La agenda de la Era Post-Secular

 

10/18/2008 

06 de octubre de 2008 (fecha de publicación en ruso)

 

Konstantin Cheremnykh

 

http://www.rpmonitor.ru/en/en/detail.php?ID=11392

 

La agenda de la Era Post-Secular

 

 

El cardenal Tarcisio Bertone emite un mensaje a la audiencia laica y religiosa

 

UNA MIRADA DEL PRESENTE

 

Los sacerdotes y políticos difieren de la manera en que ellos enfocan a los humanos. Mientras el político, interesado en un resultado inmediato, tiende manipular los anhelos de las personas, a menudo jugando sobre sus impulsos primordiales, instintivos, el sacerdote, al hablar a las masas de personas, está dirigiéndose a lo mejor y más alto en cada uno de ellos. El clero, teniendo responsabilidad ante el Señor y no ante un partido político o asociación de negocios, percibe, analiza e interpreta las señales de un desastre global de una manera específica y también está abierto a aquéllos que nunca se habían confesado o habían pedido consejo. La escala global del desafío requiere una respuesta sobre un nivel inter-civilizaciones, y el clero identifica su esencia y origen más precisamente que nadie más.

 

En septiembre, cuando la ola de la crisis financiera no había golpeado todavía el núcleo centro de los mercados globales, un simposio internacional, involucrando las figuras de las Iglesias católica romana y ortodoxa rusa, acuñó la definición de una "civilización post-secular." Es notable que el evento en el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO), titulado El 5to Convento "Política Global: Una Mirada desde el Futuro", se sostuvo en una atmósfera de franqueza espiritual, sin ninguna referencia a autoridades cívicas, marcando así una nueva calidad emergente de un diálogo en problemas esenciales la humanidad está enfrentando hoy.

 

El libro recientemente publicado del cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado del Vaticano, presentado al simposio, impresionó al público con la sobriedad y definitud de valoraciones de la esencia implícita de los desafíos globales actuales. El libro, se editó en italiano y ruso y proporcionado con un prólogo escrito por la Cabeza de Departamento de Relaciones Externas de la Iglesia de Moscú Patriarca Metropolitano Kirill de Smolensk y Kaliningrad, se titula "Ética de Bien Común en la Doctrina Social de la Iglesia" *.

 

Para un intelectual ruso, lo más llamativo es el punto de referencia inicial: el Cardinal identifica el periodo de los últimos años sesenta como el momento cuando el desastre actual estaba tomando forma. En los finales 1960s, los intelectuales "creyeron que todo es política."  Esta asunción, según Bertone, generó un tipo de universalismo que predeterminó "una expansión global de una cultura,  por causa de la cual se hicieron víctimas las culturas locales."

 

El Cardinal recuerda que la globalización no sólo penetra la esfera política sino todas las hipóstasis de la vida, y que la falla del sistema pertinente de relaciones globales no se levanta de cálculos erróneos sino de una deficiencia moral. Entretanto, los esfuerzos por evaluar esta realidad por medio de las varias versiones del mismo individualismo liberal están desvalidos, como se caracterizan todos estos enfoques, según el Cardinal, con la falla del reduccionismo, es decir degradando lo principal humano.

 

El Card Bertone cita las palabras de Aristóteles quien indicó que "la vida común de las personas no es igual a la coexistencia de animales, roza en el mismo prado. En la naturaleza salvaje, cada criatura está interesada en sí misma y usa cualquier posibilidad de robar la comida del vecino. En la vida humana, el bien de todos sólo es disponible a través de cooperación, y es más, un humano sólo puede hacer uso del beneficio común en caso de que el mismo beneficio sea usado por otros."

 

¿Es tan esencial recordar al público, principalmente comprendido de creyentes cristianos, de estos elementales de filosofía? De hecho, la cita de Aristóteles es usada por el Cardinal sólo como pretexto para la discusión extensa en que él insiste que la coexistencia humana per se no puede servir como fuente de bienestar permanente, y que la Iglesia, nunca esta satisfecha con este (siempre temporal)  equilibrio de intercambio humano, e intenta elevar a las personas a un nivel más alto de relación - la Hermandad.

 

Es más, incluso la actividad económica en un sentido estrecho no se limita al propósito de intercambio equivalente pero es causa al principio de mutualidad que involucra la responsabilidad ante de los lados dependientes. Entretanto, la donación como acto, inherente excepcionalmente en la comunidad humana, no está destinada por igualar las posibilidades sino por apuntalar la afiliación del donador a la sociedad.

 

Un cristiano, anhelando una sociedad basada en los principios de hermandad "no es un echador pasivo de papeleta de voto: él tiene que poder demostrar que el principio de coexistencia fraternal puede provocar decisiones políticas particulares. Ésta es la evidencia de fe que incluso a un laico le gustaría oír de la Iglesia. El hecho es que la fe se expresa a través de la posibilidad de realizar algo que excede los horizontes, dados a nosotros."

 

Esta tesis del cardenal supera el sistema entero de asunciones, generalmente aceptado en la comunidad Occidental en la llamada era post-industrial. El periodo de los últimos años sesenta que Bertone identifica como el punto de arranque de la engañosa transformación ideológica, estaba de hecho marcado con un reavivamiento específico del ateísmo del temprano siglo XX, evocado no con un real descubrimiento en la ciencia humana en el antecedente del deseo humano para una existencia más decente sino con la invención particular de cibernética, tipo particular de anarquismo superficialmente pacifista que desarrolla (o más bien instrumentalizado para desarrollar) lo que se llamó después "revolución de  rock-droga-sexo", y las obsesiones particulares del establishment global expresadas en el llamado concepto "los límites del crecimiento".

 

LA CONVERGENCIA DEFECTUOSA

 

La diferencia principal entre el poderoso movimiento para un cambio social en el siglo XX temprano y la "revolución" de 1968 es obvia del hecho que el último surgió en una clase social bien-situada, y no fue manejado por las necesidades centro de un obrero, sublevado contra el trato brutal de los patrones, sino por un impulso irracional, sub-cortical de almas inmaduras, sin estar cargadas con algún tipo de responsabilidad ante los otros humanos.

 

El deseo de los "jóvenes enfadados" de 1968 para entretenerse mientras el trabajo es realizado por una "máquina pensando" es cualitativamente diferente del deseo para "trabajo libre" - el lema internacional de años veinte.

 

En la Rusia soviética, donde la "revolución de los hippies" generó pensamiento indirecto y tardío también efectos muy fuertes, la segunda fase de revolución ateísta tuvo lugar en el nivel del establishment y surge de la fascinación personal de Nikita Khrushchev con la idea de Lord Bertrand Russell de la ciencia como un suplente positivo para la religión.

 

La descripción del noble británico como un gran pensador humanista, casi en el nivel de Karl Marx, coincidió entonces con la teoría de "la convergencia de capitalismo y socialismo", desarrollada en un círculo estrecho de intelectuales bajo los auspicios del Club de Roma. La convergencia real realmente estaba teniendo lugar en la palanca de los que movían y sacudían, representando a la eminencia gris auto-descrita de ambos lados de la Cortina de Hierro cuya comprensión mutua perfecta apareció después de derrumbe en 1991 de la URSS cuando los ex discípulos del Instituto de Análisis de Sistemas Aplicado entraron en la fase en un rol político.

 

La persona, ampliamente descrita como el autor de la "perestroika" soviética, académico Alexander N. Yakovlev, era un neófito consagrado de la teoría informativa que él creyó sinceramente era el logro más alto de la filosofía social. El doloroso cambio social de ese momento hace víctima a los defensores del trabajo productivo, se reemplazó seguidamente con un tipo de "nuevo pensamiento", no inventado por Mikhail Gorbachov sino asociado con la mejora obvia de niveles de vida derivados de la coyuntura ventajosa de precios de petróleo.

 

La nueva convergencia de Rusia, ahora un miembro G-8 y candidato de WTO, con la comunidad Occidental, abarcó un nivel más ancho lejano de la sociedad que ahora se ha convencido implícitamente que después de una década de penalidades, la sociedad rusa [consumidora] ha "merecido" una vida mejor y un rol más alto en el mundo - sin la visión en su origen; sin la empatía en las necesidades de otras naciones, no tan generosamente dotadas por la Madre Naturaleza; sin considerar por la desesperada envidia experimentada por naciones más pobres hacia Rusia así como el Oeste; sin la idea más ligera que esta suerte puede ser temporal.

 

Al mismo tiempo, curiosamente, la globalización es percibida por los rusos como un fenómeno negativo, una fuerza externa asociada con amenazas militares a la nación. Al mismo tiempo, un tornero o ensamblador, consigue un trabajo en una instalación aseada, con aire acondicionado de una corporación extranjera que está haciendo uso de lo barato de la fuerza de trabajo rusa y no se percibe como un participante directo del mismo proceso de  globalización.

 

Los funcionarios federales y (sobre todo) locales lo convencen que la "progresista" China debe su éxito al mismo modelo. Estos oficiales olvidan de mencionar que la sociedad con los negocios occidentales se ve en China como una tarea táctica y no estratégica; que el problema de empleo en China es directamente proporcional al número de población e inversamente proporcional a la escasez de recursos naturales; que más allá de esta práctica, China continúa patrocinando países más pobres, abandonados por la sucesión de URSS, no sólo por razones geopolíticas sino para la verificación de veracidad del modelo escogido de desarrollo.

 

MÁS ALLÁ DE CÁLCULOS MUNDANOS

 

La mala- interpretación descuidada de la realidad global en la sociedad rusa ha tomado la forma de un autismo cultural específico, fenomenológicamente similar a la irresponsabilidad descuidada de un ciudadano de la civilización post-industrial occidental. Esta similitud se expone cuando la realidad está forzando la entrada.

 

Cuando la decadencia de las importaciones americanas suprime la producción europea, que a su vez, reduce importaciones de combustible ruso; cuando "el oro negro se vuelve el mal negro para la estabilidad del rublo y el presupuesto equilibrado", según el reciente titular en un mayor diario de negocios rusos; cuando los despidos masivos en construcción y comercio al menudeo, son el resultado de la reducción de liquidez de los bancos, golpean las casas europeas y rusas, las dos civilizaciones hermanas vienen a comprender que algo crucial en la manera en que ellos vivieron había estado esencialmente equivocado.

 

La explicación que ellos exigen de los políticos apenas puede derivarse por medio del cálculo simple, cuando los procesos monetarios de las últimas tres décadas no estaban basados en pensamiento racional sino en la creencia descuidada en el milagro post-industrial. Cuando el efecto inevitable de un empobrecimiento aun más desesperado en la mayoría de las naciones del Tercer Mundo tienen eco en Europa y Rusia con las tensiones sociales y erupciones de odio étnico, los poderes tendrán que responder no sólo con apuntar a las víctimas propiciatoria particulares entre la clase financiera sino con una búsqueda por ideas que explican lo que había pasado y lo que tiene que ser hecho.

 

Sin embargo, también enfrenta una tarea similar la mayoría de los europeos que saludaron el uso de las capacidades agro-industriales para cultivar "energía alternativa", obligando a las naciones más pobres a apretar sus cinturones a sus esqueletos, y la mayoría de los rusos, indiferente a los problemas de sus anteriores pueblos hermanos de la patria soviética común.

 

Cuando un mendigo callejero de color quiebra las ventanas de un europeo de clase media, y la policía mal retribuida no interviene, la víctima, ya incapaz de pagar la renta y sostener a la familia, es probable se pregunte finalmente por la manera en que él había vivido durante los últimos treinta años post-industriales. Cuando un equipo de los una vez ilegalmente contratados y ahora ilegalmente despedidos obreros tajik secuestran al único hijo de un gerente de construcción ruso, él tendrá que pensar, mejor tarde que nunca, sobre la fragilidad de su caza por superganancias. La respuesta no se buscará estando en la esfera de cálculo racionalista: el término "retribución" pertenece a una esfera diferente.

 

Esta esfera es dirigida por el cardenal Bertone que recuerda que los horizontes de Hermandad no son imaginaciones etéreas: de hecho, ellos se ejemplifican con un tangible equivalente terrenal que diferencia a un humano de los seres inferiores: un humano es capaz de relaciones de amistad que, en su esencia, es "no afición a los beneficios materiales sino al deseo de compartirlos con otros, la prontitud interior para satisfacer los requisitos de otra persona."

 

¿Se destina este mensaje sólo para la parroquia católica? Contemplando sobre las declaraciones del Cardenal, un ruso o europeo podrían preguntarse por qué se usa así raramente el término "amistad" en el idioma de hoy del periodismo y análisis político y normalmente es más reemplazado con definiciones de "sociedad estratégica", o "Verflechtung" qué es en esencia el mismo intercambio equivalente que no crea una nueva calidad.

 

Europeos y ruso podrían preguntarse por qué el término "amistad" no se aplica a sus vecinos étnicos y culturales cercanos, las relaciones con ellos que se reducen avariciosamente a un cálculo de arancel sin savia.

 

EN BUSCA DEL NUEVO IDEAL

 

Los medios de comunicación informan, así como la evidencia personal, revela verosímilmente que Europa y Rusia fueron tomadas en una siesta con el alud de la crisis financiera, a pesar de las numerosas advertencias de economistas, expertos e incluso personas con una reputación de especuladores tope. El hecho que las advertencias más serias habían sido ignoradas, y sus autores marginados y ridiculizados, es una evidencia adicional de la profunda deficiencia moral del sistema que ahora está cayéndose en pedazos.

 

En la historia humana, la redención en una dimensión de la civilización no está teniendo lugar por primera vez. La referencia a San Bernardo de Clairvaux en el libro del cardenal Bertone no sólo se dirige a las mentes de los católicos.

Las preocupaciones de San Bernardo que las tierras del monasterio no deben usarse para "acumulación improductiva", expresadas en el XI siglo, parezca absolutamente pertinente después un milenio, cuando los anteriores territorios industriales en los Estados Unidos, Europa, y muy frecuentemente también en Rusia, sobre todo en las metrópolis, son abandonado y/o reemplazado por casinos improductivos, centros de entretenimiento y propiedades inmobiliarias de super moda, conocidas como loft.

 

Como un milenio antes, la tierra que podría traerles frutos a las personas que invierten su labor cotidiana, se usa para medios substitutos en cierto modo determinados por el Cardinal como "un juego de suma cero." Este proceso no puede pasar sin consecuencias para las almas de las personas privadas de la misma posibilidad de contribuir al bien común, y obsesionados con la felicidad individual – como, sólo para ejemplo, esos millones de americanos que firmaron contratos de hipoteca y son bastante conscientes de no haber ganado para sus bienes raíces.

 

Aunque el término "crisis" no se usó en el libro del cardenal, el problema fue levantado por todos los participantes de la discusión. El problema de la crisis excede su aspecto meramente económico y fue levantado independientemente por tales personas diferentes como el Dr en ccias políticas Victor Sergeyev, profesor de la Universidad de Bolonia Stefano Zamagni, profesor de MGIMO, filósofo Alexei Shestopal, vicepresidente de la Unión de Empresarios Cristianos (Unione Cristiana Imprenditiori Dirigenti) Renzo Bozzetti, el diplomático jubilado y ahora profesor Yevgeny Astakhov, y el profesor asociado de la Universidad del Estado de Moscú Estado, Primero Diputado de Russian Entrepreneur Foundation, economista Andrey Kobyakov.

 

El fenómeno de la "burbuja" fue visto por los portavoces como una implicancia inevitable de la "economía post-industrial" ficticia, desplegando, en el proceso de descomposición, no sólo la falla de las teorías reduccionistas sino la inmoralidad subyacente de la opción una vez seleccionada.

 

¿Qué hacer sobre todos esto? ¿Puede reducirse esta pregunta sólo a las medidas para aliviar al "consumidor" con billones de deudas de bancos reembolsadas? ¿Debe recordarse a un humano su responsabilidad antes que al resto de los individuos por el globo? ¿Pueden transformarse los impulsos destructivos de frustración no en un ímpetu de esperanza - un estilo Barack Obama - substituto sino la energía real, inspirando y levantando la naturaleza de un humano?

 

Ésta es la agenda de la nueva era post-secular, la era de nueva ética que el cardenal Tarcisio Bertone sólo tocó - que toma la esencia ontológica delicada pero precisamente. Se espera que la comunidad ortodoxa responda, y esta respuesta no debe representar un mero intercambio sino una contribución basada en la propia experiencia ética de esta civilización - su propia dotación esencial e indispensable en la solución global, requerido por la era cuando los llamados "problemas eternos" están volviéndose prácticos.

 

* Card. Tarcisio Bertone. L'etica del bene comune nella dottrina sociale della Chiesa. //A cura di Pierluca Azzaro, Libreria editrice Vaticana, 2008.