Extraña tormenta fermenta en Asia del Sur

 

Por M K Bhadrakumar

 

No antes que las armas se quedaran calladas y la carnicería terrorista acabara en Mumbai que los diplomáticos perspicaces comenzaran a luchar involucrando a India, Pakistán y los Estados Unidos. Los dos poderes nucleares Sur asiáticos se cierran con llave en la carrera para tener a EEUU en su lado respectivo.

 

Para EEUU, sin embargo, no es más una materia de actuar como un mediador mentalmente justo, neutro. Hoy, Washington es un participante completo con sus propias estacas en las ecuaciones de poder estratégicas Sur asiáticas Sur, gracias a la guerra en Afganistán que se posiciona críticamente. De hecho, el fermento Sur asiática no podría ser más extraño.

 

Como "El Hombre Viejo" en la obra de William Shakespeare Macbeth diría,

 

"Hay resultados y diez yo puedo recordar bien:

Dentro del volumen del tiempo que yo he visto

Horas terribles y cosas extrañas:

pero esta noche de la herida

he bromeado sabiendo lo anterior."

 

Washington busca aprehender que las tensiones aumentando en Asia del Sur pueden salir fuera de control. Según los últimos indicios, la Secretaria Estatal Condoleezza Rice está llegando a Nueva Delhi el miércoles en una misión mediadora.

 

De nuevo, la inteligencia israelí Mossad está mirando de la sombra. El aparentemente fidayeen paquistaní (guerrillas) que atacaron Mumbai les hicieron un punto a los judíos target, incluso ciudadanos israelitas, por violencia particularmente repugnante. Había nueve víctimas judías. Los expertos israelíes han llegado a Mumbai. La furia de Israel no conoce ningún límite.

 

Entretanto, China está vadeando suavemente en el ojo de la tormenta. El sábado, el Ministro Extranjero de China Yang Jiechi discutió por teléfono la crisis con su colega paquistaní, Shah Mehmood Qureshi. Ellos ciertamente condenaron los ataques terroristas en Mumbai. Pero entonces, Yang siguió para expresar la esperanza que "Pakistán e India podrían continuar fortaleciendo la cooperación, mantener el proceso de la paz de Pakistán-India, y adelantar lazos bilaterales de una manera saludable y firme", para citar la agencia informativa Xinhua.

 

Yang dijo, "Estas medidas están en los intereses fundamentales de Pakistán e India." Curiosamente, Yang y Qureshi también "empeñaron esfuerzos conjuntos para empujar los lazos bilaterales adelante." En esencia, Yang ha expresado solidaridad con Pakistán y ha aconsejado refrenamiento por parte de la India. Es incierto si Washington incitó a Beijing a usar sus buenos oficios para calmar las aguas con problemas o Beijing deseó subrayar su relevancia a la seguridad Sur asiática.

 

Una cosa está clara, sin embargo. Como el precio en muertes en Mumbai continúa subiendo firmemente y está a punto de cruzar las 200 vidas inocentes, India está agobiada por olas de dolor y enojo. El gobierno en Delhi ha sido agitado desde sus reales cimientos por el ultraje público que ha hecho erupción en el fracaso colosal de dirección política.

 

El partido gobernante, Congreso, que es el gran viejo partido que lideró la lucha por la libertad de India encara una amenaza existencial a su permanencia futura en el tablero de ajedrez de la política nacional de India. Los políticos senior de todas las sombras se sentaban agrupados en total en la residencia del primer ministro durante horas hasta el domingo a media noche, deduciendo cómo enfrentar a la luz del día y a un público que está perdiendo rápidamente la fe en ellos y sus shenanigans.

 

El ministro interior ha sido forzado a renunciar por una dirección encolerizada del Partido del Congreso, teniendo responsabilidad por el fracaso masivo para impedir al fidayeen atacar la capital financiera de India con tal impunidad. Curiosamente, la inteligencia no estaba precisamente faltando que tal ataque desde el Mar Arábigo necesitaba anticiparse.

 

Pero el público no está impresionado que la cabeza del vivaracho ministro ha rodado. Las heridas en la psique india se cortan profundamente. Y hay una posibilidad creciente que el enojo público puede producir un movimiento salvaje en el humor popular hacia la política nacionalista derechista en las elecciones de asambleas provincianas y parlamentarias que se acercan rápido.

 

El gobierno está apuntando su dedo sobre Pakistán como la base desde donde los fidayeen organizaron su cuidadosamente planeado ataque. La percepción popular en India está que allí eso tenía que ser en algún grado muy sustancial de compromiso por elementos dentro del establecimiento paquistaní para semejante operación masiva, meticulosamente coreografiado con detallada logístico de retaguardia para ser organizada.

 

El gobierno está teniendo un tiempo duro manteniendo su posición formal que distingue grupos terroristas basados en Pakistán que habrían llevado a cabo al ataque y el gobierno paquistaní como tal. La opinión pública no compra esa distinción sutil, pero el gobierno tiene poca opción en la materia.

 

De hecho, al establecimiento indio parece faltarle la convicción en lo que está diciendo por vía de absolver las agencias de seguridad paquistaníes de cualquier mano perpetrando el ataque terrorista. La alternativa para el gobierno sería equivalente a llamar al ataque por su nombre - un acto de guerra - por parte del establecimiento paquistaní, dada su escala masiva. Pero eso le obligará a India a que responda militarmente a la agresión percibida, qué por supuesto es inconcebible como un estallido nuclear es alcanzable dentro de ningún tiempo.

 

El punto es, la relación adversaria de India-Pakistán con sus antecedentes de sospecha mutua y erizados con animosidades innumerables que orillan en la hostilidad, se posiciona así delicadamente en cualquier momento dado que no necesita más que unas horas para degenerar en una situación de conflicto a causa de un desliz o dos en cualquier lado, incluso cuando se camufla en chapas de cordialidad como ha sido durante los pasados tres a cuatro años.

 

Islamabad, por supuesto, obstinadamente desecha todas las imputaciones de compromiso en el ataque terrorista. Bajo la presión directa de los Estados Unidos, Islamabad aceptó apresuradamente la idea que el teniente General Ahmad Shuja Pasha, director general de Inter-Service Intelligence (ISI), el servicio de inteligencia del primer ministro de Pakistán, visitaría India para discutir el problema. Pero esta decisión emana de una conversación por teléfono entre Rice y el Presidente de Pakistán Asif Ali Zardari y parecía haber sido un esfuerzo sutil por valerse de astucias aumentando el enojo indio. Ha sido aguado subsecuentemente por el ejército paquistaní. Evidentemente, el jefe del ejército paquistaní general Pervez Kiani que previamente encabezó el ISI concluyó que podría extraer la savia de la moral para el ejército al ser visto tambaleando bajo presión india.

 

Los reflejos se están endureciendo en ambos lados. En el ambiente político doméstico en India con elecciones nacionales inminentes, es políticamente suicida para el gobierno ser visto desvalido en incluso halagar a Islamabad en un intercambio significativo. Mientras los partidos de izquierda indios han puesto sus recientes acres diferencias de lado con el gobierno y han requerido "unidad nacional", los políticos derechistas no sienten el ímpetu para hacer así cuando ellos se dan cuenta de las oportunidades siendo catapultadas en el poder en una ola nacionalista de ultraje popular.

 

Entretanto, Delhi se vuelve hacia Washington por más ayuda.

 

Y, anticipándose presión de EE.UU. extensa, el ejército paquistaní ha empezado ofreciendo amenazas veladas que a menos que Washington y Delhi se retiraran, todas las apuestas están afuera de su participación en la "guerra al terrorismo" en Afganistán. Esto puede poner a Washington en algún dilema - y explica el viaje a prisa de Rice a la región.

 

El ejército paquistaní sólo sabe demasiado bien que una vez que el "factor Afganistán" se pone en obra, los cálculos cambian completamente. Con unas ya estimadas 32,000 tropas americanas en el campo y una fuerza probable de más de 20,000 combate y posiblemente apoyo de tropa en camino a demanda de los comandantes en Afganistán, se vuelve un alto juego de apuestas para Washington.

 

Desde la perspectiva de Washington, la crisis hace erupción en un momento torpe, con varios departamentos y agencias de administración americana comprometidas inventando una estrategia fresca hacia la guerra en Afganistán - el coordinador de la Casa Blanca para Irak y Afganistán, general Douglas Lute; comandante CENTCOM General Petraeus; presidente de Junta de Jefes de Estado Mayor almirante Mike Mullen; Departamento de Estado y Agencia de la Inteligencia Central están todavía por completar su asignación.

 

El factor afgano corta en los intereses de EEUU de maneras diferentes. Primero, en caso de una escalada de tensiones India-Pakistán en los próximos días y semanas,  EE.UU. debe anticiparse a una decisión paquistaní para desviar sus divisiones del crujido de las regiones fronterizas afganas y debe aumentar a 100,000 tropas bruscamente, a su frontera occidental con India. Casi inmediatamente, el impacto se sentirá en la dinámica de la guerra en Afganistán.

 

En un reciente discurso en Washington, el general David McKiernen, comandante supremo de las fuerzas de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán, había subrayado que importante era que ese ejército paquistaní mantuviera el curso en Afganistán. Él dijo que Kiani fue brevemente esperado en Kabul y "nosotros hemos empezado hablando entre nosotros hoy que coordinamos la cooperación nivelada táctica a lo largo de la frontera."

 

McKiernen agregó que él vio un "cambio pensando en los mayores niveles en Pakistán que esta insurrección es un problema que amenaza la misma existencia de Pakistán, y que ellos tienen que tratar quizás con esta de maneras que ellos no contemplaron hace unos años en su lado de la frontera. Así yo veo un buena voluntad y capacidad, aunque ellos tienen un camino larga para ir a dirigir operaciones de contra-insurgencia en el lado Pak de la frontera."

 

Él expresó "optimismo cauto" sobre la guerra y tiene en cuenta la buena voluntad del ejército paquistaní para cooperar. El peor miedo de McKiernen será ahora que la dirección militar paquistaní pueda estar a punto de suplicarle que tenga la voluntad para luchar contra al-Qaeda y los Taliban pero le falta la capacidad y recursos debido al requisito urgente de re-desplegarse en la frontera con India.

 

Un segundo factor trabajando sobre EEUU será la presión que todo esto podría ponerse sobre los medios en tránsito para suministrar a las tropas. Bruscamente 75% de los suministros para las tropas americanas pasas a través de Pakistán y no hay ninguna ruta alterna viable excepto a través de Irán para suministrar a las unidades desplegadas en las regiones del sur y del sudeste montadas sobre la insurrección de Afganistán.

 

Tercero, sin el apoyo de Pakistán, el Taliban tendrá un pic-nic en las regiones fronterizas. Y las bajas para las fuerzas de OTAN aumentarán, lo que tendrá implicancias políticas serias para las capitales europeas.

 

Por consiguiente, la primera tarea de Washington será refrescar el temple y evitar una confrontación ojo-a-ojo entre los dos adversarios nucleares Sur asiáticos. Será el último acto de la política extranjero mayor para la administración partiendo de George W Bush y un curioso ensayo de pleno-vestido para la entrante presidencia de Barack Obama.

$

 

El interés paquistaní es forzar un papel de mediador en que EEUU "refrena" a India. Los militares paquistaníes se sienten nerviosos sobre el rápidamente ensanche de la sociedad estratégica EEUU-India y le gustaría que Washington fuera siempre-dado a sus políticas de Asia del Sur.

 

Curiosamente, los fidayeen atacando enérgicamente en Mumbai subrayan la súplica paquistaní que Washington no puede compartimentar la guerra afgana sin dirigirse al centro de decisión de tensiones de India-Pakistán. Pero todos esto pasa por alto la posibilidad que el ejército paquistaní precisamente bien puede tener un gran motivo levantar las tensiones con India en la presente juntura para encontrar una coartada para retorcer de los compromisos a la "guerra al terrorismo" en Afganistán. El punto es, militares paquistaníes albergan presentimientos profundos sobre la política afgana de la administración de Obama entrante.

 

Obama ha dejado caer bastantes indirectas que él se pondrá duro con el ejército paquistaní por su política de huellas gemelo de combatir la guerra y enjaezar al Taliban al mismo tiempo como el auriga de su influencia geopolítica en Afganistán. El pensamiento americano actual se apoya hacia equipar selectas tribus de Pashtun combatir el Taliban y al-Qaeda.

 

Es un movimiento polémico que preocupa el ejército paquistaní, cuando podría encender la violencia en las regiones Pashtun dentro de Pakistán y dar combustible a la demanda de Pashtunistán.

 

Además, Obama ha advertido bruscamente que él tendría Fuerzas Especiales americanas para golpear dentro del territorio paquistaní si la situación de seguridad se garantizaba. Tal cosa será vista por el ejército paquistaní como una palmada humillante en su cara.

 

Lo que es más desconcertante más para el ejército paquistaní es la probabilidad que la "estrategia de salida" de Obama dará énfasis al aumento rápido de un  ejército nacional afgano de 134,000 hombres. Ésta ha sido una idea favorita del Secretaria de Defensa Robert Gates y puede explicar grandemente la decisión de Obama para persistirlo en su puesto ministerial.

 

Sin embargo, la ley de disminuir ingresos para el ejército paquistaní empieza a funcionar una vez que un ejército nacional afgano gana tracción. e hecho, un ejército afgano será, ciertamente, dirigido llevado por oficiales étnicos Tajik.

 

En la actualidad, los Tajik constituyen más de los tres-cuartos del cuerpo de oficiales del ejército afgano. Pero los Tajik han estado completamente fuera de la intolerable influencia paquistaní - incluso durante el jihad afgano en los años ochenta. El nacionalismo Tajik desafía las aspiraciones paquistaníes para controlar Afganistán.

 

Resumiendo estos dilemas que enfrenta el ejército paquistaní, el ex secretaria extranjera paquistaní Najmuddin Sheikh recientemente apuntó, "Esta [la política afgana de Obama] sería de hecho la realización de los peores miedos de seguridad de Pakistán."

 

Ambassador M K Bhadrakumar was a career diplomat in the Indian Foreign Service. His assignments included the Soviet Union, South Korea, Sri Lanka, Germany, Afghanistan, Pakistan, Uzbekistan, Kuwait and Turkey.