El Real Orden Mundial

 

Por George Friedman

 

August 18, 2008 | 1835 GMT

 

http://www.stratfor.com/weekly/real_world_order

 

 

En Sept 11, 1990, el presidente George H. W. Bush se dirigió al Congreso. Él habló seguido al fin del Comunismo en Europa Oriental, la debilidad de la Unión Soviética, y la invasión de Kuwait por Saddam Hussein. Él defendió que un Nuevo Orden Mundial estaba surgiendo:

 

“cientos de generaciones han buscado este camino huidizo a la paz, mientras mil guerras devastaron el esfuerzo humano, y hoy ese nuevo mundo está esforzándose nacer. Un mundo bastante diferente del que nosotros hemos conocido. Un mundo donde el gobierno de la ley suplante la ley de la selva. Un mundo en que las naciones reconocen la responsabilidad compartido por la libertad y justicia. Un mundo donde el fuerte respete los derechos del débil.”

 

Después de cada guerra mayor, sistémica, hay la esperanza que ésta será la guerra para acabar todas las guerras. La idea que lo maneja es simple. Las guerras normalmente son ganadas por grandes coaliciones. La idea es que la coalición que ganó la guerra trabajando juntos continuará trabajando para hacer la paz juntos. De hecho, la idea es que los derrotaron se unirán a la unión y trabajarán con ellos para asegurar la paz. Éste era el sueño detrás del Congreso de Viena, la Liga de Naciones, los Naciones Unidas y, después de la Guerra Fría, OTAN. La idea era que no habría ningún problema mayor que no podría ser manejado por los vencedores, ahora unidos con los derrotados.

 

Eso era la idea que manejó a George H. W. Bush cuando la Guerra Fría estaba acabándose. Aquéllos con el sueño siempre son defraudados. La unión victoriosa se rompe y separa. Los derrotaron se niegan a jugar el papel asignado a ellos. Los nuevos poderes que surgen no eran parte de la coalición. Cualquiera puede tener ideales y visiones.

 

La realidad del orden mundial es que hay divergencias profundas de interés en un mundo donde la desconfianza es una respuesta natural y razonable a la realidad. En el final, los ideales y visiones desaparecen en una nueva ronda de conflicto geopolítico.

 

El mundo de posguerra fría, el Nuevo Orden Mundial, acabó con autoridad en ago 8, 2008, cuando Rusia y Georgia fueron a la guerra. Ciertamente, esta guerra no era en sí misma de importancia mayor, y puede hacerse un caso muy bueno que el Nuevo Orden Mundial empezó a venir aparte realmente en Sept 11, 2001.

 

Pero fue en Ago. 8 que un Estado-nación, Rusia, atacó otro Estado-nación, Georgia, sin miedo de las intenciones de un tercer Estado-nación, los Estados Unidos. Esto nos causa empezar a pensar sobre el Real Orden Mundial.

 

El sistema global está padeciendo dos desequilibrios. Primero, un Estado-nación, los Estados Unidos, permanece abrumadoramente poderoso, y ninguna combinación de poderes está en una posición controlar su conducta. Nosotros somos conscientes de todos los problemas económicos que asedian a los Estados Unidos, pero la realidad es que la economía americana es más grande que las próximas tres economías combinadas (Japón, Alemania y China). Estados Unidos controla militarmente los océanos de todo el mundo y domina eficazmente el espacio.

 

Debido a estos factores, Estados Unidos permanece políticamente poderoso - no amado y quizás no admirado, pero enormemente poderoso.

 

El segundo desequilibrio está dentro de los Estados Unidos mismo. Su tierra fuerza y el volumen de su capacidad logística está comprometido en Medio Oriente, particularmente Irak y Afganistán. Los Estados Unidos también están amenazando en ocasiones ir a la guerra con Irán, lo que ataría la mayoría de su poder aéreo, y está enfrentando un Pakistán que se desestabiliza. Hay por consiguiente esta paradoja: Los Estados Unidos son tan poderosos que, a la larga, ha creado un desequilibrio en el sistema global. En la carrera corta, sin embargo, está así fuera de equilibrio que tiene pocos, si cualquiera, recursos militares para tratar con desafíos en otras partes. Eso significa que los Estados Unidos permanece el poder dominante a la larga pero no puede ejercer ese poder en la carrera corta.

 

Esto crea una ventana de oportunidad para actuar a otros países. El resultado de la guerra de Irak puede verse emerger. Los Estados Unidos han tenido éxito creando las bases para un arreglo político entre las principales facciones iraquíes que crearán un gobierno relativamente estable. En ese sentido, la política americana ha tenido éxito.

 

Pero el problema que los Estados Unidos tienen es la longitud de tiempo que tomó lograr este éxito. Si hubiera ocurrido en el 2003, los Estados Unidos no sufrirían su desequilibrio actual. Pero esto es 2008, más de cinco años después de la invasión. Los Estados Unidos nunca esperaron una guerra de esta duración, ni planearon para esto. Para combatir la guerra, tenía que inyectar una porción mayor de su capacidad de combate en tierra en esta.

 

La longitud de la guerra era el problema. Las fuerzas de tierra americanas o están en Irak, recuperando de una gira o preparando para un despliegue. Las reservas estratégicas están disponibles en tareas en Afganistán. Queda poco más de eso.

 

Cuando Irak tomó el volumen de fuerzas disponibles, los Estados Unidos no cambiaron su política extranjera en otras partes. Por ejemplo, permanecía comprometido en la expansión de la democracia en la ex Unión Soviética y la expansión de OTAN, para incluir Ucrania y Georgia.

 

Desde la caída de la ex Unión Soviética, los Estados Unidos se vieron como teniendo un rol dominante reformando órdenes sociales y políticos post-soviéticos, incluyendo influir en la emergencia de instituciones democráticas y mercados libres. Los Estados Unidos casi vieron esto en la misma luz cuando vio la democratización de Alemania y Japón después de la Segunda Guerra Mundial. Habiendo derrotado la Unión Soviética, esto cayó ahora a los Estados Unidos para reformar las sociedades de los estados sucesores.

 

A través de los años noventa, los Estados sucesores, particularmente Rusia, estaban inertes. La dolorosa caída interior - que los extranjeros vieron como reforma pero que muchos rusos vieron como una catástrofe nacional inspirada por extranjeros - Rusia no podría resistir el compromiso americano y europeo en los asuntos regionales e interiores. Del punto de vista americano, la reforma de la región – de la guerra de Kosovo a la expansión de OTAN al despliegue de bases de fuerza aérea americana en Asia Central - simplemente era una expansión lógica del derrumbe de la Unión Soviética. Era un esfuerzo benigno por estabilizar la región, reforzar su prosperidad y seguridad e integrarla en el sistema global.

 

Cuando Rusia recobró su equilibrio del caos de los años noventa, empezó a ver la presencia americana y europea en una luz menos benigna. No era claro para los rusos que los Estados Unidos estaban intentando estabilizar la región. Más bien, le parecía a los rusos que los Estados Unidos estaban intentando aprovecharse de la debilidad rusa para imponer una nueva realidad político-militar en la que la Rusia sería rodeada con naciones controladas por los Estados Unidos y su sistema militar, OTAN.

 

A pesar de la promesa hecha por Bill Clinton que OTAN no extendería en la ex Unión Soviética, se admitieron los tres estados bálticos. La promesa no se fue cumplida. OTAN fue extendida porque pudo y Rusia no podría hacer nada sobre eso. Del punto de vista ruso, el punto de quiebra estratégico era Ucrania.

 

Cuando la Revolución Naranja llegó a Ucrania, la impresión americana y europea era que ésta era una suba democrática espontánea. La percepción rusa fue que era uno operación de CIA bien-financiada para fomentar un levantamiento anti-ruso y pro-americano en Ucrania. Cuando los Estados Unidos empezaron discutiendo la inclusión de Ucrania en OTAN rápidamente, los rusos llegaron a la conclusión que los Estados Unidos pensaron rodear y aplastar la Federación Rusa.

 

En su vista, si OTAN se extendiera en Ucrania, la alianza militar Occidental pondría a Rusia en una posición estratégicamente insostenible. Rusia sería indefendible. La respuesta americana era que no tenía intención de amenazar a Rusia. La pregunta rusa fue de vuelta: ¿Entonces por qué están intentando ustedes tomar el control de Ucrania? ¿Qué otro propósito tendría usted? Los Estados Unidos desecharon estas preocupaciones rusas como absurdas.

 

Los rusos, no viendo esto como absurdo en absoluto, empezaron planeando sobre la asunción de unos Estados Unidos hostiles. Si los Estados Unidos hubieran pensado romper la Federación Rusa por última vez, el tiempo para eso era en los años noventa, antes que Yeltsin fuera reemplazado por Putin y antes de 9/11. No había, sin embargo, ninguna política clara en esto, porque los Estados Unidos sentían que tenían todo el tiempo en el mundo.

 

Superficialmente esto era verdad, pero sólo superficialmente. Primero, los Estados Unidos no entendieron que los años de Yeltsin eran una aberración temporal y que un nuevo gobierno pensando estabilizar Rusia era inevitable. Si no Putin, habría sido alguien más.

 

Segundo, los Estados Unidos no apreciaron que no controlaba la agenda internacional. Sept 11, 2001, se llevaron opciones americanas en la ex Unión Soviética. No sólo hizo necesaria la ayuda rusa en Afganistán, sino iba a pasarse la próxima década atada al Medio Oriente. Los Estados Unidos habían perdido su momento para la maniobra y por consiguiente habían quedado fuera de tiempo.

 

Y ahora nosotros venimos al punto importante. A pesar de disminuir las opciones militares del Medio Oriente, los Estados Unidos no modificaron su política en la ex Unión Soviética. Continuaron intentando influir agresivamente en países en la región, y se comprometieron particularmente a integrar Ucrania y Georgia en la OTAN, a pesar del hecho que los dos eran de agobiante interés estratégico a los rusos.

 

Ucrania dominó el flanco sudoeste de Rusia, sin ningún límite natural que los proteja.

 

Georgia se vio como una constante irritante en Chechenia así como una barrera a los intereses rusos en el Cáucaso.

 

Moviéndose para consolidar el control americano sobre éstos y otros países en la ex Unión Soviética rápidamente tuvo sentido estratégico. Rusia estaba débil, dividida y pobremente gobernada. No podría hacer ninguna respuesta. Continuando esta política en los 2000s, cuando los rusos estaban volviéndose más fuertes, más unidos y mejor gobernados y mientras las fuerzas americanas no estaban más disponibles, tuvo mucho menos sentido.

 

Los Estados Unidos continuaron irritando a los rusos sin tener, en la carrera corta, las fuerzas necesitadas para actuar decisivamente. El cálculo americano era que el gobierno ruso no confrontaría intereses americanos en la región. El cálculo ruso era que no podía esperar a confrontar estos intereses porque los Estados Unidos estaban concluyendo la guerra de Irak y volverían a su posición preeminente en unos cortos años.

 

Por consiguiente, no tuvo ningún sentido para Rusia esperar y tuvo sentido para Rusia actuar tan rápidamente como posible. Los rusos estaban influenciados en parte en su tiempo por el éxito de la ola americana en Irak. Si los Estados Unidos continuaron su política y tuvieron fuerza para apoyarla, los rusos perderían su ventana de oportunidad.

 

Es más, los rusos tenían una palanca adicional para usar sobre los americanos: Irán.

 

Los Estados Unidos habían estado jugando un juego complejo con Irán durante años, amenazando atacar mientras intentaban negociar. Los americanos necesitaron a los rusos. Las sanciones contra Irán no tendrían ningún significado si los rusos no participaran, y los Estados Unidos no quisieron que Rusia le venda sistemas de la defensa aéreos avanzados a Irán. (Tales sistemas que los analistas americanos habían advertido eran bastante capaces, no estaban presentes en Siria en Sept 6, 2007, cuando los israelíes atacaron allí una instalación nuclear.)

 

Como los Estados Unidos reevalúan la milicia rusa, no quieren ser sorprendidos por la tecnología rusa. Por consiguiente, más agresivo los Estados Unidos se vuelven hacia Rusia, mayores dificultades tendrán en Irán. Esto animó más que los rusos actuaran más pronto en lugar de después.

 

Los rusos han demostrado ahora dos cosas.

 

Primero, contrariamente a la realidad de los años noventa, ellos pueden ejecutar una operación militar competente.

Segundo, contrariamente a percepción regional, los Estados Unidos no pueden intervenir.

 

El mensaje ruso se dirigió contra Ucrania más que todos, pero el Báltico, Asia Central y Bielorrusia están todos escuchando. Los rusos no actuarán precipitadamente. Ellos esperan de todos estos países ajustar sus políticas extranjeras lejos de los Estados Unidos y hacia la Rusia.

 

Ellos están mirando ver si la lección se absorbe. Al principio habrá discursos poderosos y resistencia. Pero la realidad es la realidad. Nosotros esperaríamos que los rusos consiguieran tracción. Pero si ellos no lo hacen, los rusos son conscientes que ellos son, a la larga, mucho más débiles que los americanos, y que ellos sólo retendrán su posición regional de fuerza mientras los Estados Unidos están desequilibrados en Irak. Si la lección no está absorta, los rusos son capaces de más acción directa, y ellos no permitirán perderse esta oportunidad.

 

Ésta es su oportunidad para redefinir su esfera de influencia. Ellos no conseguirán otra.

 

El otro país que está mirando y pensando es Irán. Irán había aceptado la idea que había perdido la oportunidad para dominar Irak. También había aceptado la idea que tendría que negociar su capacidad nuclear o perder. Los iraníes están preguntándose ahora si esto todavía es verdad y los rusos están indudablemente sobre la situación.

 

Entretanto, los rusos están esperando para que los americanos se tranquilicen y pongan serios.

 

Si los americanos planean tomar acción significativa contra ellos, ellos responderán en Irán. Pero los americanos no tienen ninguna acción significativa que ellos puedan hacer; ellos necesitan salir de Irak y ellos necesitan ayuda contra Irán. El quid pro quo aquí es obvio.

 

Los Estados Unidos asienten las acciones rusas (qué no puede hacer nada), mientras los rusos cooperan con los Estados Unidos contra Irán que consigue armas nucleares (algo que Rusia no quiere ver).

 

Uno de los conceptos interesantes del Nuevo Orden Mundial era que todos los países serios querrían participar en él y que la única amenaza vendría de los Estados delincuentes y actores no-estatales como Corea del Norte y al Qaeda. Los analistas serios sostenían que el conflicto entre los Estado-nación no serían importantes en el siglo 21. Habrá ciertamente Estados pícaros y actores no-Estatales, pero el 21 siglo no será ningún diferente que cualquier otro siglo. En Ago 8 los rusos nos invitaron todos al Real Orden Mundial.