de Roosevelt en su cargo le permitió nombrar jueces para ocupar siete de los nueve asientos de la Corte y poner a la Corte en una línea liberal que duró hasta los años setenta, cuando el Presidente Republicano Richard Nixon empezó a recrear la Corte de acuerdo con su imagen inicial pro-comercial.

 

La Segunda Guerra Mundial levó al gobierno central a un mayor control político aceptado y a un consentido manjeo de los asuntos económicos. El gobierno puso controles al consumo, rendimiento industrial coordinado, y decidió la manera deasignar los recursos nacionales al apoyo del esfuerzo para la  guerra. Una combinación de un sistema de impuestos muy progresivo puso en vigor el financiamiento del esfuerzo para la guerra, pleno empleo con buenos sueldos, y una fuerte red de seguridad social que provocó un cambio masivo en la distribución de la riqueza dirigida a una mayor justicia.

 

En 1929, había 20.000 millonarios en los Estados Unidos y dos billonarios. Een 1944, había sólo 13.000 millonarios y ningún billonario. La porción de riqueza total que estaba por encima del 0.5% de las casas americanas cayó de un nivel 32.4% en 1929 al 19.3% en 1949. El 34% fue una gran victoria para la clase media que se expandió  y para aquéllos que entre las clase obrera  avanzaron para articular sus líneas.

 

El pluralismo floreció en los años sesenta, un periodo de rebelión cultural en los Estados Unidos. Una nueva generación, jóvenes destacados, ascensos básicos muy resistidos en los estilos de vida, el complejo militar-industrial, intervención militar en el extranjero, la explotación del ambiente, los derechos y roles de las mujeres, derechos civiles, justicia y reducción de la pobreza. El establecimiento corporativo americano fue sacudido  por una clara amenaza  a sus valores e intereses.

 

Quizás lo más amenazante de todo fue el hecho que los jóvenes estaban abandonando la cultura consumística. Esta generación no se rebeló tanto contra la pobreza y las scondiciones de explotación tanto como contra los excesos de consumo. Este rechazo del materialismo por una nueva generación de americanos de alguna manera representó una amenaza más importante para el sistema que la de generaciones anteriores  de obreros irritados que reclamaban un sueldo para vivir y condiciones de trabajo seguras.

 

Los nombres de los activistas contra el consumo Ralph Nader y la activista ecológica Rachel Carson se volvieron nombres populares. Los Demócratas liberales tenían el firme control del Congreso y estaban aprobando una legislación importante que extendió el alcance de la regulación gubernamental para fortalecer la protección del ambiente y beneficios y seguridad para el obrero. El gobierno estaba persiguiendo de manera agresiva casos anti-trust para desarticular monopolios y mantener mercados competitivos.

 

En el extranjero, las corporaciones americanas estaban siendo atacadas en dos  frentes. Los países recientemente industrializados como Japón y Asia (NICs)-Taiwán, Corea Sur, Singapur, y Hong Kong se habían vuelto enormemente exitosos en la penetración de los mercados. Al mismo tiempo, se impedía a las corporaciones americanas penetrar a fondo en las  economías del Sur, incluyendo las de los NICs, por el fuerte apoyo de los gobiernos del Sur a las industrias nacionales, proteccionismo, y restricciones a la inversión extranjera. Estas políticas gubernamentales del Sur actuaron como un límite “embarrando la cancha" para las corporaciones americanas. Con impuestos altos para las corporaciones e ingresos de inversiones y entrada en vigor de rigurosas normas medioambientales y obreras locales, las corporaciones americanas se sintieron doblemente trabadas en la competencia global.

 

Fue un momento histórico crítico, y el establecimiento corporativo se reunió para proteger su interés - como se examinará en la parte III en más detalle -. La elección de Ronald Reagan como presidente en 1980 introdujo en un esfuerzo convenido y muy exitoso para volver atrás en las reformas sociales y económicas que habían creado una segura  prosperidad que hizo de América la envidia del mundo y para crear una economía global más favorable a los intereses de los corporativos americanos. En su profundo libro “Victoria Oscura”, el economista filipino Walden Bello proporciona una visión del sur en la agenda Reagan:

 

 [Un] régimen Republicano muy ideológico en Washington…abandonada la gran estrategia de "contención de liberalismo" en el extranjero y el modus vivendi de Nuevo Trato local.

 Aparte de derrotar al comunismo, El Reaganismo en la práctica fue guiado por otras tres preocupaciones estratégicas.

 La primera fue  la re-ubicación  del Sur dentro de una economía global  dominada por  EE.UU.

 La segunda fue  la columna vertebral del desafío a los intereses económicos americanos

 de los NICs, o "países recientemente industrializados," y de Japón.

 

La  tercera era el desmantelando del "contrato social" del Nuevo Trato entre entre el gran capital,  el gran trabajo y el gran gobierno de Washington, y Wall Street vio como una  necesidad clave avanzar sobre la capacidad de América corporativa para competir contra los NICs y Japón.

 

La crisis de la deuda de 1982 representó la oportunidad de controlar la amenaza de nuevos probables NICs. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional controlados por EEUU se movieron para reestructurar las economías de los países del Sur cargados de deudas para abrirlos a la penetración por corporaciones extranjeras. El "ajuste estructural" impuesto por estas instituciones hizo retroceder el compromiso gubernamental en la vida económica que apoyaba a los empresarios locales, eliminación de  barreras proteccionistas a las importaciones del Norte, levantamiento de restricciones las inversiones  extranjeras, e integración más fuerte de las economías del Sur a la economía mundial dominada por el Norte.

 

La política comercial fue el arma que se utilizó para imponer "reformas" similares sobre los NICs. Se movilizaron recursos políticos plenos de la América corporativa para recobrar el control de la agenda política y del sistema judicial .En la cúspide de la agenda política estaban las reformas locales  planificadas para mejorar la competitividad global de los Estados Unidos, eliminando del control de los negocios por el gobierno.

 

Los Impuestos a los ricos fueron fuertemente reducidos. Los límites a las fusiones y adquisiciones corporativas fueron eliminados. Y la entrada en vigor de normas medio-ambientales y obreras fue debilitada. El gobierno apoyó las corporaciones americanas agresivas que buscaban hacerse más globalmente competitivas, destruyendo el poder de los sindicatos y reduciendo sueldos y beneficios, disminuyendo las fuerzas de trabajo organizadas, e impulsando operaciones industriales en el extranjero para beneficiarse con la mano de obra barata por una una  regulación débil. Cuando estas medidas tomaron fuerza en los Estados Unidos, el desempleo se volvió un problema crónico, y los sindicatos obreros perdieron afiliados  y  poder político.

 

Los sueldos y los ingresos de las familias más pobres empezaron a caer. Unos pocos afortunados ganaron espléndidamente. Las ganancias de  los grandes inversores, gerentes, comunicadores, atletas estrellas y corredores de inversión subieron como un cohete. El número de billonarios en Estados Unidos aumentó de 1 en 1978 a 120 en 1994. Los abusos de préstamos por las empresas de ahorro des-reguladas y la  industria del préstamo dejaron a los contribuyentes americanos con un déficit de u$s 500 mil millones para ponerse en blanco.

 

Fueron tiempos duros para los ciudadanos comunes. La codicia estaba haciendo su “picnic”. Cuando las iniciativas de Reagan tomaron fuerza en el extranjero, respaldadas por el resurgimiento de conservadores similares en otras naciones Occidentales, causaron caídas semejantes en la mayoría de los otros países Occidentales así como los países endeudados del Sur.

 

 La desigualdad aumentó dentro y entre los países.

 

El desempleo subió los niveles alarmantes, y muchos indicadores sociales que habían mostrado una firme mejora durante las tres décadas anteriores se estancaron y en algunos casos empezaron declinar. Muchos de los países endeudados del Sur cayeron incluso más en la deuda inernacional. El número de billonarios en el mundo aumentó de 145 en 1987, a 358 en 1994.

 

La administración Reagan se había empeñado en detener el declive americano. Sin embargo, cometió varias equivocaciones políticas estratégicas que fortalecieron el poderío militar americano y el crecimiento económico en el corto plazo y debilitaron en serio la posición americana en la economía global de largo plazo.

 

Primero, el gasto militar causó un enorme déficit,  y contribuyó a hacer a los Estados Unidos el país deudor internacional más grande del mundo. El acreedor  principal de esa deuda era Japón, el mayor competidor de los Estados Unidos

 

Segundo, negando cualquier intevención del gobierno en la planificación económica y poniendo prioridades, la administración Reagan dejó al futuro económico de los Estados Unidos totalmente en manos de corporaciones que presionban por los mercados de capital para concentrarse solamente en ganancias a corto plazo.

 

Tercero, permitiendo a las corporaciones seguir su estrategia anti-trabajo, los Estados Unidos malgastaron sus importantes recursos en el competitivo mercado global - su capital humano. El resultado global fue un debilitmiento significativo de las fuerzas económica americanas comparadas con las de Japón y Europa Occidental. Las consecuencias fueron claramente dañosas a los ciudadanos americanos comunes. En definitiva pueden haber sido también dañosos a las corporaciones americanas. Éste no fue el resultado de una conspiración.

 

Los cambios más importantes en política nacional no se producen como consecuencia de las élites corporativas y políticas que emplean  un cuarto de su discurso para definir su estrategia para aplicar el ajuste global. Están demasiado alejadas  y divididas  mentalmente y representan un categoría demasiado extensa de intereses contrarios.

 

Como Bello observa: Lo que normalmente ocurre es un proceso social mucho más complejo que la ideología media entre los intereses y política. Una ideología es un creencia, un sistema, una combinación de teorías, creencias, y mitos con alguna coherencia interior que busca universalizar los intereses de un sector social a la comunidad entera. En la ideología del mercado, por ejemplo, liberar las fuerzas del  mercado de los frenos estatales se sostiene que contribuye al bienestar genera , que no es  sólo para el bienestar de las corporaciones, sino también de la comunidad entera. Transmitida esta ideología por las instituciones sociales como universidades, corporaciones, iglesias o partido políticos,  es internalizada por gran número de personas, pero sobre todo por los miembros de los grupos sociales cuyos intereses están principalmente representads. Una ideología representa las acciones de muchos individuos y de  grupos, pero sólo se convierte en una fuerza significativa cuando se dan ciertas condiciones...

 

La ideología del mercado se volvió una fuerza dominante sólo cuando la élite política que  la adoptó ascendió al Poder del Estado con el respaldo de una base social de clase media cada vez más conservadora, al mismo tiempo que el establecimiento corporativo fue  dejando de lado el convenio general liberal Keynesiano en su favor, debido a distintas circunstancias de la competencia económica internacional.

 

* * * * *

Una cuestión de Gobernabilidad

 

Mezclado en el discurso político sobre los mercados libres y el comercio libre hay un mensaje constante:

 el progreso de los mercados libres es el progreso de la democracia.

 

Los defensores del mercado libre nos quieren hacer creer que los mercados libres son el mecanismo más eficaz y sensible para la expresión política que incluso la boleta de voto, porque el negocio es más eficaz y más sensible a las necesidades del pueblo que los políticos ineficaces y burócratas negligentes. La lógica es simple: En el mercado libre, las personas expresan su soberanía directamente por la forma como votan con sus dólares de consumidores. Lo que equieren comprar con su propio dinero es finalmente un indicador más representativo de lo que ellos valoran que la bloeta de voto, y por consiguiente el mercado es la manera más eficaz y democrática de definir el interés público.

 

Dada la desconfianza creciente hacia el gobierno, es un mensaje compelente que incluye una verdad importante: el poder y el dinero de los mercados y la política de los recursos corporativos, están por encima de los gobiernos. 

 

También es un mensaje engañoso que enmascara una realidad política importante.

 

 En una democracia política, cada persona tiene un voto. En el mercado,

un dólar es un voto, y usted tiene tantos votos como dólares tiene.

Ningún dólar, ningún voto.

 

Los mercados se vuelcan inevitablemente  a favor de las personas que poseen riqueza. Es a menudo reconocido y más importante en nuestro mundo actual, que los mercados tienen una preferencia muy fuerte a favor de las enormes corporaciones que manejan recursos financieros masivos que hacia más el rico de los de individuos.

 

Cuando los mercados se vuelven más libres y globales, el poder para gobernar

 pasa cada vez más de los gobiernos nacionales a las corporaciones globales,

y los intereses de esas corporaciones se alejan cada vez más del interés humano...

 

Las personas, incluso las más avaras y más crueles, son seres vivos con necesidades y valores que van más allá de dinero. Necesitamos aire para respirar, agua para beber, y comida para comer. La mayoría de nosotros tiene familis. Todos menos los verdaderamente locos entre nosotros encuentran placer en cosas  bellas, incluso un paisaje natural o un bebé recién nacido. Nuestros cuerpos son de carne, y sangre tangible corre por nuestras venas.

 

Detrás su imagen cuidadosamente elaborada por sus relaciones públicas

y de la gran cantidad de persona éticas e inteligentes , el cuerpo de una corporación

es un documento legal:  su carta constitucional corporativa, y el dinero es su sangre.

Es en su núcleo una entidad extraña con una meta: reproducir dinero para nutrirse y multiplicase.

 

Para las corporaciones (NT) los individuos son dispensables. Sólo deben una verdadera obediencia a los mercados financieros que son más plenamente criaturas del dinero incluso más  que  la propia corporación.

 

El problema está profundamente incluido en la estructura y reglas por las que las corporaciones son forzadas a operar. La maravilla de la corporación como una innovación social es que tiene la capacidad para reunir miles de personas dentro de una sola estructura y obligarlos a actuar en armonía de acuerdo con un propósito corporativo que necesariamente no es el individuo. Aquéllos que se sublevan o no cumplen son echados y reemplazados por otros más dóciles.

 

¿Como el periodista de Washington William Greider escribe en “Quién le hablará al pueblo? (Who Will Tell the People?)

 

"[Las corporaciones]…su  tremendos recursos financieros, la diversidad

 de sus intereses, los equipos  de profesionales talentosos - todos estos recursos

 y algunos otros se orientan ahora implacablemente hacia  la política de gobernar.

 Esta nueva realidad institucional es la médula de la quiebra de la democracia contemporánea. Las corporaciones existen para conseguir  su propia maximización de ganancia,

 no a las aspiraciones colectivas de la sociedad.  Son comandadas por una jerarquía de gerentes, no por las aspiraciones colectivas de la sociedad"

 

Las sociedades humanas han enfrentado durante mucho tiempo la pregunta si el poder para gobernar (soberanía)  reside en los ricos o en los pobres. Nosotros enfrentamos ahora una pregunta diferente y más aun ominosa, como lograr que sus consecuencias deben ser plenamente entendidas y deben unir ricos y pobres por igual en una causa común.

 

¿El  poder (soberanía)  para gobernar residirá en individuos, no importa cuales sean sus circunstancias financieras, o residirá en  personas artificiales como las corporaciones?

 

Ante este momento histórico crítico, en el cuál de los desafíos más importantes que la humanidad enfrenta son para redescubrir el propósito y la esencia de vida, debemos resolver si el poder para gobernar (soberanía)  debe estar en manos de personas vivientes o en entidades corporativas manejadas por una agenda diferente. Para recuperar el control de nuestro futuro y llevar a las sociedades humanas a un equilibrio con el planeta, debemos recuperar el poder que hemos entregado a las coporaciones. Un paso importante será librarse de los fantasmas de la ideología que legitima las políticas que están eximiendo a las corporaciones como institución de su responsabilidad jacia la humanidad.

 

=============================================================

 

* * * * *

La Justificación Moral de la Injusticia

Del libro: “Cuando las corporaciones gobiernan el mundo”.

por David Korten.

publicado por Kumarian Press.

 

Los filósofos morales del liberalismo de mercado introducen... distorsiones olvidando la distinción entre los derechos del dinero y los derechos de las personas. De hecho, ellos han equiparado la libertad y derechos de los individuos con la libertad del mercado y los derechos de propiedad. La libertad del mercado es la libertad del dinero, y cuando los derechos están en función de la propiedad en lugar de la personalidad, sólo quienes tienen propiedad tienen derechos.

 

Además, sosteniendo la ideología que la única obligación del individuo es honrar los contratos y derechos de propiedad de los otros, la filosofía "moral" del liberalismo de mercado

 libera eficazmente a los que tienen propiedad de su responsabilidad hacia quienes no la tienen.

 

Ignora la realidad entre que los contratos entre el débil y el poderoso raramente están hechos en igualdad de condiciones, y que la institución del contrato, como institución de propiedad, tiende a reforzar e incluso aumentar la desigualdad en sociedades desiguales.

 

Legitima y fortalece sistemas que institucionalizan la pobreza, incluso sosteniendo que la pobreza es que una consecuencia de la indolencia y el carácter congénito defectuoso de los pobres. La premisa más elemental de la democracia es que cada individuo tiene derechos iguales ante la ley y la misma voz en asuntos políticos - una persona, un voto. Podemos admitir legítimamente al mercado como árbitro democrático de derechos y privilegios, como los  defensores liberales del mercado, sólo para difundir que los derechos de propiedad estén distribuidos con equidad.

 

Aunque un mercado puede establecer eficazmente con absoluta arbitrariedad, que  358 personas billonarias son titulares de un valor asociado de u$s 760 mil millones, equivalente al valor 2.5 mil millones de  pobres del mundo, no puede aceptarse que el mercado está funcionando justa o eficazmente, y se pone en cuestión la legitimación del mercado como institución. Publicaciones como Fortune, Business Week, Forbes, the Wall Street Journal y The Economist - todos los apasionados defensores de los liberales corporativos - si alguna vez lo hacen, raramente alaban una economía por su avance hacia la eliminación de  la  pobreza de  más de mil millones personas que viven privados en absoluto,  o tratando de avanzar hacia una mayor justicia.

 

Más bien, ellos normalmente evalúan la actuación de las economía  por el número de millonarios y billonarios que producen, la idoneidad de gerentes por la frialdad con la

que echan miles de empleados, el éxito de la personas por la cantidad de millones de dólares que ganana por un año, y el éxito de las empresas  por la extensión mundial de su poder

 y su capacidad de controlar los mercados globales.

 

Por ejemplo, si  tomamos la nota de tapa del el 5 de julio de 1993, de la edición de Forbes, aplaudiendo los logros extraordinarios del mercado libre bajo el lema "Conozca los más Nuevos Billonarios del Mundo": "Como la desilusión con el socialismo y otras formas de economía estatista se extiende, la iniciativa privada personal se está liberando para reclamar su destino".

 

"La riqueza, ciertamente, sigue. Las dos grandes aperturas  de la  libre empresa de esta  década se  han desarrolado en América Latina y el Lejano Oriente. No por casualidad, los grupos más grandes de nuevos billonarios de nuestra lista han ascendido de la levadura de estas dos regiones. Once nuevos billonarios mexicanos en dos años, sietes de raza china, más."

 

Siguiendo una posición ligeramente más populista, Business Week presentó un informe especial titulado "Un Millonario por Minuto" en su edición del 29 de noviembre de 1993. Incluyó una larga lista de lo que el mercado libre ha logrado en Asia:

 

"La riqueza. Hace sólo una generación, para la mayoría de los asiáticos esto significaba ir a EE.UU., o venderle recursos naturales a Japón. Pero ahora, Asia Oriental está generando su propia riqueza con una velocidad y escala que probablemente no tenga precedentes históricos. Se espera que el número de multimillonarios asiáticos no japoneses se duplique  a 800.000 en  1996.... Asia oriental superará a Japón en poder adquisitivo dentro de una década. Y con economías que aumentan u$s 550 mil millones anualmente, se está convirtiendo en la fuente más grande del mundo de capital líquido. "En Asia," dice Olarn Chaipravat, ejecutivo principal de Siam Commercial Bank, "el dinero está por todas partes.”... hay nuevos mercados para todo, desde automóviles Mercedes Benz a teléfonos móviles Motorol, a a los fondos mutuos de Fidelity.... Para encontrar el precedente más cercano, necesita volver a la historia  americana de hace 100 años a los días antriores a  los sindicatos fuertse, perros guardianes de securities y las leyes antitrust."

 

Tales historias no ensalzan solo la persecución de la codicia, sino que la elevan sutilmente al nivel de una creencia religiosa personal. No importa que aunque unos asiáticos han hecho inmensas fortunas y una minoría diminuta de asiáticos ha subido a la clase de sobreconsumidores, el sufrimiento de los 675 millones de asiáticos que viven en la pobreza absoluta continúe constante.

 

En una edición especial 1994, "Capitalismos del Siglo 21," Business Week confirmó que la economía del mercado es un problema de clase y que los librepensadores corporativos tienen claro cuales intereses de clase están avanzando: "La muerte del comunismo claramente dio origen a una nueva era, dejando a la mayoría de las naciones con una única opción a seguir... la economía de mercado.... a casi 150 años después de la publicación del Manifiesto comunista, y más medio siglo después del ascenso del totalitarismo, la burguesía ha ganado."

 

La auto-proclamada "objetividad del interés libre" del racionalismo económico se alinea fácilmente con la filosofía moral elitista del liberalismo del mercado. Raramente ha sido revelado más rigurosamente que en un memorandum personal ampliamente publicado, escrito por Lawrence Summers en su experiencia como economista principal del Banco Mundial.

 

Summers dice que es económicamente muy eficaz  para los países ricos instalar sus basuras tóxicas en países pobres, porque los pueblos pobres tienen menor expectativa  y menos probabilidad

  de ganancias que los ricos.

 En el  comentario siguiente en el memorando de Summers, The Economist sostuvo

 que es un deber moral de los países ricos exportar su polución a los países pobres porque esto les proporciona oportunidades económicas de las que  se verían privados  por  los pueblos pobres.

 

Los racionalistas económicos normalmente sostienen que los países ricos ayudan mejor a los países pobres al aumentar su propio consumo, en otra retorcida auto-justificación de lógica moral, aumentar la demanda para las exportaciones de los  países pobres, estimula su crecimiento económico, así se saca a los pobres de la pobreza. Negando o ignorando la existencia de límites medioambientales, sostienen que no hay ninguna base moral o práctica por reducir el consumo de los ricos para evitar la eliminación  de los pobres.

 

Al contrario, expresan, es deber moral de los ricos consumir más para crear más crecimiento y  proporcionar más oportunidades para los pobres; una racionalización conveniente para las exenciones de impuesto para los inversores y la colonización de más recursos en el mundo y apoyar el consumo auto-     complaciente de los que pueden permitirse ese lujo.

 

Es poco sorprendente que el racionalismo económico y el liberalismo de mercado acudan a las personas ricas. Si los racionalistas económicos y liberales de mercado aplicaran seriamente los principios del mercado y los derechos humanos, exigirían políticas dirigidas a lograr las condiciones para que los mercados funcionen en forma democrática y en el interés público. Estarían exigiendo medidas para eliminar los subsidios y el tratamiento preferencial para las grandes corporaciones, para deshacer monopolios corporativos, animar la distribución de la propiedad, internalizar los costos sociales y medioambientales, radicar capitales en plaza, afianzar los derechos obreros y los justos frutos de su trabajo, y limitar  la posibilidad de de obtener ingresos individuales extraordinarios, enormemente más grandes que las contribuciones productivas.

 

El liberalismo corporativo no está para crear las condiciones del mercado que las teorías de mercado sostienen que producirán un mejoramiento en el interés público. No está existe en absoluto por el interés público. Está para defender e institucionalizar los derechos de los económicamente poderosos para hacer cualquier cosa que sirva mejor a sus intereses inmediatos sin la responsabilidad pública por las consecuencias. Otorga poder a instituciones ciegas a los problemas de justicia y equilibrio medioambiental. Millones de personas reflexivas, inteligentes que sospechan de este gran gobierno, creen en el trabajo duro honrado, tienen valores religiosos profundos, y se comprometen con la familia y la comunidad están siendo engañados por una información falsa e intelectualmente retorcida y la lógica moral constantemente repetida en los medios de comunicación controlados por las  corporaciones. Están siendo derrotados por una agenda política que tiende  a lo opuesto a sus valores e intereses.

 

=============================================================

* * * * *

Declinación  del Pluralismo Democrático

Del libro “Cuando las corporaciones  gobiernan el mundo.”

Por David Korten.

Publicado por Kumarian Press.

 

El Caso de Suecia

 

Suecia es conocida entre los países industriales occidentales por su éxito logrando la prosperidad y justicia social combinado elementos de los modelos capitalista y socialista dentro de un armazón fuerte de pluralismo democrático. La experiencia de Suecia ofrece ejemplos  instructivos de la dinámica del pluralismo y las consecuencias de la globalización.

 

Algunos piensan que la industrialización llegó  a Suecia,  cien años después que a Inglaterra. Y hasta los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial, Suecia seguía siendo un país sumamente pobre. En el campo, muchas personas se mantenían con pequeñas granjas, que, dada la pobreza de la tierra y el clima, apenas les proporcionaban lo necesario para vivir. Algunos murieron en hambrunas o emigraron. Muchos otros, incluso bien entrado el siglo XX, vivieron en condiciones de servidumbre, en propiedades grandes. El analfabetismo estaba extendido. A fines de 1940, todavía era normal para una familia vivir en un apartamento que consistía en un cuarto más una cocina (los retretes eran compartidos con otras familias). Incluso la casa real sueca era relativamente pobre con relación a las normas de la mayoría de sus primos europeos.

 

El éxito moderno de Suecia se debió a la creación del Partido Social Demócrata sueco que se fusionó y logró un acuerdo general nacional que lo mantuvo en el poder por cuarenta y cuatro años, desde  1932 a 1976. Los Socialdemócratas construyeron el sistema de bienestar social cuidadoso de Suecia. Sus políticas de sueldos dieron trabajo a personas de clase media y crearon un grado sustancial de justicia de sueldos y mayor igualdad  entre los sueldos de mujeres y hombres que en cualquier otro país capitalista.

 

Los Social  Demócratas consideran como importante priporidad mantener el pleno empleo. Para  animar a las empresas transnacionales suecas como Volvo, Electrolux, Saab, y Ericsson a concentrarse en sus operaciones en Suecia, una tasa de impuestos aplicables realmente eficaz era mucho más baja para las ganancias generadas en Suecia que para aquéllas generadas en el extranjero. Una alianza entre las mayores corporaciones industriales suecas y el trabajo organizado sirvió como base política del partido y apoyó la centralizaron y negociación pacífica de sueldos, condiciones de trabajo entre sindicatos nacionales y organizaciones patronales. Esta alineación produjo beneficios significativos para los grandes sindicatos y el gran capital.

 

Sin embargo, este acuerdo tenía fallas estructurales importantes,  que en el futuro lo desestabilizaron. Una era un sistema de impuestos que subvencionó a las empresas más grandes que se estaban extendiendo e invirtiendo a costa de empresas pequeñas y familiares. Esto llevó a una concentración creciente y monopolización de la propiedad en la economía sueca. Aunque las políticas de sueldos enfatizaron la igualdad dentro de la clase obrera, la grieta entre la clase obrera y los que controlaban el capital creció substancialmente. Al principio esta circunstancia fue considerada  como el precio para mantener el compromiso de los industriales a  la unidad. Pero, al final,  provocó la destrucción de esa unidad.

 

Cuando el primer shock del petróleo golpeó, aumentando los precios en 1973-74, el retraso económico resultante originó una crisis fiscal y activó la resistencia popular a los impuestos más altos. Durante este mismo periodo, Suecia estaba abriendo sus fronteras económicas y convirtiéndose en un protagonista más activo en la economía internacional. Esto cortó los lazos que ligaban el capital con el trabajo local y debilitó los movimientos obreros nacionales. En las primeras fases de la globalización, la expansión exterior de las empresas suecas generó nuevo empleo inerno, y los objetivos de las dos partes de la alianza no se enfrentaban significativamente. Pero una vez que los transnacionales de Suecia empezaron a definir sus propios intereses como ente global más que nacional, la alianza entre obreros de cuello azul y los dueños del capital se empezó a desintegrar.

 

En esa época, los obreros de cuello blanco superaban a los obreros cuello azul muy educados de Suecia, y la generación más joven daba po supuesto el estado de bienestar, debilitando más la base política de los Social Demócratas de Suecia. La contradicción creciente entre el apoyo del gobierno a la expansión global de las transnacionales suecas y la necesidad de crear empleo y aumentar los sueldos reales internos ya no pudo sostenerse.

 

En 1976, los Socialdemócratas perdieron la elección para el gobierno contra una coalición de tres-partidos de centro-derecha. Cuando los Social Demócratas volvieron al poder en 1982, eran un partido destrozado que intentaba promover políticas que les permitirían márgenes de ganancia suficientes a los industriales de Suecia en la inversión local  para que siguieran  "creyendo en Suecia," una frase acuñada por P. G. Gyllenhammar, el presidente de Volvo.

 

Mantener la fe en Suecia significaba aumentar la porción del producto nacional destinada a   ganancias en relación con los sueldos, de manera que los industriales de Suecia sintieran que valía la pena realizar inversiones internas. Esto se aceptó como el precio para mantener pleno empleo en  un momento en que el desempleo estaba aumentando en otras partes en Europa con tasas del  8 al 9 %.

 

Las políticas resultantes provocaron ganancias corporativas a niveles previamente inimaginables. Con tanto más dinero en sus bolsillos que podría ser absorbido para inversiones productivas, los inversores suecos se volcaron a la especulación arrastrando los precios de bienes raíces, arte, estampas, y otro bienes especulativos. Para detener la escalera de caracol ascendente, el gobierno liberó los controles monetarios para que los los fondos excesivos pudieran liquidarse en  Europa.

 

El dinero fluyó hacia fuera, en tal proporción que ayudó a elevar los precios de los bienes raíces en Londres y Bruselas. Como la burbuja especulativa se alimentó de sí misma, las ganancias rápidas ofrecidas por la especulación agotaron los fondos para las inversiones productivas dentro de Suecia. Finalmente, cuando esa  burbuja especulativa en bienes raíces estalló, el sistema bancario sueco perdió u$s18 mil millones. ¡La deuda fue asumida por el Estado y se transfirió a los contribuyentes suecos!

 

Durante este periodo, los más importantes industriales de Suecia jugaron un papel activo desmantelando al "modelo sueco" que había sido construido por la alianza Socialdemócrata. La Federación de Patrones suecos rechazó negociar sueldos centralizados que había sido uno de las piedras angulares del modelo y se habían aliado con el Partido Conservador. Esto también afectó al equipo de pensadores que se comprometieron con la ideología corporativa de la economía liberal y dirigieron un esfuerzo de relaciones públicas mayor exaltando al individualismo y al mercado libre mientras declaraban al estado Socialdemócrata como opresivo e inepto. Esto llevó al debilitamiento del aparato político del estado y su capacidad de definir políticas a largo plazo.

 

En 1983, el presidente de Volvo P. G. Gyllenhammar se encaminó a llenar la vacante del Roundtable of European Industrialists (Roundtable de Industriales europeos), compuesta por los jefes de las  principales transnacionales europeas, incluyendo Fiat, Nestlé, Philips, Olivetti, Renault, y Siemens. El propósito era definir políticas a largo plazo para el Estado y servir como lobby internacional para presionar por su aplicación. A finales de 1992, el 2 % más rico de las empresas suecas poseían el 62 % por ciento del valor de las acciones negociadas en la bolsa de valores de Estocolmo y el 23 % de toda la riqueza del país. Mientras la clase media sueca se empobrecía entre 1978 y 1988, las 450 empresas más ricas doblaron sus recursos.

El desempleo había estado debajo de 3 % cuando se votó contra los Socialdemócratas sacándolos del gobierno. Subió al 5% en 1992 y se proyectó llevarlo al 7 %, aunque otro 7 % de la fuerza de trabajo estaba comprometido en programas para volver a  entrenarse en proyectos anti-cíclicos y de empleos públicos.

 

Desde el principio, el modelo sueco tuvo las semillas de su propia destrucción:

 

- Construyó una élite financiera poderosa cuyos intereses estaban alejados de los de la mayoría de la clase media.

- Engendró un sentido de complacencia con el bienestar entre las personas suecas.

- No instaló en la generación más joven un conciencia de la necesidad de la democracia de ser recreada continuamente para el control constante del ciudadano y el activismo político.

- Su prosperidad se construyó sobre la explotación no sustentable de los recursos naturales de Suecia de madera, minas de hierro y energía hidroeléctrica.

- Cuando las élites adquierieron un mayor poder financiero, pudieron invertir sus demandas en  recursos financieros sin hacer la contrapartida productiva correspondiente.

- Cuando se abrieron las fronteras económicas,  el trabajo de quienes dependían de un  sueldo para realizar trabajos productivos, se volvieron rehenes de quienes controlaron el capital.

 

El gobierno, en su desesperación por mantener  una actividad interna, cedió o las demandas de las élites financieras,  y mayor la cantidad de dinero pasó a sus manos, y aumentó su poder para dictar políticas públicas en su propio interés, y aumentaron las tensiones en el tejido social. El paralelo a la experiencia americana... estába sucediendo.

 

La experiencia sueca revela una lección de importancia fundamental: los pluralismos democráticos no pueden sobrevivir mucho tiempo en la desigualdad extrema.

 

* * * * *

La Necesidad de un el Equilibrio Creativo

 

En nuestro mundo moderno complejo, una corporación gobernada por un solo sector es inevitablemente disfuncional. Las instituciones de los sectores cívicos, del gobierno y del mercado cada una tiene sus roles necesarios y son necesarias para que una sociedad funcione bien.

 

* * * * *

Sector civil

 

El sector cívico o del ciudadano está compuesto por una inmensa serie de alianzas de  personas que actúan para exigir sus derechos y cumplir sus responsabilidades como ciudadanos.

 

Tales alianzas incluyen, entre otras, muchas organizaciones de representantes que sirven el interés personal de sus integrantes, tal como sindicatos obreros que representan a obreros, asociaciones médicas que representan a médicos, o grupos como el NAACP que representa a los americanos africanos. Incluyen, también, innumerables organizaciones voluntarias que se organizan alrededor de valores compartidos para llevar adelante un proyecto de interés común.

 

En sus actuaciones políticas, las organizaciones cívicas complementan a los partidos políticos como mecanismos variados y flexibles mediante los cuales los ciudadanos definen y articulan una amplia categoría de intereses, satisfacen necesidades locales, y hacen demandas relacionadas con el gobierno. En sus actuaciones educativas, proporcionan bases de entrenamiento para la ciudadanía democrática, para desarrollar las capacidades políticas de sus miembros, reclutar y entrenar a los nuevos líderes políticos, imitar participación política y educar a un púbico más amplio en una variedad extensa de problemas de interés público.

En su actuación de guardianes, sirven, tanto como la prensa, como controles sobre lo que Larry Diamond describió como "la tendencia implacable del Estado a centralizar su poder y evadir la responsabilidad cívil y el control".

 

El sector civil es el cimiento de las sociedades democráticas. En un nivel importante, las organizaciones y redes de ciudadanos están reemplazando a la prensa cada vez más dominada por corporaciones, en la función de control público.

 

Aunque es la sociedad civil la que delega su poder a las mega-instituciones de gobierno y del mercado, las instituciones del sector civil están más limitadas en su capacidad de concentrar  poder político y económico. Al contrario que las instituciones de gobierno y mercado que derivan su poder de su dimensión y recursos financieros, la fuerza del sector civil  reside en el número y diversidad de sus organizaciones, la velocidad y flexibilidad con las que forman complejas y cambiantes alianzas alrededor de valores e intereses compartidos.

 

Para tales alianzas, las organizaciones cívicas pueden lograr cierto grado de poder e influencia. La cacofonía de voces que compiten dentro de una sociedad civil activa es ensordecrdora. Sin embargo, la capacidad de las organizaciones civiles de formar alianzas alrededor de  temas de interés público claramente definidos, les otorga un papel distintivo como catalizadores para definir innovacones sociales de base, articulando, defendiendo, y construyendo integrantes para posiciones que pueden encontrar su camino en el

 

* * * * *

Sector gubernamental.

 

El gobierno es el sector al que la sociedad da la autoridad para usar el poder coercitivo en el interés público.

 La sociedad cede al gobierno el poder para confiscar recursos y privar a una persona de su  libertad física y hasta de la vida. En una democracia, esta autoridad es libremente concedida por el ciudadano - quién tiene el derecho para retirarla a su discreción. Es el ejercicio legítimo del poder coercitivo que le da su capacidad al gobierno para satisfacer la necesidad esencial de mantener el orden público y la seguridad nacional, recaudar impuestos, y reasignar los recursos de la sociedad para satisfacer las necesidades  públicas - tal como la necesidad de justicia suficiente para mantener la legitimidad y viabilidad de las instituciones de la sociedad.

 

El gobierno también tiene límites importantes

 Debido a su capacidad de manejar recursos, se diferencia de las fuerzas del mercado y la disciplina que esas fuerzas imponen. Así el gobierno generalmente es menos eficaz en la producción de bienes y servicios que las organizaciones cuya supervivencia depende de su capacidad de competir en el mercado.

 

La competencia del gobierno es la distribución de las riquezas - una función social esencial - no la creación. Los gobiernos son organizaciones políticas y responden al poder político. Incluso los gobiernos democráticos sólo sirven al interés público cuando el poder político es extensamente compartido dentro de una sociedad civil fuerte y políticamente activa.

 

* * * * *

Sector del mercado.

 

El sector del mercado se especializa propiamente en las funciones que involucran bienes de intercambio - productos económico y servicios para la venta, en respuesta a las demandas del mercado. El mercado tiene una competencia distintiva en la creación de nueva riqueza para las actividades con valor-agregado y es la fuente primera de la sociedad en la relación empresarial y económica esencial y en la innovación tecnológica.

 

Sin embargo, los mercados no obligan a las personas con grandes ingresos a no consumir  más que su justa parte de los recursos del ecosistema. No obliga a los minoristas que no les vendan armas a los niños. No le exige a los productores que reciclen sus residuos. No dan prioridad en la reasignación de  recursos escasos a las necesidades básicas de aquéllos con poco o ningún dinero en vez de  mantener los lujos de quienes tienen gran riqueza; de hecho, en cada caso, hacen  generalmente exactamente lo opuesto.

 

* * * * *

Los mercados responden al dinero y a los valores financieros.

 No hacen distinción entre ganancias obtenidas por una producción eficiente de bienes, y ganancias y el lucro obtenido ejerciendo el poder de monopolio, perpetuando los costos sociales y medio-ambientales para la comunidad, privatizando recursos de propiedad común o creando demandas artificiales mediante campañas destinadas a comercializar productos innecesarios e incluso dañosos. En otras palabras, los mercados son ciegos a muchas de las necesidades de las sociedades humanas saludables y a menudo provocan conductas totalmente contrarias al principio de los  intereses humanos - e incluso a las necesidades del propio mercado. Además, cuando el mercado concentra poder en corporaciones muy grandes, éstas adquieren una forma distintiva de poder coercitivo que la sociedad civil nunca pensó que tendrían  - el poder de privar a las personas o sus herederos de medios de sustento. Este poder representa un trastorno social que sólo un gobierno democráticamente responsable puede corregir.

 

No hay ningún sustituto del mercado en una sociedad moderna compleja, es un mecanismo eficaz para orientar la mayoría de los precios, motivaro la actividad productiva, y procesar transacciones económicas rutinarias. Sin embargo, aunque los mercados son instituciones útiles para llevar a cabo las prioridades públicas, son instituciones impropias para establecerlas.

 

El pluralismo democrático funde las fuerzas del mercado, gobierno y sociedad civil para mantener

 un equilibrio dinámico entre las necesidades sociales compitiendo a menudo por el orden y la justicia social, la producción eficaz de bienes y servicios, la responsabilidad del poder,

 la protección de la libertad humana,  y la permanente renovación institucional.

 

Este equilibrio encuentra expresión en el mercado regulado, no el mercado libre, y en políticas de comercio que unen las economías nacionales entre si dentro de un armazón de reglas que mantienen la competencia local y beneficios para las empresas locales que emplean obreros locales, crean normas locales, pagan impuestos locales y funcionan dentro de un sistema robusto de gobierno democrático. El orden de precedencia entre los tres sectores primarios es fundamental para un ejercicio saludable y equilibrado de la sociedad.

 

Un sector civil sin gobierno y mercado organizado es una anarquía. Este es el motivo por el cual las sociedades civiles crean gobiernos y mercados organizados.

 

La sociedad civil es, sin embargo, el primer sector. La autoridad y legitimidad de todas las otras instituciones humanas fluyen de ella. Puesto que el gobierno es el organismo por el que los ciudadanos establecen y mantienen las reglas dentro de las que el mercado debe funcionar, en el interés humano, el gobierno se presenta, acertadamente como el segundo sector.

 

Las instituciones del mercado apropiadamente funcionan como el tercer sector. Globalizando las economías nacionales y dando piedra libre a las corporaciones se invierte el orden de este poder.

 

El mercado se convierte en el primer sector, el gobierno se subordina a los intereses del mercado,  y la capacidad de la sociedad civil para sostener a un gobierno responsable del interés público se debilita al

máximo.

 

Cuando el mercado reina, la corporación es el rey.

 

* * * * *

Jugando con Reglas Diferentes

 

Una de las reglas básicas de la economía del mercado es que los participantes en las transacciones del mercado deben hacerse cargo de todos los costos de su inversión, que deben reducir de los beneficios. En la práctica, los participantes del mercado se dirigen normalmente a metas muy altas para apropiarse de los beneficios del éxito para sí mismos y cargar los costos a los demás. Esto crea una tensión entre lo qué los mercados eficaces requieren y lo qué los participantes del mercado están auto-interesados en hacer.Los participantes del mercado son atraídos específicamente por una corporación como forma de organización comercial porque su naturaleza legal y estructura tienden a eximir a la corporación y sus dueños de la responsabilidad por muchos de los costos de sus actividades.

 

Los accionistas reales, los dueños reales, raramente tienen alguna voz en los asuntos corporativos y no tienen responsabilidad personal más allá del valor de sus inversiones. Directores y funcionarios están protegidos de obligaciones financieras por los actos de negligencia o se cubren con pólizas de seguro pagadas por la corporación. Los generosos honorarios de los gerentes líderes tienen poca relación con su actuación, y  raramente son perseguidos por los actos ilegales de la corporación. Actos que traerían aparejada sentencia de prisión o hasta de muerte para los individuos, se resuelven, - en el peor de los casos  - con pequeñas multas  para las corporaciones que son generalmente insignificantes con relación a los recursos corporativos.

  

Los juicios de responsabilidad civil constituyen quizás,  la mayor amenaza para  la malversación corporativa, pero aún en este caso, las corporaciones pueden obtener recursos legales masivos en su propia defensa y  tratan de obtener, en forma agresiva, la legislación que limite aún más su reponsabilidad; si ellos pierden, las compañías de seguros pueden cargar con  los costos. Es con buena razón que William M. Dugger caracteriza la corporación como "irresponsabilidad organizada."

 

Al contrario que las personas físicas que están todas por igual destinadas a la tumba en el futuro  y cuyas fortunas están sujetas a confiscación por impuestos a la herencia, las corporaciones pueden crecer y reproducirse sin límite, "viviendo" y sumando poder indefinidamente. En el futuro, ese poder puede evolucionar más allá de la capacidad de control de cualquier ser humano, y la corporación se vuelve una entidad autónoma por sí misma y usa su poder para "crear su propia cultura usa  una lupa  para encauzar la cultura corporativa hacia  las ganancias y clasificarlas  según su tamaño, y poder.'' Quienes sirven el interés corporativo son bien recompensados y obtienen un poder personal importante por su posición. Pero al fin y al cabo, su poder es otorgado por la corporación, y  sirven ala corporación de acuerdo con los intereses de la misma.

 

Ninguna persona física puede igualar los recursos políticos que una gran corporación puede reunir  en su propio nombre. A las corporaciones les puede faltar el derecho al voto, pero éso es un inconveniente sin importancia, dada su capacidad de movilizar centenares de miles de votos entre sus obreros, proveedores, distribuidores, clientes, y el público. La carta constitucional corporativa perdura como una innovación social útil que nos permite satisfacer  las necesidades que no podrían satisfacerse por otras formas de organización.

 

Sin embargo, como la mayoría de las tecnologías, está propensa al abuso y tiene una tendencia a tomar vida independiente del propio interés humano. Libradas a sus propios mecanismos, las corporaciones dominan mercados y eluden los mecanismos teóricos que formulamos nosotros y  que sostienen que  el mercado debe trabajar por el inerés humano. Nosotros podríamos considerar que las corporaciones son instituciones del anti-mercado. De esa manera resulta totalmente normal que los ciudadanos vean a las corporaciones con el mismo escepticismo que los primitivos colonos americanos, que otorgaron  cartas constitucionales corporativas prudentemente, estableciendo reglas claras para su funcionamiento y considerándolos responsable por sus acciones.

 

Lo más importante de todo es que debemos sacar las corporaciones de la política. Los dueños y gerentes de las corporaciones tienen los derechos plenos de cualquier ciudadano, en su capacidad para participar en la definición de metas públicas y políticas. Sin embargo, las corporaciones, como entidades legales no humanas, creadas para servir el interés público, no tienen lugar en el uso de sus recursos para influir en los procesos por los cuales los ciudadanos definen el interés público y establecen reglas para la conducta corporativa.

 

Las corporaciones no son personas. Son ajenas a su estilo de vida y ciegas a las complejas necesidades no materiales de las sociedades humanas. Deben deben estar totalmente prohibida cualquier forma de participación política. (Punto desarrollado en la parte VI). Una carta constitucional corporativa representa un privilegio - no un derecho - que es concedido a cambio de la aceptación de las obligaciones correspondientes. Depende de las personas, los miembros de la sociedad civil - no la persona ficticia de la corporación - definir estos privilegios y obligaciones. Estamos aprendiendo por duras experiencias que la supervivencia de la democracia depende de sostener firmemente a este principio.

 

=============================================================

 

* * * * *

El ajuste sobre los pobres

Extraído del libro: “Cuanddo las corporaciones gobiernan el mundo.”

Por David C. Korten.

Publicado por Kumarian Press, 1995.

 

En la tendencia hacia la construcción de instituciones globales que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, el foco de la atención pública se centró en las Naciones Unidas (ONU) que estaba pensada  para incluir a todos los países con el mismo  voto, por lo menos en su Asamblea General. Los delegados a la ONU son figuras públicas, y los debates están abiertos a al  público y son a menudo acalorados. Todavía la Asamblea General tiene poco poder real.

 

La capacidad real de actuar la inviste el Consejo de Seguridad en el que cada uno de los países más poderosos tiene el derecho de veto. Calificándola por sus estructuras de gobernabilidad, debe concluirse que la ONU fue creada principalmente para funcionar como un foro de debate.

 

En cambio, se crearon otras tres instituciones multilaterales con relativamente poca ropaganda para quedar fuera de la vista del público: el Banco Internacional para la Reconstrucción y Desarrollo, normalmente conocido como el Banco Mundial), el Fondo Monetario Internacional (FMI),

 y el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT).

 Estas tres instituciones se conocoen normalmente como las instituciones Bretton Wood en homenaje a una reunión de representantes de cuarenta y cuatro naciones que se reunieron en Bretton Woods, New Hampshire, 1 - 22 de julio de 1944  para lograr acuerdos en una estructura

 institucional para la economía global de la segunda posguerra mundial.

 

El propósito público de lo que se conoció como el Sistema Bretton Woods era unir el mundo en una red de prosperidad económica e interdependencia que evitaría que las naciones recurrieran a las armas. Otro propósito a los ojos de sus constructores era crear una economía mundial abierta unificada bajo la dirección americana que aseguraría el acceso americano no resistido a los mercados y materias primas del mundo.

 

Dos de las instituciones Bretton Woods - el FMI y el Banco Mundial realmente se crearon en la reunión Bretton Woods. El GATT se creó en una reunión internacional posterior. Aunque formalmente designadas como "agencias especiales" de la ONU, las instituciones de Bretton Woods funcionan casi autónomamente de ella. Su gobernabilidad y procesos administrativos se mantienen cuidadosamente en secreto de la mirada pública y el debate democrático. De hecho, los procesos operativos interiores del Banco Mundial son tan reservados que el acceso a muchos de sus documentos más importantes que se refieren a los planes de los países, y estrategias se ocultan, y se prohíben hasta a sus propios directores ejecutivos gobernantes.

 

Los grandes poderes nacionales tienen a su disposición el poder de veto sobre ciertas decisiones y la proporción de voto de acuerdo a sus acciones de capital subscripto – para asegurar al  Banco Mundial y al FMI, su capacidad para proponer  y controlar la agenda.

 

En sus roles de expertos en deudas internacionales, el Banco Mundial y el FMI se han vuelto cada vez más intrusivos dictando las políticas públicas de los países endeudados y saboteando el desarrollo hacia la gobernabilidad democrática y la responsabilidad pública. Como Jonathan Cahn sostiene en el Harvard Human Rights Journal:

 

"El Banco Mundial debe considerarse como una institución de gobierno y debe ejercer el poder

 a través de su influencia financiera para legislar regimenes legales completos e incluso para alterar la estructura constitucional de naciones que piden préstamos.

 Los consultores aceptados  por el banco vuelven a escribir a menudo la política de comerci

 de un país, políticas fiscales, requisitos de servicio civil, leyes obreras, arreglos del cuidado de salud, regulaciones medioambientales, política de energía, requisitos del repago,

 delegación de leyes  y  política presupuestaria."

 

En su carácter de gobernante, el Banco Mundial - una burocracia global - está tomando decisiones para personas ante quienes no es responsable, como sería la responsabilidad normal de los cuerpos legislativos elegidos. El mismo procedimiento de que pide prestado y que crea su propia deuda, le otorgó el poder al Banco Mundial y al FMI para manejar la políticas de los países que piden préstamos, representó un ataque gravísimo a los principios de responsabilidad democrática.

 

Los acuerdos de préstamo con el Banco Mundial y el FMI, u otras instituciones oficiales de préstamo, o bancos comerciales, se negocian normalmente en secreto entre los funcionarios bancarios y un grupo de funcionarios del gobierno local, quienes, o la mayor parte de ellos son no electos y ocultos a los pueblos en cuyo nombre asumen obligaciones para la tesorería nacional a favor de los prestamistas extranjeros. Incluso en las democracias, los procedimientos para solicitar préstamos  generalmente no siguen el procedimiento normal de los cuerpos legislativos democráticamente elegidos. Así, los ministerios  gubernamentales pueden aumentar sus propios presupuestos sin aprobación del legislativo, aunque el cuerpo legislativo tendrá que asignar las partidas para cubrir el reembolso.

 

Los préstamos extranjeros también les permiten a los gobiernos aumentar gastos actuales sin necesidad de subir impuestos actuales - un rasgo que es especialmente popular entre lo ejecutores de decisiones ricos.

 

A menudo, los mismos funcionarios que aprueban los préstamos se benefician directamente por la participación en contratos y "comisiones" de los contratistas agradecidos.

El sistema crea un incentivo poderoso para pedir  préstamos.

 

En efecto, esos funcionarios que firman los contratos de préstamos extranjeros están forzando totalmente a los habitantes de un país a obligaciones financieras futuras que quedan fuera de todo proceso de revisión pública y consentimiento. Esto resulta gravísimo cuando, como ha pasado a millones de personas en países deudores del Banco, los proyectos de préstamo consolidados desplazan a los pobres de sus casas y tierras, contaminan sus aguas, reducen sus bosques, y destruyen su pesca. Entonces, agregando el insulto al  daño, cuando llegan los pagos de las deudas, a los pobres se les dice que sus servicios sociales y sueldos deben recortarse para embolsar las obligaciones del préstamo del país.

 

* * * * *

La conexión corporativa

 

Aunque se busca crear una imagen de servicio a los pobres y sus gobiernos al solicitar préstamos, el Banco Mundial es antes que nada, una creación del sistema financiero transnacional. Los eslabones financieros directos entre el Banco y el sector corporativo transnacional en los que se piden el préstamo y los prestamistas de esa operación han recibido demasiada poca atención.

 

Técnicamente, el gobierno del Banco es tomado por los miembros que contribuyen al pago del capital; éste era sólo de u$s 10.53 mil millones en 1993. Además los gobiernos miembros han contribuído con u$s 155 mil millones que puede solicitar el Banco en caso de necesitar cumplir con sus obligaciones financieras. El aporte como capital y las garantías reales no se prestan.

 

Garantizan las operaciones de préstamo del Banco en los mercados financieros internacionales, donde reune los fondos que se re-prestan, entonces, a los gobiernos a tasas más favorables de lo que podrían obtener pidiendo un préstamo directo. Aunque el Banco presta a los gobiernos, sus proyectos normalmente se destinan a lograr la obtención de contratos con empresas de construcción transnacionales, grandes empresas consultoras  y contratistas por delegación. Estas empresas son uno de los constituyentes políticos más poderosos del Banco.

 

El área de operaciones del Banco que es estrictamente controlada por los directores-representantes ejecutivos del Banco de sus gobiernos accionistas - es el proceso de la contratación. Cada director quiere asegurar que los países que él o ella representan están consiguiendo su porción justa de contratos de representación. El U.S. Treasury Department realmente es la vanguardia en sus apelaciones por el interés corporativo de asegurar fondos plenos para el Banco. Los Funcionarios de la tesorería señalan que por cada $1 que el gobierno americano contribuye al Banco Mundial, más de $2 regresa a los exportadores americanos en contratos de procuración.

 

Como el Secretario del Erario Lloyd Bentsen aseguró al Congreso en 1994, "Los dólares que  hemos enviado al extranjero para los bancos de desarrollo regresan

al país en exportaciones americanas aumentadas y más trabajo para los americanos."

 

La única función de un miembro del Banco Mundial, la International Finance Corporation, es hacer préstamos garantizados por los gobiernos en términos favorables a los inversores privados cuyos proyectos son demasiado arriesgados para ser calificados por la banca financiera comercial. Se considera del  10 al 2% por ciento del total prestado por el Banco Mundial.

 

Las posibilidades de abuso son aun mayores con los programas de préstamos del núcleo central del Banco. Hasta la fecha, el Banco ha dejado fuera de la exposición pública a la International Finance Corporation que hasta ahora se menciona raramente, incluso por quienes critican al Banco. Sin embargo, dada su propia creencia ideológica en las fuerzas del libre-mercado, parece difícil para el Banco justificar una operación mayor destinada a usar fondos públicamente garantizados para financiar grandes aventuras privadas que son tan arriesgadas que los bancos comerciales no las avalarían.

 

* * * * *

Si los pobres les importaran

 

Cuando fue propuesta la formación del Banco Mundial, el Senador Republicano Robert Taft se presentó como un formidable opositor. Su argumento, hecho en 1945, revela una visión significativa de por

que la ayuda extranjera basada en grandes flujos financieros es una idea profundamente resquebrajada:

 

"Yo pienso que nosotros sobrestimamos el valor del dinero americano y la ayuda americana a otras naciones. Ningún pueblo puede salvar otros pueblos.

Cada nación debe resolver sus propios problemas, y cualquier cosa que nosotros hacemos sólo puede ser un ligero  auxilio para ayudarlo en sus problemas más severos....

Es demasiado probable que una nación que  confía en regalos y préstamos de otros  posponga las medidas esenciales, duras, necesarias para su propia salvación".

 

Taft sostuvo que los mayores beneficiarios serían los banqueros de inversión de Wall Street: "es casi un subsidio al negocio de los banqueros de inversión, e indudablemente también aumentará el negocio que van a hacer los bancos más grandes". Los eventos subsecuentes han confirmado substancialmente el argumento de Taft.

 

Correctamente entendido, el desarrollo es un proceso por el cual las personas aumentan sus capacidades humanas, institucionales y técnicas para producir los bienes y servicios que necesitan para lograr mejoras sustentables en su calidad de vida usando sus recursos disponibles. Muchos de nosotros llamamos a semejante proceso desarrollo centrado en el pueblo no sólo porque beneficia al pueblo sino también porque se centra en el pueblo. Es especialmente importante involucrar a los pobres y a lo excluidos, y así permitir satisfacer sus propias necesidades por sus propios esfuerzos productivos. Una cantidad pequeña de ayuda desde el extranjero puede ser muy útil en un proceso de desarrollo centrado en el pueblo, pero demasiado dinero extranjero puede impedir su desarrollo real e incluso puede arruinar las capacidades que tiene un pueblo para sostenerse. Los debates sobre la substitución de importaciones contra el desarrollo de la exportación raramente tienen en cuenta esta alternativa centrada en el pueblo. Empezando desde arriba, se enfoca  en la producción de otras cosas que  las que las personas excluídas quieren comprar.

 

Las personas pobres raramente compran bienes importados. Sus necesidades son satisfechas con   bienes sencillos  producidos localmente. Cuando un país busca reemplazar importaciones con producción nacional, normalmente significa producir en el país mayor cantidad de bienes que los  están relativamente  acostumbrados a comprar productos extranjeros. Cuando un país busca aumentar sus exportaciones, generalmente significa ajustar la capacidad productiva doméstica a las cosas que están relativamente acostumbrados a comprar a los productores extranjeros.

 

En teoría, cualquier estrategia producirá más trabajo para las personas pobres para que puedan participar en la economía del dinero. Pero normalmente los trabajos que estas estrategias proporcionan son demasiado pocos y demasiado pobremente pagados para eliminar la pobreza. Cualquier estrategia puede, y en la mayoría de los casos lo hace, cambiar de lugar la producción local de las cosas que las personas pobres usan, para producir más de las cosas que las personas más ricas quieren - incluso privar a los pobres de sus medios básicos de sustento, como cuando las tierras de pequeños granjeros son ocupadas por propiedades que producen para la exportación. Reduzcamos el problema a su fundamentos.

 

La pobreza - generalmente definida como la falta de dinero necesario - no es el problema. El problema es la desposesión asociada a la falta de dinero - la falta de acceso a la comida adecuada,  ropa, casa y otras cosas esenciales para una vida decente. Este simple hecho hace pensar en una alternativa centralizada en el pueblo, en la substitución de importaciones  y modelos de desarrollo que den prioridad a la exportación: siguiendo políticas que den oportunidades a las personas que están sufriendo privaciones para producir las cosas que necesitan para tener una vida mejor. Esto es, en muchos aspectos, lo que hicieron Japón, Corea, y Taiwán.

 

Todos ellos hicieron inversiones significativas para lograr un alto nivel  de alfabetización de los adultos y la educación básica, llevaron a cabo una reforma radical de la tierra para crear una economía rural plena basada en la producción de pequeñas granjas, y apoyando el desarrollo de industrias rurales que produjeron bienes necesitadas por familias de granjas pequeñas. Estos elementos  se convirtieron en la base de industrias más grandes. El desarrollo de estos países fue orientado hacia la justicia, no hacia la exportación - contrariamente al revisionismo histórico de los liberales corporativos. Sólo después que estos países desarrollaron una amplia amplia de economías locales, se convirtieron en los en los mayores exportadores  en la economía internacional.

 

Desde el punto de vista del capital de las corporaciones transnacionales  y del Banco Mundial, una estrategia de desarrollo centralizada en el pueblo presenta un gran problema. Puesto que crea muy poca demanda las para las importaciones, también crea poca demanda para los préstamos extranjeros. Además, favorece la propiedad local de los recusos y así ofrece pocas oportunidades de ganancia para las corporaciones transnacionales.

 

Juzgado por su contribución para mejorar la vida de las personas o fortalecer las instituciones de los gobiernos democráticos, el Banco Mundial y el FMI han sido un desastroso y enorme fracaso, una carga enorme para los pobres del mundo impidiendo su auténtico desarrollo. Desde el punto de vista del cumplimiento de los mandatos dados  para su globalización económica poniendo la estructura autóctono bajo el  dominio de los económicamente poderosos, ha logrado un éxito rotundo.

 

Además, el FMI logró un importante éxito evitando, al menos temporalmente, una crisis financiera global en términos favorables a los bancos comerciales del Norte. Juntos, el Banco y el FMI han ayudado a construir componentes políticos poderosos alineados con los liberales corporativos, debilitando la responsabilidad democrática de los gobiernos del Sur, usurpado las funciones de funcionarios democráticamente elegidos y removiendo barreras legales e institucionales más firmes a la re-colonización de las economías del Sur por el capital transnacional. Han hecho discutiblemente más daño a más personas que cualquier otro par de instituciones no militares en la historia humana.

 

==============================================================================

 

* * * * *

Garantizando los Derechos Corporativos

Extraído del libro :”Cuando las corporaciones gobiernan el mundo”.

Por David C. Korten.

Publicado por Kumarian Press, 1995.

 

La estructura de la  economía de la segunda posguerra mundial fue ampliamente elaborada entre los Estados Unidos y Gran Bretaña y requirió la creación de tres instituciones multilaterales: el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), y una organización de comercio internacional.

 La última organización había nacido muerta debido a las preocupaciones

en el Congreso americano que sus poderes violarían  la soberanía americana.

 

El Acuerdo General en los Aranceles y Comercio (GATT) ocupó este  lugar, de una manera ambigua, como el organismo mediante el cual se celebraron acuerdos de comercio multilaterales y se pusieron en vigencia. Recién el el 1 de enero de 1995, se completó el triunviratomente. Una nueva organización global, la Organización Mundial del Comercio (WTO), se creó nació durante la ronda de Uruguay de GATT. Fue ungran  triunfo para los liberales corporativos.

 

Un organismno comercial con una identidad legal independiente y personal similar al del Banco Mundial y el FMI está ahora en su lugar, con el mandato de presionar y eliminar barreras al libre movimiento de bienes y capitales. Las necesidades de las corporaciones más grandes del mundo están representadas ahora por un organismo global con poderes legislativos y judiciales que se comprometn a asegurar sus derechos contra las intrusiones de los gobiernos democráticos y los pueblos ante quienes esos gobiernos son responsables.

 

Eso es lo que el Banco Mundial y el FMI han logrado institucionalizando las doctrinas de los liberales corporativo en países de bajos ingresos. El WTO tiene ahora un mandato  para la entrada en vigencia del poder para trasladarlo a los países industriales.

 

* * * * *

El más alto organismo judicial y legislativo del Mundo

 

Una previsión importante en algunas de las 2.000 páginas del acuerdo de GATT que crea el WTO se encierra en el párrafo 4 de Artículo XVI:

 

 "Cada miembro asegurará la conformidad de sus leyes, regulaciones y procedimientos administrativos a sus obligaciones previstas en  los Acuerdos anexados."

 

Los "Acuerdos anexados " incluyen todos los acuerdos multilaterales de fondo relativos al comercio de bienes, servicios y derechos de propiedad intelectual. Una vez que estos acuerdos son ratificados por los cuerpos legislativos del mundo, cualquier país miembro puede hacer frente, a través del WTO, a cualquier ley de otro país miembro si  cree que  lo priva de los beneficios que él esperó recibir de las nuevas reglas de comercio. Esto incluye virtualmente cualquier ley que exige a los bienes importados adecuarse a las normas de salud local o nacional, seguridad, trabajo o medioambientales que no se ajustan a las normas internacionales aceptadas por el WTO.

 

A menos que el gobierno contra el que se dirije la queja pueda demostrar a satisfacción del directorio del WTO que varias previsiones severamente restrictivas han sido satisfechas, debe poner sus propias leyes en línea con la norma internacional más favorable o ser penado con multas perpetuas o sanciones de comercio. La meta de WTO es la "armonización" de regulaciones de las normas internacionales que exigen que los productos importados reúnan normas locales en algunas  materias como leyes de reciclado, uso de aditivos carcinogénicos en  la comida, requisitos de seguridad para los automóviles, prohibiciones de substancias tóxicas, etiquetado e inspección de carne: todas estas normas pueden estar sujetas a denuncia. El país ofensor debe demostrar que existe una justificación completamente científica para su acción.

 

El hecho que sus ciudadanos no quieran estar  expuestos a niveles  más altos de riesgo simplemente por haber sido aceptados por las normas de WTO más débiles, no es aceptable para el WTO como justificación válida. Las medidas de conservación que restringen la exportación a un país -recursos como productos de selvicultura, minerales, y productos de pesca - podrían calificarse como prácticas de comercio injustas, como pueden serlo localmente las reglamentaciones para talar madera u otros recursos procesados localmente para proporcionar empleo local.

 

También pueden desarrollarse procesos contra países que intenten dar tratamiento preferencial a inversores extranjeros sobre los locales o que fracasen en proteger los derechos de propiedad intelectual (patentes y derechos de propiedad literaria) de compañías extranjeras. Los intereses locales ya no son una base válida para las leyes locales bajo el nuevo régimen del WTO. Los intereses del comercio internacional que son esencialmente los intereses de corporaciones transnacionales tienen primacía.

 

También pueden cuestionarse las leyes de Estados y gobiernos nacionales aplicadas dentro de la jurisdicción de un país miembro, aunque estos gobiernos no sean signatarios del nuevo acuerdo. El gobierno nacional bajo cuya jurisdicción se encuentran obliga a tomar todas las medidas razonables para asegurar la satisfacción de éstas administraciones nacionales  o locales. Esas "medidas razonables" incluyen la legislación preventiva, pleitos y retiro del apoyo financiero. El hecho que las leyes locales están amenazadas por la provocación del l WTO no significa que necesariamente  las acepte.

 

Sin embargo, hay numerosos casos en los que estos mismos tipos de leyes fueron cuestionadas con éxito bajo las anteriores, menos severas, reglas de GATT. Incluso antes que el GATT / WTO fuera ratificado, Estados Unidos, Canadá, la Comunidad Europea, y Japón, habían recopilado extensas listas de las  leyes contrarias a ese acuerdo en cada país,  cuyo motivo era  cuestionarlas.

 

Aunque el GATT-WTO es un acuerdo entre países, y los cuestionamientos son llevados por actuaciones de un país contra otro, la decisión para un planteo normalmente viene de una corporación transnacional que considera ser perjudicada por una ley particular. Esa corporación busca un gobierno que pueda animarse a plantear una impugnación. No necesariamente debe ser el gobierno de su país de incorporación; una impugnación puede ser hecha  por el gobierno de cualquier país que considere  razonable que su interés económico está siendo perjudicado. Por ejemplo, una compañía americana de plantaciones  de frutas en México usa un pesticida que deja un residuo tóxico en la fruta que responde a las normas internacionales,  pero es más importante que la norma del estado de California. La corporación podría convencerle al gobierno mexicano que impugnara la  norma de California de acuerdo con las disposiciones del WTO. California no tendría ningún derecho para apelar ante los tribunales de EE.UU. una decisión  desfavorable del WTO.

 

En otras partes del mundo, las compañías de tabaco han usado reiteradamente acuerdos de comercio para combatir reformas de salud destinadas a reducir el consumo del cigarrillo.

 

Cuando Taiwán estaba por sancionar una ley que prohibiría la venta de cigarrillos en los expendedores automáticos, restringir el público a áreas de fumadores, prohibir todas las formas de propaganda y promoción de tabaco, financiar una campaña de educación pública para estimular a las personas a dejar de fumar, el representante de comercio americano respondió a los planteos de las compañías del tabaco transnacionales amenazando aplicar sanciones comerciales contra Taiwán,

 aunque esas leyes afectaran igualmente a empresas locales tabacaleras taiwanesas y a las importaciones de EE.UU.

 

Después que las prohibiciones a las compañías del tabaco extranjeras se derogaron como resultado de similar presión en Corea, el porcentaje de fumadores adolescentes masculinos subió del 1.6 % al 8.7 %. Cuando un cuestionamiento a una ley nacional o local se lleva ante el WTO, las partes contendientes presentan su caso en una audiencia secreta ante un panel de tres expertos en comercio, generalmente abogados que han hecho carrera representando a clientes corporativos en asuntos comerciales. No hay ninguna disposición para la presentación de soluciones  alternativas, como informes de integrantes de organizaciones no-gubernamentales, a menos que un equipo determinado  elija solicitarlos.

 

Los documentos presentados a los paneles son confidenciales, salvo  que un gobierno decida  publicar sus propios documentos. Se prohíbe explícitamente la identificación de los panelistas que apoyaron una posición contra la elusión. La carga de la  prueba está a cargo del  demandado para demostrar que la ley en cuestión no es una restricción al comercio tal como lo define el GATT. Cuando un panel decide que una ley nacional viola las reglas de WTO, puede recomendar que el país ofensor cambie su ley. Los países que no hacen el cambio recomendado dentro del periodo prescrito afrontan multas financieras, sanciones de comercio, o ambas. Bajo las reglas propuestas, las recomendaciones del panel de revisión son adoptadas automáticamente por el WTO sesenta días después de la presentación, a menos que haya un voto unánime de miembros de WTO que las rechace. Esto significa que más de 100 países, incluso el país que ganó la decisión, deben votar contra una decisión del panel para cambiarla  - dejando a las apelaciones al proceso prácticamente  sin sentido.

 

Como lo era el GATT, el WTO es una organización de comercio y su objetivo es eliminar barreras al comercio y a la inversión internacional. Los representantes nacionales que votan en sus reuniones son representantes de comercio entrenados cuyo mandato primario es abrir nuevos mercados a las exportaciones de sus propios países. Las responsabilidades por mantener equilibrios del intercambio exterior; el pleno empleo, la salud, seguridad y normas medioambientales; protección de los derechos democráticos de los ciudadanos caen bajo la jurisdicción de otras burocracias. Puede anticiparse razonablemente que el WTO seguirá el modelo del GATT dando prioridad a los objetivos del comercio sobre todas las otras preocupaciones de la política pública.

 

El WTO tiene poder legislativo y judicial. El GATT le permite al WTO cambiar ciertas reglas de comercio con los dos tercios de los voto de sus miembro representantes. Las nuevas reglas obligan  a todos los miembros.

 

El WTO es, en efecto, un parlamento mundial  compuesto de burócratas

 no electos con poder de corregir su propia carta constitucional sin intervención de los cuerpos legislativos nacionales.

 

A causa de que  las actividades económicas han asumido tanta importancia en las sociedades modernas, el control de las reglas económicas es uno de los poderes más importantes en el mundo de hoy. Con el WTO, un grupo de representantes de los comercianetes,  no electos se convertirá en el Tribunal  más alto del mundo y el cuerpo legislativo más poderoso a los que se subordinarán los juicios y autoridades  de todos los otros Tribunales  y legislaturas.

 

* * * * *

Gobernabilidad en el interés corporativo

 

Las mayores corporaciones transnacionales del mundo han tenido un papel de ente experto muy influyente en las negociaciones del GATT y serán igualmente activas en el WTO. Están bien representados sobre todo en las comisiones americanas que han tenido un rol fundamental en la formación de los acuerdos de GATT. La clave a este acceso corporativo es el Acta de Comercio americano de 1974 que mantiene un sistema de  comités asesores de comercio para llevar una perspectiva pública a las negociaciones de comercio americanas.

 

Los comités de comercio deben aceptar el Acta del Comité Asesor Federal de 1972 que establece  pautas para la designación de los miembros de todos lo comités asesores federales. La representación pública debe ser "bastante equilibrada en los términos de los  puntos de vista representados y en las funciones

 

También se exige que los propcedimientos de los comités asesores estén abiertos al público. La oficina del representante de comercio americano ha decidido definir este requisito en el sentido que los miembros del comité asesor  deben ser representativos  de la comunidad comercial con respecto al "equilibrio entre los sectores,la línea de productos, entre las empresas pequeñas y grandes, entre las áreas geográficas, y entre los grupos demográficos."

 

Un estudio efectuado por el Public Citizen's Congress Watch publicado en diciembre de1991, demostró que entre 111 miembros de los tres principales comités asesores de comercio, estaban representados sólo dos sindicatos obreros. Un asiento designado para una organización de defensa medioambiental no había sido ocupado  y no había ningún representante de los consumidores.

 

Los paneles de comercio raramente anunciaron sus reuniones al público y nunca permitieron su asistencia. El interés corporativo, a difeencia del interés público, estaba bien representado. El estudio demostró que noventa y dos miembros de los tres comités representaron empresas individuales, y dieciséis representaron asociaciones de comercio e industria - diez de ellos de la industria química.

 

El  Comité Asesor para la Política de Comercio y Negociaciones, es el más importante de los paneles, están icluídos  gigantes corporativos como  IBM, AT&T, Bethlehem Steel,

Time Warner, 3M, Corning BankAmerica, American Express, Scott Paper, Dow Chemical, Boeing Eastman Kodak, Mobil, Amoco, Pfizer, Hewlett Packard, Weyerhaeuser

 y General Motor,  todos ellos fueron también  miembros del U.S. Business Roundtable.

 

De los miembros corporativos, todos menos General Motors estaban representados por el presidente de la mesa - en la mayoría de los casos estos miembros trabajaban como funcionarios ejecutivos jefes (CEO). Según el Public Citizen's Congress Watch:

 

"Se entrelazan así los comités asesores con los negociadores de comercio gubernamentales, de esa manera  los miembros de paneles piden medidas  de seguridad. Uno de los puestos de privilegio entre los miembros es un habitación  de lectura especial lleno de documentos clasificados disponibles para la lectura por consejeros no gubernamentales. Para habilitar las opiniones de consejeros de comercio con respecto a las charlas actuales del GATT para localizar más rápidamente a los negociadores, se ha formado  un banco de datos que al instante pone las palabras de un miembro del comité asesor a disposición  de los negociadores. Los patrocinantes  gubernamentales del sistema asesor del comercio asumen la tarea  enorme de mantener a los consejeros de comercio totalmente informados de cada innovación o cambio en el proceso negociador. A pesar de su enorme  influencia, los consejeros corporativos de comercio trabajan casi en  la oscuridad total."

 

Un documento del Departamento de Comercio de1989 describe el compromiso de los miembros del comité asesor en el la Ronda de  Tokio 1979:

 

"Los miembros asesores pasaron largas horas en Washington consultando directamente con  los negociadores  problemas clave y repasando los textos reales de los acuerdos propuestos. La mayoría de los negociadores gubernamentales siguieron el consejo del comité asesor. Cada vez que el consejo no se siguió, el gobierno informó a los comités de las razones por las cuales no era posible utilizar sus recomendaciones."

 

Se estimó que de las noventa y dos corporaciones representadas en los tres paneles asesores de comercio, veintisiete compañías o sus afiliados habían sufrido  multas aplicadas por la Agencia de Protección del Ambiente (EPA) por un monto de más de u$s 12.1 millones entre 1980 y 1990, por desobedecer regulaciones medioambientales existentes. Cinco: DuPont, Monsanto, 3M, General Motor, y Eastman Kodak – integraban la lista de EPA de mayores  descargas de desechos de riesgo.

 

Veintinueve de las compañías miembros o sus afiliados habían contribuido colectivamente con  más de u$s 800.000 en un fallido esfuerzo por derrotar la Ley de entrada en Vigencia de Agua Potable y Tóxicos, una iniciativa estatal que exigía etiquetas exactas en los productos que podían causar cáncer y limitar las descargas tóxicas en agua potable. Veintinueve, habían contribuído con más de u$s 2.1 millones en una oferta exitosa para derrotar otra iniciativa de California llamada Big Green, qué, entre otras previsiones, habría dictado normas más firmes para la descarga de químicos tóxicos.

 

Clayton Yeutter, en su actuación como secretario americano de agricultura durante el gobierno de George Bush, declaró públicamente que una de sus metas principales era usar el GATT para derrotar las estrictas regulaciones locales y estatales sobre seguridad en la comida. Expresó: "Si el resto del mundo puede está de acuerdo en lo que debe ser la norma en un producto dterminado, quizás  EE.UU. o la CEE  tendrán que admitir que  están equivocados cuando sus normas difieren."

 

Las normas de seguridad y salud global de WTO relativas a comida son dictadas por un grupo conocido como la Comisión Códice de Alimentarios, o Códice. Es un cuerpo inter-gubernamental establecido en 1963 y funciona junto a la Organización de Agricultura y Comida de ONU (FAO) y la Organización de Salud Mundial (WHO) para establecer normas internacionales en temas como residuos de pesticidas, aditivos, residuos de drogas veterinarias, y etiquetas.

 

Los críticos de Códice afirman que está muy influenciado por la industria y ha tendido a armonizar normas que tienden a desaparecer. Por ejemplo, un estudio Greenpeace de EE.UU. estableció  que los niveles de seguridad del Códice para por lo menos ocho pesticidas ampliamente usados están más bajos que las actuales normas americanas un 25 %. Las normas del Códice permiten residuos de DDT  cincuenta veces mayores que los permitidos por la ley americana.

 

Las comisiones gubernamentales del Códice incluyen rutinariamente a representantes no-gubernamentales, casi exclusivamente elegidos por los industriales. Ciento cuarenta de las más grande multinacionales de comida del mundo y empresas de agro-químicos participaron en reuniones del Códice sostenidas entre 1989 y 1991. De un total de 2.587 participantes individuales, sólo veintiséis vinieron de grupos de interés público. Nestlé, la compañía de comida más grande del mundo, tenía treinta y ocho representantes. Un portavoz de Nestlé explicó: "me parece que los gobiernos encontrarán a las personas calificadas más fácilmente  en las compañías que entre los ayatolas auto-elegidos del sector de comida."

 

* * * * *

Protegiendo los monopolios de la información

 

Muchas previsiones GATT-WTO se han transforma en requisitos para asegurar el funcionamiento eficaz de los mercados competitivos. Todavía el GATT-WTO no ha hecho nada para limitar la facultad de las corporaciones transnacionales para usar su poder económico para eliminar a los competidores del mercado por medios ilícitos; absorber a los competidores por fusiones y compras; o formar alianzas estratégicas con competidores para compartir tecnología, medios de producción, y mercados.

 

De hecho, hay una área en que el GATT exije fortalecer la regulación gubernamental y las normas en sus acuerdos sobre los derecho de patente de propiedad intelectual, derechos de propiedad literaria, y marcas de fábrica. En este caso, la exigencia es para que haya una intervención gubernamental fuerte para proteger el derecho corporativo de monopolio sobre la información y tecnología.

 

Particularmente siniestra es la extensión hecha por el GATT-WTO de los derechos de protección de patentes internacionales de materiales genéticos, incluso semillas y medicinales naturales.

Las compañías americanas han perseguido agresivamente la protección de patente para semillas y materiales genéticos en Estados Unidos, convenciendo  al gobierno americano para que extendiera su protección a la patente de todos los organismos genéticamente diseñados, de microorganismos a plantas, y  excluyendo solamente  animales  y seres  humanos.

 

Patentando los procedimientos  por los que se insertan genes en una especie de semillas unas pocas compañías han obtenido eficazmente los derechos de monopolio sobre la investigación genética en toda  una especie y sobre cualquier producto útil para esa investigación. Estas compañías han estado presionando tenazmente  para convertir tales patentes en monopolios mundiales dentro del  GATT-WTO.

 

En 1992 se le concedió a Agracetus, Inc., una subsidiaria de W. R. Grace, una patente americana sobre todas las variedades de algodón genéticamente diseñadas o "transgénicas" y tiene trámites pendientes para  patentes similares en otros países que representan el 60 % por ciento de la cosecha total  de algodón del mundo, incluyendo India, China, y Brasil y Europa. En marzo1994, recibió una patente europea sobre todas las sojas transgénicas y tiene una patente similar pendiente en los Estados Unidos.

 

Tradicionalmente, los granjeros han guardado semillas de una cosecha para obtener la próxima. Con  la ley actual americana de patentes, un granjero que guarda y replanta la descendencia de una semilla patentada está violando esa ley. El movimiento para globalizar la protección de semillas y otras patentes para obtener  vida ha se ha expresado en manifestaciones masivas de los granjeros en la India que entendieron que bajo los acuerdos GATT-WTO, podrían prohibírseles  plantar sus propias reservas de semilla sin pagar un royalty a una corporación transnacional.

 

La visión de la industria de lo que es correcto y apropiado con respecto a los derechos del pueblo a sus medios de subsistencia ha sido expresada claramente por Hans Leenders, secretario general de la asociación de industrias de empresas corporativas y criadores de semilla:

 

 "Aunque ha sido una tradición en la mayoría de los países que un granjero pueda

 guardar semillas de su propia cosecha, no es justo en  las circunstancias actuale,s  que un granjero pueda usar esta semilla y hacer  crecer una cosecha comercial sin pago de una royalty....

 La industria de la semilla tendrá que luchar duro para lograr un tipo mejor de protección."

 

Las medidas que se extienden a la protección de patentes sobre los materiales genéticos se promueven con el argumento que ellos acelerarán el adelanto de la investigación agrícola y mejorarán la seguridad global sobre la comida. Los críticos sostienen que esas patentes ahogan la investigación prohibiendo el uso de materiales genéticos y técnicas a cualquier investigador que no trabaje bajo licencia específica concedida por el poseedor de la patente.

 

Vandana Shiva, un líder de la oposición del Sur al  patentmiento de formas de vida dice: "Esto es simplemente otra manera de declarar el monopolio global sobre la agricultura y sistemas de comida para ser manipulados como un derecho de las corporaciones multinacionales. Lo que nosotros estamos viendo es un esfuerzo escandaloso de unas  pocas corporaciones para establecer el control del monopolio sobre la herencia biológica común a todo el  planeta”.

 

Una revisión de los logros de las tres instituciones Bretton Woods se manifiesta como una necesidad  real de acuerdo con en el enfoque señalado.

 

El Banco Mundial  ha actuado como una instalación de exportación-financiación para las grandes corporaciones basadas en el  Norte.

El FMI ha actuado como recaudador de la deuda para las instituciones financieras radicadas en el  Norte.

El GATT ha actuado para crear y dar fuerza a una carta de derechos corporativos que protegen los derechos de las corporaciones más grandes del mundo contra la intervención de los pueblos, comunidades y gobiernos democráticamente elegidos.

 

El Banco y el FMI celebraron su quincuagésimo año en 1994. Organizaciones de ciudadanos de todo el  mundo recordaron este evento con una campaña global organizada en torno al tema "Cincuenta Años Son Bastante."

 

Cincuenta años de Bretton Woods han sido de hecho mucho más que suficientes. Los pueblos y el medio ambiente del mundo no pueden permitirse más este lujo. La Segunda Guerra Mundial no acabó la dominación global de los Estados débiles por los más fuertes. Simplemente encubrió el colonialismo en una forma menos obvia, engañando. El nuevo colonialismo corporativo no es nada más que una consecuencia de inmutables fuerzas históricas de lo que fue el viejo colonialismo estatal. Es una consecuencia de opciones conscientes basadas en la búsqueda de los intereses de la élite.

 

Este interés de la élite se ha alineado estrechamente con el interés corporativo adelantando las desregulaciones y la globalización económica. Como consecuencia, las corporaciones transnacionales más grandes y el sistema financiero global han asumido el máximo poder sobre las conductas de los asuntos humanos en la búsqueda de intereses que están cada vez más en oposición con el interés humano. Es imposible tener sociedades saludables, justas, y democráticas cuando se concentra el poder político y económico en  corporaciones gigantescas.

 

Hemos creado un sistema que ahora está fuera del control de quienes lo crearon

 y que los  recompensa abundantemente por servir a sus fines. De hecho, el sistema se

está volviendo  ahora también contra ellos.

 

En la Sección IV, examinamos la naturaleza y dinámica de este sistema.

 

=============================================================

 

* * * * *

Carrera hacia el abismo

Del libro:”Cuando las Corporaciones gobiernan el mundo.”

De David C. Korten.

Publicado en: Kumarian Press, 1995.

 

Mientras la competencia está siendo debilitada en su centro, se está haciendo más intensa entre los pequeños comerciantes, los obreros, y localidades de la periferia que se destruyen entre sí y contra sí en una lucha desesperado por la supervivencia. Lo que los liberales corporativos llaman "volverse más globalmente competitivos" se representa más con precisión como una carrera hacia el abismo. Con cada día que pasa se vuelve más difícil obtener contratos de uno de los mega-minoristas sin emplear trabajo infantil, estafar  obreros en el pago  de horas extras, imponer cuotas despiadadas y operaro con elementos inseguros. Si un contratista no lo hace, sus precios serán más altos que los de otro que lo hacen.

 

Con centenares de millones de personas desesperadas por cualquier tipo de trabajo que la economía global puede ofrecer, habrá siempre competidores ávidos. Enfrentadas con sus propios imperativos, las corporaciones centrales no  pueden hacer otra cosa que cerrar sus ojos a las transgresiones e insisten en que ellos no tienen responsabilidad por las actos de sus contratistas.

 

* * * * *

Esclavitud moderna

 

La enumeración de las condiciones de trabajo de millones de obreros, incluso en el "moderno y abundante" Norte, parecen un retroceso a los días de la primitiva revolución industrial. Considere esta descripción de condiciones de contrato de tiendas de ropa en el rico y moderno San Francisco: Muchos de ellos son oscuros, incómodos y sin ventanas.... días de doce horas sin días francos y un descanso anormal sólo para el almuerzo. Y en esta ciudad rica, cosmopolita, muchas tiendas aplican norma severas que recuerdan el siglo diecinueve. A los obreros no se les permitía hablar con nosotros y  no nos permitieron ir al baño" dice a un obrero asiático del vestido...

 

Consciente del celo de los fabricantes por los bajos precios de ofertas, casi 600 contratistas de costura en el Área de la Bahía se involucran en la competencia - a menudo un tipo de marcha darwiniana hacia el abimso.... Los fabricantes tienen otro rebusque poderoso para mantener las ofertas bajas. Katie Quan, gerente de International Ladies Garment Workers Union en San Francisco, explica: "Ellos dicen, 'Si usted no lo toma, nosotros lo enviaremos a ultramar, y usted no conseguirá el trabajo y sus obreros sufrirán  hambre."

 

En 1992 una investigación [departamento de Trabajo] de tiendas del vestido en el protectorado americano de Saipan constató condiciones semejantes a la servidumbre obligada por contrato: Obreros chinos cuyos pasaportes se habían confiscado, plantando en semanas de ochenta y cuatro horas a sueldos inferiores a los mínimos. La diferencia entre las condiciones de trabajo entre el Sur y el Norte tal como está definida por la geografía se vuelve más borrosa que nunca.

 

Dorka Diaz, una obrera textil de veinte años que anteriormente producía  ropas en Honduras para Leslie Fay, una transnacional radicada en EE.UU., testificó ante el Subcomité en Relaciones de Trabajo de la Cámara de Representantes que trabajó para Leslie Fay en Honduras junto a doce muchachas de trece años encerradas con llave dentro de una fábrica donde la temperatura era a menudo de 100 grados y no había agua potable limpia. Durante una semana de cincuenta y cuatro horas, se le pagó un poco más de u$s20. Ella y su hijo de tres años vivían al borde de la inanición. En abril de1994, se la despidió por intentar organizar un sindicato.

 

Cuando las mujeres negras que se esforzaban sobre máquinas de tejer en una fábrica de suéters poseída por taiwaneses en África del Sur por cincuenta centavos la hora, creyeron que con la elección de Nelson Mandela se orudiciría "una negociociación con el sindicato, sueldos mejores y un poco de respeto," los dueños taiwaneses respondieron cerrando abruptamente sus siete fábricas sudafricanas y eliminando 1.000 puestos de trabajo.

 

Con tan bajos sueldos el costo de trabajo en África del Sur es dos veces el costo del trabajo en Brasil o México y durante varias épocas en Tailandia o China. Notando que los probables inversores extranjeros se han vuelto cautos en África del Sur, el New York Times sugiere: "hay dudas sobre el compromiso a largo plazo del Gobierno con el capitalismo, sobre si Mr. Mandela puede responder a las expectativas de la mayoría empobrecida."

 

En el mundo del gran dinero y bultos de honorarios multimillonarios, la codicia es un obrero que quiere un sueldo vivo. En muchos países del Sur, decir que las condiciones están al borde de la esclavitud es apenas  una exageración. China se ha vuelto un favorito para corporaciones extranjeras que buscan trabajo barato y tercerizan por procuración offshore los precios que bajan hasta el fondo. Business Week describió las condiciones prevalecientes entre los obreros de fábrica chinos: En fábricas financiadas por extranjeros que emplean aproximadamente 6 millones de chinos en las provincias costeras, abundan los accidentes. En algunas fábricas, se castigan obreros, golpándolos, desnudándolos e  investigándolo; e incluso está prohibido usar el baño durante las horas de trabajo.

 

En una compañía controlada por extranjeros en la provincia Fujian, ciudad de Ziamen,

 40 obreros, un 10% de los trabajadores, han quedado con  sus dedos aplastados por máquinas obsoletas. Según los informes oficiales, hubo 45.000 accidentes industriales

en Guangdong el año pasado, perdiéndose más de 8.700 vidas....

El mes pasado... 76 obreros murieron en un accidente en una  fábrica en Guangdong.

 

Aunque según informes recibidos el gobierno chino está intentando ajustarse a las normas, ha enfrentado enormes problemas de desempleo desde su decisión de liberar las fuerzas del mercado. Decenas de millones de obreros rurales se están trasladando a las ciudades. El desempleo urbano era de 5 millones a mediados de 1994, un  aumento del 25 % en el  año. Solamente en 1993, dos millones de obreros perdieron sus trabajos en la provincia de Heilongjiang. Millones de obreros urbanos más enfrentan recortes de salario y la mitad de las empresas controladas  por el gobierno que emplean casi la mitad de la fuerza de trabajo urbano están perdiendo dinero, creando posibilidades de despidos masivos y cierres de plantas. Los esfuerzos gubernamentales por ajustarse las normas en este "milagro del libre-mercado" también son trabados, subiendo como un cohete las tasas de crimen y corrupción.

 

En Bangladesh, un número estimado de 80.000 niños menores de catorce años, la mayoría de ellos mujeres, trabaja por lo menos sesenta horas semanales, en las en fábricas de vestidos. Por interrupciones u otros errores, los supervisores masculinos los golpean o les obligan a arrodillarse en el suelo o pararse sobre sus cabezas de diez a treinta minutos. No sólo sucede en la industria del vestido.

 

En India, uno núero estimado de 55 millones de niños trabajan en diversas formas de servidumbre, muchos como obreros garantizados - esclavos virtuales -en las condiciones más espantosas. Cada niño tiene su propia historia. Unos meses después de su rescate del trabajo forzado, Devanandan le dijo a un reportero que había sido seducido para dejar su casa por una promesa de sueldos de u$s100 al mes por trabajar en un telar dos horas por día mientras iba a la escuela. Cuando estuvo de acuerdo, se encontró encerrado con llave en un cuarto donde comía, dormía, y fue forzado a trabajar y anudar alfombras desde las cuatro de la mañana hasta la noche, por uno pago de peniques.

 

El ex Juez Principal Indio P. M. Bhagwati ha testificado públicamente haber observado ejemplos de muchachos que trabajan de catorce a veinte horas al día: "Ellos son golpeados, marcados con hierro [con varas de hierro calientes al rojo] e incluso colgados al revés de los árboles."

 

La industria de la alfombra en la India exporta u$s 300 millones en alfombras por año, principalmente a los Estados Unidos y Alemania. Las alfombras son producidas por más de 300.000 obreros niños que trabajan de catorce a dieciséis horas al día, siete días por semana, cincuenta y dos semanas por año. Muchos son obreros garantizados y pagan las deudas de sus padres; fueron vendidos como esclavos o han sido secuestrados de padres de bajas castas. Los afortunados ganan un sueldo de subsistencia. Los infortunados no ganan nada en absoluto.

 

Los fabricantes de alfombras sostienen que la industria debe tener obreros niños para poder sobrevivir en competencia con las industrias de alfombras de Pakistán, Nepal, Marruecos, y de otras partes que también usan niños obreros. Cuando nos apresuramos en mencionar esta carrera hacia el abismo en un mundo globalmente competitivo, es simplemente para tener presente de cuan profundo es el fondo hacia el que estamos corriendo.

 

* * * * *

Los Límites de la Responsabilidad Social

 

Dentro de la industria textil, algunas empresas interesadas en lo socia, lcomo Levi Strauss, Esprit, y The Gap están intentando subsistir de acuerdo con sus valores. Están demostrando que una empresa responsable, bien manejada no necesita tolerar la peor de las condiciones descritas arriba, pero enfrentan las mismas presiones competitivas que otras en su industria. Casi inevitablemente, esas  empresas se sienten  con su personalidad desdoblada. Finalmente, esas empresas  financian sus buenos trabajos públicos, los buenos sueldos y las condiciones de su personal de la oficina principal, pero obtienen la mayoría de los insumos de lo  que ellos venden de contratistas que ofrecen sueldos bajos y condiciones de trabajo inferiores.

 

Consideramos específicamente el caso de Levi Strauss, una compañía reconocida ampliamente como  líder en el campo de la responsabilidad corporativa. En abril de 1994, el Council on Economic Prioritie le dio un premio por su "compromiso no usual en las prácticas

 no explotadoras del trabajo en países en vías de desarrollo."

 

En 1984, la compañía fue designada como una de las mejores  cien compañías de tabajo en América. En junio1992, la revista Money la ubicó primera entre todas las compañías americanas por los beneficios a sus empleados. Bob Haas, el funcionario ejecutivo principal (CEO) de Levi Strauss, fue destacado en 1 de agosto de 1994, en la tapa de Business Week "Manejado por Valores," enfatizando su convicción que la responsabilidad social y la práctica ética son buen negocio. En 1985, Bob Haas, como el CEO y miembro de la familia de Levi Strauss, produjo una compra estratégica por u$s 1.6 mil millones de la compañía y específicamente una compra privada para prevenir una compra externa de parte de los especuladores.

 

El hecho que el 94 % de las acciones estén en las manos familiares de Haas ha dado más flexibilidad a la compañía manteniendo un compromiso social por el que una compañía sostenida públicamente podría tener en caso de compra externa. Bajo la dirección de Haas, Levi Strauss ha implantado normas estrictas con respecto al ambiente de trabajo. Como evidencia de lo que ellos piensn, la mesa directiva de Levi Strauss votó unánimemente anular  contratos de producción con China  por u$s 40 millones anuales como protesta por violaciones de derechos humanos.

 

Cuando la compañía se enteró que su contratista en Dhaka, Bangladesh, estaba contratando a muchachas jóvenes de once años, como costureras jornaleras de jornada completa, realizó un acuerdo por el que Levi Strauss continuaría pagando los sueldos de estas muchachas mientras las enviaba a la escuela y pagaba sus uniformes, libros, y matrícula. Cuando llegaron a la edad de catorce años, la edad del empleo mínima establecida por la normas de la Organización Obrera Internacional, volvieron a trabajar. De acuerdo con las las normas que rigen  la industria, Levi Strauss es un candidato a la santidad.

 

Pero es bueno ver serenamente cómo incluso un Levi Strauss puede ser  presionado y quebrado. Aunque Haas afirma que Levi Strauss ha hecho un gran esfuerzo para mantener muchos de sus trabajos de producción en Estados Unidos por todos los medios posibles, durante los años ochenta, cerró cincuenta y ocho plantas americanas y despidió a 10.400 obreros. Según Haas, si la compañía hubiera tomado sus decisiones sobre bases totalmente económicas, su remanente del 34% de la producción y las plantas desaparecidas habrían sido todas cerradas a favor de la producción extranjera.

 

Incluso en sus plantas en los Estados Unidos, el fenómeno centro-periferia es evidente. Cuando los autores de Las 100 Mejores Compañías de Trabajo en América visitaron la planta Levi Strauss en El Paso, Texas, constataron que la revista Money había designado al  número uno  de la compañía en base a los beneficios disfrutados por su personal de la oficina principal, no por el personal en sus plantas. Los beneficios recibidos por los obreros de producción en El Paso eran poco diferentes a las condiciones marginales de otras fábricas textiles locales. Los autores decidieron no incluir esa compañía entre los 100 mejores en la edición revisada del libro.

 

* * * * *

Extendiendo el cáncer

 

Hemos centrado nuestra atención aquí en las multinacionales radicadas en EE.UU., porque sus estragos parecen estar extendiéndose por el mundo como un cáncer. En 1994, a causa de una embriaguez de reestructuraciónes corporativas en Europa, igual a la de Estados Unidos, se produjo una  tasa de desempleo del 10,9%. Estas  tasas altas pueden incluso enmascarar un trastorno mucho más profundo.

 

En Bélgica, el desempleo era 8.5 % 1992, pero el 25% de la fuerza laboral se estaba manteniendo con la ayuda pública. La desocupación persistente está produciendo uns creciente inquietud social, exacerbando las tensiones raciales y originando una viciosa repercusión negativa contra los inmigrantes. La desocupación es especialmente aguda entre la juventud cuya tasa de desempleo es dos veces el de la población general, y sigue en aumento.

 

El 25 de marzo de 1994, 50.000 estudiantes marcharon a lo largo de un bulevar de París: "mofándose de la policía y cantando eslóganes exigiendo trabajos."

 

Un estudio efectuado con 3.000 adolescentes europeos los vio "desconcertados, vulnerables, obsesionados con sus futuros económicos". Señalando que la tasa de desempleo en Europa ha tenido un promedio de casi el 3% más alto que en los Estados Unidos, The Economista anticipó: "ninguna barrera de comercio se mantendrá fuera de los cambios tecnológicos que están revolucionando el trabajo en el mundo rico; yes seguro que una guerra comercial destruye más trabajos de los que salva. " Aconseja a Europa a responder imitando a los Estados Unidos reduciendo la seguridad social tejiendo una malla de beneficios que den poco incentivo a los desempleados para buscar trabajo,"salarios mínimos que costaron a los obreros jóvenes sus trabajos," utilizar contribuciones de seguro social que han reducido la demanda de trabajo, y "estrictas reglas de protección del empleo" han descorazonado a las  empresas a contratar haciendo "difícil, si no imposible, despedir obreros una vez que ellos están en la nomina del personal."

 

Para quienes señalan que la calidad de trabajos en América se ha deteriorado como consecuencia des tales políticas, The Economist tiene una respuesta preparada: Demasiados [de los trabajos a crear en América], dicen los comerciantes de la confusión, son de  jornada incompleta, temporal y mal pagados. Los sueldos reales de obrerosde  baja-calificación han caído durante la última década. Sin embargo comparado con Europa, esto debe verse como una señal de éxito, un ejemplo de un bien funcionamiento del  mercado del trabajo, no un fracaso.

 

Como la manufactura ha caído, América y Europa han resistido reduciendo la demanda de trabajo poco calificado. En América, a los sueldos correspondientes a estos obreros la dejaron caer, de esa manera se perdieron menos puestos de trabajo. Los obreros europeos, en cambio, se han resistido a lo inevitable y así las estimados trabajos se perdieron"

 

Para abreviar, según The Economist, el problema de desempleo de Europa es el resultado de pagar demasiado a los pobres, de los impuestos a los ricos, y de la imposioón de regulaciones gubernamentales a las empresas europeas que limitan su capacidad para continuar. Este editorial  apuntó a los tendencias de varios países europeos a reducir el salario mínimo, cortar contribuciones de pagos y abandonar la protección al el empleo como signos de esperanza para Europa.

 

Business Week aconsejó de un modo similar: Para asegurar que siga siendo competitivo  una vez que el ciclo de recesión disminuye, Europa debe estar deseosa de probar a dirigir  una mayor cantidad de sus trabajos industriales de bajo valor agregado a Europa Oriental y otras partes... y debe reducir subsidios a la  explotación mientras continúa reduciendo  los sueldos altos y los impuestos a las corporaticiones, los horarios  de trabajo cortos,estabilidad  obrera y programas sociales excesivos. Si los europeos no siguen estas reglas, este retroceso puede pasar a ser más que cíclico.... poniendo barreras al  comercio sólo alejará a los europeos de la conducta que deben mantener.

 

Aunque los europeos están avanzando un poco atrás de los Estados Unidos, la evidencia sugiere que las compañías y los gobiernos sólo tengan en cuenta este consejo cada vez más, lo que significa que el desempleo, la  tensión racial y la  inquietud social que invaden Europa actualmente casi con seguridad se moverán en espiral hacia arriba. Nosotros podemos presumir que The Economist alabará Europa entonces por su éxito.

 

Aunque Japón, con desempleo debajo del 3%, continúa siendo el número uno del pleno empleo del mundo industrial, hay evidencias que el compromiso al empleo estable ha empezado a quebrarse allí y que un número creciente de japoneses está experimentando el problema de la desocupación. Una serie de shocks económicos ha motivado a los gerentes japoneses a dejar de mirar a los Estados Unidos y sus lecciones sobre actividad creciente. Según Michael Armacost, ex embajador americano en Japón: Los líderes de negocios japoneses - quienes sólo hace unos años pensaban que  no tenían nada más que aprender de estás prácticas de negocio americanas están considerando con un interés renovado e imitando algunas de ellas con resultados interesantes.... Daiei, una de las cadenas de tiendas más grandes del país, dice que traatará de  reducir los precios al por menor en un 50% durante tres años.... Walt-Mart Stores recientemente estableció eslabones con dos de las cadenas de supermercados de Japón.... Los ejecutivos japoneses están estudiando la experiencia de América ahora con recortes corporativos, paquetes de pagos en cuotas  y prácticas de inversión.

 

Armacost sigue instando a los negociantes de comercio americanos que consideren  presionar  por  reformas reguladoras para acelerar estos procesos. Con o sin el tutelaje americano, ya está sucediendo. Domy Co., una tienda de descuentos, está importando cola de Safeway para la venta en Japón a cuarenta y siete centavos la lata, quebrando el precio de bebidas locales en un 55%. Ve una gran posibilidad para las importaciones de Safeway de limón-lima refresco, galletas y agua embotellada. El gobierno japonés ha moderado los límites al volumen en nuevas defensas del menudeo así como los límites en horarios de tiendas y días de comercios - con la consecuencia que los minoristas están buscando los grandes espacios abiertos de los suburbios, y los centros comerciales de barrio están apareciendo a lo largo de las periferias. Los minoristas están volcándose a las importaciones baratas, con China como fuente preferida. Los crecientes descuentos minoristas se han vuelto los preferidos para el mercado accionario japonés.

 

Enfrentados con precios disminuidos basados en importaciones económicas, las compañías japonesas se han  reestructurado para aumentar su eficacia. En  enero de1995, se anunció un acuerdo entre los Estados Unidos y Japón por el que las casas de inversión americanas tendrán el derecho a participar en la dirección de fondos de pensión japoneses. Los gerentes de inversión de Wall Street pueden posicionarse pronto para dar curos de adiestramientos a los japoneses en su territorio, en las apuestas de dinero, finanzas usureras, canibalismo corporativo, y competencia dirigida.

 

La tendencia hacia la concentración hacia el sector del menudeo se está extendiendo rápidamente a otros países, en parte como consecuencia de los cambios en las reglas de comercio que los mercados locales han abierto a las grandes cadenas de menudeo. El 14 de enero de 1994, sólo dos semanas después que el Acuerdo de Comercio Libre norteamericano (NAFTA) entrara en vigencia, Walt-Mart anunció su traslado a Canadá que empezó con la compra de 120 tiendas Woolco de descuentos, de la sección de Woolworth Canadá. Business Week lo llamó "una enorme invasión del mercado canadiense."

 

Los inversores se apresuraron a transferir la propiedad de las mayores cadenas del menudeo de Canadá, pues se creía que estaban mal equipadas para enfrentar la competencia de precios de Wal-Mart. El consultor de minosristas canadienses John Winter predijo que a fines de 1990, "la mitad de los minoristas canadienses que existen  ahora a aquí no pueden estar en el negocio”.

 

Con la firma del NAFTA, los gigantes minoristas de EE.UU. se movieron rápidamente al  "capte minoristas", en México también. Pero según Business Week "el ejército de burócratas de México, empapado en hábitos proteccionistas, está tapándolos con montañas de papeles, en  regulaciones siempre cambiantes, que la aduana retarda y los aranceles de 300 %sobre importaciones chinas de bajo precio defendidas por los minoristas”.

 

México pensó que tenía un acuerdo de libre-comercio con los Estados Unidos para volverse el mayor proveedor del bajo salario del mercado americano. Parece haber fracasado cuando se enfrentó con la realidad que los minoristas americanos pensaron usar el NAFTA para abrir México a los bienes producidos por obreros chinos de bajo salario. Dejando de lado las quejas de los gigantes minoristas americanos, nosotros podríamos concluir que el gobierno mexicano mostró un mejor sentido instalando defensas para retardar el ataque de los mega minoristas que cuando gastó millones para promover el NAFTA.

 

El sueño de los constructores del imperio corporativos se está alcanzándo. El sistema global está armonizando normas país tras país hacia el común denominador del abismo. Aunque algunos negocios sensibles a la responsabilidad social están luchando contra la corriente con un éxito limitado, la suya no es una lucha fácil. No es cuestión de bromas. La responsabilidad social es ineficaz en un mercado libre global, y el mercado no prestará atención a lo que no considere útil a las oportunidades de frustrar a los ineficaces. Debemos tener más claridad acerca del significado de eficacia.

 

Para la economía global, las personas  no sólo son cada vez más innecesarias, sino que ellos y sus demandas por un sueldo digno, son una gran  fuente de ineficacia económica.

Las corporaciones globales están trabajando para liberarse de esta carga no deseada. Estamos creando un sistema en el que los seres humanos tienen ca vez menos lugar.

 

=============================================================

 

* * * * *

Citas

Por David Korten

De su libro “Cuando las corporaciones gobiernan en mundo”

 

Las fuerzas sistémicas que nutren el crecimiento y la dominación de las corporaciones globales están en el centro del dilema humano actual... para evitar la catástrofe colectiva debemos transformar radicalmente el sistema subyacente de los negocios para restaurar poder a lo pequeño y local.

 

Cuando continuamos nuestra discusión durante los días siguientes, los pedazos empezaron a ubicarse en su lugarr. La visión científica Occidental de un universo mecánico ha creado una alienación filosófica o conceptual de nuestra propiae e inherente naturaleza espiritual. Esto se ha consolidado en nuestras vidas diarias por la alineación creciente de nuestras instituciones por los valores monetarios del mercado.

 

 El dinero se ha vuelto más tiránico en nuestras vidas, menos lugar ha quedado para cualquier sentido de relación  espiritual que es la base de la comunidad y una relación equilibrada

con la naturaleza. El  acoso del respeto espiritual ha dejado cada vez más lugar  a una obsesión todo-consumidora cada vez más autodestructiva en la persecución de dinero,

una útil pero totalmente insustancial creación humana e intrínsecamente sin valor.

 

Parece evidente en nuestro análisis que para reestablecer una relación sustentable con la tierra viviente, debemos romper los espejismos del mundo de dinero, redescubrir el significado espiritual de nuestras vidas, y arraigar nuestras instituciones económicas en la comunidad para que se conecten integralmente con  las personas y la vida. Por consiguiente, concluímos que la tarea de desarrollo centrada en las personas en su sentido más pleno debe ser la creación de sociedades centralizadas en la vida en que la economía no sea sino uno de los instrumentos para vivir bien, no el objetivo de la existencia humana. Como nuestros líderes están  atrapados por los mitos y sistemas de premios de las instituciones que encabezan, la dirección de este proceso creativo institucional y la re-creación de valores debe venir desde el interior de la sociedad civil.

 

Desde nuestro mirador en Asia hemos mirado con horror como las mismas políticas que los Estados Unidos han estado patrocinando para el mundo han creado un Tercer Mundo dentro de sus propias fronteras como revela su brecha de crecimiento entre ricos y pobres, dependencia de la deuda extranjera, deterioro de los sistemas educativos, mortalidad infantil creciente, dependencia económica de la exportación de artículos primarios - incluso su tala indiscriminada de bosques- de basuras tóxicas, y la quiebra de las familias y las comunidades.

 

Yo comparto la compasión del desinteresado por los no privilegios, compromiso con la justicia y con el ambiente y creo que hay funciones esenciales de los gobiernos y límites a los derechos de propiedad privada. Yo creo, sin embargo, que el gran gobierno  es inconcebiblemente destructivo de los valores sociales como lo es el gran negocio. De hecho, desconfío de cualquier organización que aumente y concentre su poder masivo más allá de los límites de la responsabilidad. Para abreviar, me alineo con aquéllos que están definiendo un nuevo camino que es más pragmático que ideológico y con quién no puede ser fácilmente incluído dentro del espectro conservador-liberal convencional de opción política.

 

Yo creo que lograr la necesaria transformación requerirá los esfuerzos cooperativos de aquéllos que están dentro del sistema; incluir aquéllos que encabezan nuestras corporaciones mayores e instituciones financieras en la suma de los esfuerzos de los movimientos ciudadano que trabajan desde afuera.

 

Con respecto a valores espirituales, yo me formé en la Fe Cristiana protestante pero encuentro sabiduría en las enseñanzas de todas las grandes religiones. Creo que nosotros tenemos acceso a una sabiduría espiritual interna y que nuestra salvación colectiva como especie depende, en parte, en ahondar en esta sabiduría de las cuales las instituciones de la ciencia moderna, el mercado, y la religión nos han alienado profundamente. Para este redescubrimiento nosotros podemos lograr un equilibrio creativo entre mercado y comunidad, ciencia y religión, dinero y espíritu que son esenciales para la creación y el mantenimiento de sociedades humanas saludables.

 

... estamos experimentando una acelerada desintegración social y medioambiental en casi todos los países del mundo, como lo revela el aumento de la pobreza, desempleo, desigualdad,  crimen violento, familias fracasadas y degradación medioambiental. Estos problemas provienen en parte de un aumento en el rendimiento económico desde 1950 que ha exigido demandas humanas al ecosistema más allá de lo que el planeta es capaz de sostener. La demanda continua de crecimiento económico como principio organizador de política pública está acelerando el deterioro del ecosistema, las capacidades regeneradoras y el tejido social que sostienen la comunidad humana; al mismo tiempo, está intensificando la competencia por los recursos entre ricos y pobres - una competencia que los pobres invariablemente pierden.

 

Los gobiernos parecen totalmente incapaces de responder, y la frustración pública está convirtiéndose en violencia. Es, sin embargo, más que un fracaso de las burocracias gubernamentales. Es una crisis de gobernabilidad nacida de una convergencia de fuerzas ideológicas, políticas, y tecnológicas detrás de un proceso de globalización económica que está llevando el poder fuera de la responsabilidad de gobiernos responsables por el bien público y hacia un grupo de corporaciones e instituciones financieras manejadas por una sola indispensable demanda de ganancias financieras a corto plazo.

 

Esto ha concentrado poder económico y político masivo en manos de una pequeña élite cuya participación arbitraria en un grupo de productos cada vez más escasos de riqueza natural continúa aumentando a una porcentaje que los tranquiliza, para que el sistema funcione decididamente bien. Quienes  cargan con los costos de los perturbaciones del sistema han ido despojados del poder de tomar decisiones- y han sido puestos en un estado de confusión con respecto a la causa de su dolor por los medios de comunicación dominados por corporaciones que continuamente los bombardean con interpretaciones de la crisis resultante basados por las penetración de los dueños del poder. Una maquinaria de propaganda activa constantemente controlada por las corporaciones más grandes del mundo nos tranquiliza afirmando que el consumismo es el camino hacia a felicidad, el contro gubernamental de los  excesos del mercado es la causa de nuestro dolor, y la globalización económica es historicamente inevitable y  un beneficio para la especie humana.

 

De hecho, éstos son todos mitos propagados para justificar la codicia liberal y enmascarar hasta que punto la transformación global de las instituciones humanas es una consecuencia de sofisticadas, bien financiadas e intencionales intervenciones de una pequeña élite cuyo dinero les permite vivir en un mundo de ilusión separados del resto de humanidad. Estas fuerzas han transformado corporaciones beneficiosas e instituciones financieras en  instrumentos de la tiranía del mercado que está extendiendo su alcance por el planeta como un cáncer y ha colonizado la mayoría de los espacios vivientes del planeta, destruyendo sustentos, cambiando de lugar a las personas, volviendo impotentes a las instituciones democráticas  y alimentando una demanda insaciable por el dinero. Cuando nuestro sistema económico se ha despegado de los intereses nacioale y ha ganado mayor dominio sobre  nuestras instituciones democráticas, incluso las corporaciones más poderosas del mundo se han vuelto cautivas de las fuerzas de un sistema financiero globalizado que ha desligado la creación de dinero de la creación de riqueza real y premia la especulación más que la inversión productiva.

 

Los grandes ganadores son los invasores corporativos que despojan a las empresas locales legítimas de sus recursos, para obtener ganancias a corto plazo y los especuladores que capitalizan en la volatilidad del mercado para extraer un impuesto privado de aquéllos que están comprometidos en el trabajo productivo y inversión. Enfrentados con presiones para obtener mayores ingresos a corto plazo, las corporaciones más grandes del mundo están planificadas  para expulsar personas y funciones. Sin  embargo, n no están volviéndose menos poderosas. Mientras presionan su control sobre los mercados y tecnología para las fusiones, adquisiciones, y alianzas estratégicas, están forzando a los subcontratantes y a las comunidades locales a una competencia despiadada entre sí  para obtener el acceso al  mercado y a los trabajos que las corporaciones globales controlan.

 

Las fuerzas del mercado relatadas profundizan nuestra dependencia de tecnologías destructivas que social y medioambientalmente sacrifican nuestra salud física, social, medio-ambiental, y mental a las ganancias corporativas. El problema no es comercial o del mercado en si mismo sino de un sistema económico global malo y corrupto que están llegando mucho más allá del control humano. La dinámica de este sistema se ha vuelto tan poderosa y perversa que se le hace cada vez más difícil a los gerentes corporativos manejar el interés público, no importa cuan fuertes sean sus valores morales y su compromiso con la sociedad. Manejados por el imperativo de multiplicar dinero, el sistema trata a las personas como una fuente de ineficacia y rápidamente arrojan sobre ellos todos los riesgos del sistema.

 

Como la primera revolución industrial redujo la dependencia del músculo humano, la revolución de la información está creando dependencia den nuestros ojos, orejas, y cerebros.

 

En la primera revolución industrial fue una consecuencia del desempleo resultante de pueblos más débiles colonizados y de poblaciones excesivas enviadas fuera como trabajadores migratorios a tierras menos pobladas. Los seres humandos en países colonizados recurrieron a estructuras sociales tradicionales para sostenerse. Con las fronteras físicas del mundo las economías exhaustas, conquistas sociales muy debilitadas por la intrusión del mercado, quedan pocas válvulas de seguridad. Por consiguiente, los individuos que sobran, ahora terminan siendo víctimas de la inanición y la violencia; mendigos sin casa ni hogar, sin bienenestar, o resídenos en  de campos de refugiados.

 

 Continuar por en el presente camino llevará ciertamente a acelerar la desintegración social y medioambiental.

==============================================================================

 

* * * * *

FUENTES:

 

http://www.thirdworldtraveler.com/Korten/WhenCorpsRuleWorld_Korten.html

 

http://www.thirdworldtraveler.com/Transnational_corps/TransnationalCorps.html

 

http://www.thirdworldtraveler.com/Corporations/KnowEnemy_ITT.html

 

_________________________________________________________________________