La Posición de la Política Extranjera de Obama

 

Stratfor Today + September 24, 2008

Por George Friedman

http://www.stratfor.com/analysis/20080923_obamas_foreign_policy_stance_open_access

 

 

Barack Obama es el candidato Demócrata para presidente. Sus consejeros en política extranjera generalmente son Demócratas. Juntos ellos llevan con ellos una memoria institucional del enfoque del Partido Demócrata a la política extranjera, y es una expresión de la complejidad y divisiones de ese enfoque.

 

Como sus colegas Republicanos, de muchas maneras ellos van a ser reprimidos constreñidos acerca de lo que ellos pueden hacer por la naturaleza del paisaje global y los recursos americanos. Pero a alguna magnitud, ellos serán constreñidos también y definidos por la tradición de la que ellos vienen. Entendimiento que la tradición y el lugar de Obama es útil para entender lo que una presidencia de Obama parecería como en asuntos extranjeros.

 

La cosa más llamativa sobre la tradición Demócrata es que sobre los principios de los tres grandes conflictos que definieron el 20 siglo: Woodrow Wilson y Primera Guerra Mundial, Franklin Delano Roosevelt y Segunda Guerra Mundial, y Harry S. Truman y Guerra Fría. (A este nivel de análisis, nosotros trataremos los episodios de la Guerra Fría como Corea, Vietnam o Granada como simplemente los subconjuntos de un conflicto.) Éste es más enfáticamente no para decir que si los Republicanos hubieran ganado la presidencia en 1916, 1940 o 1948, que el compromiso americano en esas guerras podría evitarse.

 

Modelos en Política Extranjera Demócrata

 

Pero nos da una estructura por considerar modelos persistentes de política extranjera Demócrata. Cuando nosotros miramos los conflictos, cuatro cosas se ponen en claro.

 

Primero, en los tres conflictos, los Demócratas pospusieron la iniciación del combate directo tanto como posible.

 

En la única, Primera Guerra Mundial, hizo a Wilson decidir meterse en la guerra el ataque directo prior. Roosevelt maniobró cerca de la guerra pero no entró en la guerra hasta después de Pearl Harbor. Truman también maniobró cerca de la guerra pero no entró en el combate directo hasta después de la invasión Norcoreana a Corea del Sur.

 

De hecho, Wilson escogió ir a la guerra para proteger el pasaje libre en el Atlántico. Más importante, él buscó impedirle a Alemania derrotar a los rusos y la alianza anglo-francesa y detener la dominación alemana subsecuente de Europa que parecía posible. En otras palabras, el enfoque Demócrata a la guerra era reactivo. Todos los tres presidentes reaccionaron a los eventos en la superficie, mientras intentando formarlos debajo de la superficie.

 

Segundo, las tres guerras se construyeron alrededor de coaliciones. Los cimientos de las tres guerras eran que otras naciones estaban en riesgo y que los Estados Unidos usaron una predisposición a resistir (Alemania en las primeras dos guerras, la Unión Soviética en la última) como una estructura para compromiso. Los Estados Unidos bajo los Demócratas no se involucraron unilateralmente en la guerra. Al mismo tiempo, los Estados Unidos bajo los Demócratas hicieron cierto que las cargas mayores eran compartidas por los aliados.

 

Millones murieron en la Primera Guerra Mundial, pero los Estados Unidos sufrieron 100,000 muertos. En la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos sufrieron 500,000 murieron en una guerra donde quizás murieron 50 millones de soldados y civiles.

 

En la Guerra Fría, las pérdidas americanas en combate directo fueron menos de 100,000 mientras las pérdidas de chinos, vietnamitas, coreanos y otros sobresalieron sobre de ese costo.

 

Los aliados tenían una apreciación compleja de los Estados Unidos. En la una mano, ellos agradecían la presencia americana. Por otro lado, ellos notaron las cantidades desproporcionadas de sangre y esfuerzo. Algunas de las raíces del anti-americanismo serán encontrados en esta estrategia.

 

Tercero, cada uno de estas guerras acabó con un presidente Demócrata que intentaba crear un sistema de instituciones internacionales diseñada para limitar la repetición de la guerra sin transferir directamente la soberanía a esas instituciones.

 

Wilson abanderó la Liga de Naciones. Roosevelt las Naciones Unidas. Bill Clinton, quien presidió sobre la mayoría del mundo de posguerra-frío, constantemente buscó las instituciones internacionales para validar las acciones americanas. Así, cuando las Naciones Unidas se negaron a sancionar la guerra de Kosovo, él designó a OTAN como una organización internacional alternativa con el derecho a aprobar el conflicto.

 

De hecho, Clinton abanderó un rango de organizaciones multilaterales durante los años noventa y incluyendo todo desde el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Acuerdo General en Aranceles y Comercio, y después la Organización de Comercio Mundial. Todos estos presidentes se comprometieron profundamente a las organizaciones multinacionales para definir acciones permisibles e in-permisibles.

 

Y cuarto, hay un enfoque sobre Europa en la vista Demócrata del mundo. Roosevelt a consideró Alemania como la amenaza primaria en lugar del teatro de Pacífico en Segunda Guerra Mundial. Y a pesar de dos guerras por tierra en Asia durante la Guerra Fría, la pieza central de la estrategia seguía siendo OTAN y Europa.

 

Los detalles específicos han evolucionado durante el último siglo, pero el Partido Demócrata - y particularmente el establishment de política extranjera Demócrata - históricamente ha a visto Europa como un interés permanente y socio para los Estados Unidos. Así, el empujón principal de la tradición Demócrata se empapa profundamente en combatir guerras, pero enfoca esta tarea con cuatro cosas en mente:

 

1. Las guerras no deben empezar hasta el último posible momento y con suerte deben ser comenzadas por el enemigo.

 

2. Las guerras deben lucharse en una coalición con mucha de la carga llevada por los socios.

 

3. El resultado de las guerras debe ser una estructura legal institucional para manejar la paz, con los Estados Unidos siendo la fuerza más influyente dentro de este armazón multilateral.

 

4. Cualquier tal armazón debe construirse en una relación trans-atlántica.

 

Fracturas del Partido Demócrata

 

Ésa es una cuerda de política extranjera Demócrata. Una segunda cuerda surgió en el contexto de la Guerra de Vietnam. Esa guerra empezó bajo la administración Kennedy y fue intensificada por Lyndon Baines Johnson, particularmente después de 1964. La guerra no fue como se esperó. Cuando la guerra progresó, el Partido Demócrata se empezó a fragmentar.

 

Había tres facciones involucradas en esto. La primera facción consistió en profesionales de política extranjera y políticos que estaban envueltos en las fases tempranas de de planes de guerra pero se volvieron contra la guerra después de 1967 cuando divergió claramente de los planes. La figura política principal de esta facción era Robert F. Kennedy que inicialmente apoyó la guerra pero luego se volvió contra esta.

 

La segunda facción era más definitiva. Consistió en las personas en el ala izquierda del Partido Demócrata - y muchos que fueron lejos a la izquierda de los Demócratas.

 

Este último grupo no sólo se volvió contra la guerra, desarrolló una teoría del rol americano en la guerra que cuando movimiento de masas era inaudito en el siglo. La vista (puede esbozarse sólo aquí) mantuvo que los Estados Unidos eran un poder inherentemente imperialista. En lugar de la imagen benigna que Wilson, Roosevelt y Truman tenían de sus acciones, esta facción reinterpretó la historia americana que se remonta al siglo19 como violento, racista e imperialista (en la vista de la facción más extrema). Así como los Estados Unidos aniquilaron a los americanos nativos, los Estados Unidos estaban aniquilando ahora a los vietnamitas.

 

Una tercera facción, más matizada, defendió que en lugar de un esfuerzo por contener la agresión soviética, la Guerra Fría realmente fue iniciada por los Estados Unidos salida del miedo irracional de los soviéticos y de ambiciones imperialistas. Ellos vieron el bombardeo de Hiroshima como una parte para intimidar la Unión Soviética en lugar de un esfuerzo por acabar la Segunda Guerra Mundial, y la creación de OTAN como habiendo activado la Guerra Fría.

 

Estas tres facciones se quebraron en políticos Demócratas como RFK y George McGovern (quién ganó la nominación presidencial en 1972), radicales en la calle que realmente no era Demócratas, y estudiosos revisionistas que en la mayor parte estaban en el ala izquierda del partido.

 

Finalmente, el Partido Demócrata se hendió en dos campos. Hubert Humphrey llevó el primero junto con Henry Jackson que rechazó la interpretación de la izquierda del rol americano en Vietnam y exigió hablar por línea Wilson-FDR-Truman en la política Demócrata.

 

McGovern lideró el segundo. Su campo comprendió el ala izquierda del partido que necesariamente no fue mayormente hasta donde los críticos más extremos de esa tradición pero era sumamente sospechoso de ideología anti-comunista, militar y des comunidades de inteligencias, y aumentar el gasto de defensa.

 

Los dos campos dirigieron una guerra política extensa a lo largo de los años setenta. La presidencia de Jimmy Carter simbolizó las tensiones. Él vino al poder queriendo ir más allá de Vietnam, cortando y cambiando la CIA, controlando al gastando de defensa y advirtiendo al país de "un miedo excesivo de comunismo". Pero siguiendo la caída del Shah de Irán y la invasión soviética de Afganistán, él permitió a Zbigniew Brzezinski, su consejero de seguridad nacional y ahora consejero de Obama, lanzar una guerra de guerrillas contra los soviéticos usando insurgentes islámicos de todo el mundo musulmán en Afganistán.

 

Carter se movió de la preocupación con el anti-comunismo a la guerra de coalición contra los soviéticos trabajando con Arabia Saudita, Pakistán y combatientes de la resistencia afgana. Carter estaba tratando con las realidades geopolíticas americanas, pero las tensiones dentro de la tradición Demócrata formaron sus respuestas. Durante la administración Clinton, estas tensiones interiores menguaron en un gran grado. Principalmente esto fue porque no había ninguna guerra mayor, y la acción militar que ocurrió - como en Haití y Kosovo - se ideó como acciones humanitarias en lugar de persecución del poder nacional.

 

Eso alivió a los Demócratas anti-guerra a un gran trato, desde que su perspectiva era menos pacifista que sospechosa de usar guerra para reforzar el poder nacional.

 

Los Demócratas desde 9/11

 

Puesto que los Demócratas no han tenido la presidencia durante los últimos ocho años, es especulativo juzgar cómo ellos podrían haber respondido a los eventos. Las declaraciones hechas en la oposición no son necesariamente predictivas de lo que una administración podría hacer.

 

No obstante, la perspectiva de la política extranjera de Obama fue formada por los últimos ocho años de los Demócratas luchando con la guerra jihadista-americana. Los Demócratas respondieron a los eventos de los últimos ocho años como ellos hacen tradicionalmente cuando los Estados Unidos son atacados directamente: la facción anti-guerra del partido se acortó y la vieja tradición Demócrata se reafirmó.

 

Esto era particularmente verdad de la decisión ir a la guerra en Afganistán. Obviamente, la guerra era una respuesta a un ataque y, dado el humor del país después del 9/11, era una decisión inexpugnable.

 

Pero tenía otro juego de características que lo hicieron atractivo a los Demócratas. La acción militar en Afganistán estaba teniendo lugar en el contexto de ancho apoyo internacional y dentro de una coalición formada en todo nivel, desde la tierra en Afganistán a OTAN y las Naciones Unidas.

 

Segundo, los motivos americanos no aparecían involucrar auto-interés nacional, como poder creciente o conseguir petróleo. No era una guerra para ventaja nacional, sino una guerra de autodefensa nacional. Los Demócratas estaban mucho menos cómodos con la guerra de Irak de lo que ellos estaban con Afganistán. Las viejas rajas reaparecieron, con muchos Demócratas votando por la invasión y otros en contra. Había razones complejas y mixtas por qué cada Demócrata votó de la manera que ellos hicieron - algunas estratégicas, algunas completamente políticas, alguna moral.

 

Bajo la presión de votar sobre la guerra, el acuerdo general Demócrata históricamente frágil se rompió y separó, no tanto en conflicto como en desorden. Una de las razones más importantes para esto era el sentido de aislamiento de los poderes mayores europeos - particularmente francés y alemán a quienes los Demócratas consideraron como elementos fundamentales de cualquier coalición.

 

Sin esos países, los Demócratas consideraron los Estados Unidos como diplomáticamente aislados. El conflicto del intra-partido vino después. Cuando la guerra fue mal, el movimiento anti-guerra en el partido se re-energizó. Ellos fueron unidos después por muchos que habían votado anteriormente por la guerra pero habían estado disgustados por el costo humano y material y por el aislamiento claro de los Estados Unidos y así sucesivamente. Ambas facciones del Partido Demócrata tenían razones para oponerse a la guerra de Irak incluso mientras ellos apoyaron la guerra afgana.

 

Comprensivo de la Política Extranjera de Obama

 

Está en luz de esta distinción que nosotros podemos empezar a entender la política extranjera de Obama. En Ago 1, Obama dijo a lo siguiente: "Es tiempo para volver la página. Cuando yo sea Presidente, nosotros emprenderemos la guerra que tiene que ser ganada, con una estrategia comprensiva con cinco elementos: salir de Irak e ir al campo de batalla correcto en Afganistán y Pakistán; desarrollando las capacidades y sociedades que nosotros necesitamos para sacar a los terroristas y las armas mortales del mundo; comprometer al mundo para secar el apoyo por el terror y el extremismo; restaurar nuestros valores; y afianzar una patria más elástica."

 

La vista de Obama de la guerra de Irak es que en el primer lugar no debe haber luchado, y que el éxito actual en la guerra no justifica su costo. En esta parte, él habla a la tradición anti-guerra en el partido. Él agrega que Afganistán y Pakistán son los campos de batalla correctos, desde que esto es desde donde emanó el ataque.

 

Debe notarse que en varias ocasiones Obama ha apuntado a Pakistán como parte del problema afgano, y ha indicado una buena voluntad para intervenir allí si es necesario mientras demanda la cooperación paquistaní. Es más, Obama enfatiza la necesidad por las sociedades - por ejemplo, socios de la coalición - en lugar de la acción unilateral en Afganistán y globalmente.

 

Responder al ataque en lugar del ataque preventivo, guerra de coalición y las soluciones de postguerras multinacionales son centrales a la política de Obama en el mundo islámico.

 

Él monta por consiguiente sobre la división dentro del Partido Demócrata. Él se opone la guerra en Irak como preventiva, unilateral y fuera de los límites de organizaciones internacionales mientras endosa la guerra afgana y promete extenderla. El problema de Obama sería aplicando estos principios al paisaje emergente. Él formó sus preferencias de política extranjeras cuando las opciones esenciales permanecían dentro del mundo islámico - entre tratar simultáneamente con Irak y Afganistán contra enfocarse principalmente en Afganistán.

 

Después de la invasión rusa de Georgia, Obama enfrentarían un juego más complejo de opciones entre el mundo islámico y tratar con el desafío ruso. La posición de Obama en Georgia rastreada con enfoques Demócratas tradicionales:

 

"La recuperación económica de Georgia es una prioridad estratégica urgente que exige la atención enfocada de los Estados Unidos y nuestros aliados. Eso es por qué Senador Biden y yo hemos requerido $1 mil millones en ayuda de la reconstrucción ayudar al pueblo de Georgia por este tiempo de gran juicio. Yo también doy la bienvenida a la decisión de OTAN para establecer una Comisión de OTAN-Georgia y aplaudir las nuevas iniciativas francesas y alemanas para continuar el trabajo en estos problemas dentro del EU. La administración Bush debe requerir una Cumbre EEUU-EU-Georgia en septiembre que se enfoque en estrategias por conservar la integridad territorial de Georgia y adelantar su recuperación económica."

 

Obama evitó la retórica militarista y se enfocó en acercamientos multinacionales para tratar con el problema, particularmente vía OTAN y la Unión europea. En esto y en Afganistán, él ha vuelto a un principio Demócrata: la centralidad de la relación -europea americana.

 

En este sentido, no es accidental que él hizo un viaje pre-convención a Europa. Era natural y un signo al establishment de política extranjero Demócrata que él entiende la posición pivote de Europa. Esta vista sobre multilateralismo y OTAN se resume en una declaración crítica por Obama en un papel de posición:

 

"Hoy se pone de moda desacreditar a los Naciones Unidas, el Banco Mundial, y otras organizaciones internacionales. De hecho, se necesita urgentemente la reforma de estos cuerpos si ellos están para mantener el paso con las amenazas de rápido-movimiento que nosotros enfrentamos.

 

Tal reforma real no vendrá, sin embargo, desechando el valor de estas instituciones, o intimidando a otros países para ratificar los cambios que nosotros hemos bosquejado en el aislamiento. La reforma real vendrá en cambio porque nosotros convencemos a otros que ellos también tienen una parte - que tales reformas harán su mundo, y no sólo el nuestro, más seguro.

 

Nuestras alianzas también requieren dirección constante y revisión si ellas están para permanecer eficaces y pertinentes. Por ejemplo, durante los últimos 15 años, OTAN ha hecho tremendos pasos largos transformándose de una estructura de seguridad de la Guerra Fría a una sociedad dinámica para la paz. Hoy, el desafío de OTAN en Afganistán se ha vuelto un caso de prueba, en las palabras de Dick Lugar, de si la alianza puede 'superar la diferencia creciente entre OTAN extendiendo sus misiones y sus capacidades que se retrasan.'"

 

 

El Problema europeo de Obama

 

El último párrafo representa el desafío clave a la política extranjera de Obama, y desde donde vendría su primer desafío.

 

Obama quiere una coalición con Europa y necesita a Europa para fortalecerse. Pero Europa está profundamente dividida, y contraria a aumentar su gasto de defensa o aumentar substancialmente su participación militar en la guerra de la coalición. El multilateralismo y europeísmo de Obama encontrarán rápidamente las realidades de Europa. Esto afectaría su política jihadista inmediatamente.

 

A estas alturas, el plan de Obama para una retirada de 16-meses de Irak es bastante moderado, y la idea de enfocarse en Afganistán y Pakistán es una continuación de la política de la administración Bush. Pero su desafío sería aumentar compromiso de OTAN. No hay ni la voluntad ni la capacidad para aumentar substancialmente la participación de la OTAN de Europa en Afganistán.

 

Este problema sería más aun difícil tratando con Rusia. Europa en principio no tiene ninguna objeción a la guerra afgana; le faltan meramente los recursos para aumentar substancialmente su presencia allí. Pero en el caso de Rusia, no hay ningún acuerdo general europeo.

 

Los alemanes son dependientes de los rusos por energía y no quieren arriesgar esa relación; los franceses son más vocal pero les falta la capacidad militar, aunque ellos han hecho esfuerzos para aumentar su compromiso a Afganistán.

 

Obama dice que él quiere confiar en agencias multilaterales para dirigir la situación rusa. Eso es diplomáticamente posible, pero si los rusos presionan el problema más allá, como nosotros esperamos, se necesitará una respuesta más fuerte. OTAN será improbable de proporcionar esa respuesta.

 

Obama por consiguiente enfrentarían el problema de cambiar el enfoque a Afganistán y agregado el problema de equilibrar entre un enfoque islámico y un enfoque ruso. Éste será un problema general de la diplomacia americana. Pero Obama como Demócrata tendrían un problema más complejo. Contrario a las acciones unilaterales y enfocadas en Europa, Obama enfrentarían su primera crisis tratando con el apoyo limitado que Europa pueda proporcionar.

 

Eso propondrá problemas serios en Afganistán y Rusia con que Obama tendrían que tratar. En esto hay una indirecta en sus pensamientos cuando él dice, "Y cuando nosotros fortalecemos OTAN, nosotros también debemos buscar construir nuevas alianzas y relaciones en otras regiones importantes para nuestros intereses en el siglo 21". La prueba sería si estas nuevas coaliciones diferirán, y sería más eficaz que, la coalición de la voluntad.

 

Obama enfrentarían problemas similares tratando con los iraníes. Su enfoque es crear una coalición para confrontar a los iraníes y obligarles a que abandonen su programa nuclear. Él ha sido claro que él se opone a ese programa, aunque menos claro en otros aspectos de política extranjera Iraní. Pero de nuevo, su solución es usar una coalición para controlar Irán.

 

Esa unión se desintegró en una gran magnitud después que Rusia y China indicaron ambas que no tenían interés en sanciones. Pero la unión que Obama planea para confiar tendrá que ser reavivada dramáticamente por medios desconocidos, o debe crearse una coalición alternativa, o los Estados Unidos tendrán que tratar unilateralmente con Afganistán y Pakistán. Esta realidad pone una tremenda tensión en los principios centrales de la política extranjera Demócrata.

 

Para reconciliar las tensiones, él tendría que ir rápidamente a una comprensión con los europeos en OTAN para extender sus fuerzas militares. Desde extender la mano a los europeos sería entre sus primeros pasos, vendría su primera prueba temprana. Los europeos probablemente fracasarían, y, si no, ellos demandarían que los Estados Unidos extiendan también su gasto de defensa.

 

Obama no ha mostrado inclinación hacia hacer esto. En octubre de 2007, él dijo lo siguiente sobre defensa:

 

"Yo cortaré decenas de billones de dólares malgastados. Yo cortaré inversiones en no-probados sistemas de defensa de proyectil. Yo no dejo el espacio armado. Yo retardaré nuestro desarrollo de futuros sistemas del combate, y yo instituiré un panel abordan de prioridades de defensa para asegurar que la revisión de defensa de cuatrienal no se use para justificar el gasto innecesario."

 

Rusia, Afganistán y Gasto de Defensa

 

En esto, Obama está alcanzando hacia la facción anti-guerra en su partido que considera los gastos militares con desconfianza. Él se enfocó en sistemas avanzados de guerra-luchadores, pero no propuso cortar gastos en contrainsurgencia. Pero el dilema es que tratando con la insurrección y los rusos, Obama vendría bajo presión para hacer lo que él no quiere hacer - a saber, un aumento en gastos en sistemas avanzados de defensa americana.

 

Obama ha sido retratado como radical. Eso está lejos del caso. Él está bien dentro de una tradición de un siglo de larga del Partido Demócrata, con un elemento de lealtad a la facción anti-guerra. Pero ese elemento es una voz baja a su política, no su centro. El centro de su política sería construir coaliciones y un enfoque sobre los aliados europeos, así como el uso de instituciones multilaterales y la anulación de la guerra preventiva. No hay nada radical o incluso nuevo en estos principios.

 

Su incomodidad con el gasto militar es la única cosa que podría unirlo al ala izquierda del partido. El problema que él enfrentaría es el paisaje internacional cambiante que le haría difícil de llevar a cabo algunas de sus políticas.

 

Primero, la tremenda diversidad de desafíos internacionales haría tener el presupuesto de  defensa en un jaque difícil.

 

Segundo, y más importante, es la dificultad de construir coalición y acción multilateral con los europeos. A Obama le falta así la fuerza y la coalición para llevar a cabo sus misiones. Por consiguiente Él no tendría ninguna opción sino tratar con los rusos mientras confronta la cuestión afgana/pakistaní aun cuando él se retire más rápidamente de lo que él dice habría de hacer Irak. El momento del hacer-o-romper para Obama vendrá temprano, cuando él confronte a los europeos.

 

Si él puede persuadirlos a tomar la acción convenida e incluir gasto de aumentado, entonces mucha de su política extranjera se pone en lugar rápidamente, aun cuando está en el precio del gasto creciente de la defensa americana. Sin embargo, si los europeos no pueden venir juntos (o ser reunido) decididamente, él tendrá que improvisar entonces.

 

Obama sería el primer Demócrata por este siglo en tomar la oficina heredando una guerra mayor. Heredando una guerra en marcha es quizás la cosa más difícil para tratar un presidente. Sus realidades ya son fijas y las penas para la derrota o compromiso ya definidos. La guerra en Afganistán ya ha sido definida por el enfoque del presidente americano George W. Bush.

 

Volverlo a escribir será enormemente difícil, particularmente cuando volverlo a escribir depende de un unilateralismo que se acaba y acercándose a la guerra de coalición plena cuando los socios de la coalición son cautos.

 

Los problemas de Obama están compuestos por el hecho que él no sólo tiene que tratar con una guerra heredada, sino también una Rusia resurgente. Y él quiere depender de la misma coalición para ambos. Eso será enormemente desafiante para él, probando sus capacidades diplomáticas así como las realidades geopolíticas.

 

Como con todos los presidentes, lo que él planea hacer y lo que él haría son dos cosas diferentes. Pero nos parece a nosotros que su presidencia se definiría por si él no puede cambiar el curso de las relaciones europeas-americanas aceptando los términos europeos pero persuadiéndolos de acomodarse a los intereses americanos.

 

Una presidencia de Obama no cambiaría esto. No hay ninguna evidencia que le falta la habilidad de cambiar la realidad - que le falta la virtud de Maquiavelo.

 

Pero todavía será la primero y la prueba crítica, una dada a él por las tensiones complejas de las tradiciones Demócratas y por una guerra que él no empezó.