Obama hace caer la cortina sobre la Pax Americana

 

Por M K Bhadrakumar

 

El presidente de Estados Unidos Barack Obama anotó un convincente "A" en la tortuosa prueba que él se puso a en la estructuración de una nueva estrategia afgana.

 

Resultó ser un duro proceso de aprendizaje y da testimonio al extraordinario intelecto de Obama y el carácter con que él tomó la esencia del problema, evaluó honestamente lo que salió mal, tuvo la claridad de mente para no ser distraído y mostró la sinceridad de propósito para adoptar todo un nuevo enfoque.

 

Él tiró por la ventana el equipaje entero de "iniciativas regionales", conferencias internacionales y "granes gangas" y se puso a cero en el corazón de la materia, a saber, que el pueblo afgano está empezando a ver a los americanos como ocupantes y es tiempo para considerar una estrategia de la salida.

 

En ninguna parte se vuelve más claro que en su prontitud para atribuir centralidad en su estrategia al gobierno liderados por el Presidente Hamid Karzai. EEUU está poniéndolo descortésmente detrás la cosecha amarga de la elección presidencial afgana y finalmente está bajando a trabajar con Karzai, ahora al principio de un segundo término quinquenal. Esto es tanto una opción como una necesidad.

 

Con todas las imperfecciones de la situación, Karzai encabeza un "gobierno que es consistente con las leyes y constitución de Afganistán " - como admitió Obama - y eso es todos lo que importa.

 

La nueva estrategia de Obama enfatiza el fortaleciendo tan rápidamente como posible del gobierno de Karzai. Reconoce que sólo los afganos pueden resolver su problema. Esperanzadamente, la campaña para traer a la realidad y desacreditar a Karzai vendrá ahora a un alto.

 

Obama hará bien en chequear sólo algunos de sus impetuosos socios americanos sino también sus aliados británicos que todavía parecen albergar una comezón de vez en cuando para soltar a Karzai.

 

El primero ministro británico Gordon Brown dijo a la Casa de los Comunes que él estaba determinado a tener Karzai en consideración. Él juró que en los próximos nueve meses, la cita de Karzai de gobernadores de las 400 provincias y distritos de Afganistán estaría completamente en "mérito." Éste precisamente es el tipo de ventolera que debe evitarse.

 

En el camino difícil, los compañeros de la coalición de Karzai siguen para ser socios útiles para las tropas de EEUU (y británicos). Todo en el Hindu Kush ha trabajado desde tiempo inmemorial en base a la confianza, lealtad y parentescos. Todo ese clap-trap sobre mérito, etc., se cae por el costado del camino. Eso es cómo Afganistán vive, y vivirá para el futuro previsible.

 

Obama en su discurso entero nunca desacreditó ni una vez a los "señores de guerra". De hecho, Afganistán necesita ser visto en su contexto cultural e histórico. La estrategia americana implícitamente asigna un papel mayor para los llamados "señores de guerra" para estabilizar Afganistán. Simplemente no hay ninguna alternativa cuando las fuerzas americanas no piensan mantener paz más allá de debilitar la corriente insurrección liderada por el Talibán.

 

Es un secreto abierto que el Ejército Nacional afgano (ANA) padece muchas enfermedades, y se necesitan los fondos americanos para una expansión masiva de la ANA que no va a ser fácil. El costo adicional del despliegue de 30,000 tropas americanas adicionales es alto - US$30 mil millones a $40 mil millones por año en gastos extras. La estimación del presupuesto para 2010 ya estaba en los $65 mil millones Afganistán (sacando $61 mil millones para Irak).

 

Sin embargo, la parte más profunda de la nueva estrategia de Obama es que señala una despedida conclusiva a la agenda neo-conservadora para la política extranjera americana. Como dijo Obama, el proyecto de construcción de nación en Afganistán

 

"fija metas que están más allá de lo que puede lograrse a un costo razonable, y lo que nosotros necesitamos lograr para afianzar nuestros intereses."

 

Él fue brutalmente franco admitiendo que América

 

"no puede permitirse simplemente el lujo de ignorar el precio de estas guerras."

 

Más importante, él enfatizó que era tiempo que EEUU rechazara las guerras y en cambio intentó a

 

"reconstruir nuestra fuerza aquí en casa... Eso es por qué nuestro compromiso de tropas en Afganistán no puede estar abierto - porque la nación que yo soy el más interesado construyendo lo nuestro propio... Nosotros tendremos que usar la diplomacia, porque ninguna nación puede enfrentar sola los desafíos de una acción mundial interconectada."

 

Nosotros debemos notar en medio de la cacofonía sobre la estrategia afgana, que la era de Obama ha empezado de verdad. El martes, el presidente derrumbó formalmente la cortina sobre la Pax Americana. Las implicancias globales serán de largo alcance - sea para Irán, Corea del Norte o Venezuela - como Obama subrayó con extraordinario franqueza que América se había olvidado de

 

"apreciar la conexión entre nuestra seguridad nacional y nuestra economía... Así simplemente nosotros no podemos permitirnos el lujo de ignorar el precio de estas guerras."

 

El nuevo enfoque de Obama en Afganistán desecha la estrategia de contra-insurgencia a favor de una poderosa estrategia de contra-terrorismo. Ningún "construcción de nación", ningún clarín llamando libertad, progreso, democracia, y tan así. El objetivo de la porción restante de la guerra será sumamente estrecho: para degradar al Talibán y al-Qaeda en el posible tiempo más corto dentro de los próximos 18 meses o así y para restaurar la ventaja a manos del gobierno afgano que a su vez habilita un empujón americano en el modelo de Irak dentro de un cronograma definible.

 

El desdoblamiento del guión afgano lleva un parecido llamativo a la segunda mitad de los años ochenta, cuando se puso claro que el ejército soviético se retiraría. El presidente Mohammad Najibullah sorprendió a todos - incluso Moscú - que él era capaz de comenzar un programa de la conciliación nacional bajo su propio vapor, y, más importante, de retener su tierra incluso sin el ejército soviético. Él sólo se encontró con el problema cuando los soviéticos se lo echaron sobre las espaldas en total.

 

La famosa ofensiva de Jalalabad planeada por Inter-Services Intelligence de Pakistán (ISI) con la fuerza combinada de todos los grupos mujahideen incluyendo al líder de la Alianza Norte, Ahmad Shah Massoud, todavía no podría derrotar Najibullah. Con un poco más de ayuda de la comunidad internacional, Najibullah habrían demostrado más que un par para los mujahideen y los jihadis y sus amos extranjeros reunidos. Las lecciones correctas necesitan ser aprendidas de la historia.

 

La agenda americana debe ser transformar la guerra tan rápidamente como posible a su forma pre-2001, a saber, una guerra civil que proviene de una disputa fratricida. La comunidad internacional debe confinarse incrementalmente a tratar con el gobierno afgano establecido en Kabul.

 

Obama no reveló realmente su pensamiento en un arreglo político en Afganistán. Quizás, estaba más allá del alcance de su discurso del martes. Todo lo mismo, él no dejó el asunto completamente intacto. En palabras cuidadosamente escogidas, él dijo,

 

"Nosotros no tenemos interés en ocupar su país. Nosotros apoyaremos los esfuerzos por el gobierno afgano para abrir la puerta a esos Talibán que abandonan violencia y respeten los derechos humanos de sus conciudadanos."

 

No hay ninguna duda en absoluto que la paz paciente sólo es posible si hay un arreglo inclusivo que incluye el Talibán. Pero, aquí de nuevo, el enfoque actual para comprometer el Talibán vía los buenos oficios de la inteligencia saudita o paquistaní es sumamente ciego y peligroso.

 

Permanece el hecho que mientras los sauditas podrían ser los aliados de EEUU, ellos también pasan para tener su propia agenda Wahhabista hacia Afganistán y Asia Central.

 

Por consiguiente, Obama debe permitir la conciliación afgana para salir de una iniciativa intra-afgana. EEUU debe ser cortés bastante para dejar la fase central. Los afganos tienen sus métodos tradicionales de diálogo y conciliación. Karzai debe ser moharra en el proceso de conciliación. En lugar de tirar su idea de una loya jirga (gran concilio), debe explorarse su potencial.

 

Ampliamente subiendo al pico, el esfuerzo debe ser para "liberar" al Talibán de los engranajes paquistaníes. En el último análisis, el "Afgano-ness" del Talibán se liga para aparecer si se proporciona la oportunidad. Precisamente es este "Afgano-ness" que más teme Pakistán.

 

La estrategia paquistaní ha sido desarrollar una mística sobre el Talibán y mantenerlo fragmentado para que permanezca bajo el control del ISI.

 

Sólo los grupos afganos pueden romper este síndrome. Las líneas de batalla en Afganistán nunca han sido de corte claro.

 

Karzai tiene aliados que pueden extender la mano al Talibán. Ellos saben quienes son los Talibán, donde están ellos y quién vale la pena. A ellos debe darse una mano libre. Ellos no necesitan la guía de la inteligencia británica, saudita o paquistaní para extender la identidad de sus compatriotas.

 

Sin embargo, dijeron todos, el éxito de cualquier estrategia afgana depende crucialmente de la capacidad de EEUU de compeler Pakistán de apoyo a los grupos militantes. Obama hizo no menos de 22 referencias a Pakistán en su discurso. Pero él necesita dirigirse el problema de forzar francamente a elementos en Pakistán a dejar el terrorismo.

 

Él exudó optimismo que había un cambio genuino de corazón por parte de Pakistán. El tiempo mostrará si este optimismo se garantiza, sobre todo como el tiempo se acerque para el retiro de tropas americanas.

 

Inevitablemente, las ecuaciones regionales entran en la cuenta. India y Pakistán deben disuadirse firmemente de convertir Afganistán en una arena de rivalidad. Pero esto es más fácil decir que hacer como Kabul vio tradicionalmente Delhi como un contrapeso a Islamabad; Delhi vio a Afganistán como un segundo frente contra Pakistán; y Pakistán buscó profundidad estratégica vis-a-vis con India.

 

El ciclo vicioso necesita ser roto y cualquier esfuerzo en esta dirección debe incluir dirigir la raíz causa de la antipatía Afganistán-Pakistán. Obama tiene la autoridad moral para tomar semejante iniciativa histórica.

 

Ésta no es una cuestión de la personalidad política de Karzai o aquéllos señores de guerra que son sus compañeros.

 

Debe recordarse que el régimen Talibán en Kabul incluso no reconoció la Línea de Durand que divide Afganistán y Pakistán, no importa su dependencia crítica de la buena voluntad paquistaní.

 

Segundo, EEUU se vuelto una parte de facto a la relación India-Pakistán, sobre todo durante la última década desde que su mediación en la breve guerra de Kargil en 1999, qué buscó Delhi a pesar de su aversión profesada hacia la "mediación tercerista" en las disputas India-Pakistán.

 

Sin duda, la dinámica de la sociedad estratégica EEUU-India será mirada agudamente por Islamabad. La administración de Obama ha hecho bien para "desmilitarizar" la sociedad estratégica EEUU-India. Ese proceso no sólo debe continuar, sino debe acelerarse e India se acostumbrará a esto.

 

Hay alcance suficiente para hacer avanzar la sociedad estratégica EEUU-India sin causar aprehensiones en la mente paquistaní o perturbar el delicado equilibrio estratégico en la región. Lo que necesita Asia del Sur no es más arrogancia sino cada vez menos de ésta, pero seguridad y estabilidad.

 

Las presentes relaciones de India-Pakistán son peligrosas. Ofreciéndole una sociedad sustancial, a largo plazo a Pakistán, y ofreciendo una relación más equilibrada y mirando a delante a India y Pakistán, Obama espera aliviar las percepciones de la amenaza en la mente paquistaní.

 

Sin la duda, a menos que las percepciones de la amenaza de Pakistán de una India "hegemónica" se enfoquen en ángulo recto, Islamabad continuará acudiendo a la guerra asimétrica.

 

Realmente, la cuenta de Obama podría ser "A+". Pero su estrategia afgana no parece factorizar en una posibilidad que orilla en la probabilidad. ¿Tendrá el énfasis en una estrategia de la salida de Obama el resultado inesperado de alentar al ejército de Pakistán a estimar que todo lo que se necesitan es aconsejar al Talibán para mantenerse bajo durante el aumento venidero de tropas americanas y simplemente esperar hasta que las tropas se vayan a casa?

 

Ése es decir, hay siempre el riesgo que Obama pueda terminar animando las mismas fuerzas que él espera derrotar. Por consiguiente, la línea del fondo es el compromiso de Washington a la estabilidad en la región durante años venir.