"Poder inteligente" y "trampas de oso" en el Hindú Kush

 

31.12.2009

 

M.K. BHADRAKUMAR (India)

 

Cuadro de texto:  El Presidente americano Barack Obama tiró el guante a los poderes regionales con su última estrategia afgana. La ambigüedad constructiva en su estrategia cae en la tradición de Kissinger de táctica negociara. En un clima de opinión política profundamente polarizada, él es libre de adelantar los vitales problemas de intereses de EEUU, mientras retiene la prerrogativa para revisar cuestiones irresolutas en una fecha de su opción. Esto deja a los poderes regionales mayores - Pakistán, Irán, India, China y Rusia - en algún dilema.

 

Obama se mofó de ellos al responder dentro de los 58 días cuando ellos se congregan para la conferencia de Londres sobre "Afganización" el 28 de enero.

 

Ésa es una llamada dura.

 

Para estar seguro, los poderes regionales se ponen en desventaja cuando sus tensiones internas les evitan alcanzar para materializar una iniciativa regional. La estrategia de Obama es todos lo que queda, por consiguiente, en la mesa.

 

Pakistán y India están encerrados en un abrazo adversario abrace y eso crea mucho espacio geopolítico para EEUU. Sin duda, la presencia militar americana desestabilizó Pakistán en serio. El último golpe serial terrorista anti-Sidita en Karachi testifica que en el nombre del Talibán, todas clase de fuerzas están operando dentro de Pakistán - yendo de la CIA a la empresa de seguridad Blackwater a los elementos Wahhabi.

 

Pakistán enfrenta una severa opción – se pone en línea con la geo-estrategia americana y gana buena voluntad americano, o enfrente las consecuencias de ser recalcitrante.

 

En cuanto a la India, Washington ofrece la línea de consuelo que Obama está inclinado "estabilizando" Pakistán. El noble esfuerzo de Washington de limpiar Pakistán de belicosidad agrada Delhi aunque hay algún hastío. De todos modos, Delhi ya no se aguanta para contribuir a la "Afganización" de la guerra. Siendo un aliado natural, no hay ninguna opción sino cooperar con las súplicas de Washington.

 

Sobre todo esto, hay la preocupación más grande de "ponerse al día" con la ola de China que modula la mente india en toda hora.

 

Irán presenta un caso por sí mismo. EEUU ha tenido éxito agitando las bases de la comprensión estratégica Irán-Rusia que fue un legado histórico de la astuta diplomacia de Evgeniy Primakov con su colega iraní Ali Akbar Velayati para llevar la sangrienta guerra civil tayik a un fin. La corrosión del entendimiento Rusia-Irán le permite a Washington que haga el esfuerzo descarado de "cambio del régimen" en Teherán.

 

La geopolítica del Medio Oriente Mayor se mantiene en equilibrio. Por supuesto, Teherán resistió feroces ataques de EEUU en el pasado y la herencia revolucionaria está lejos de disipada. También, continúan los impactos del apoyo de China sobre la co-relación de fuerzas.

 

El papel de China también es inmensamente importante con respecto a la eficacia de la política americana hacia Pakistán. La habilidad americana para "presionar" a China está limitada y de ahí la apertura inteligente de Washington para una ventura conjunta sino-americana en Asia Sur.

 

Pero China permanecía reticente, y mantiene en mente el "cuadro grande" de las inter-uniones de seguridad de Xinjiang con Asia Central, Afganistán y Pakistán.

 

América quería agudamente que China mojara los dedos de los pies en la lucha contra al-Qaeda y Talibán pero el último supo que un compromiso militar podría demostrar ser un gambito peligroso.

 

Pakistán se presenta como un escaparate del "daño colateral" de la guerra liderada por EEUU.

 

China que era cómplice de los americanos en el gran jihad afgano de los años ochenta contra la Unión Soviética también sabría que EEUU tiene métodos increíbles de "sinergizar" el Islam militante - y, en el caso presente, está envuelta la estabilidad de Xinjiang.

 

EEUU es consciente que China (y Rusia) no comparten su dificultad de estar en el cruce de los islamistas que operan en el Hindú Kush. Mientras se hundió en un cenagal de seguridad, China se enfocó sabiamente en el comercio. La vida puede estar cruel en momentos. Como el sólido estudioso sobre Xinjiang, Frederick Starr les dijo al New York Times,

 

"Nosotros [EE.UU.] hacemos el levantamiento pesado. Y ellos [China] levantan la fruta."

 

Así, en una muestra sorprendente de "poder inteligente", EEUU ha presentado a Taiwán una invitación dar ayuda "no-militar" a Afganistán. Es una invitación que Taipei no puede rechazar con desprecio, cuando viene junto a un gran paquete de armas americanas y corriente abajo ofrece la perspectiva de tantalizar que Taipei puede parecer una estrella creciente. Discutiblemente, Washington está galleando una burla en Beijing por su negativa a cooperar con la estrategia afgana de Obama (o iraní) por enturbiar las aguas en los Estrechos del Taiwán.

 

La posición de Rusia es igualmente delicada. La guerra de Obama es útil para la Rusia en la magnitud que puede detener la marcha del islamismo en el corazón de Asia Central.

 

Rusia ha proporcionado rutas de suministro para los países de OTAN. Plausiblemente, Rusia considera la cooperación en Afganistán por ser útil para "restablecer" sus lazos americanos.

 

Ahora viene la parte irritada. Como con China, Washington quiere que Moscú moje los dedos de los pies en la guerra afgana. Quiere a Moscú para proporcionar armas y despachar consejeros militares para entrenar las fuerzas armadas afganas. Sin embargo, permanece el hecho que aunque la atmósfera global de los lazos con EEUU ha mejorado, permanece el restablecer como a tal en un rango de problemas - la defensa anti-proyectil, expansión de OTAN, la aquiescencia de Moscú con la estrategia de contención hacia Irán, etc. Entretanto, en partes y piezas, lo que surge está también que lejos de transcurrir en una política aislacionista, EEUU está buscando un robusto compromiso geopolítico en el espacio post-soviético en Asia Central.

 

En efecto, Washington quiere que Moscú ayude a consolidar la presencia militar americana en Afganistán que pavimentaría el camino para una expansión de la influencia americana en el Medio Oriente Mayor que incluye Asia Central. No sorprendentemente, Rusia parece enfrentar un dilema algo similar a China pero entonces, el compromiso Rusia-EEUU tiene una historia más complicada.

 

El énfasis de Obama en "Afganización" es bienvenido. Pero las intenciones americanas a medio y largo plazo permanecen oscuras. Toda la evidencia apunta hacia un largo plazo - incluso abierto a la presencia militar americana en Afganistán.

 

Cualquier duda prolongada fue dispersada cuando delante de la crème de la crème de la Derecha americano, reunida bajo el dosel de la Heritage Foundation en Washington, DC, el Senador McCain juró abiertamente ser "el aliado en este esfuerzo" de Obama.

 

McCain es un guerrero infatigable que salta fuera del tablero de ajedrez de Eurasia de Zbigniew Brzezinski. McCain vio tres grandes virtudes en la estrategia afgana de Obama.

 

Primero, Obama afirmó una estrategia "contra-insurgencia" (como contra "contra-terrorista") que era lo que el Pentágono buscaba apasionadamente.

 

Segundo, "grandes números de tropas americanas de combate probablemente permanecerán en Afganistán luego de julio 2011."

 

Tres, siguiendo lo anterior, EEUU permanecerá el "único actor en la región con la fuerza y la apuesta" para "chequear y contar" influencias externas que son "malas" y para asegurar en un base a largo plazo que Afganistán deje de ser "un campo de competencia regional y de batalla por apoderados." McCain resumió con total claridad mental que "nuestra [EEUU] estrategia regional deben volverse las ganancias militares [en Afganistán] en la influencia diplomática fuera del país."

 

De hecho, la estrategia americana de ensanchar el giro de la estrategia afgana para atraer los estados asiáticos centrales, está firmemente ganando ímpetu. Un estudio dirigido recientemente por el influyente de Center of Strategic and International Studies en Washington titulado "La Red de la Distribución Norte y el Moderno Camino de Seda" (co-autor por Starr) propone unir Asia Central con el AfPak como el puntal crucial de toda la geo-estrategia americana hacia el Medio Oriente Mayor, Rusia y China.

 

Como diplomáticos de las capitales regionales caminan cautelosamente hacia la conferencia de Londres sobre "Afganización", habrá mucho en su mente.

 

¿Es la "Afganización" un esfuerzo genuinamente colectivo bajo la dirección de ONU?

 

¿O es una mera "trampa para osos" bajo una nueva rúbrica?

 

Allí cuelga un cuento. La realidad que enfría es que Talibán, también, estará mirando - habiendo hecho claro él mirarán hacia atrás enojado con los poderes extranjeros que asocian a la intervención de EEUU por la vieja guerra fratricida de tres-décadas.