Talibanes y Asia Central

 

30.10.2009

 

Aleksandr SHUSTOV

 

Cuadro de texto:  Una nueva operación del ejército paquistaní contra el Taliban en Waziristan Sur lanzada el 17 de octubre ha expuesto una amenaza a los estados asiático centrales cercanos. Al contrario de años anteriores cuando todas las luchas eran muy cautas y las autoridades prefirieron más bien negociar con los militantes, esta vez el ejército paquistaní está determinado a luchar hasta que la última arma se dispare.

 

La ofensiva se lleva a cabo conjuntamente desde tres direcciones a través de dos divisiónes -su fuerza global que es de unos 30,000 - más aviación y artillería. Se espera que la campaña dure 2 meses.

 

Los expertos dicen que los Talibanes paquistaníes tienen 10,000-12,000 tropas. Poco antes del principio de la operación, casi 100,000 paisanos habían huido de la región en miedo de la seguridad. Las operaciones anti-Taliban lanzadas en el valle de Swat en mayo de 2009 forzaron que algunas partes de los asalariados extranjeros se muevan a estados asiáticos centrales que orillan con Afganistán.

 

Este mayo un destacamento de 100 hombres liderado por el ex comandante del campo de la Oposición Tajik Unida Mullo Abdullo (Rakhimov) se presentó en Tajikistan oriental. Como resultado de una operación especial llevada a cabo por fuerzas Tajik para combatir la producción y tráfico de droga, se mataron algunos militantes separatistas. El paradero de Mullo Abdullo permanece desconocido.

 

A fin de mayo, un punto de control Uzbek en Khanabad en la frontera Kirguiz fue atacado por la noche, y más tarde unas explosiones golpearon Andizhan. En julio se llevaron a cabo dos operaciones en Kyrgyzstan del Sur. Todos estos incidentes se unen con el retorno de algunos militantes de las áreas Afgano-Pakistán a Asia Central. Para otoño la situación en Uzbekistan empeoró. La república vio una erupción de ataques violentos apuntada a figuras religiosas de alto-nivel seguidas por una serie de choques armados y detenciones de delincuentes sospechosos.

 

Según la agencia informativa de Ferghana.ru, un subdirector de la madrasa de Kukeldash Abror Abrorov fue muerto el 16 julio en Tashkent. El 31 julio el Imán Principal de Tashkent Anvar-kori Tursunov sobrevivía un ataque de asesinato. Sus seguidores piensan que el imán fue asesinó por su crítica de las organizaciones islámicas radicales, incluyendo wahabitas e Hizbut Tahrir.

 

El 9 de agosto un miembro del departamento para neutralizar el terrorismo y la corrupción en Uzbekistan, Khasan Asadov, también cayó víctima del extremismo religioso. En agosto tarde 16 vendedores de la feria Parkentsky en Tashkent fueron detenidos en la sospecha de asesinar Tursunov y compromiso en el grupo religioso 'Jihad'. El 3 agosto una corte delictiva de distrito en la región de Kashkadaryinsky empezó las audiencias en el caso que involucra a 11 ciudadanos de la ciudad de Shakhrisabz y distrito de Kitabsk acusados de participar en las actividades de 'Movimiento Islámico de Uzbekistan', 'Jihad' islámico y 'Libia Djamoat'. El 29 agosto se mataron tres militantes durante una operación en el distrito de Tashkent de Kukcha-Darbaza después que ellos se negaron a rendirse. Un portavoz por la Oficina del Fiscal General de Uzbekistan, dijo que los militantes muertos habían estado envueltos en los mencionados ataques de asesinato.

 

También, según los datos extraoficiales, el 10 agosto tuvo lugar una explosión y una escaramuza cerca del edificio del Ministerio Uzbek de Defensa, y el 8 septiembre hubo un choque armado entre los militantes y la policía en una de las calles de Tashkent.

 

En octubre pueden verse señales de inestabilidad política por toda Asia Central. Según servicio de guardia de frontera Kirguiz, tarde por la noche del 14 octubre un grupo armado no identificado, involucrando casi 8 personas, cruzó la orilla kirguiz de Tayikistan cerca del punto de control Kok-Tash y desapareció en la región de Batken de Kyrgyzstan. Ellos hicieron resistencia cuando la policía intentó detenerlos.

 

El próximo día el grupo fue rastreado en el enclave Tajik de Vorukh. El 18 octubre las fuerzas de tareas especiales Tajik investigaron el enclave y las regiones cercanos de Batkensk y Sogdyisk y en el pueblo de Isfara encontraron seis militantes después, se mataron a cuatro de ellos en la escaramuza. Se detuvieron cuatro miembros más de la banda 19 octubre en Vorukh. Los expertos informaron ésos eran miembros del 'movimiento islámico de Uzbekistan'.

 

El número exacto de militantes de Asia Central que ha estado quedándose en la Zona de Tribu (en la frontera de Afgano-Pakistán) es todavía desconocido. A mitad de septiembre los medios de comunicación occidentales informaron que unos 5,000 militantes uzbek se están escondiendo en Waziristan Norte y Sur. Si el ejército paquistaní tiene éxito, un peritos rusos V. Sotnikov creen que los militantes uzbek apenas se manejarán para desaparecer entre los locales como sus socios Pushtun  hicieron en el Valle del Swat.

 

Sotnikov piensa que ellos o estarán buscando resguardo en Afganistán, donde las fuerzas americanas están esperando por ellos, o en pueblos pequeños en la frontera afgano-paquistaní. Pero en ambas situaciones no es difícil notar tal gran número de militantes. Así ellos probablemente intentarán continuar su actividad delictiva en casa. Así enfrentarán una

 

«amenaza real de sentimientos islámicos y actividad terrorista crecientes en las fronteras del sur de Rusia - en Asia Central (Uzbekistan, Tajikistan, Turkmenistan) y en el Cáucaso Norte de Rusia (Chechenia, Osetia del Norte, Dagestan)».

 

Notablemente, nosotros hemos estado siendo testigos testimonio de la más grave situación del crimen en Asia Central desde este mayo, sobre todo en Uzbekistan donde el número de ataques terroristas y choques armados ha subido grandemente en recientes meses. En caso que los miles de militantes retornen a Uzbekistan, los choques separados pueden crecer en una guerra del guerrilla como una durante la guerra civil en Tajikistan.