Por qué EEUU está perdiendo en Afganistán

Por Anthony H Cordesman

http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/JJ01Df02.html

 

La mayoría de la literatura sobre el costo de la Guerra de Irak, la Guerra afgana, y la “guerra al terrorismo” se enfoca en la carga que pone sobre el presupuesto federal y la economía americana. Éstos son problemas muy reales, pero ellos también han desviado la atención de otro problema importante: si la guerra en Afganistán está propiamente financiada y dándosele los recursos necesarios para ganar.

 

La situación en Afganistán se ha deteriorado ahora firmemente por más de cinco años, una valoración en que la comunidad de la inteligencia americana ha estado de acuerdo en su último análisis de la guerra.

 

El comandante en Afganistán de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), general David McKiernan, ha notado que la violencia era por lo menos 30% más alta en septiembre de 2008 que en septiembre2007, y fue manejada a través de tres factores:

 

* Los insurgentes han adaptado sus tácticas a la escala más pequeña de ataques IEDS y de tipo emboscada.

* Los EEUU y NATO/International Seguridad Ayuda Fuerza (ISAF) tiene presencia mayor, y por consiguiente mayor contacto con la insurrección.

* Una condición en deterioro en estas áreas tribales de Pakistán. Están enviándose más drogas e insurgentes sobre la frontera.

 

Un nuevo informe del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) "Perdiendo la Guerra Afgano-Pakistán: Amenaza Creciente", cuenta esta historia en más profundidad, y cómo se refleja en crecientes bajas afganas y aliadas. Mapas desclasificados de Naciones Unidas y de inteligencia americana que muestran la expansión firme de esa influencia y las regiones que son inseguras para trabajadores de ayuda.

 

Otros datos muestran cómo la cosecha de droga afgana se ha movido firmemente al sur y se ha vuelto una fuente mayor de financiación para los Taliban y otros movimientos insurgentes.

 

El trabajo por Seth G Jones, un analista principal de Rand, ha mostrado cómo grupos insurgentes como el Taliban, la red Haqqani, Hezb-i-Islami (HI) de Gulbuddin Hekmatyar; al-Qaeda; y grupos afiliados en Pakistán ha formado tres frentes en Afganistán nororiental, del sudeste y del sur que se es unido por lo que él llama "un sistema adaptable complejo" de grupos cooperando que actúan como red flojamente distribuida y adaptándose constantemente.

 

Al mismo tiempo, la ONU y otras valoraciones resumidas en el informe CSIS muestra que los Taliban y otros grupos han extendido firmemente su presencia y han influenciado en el lado rural, particularmente en las muchas áreas donde NATO/ISAF y el gobierno afgano no puede proporcionar seguridad o gobernabilidad.  Éstos incluyen ahora áreas sustanciales en Afganistán central, en y alrededor de la capital, y bolsones crecientes en el norte y oeste.

 

Esta recuperación y expansión no empezó a recoger impulso serio hasta el 2003 y no amenazó al gobierno afgano y las fuerzas EEUU-OTAN-ISAF en serio hasta el 2005. EEUU tenía varios años críticos en los cuales proporcionar los recursos necesarios para detenerlo y derrotarlo.

 

Sin embargo, en lugar de actuar decidida y eficazmente EEUU no proporcionó los recursos necesarios, - una situación que el presidente del EM Conjunto hizo clara continúa hasta el momento en su testimonio al Comité de Servicios Armados de la Cámara el 10 de septiembre de 2008:

 

Los Jefes y yo recomendamos el despliegue de un Batallón de Marinos a Afganistán este otoño y la llegada de otra brigada del Ejército a principios del próximo año. Estas fuerzas, por ellos, no reunirán adecuadamente el deseo del general McKiernan por tres brigadas, pero ellas son un buen inicio. Yo juzgo el riesgo de no enviarlos ahora mismo un riesgo demasiado grande para ignorar.

 

Si una nación elige combatir una guerra, tiene que pagar bastante para ganarla. Una mirada al informe sobre el costo global de la Guerra afganas muestra que EEUU no se ha comprometido en algo como los recursos que él comprometió en la guerra en Irak. EEUU ha sido lento en comprometer los recursos requeridos y nunca ha financiado adecuadamente el conflicto. EEUU no proporcionó fondos sustanciales temprano en la guerra, cuando la construcción nacional y operaciones de estabilidad bien podrían haber detenido al resurgimiento del Taliban y crecimiento de la insurrección, y luego reaccionó al crecimiento de la amenaza con recursos inadecuados y financiando el ejército americano, la ayuda y diplomacia americana, y los esfuerzos de desarrollo de fuerzas afganas.

 

El resultado final es un fracaso consistente para proporcionar los recursos para permitir a EEUU y a NATO/ISAF tomar la iniciativa, y derrotar la insurrección. También es un legado de sub-financiación que ha aumentado progresivamente la longitud y costo total de la guerra en vidas humanas, heridos, y dólares.

 

Éste será un desafío mayor para el próximo presidente. El problema no es simplemente niveles de tropa. Está tratándose de un fracaso para crear algo como una estrategia global eficaz para combatir la guerra, si la estrategia se define como exigiendo un plan práctico para llevar a cabo y los recursos para actuar.

 

Afganistán es más grande que Irak, tiene una población más grande, tiene terreno más difícil para luchar, y tiene un santuario enemigo virtual en Pakistán en sus fronteras orientales y del sur. También es una nación que nunca ha tenido un gobierno cohesivo y de cuya estructura gubernamental estuvo en guerra o cerca de caos más de dos décadas antes de la invasión americana. También nunca tuvo un ejército o la fuerza policial que fuera más de un fragmento del tamaño de Irak, y no tenía ninguna fuerza militar nacional moderna después de 1993.

 

Mientras no hay ninguna estadística fiable en cualquier país, los datos de CIA proporcionan como bueno una estimación áspera como cualquiera. Es más, muchos de estos números muestran simplemente cuánto más serio el desafío de construir la nación en un país que nunca se ha movido hacia mayor desarrollo económico en el pasado, y que Afganistán enfrenta divisiones étnicas, sectarias, y lingüísticas por lo menos tan serias como aquéllas en Irak.

 

Mientras no hay ninguna estimación fiable del tamaño de las fuerzas Taliban-HI-Haqqani de Afganistán relacionadas al tamaño de al-Qaeda en Irak y sus afiliados, las sesiones de información de antecedentes dadas por varias organizaciones de inteligencia indican que la amenaza insurgente en Afganistán - los cuadros del núcleo (el estimado de 10,000 se usa a menudo para ambas guerras), combatientes de tiempo parcial, y los partidarios asociados - es probable por lo menos tan grande como la amenaza insurgente en Irak.

 

Los recientes informes de antecedentes también indican que ahora hay significativamente más luchadores extranjeros involucrados en la insurrección en Afganistán que la insurrección en Irak, aunque los números varían tanto que se estima es imposible de proporcionar incluso un rango razonable de números.

 

Una comparación del costo a la fecha de la guerra afgana e Irak, sin embargo, refleja la misma falta comparativa de recursos que se reflejan en los niveles de tropas y en personal de ayuda. A pesar de las significativas contribuciones aliadas, la guerra afgana ha recibido menos fondos externos hasta ahora que la guerra de Irak, y ha tenido menos tropa de combate que las fuerzas comprometidas de la Unión en Irak en su cresta.

 

 

Afganistán también es un país más pobre por lejanos, no tenía ninguna economía ni recursos de capital para utilizar alguna vez para combatir la guerra, y sin exportaciones de petróleo u otra actividad económica capaz de financiar las necesidades básicas de su población, mucho menos financiar el desarrollo de fuertes fuerzas nacionales de seguridad.

 

Retomando la guerra

 

Hay diferencias en las estimaciones del costo relativo de la guerra afgana y de Irak, pero hay un amplio acuerdo general acerca del costo de gastos directos por el gobierno federal en términos de autoridad de presupuesto. El más reciente trabajo por Amy Belasco del de Servicio de Investigación del Congreso muestras que la autoridad del presupuesto total para la guerra afgana suma $171.1 mil millones ahora por gastos de ocho años fiscales (contando los FY2009 fondos puente como parte de FY2008) contra $653.1 mil millones durante seis años fiscales de la guerra de Irak.

 

De acuerdo con esto, los gastos en Irak han sido 3.8 veces más alto a la fecha, y el gasto medio en Afganistán por año ha sido $21.46 mil millones contra $108.9 mil millones para Irak - el gasto medio en Irak ha sido bruscamente cinco veces más alto.

 

Los costes comparativos son sólo parte de la historia. EEUU cometió los mismos errores fundamentales en ambas guerras. Entró en ellas sin ningún plan para dirigir operaciones de estabilidad significativas, ni para tomar tareas de construir nación, ni para combatir una insurrección mayor. Este gran fracaso estratégico ocurrió como resultado de decisiones hechas por la administración de George W Bush a pesar de las advertencias de muchos expertos en el ejército americano, Departamento de Estado americana, comunidad de la inteligencia americana, y expertos de afuera. Este fracaso contribuyó inmensamente a las bajas americanos y aliadas en ambas guerras y su longitud, costo total, bajas civiles, daño colateral, y costos de oportunidad.

 

Había, sin embargo, una diferencia fundamental de la manera en que la administración Bush reaccionó a los desafíos que enfrentó después del momento inicial de victoria convencional. EEUU reaccionó casi inmediatamente haciendo gastos masivos en fuerzas de EEUU en Irak y la ayuda económica. El total de fondos subió de $53 mil millones en FY2003 a $75.9 mil millones en FY2004, $85.5 mil millones en FY2006, $133.6 mil millones en FY2007, y $149.2 mil millones en FY2008.

 

Estas figuras eran sumamente diferentes en el caso de Afganistán. EEUU falló eficazmente a los recursos para frenar la insurrección más seria cuando esta se desarrolló desde FY2002 a FY2006.

 

La administración Bush no financió la guerra que simplemente tenía que luchar. Nunca se comprometió en algo como recursos de ayuda necesaria para apoyar una estrategia "ganar, sostener, construir", a pesar del hecho que Afganistán - diferente a Irak - no tenía fondos sustanciales dejados por el régimen anterior y un arroyo continuo mayor de ingresos de exportaciones de petróleo.

 

No hubo nunca un año en Afganistán donde EEUU hizo un compromiso de ayuda mayor como hizo en FY2004 en Irak, cuando comprometió $19.5 mil millones en fondos para ayuda extranjera y operaciones diplomáticos. Es más, EEUU gastó dos años críticos - FY2001 y FY2002 - proporcionando sólo fondos tomados para ayuda extranjera y operaciones diplomáticas ($800 millón en FY2001 y FY2002).

 

Dado el hecho que un inicio al programa de ayuda toma por lo menos un año para empezar a ser eficaz, a menudo toma 14-18 meses para subir de la autorización al inicio en la tierra, y luego tarda meses para años completar, éste era un fracaso mayor.  La Administración nunca parecía comprender que necesitaba tomar la iniciativa para formar el ancho campo de batalla político-militar, y dominar la situación antes que el Taliban-HI-Haqqani-al-Qaeda pudiera reaccionar. Para toda la charla americana de formar el ciclo de fabricación-decisión, era EEUU que ha reaccionado a las ganancias y acciones del enemigo desde el 2002.

 

Autorizar Dinero contra gastarlo

 

No hay ningún datos detallado disponible sobre el gasto real fuera las tasas por ayuda, pero los datos de autorizaciones en el Departamento de Defensa contra las obligaciones proporcionan una idea áspera de justo que importante es el hueco de tiempo entre autorizar y ejecutar.

 

Lo mismo por Amy Belasco informa que las obligaciones del Departamento de Defensa para FY2001-FY2008 ascendieron a $444.2 mil millones o 77% para Irak; y $100.4 mil millones o 18% son para Afganistán y otras actividades de “guerra al terrorismo”. La autoridad de presupuesto para el mismo periodo era $808 mil millones, con $616.2 mil millones yendo a Irak y $187.2 mil millones yendo a Afganistán y otra actividad de “guerra al terrorismo”. (Nota que como los otros datos, estas cifras incluyen otra actividad de “guerra al terrorismo” en los totales para Afganistán.)

 

Estos números indican que sólo 72% del dinero autorizado para Irak ha sido obligado (qué no es igual que gasto real o cualquier forma de actividad real en la tierra), y sólo 63% del dinero para Afganistán y la "guerra al terror." Irónicamente, la proporción de obligación es más lenta para el conflicto afgano aunque ha sido un conflicto de más tiempo.

 

En términos de cómo han estado bajando las tasas medias de obligación mensual en la Guerra afgana contra Irak, nada acercándose a ese nivel de esfuerzo ha ocurrido en Afganistán.

 

Sub-recursos al esfuerzo de la defensa americano

 

No hay ninguna fórmula clara por decidir que nivel de fuerzas o gasto militar se necesita para ganar una guerra. Lo que es claro, sin embargo, es que sub-recursos, y sub-reacción al crecimiento de la amenaza, permite crecer a una insurrección y potencialmente ganar, y que desplegando recursos firmes y fuerzas lo más pronto posible se habilita a una fuerza a que detenga el crecimiento de una insurrección y la derrote.  

 

El crecimiento de gasto del Departamento de Defensa no sólo en Afganistán quedo lejos detrás del gasto en Irak, no proporcionó fondos adecuados inmediatamente durante los años críticos después de la derrota del Taliban en 2002.

 

Lo que está igualmente golpeando sobre los esfuerzos de defensa relativos es que EEUU se acercó los años tempranos de la Guerra afgana como si pudiera declarar "misión cumplida", y todos que se requería eran guardianes de paz y ayuda. En el proceso, pudo obtener apoyo sustancial de OTAN y otros países que mostraron gran simpatía por EEUU después de los eventos de 9/11, y obtener dinero sustancial y fuerzas para mantenimiento de paz y misiones de ayuda.

 

Por lo menos en parte debido a las demandas impuestas por la guerra en Irak, sin embargo, EEUU y las fuerzas aliadas nunca reaccionaron al aumento firme en la actividad de la amenaza desplegando tropas adecuadas de EEUU, armamento militar, y apoyo de contratistas - todo las capacidades hechas posibles por el gasto adecuado por el Departamento de Defensa. En cambio EEUU intentó presionar a sus aliados y OTAN para aumentar su nivel de fuerzas y gasto, y convertir una misión pacificadora a una de combate.

 

Es un tributo a naciones como Canadá, Gran Bretaña y Dinamarca que ellos asumieron una mayor misión de combate en Afganistán del sur. Es escasamente un tributo a EEUU que buscó obtener más de lo que él pudo de países aliados que carecieron de apoyo político doméstico y a menudo el tipo de recursos de proyección de poder, necesarios para hacer un cambio mayor en la misión.

 

 

De hecho, el intento de EEUU para usar a OTAN como suplente para las fuerzas americanas no era la "última prueba de OTAN", sino el resultado de un fracaso americano para reaccionar al resurgimiento en la actividad Taliban-HI-Haqqani de 2004 que se hizo posible por un progreso del fracaso americano para desplegar recursos adecuados.

 

Ésta era escasamente exclusivamente una cuestión de dólares. Los comandantes americanos repitieron el pedido por más fuerzas americanas como la insurrección se intensificaba. Sólo fue en 2007 que los funcionarios americanos han reconocido las realidades que deben  haber sido abiertamente claras hace media década, y no fue hasta el 2008 que EEUU empezó a responder en serio.

 

Incluso entonces, el aumento en fuerzas americanas cayó muy corto de lo que se requirió. El Secretario Defensa Robert Gates hizo oblicuamente este punto, algo que en su testimonio a Comité de Servicio Arma dos de la Cámara el 10 de septiembre de 2008:

 

Nosotros no llegamos a este punto en una noche, así algún contexto histórico es útil. La misión en Afganistán ha evolucionado durante años - de maneras positivas y negativas. Las actividades insurgentes y ataques informados han crecido durante los últimos dos  años y medio años. En algunos casos, éste es un resultado de asilos seguros en Pakistán y presión militar reducida en ese lado de la frontera. En otros, es el resultado de más tropas internacionales y afganas en el campo de batalla - tropas que están cada vez más en contacto con el enemigo.

 

En respuesta a la violencia y actividad insurgente en aumento en 2006, en enero del año pasado nosotros extendimos el despliegue de una brigada del ejército y agregamos a otra brigada. Esta última primavera, los Estados Unidos desplegaron a 3,500 marinos. En todo, el número de tropas americanas en el país aumentó de menos de 21,000 hace dos años de menos a casi 31,000 hoy.

 

En la cumbre de OTAN en Bucarest en abril, aliados y socios de ISAF reiteraron su compromiso en Afganistán. Francia agregó 700 tropas en Afganistán Oriental. Este otoño, Alemania buscará aumentar su techo de tropas de 3,500 a 4,500. Polonia también está aumentando sus fuerzas por más de 1,000 tropas. El número de tropas de la Coalición - incluso tropas de OTAN - aumentó de casi 20,000 a casi 31,000. Aparece que esta tendencia continuará - como otros aliados, como el Reino Unido, agreguen más tropas. Gracias al éxito en Irak, nosotros aumentaremos el nivel de la tropa americana en Afganistán desplegando un batallón marino este noviembre y en enero2009 un equipo de brigada de combate del ejército - unidades que se habían puesto en lista para Irak.

 

El presidente de los Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, hizo claro en la misma audiencia, sin embargo, que los niveles de fuerza de EEUU permanecerían inadecuados hasta por lo menos el principio de la estación de campaña 2009, y el próximo Presidente no sólo heredaría una guerra a luchar sin los recursos adecuados, sino una que no tenía una estrategia coherente:

 

Estoy convencido que nosotros podemos ganar la guerra en Afganistán. Eso es por qué yo pienso comisionar una nueva, más comprensiva estrategia para la región, una que cubre ambos lados de la frontera. Es por qué yo he empujado duro para el crecimiento continuo y entrenamiento de las Fuerzas Nacionales de Seguridad afganas. Es por qué yo he apretado duro en mis colegas en Pakistán para hacer más contra los extremistas, y para permitirnos hacer más para ayudarlos. Y es por qué los Jefes y yo recomendamos el despliegue de un batallón marino a Afganistán este otoño y la llegada de otra brigada del ejército temprano el próximo año.

 

Estas fuerzas, por ellas, no se reunirán adecuadamente el deseo del general McKiernan por tres brigadas, pero ellas son un buen inicio. Yo juzgo el riesgo de no enviarlas ahora mismo un riesgo demasiado grande para ignorar. Mi expectativa es que ellos necesitarán realizar la misión de entrenamiento y combate y misiones de apoyo de combate simultáneamente hasta tal momento en que nosotros podemos proporcionar tropas adicionales. Yo no puedo decir a estas alturas cuando eso podría ser. De nuevo, nosotros debemos evaluar continuamente nuestro progreso allí y en Irak, pesándolo contra el riesgo global y la salud de la fuerza antes de que nosotros hagamos más compromisos.

 

El general David G McKiernan, comandante de la OTAN ISAF en Afganistán, hizo puntos similares sobre la necesidad de más fuerzas en una entrevista publicada en el National Journal el 13 de septiembre de 2008. Él declaró después que el pequeño aumento en fuerzas de EEUU que Bush anunció en septiembre todavía le había dejado por lo menos tres brigadas menos de las fuerzas americanas que él necesitaba.

 

De algunas maneras, traer seguridad sustentable a Afganistán es más difícil que en Irak, empezando con el hecho que éste es uno de los países más pobres en la Tierra, con una tasa de alfabetización estimada en sólo 30%," dijo McKiernan en una entrevista en su oficina principal en Kabul. “... hay una falta de capital humana en Afganistán para hacer las cosas que usted espera del gobierno, si eso es sirviendo como alcalde o policía, o ejecutando un presupuesto, o manejando una fuerza obrera. En comparación, Irak es una sociedad bastante rica e instruida, lo cual es por qué yo no encuentro comparaciones entre los dos conflictos.

 

Construir seguridad afgana y capacidad de gobernabilidad, desde el fondo al nivel local y de la cima hacia abajo a nivel nacional, será uno de los factores más importantes a ganar en Afganistán... La capacidad militar por sí misma no ganará esta lucha. Después que la seguridad se establezca, nosotros tenemos que construir gobernabilidad y tener reconstrucción y desarrollo para satisfacer las necesidades de las personas afganas. Sólo cuando todos las tres de esas líneas de trabajo operen juntas en tandem es que nosotros conseguimos el resultado correcto.

 

No hay ninguna duda que Afganistán no ha recibido los recursos de la comunidad internacional necesitados para reunir sus requisitos por seguridad, gobernación, o desarrollo. Militarmente, nosotros nunca hemos tenido bastantes fuerzas para dirigir una campaña de contra-insurgencia apropiada por Afganistán. Para hacer eso – sacar fuera los insurgentes, mantenerlos separados de la población, y puestas las condiciones para la reconstrucción y desarrollo - todos eso se traduce en el terreno real, y nosotros estamos cortos de ellos.

 

Yo estoy contento tomar contribuciones de tantas naciones socias como posible, pero lo que estas restricciones nacionales hacen es el límite a la ventaja inherente de OTAN en velocidad, movilidad, recogiendo inteligencia, poder de fuego, orden-y-control, y logísticas. Cuando las naciones restringen el uso de sus fuerzas, disminuyen esas ventajas.

 

Así el general mayor Jeffrey J Schloesser, comandante de la 101 División Aerotransportada y fuerzas de EEUU en Afganistán Oriental, en una entrevista publicada en el sitio web Newsweek sitio el 10 de septiembre de 2008:

 

Nosotros necesitamos más tropas aquí en el este. Yo pienso que el general McKiernan ha dicho lo mismo, hablando más ampliamente de Afganistán. Yo no quiero caracterizarlo como una ola de tropas. Pero para aclarar, sostener y construir nosotros necesitaremos más fuerzas, y eso incluye más fuerzas afganas que son críticas. ¿Son dos a tres brigadas más la respuesta? Depende de nuestro éxito cuando nosotros aumentamos el número de tropas. Y entonces, ¿que es el impacto sobre el enemigo? Algunas cosas no son conocibles en los próximos meses.

 

Los problemas en gasto de ayuda son complejos y difíciles de resumir. EEUU pudo conseguir un porcentaje significativo de contribuciones de ayuda aliada en términos de prendas, pero el flujo de dinero en efectivo era a menudo lento, y algunas prendas no  fueron reunidas o no se dieron en los términos de concesión flexibles que Afganistán necesitaba. Los programas de ayuda nacional eran diversos en carácter y dividiendo el país en Equipos de Reconstrucción Provincianos (PRTs) nacionales aseguraban una falta de coordinación.

 

También los esfuerzos de ayuda inicialmente trataron a Afganistán como si fuera un ejercicio seguro en desarrollo económico tradicional, en lugar de una zona de guerra en que la ayuda tuvo que ser usada para compensar la actividad insurgente como parte de una coordinada actividad de "ganar, construir, sostener" que concentró recursos militares y ayuda en un esfuerzo conjunto para contener y derrotar una insurrección creciente. Incluso en 2008, a veces es difícil de encontrar referencias claras al hecho que Afganistán está en guerra en los informes por varios esfuerzos de ayuda. En otros casos, la lucha se trata como una molestia, o interferencia en la actividad de ayuda pacífica - sin tener en cuenta el hecho que los insurgentes ven los trabajadores de ayuda como un blanco mayor y la ONU ha extendido sus mapas de amenazas para ayudar a trabajadores para cubrir bien sobre más de la mitad el país.

 

En muchos casos, sin embargo, la mayoría de los trabajadores de ayuda no pueden o no irán en las áreas de altas amenaza donde los dólares son un complemento crítico a las balas, y la ayuda es crítica. Hay también escasez básica de trabajadores calificados de ayuda americanos.

 

El informe del Departamento de Defensa al Congreso sobre la guerra emitido en junio de 2008 informa que 1,021 trabajadores de ayuda americano en el PRTs eran militares. En contraste, había 11 trabajadores de ayuda del Departamento de Estado, 12 de 13 personas de USAID autorizadas, y cuatro de 11 personas autorizados de Agricultura.

 

La situación es más complicada intentando dirigir programas mayores de erradicación de droga sin ayuda adecuada, trabajadores de ayuda, y apoyo del gobierno afgano para proporcionar ingresos alternativos. La agenda de ayuda incluso carece del énfasis amplio en desarrollo agrícola que es crítico en un país donde ésta es la fuente mayor de empleo que ha padecido décadas de guerra y ha sido ahora un importador de comida significativo. El resultado final ha sido hacer a muchos afganos dependientes de la cosecha de opio mientras los confrontan con la amenaza de erradicación adecuadas o compensación sin opciones. Irónicamente, también ha manejado firmemente cultivo de opio en las áreas controladas por el Taliban - en Afganistán del Sur, consolidando eficazmente la insurrección.

 

La falta de coordinación en el esfuerzo de ayuda también ha sido emparejada por demasiados esfuerzos que no gastan sus recursos en Afganistán, y que carecen de los requisitos válidos, controles fiscales, y medidas de efectividad. Mientras hay muchos los esfuerzos de ayuda especializados y competentes, hay muchos fracasos - compuesto por la corrupción penetrante del gobierno afgano. No hay ninguna falta de conceptos nobles y buenas intenciones, pero la ejecución generalmente cae corta de lo que se requiere.

 

EEUU todavía reconoció la necesidad de aumentar el dinero de ayuda en Irak en esa guerra a pesar del hecho que Irak tenía reservas grandes de capital que quedaban de la era de Saddam Hussein y el significativo ingreso de exportación de petróleo. EEUU comprometió $3 mil millones en FY2003 - el primer año de guerra, y aumentó a $19.5 mil millones en fondos de ayuda en FY2004. EEUU gastó un total de sólo $800 millón en ayuda en la Guerra afgana durante FY2001 y FY2002, y sólo $0.7 millón en FY2003. Nunca aumentó la ayuda durante cualquier año del conflicto afgano, y su cresta de gasto de $2.8 mil millones entró el quinto año de la guerra.

 

Esta sub-financiación asume importancia particular a la vista del testimonio que dio Gates a Comité de Servicios Armados de la Cámara el 10 de septiembre de 2008.

 

Como en Irak... las fuerzas adicionales solas no resolverán el problema. La seguridad es simplemente un aspecto de la campaña, junto al desarrollo y gobernabilidad. Nosotros debemos mantener el impulso, debemos mantener la comunidad internacional comprometida, y debemos desarrollar la capacidad del gobierno afgano. La integridad de la alianza de OTAN, EU, NGOs, y otros grupos - nuestras capacidades plenas militares y civiles - debe estar en la misma página y trabajando hacia la misma meta con el gobierno afgano. Yo todavía no me satisfago con el nivel de coordinación y colaboración entre los numerosos socios y muchas partes móviles asociadas con la reconstrucción y desarrollo civil y construyendo la capacidad del gobierno afgano.

 

Semejante, Mullen declaró:

 

Nosotros podemos construir caminos, escuelas y cortes, y nuestros Equipos de la Reconstrucción Provincianos simplemente están haciendo eso. Pero hasta que nosotros hayamos representado en esos equipos a más expertos de los campos del comercio, agricultura, jurisprudencia y educación esos medios permanecerán como cáscaras vacías. Menos de uno en veinte PRTs a lo largo del país es apoyado por personal no-militar.

 

Afganistán no necesita simplemente más "botas sobre la tierra." Necesita más camiones en esos caminos, más maestros en esas escuelas, y más jueces y abogados entrenados en esas cortes. Inversión extranjera. Cosechas alternativas. Gobernación legítima. Gobierno de ley.

 

Éstas son las claves a éxito en Afganistán. Nosotros no podemos matar nuestro camino a la victoria, y ninguna fuerza armada en ninguna - no importa cómo de buena - puede entregar exclusivamente estas claves. Requiere trabajo en equipo y cooperación. Y requerirá el buena voluntas por todos en la comunidad inter-agencia e internacional para enfocar menos en lo que nosotros pensamos nosotros cada uno hace mejor y más en lo que nosotros creemos que nosotros podemos que TODOS mejoren juntos.

 

Sub-financiando el ejército afgano

 

El impacto de sub-financiar la guerra va más allá del inadecuado nivel de fuerza de EEUU y la actividad construyendo nación. La administración Bush cometió errores igualmente serios en el tiempo y escala de sus esfuerzos para crear las fuerzas del país huésped en ambas guerras.

 

Vino a ver la necesidad por las fuerzas grandes y eficaces del país huésped después que la insurrección había tomado sostén en Afganistán e Irak, y continuó luego con sub-reacción y sub-financiación a la creación de fuerzas de seguridad afganas e iraquíes. Una vez más, sin embargo, estos errores se corrigieron mucho más rápidamente en Irak que Afganistán, y EEUU nunca ha financiado un esfuerzo adecuado en Afganistán.

 

Por años, EEUU empujó partes importantes de la misión afgana sobre aliados que no tenían capacidades reales para crear algo más capaz que una fuerza de policía europea convencional. Esto no proporcionó el dinero americano o el personal militar EEUU para crear un Ejército afgano cercano al tamaño requerido. Como el Departamento de Defensa informó en junio 2008:

 

El Acuerdo de Bonn2001 estableció la meta de un ANA de 50,000 personas y un ANP de 62,000 personas. El Acuerdo Bonn II en diciembre de 2002 extendió el objetivo de ANA a una fuerza de 70,000 personas. Desde los Acuerdos de Bonn y la declaración internacional de Afganistán Compact en 2006, las condiciones de seguridad han evolucionado, con un resurgimiento de la actividad por insurgentes y elementos anti-gubernamentales. Por consiguiente, en mayo 2007, la Coordinación Conjunta de la comunidad internacional y Mesa Supervisora (JCMB) aceptó un aumento a 82,000 ANP autorizados. Semejantemente, con el endoso del JCMB el 5 de febrero de 2008, la ANA autorizó que la estructura de fuerza aumentó a 80,000 personas, con un adicional 6,000 repartidos para entrenamiento, transporte, hospital, y cuenta de estudiantes.

 

 

No fue hasta el 11 de septiembre de 2008 - casi siete años al día después del 9/11, que el presidente de los Jefes Conjuntos anunció que la expansión lenta del ejército afgano cambiaría de repente de una meta de unos 85,000 hombres a 162,100 tropas. Mullen proporcionó el testimonio siguiente al Comité de Servicios Armados de la Cámara el 10 de septiembre de 2008:

 

Como yo dije una vez sobre Irak, permítame ahora decir sobre Afganistán. Ausente un más ancho enfoque internacional e inter-agencia a los problemas allí, es mi opinión profesional que ninguna cantidad de tropas en ninguna cantidad de tiempo puede lograr todos los objetivos que nosotros siempre buscamos.  Y francamente, señor, nosotros estamos corriendo fuera de tiempo.

 

Nosotros podemos entrenar y ayudar a crecen la fuerza de seguridad afgana... y nosotros estamos. De hecho, ellos están en la huella para alcanzar una fuerza del extremo total de 162,000 tropas para 2010. Los Marinos que dirigen este entrenamiento están haciendo un trabajo fenomenal. Pero hasta que esas fuerzas afganas tengan el apoyo de líderes locales para mejorar la seguridad propia, nosotros seremos sólo tanto como una muleta, y una temporal en eso.

 

Es importante a la nota que estos incrementos después de advertir por el GAO y otros que la meta de preparar fuerzas afganas listas en 2011-2012 no era realista, incluso cuando calificado por el hecho que tal prontitud todavía se limitaría y planearía en el desarrollo pleno de fuerzas afganas adecuadas para requerir un compromiso duradero de fuerzas de NATO/ISAF y una sociedad estratégica que se extendieron más allá de 2019. El Plan de la Campaña provisional CSTC-A,  para el Desarrollo de Ejército Nacional afgano y Fuerzas de Policía estaba de acuerdo el 29 de enero de 2008, y antes de dos seguidas expansiones en las metas de fuerza para la ANA, fijando las metas siguientes:

 

Fase 1: Campo/Generada la Capacidad de Seguridad Nacional afgana: El ejército y fuerzas de la policía están con personal, han completado entrenamiento individual, y se equipan a 85 por ciento o mejor. Completo para mediados 2010.

 

Fase 2: Desarrolla Capacidad de Seguridad Nacional afgana: las fuerzas afganas y de la Coalición planearán juntamente, coordinarán, y conducirán operaciones. Las fuerzas de coalición serán compañeras con unidades de ejército y la policía para ayudar en el desarrollo de capacidades necesario para lograr CM1. Completo a finales de 2011.

 

Fase 3: Transición a la Sociedad Estratégica El gobierno afgano asumirá la responsabilidad de cargar por su propia necesidad de seguridad necesita, con compromiso continuo por la comunidad internacional. CSTC-A testamento habrá completado su misión actual y la transición en una organización de ayuda de seguridad.

 

Sub-recursos del Ejército Nacional afgano (ANA)

 

Para poner esta expansión en perspectiva, la meta original puesta en 2002 era crear un ANA étnicamente equilibrada y la voluntaria fuerza de no más de 70,000. Esta meta todavía estaba reafirmándose en 2006, y el EEUU, NATO/ISAF, y gobierno afgano puesta al fin de 2010 como el horario para el establecimiento de la ANA. No era hasta febrero 2008, que ellos respondieron al crecimiento firme en actividad de Taliban endosando un aumento de 10,000 personas en la ANA de 70,000 a 80,000.

 

EEUU tampoco mantuvo fondo serio para una fuerza que podría asumir serias misiones de contrainsurgencia hasta las FY2005, y luego redujo en FY2006 por razones que son notablemente duras de determinar. Sólo empezó un esfuerzo del fondo verdaderamente mayor en FY2007 y eso fue cortado por más de 50% en FY2008 - sólo para ver la guerra empeorar y los marcados aumentos en metas de fuerza que tuvieron lugar en CY2008.

 

EEUU no sólo no consolidó adecuadamente al ANA, sólo reaccionó después que el Taliban-HI-Haqqani anotó ganancias mayores en el vacío de poder dejado por fuerzas y recursos inadecuados. Entonces reaccionó erráticamente y como si en un año podría resolver el problema de algún modo. La estrategia para el ANA no era más coherente o eficaz que la estrategia para una fuerza de nivel de EEUU o la ayuda americana. EEUU era fuerte en el concepto y retórica y desconsoladamente incompetente en planificación, dirección y ejecución.

 

El costo del fracaso para mantener los recursos apropiados para el Ejército afgano que se ha visto como la alternativa importante a más tropas americanas y la incapacidad para obtener más tropas aliadas, ha sido que no se ha creado una fuerza eficaz tan rápidamente como posible, y las metas americanas y de NATO/ISAF siguen sin estar reunidas. El GAO resumió el progreso creando el Ejército afgano como sigue en un informe en junio de 2008.

 

Los Estados Unidos han invertido más de $10 mil millones para desarrollar a la ANA desde 2002. Sin embargo, se evalúan sólo 2 de 105 unidades del ejército como estando totalmente capaces de dirigir su misión primaria y esfuerzos para desarrollar el ejército que continúa enfrentando desafíos.

 

Primero, mientras el ejército ha crecido a casi 58,000 de una estructura de fuerza autorizada de 80,000, ha experimentado dificultades que encontrando los candidatos calificados para las posiciones de dirección y reteniendo el personal. Segundo, mientras entrenadores o mentores están presentes en cada unidad del combate ANA, los déficit existen en el número desplegado al campo. Finalmente, ANA las unidades del combate informan de escasez significante en casi 40% de  artículos de equipo que Defensa define como críticos, incluso vehículos, armas, y radios.

 

Algunos de estos desafíos son debidos en parte a competir con las prioridades globales americanas. Sin resolverse estos desafíos, la capacidad de ANA de alcanzar la capacidad plena puede retardarse.

 

El GAO también proporcionó más detalles sobre el impacto de un inicio lento y sistemático sub-financiado en el informe pleno:

 

* Desde que nosotros informamos en el 2005, más personal ha sido entrenado y asignado al ANA. Enfocando específicamente en tropas del combate, Defensa informa que 37,866 tropas del combate han estado entrenadas y asignadas al ANA a partir de abril 2008, comparado con 18,300 tropas en marzo 2005. Aunque esto representa más de un aumento al doble en la cantidad de tropas del combate, es casi 5,000 fuerzas menos que Defensa había predicho serían entrenadas por otoño 2007. Es más, se han agregado nuevas posiciones subsecuentemente a la estructura de ANA en nuestro informe2005, incluso un cuerpo aéreo afganos extensos y la estructura de fuerza ANA ha aumentado a 80,000.

 

* Mientras más tropas han recibido entrenamiento, a partir de abril de 2008, sólo dos unidades ANA - fuera de 105 tasados - se evalúa como CM1 - totalmente capaces. Treinta y seis por ciento de las unidades ANA (38 de 105 unidades tasadas) se evalúan en  CM2 y son capaces de dirigir su misión primaria con apoyo internacional rutinario. Las unidades ANA restantes son menos capaces. Treinta y uno por ciento (32 de 105 unidades tasadas) son CM3-capaces de dirigir su misión primaria parcialmente, pero confiadas en apoyo internacional; 11% (11 de 105 unidades tasadas) es CM4 - formadas pero no todavía capaces; y 21% (22 de 105 unidades tasadas) no se formaron todavía o no informaron.

 

* La fecha esperada cuando la ANA ganará la capacidad para asumir responsabilidad de primacía por su propia seguridad es incierta. A partir del 2008 de abril, los informes mensuales proporcionados por CSTC-A muestran la fecha esperada de la capacidad plena ANA como marzo de 2011. Sin embargo, esta fecha no considera para el déficit en el número requerido de mentores y entrenadores. Así, oficiales de Defensa avisaron que actualmente las fechas predichas para el logro de un ejército afgano totalmente capaz están sujetas a cambio y puede retardarse.

 

* La valoración de defensa informa desde noviembre2007 a febrero 2008 muestra entre 8 y 12% de personal de las unidades de combate estaban ausente sin licencia (AWOL), con tasas AWOL tan altas como 17% para soldados en los cuerpos ANA. Para lograr el crecimiento sostenido, un oficial senior de Defensa declaró para ANA que las tasas de AWOL no deben ser ningún más alto que 8%.

 

Aunque la contratación básica es fuerte, ANA está experimentando dificultades que encontrando candidatos calificados para posiciones de liderazgo y especialistas. Defensa informa que las metas de recluta para ANA se han reunido en posiciones de infantería, a pesar de los ajustes para aumentar el rendimiento de entrenamiento a ANA anualmente por 6,000 soldados.

 

Sin embargo, CSTC-A nota déficit en el número de candidatos disponible para oficiales no-comisionados (NCO) y capacidad de especialidad, como logísticas y apoyo médico. Entre noviembre2007 y febrero2008, los niveles de hombres de ANA para NCOs fueron entre 50 a 70% del número autorizado.

 

* La escasez existe en el número de entrenadores incluidos y mentores en el campo. Por ejemplo, a partir de abril2008, los Estados Unidos han puesto en el campo 46% (1,019 de 2,215) del número requerido de entrenadores incluidos de Defensa. Los oficiales atribuyeron este déficit a prioridades americanas compitiendo por el personal de Defensa, incluso la guerra en Irak.

 

La CSTC-A ha sometido demandas para fuerzas adicionales para actuar como entrenadores incluidos para ayudar a ANA; sin embargo, la demanda ha sido diferida. A partir del 2008 de abril, los miembros de la comunidad internacional que ayudan en este esfuerzo tienen en el campo 32 de 37 equipos de mentores prometidos, aunque el número de mentores internacionales en el campo es más pequeño que el número de los entrenadores incluido EEUU. Casi un-tercio de personal en el campo que ayuda a ANA en el desarrollo de la unidad son mentores de la unión, mientras dos-tercios es personal americano.

 

* Desde que nosotros informamos en 2005, el nuevo equipo de planes para ANA se ha llevado a cabo y la ANA ha recibido más artículos de equipo. En 2005, Defensa planeó equipar el ejército afgano con armas donadas y salvadas y vehículos blindados. Sin embargo, mucho de este equipo demostró ser usado, defectuoso, o incompatible con otro equipo. En 2006, la Defensa empezó proporcionándole a algunas fuerzas ANA el equipo americano. Más, cuando la seguridad se deterioró, cambiaron las necesidades de equipo y la Defensa planeó proporcionar más equipo protector, como Humvees blindado, y las armas más letales, como granadas propulsadas por cohete... de 55 artículos de equipo críticos para ANA las fuerzas del combate, CSTC-A informa que tienen menos de la mitad de la cantidad requerida disponible para 21 de estos artículos.

 

Los informes de GAO sobre la escasez de EEUU y consejeros de OTAN también son sólo parte de la historia. Como informa el Departamento de Defensa en junio 2008, a partir de marzo2008, ETTs americanos requieren un total de 2,391 personal; sin embargo, se asignan sólo 1,062 actualmente (44% completo). La baja tasa completa es debido al requisito adicional de proporcionar apoyo al ANP a Police Mentor Teams (PMTs). El personal PMT pleno requiere personal militar en 2,358 en total. Actualmente, se asigna 921 de personal (39% completo).

 

Las soluciones están trabajándose para dirigirse el déficit de personal por los ETT y requisitos de PMT. Están pesándose los requisitos desplegados en Afganistán contra otras prioridades globales de personal.

 

El fracaso para proveer de recursos eficaces a la Policía Nacional afgana (ANP) ha sido más serio aun. Lo que está golpeando es que tomó hasta el FY2004 para empezar el financiamiento serio del esfuerzo policial. Dado el tiempo que lleva involucrado crear unidades eficaces, esto significó que cualquier rendimiento mayor del fondo sólo pudiera empezar en FY2005 y sólo podría reunir impulso serio en FY2006.

 

En la práctica, sin embargo, el esfuerzo de entrenamiento real así mal provisto de personal y mal organizado, que el paso real del progreso ha sido por lejos más lento. Sólo 35,000 hombres habían sido entrenados a partir de enero 2005, y nadie supo cuántos realmente se habían quedado en servicio. Esto es escasamente tranquilizante para una fuerza cuyas fechas de realización han reflejado una pesadilla de desprendimiento, mientras su meta de fuerza subió de la meta original de 62,000 hombres a 82,000 en mayo 2007. Desde 2002, los Estados Unidos han proporcionado casi $6.2 mil millones para entrenar y equipar el ANP. Sin embargo, a partir de abril de 2008, ninguna unidad policial fue evaluada como totalmente capaz de realizar su misión.

 

Más de tres-cuartos de las unidades policíacas no se evaluaron como capaces - la capacidad más baja que tasa de Defensa asigna a unidades que se han formado. A partir de la misma fecha, según informes recibidos el ANP había crecido en número a casi 80,000 - casi 97% de la fuerza de 82,000. Sin embargo, hasta que punto el ANP ha crecido de verdad es cuestionables dadas las preocupaciones que han sido levantadas por Defensa sobre la fiabilidad de cifras humanas de la policía. Construir un ANP capaz requiere personal, entrenamiento, y equipar fuerzas; sin embargo, varios desafíos han impedido los esfuerzos americanos para construir una ANP capaz.

 

EEUU está experimentando ahora con un nuevo sistema llamada Desarrollo Enfocado en Distrito donde toma toda la policía en un distrito dados para entrenar, y la reemplaza con una unidad ejemplar en lo provisional. Este esfuerzo sólo empezó en noviembre 2007, sin embargo, y todavía es experimental. Hasta ahora, se ha completado en menos de 11 de 433 unidades de ANO en 365 distritos, si los distritos policiales urbanos son incluidos. Es más, nota el GAO,

 

"Aunque recientemente la Defensa ha adoptado la iniciativa de Desarrollo Distrito Enfocada para reconstituir a la policía uniformada involucra recursos considerables y se espera que dure cuatro a cinco años como un mínimo, ningún hito interino o fecha de final consecuente para el esfuerzo se identifica en las cinco páginas del documento de Defense, informa el estado mensual, o sesiones de información que perfilan el esfuerzo. En la ausencia de hitos interinos y una fecha final consistente para Desarrollo Distrito Enfocado, será difícil determinar si este nuevo esfuerzo ambicioso está progresando como la intención. Sin una fecha final extremo e hitos para el esfuerzo americano De completar y sostener todo el ANP, es difícil determinar cuánto tiempo los Estados Unidos pueden necesitar para continuar proporcionando fondos y otros recursos para esta misión importante - una que los oficiales militares de EEUU declararon puede extenderse más allá de una década."

 

Anthony H Cordesman, the Arleigh A Burke Chair in Strategy at the Center for Strategic and International Studies.