Comenzó la persecución al catolicismo

carnaval-aleman-1

 

Éste año, en Düsseldorf , Alemania, el Carnaval se ha festejado con una carroza muy particular que porta a dos figuras bastante odiadas por el mundo: al Papa y a Monseñor Richard Williamson. En una de las alas del muñeco diabólico (con faja en el brazo tipo “nazi”) Williamson, se lee la palabra “antisemitismo”, en la otra ala “Fraternidad San Pío X”. Caricatura blasfema, pues, el odio que aflora, en el fondo, es a todo lo que estos personajes representan: la Iglesia de Dios, la católica apostólica y romana, y a su Tradición. Cosas que no pueden separase sin destruirlas.

A raíz de lo ocurrido con Monseñor Richard Williamson se ha lanzado una persecución a los católicos tradicionales como nunca. En Europa con un solo abrir y cerrar de ojos la FSSPX corre el riesgo de que se cierren las casas religiosas, las capillas, los centros de misas y las escuelas. En Alemania el gobierno ya ha intervenido a las escuelas para investigar los “curriculum” y ver qué es lo que se enseña a los chicos. De ahí a cerrarlas, sólo habría un paso pequeño, “un tris”… En las escuelas argentinas algo muy similar podría llegar a pasar. También, uno de los sacerdotes ordenados en diciembre pasado no puede asumir su puesto en Brasil debido a que “Migración Brasileña” le exige su certificado de ordenación sacerdotal, y éste está firmado por Mons. Williamson… Así que ahora tiene que viajar a Brasil “como turista” y, por tanto, va a tener que salir de Brasil en tres meses. Trabas con un “pretexto” que no tiene un fundamento real.

También, me he enterado de buena fuente, hay problemas de catastro con la propiedad del Seminario de La Reja, pero no podemos solucionarlos en la Municipalidad porque se pidió que Moreno declarara Personna non grata a Monseñor, lo cual, de suyo, se extiende al Seminario y… ¡a toda la FSSPX!

Así dice una noticia que acaban de enviarme:

Denuncian que la Fraternidad San Pío X difunde material antisemita en el mundo

En una investigación realizada luego de que fuera anulada por el Vaticano la excomunión de cuatro de los sacerdotes pertenecientes a la lefebvrista Fraternidad Sacerdotal San Pío X- entre ellos Richard Williamson, negador del Holocausto y recientemente declarado persona no grata por las autoridades argentinas- la publicación judía en lengua flamenca Joods Actueel, que sale a la luz en Amberes, descubrió “una gran cantidad de material con contenidos antisemitas” en cinco idiomas en los sitios oficiales en Internet de dicha asociación religiosa, informa Haaretz en su portal de noticias.

Según la investigación, cuyas conclusiones fueron publicadas este sábado, la página oficial de Internet de la Fraternidad en los Estados Unidos describe a los judíos como “enemigos del género humano, cuyo arma principal es la hipocresía”, agregando que “los líderes del judaísmo se han confabulados durante siglos en forma metódica y movidos por un odio incansable hacia los católicos”.

En el sitio sudafricano de la Sociedad, se puede leer que “los judíos están cada vez más cerca de concretar su objetivo de adueñarse del mundo”.

El sitio irlandés se pregunta si “los judíos son culpables del asesinato de Dios”, para responder que “debemos decir que sí”.

La página oficial de la Fraternidad en Alemania, donde existen leyes que penan el discurso antisemita, establece que “los judíos contemporáneos son culpables del asesinato de Dios, en tanto no reconozcan a Jesús como Dios”.

El sitio belga acusa a los judíos de “creer todavía que son el pueblo elegido” y esperar “dominar el mundo”.

El sitio austriaco de la Fraternidad advierte que la organización Bnai Brith “se encuentra en todas partes” y “gobierna el mundo todo”.

Michael Freilich, redactor en jefe de Joods Actueel dijo a Haaretz que, al tiempo que cuatro periodistas se dedicaban a documentar y preservar el material, los contenidos antisemitas comenzaron a ser borrados, uno tras otro, de los sitios de Internet de la Fraternidad. (Fuente: AJN)

Y con el pretexto de la persecución será el mote de “nazis”, ay no podrá ser –quizás– el de “cismáticos” mote que ha venido siendo caballito de batalla los progresistas, modernitas, neo-modernistas y tercermundistas… y lamentablemente también para algunos católicos de buena fe pero ignorantes de los hechos.

Castellani proféticamente habla, por boca del “Cura Loco”(¿o “cura nazi”?), de aquel momento que pasarán aquellos fieles que se enfrentarán a un mundo anticatólico y a una nueva Iglesia, que lo secundará servilmente, revestida de un falso catolicismo, inclusive, usurpando su mismo nombre y sus mismos santos. El “Cura Loco” dice:

A la manera que la Iglesia dice “Extra Ecclesiam nulla salus”, ahora esta Contra-Iglesia o mejor dicho Pseudo-Iglesia proclama: Fuera de la “democracia” no hay salvación. A los que no admitimos esta sublimación ilegítima de un sistema político en dogma religioso, nos llaman peralistas o nazis o cristóbales. El ser “nazi” corresponde a una nueva categoría de crímen, peor que el robo, el asesinato, el adulterio y cualquier delito común; no de balde a la policía que lo persigue llaman Sección Especial. En realidad, corresponde al delito que en otro tiempo se llamó “herejía”; por eso dije que este “Liberalismo” triunfante ahora es una cosa religiosa: es una religión falsa, peor que el mahometanismo. Se nos quiere hacer creer que la guerra de Norteamérica contra Asia es una Cruzada, ¡una “guerra santa”! Se ha inventado y puesto en acción contra nosotros una Inquisición mucho peor que la antigua, “diametralmente” peor -como sería, por ejemplo, la inversión sexual con respecto a la simple lujuria. Se está repitiendo lo que pasó en Inglaterra en los siglos XVII y XVIII con la palabra “papista”; y con los que ella designaba que eran los cristianos mejores, que fueron extirpados limpios del país en forma total; con la diferencia que ahora el proceso es mundial, y se esconde detrás una hipocresía mucho más adelantada. ¡Nos matan en nombre de la libertad y en nombre de Cristo!

“Toda esta persecución se hace en nombre del Cristianismo, del cual se han conservado los nombres vaciados y los ritos falsificados, llegándose hasta el fingir una adhesión zalamera y enteramente inefectiva al Sumo Pontífice de Roma. Se mantiene el aparato burocrático de las Curias y aún se fomenta su hipertrofia, pero todas las ansias sobre las que el cristianismo romano se asienta como la independencia de la familia y la propiedad privada, la justicia social, el principio de la legitimidad de los gobiernos, el control sobre los gobernantes, la decencia pública, la convivencia caritativa… la LEY en fin todo eso ha sido aniquilado, de sobra lo sabéis, lo habéis sufrido en carne propia… haciendo al mismo tiempo mucho ruido con todas esas palabras. Se favorece al clero menos digno, en una diabólica selección al revés, y de hecho se ha creado un cisma en él, con el sencillísimo arbitrio de dar las sillas episcopales, no a los más dignos, que son los más doctos… no a los más inteligentes y espirituales, sino a los más políticos y puerilmente “piadosos”. Sed non in política salvabit nos Dóminus Iesus[1]. Pero a ¿qué seguir? Todos los conocéis por haberlo sufrido, mejor que yo. La adoración de Dios está siendo sustituida imperceptiblemente por la adoración del Hombre; y eso sin suprimir a Cristo, sino reduciéndolo súbdolamente a hombre. El Misterio de Iniquidad, que consiste en la inversión monstruosa del movimiento adoratorio de hacia el Creador en hacia la Creatura se ha verificado del modo más completo posible, sin suprimir uno solo de los dogmas cristianos, como la Virgen Madre, el Santísimo Sacramento, el Crucificado con solamente convertirlos en “mitos”, es decir, en símbolos de lo divino que ES lo humano, como dijo el gran escritor español Unamurri… y yo mismo hace un momento, en otro sentido. De vosotros no sé; de mí sé decir que no hay descanso para mí, fuera de la muerte, mientras esta abominación subsista…”

Más claro imposible.

Roguemos para que estas cosas sean para mayor Gloria de Dios, de su Iglesia y bien de las almas. Y que, si en algún momento, puede llegar persecución sangrienta nos pille confesados y bien dispuestos.

M.G.P.