Rusia se mete en la guerra en Afganistán

 

Por M K Bhadrakumar

 

Moscú está organizando un retorno extraordinario en el tablero de ajedrez afgano después de un hueco de dos décadas seguido a la aventura de nueve-años de la Unión Soviética que acabó en el retiro de sus últimas tropas de Afganistán en 1989. En una inversión curiosa de la historia, esto es sólo posible con la aquiescencia de los Estados Unidos. Moscú está aprovechándose del deterioro de la guerra en Afganistán y las implicancias para la seguridad regional podrían ser de largo alcance.

 

Una declaración conjunta emitida en Moscú en el fin de semana seguido a la reunión de Estados Unidos - Rusia del Grupo de Trabajo en Contra-terrorismo (CTWG) reveló que los dos lados habían alcanzado "un principio de acuerdo sobre el suministro de armamento ruso al  Ejército Nacional de Afganistán" en su lucha contra la insurrección Taliban. La 16ta sesión del CTWG sostenida en Moscú el 19-20 fue co-presidida por el Ministro Diputado Extranjero ruso Sergei Kislyak y el Sub Secretario de Estado de EEUU para Asuntos Políticos William Burns. Hablando con reporteros junto a Burns, Kislayak dijo, "Nosotros [Rusia] en el pasado ya hemos proporcionado equipos militares a Afganistán y nosotros sentimos que hay una demanda ahora por la población afgana para la capacidad de Afganistán de tomar su seguridad en sus propias manos." Él agregó era "posible" que Rusia podría aumentar la entrega de armas a Afganistán, aunque "yo no estaría ávido poner un número en esto."

 

Washington ha desairado de forma consistente al intento ruso de volverse un protagonista en la guerra afgana - excepto compartiendo inteligencia. Tan recientemente como marzo, hicieron erupción en Afganistán las demostraciones públicas contra alegados "despliegues de tropas rusas" informó en un periódico polaco que tenía todos los sellos de una operación por la inteligencia occidental. El entonces-primer secretario diputado de prensa del Kremlin, Dmitry Peskov, tuvo que clarificar esos rumores que el envío de tropas de Rusia a Afganistán era "completamente falso." Los analistas rusos sentían que el informe polaco creaba deliberadamente "una imagen de amenaza externa a la soberanía e integridad territorial de Afganistán para dar una explicación más creíble para la presencia militar de OTAN [Organización del Tratado Atlántico Norte] en el país."

 

Claramente, el anuncio del fin de semana en Moscú subraya un cambio en la posición americana. El deterioro de la guerra es indudablemente un factor detrás del cambio. (A propósito, en un cambio similar, Washington se acercó recientemente también a China e India para la expedición de tropas a Afganistán.) El periódico Telegraph de Gran Bretaña informó la semana pasada sobre una creciente "desesperación" en Washington sobre los fracasos percibidos de los aliados de OTAN en Afganistán. La actitud gung-ho - "tener-arma-querer-viaje" – no está más allí. Un consejero tope del Pentágono dijo al Telegraph,

 

"hay frustración, hay irritación. El humor vira entre la aceptación y desesperación que nada está cambiando. Nosotros pedimos más tropas y ellas no están viniendo en los números que nosotros necesitamos. El error estaba en primer lugar en presentarlo sobre OTAN. Para muchos países, estar en Afganistán parece ser sobre mantener apariencias, en lugar de luchar una guerra que realmente necesita ser ganada. ¿Era eso diplomáticamente necesario? Probablemente. ¿Es militarmente deseable? Yo no pienso así ni la mayoría de otros que están envuelto con Afganistán."

 

Un general alemán de OTAN dijo el domingo que se necesitan urgentemente 6,000 tropas adicionales en Afganistán para ya complementar las 60,000 tropas extranjeras en el país, la mayoría de ellos la parte de la Fuerza de Seguridad y Ayuda Internacional de OTAN.

 

Los rusos son todos demasiado conscientes de las trampas de otra intervención en Afganistán. Zamir Kabulov, el diplomático veterano de Moscú que sirvió en la Embajada soviética en Kabul todos por los años ochenta cuando los soviéticos ocuparon el país, es al presente embajador ruso en Afganistán. Kabulov recientemente disecó la tragedia de la intervención soviética en una entrevista con National Public Radio poseída por el gobierno de EEUU. Él dijo:

 

"Nosotros infravaloramos la alergia de la nación afgana a los invasores extranjeros porque no creímos que fuimos invasores en ese momento... Nosotros descuidamos las tradiciones y su cultura y la religión de los afganos."

 

Con tal percepción retrospectiva profunda, ¿cómo pudiera Moscú estar vadeando una vez más en Afganistán? No hay ninguna cuestión de Rusia enviando tropas a Afganistán. Pero lo qué sugiere el compromiso ruso es la creencia que "Usted puede doblar y puede triplicar el número de su contingente y usted todavía perderá esta guerra porque no es una cuestión de números, es una cuestión de la calidad del ejército y policía nacional afgana", para citar Kabulov.

 

Es decir, ha habido siempre esta creencia dentro del establecimiento de seguridad ruso que la tragedia de Afganistán podría apartarse si sólo el presidente Mikhail Gorbachev no había tirado el tapón fuera del sistema siempre-apoyo de suministros soviéticos para el régimen de Mohammad Najibullah. Ellos creen que Najibullah que se hizo presidente en 1986 aun pudiera esperar después del retiro de la tropa soviético si a sólo le se había proporcionado el siempre necesario material.

 

Las preguntas permanecen encima de la empresa rusa para reforzar la calidad del ejército afgano. ¿Asumirá la Rusia también la responsabilidad por entrenar el ejército afgano además de equiparlo? De hecho, eso parecería lógico. La próxima cosa mejor sería involucrar el principio de los cuadros de las fuerzas armadas de Najibullah que estaban entrenados en las academias militares soviéticas y las escuelas de inteligencia. Pero eso podría ser demasiado para el estómago de Washington.

 

Una cosa está clara.

 

Moscú actuó con previsión comenzando la propuesta al principio del año que OTAN pudiera usar territorio ruso para la expedición de sus suministros a Afganistán. El acuerdo formalizado en la conferencia cumbre de Bucarest de OTAN el 2-4 de abril sirvió el propósito de Moscú de maneras diferentes. Moscú señaló que a pesar del modo hostil de Washington, está preparado para ayudar en Afganistán que sólo muestra que la relación rusa-OTAN puede estar basada en la mutualidad de intereses y preocupaciones.

 

Como esperado, los miembros europeos de OTAN eran receptivos a semejante signo. Al encuentro del concilio de Rusia-OTAN en el margen de la cúspide de Bucarest, por primera vez quizás, el formato trabajó en la moda en la que se pensaba que trabajaba cuando la administración Bill Clinton le propuso a aturrullado Boris Yeltsin ansioso sobre la expansión de OTAN un plan en los mediados-1990 - que el formato tendría los miembros de la alianza participando como entidades nacionales en lugar de como miembros del bloque.

 

Rusia tiene un problema con expansión de OTAN. Como el primer ministro Vladimir Putin le dijo al periódico Le Monde recientemente durante su visita a París,

 

"ya no hay ninguna Unión Soviética. No hay ninguna amenaza. Excepto los restos de la organización. La pregunta es: ¿Contra quien están ustedes se aliados? ¿Para que es todo? Y extendiendo el bloque sólo está creando nuevas fronteras en Europa. Nuevos muros de Berlín. Esta vez invisible, pero no menos peligroso... Y nosotros podemos ver esa infraestructura militar encabezada hacia nuestras fronteras. ¿Para qué? Nadie está proponiendo una amenaza."

 

Por consiguiente, Moscú ha puesto a OTAN a la defensiva estirando una mano y ayudando a Afganistán. El Ministro Extranjero ruso Sergei Lavrov señaló a un discurso en Moscú el 28 de mayo:

 

"Rusia no exige ningún derecho de veto. Pero yo pienso que tenemos el derecho a esperar reciprocidad si nuestros socios esperan que nosotros consideremos sus intereses. De hecho, sin tal reciprocidad, es duro ver cómo la cumbre de Bucarest pudiera producir un acuerdo en tránsito de tierra a Afganistán. Habría, después de todo, ha sido fácil para nosotros permitir a OTAN continuar su misión internacional en Afganistán por las suyas. Pero nosotros no hicimos esto... Rusia continuará estando involucrada a tal magnitud como reúna nuestros intereses y principios de igual cooperación."

 

Las direcciones en que la "reciprocidad" Occidental se manifiesta estarán absorbiendo para mirar en el paisaje político de Eurasia. Para estar seguro, hay un madurar global hacia Rusia en el enfoque europeo. La administración George W Bush no ha comenzado el plan de despliegue para los sistemas de proyectil anti-balísticos en Polonia y la República Checa. Las venideras negociaciones estratégicas Unión Rusia-europea sobre un acuerdo de nueva sociedad prometen un nuevo comienzo. Estas son noticias positivas.

 

Pero igualmente, el plan de la expansión de OTAN con respecto a Ucrania, Georgia y Azerbaiján todavía permanece en la agenda. Las tensiones Rusia-OTAN han aparecido sobre Georgia y Kosovo. Por consiguiente, la Rusia no se arriesgará.

 

Paralelo al compromiso creciente en Afganistán, Moscú también está caminando a su presencia militar en Asia Central. Discutiblemente, la situación en deterioro en Afganistán ha incitado Moscú a la seguridad de la región asiática Central. Pero un rasgo distintivo es el movimiento de también está en contestación a los deseos de los estados asiáticos centrales. El presidente de Uzbekistán Islam Karimov propuso recientemente que la Organización de Tratado de Seguridad Colectiva liderada por Moscú (CSTO) y la Comunidad Económica de Eurasia debe unirse en un solo cuerpo para crear una "unión poderosa capaz de volverse un contrapeso a OTAN y EU."

 

Desde la perspectiva Central Asiática, la capacidad de Rusia de jugar un papel más grande en la seguridad regional parece más creíble hoy que en cualquier momento en la era post-soviética. Como el influyente comentarista de Moscú Vyacheslav Nikonov, presidente de la Fundación Politika, escribió recientemente en periódico Izvestia,

 

"El fortalecimiento de lazos con Rusia hoy aparece mucho más lógico y natural de lo que hizo en los años noventa cuando, al contrario, las economías Occidentales estaban creciendo, mientras la nuestra estaba cayendo firmemente. La creciente crisis de energía también trabaja a favor de la integración."

 

Rusia como un poder del statu quo también tiene atracción para los gobiernos locales en Asia Central. Más importante, hay profunda inquietud en las capitales asiáticas centrales con respecto a la crisis afgana - la estrategia americana en Afganistán y las agallas de OTAN para ganar la guerra.

 

Hasta el año pasado, Rusia y los estados asiáticos Centrales contaban con la Organización de Cooperación Shanghai (SCO) jugando un papel estabilizando la situación afgana. Pero entonces ellos empezaron dándose cuenta que China estaba siguiendo una política compleja dentro del SCO aprovechándosela para desarrollar sus eslabones bilaterales con países asiáticos centrales y por penetrar profundamente en el sector de energía, pero todo el rato aplicando los frenos en los esfuerzos rusos por aumentar el perfil de la agrupación como una organización de seguridad. (El SCO comprende China, Rusia, Kazakhstan, Kyrgyzstan, Tayikistán y Uzbekistán.)

 

China ha puesto virtualmente su pie en una propuesta rusa con respecto a los lazos cercanos de CSTO-SCO. China desfavorece los ejercicios militares SCO-CSTO. En suma, Beijing parece ansioso para no crear presentimientos en Washington. (El CSTO consiste en Armenia, Bielorrusia, Kazakhstan, Kyrgyzstan, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán.)

 

Esto no es decir que China es indiferente a la estabilidad de Afganistán. Lejos de esto. La preferencia de China es mantener sus opciones abiertas en lugar de estar atados por el SCO o identificada públicamente con los intereses rusos. Después de todos, China tiene grandes apuestas en Afganistán. Beijing percibe ventajas de cooperar directamente con EEUU (y OTAN) en lugar de desde dentro del SCO. Plausiblemente, Beijing no podría ser en todo contrario a la idea de enviarle tropas de paz a Afganistán en una fase más tarde, con tal que pudiera estructurarse una conveniente misión de los Naciones Unidas.

 

Ése es decir, una fase importante de la evolución de SCO como una organización de seguridad queda por delante cuando Rusia asume su presidencia en 2008-2009 y sigue a la conferencia cumbre de SCO fijada para ser sostenida en Dushanbe (Tayikistán) en agosto. De todas las apariencias, ha habido también algún serio volver a pensar en Moscú durante los recientes meses con respecto al potencial de SCO para jugar un papel influyente en Afganistán, dado la manifiesta actitud tibia de China. El pensamiento ruso también parece haber virado alrededor a abandonar esperanzas de trabajar dentro del armazón de CSTO o SCO pero en cambio para concentrarse en una bilateral huella ruso-afgana.

 

Afganistán tampoco quiere cooperar con el CSTO o el SCO. Durante su visita a Moscú el 25-26 de mayo, el Ministro Extranjero afgano Dadfar Spanta le hizo claro que Afganistán no estaría buscando el estatus de observador con el SCO. Él permitió ser conocido en ningún término incierto que Rusia es una prioridad baja para Kabul en su política extranjera - como comparado a, digamos, China. Por consiguiente, todos en todo Moscú comprenderían que queda delante una jornada larga cultivando influencia en Kabul que debe emprender todo por sí mismo.

 

Moscú aprecia que el régimen presente del Presidente Hamid Karzai en Kabul es imperturbablemente pro-americano y es un participante en la estrategia regional de EEUU la que pasa como "la Gran Sociedad de Asia Central para Afganistán y los Países Vecinos", qué realmente apunta a socavar influencia rusa en Asia Central.

 

Así, el anuncio del fin de semana en Moscú lejos de los heraldos de un esfuerzo conjunto EEUU-ruso por estabilizar la situación afgana. De hecho, hay apenas cualquier alcance para una agenda regional común EEUU-rusa. Como lo dijo Nikonov,

 

"Nosotros [Rusia] y los países Occidentales tenemos definiciones diametralmente opuestas de éxito en nuestra política hacia los países del CIS [Comunidad de naciones de Estados Independientes]. Para Rusia, el éxito está en fortalecer lazos de la integración, acercamiento con sus vecinos y un fortaleciendo de cooperación. Para el Oeste, al contrario, el éxito significa un distanciamiento de estos países de Rusia, una reorientación a los centros externos de poder apuntados a prevenir 'un renacimiento del imperio' ruso. Cuando se oponen así diametralmente las metas políticas, es imposible hablar de una agenda común."