Yemen: La Guerra del Pentágono en la Península árabe

 

Por Rick Rozoff

 

Global Research, December 15, 2009

 

Cuadro de texto:  Yemen se volverá un campo de batalla para una guerra por apoderados entre los Estados Unidos y Arabia Saudita - cuyas relaciones de estado-a-estado están entre las más fuerte y durable de toda la posguerra mundial II - en una mano e Irán en el otro.

 

Es quizás imposible de determinar el momento exacto en que EE.UU. - apoyó al auto-profesado guerrero santo - entrenado para perpetrar actos de terrorismo urbano y derribar los aviones de transporte civiles – y deja de ser un luchador de la libertad y se vuelve un terrorista. Pero una asunción segura es que ocurre cuando él no tiene más uso para Washington. Un terrorista que sirve intereses americanos es un luchador de libertad; un luchador de libertad que no lo hace es un terrorista.

 

Los yemeníes son los últimos en aprender la ley de la selva del Pentágono y de la Casa Blanca.

 

Junto con Irak y Afganistán que el especialista en contrainsurgencia Stanley McChrystal perfeccionaba sus técnicas, Yemen se está uniendo a las líneas de otras naciones donde el Pentágono está comprometido en esa variedad de guerra, cargado con las matanzas de civiles y otras formas del llamado daño colateral: Colombia, Malí, Pakistán, Filipinas, Somalia y Uganda. 

 

BBC News informó el 14 de diciembre que se mataron 70 civiles cuando un avión bombardeó un mercado en el pueblo de Bani Maan en Yemen del norte. Las fuerzas armadas de la nación exigieron responsabilidad por el ataque mortal, pero un website de los rebeldes Houthi contra quienes fue dirigido ostensiblemente el bombardeo declaró "el avión saudita competió una matanza contra los residentes inocentes de Bani Maan." [1]

 

El régimen Saudita entró en el conflicto armado entre los (epónimos) Houthis y el gobierno yemení en nombre de los últimos en noviembre temprano y subsecuentemente ha sido acusado de lanzamiento de ataques dentro de Yemen con tanques y aviones. Incluso antes de los últimos relatos de bombardeo miles de yemeníes han sido muertos y desplazados por la lucha. Arabia Saudita también ha sido acusada de usar bombas de fósforo.

 

Es más, el grupo rebelde conocido como los Jóvenes Creyentes, basados en la comunidad musulmana shi'ita de Yemen que comprende 30 por ciento de la población del país de 23 millones, dijeron 14 de diciembre que "jets americanos han atacado la Provincia de Sa'ada de Yemen" y "jets lanzado 28 ataques en la provincia del noroeste de Sa'ada." [2] La edición del día anterior del Daily Telegraph de Gran Bretaña informó sobre discusiones con oficiales del ejército americano, declarando

 

"Temeroso que Yemen está en peligro de volverse un estado fallido, América ha enviado ahora un número pequeño de equipos de fuerzas especiales para mejorar el entrenamiento del ejército de Yemen en reacción a la amenaza."

 

Un oficial anónimo del Pentágono fue citado como diciendo

 

"Yemen está volviéndose una base de reserva para las actividades de al-Qaeda en Pakistán y Afganistán." [3]

 

El conjuro del cuco al-Qaeda, sin embargo, es un señuelo. Los rebeldes en el norte de la nación son shi'itas y no sunnis, mucho menos Sunnis Wahhabi de la variedad Saudita, y como tal no sólo no se unen con cualquier grupo de grupos como los que podrían categorizarse al-Qaeda, pero en cambio sería de eso un blanco probable.

 

En servicio a los planes americanos en la región, la prensa británica y americana ha estado refiriéndose últimamente a Yemen como la "patria hereditaria" de Osama bin Laden. Bin Laden viene de una prominente familia billonaria árabe saudita, por supuesto, pero como su padre hubo nacido en lo que es ahora la República de Yemen hace un siglo los medios de comunicación Occidentales está aprovechándose de un accidente histórico insignificante para hacer pensar en el papel activo de Osama bin Laden en la nación y establecer un tenue eslabón entre la guerra sur asiática en Afganistán y Pakistán y la intervención armada saudita americana en un conflicto civil en Yemen.

 

En 2002 el Pentágono despachó unos estimados 100 soldados, por algunos relatos las fuerzas especiales Boina Verde, a Yemen para entrenar al ejército del país. En ese caso, viniendo como lo hizo dos años después del ataque de bombardeo suicida contra el destructor de la Armada USS Cole en el puerto yemení del Sur de Aden, atribuido a al-Qaeda, y acompañado por ataques de proyectiles no tripulados contra los líderes identificados del mismo, Washington justificó sus acciones como venganza para ese incidente así como los ataques sobre la Ciudad de Nueva York y Washington, DC el año antes.

 

El contexto presente es diferente y una guerra de contrainsurgencia en Yemen respaldada por EEUU no tendrá nada que ver con combatir las alegadas amenazas de al-Qaeda, pero será de hecho una parte íntegra de la estrategia para extender la guerra afgana en círculos concéntricos todavía más anchos que toman Asia del Sur y Central, el Cáucaso y el Golfo Pérsico, el Sudeste de Asia y el Golfo de Aden, el Cuerno de África y la Península Árabe.

 

La salida ávidamente esperada del Presidente George W. Bush puede haber llevado al fin oficial de la guerra global al terrorismo, ahora llamada operaciones de contingencias extranjeras, pero nada ha cambiado excepto el nombre.  

 

El 13 de diciembre el comandante tope del Comando Central del Pentágono a cargo de las guerras en Afganistán, Irak y Pakistán, General David Petraeus, le dijo a la red de televisión Al Arabiya que

 

"EEUU apoya la seguridad de Yemen en el contexto de la cooperación militar mantenida por América para sus aliados en la región" y "enfatizó que naves de EEUU en las aguas territoriales de Yemen [están allí] no sólo para controlar sino impedir las infiltraciones de armas a los rebeldes Houthi." [4]

 

Para ser recordado la próxima vez el bulo al-Qaeda/bin Laden se usa para justificar el compromiso militar americano que se ensancha en la Península árabe.

 

El Yemen Post del 13 de diciembre escribió que la oficina de medios de comunicación Houthi

 

"acusó a EEUU de participar en la guerra contra los Houthis" y soltó fotografías de lo que se identificó como aviones de guerra americanos "involucrados en operaciones de bombardeo en la provincia de Sa'ada [en] Yemen Norteño."

 

La fuente estimó que ha habido veinte correrías americanas del bombardeo coordinadas con vigilancia satelital. [5]

 

La prensa Occidental está llevando de nuevo la carga uniendo los Houthis cuyo el fondo religioso de Zaydi Shi'ism es bastante distinto de la versión iraní, a siniestras maquinaciones imputadas a Teherán. Incluso los oficiales gubernamentales americanos a la fecha no reconocieron ninguna evidencia que Irán está apoyando - mucho menos - armando los rebeldes yemeníes. Eso cambiará si la escritura va según el precedente como es indicado por el comentario de Petraeus arriba, y Washington se hará eco debidamente de la demanda del gobierno yemení que Irán está armando a su hermanos de Shi'ia en Yemen como se los acusa de hacer en Líbano.

 

Yemen se volverá un campo de batalla para una guerra de apoderados entre los Estados Unidos y Arabia Saudita - cuyas relaciones de Estado-a-Estado están entre las más fuerte y más durables de toda la era de posguerra mundial II era - en una lado e Irán en el otro. En un editorial de hace cinco días Teherán Times acusó a todas las partes en el conflicto yemení - el gobierno, los rebeldes y Arabia Saudita - de atolondramiento y emitió una advertencia:

 

"La historia proporciona un buen ejemplo. Arabia Saudita financió grupos extremistas en Afganistán y todavía, dos décadas desde el retiro del ejército soviético del país, las llamas de guerra en Afganistán están agobiando a los aliados de Arabia Saudita. "Y un escenario similar está surgiendo en Yemen." [6]

 

La comparación entre Yemen y Afganistán aludió en particular a Riad, en el segundo caso de mano-en-guante con los Estados Unidos, exportando el Wahhabism Saudita-basado para extender su influencia política.

 

Arabia Saudita está intentando promover su propia versión de extremismo en Yemen como hizo antes en Afganistán y Pakistán y está haciendo actualmente en Irak. Lejos de EEUU y sus aliados Occidentales que expresan a cualquier objeción, los sauditas y sus monarquías compañeras del Golfo Pérsico estarán en la vanguardia de lo que se estima será $ 100 billones en ventas de armas por el Oeste durante los próximos cinco años.

 

"El centro de esta juerga de venta de armas será indudablemente $20 mil millones en el paquete americano de sistemas de armas en más de 10 años para los seis estados del Consejo de Cooperación de Golfo - Arabia Saudita, UAE., Kuwait, Omán, Qatar y Bahrain." [7]

 

Arabia Saudita también está armada con innovadores aviones de guerra británicos y franceses así como sistemas de defensa de proyectil americanos.

 

Lo que advirtió el comentario Iraní citado antes sobre considerar "las llamas de la guerra" en Afganistán es absolutamente confirmado por la Valoración Inicial del Comandante del 30 de agosto de 2009 emitida por el comandante militar tope americano y OTAN en Afganistán general Stanley McChrystal y publicado por el Washington Post el 21 de septiembre con las redacciones exigidas por el Pentágono. El documento de 66-páginas sirvió como cianotipo para el anuncio del Presidente Barack Obama de diciembre 1 que 33,000 tropas americanas más se encabezan a Afganistán. En el informe McChrystal declaró,

 

"Los grupos insurgentes mayores en el orden de su amenaza a la misión son: el Quetta Shura Taliban (05T), el Haqqani Network (HQN), y el Hezb-e Islami Gulbuddin (HiG)."

 

Los últimos dos se nombran después de sus fundadores y líderes actuales, Jalaluddin Haqqanni y Gulbuddin Hekmatyar, los amados mujahideen de la Agencia de la Inteligencia Central americana en los años ochenta cuando el director diputado de la Agencia (de 1986-1989) era Robert Gates, ahora Secretario americana de Defensa a cargo de proseguir la guerra en Afganistán. Y en Yemen.

 

En su libro 1996 Desde las Sombras, Gates alardeó que

 

"CIA tenía éxitos importantes en acción encubierta. Quizás el de más consecuencia de todos fue Afganistán donde CIA, con su dirección, canalizó billones de dólares en los suministros y armas al mujahideen...." [8]

 

The New York Times en 2008 divulgó estos detalles:

 

"En los años ochenta, Jalaluddin Haqqani era cultivado como un recurso 'unilateral' de CIA y recibió decenas de miles de dólares en dinero en efectivo para su trabajo combatiendo al Ejército soviético en Afganistán, según un relato en 'Los Bin Laden,' un reciente libro por Steve Coll. En ese momento, Haqqani ayudó y protegió a Osama bin Laden, quién estaba construyendo su propia milicia para combatir las fuerzas soviéticas, escribió Coll." [9]

 

Coll también es el autor de volumen de 2001 Guerras Fantasmas: La Historia Secreta de CIA, Afganistán, y Bin Laden, desde la Invasión soviética al 10 de septiembre de 2001.

 

Hekmatyar, el colega de Haqqani,

 

"recibió millones de dólares de CIA a través del ISI [Inter-Services Intelligence de Pakistán]. Hezb-e-Islami Gulbuddin recibió alguno del apoyo más fuerte de Pakistán y Arabia Saudita, y trabajó con miles de mujahideen extranjeros que vinieron a Afganistán." [10]

 

Este mayo del pasado el presidente (superlativamente) pro-americano de Pakistán, Asif Ali Zardari, dijo a la American NBC News que el Taliban es

 

"parte de nuestro pasado y su pasado, y el ISI y CIA los crearon juntos... Este (el Taliban) era (un) monstruo creado por todos nosotros...." [11]

 

El 11 de septiembre de 2001 había sólo tres naciones en el mundo que reconocieron al gobierno Talibán en Afganistán: Pakistán, Arabia Saudita y los Emiratos árabes Unidos.

 

El Presidente americano George W. Bush singularizó inmediatamente después siete llamados estados de apoyo al terrorismo para venganza potencial: Cuba, Irán, Irak, Libia, Corea Norte, Sudán y Siria.

 

Sólo Sudán que expulsó a Osama bin Laden en 1996 tenía cualquier conexión concebible a al-Qaeda. De los diecinueve acusados salteadores de la aerolínea en septiembre 11, quince eran de Arabia Saudita, dos de los Emiratos árabes Unidos, uno de Egipto y uno de Líbano.

 

Pakistán y Arabia Saudita siguen siendo los muy valorados aliados políticos y militares de los americanos y los Emiratos árabes Unidos tienen tropas sirviendo bajo el comando de OTAN en Afganistán.

 

Es quizás imposible de determinar el momento exacto en que los auto-profesados guerreros santos apoyados por EEUU - entrenados para perpetrar actos de terrorismo urbano y derribar los aviones de transporte civiles - dejan de ser luchadores de la libertad y se vuelven terroristas. Pero una asunción segura es que ocurre cuando él no es más largo de uso para Washington. Un terrorista que sirve intereses americanos es un luchador de la libertad; un luchador de libertad que no lo hace es un terrorista.

 

Durante décadas el Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela y la Organización de Liberación Palestina de Yasser Arafat estuvieron en la cima de la lista del Departamento de Estado americano de grupos terroristas. Ningún más pronto que la Guerra Fría acabó, Mandela y Arafat (y Gerry Adams de Sinn Fein) fueron invitados a la Casa Blanca. El primero compartió el Premio Nobel de la Paz de en 1993 y el segundo en 1994.

 

Si un hipotético auto-llamados jihadista dejaba Arabia Saudita o Egipto en los años ochenta para ir a Pakistán a luchar contra el gobierno afgano y su aliado soviético, él era un luchador de la libertad a los ojos de EEUU. Si él fuera luego al Líbano él era un terrorista.

En los tempranos 1990s si él llegara a Bosnia él era de nuevo un luchador de libertad, pero si él se presentara en la Franja de Gaza o el Banco Oriental era un terrorista. En el Cáucaso Norte ruso él era un renacido luchador de la libertad, pero si él volviera a Afganistán después del 2001 era un terrorista. Dependiendo en cómo el viento está soplando desde el Fondo Brumoso, un separatista baluch armado en Pakistán o un cachemir en India es un luchador de la libertad o un terrorista.

 

Viceversa, en 1998 el enviado especial americano a los Balcanes Robert Gelbard describió el Ejército de Liberación de Kosovo (KLA) combatiendo al gobierno de Yugoslavia como una organización terrorista:

 

"Yo conozco a un terrorista cuando veo uno y estos hombres son terroristas." [12]

 

El febrero siguiente la Secretaria de Estado americana Madeleine Albright trajo a cinco miembros del KLA incluyendo su jefe Hashim Thaci, a Rambouillet, Francia, para ofrecerle un ultimátum a Yugoslavia que ella supo sería rechazado y llevaría a la guerra. El próximo año ella escoltó Thaci en una gira personal de la Oficina principal de los Naciones Unidas y el Departamento de Estado y lo invitó como invitado al Partido Demócrata a la convención presidencial en Los Ángeles.

 

Este noviembre 1 Thaci, ahora primero ministro de un pseudo-estado sólo reconocido por 63 de las 192 naciones del mundo, hospedó al ex Presidente americano Bill Clinton por el quitar el velo de una estatua que honra los últimos crímenes. Y vanidad.

 

Washington apoyó a los separatistas armados en Eritrea de los mediados 1970 hasta 1991 en su guerra contra el gobierno etíope.

 

Actualmente EEUU está armando a Somalia y Djibouti para la guerra contra Eritrea independiente. El Pentágono tiene su primera base militar permanente en África en Djibouti, donde estacionan 2,000 tropas y desde donde dirige la vigilancia por no tripulados sobre Somalia. Y Yemen.

 

En las palabras del personaje de Balzac, Vautrin,

 

"no hay ninguna tal cosa como principios, hay sólo eventos; no hay ninguna ley, hay sólo circunstancias...."

 

Los yemeníes son los últimos en aprender la ley de la selva del Pentágono y de la Casa Blanca.

 

Junto con Irak y Afganistán en que el especialista en contrainsurgencia Stanley McChrystal perfeccionaba sus técnicas, Yemen se está uniendo a las líneas de otras naciones donde el ejército americano está comprometido en esa variedad de guerra, cargando con las matanzas de civiles y otras formas del llamado daño colateral: Colombia, Malí, Pakistán, Filipinas, Somalia y Uganda. 

 

Notas

 

1) BBC News, December 14, 2009

2) Press TV, December 14, 2009

3) Daily Telegraph, December 13, 2009

4) Yemen Post, December 13, 2009

5) Ibid

6) Tehran Times, December 10, 2009

7) United Press International, August 25, 2009

8) BBC News, December 1, 2008

9) New York Times, September 9, 2008

10) Wikipedia

11) Press Trust of India, May 11, 2009

12) BBC News, June 28, 1998