La ONU y la Unión Europea imponen el aborto en América Latina

Aparecida (Brasil), 27 Feb. 08 (AICA)

 

 

Manifestante pro vida “Denunciamos que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismos multilaterales de crédito, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, y varias naciones de la Unión Europea, están involucrados en la imposición del aborto y del control de la población en América Latina, destinando para ello importantes sumas de dinero, y utilizando su influencia política”.

     Tales conceptos figuran en la “Declaración de Aparecida en defensa de la vida”, difundida al concluir en el Santuario Nacional de Aparecida el I Congreso Internacional en Defensa de la Vida, celebrado entre el 6 y el 10 de febrero de 2008, con la participación de importantes especialistas en bioética y líderes pro-vida nacionales e internacionales.

     El Encuentro, que se llevó a cabo en el marco de la Campaña de Fraternidad, en el Brasil, que este año tiene el tema “Fraternidad y Defensa de la Vida” y el lema “Escoge, pues, la Vida”, fue inaugurado por monseñor Carmo Joâo Rohden, SCJ, obispo de Taubate y presidente de la Comisión en Defensa de la Vida.

     “La vida humana está amenazada en el mundo de hoy como nunca se vio en toda la historia de la humanidad -manifestó monseñor Rohden-. Actualmente hay países donde el aborto está legalizado durante los nueve meses de gestación y otros que intentan despenalizarlo totalmente, lo que equivaldría a lo mismo. La ONU, al ver ya arraigada la cultura del aborto, pretende reconocerlo no como un mal menor a ser tolerado, sino como un derecho humano fundamental”.

Hacia un control demográfico del planeta

     Tras un intenso y profundo intercambio de experiencias en todo lo que atañe al respeto de la vida y la dignidad de la persona humana, los participantes del Congreso estuvieron de acuerdo en denunciar las acciones que, con el propósito de establecer un control demográfico de dimensiones planetarias, llevan a cabo diversas organizaciones de alcance internacional.

     “Desde 1952, con la fundación del Consejo de Población, al que se sumaron más tarde las Fundaciones Rockefeller, Ford, Gates y otras, está siendo implantado internacionalmente un programa poblacional que incluye la difusión de una mentalidad antinatalista, con la difusión de anticonceptivos, la legalización del aborto, y otros ataques contra la vida; todo ello dentro de una perspectiva geopolítica y eugenésica, que prioriza el combate a la pobreza, impidiendo a los pobres tener descendencia, en vez de invertir en el desarrollo económico. La anticoncepció n, el aborto, y también la eutanasia, son parte de la política demográfica, integrada en una estrategia global más amplia, cuyo fin es implantar el monopolio económico.

Una falaz emancipación de la mujer
     Desde la década de los años 80, dice la declaración, por un acuerdo estratégico, elaborado por las grandes Fundaciones que promueven el aborto, las políticas de control natal fueron presentadas debidamente camufladas, aparentando una falaz emancipación de la mujer, y la defensa de supuestos derechos sexuales y reproductivos, difundidos por medio de la creación y financiamiento de una red internacional de ONGs, que promueven el feminismo radical, la educación sexual hedonista y el homosexualismo.

Organismos internacionales involucrados
     La Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde 1980, se comprometió con la política de control poblacional, y hoy constituye una de sus grandes actividades. Mediante los Comités de Seguimiento de los tratados de derechos humanos, la ONU está fomentando en el campo del derecho internacional una jurisprudencia por la que se tiende al progresivo reconocimiento del aborto, como si fuera un derecho humano. Por medio de algunos de sus órganos y Agencias, la ONU es ya uno de los principales organismos internacionales que promueven la legalización del aborto, en los países de América Latina.

     Los organismos multilaterales de crédito, como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros, dan créditos para el desarrollo de las naciones de América Latina condicionándolos al cumplimiento de metas de control natal.

     Varias naciones de la Unión Europea están involucradas en la difusión internacional del aborto y del control de la población, destinando para ello importantes sumas de dinero y utilizando su influencia política.

     La IPPF (Federación Internacional de Paternidad Planificada) , la ONG más grande del mundo después de la Cruz Roja Internacional, incluidas sus filiales locales y sus organismos satélites, tiene como objetivo la implantación, en los países en desarrollo, de la contracepción, la esterilizació n, el aborto y el entrenamiento de profesionales del área de la salud, para la realización de tales prácticas.

Denuncias
     Después de haber estudiado y reflexionado sobre estas realidades profusamente documentadas de la historia reciente, el I Congreso Internacional en defensas de la Vida denuncia la implantación de una cultura de muerte, la tentativa de despenalizar y legalizar el aborto en Latinoamérica, los fraudes científicos, la manipulación del lenguaje, los permisos estatales que autorizan la fabricación y distribución de productos para matar seres humanos, los programas gubernamentales tendientes a liberar el aborto por vía indirecta, la implantación de una educación sexual escolar hedonista, disociada del matrimonio y la familia, centrada en la genitalidad y en la ideología de género, la promoción de homosexualidad entre niños y jóvenes y las tentativas de implantar la eutanasia.

Propuestas
     Finalmente, el Congreso elaboró una seria de propuestas en defensa de la vida, entre las cuales está la de realizar una petición a la Organización de las Naciones Unidas, para que declare una moratoria de la pena de muerte en el mundo, especialmente respecto de los no nacidos, los enfermos de sida y los minusválidos. +