¿Por qué no pueden las sociedades musulmanas ser más como un Oeste Globalizado?

 

Comentario por Alastair Crooke

New Global Studies Vol. 3 :

Issue 2, Article 4.

Published by The Berkeley Electronic Press

http://conflictsforum.org/2009/why-can%E2%80%99t-muslim-societies-be-more-like-a-globalised-west/#more-443

 

BEIRUT - Muchos comentaristas del Islam cometen el mismo error: Ellos instintivamente asumen que la resistencia del musulmán a la globalización occidental refleja la incapacidad de los musulmanes para aceptar el cambio social y estructural que requiere la 'modernidad'. Los musulmanes, en esta vista, no suben del anteriormente mundo 'cerrado' de tradiciones culturales, y para abrazar cambio.

 

Ellos se alejan lejos de esto, o reaccionan contra la 'opción' ofrecida por la modernidad. El filósofo, Henri Bergson escribe en 1932, sugiriendo que una razón que algunas sociedades intelectuales - para las que él acuñó el término 'sociedades cerradas' - eran incapaces de evolucionar en 'sociedades abiertas' eran que la religión se levanta como un tipo de hábito mental que ata la inteligencia humana a la marcha instintiva a la solidaridad y continuidad.

 

Algunas sociedades eran absolutamente incapaces de levantarse sobre éstos 'constreñimientos culturales' para abrazar la sociedad dinámica.

 

Karl Popper en su 'La Sociedad Abierta y sus Enemigos' más refinado que Bergson para implicar que las 'sociedades cerradas' eran profundamente hostiles a la idea de libertad humana. Los musulmanes se volverían el arquetipo 'cerrado' de Bergson y Popper, la sociedad estática en esta narrativa occidental era inevitable:

 

La fase ya había sido puesta por la vista historicista del Imperio otomano. El Imperio era el tipo lanzado por un historiador como parecerse una país deteriorándose, paseando, habitado por huéspedes excéntricos y vive en un vacío de iniciativa, o cualquier voluntad para restaurará su tejido carente - esperando en vano y privación para ser reorganizado y digerido por un nuevo y dinámico dueño. Esta vista profundamente euro-céntrica de los otomanos, ahora disputada por los historiadores contemporáneos, sentados cómodamente con las vistas de aquéllos como Richard Cobden y Jean Baptiste Say, articulados a mitad del siglo diecinueve que el nuevo pensamiento europeo y americano introducirían en una edad milenaria de paz: el comercios libres promovería la paz entre las naciones.

 

"La teoría de los mercados necesariamente esparcirá las semillas de la concordia y la paz", y Cobden creyó que la expansión de los principios del mercado y el comercio libre crearía un orden pacífico de países libres en Europa - y finalmente en el Medio Oriente. Esta última perspectiva ha seguido siendo una visión occidental paciente de la utopía, a pesar de fallar esta, más y más, para reconocer las tragedias que se dieron a luz en las sociedades musulmanas.

 

El 'Estado decadente' otomano, por supuesto, eventualmente tuvo sus nuevos dueños - los occidentalizados 'Jóvenes Turcos', y Kemal Ataturk. El impacto de estas ideas occidentales, y la marcha para construir Estados-nación poderosos, étnicamente unitarios, centralizados en sus sociedades - que era necesario para dar vigencia al cambio estructural - para los musulmanes era un desastre absoluto: Era una tragedia que creó millones de víctimas - como lo había hecho en Europa y EEUU.

 

Pero esto también, inesperadamente, facilitó la emergencia de un Islamismo reavivado que había vuelto a visitar sus raíces para encontrar nuevas soluciones a sus condiciones. De esta crisis, y de visiones deducidas de sus tradiciones intelectuales, y del Qur'an, el Islam empezó un viaje a un descubrimiento a un nuevo 'Ser'.

 

Una jornada lejos de estar acabada; pero que ya ha restablecido Islam como una fuerza política, social y económica dinámica. Es este evento, que casi ha sido borrado y tragado a por explicaciones deterministas que reducen el Islamismo a una parodia de plantilla de sociedad abierta/cerrada. Hace ahora treinta años desde la Revolución Iraní, y cincuenta años desde que fue formado el primer movimiento de resistencia islámica.

 

Todavía muchos en el Oeste siguen estando desconcertados: por qué hay allí una resistencia islámica: Ellos no pueden entender cómo los musulmanes no pueden ver la inevitabilidad de la modernidad técnica y su globalización estilo occidental. '¿Contra qué están resistiéndose los musulmanes'?, se preguntan.

 

En Resistencia: la Esencia de la Revolución Islámica, yo defendí que los musulmanes no se oponen a la globalización, ni a la ciencia, ni al cambio, per se. Al contrario, ellos abrazan los tres. La Revolución, más bien, es un 'Refutar' - Un 'gran refutar' para aceptar una comprensión del Yo, o del mundo sobre nosotros, dominado por una conciencia occidental contemporánea. Los islamistas buscaron recuperar una conciencia alternativa - una deducida de su propia tradición intelectual que estaría en oposición al paradigma occidental.

 

El Islamismo, para abreviar, no es algún puntapié irracional contra la modernidad – no es ningún suspiro de capricho divino; es accesible al entendimiento razonado. La 'modernidad' Occidental ha estado esencialmente parada sobre dos pilares:

 

El primero ha sido descrito por los historiadores como la 'Gran Transformación'. Empezó en Europa en el siglo decimoctavo, y estaba basado en una filosofía moral que vio el bienestar humano uncido al funcionamiento eficaz de los mercados, como indicado antes. Los humanos siguiendo deseos y necesidades privados, cortarían con otros, a través del mecanismo de mercado, para aumentar al máximo no sólo el bienestar individual; sino también el bien de la comunidad.

 

Estrechamente asociado con esto estaba otra idea, tomada por los puritanos ingleses que tenían sus raíces profundas en la historia anglosajona: Ver la 'mano' invisible de la Providencia también trabajando en política para provocar otro resultado 'ideal'.

 

Esta vista tuvo que empujar y contener la disputa política entre las tribus anglosajonas en la sociedad más temprana - había dado lugar a una armonía espontánea y al orden político. De este 'mercado' político, los puritanos ingleses creyeron que las instituciones anglosajones que representan el epítome de libertad personal y justicia, habían surgido espontáneamente. Tales ideas importantes sobre la política y economía se transportaron a América con los Padres Peregrino para volverse, para aquéllos como Thomas Jefferson, el arquetipo para el sistema americano de gobierno.

 

El concepto del Estado-nación, democracia y derechos humanos todos fluyeron de esta corriente protestante. Estas ideas poderosas han dominado el pensamiento occidental por más de 300 años; pero por los años veinte, ellos habían llevado el Islam al borde: el Islam estaba en crisis – sostenido por sus uñas.

 

Por supuesto, la 'Gran Transformación' en Europa no ocurrió ni natural ni espontáneamente. Era el producto de la intervención estatal masiva y un sistema creciente de control institucional. Hacer los Mercados 'libres' y eficaz era, y es, un artefacto de poder estatal. Los historiadores describen ahora la Transformación como un proyecto utópico que sería incompatible con cualquier forma contemporánea de democracia: la transformación había traído tensiones que tomaron el siglo decimonoveno y vigésimo de Europa al borde de la revolución - y más allá.

 

Su impacto en sociedades musulmanas no fue menos traumático: En el siglo que lleva a la crisis de Islam en los años veinte, la 'Gran Transformación' se había exportado al mundo musulmán.

 

Había una prisa por el Oeste para crear Estados-nación étnicamente unitarios en las ex provincias occidentales del Imperio otomano: Un poderoso Estado-nación centralizado se vio como la única estructura con bastante fuerza instrumental para forzar por los cambios sociales exigidos para imponer liberalización del mercado en las sociedades musulmanas. Como en Europa más temprano, el impacto de la 'Transformación' fue verdaderamente horrendo.

 

Justin McCarthy ha detallado cómo cinco millones de musulmanes europeos fueron 'limpiados' de sus casas entre 1821 y 1922 – por el Oeste en los Estados-nación de mayoría cristiana que fueron palanqueados en las ex provincias occidentales otomanas. La determinación anti-religiosa de los Jóvenes Turcos para emular la modernización de mercado seglar liberal de Europa vino a un costo terrible:

 

En el esfuerzo por crear una Turquía étnicamente unitaria y secular se murieron un millón de armenios, perecieron 250,000 asirios, y fue expulsado un cuarto de un millón de anatolios ortodoxos griegos. La identidad Curda fue suprimida, y finalmente Islam fue demonizado y suprimido por Ataturk. Las instituciones islámicas fueron cerradas; y el Califato de 1400 años fue abolido. El Islam estaba en crisis. Estos eventos se estaban repitiendo - aunque menos sangrientamente, pero no menos disruptivos a lo largo de la región - desorientado y desmoralizado, bajo el sitio del secularismo en vigencia en Turquía, Irán y en otras partes, y con el Marxismo que se filtra a sus miembros más jóvenes, los Islamistas se embarcaron en una viaje de descubrimiento.

 

En común con otros pueblos en crisis, el Islam buscó una solución a sus problemas encontrando un nuevo 'yo'. Los islamistas volvieron al Qur'an por las visiones.

 

El Qur'an no es un cianotipo para política o un estado: Es, como declara frecuentemente, nada nuevo. El Qur'an es un 'volver a pensar' viejas verdades, ya conocidas a nosotros todos.

 

Una de éstas 'viejas verdades' es que para que los humanos vivan juntos con éxito deben estar en una sociedad que practique la compasión, justicia y equidad. Ésta es la visión que yace en la raíz del Islam Político. Es un principio que representa una inversión completa de 'Gran Transformación'. En lugar de la pre-eminencia del mercado, al que se subordinan otros objetivos sociales y de la comunidad, la fabricación de una sociedad basada en la compasión, equidad y la justicia se vuelve el objetivo atropellando - al que se subordinan los otros objetivos, incluso los mercados.

 

El Islam no es por consiguiente una forma de democracia social. La Social Democracia acepta el principio de eficacia del mercado; pero se esfuerza por mitigar sus efectos sobre aquéllos que son sus víctimas: El Islamismo, por contraste, busca invertir completamente el paradigma del mercado poniendo la justicia, equidad y compasión como el objetivo al que el final, mercados y otros objetivos políticos serán subordinados.

 

Es revolucionario en otro aspecto: En lugar de lo individual siendo el principio organizativo alrededor del cual se forma la política, economía y la sociedad; el paradigma occidental es de nuevo invertido. Es el bienestar colectivo de la comunidad en términos de tales principios - en lugar del individuo - ése se vuelve el tornasol del logro político.

 

Para abreviar, los Islamistas están re-abriendo un debate antiguo - uno que yace en el corazón de la filosofía occidental e islámica: Originalmente propuesto por Platón - el último cuestionó los fines y propósito de política: ¿Es la política una mera carrera por los políticos acerca de quién puede exigir satisfacer apetitos humanos, deseos y quiere más totalmente; o hay 'telos' - en otras palabras, un 'propósito' más alto que la política - como la justicia, por ejemplo? Por supuesto, la respuesta que usted da a esta pregunta de principio puede determinar cómo usted estructura la democracia para lograr cualquier 'fin' que usted selecciona.

 

Los pensadores Iraníes fueron influenciados por la respuesta de Platón; y por consiguiente han sido influenciados por su 'República'.Algunos occidentalizadores están con problemas que después de doscientos años de opinión fija, su visión está nuevamente cuestionándose. Un conservador americano me comentó a mí que con René Descartes, el Oeste había descubierto la 'verdad' objetiva a través de la ciencia y tecnología.

 

Había hecho al Oeste rico y poderoso y los musulmanes no podrían cargar eso, creyó él: ellos supieron que finalmente les obligarían que asintieran la 'verdad' occidental. Pero lo que está teniendo lugar está muy lejos de esta visión simplista, y de gran importancia. La metodología Cartesiana de hecho ha ejercido hegemonía incomparable durante los últimos siglos. Y, aplicada por el rango de ciencia, el pensamiento político y social ha hecho a los europeos - y el mundo anglosajón en particular - singularmente rico y poderoso.

 

Descartes había separado entre el mundo material de 'cosas reales' - para ser tocadas, saboreada, sentidas o vistas - que sería explicadas y clasificadas por la racionalidad científica; y en el otro lado de esta frontera rígida, puso 'ideas' asociadas con fantasía, superstición, magia e ilusión.

 

Había 'realidad'; y, separado a esto, las creencias e invenciones ilusorias de pensamiento humano libre a través de la realidad. Esta dualidad estrecha formó la piedra del camino para el salto del 'yo' e individualismo occidental, en su muchas variantes.

 

La metodología cartesiana, tomada más por otros en una extensión lógica de su trabajo inicial, sin embargo, demostraría ser irreconciliable con otro proceso de pensamiento, otra 'conciencia' que estaba mucho más profundamente-arraigado en la psique humana. El sistema Cartesiano - cualquiera sus claras virtudes - no sólo alejó el 'espacio' vital conceptual en que podría operar esta otra conciencia, también destruyó las mismas herramientas, los mecanismos por que esto 'otras conciencias' impactaron, y transformaron al ser humano.

 

Vació esta otra gran narrativa de civilización, Islam, de significado; y de poder. La torsión al pensamiento de Descartes más temprano era de hecho la fabricación de la época:

 

Él lo hizo lejos - abolió eficazmente - la idea que cualquier orden significativo que estuviera más allá, o fuera del 'Yo' - O, de 'bien', o de verdad, siendo incluido en esa clasificación; o encontrado en la cifra de significado simbólico en el mundo sobre nosotros. Él destruyó cualquier espacio que semejante concepción podría haber ocupado, dividiendo el mundo rígidamente entre lo real y lo irreal. Eficazmente era el rechazo de la substancia de lo que F. Edward Cranz llamó 'conocimiento' conjunto - aun cuando el propio Descartes se aferró a la cáscara de sentimiento religioso: Lo 'sagrado' podrían volverse literales - y funcional; - o ser desacreditado como superstición.

 

La revolución islamista es por consiguiente mucho más que política: Es un esfuerzo por formar una nueva conciencia - para escapar de esta, y desafiar, las pre-suposiciones de más largo alcance de nuestro tiempo.

 

Utiliza la tradición intelectual del Islam para ofrecer una comprensión sumamente diferente del ser humano, y para escapar de la hegemonía y rigidez del literalismo Cartesiano. Es una jornada de recuperación de visiones de esa 'otra historia del Ser', como Henri Corbin el filósofo francés, lo llamó, eso ha terminado lejos.

 

Tiene muchas limitaciones y retrocesos - como los recientes eventos en Irán ha mostrado - pero sus visiones intelectuales ofrecen a los musulmanes (y también occidentalizadores) el potencial para ir más allá de las limitaciones de la conciencia material occidental. Esto es lo que excita y da energía: Como un líder de Hesballah me contestó cuando le pregunté lo que la Revolución Iraní había significado para él, él dijo inmediatamente que los musulmanes se sentían libre para pensar; pensar por ellos, una vez más.

 

No es por consiguiente posible tener sentido de la resistencia iraní o islámica más ancha sin entenderlo también como un evento filosófico y metafísico. Es la omisión de este último entender que ayuda a explicar males lecturas occidentales repetidas de Irán, su Revolución y también de eventos en la región.

 

Hesballah están usando técnicas que simbolizan el repertorio usual de la política occidental de transformar a los musulmanes. No es porque Hesballah proporciona servicios de la comunidad mejores que su líder, Seyed Hassan Nasrallah, es venerado a lo largo del mundo musulmán.

 

Hesballah está usando el mito, narrativa del arquetipo y simbolismo para explotar la separación Cartesiana entre el sujeto y objeto, y entre la realidad objetiva, en la una mano, y fantasía, simulación y superstición, en la otra. Hesballah usa estos medios para re-encender la imaginación creativa. La apertura de esta capa intermediaria en el dualismo Cartesiano les permite a las personas empezar imaginándose de una nueva manera; y imaginándose diferentes, para empezar a actuar diferentemente. Cuando ellos empiezan a imaginar temas diferentemente y actuar diferentemente, la manera en que ellos ven el mundo sobre ellos, también cambia.

 

Por supuesto hay otro lado al Islamismo: el Islam, como la Cristiandad, ha dado testimonio, de entrada, una lucha entre una interpretación estrecha, literal e intolerante en oposición a la tradición intelectual conectada con tierra en filosofía, razonando y transformando el conocimiento.

 

Penetrantemente, durante los últimos cincuenta años, son los literalistas, a menudo llamados 'Salafi' que el Oeste ha mirado para circunscribir las percibidas 'amenazas de su interés' a levantarse del arrebato de espíritu revolucionario entre los Islamista - un reflejo de pensamiento de contención de Guerra Frío.

 

América y Europa se volvieron a una variante más dócil y apolítica de Islam político que ellos creyeron sería más dócil. Pero usando así la literalista 'orientación puritana', el Oeste ha entendido mal el mecanismo por el cual algunos movimientos Salafistas han emigrado a través del cisma y la disidencia para volverse movimientos dogmáticos, llenos de odio y a menudo violentos que realmente amenazan a los occidentalizadores, así como sus socios musulmanes también. El apoyo Occidental del literalismo y dogma estrecho en un esfuerzo para contener la revolución intelectual dentro del Islam, paradójicamente ha dejado al Medio Oriente en un lugar menos estable, más peligroso y violento.

 

La política occidental ha autorizado una corriente de pensamiento literal en el Islam que es de hecho estrecha, intolerante y anti-heterodoxa. Éstos son los movimientos que se oponen estrechamente a todas las intrusiones occidentales en su sociedad. Pero posiblemente de importancia mayor por lejos que la inflación de la corriente 'burbuja' de literalismo en el futuro global, es la recuperación dentro de esa otra 'gran narrativa', Islam, de una conciencia alternativa - otro proceso de pensar que lleva la intimación de un posible escape de la hegemonía Cartesiana.

 

A la larga - como el paradigma occidental prevaleciente corroe el mundo más ancho - esto puede asumir gran importancia grande.

 

Alastair Crooke is author of 'Resistance: the Essence of the Islamist Revolution' published by Pluto Press, 2009. He lives in Beirut and has worked with Islamist movements for more than twenty years, serving until 2003 as an EU mediator charged with negotiating and facilitating various agreements with Palestinian Islamist movements in the context of the Palestinian-Israeli conflict.