El rol turco en las negociaciones con Irán

 

11 de enero de 2011

 

Por George Friedman

 

Cuadro de texto:  Las charlas P-5+1 con Irán se reasumirán en Ene. 21-22. Para aquéllos no puestos a punto en la oscura jerga del mundo diplomático, éstas son las charlas entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China y Rusia), más Alemania - de, P-5+1.

 

Estos seis países estarán negociando con un país, Irán. Las reuniones tendrán lugar en Estambul bajo el amparo de todavía otro país, Turquía. Turquía ha dicho que habría un sólo huésped en esta reunión, no mediador. Será difícil para Turquía quedarse en este rol.

 

Los iraníes han aprendido claramente de los norcoreanos que han convertido su programa nuclear en una estructura para enredar cinco poderes mayores (Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Corea del Sur) en tratar a Corea del Norte como su igual diplomático. Para Corea del Norte cuya meta desde el derrumbe de la Unión Soviética y la absorción de China con el comercio internacional se ha venido abajo a la supervivencia del régimen, tratándose como un poder serio ha sido un golpe diplomático mayor.

 

La mera amenaza de desarrollo de armas nucleares ha tenido éxito haciendo eso. Cuando usted camina atrás y considera que ese la economía de Corea del Norte está entre los más destituido de los países del Tercer Mundo y su capacidad nuclear está lejos de probado y consigue ser el uno de los persuasores para hablar con cinco poderes mayores (y frecuentemente negándose y halagándose luego) ha sido un logro real.

 

 

Irán explota una oportunidad

 

Los iraníes han logrado una posición similar. Por lejos el más débil de los negociadores, ellos han creado una dinámica con que ellos no sólo están sentándose en la mesa de los seis países más poderosos en el mundo pero también son, como los norcoreanos, frecuentemente halagándose allí.

 

Con las bendiciones obvias de los otros, un séptimo poder mayor, Turquía, se ha posicionado para facilitar y quizás mediar entre los dos lados: los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania en un lado, Irán en el otro. Esto es tal extraordinaria que yo no puedo ayudar a repetirlo.

 

Nadie hace algo militarmente sobre Corea Norte porque es más una molestia que una amenaza, incluso con su artillería en rango de Seúl (las posiciones de artillería fijas son blancos perfectos para el poder aéreo americano). Las negociaciones y la ayuda ocasional resuelven el problema. La posición de Irán es mucho más significativa y va lejos más allá de las potenciales armas nucleares.

 

Si los Estados Unidos se retiran de la región, Irán se vuelve el poder convencional más poderoso en el Golfo Pérsico, sin tener en cuenta si tiene armas nucleares. Dado que los Estados Unidos se ligan para dejar Irak a finales de este año oficialmente, Irán está volviéndose substancialmente más poderoso. La meta de Corea del Norte es la supervivencia del régimen.

 

No tiene ninguna meta más allá de eso. Las ambiciones de Irán incluyen la supervivencia del régimen pero van bien más allá de esto. De hecho, si hay cualquier amenaza al régimen, ellos no vienen de fuera de Irán sino desde dentro de Irán, y ninguno de ellos parece bastante poderoso para causar el cambio de régimen. Por consiguiente, Irán es menos sobre conservar su poder que es sobre reforzarlo. Enfrenta una oportunidad histórica y quiere aprovecharla sin embrollarse en una guerra por  tierra.

 

El retiro de las fuerzas americanas en Irak es el primer paso. Como el poder de EEUU declina en Irak, aumenta el poder iraní. La semana pasada, Muqtada al-Sadr volvió a Irak desde Irán.

 

Al-Sadr era el líder de una poderosa milicia pro-iraní, antiamericana en Irak, y él dejó a Irak hace cuatro años bajo la pesada presión de las fuerzas americanas. Su decisión para volver claramente no era exclusivamente suya. También era una decisión Iraní, y el momento era perfecto. Con un gobierno nominalmente independiente ahora en su lugar en Irak bajo el premierazgo de Nouri al-Maliki, quién es por todos los relatos pro-iraní, la reinserción de al-Sadr mientras el retiro americano se pone en marcha al mismo tiempo que presión sobre el gobierno de los iraníes que la resistencia desde los Estados Unidos, y la confianza de sus aliados en Irak, está disminuyendo.

 

Opciones americanas

 

Los Estados Unidos ahora encaran una opción crítica. Si continúa su retiro de fuerzas de Irak, Irak estará camino a volverse un satélite Iraní. Hay ciertamente, elementos anti-iraníes hasta entre los Shiitas, pero la capacidad encubierta de Irán y su abierta influencia, acoplada con su presencia militar en la frontera, minará la capacidad de Irak de resistir.

 

Si Irak se vuelve un aliado o satélite iraní, la frontera iraquí-saudita y la iraquí-kuwaití se vuelve, eficazmente, la frontera con Irán. El sentido psicológico en la región será que los Estados Unidos no tienen ningún apetito por resistir a Irán. Habiendo pedido a los americanos que trataran con los iraníes - y no habiendo conseguido que ellos hagan así, los sauditas tendrá que alcanzar algún acomodo con Irán.

 

En otras palabras, con el país estratégicamente localizado en el Medio Oriente - Irak - Irán tiene la habilidad ahora para volverse el poder dominante en el Medio Oriente y simultáneamente reformar la política la Península árabe. Los Estados Unidos, por supuesto, tienen la opción de no retirar fuerzas en Irak o detener el retiro a algún número más pequeño, pero nosotros estamos hablando aquí sobre la guerra y no los símbolos.

 

Veinte mil tropas americanas (como el retiro) desplegadas en roles de entrenamiento y apoyo y resistiendo una asertiva milicia pro-iraní es un número pequeño. De hecho, las varias milicias no tendrán ningún escrúpulo sobre atacar a las tropas americanas, diplomáticos y trabajadores de ayuda dispersos en momentos en grupos pequeños alrededor del país.

 

Los Estados Unidos no podría controlar Irak con casi 170,000 tropas, y 50,000 tropas o menos va a producir bajas americanos si los iraníes deben escoger seguir ese camino.

 

Y estos incidentes no serían acompañados por esperanza de un éxito militar o político. Asumiendo que los Estados Unidos no se preparan para aumentar fuerzas dramáticamente en Irak, los iraníes ahora encaran una oportunidad histórica. El problema nuclear no es todos lo importante. Los israelitas están diciendo ahora que los iraníes están a una distancia de tres a cinco años de tener un arma nuclear.

 

Si esto está debido a gusanos de computadora implantados en centrífugas Iraníes por la Agencia de Seguridad Nacional americana o la agencia técnica de alguna otra inteligencia, o porque, como nosotros hemos dicho antes y construido un arma nuclear realmente es muy duro y toma un tiempo largo, los israelitas han reducido públicamente la presión. La presión está viniendo de los sauditas.

 

Como ha dicho STRATFOR y ha confirmado WikiLeaks, son los sauditas que está presionando actualmente a los Estados Unidos para hacer algo sobre Irán, no debido a las armas nucleares sino debido al cambio convencional en el equilibrio de poder. Mientras Irán pudiera resistir fácilmente la destrucción de armas que no tiene, su miedo real es que los Estados Unidos lanzarán una guerra aérea convencional diseñada para dañar las fuerzas convencionales de Irán - particularmente su capacidad naval y blindada.

 

La destrucción de poder naval iraní es crítica, desde la más poderosa contra-movida de Irán en una guerra sería bloquear el Estrecho de Hormuz con minas, proyectiles anti-nave y enjambre de lanchas suicidas, cortando el flujo sustancial de petróleo que sale del Estrecho.

 

Tal atajo estrellaría la recuperación económica global. Esta es la verdadera opción "nuclear" de Irán.

 

Los iraníes también son conscientes que la guerra aérea - diferente a la contra-insurgencia - es el engranaje fuerte de América. No infravalora la habilidad de los Estados Unidos, en una guerra aérea extendida, para destrozar la capacidad convencional de Irán, y sin esa capacidad convencional, Irán se vuelve bastante insignificante.

 

Por consiguiente, Irán viene a la mesa con dos metas. El primero es retener la poderosa mano negociadora que tiene jugando la tarjeta nuclear. El segundo es evitar una campaña aérea por los Estados Unidos contra las capacidades convencionales de Irán. En esta discusión está en juego nada está menos que el futuro de la Península árabe. Los iraníes no tendrían que invadir para poder reformar la región militarmente. Sería suficiente allí el potencial de Irán para invadir. Cambiaría la cuestión de la supervivencia del régimen de Irán a Arabia Saudita.

 

Las tropas americanas en Kuwait ayudarían pero no cambiarían la ecuación básica. Los sauditas entenderían que habiendo dejado Irak, los Estados Unidos serían bastante capaces de dejar Kuwait. La presión sobre los sauditas para acomodarse a los iraníes sería terrífica, desde que ellos tendrían que cercar con seto sus apuestas en los Estados Unidos. En cuanto a basar tropas en la propia Arabia Saudita, los riesgos se amontonan, desde la presencia americana en Arabia Saudita durante Escudo del Desierto y Tormenta del Desierto fue el gatillo que ayudó el levantamiento de al Qaeda.

 

Por consiguiente, las opciones aparecen estar aceptando el cambio en el equilibrio regional a favor de Irán, invierte el retiro de fuerzas americanas de Irak o intenta destruir las fuerzas convencionales de Irán mientras previenen la interrupción de petróleo del Golfo Pérsico.

 

Del punto de vista americano, ninguna de estas opciones es apetitosa. Vivir con el poder iraní abre la puerta a las amenazas futuras. Moviéndose pesadamente a Irak simplemente no puede ser posibles con las fuerzas actuales comprometidas a Afganistán.

 

En todo caso, invirtiendo el flujo fuera de Irak crearía una fuerza de bloqueo en lo mejor, y uno no bastante grande para imponer su voluntad en Irak o Irán. Hay, por supuesto, la opción de mantener o intensificar sanciones. El problema incluso que los americanos han creado huecos mayores en estas sanciones, y los chinos y rusos - así como los europeos - están contentos de minarlo a voluntad.

 

Los Estados Unidos podrían obstruir a Irán, pero muchas de sus importaciones entran a través de las rutas de tierra en el norte - incluso la gasolina de Rusia - y para que la Armada americana imponga un asedio naval eficaz tendría que detener y abordar los buques mercantes chinos y rusos así como aquéllos de otros países.

 

Los Estados Unidos podrían bombardear las refinerías iraníes, pero eso simplemente abriría la puerta a las ventas extranjeras de gasolina. Yo no tengo confianza en las sanciones en general, y mientras las sanciones actuales pueden herir, ellos no forzarán un cambio del régimen o causarán a los iraníes preceder la clase de oportunidades que ellos tienen actualmente. Ellos pueden resolver muchos de los problemas de sanciones atrincherándose en Irak.

 

Los sauditas pagarán el precio que ellos necesitan para la paz que ellos quieren. Los europeos apenas son de una mente en cualquier asunto salvo uno: Ellos no quieren ver una interrupción de petróleo del Golfo Pérsico.

 

Si los Estados Unidos pudieran garantizar un resultado exitoso para un ataque aéreo, los alemanes y franceses lo apoyarían privadamente mientras condenan públicamente el uni-lateralismo americano. Los chinos estarían espantados por los riesgos que las acciones americanas impondrían sobre ellos. Ellos necesitan petróleo Medio Oriental, aunque China está contenta de ver a los Estados Unidos que se hundió en el Medio Este así que en otra parte no tiene que preocuparse demasiado por la competencia americana.

 

Y, finalmente, los rusos ganarían de surgir el precio de energía y teniendo a EEUU hundido en otra guerra. Para los rusos, diferente los europeos y chinos, un ataque sería aceptable. Por consiguiente, en la mesa la próxima semana los americanos estarán, dolorosamente conscientes que sus campañas parecen prometedoras al principio pero frecuentemente fallan; los europeos y chinos, queriendo una solución de bajo-riesgo a un problema a largo plazo; y los rusos, queriendo parecer útil mientras esperan los pasos de Estados Unidos de nuevo en esto y se prepara para vivir con los precios de energía volando.

 

Y están los iraníes, que quieren evitar una guerra convencional pero no quieren preceder la oportunidad que ha buscado subsecuentemente antes de la República islámica - la dominación del Golfo Pérsico.

 

El interés turco

 

Están entonces los turcos. Los turcos se opusieron a la invasión americana de Irak porque ellos no lo esperaron para  establecer un gobierno viable en Bagdad y por eso destruir el equilibrio de poder entre Irak e Irán. Los turcos también han intentado evitar ser arrastrados en el sur más allá de tratar con las amenazas de los curdos turcos que operan fuera de Irak.

 

Al mismo tiempo, Turquía ha estado recalibrándose como un poder principal en el mundo musulmán y el puente entre el mundo musulmán y Occidente, particularmente los Estados Unidos. Dado esto, los turcos han asumido el papel de manejar las negociaciones entre los P-5+1 e Irán. Los Estados Unidos en particular estaban disgustados en el último esfuerzo de Turquía que coincidió con la imposición de sanciones por los P-5+1.

 

Los turcos, junto con Brasil, negociaron un traslado de materiales nucleares desde Irán que se vio como insuficiente por Occidente. El hecho real era que los Estados Unidos estaban desprevenidos por el papel unilateral que Turquía y Brasil jugaron en el momento que ellos lo hicieron. Desde entonces, los miedos nucleares han menguado, las sanciones han limitado el éxito a mejor, y los Estados Unidos están a una distancia de un año de dejar Irak y ya se han retirado de un rol de combate. Los Estados Unidos ahora dan la bienvenida al rol turco.

 

Así lo hacen los iraníes. Al resto no le importa ahora mismo.

 

Ahora los turcos deben enfrentar su dilema. Es todos muy bueno querer negociar como una parte neutra, pero la parte más importante no está sobre la mesa: Arabia Saudita.

 

Turquía quiere jugar un papel dominante en el mundo musulmán sin arriesgarse demasiado en términos de fuerza militar. El problema para Turquía, por consiguiente, no está más cerca de traer a los Estados Unidos e Irán sino trayendo a los sauditas e iraníes más cerca, y eso no sólo es un tremendo desafío debido a los problemas religiosos sino también porque Irán quiere ser lo que más opone Arabia Saudita: el poder dominante en la región.

 

El problema turco es reconciliarse el problema fundamental en la región que es la relación entre persas y árabes. El problema nuclear simplemente es fácil porque no es ahora mismo sensible en el tiempo. El futuro de Irak es sensible en el tiempo e incierto.

 

Los Estados Unidos quieren salir, y eso crea a un aliado Iraní. Un Irak pro-iraní, meramente por existir, cambia la realidad de Arabia Saudita. Si Turquía quiere jugar un papel constructivo, debe encontrar una fórmula que satisfaga tres necesidades.

 

La primera es facilitar el retiro americano, desde que simplemente quedarse y tener bajas no es una opción y producirá la guerra aérea convencional que pocos necesitan.

 

La segunda es limitar el grado de control que Irán tiene en Irak y garantiza los intereses iraníes en Irak sin permitir control absoluto.

 

La tercera es persuadir a Arabia Saudita que el grado de control cedido a los iraníes no amenazará los intereses Sauditas. Si Estados Unidos deja la región, la única manera de proporcionar estas garantías a todas las partes es para las fuerzas turcas, encubiertas y abiertas, para jugar un papel activo en Irak que contrapese la influencia Iraní.

 

Turquía ha sido un poder creciente en la región, y ahora está a punto de encontrar el precio del poder. Los turcos simplemente podrían escoger estar al lado de los iraníes o los sauditas, pero ninguna estrategia a la larga reforzaría seguridad turca.

 

Los turcos no quieren una guerra aérea en Irán. Ellos no quieren caos en Irak. Ellos no quieren escoger entre persas y árabes. Ellos no quieren una hegemonía regional iraní.

 

Hay muchas cosas que los turcos no quieren. La pregunta es: ¿Qué quieren ellos? ¿Y qué riesgos se preparan ellos a tomar para conseguirlo?

 

$The prime risk they must take is in Iraq - to limit, not block, Iranian power and to provide a threat to Iran if it goes too far in the Arabian Peninsula.

El primero riesgo que ellos deben tomar está en Irak - limitar, no bloquear, el poder iraní y proporcionar una amenaza a Irán si va demasiado lejano en la Península árabe. Esto puede hacerse, pero no es cómo los turcos se han comportado en el último siglo o así. Las cosas han cambiado.

 

Tener poder regional no es un concepto. Es un proceso complejo y desagradable de equilibrar intereses contradictorios para prevenir amenazas mayores que surgen a la larga a los intereses de un país.

 

Habiendo sido posicionado por otro lado como huésped para las negociaciones entre los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, China, Rusia y Alemania en un lado e Irán, Turquía tiene para hacer una decisión básica: puede meramente mantener una mesa de discusión, o puede formar y garantizar el resultado. Como han aprendido los americanos, nadie les agradecerá esto, y nadie pensará mejor en ellos por hacerlo.

 

La única razón para un compromiso más profundo como mediador en las charlas P-5+1 es que estabilizando la región y manteniendo el equilibrio pérsico-árabe de poder está en el interés nacional de Turquía.

 

Pero será un cambio expandiendo la cultura política interior de Turquía. También es un cambio inevitable. Si no ahora, entonces después.