¿Qué es Sistema Americano de Economía?

 

ECONOMÍA FÍSICA -- Parte I

Por Nancy Spannaus

 

No hay ninguna tarea más urgente para el Congreso Americano, y el pueblo Americano, que poner inmediatamente en su lugar un programa de emergencia de recuperación económico basado en los principios del Sistema Americano de Economía. Hay un problema grande: ¡Virtualmente ninguno en este país fuera del movimiento de LaRouche, parece entender lo que es el Sistema Americano de Economía!

 

Yo estaría desencaminado si yo estaba para decir que yo pudiera llevar la sustancia plena del Sistema Americano en la serie de columnas de las que ésta es la primera. Un trabajo que realmente entienda del asunto requiere un dominio de los mayores escritos de economía de Lyndon LaRouche que procede epistemológica y filosóficamente desde la raíz de la materia. Sin embargo, es posible preparar la base para ustedes, como ciudadanos, tomar lo que debe hacerse, definiendo lo que el Sistema Americano no es, y proporcionando alguna conexión con base histórica en los principios cruciales, como ellos se pusieron en la práctica.

 

Empecemos con una cosa muy mala: el Sistema Americano de Economía no es capitalismo.

 

- Mentiras británicas -

 

En su papel Creaciones originales del Hombre, publicado en junio de este año. Lyndon LaRouche escribió:

 

En contraste con las constituciones y sistemas europeos contemporáneos, la forma real de sociedad que la Declaración americana de Independencia y la Constitución Federal, con su crucial Preámbulo, define la economía americana para ser, ni es capitalismo ni socialismo, sino lo qué el Secretaria del Tesoro Americano Alexander Hamilton, entre otros, definió como El Sistema Americano de economía política.

 

Lo qué el sistema británico, y Karl Marx se entrenó en este, definido como político Capitalismo, era la forma imperial británica de estilo anglo-holandés, veneciano de gobierno ultramontano por una oligarquía financiera. Éste era el sistema establecido por la victoria de la oligarquía financiera anglo-holandesa, centrado en el poder obtenido por la British East India Company a través del Tratado de París de febrero de 1763 que concluyó la precedente, mutuamente ruinosa, Guerra de los Siete Años entre los poderes de Europa continental.

 

Desde 1848, el poder de los viejos sistemas feudales de Europa, como aquéllos de los decadentes Habsburgo, están principalmente absortos en lo que se volvió, cada vez más, los accesorios del sistema monárquico liberal anglo-holandés. El poder en este sistema imperial se localizó en esa oligarquía financiera que se conoció como Sinarquista International del siglo 20, la mismo Sinarquista International de cuya intriga de banqueros privados nos dio Mussolini, Hitler, y Segunda Guerra Mundial.

 

El sistema europeo, que los crédulos del mundo han aceptado como lo que ellos describen como 'el sistema capitalista', es, de hecho, normalmente el sistema de gobierno tiránico que los sindicatos financiero-oligárquicos privados de Europa y en otras partes ha ejercido como un poder puesto legalmente sobre la autoridad de los gobiernos, a través de arreglos a menudo descritos hoy como 'sistemas independientes de banca central'

 

De hecho, durante el curso del siglo20, todo el concepto del Sistema Americano de Economía que había sido conocido por nombre a través de la mayoría del siglo19 virtualmente desapareció. En cambio, las escuelas de Londres y austriaca de economía invadieron nuestras universidades, e incluyeron el paradigma de socialismo (o comunismo) vs. capitalismo, izquierda vs. derecha, clase vs. clase.

 

De hecho, estas opciones no representan ninguna opción en absoluto. Por como dijo LaRouche, las dos dependen en un concepto reduccionista de economía que niega la fuente fundamental de riqueza en un sistema económico físico: los poderes creativos de la mente humana.

 

- Principios Americanos -

 

Aunque arraigado en conceptos desarrollados en Europa, del Renacimiento italiano a través de Gottfried Leibniz, y substancialmente prefigurado en la temprana Colonia de Bahía de Massachussets, el Sistema Americano de Economía no se desarrolló totalmente hasta después de la Revolución americana. Porque no fue hasta este tiempo que allí se desarrolló la soberanía de un gobierno que tenía el poder para llevar a cabo las políticas económicas.

 

Dos individuos personifican el pensamiento que llevó al establecimiento del Sistema Americano: Benjamín Franklin, y nuestro primer Secretario del Tesoro, Alexander Hamilton. No es sorprendente, ambos Padres Fundadores han conocido conexiones a las redes leibnizianas en Europa que desarrollaron la ciencia de la economía física. Crucialmente, ambos también jugaron roles indispensables inventando y promulgando la Constitución americana que estableció la estructura moral, político, y legal para lograr sus metas económicas.

 

La economía de Franklin es ferozmente mal entendida por aquéllos que escogen identificarla por sus adagios del Almanaque (Un penique ahorrado es un penique ganado). Al contrario, la política económica de Franklin estaba basada en construir instituciones de aprendizaje científico y establece instituciones bancarias que consolidarían la industria productiva (incluyendo manufacturas), construyendo infraestructura, sueldos crecientes, y promoviendo el crecimiento de la población. Mientras no había nada en el programa de Franklin con el que Hamilton habría discrepado,  cayó a Hamilton inventar los programas gubernamentales específicos e instituciones -- el banco nacional, el arancel, y el prospecto para mejoras interiores -- qué realmente llegó a ser conocido como el Sistema Americano de principios del siglo 19.

 

Son estos programas, en contraste con el laissez faire al cual la mayoría de los llamado economistas identifica como la manera americana, nosotros estaremos discutiendo como los progresos de la serie.

 

El Sistema Americano significa Soberanía, No Comercio Libre

 

ECONOMÍA FÍSICA -- Parte II

 

Nada muestra la ignorancia de un economista o un historiador más de la aserción que el Sistema Americano de economía está basado sobre el “principio" de libre comercio. Todavía esta aserción ha prevalecido mayormente en las últimas décadas de la cultura popular y “enseñanza“ en los Estados Unidos, con el resultado de instilar una excusa académica para el odio de gobierno por incluso esos ciudadanos que dependen absolutamente en gobierno que funciona para los más.

 

Fue contra el libre comercioque se fundó la Constitución americana, y el sistema económico se permitió ser puesto en existencia. Y el libre comercio-- específicamente el sistema británico de control de comercio que estaba dominando el mundo aun después del fin de la Guerra Revolucionaria americana -- no sido refrenado por el establecimiento de la Constitución, el sistema financiación, y el Banco de los Estados Unidos, no habría habido ninguna República americana, y así ninguna barricada al imperio británico global.

 

- Las Asunciones del libre comercio-

 

Las asunciones detrás del libre comerciolibres se remontan de hecho a Aristóteles que definió el asunto de economía como meramente una extensión de manejar un presupuesto de la casa. Bajo este concepto, cada familia busca simplemente manejar sus asuntos para su propio beneficio, deja la dirección de la sociedad en conjunto a la mano invisible, o, más probablemente, el puño muy visible del rico y poderoso señor quién ha juntado la más grande riqueza y recursos a través del ejercicio de la fuerza.

 

El resultado es una sociedad oligárquica, controlada por un puñado de muy ricos, quienes buscan principalmente sus propios intereses, no el de la sociedad en su conjunto. ¡Y no hay fuerza organizada, exceptúe otra oligárquica que se prepara detener sus depredaciones!

 

La noción contraria de economía, que se desarrolló durante el siglo 15 del Renacimiento italiano y más allá fue elaborada por el gran científico Gottfried Wilhelm Leibniz, entiende el asunto de economía para ser el bienestar general de la sociedad en conjunto, y su capacidad de reproducirse y mejorarse. Bajo este concepto, familias individuales o ciudades no quedan para luchar afuera su destino contra otros, sino se obligan a participar en cuerpos gobernantes que, más o menos científicamente, se consagran ellas a saber y llevar a cabo las políticas que promueven el bienestar general de todos.

 

Mucho más, por supuesto, podría decirse sobre este asunto, y sido por el economista Lyndon LaRouche. Se envían lectores a www.larouchpub.com, donde un archivo de sus escrituras mayores, y ataques en comercio libre, puede encontrarse. Pero las dos asunciones fundamentalmente antagónicas detrás del sistema de libre comercio, en el un lado, y el sistema de bienestar general” en el otro, puede ser tomado prontamente por el hombre común.

 

Bajo el universo del “comercio libre, el hombre lucha contra el hombre, con todos sus instintos bestiales movilizados para supervivencia a costa de otros. Bajo el “bienestar general, el hombre es un ser humano interesado con promover bueno en su sociedad en conjunto, no sólo en el presente, sino en el futuro. Y este es científicamente conocible a través de la mejora constante de su naturaleza, y él el mismo.

 

Estableciendo los Estados Unidos

 

La victoria de las colonias americanas en la Guerra de Independencia por ningún medio acabó la dominación del “sistema de comercio libre” imperial británico, incluso en estas orillas. Los británicos continuaron usando su dominio de los mares, y su desarrollado sector industrial, para inundar el resto del mundo con bienes, y, en la magnitud posible, para prevenir la emergencia de otros centros industriales. Gran Bretaña quiso el resto del mundo para servir como su plantación y proporcionar las materias primas que necesitaba al precio más bajo posible, y estaba preparada para desplegar sus recursos para conservar ese arreglo.

 

La política británica en los mediados 1780 era devastadoramente exitosa. No sólo era Francia, el único rival de la superpotencia potencial, empujó en firmar un acuerdo de comercio libre que favoreció a los británicos, pero varias colonias americanas estaban luchando entre si por las políticas británicas de comercio. Mientras proporcionaba concesiones diferentes a colonias diferentes, los británicos estaban siendo guiados por una intención unificada: mantener cada colonias la gargantas de la otra, y prevenga su desarrollo como una nación unificada con la capacidad para defenderse y mejorarse.

 

En una palabra, reconquista. Y el nombre de la política por la que ellos esperaron lograr este objetivo, era “comercio libre.”

 

Así, cuando Alexander Hamilton, George Washington, Benjamín Franklin, y otros empezaron a organizarse, y corresponde alrededor del proyecto de reemplazar los ineficaces Artículos de Confederación con una Constitución de los Estados Unidos, ellos simplemente no estaban hablando sobre una “idea buena.”' lo que ellos entendieron es que, a menos que crearan instituciones continentales y gubernamentales que estaban específicamente consagradas a promover el bienestar general de las colonias en su conjunto, el Imperio británico iba a destruir todo lo que se había ganado en la Revolución.

 

Primero y ante todo, la nueva nación tenía que tener soberanía sobre su economía. Eso significó controlar su moneda, controlar su comercio, controlar su deuda, y controlar su economía en conjunto. La idea de ser capaz de defender los Estados Unidos contra poderes extranjeros, cuando los Estados Unidos no tenían la capacidad de levantar fondos, o para mantener la seguridad económica básica de su población, de la comida y ropa básica, a la infraestructura requerida para mantener y mejorar la economía, fue reconocido por ser un mal chiste.

 

Así, la propia Constitución americana se estableció con un compromiso explícito, en su Preámbulo, para mantener soberanía nacional, el bienestar general, y la posteridad de la nación --para conservar la nación contra el “comercio libre” británico.

 

El 'Sistema Americano' requiere el control de la Nación de su propia moneda.

 

ECONOMÍA FÍSICA -- Parte III

 

Bajo el Sistema Americano de Hamilton, la clave a la determinación del valor económico es la intervención creativa humana que produce productos físicos y altera la tierra. Una economía productiva debe animar los descubrimientos creativos individuales, los cuales  tienen el poder para transformar esa economía. El uso de créditos, distribuidos a través de un sistema bancario, es la manera primaria en que tal empresa creativa “puede animarse”.

 

Hamilton se puso a erigir una economía nacional basada en estos principios. Así como Lyndon LaRouche debe tratarse una nación que está eficazmente quebrada, bajo una carga de deuda sofocante, que Hamilton tomó unos Estados Unidos con deuda a los prestamistas extranjeros que habían financiado la Revolución, y luego el gobierno bajo los  Artículos de la Confederación de1783; este problema de la deuda fue compuesto por las grandes cargas de deuda de varios estados.

 

Bajo estas circunstancias, la primera tarea de Hamilton construyendo una economía productiva era defender el crédito público soberano de los Estados Unidos. Para hacer eso, él tenía que consolidar la deuda bajo el nuevo gobierno soberano de los Estados Unidos.

 

- Defendiendo el Crédito Público -

 

En respuesta a un mandato del Congreso para proponer una manera se salir de este pantano, Hamilton emitió su famoso “Informe sobre Crédito Público” en 1790; en él propuso, por causa de reparar el crédito de la nación asegurar su capacidad necesaria futura de pedir prestado, que todas las deudas de guerra de los estados sean asumidas por el gobierno Federal, y que el gobierno tome “la plena fe y crédito de los Estados Unidos” Unido detrás de todas sus obligaciones de deuda, sin restricción.

 

Los acreedores extranjeros y otros serían pagados, tan rápidamente como la prudencia permita, y que el gobierno y futuros se comprometan a este reembolso, en cuanto los Estados Unidos tuvieran la capacidad de cumplir bien sus obligaciones por la actuación mejorada de la economía.

 

Mientras estableciendo la santidad de las obligaciones de deuda soberana americana, Hamilton también ridiculizó la idea en que el gobierno debe operar sobre una base “pague como a usted le vaya”, sin pedir prestado. El incurrir en deuda, tanto como fue juzgado para estar en el interés nacional y para la promoción del Bienestar General, era una política económica legítima; una obligación de la deuda que podría parecer ser negativa, un débito, en la hoja de balance de algún contador, era capaz de ser transformado en un “crédito” positivo, beneficioso a la economía, creando la capacidad para generar un “beneficio” bien más allá de su propio mero reembolso.

 

Tal deuda tenía un “ciclo” que, si puesto en una longitud apropiada, aseguraría su reembolso, y produciría un beneficio en la actividad económica productiva cuyo valor real era por lejos mayor que el principio de la deuda y interés. (De esta manera, Hamilton, como LaRouche, distingue entre deudas a corto plazo que tienen maduraciones de unos años o menos, cualquiera que no tiende a agregar al largo-término capacidad aumentada por la actividad económica productiva y/o es para los propósitos de “especulación,” y deuda a largo plazo con un ciclo de 25-50 años, para la inversión productiva.)

 

Mientras discute la “calidades positivas” de deuda, Hamilton también advirtió contra cualquier recurso tonto para incurrir en deuda que no se escrutó cuidadosamente según el principio de invertir en el “bienestar General”; cualquier deuda es una obligación a pagar por los Estados Unidos que deben reunir -- y la cual, si propiamente manejada, crea beneficio mayor a la nación, que al prestamista:

 

“Justificar y conservar la confianza suya [prestamistas]; para promover la respetabilidad creciente del nombre Americano; para contestar las llamadas de justicia; para restaurar propiedad de la tierra a su valor debido; para proveer nuevos recursos a la agricultura y al comercio; para consolidar más estrechamente la unión de los Estados; para agregar a su seguridad contra el ataque extranjero; para establecer orden público en base a una política correcta, liberal. Éstos son los grandes e inestimables extremos a ser afianzados, por una provisión apropiada y adecuada, al periodo presente, para el apoyo de crédito público. ''

 

Hamilton también insistió que la extensión del crédito no fuera limitada por depósitos de “moneda fuerte,” la moneda, o metales--es decir, oro, plata, etc.--y que la moneda de papel serviría los propósitos de la nación. Sin embargo, como dicta la Constitución, sólo el gobierno Federal puede ser responsable para la emisión de tal dinero del papel, porque sólo el gobierno Federal puede asegurar su estabilidad.

 

El crédito, él dijo al Congreso, es el medio para poner dinero en circulación; el crédito, cuando ofrecido para el legítimo propósito económico, no sólo asegura al prestamista el reembolso, sino, por adelantar el bienestar económico de la nación, hace a la moneda valiosa y refuerza nuestro lugar entre las naciones.

 

El informe Hamilton, sobre todo su recomendación para la asunción de la deuda estatal, avivó un debate amargo, con antagonistas, principalmente en los Estados del Sur, liderado por James Madison de Virginia, un ex aliado de Hamilton defendiendo un gobierno central fuerte y la ratificación de la Constitución, exigiendo que la Constitución no le concediera este poder específicamente al gobierno Federal, y que Hamilton estaba diferenciando injustamente contra los Estados que prudentemente habían disuelto sus deudas.

 

Pero el Secretario del Tesoro comprendió que su asunción y reorganización de la deuda n eran la única senda viable a establecer el crédito de la nueva nación, y no cedería. En el futuro, el informe, asunción de la deuda y todos, se adoptó en 1791, por vía de un famoso “trato” de cambio--a cambio de los votos del Sur para su aprobación, Hamilton organizó al Presidente Washington para apoyar la situación de la capital de la nueva nación en un distrito especial en el Potomac, en lugar del Norte.

 

El ' Sistema Americano' Requiere un Banco Nacional

 

ECONOMÍA FÍSICA -- Parte IV

 

Una vez que el nuevo gobierno de los Estados Unidos había asumido la responsabilidad central por sus deudas (vea columna anterior en esta serie), el próximo paso era para asumir la responsabilidad por generar el crédito que estaría disponible para construir la nación, y asegurar la prosperidad para las generaciones actuales y futuras.

 

El Secretario Alejandro Hamilton propuso rellenar esta necesidad en su “Segundo Informe sobre Crédito Público”, por otra parte conocido como el “Informe sobre el Banco Nacional.” En este, él puso la necesidad por el establecimiento de un banco público, en parte consolidado por la deuda gubernamental americana, y regulado por la Tesorería americana que mantendría la base de una moneda nacional y una fuente de capital para la inversión a largo plazo para promover el bienestar general.

 

El Banco de los Estados Unidos, como era conocida la nueva institución, se pensaba que libraba el país de dependencia de intereses extranjeros o privados, y proporcionaba los medios por los que el país podría crecer. Hamilton llamó al Banco una “guardería para riqueza pública,” y concebido de sus operaciones no como un adjunto a las finanzas Federales, sino como un recurso para permitirles a los empresarios privados invertir en la nación. Sus descendientes políticos, entre ellos los nacionalistas como Mathew Carey, Henry Clay, John Quincy Adams, y Abraham Lincoln, consideraron al Banco Nacional para ser, junto con los aranceles y las mejoras interiores, la piedra de toque del Sistema Americano de Economía.

 

Porque el Banco de los Estados Unidos era responsable ante gobierno, fue poseído parcialmente por el gobierno, y fue capitalizado mayormente por la deuda gubernamental, era un cuerpo regulado, que no sólo tenía que llevar a cabo sus operaciones para hacer una ganancia para sus accionistas sino también constreñido a invertir para el beneficio de crecimiento económico en la economía física de la nación. Aquéllos que lo opusieron eran principalmente de las líneas de dueños de plantaciones y otros grandes poseedores de tierra que vieron en la creación del Banco una institución que promovería la manufactura e industrialización.

 

De hecho, la industrialización, una sine qua non para hacer la nueva nación económicamente independiente del Imperio al que justamente había derrotado, era precisamente de lo que Hamilton dependía cuando él propuso el banco nacional, como hizo claro su subsecuente “Informe sobre Manufacturas”. Un banco -- cualquier banco -- en la vista de Hamilton, sólo era tan bueno como el juicio de sus directores y administradores en venturas legítimas que se distingan finamente de lo completamente especulativo.

 

Pero Hamilton no quería sobre-regular tal juicio creativo, listando que un banco puede y no puede hacer; esto, él temía, dañaría su operación y requeriría constante cambio, desde los juicios de lo que está en el interés nacional en momentos específicos, será (y deberá) el cambio; en cambio, él propone establecer “puestos de guía” que deben dirigir tales juicios. Por ejemplo, Hamilton recomendó que para evitar la especulación en bienes raíces, al Banco Nacional se le prohibiera prestar para compras de bienes raíces o de poseer o sostener propiedad, en otra cosa que la tierra y mejoras para las oficinas y sucursales del Banco.

 

El intelecto humano debe discernir lo que parece por otra parte de entre muchas posibles inversiones, pero debe darse prioridad al perfeccionamiento de la producción física o la “mejora” pública (es decir, infraestructura).

 

- Convirtiendo Deuda en el Crédito -

 

Para el capital de arranque para el Banco Nacional, Hamilton propuso vender $10 millón en subscripciones (porciones) denominadas a $400 cada una, y disponibles a los individuos, así como los cuerpos “políticos”; a las porciones se asignarían entonces un dividendo, como y cuando juzgado por los directores del Banco. Las porciones eran un cuarto pagables en dinero, oro o plata, y tres-cuartos en instrumentos de deuda soberana americana, llevando un 6% de interés (qué estaba entre las deudas asumidas de los estados y otros prestamistas; vea sección anterior). De esa manera, Hamilton estaba asegurando la fungibilidad de la supuesta deuda americana.

 

Más allá, Hamilton propuso que el Presidente sea autorizado a suscribir al Banco con $2 millón en la deuda soberana americana, mientras pide prestado entonces del Banco una suma igual pagable en instalaciones iguales, sobre un periodo de10 años, o en tales pagos más grandes como el gobierno juzgó. Así, Hamilton estaba capitalizando un banco con deuda -- una imposibilidad del punto de vista de un contador.

 

Pero, esto no era sólo cualquier deuda: Era la deuda soberana de los Estados Unidos de América, y como tal tenía la plena fe y el crédito de la nación detrás de él.

 

Las deudas soberanas de los Estados Unidos (o cualquier nación) no son meramente una obligación en el libro del mayor de algún contador; ellos son recursos potenciales y esperan reembolso garantizado. ¿Reembolsado por que?

 

¡Por qué, por los réditos creados por la economía productiva de la nación así ellos generan capital de inversión (a través del Banco, y a través de su fungibilidad como recurso) para aumentar la riqueza de la nación! Hamilton se ha vuelto lo qué financieros y a sus críticos como Adam Smith consideran un instrumento financiero “muerto” -- una deuda -- en un viviente, parte respiratoria de la economía: capital productivamente invertido con el potencial para crear riqueza física.

 

De hecho, a través de la estructura del Banco de los Estados Unidos, Hamilton estaba casando los intereses privados de la nación al público, de tal manera que la economía física de la nación beneficiaría, con un dinero estable, tasas de interés bajas, inversión a largo plazo, y un futuro económico seguro. Aquéllos que se opusieron al Banco buscaron un futuro contrario, como mostraría la experiencia.