El Plan de Obama y el campo de batalla clave

 

2 de diciembre de 2009

 

Por George Friedman

 

http://www.stratfor.com/files/mmf/7/8/78ab4dfcc0848858d1a273ac7654dca118444f1e.jpg

 

El presidente americano Barack Obama anunció la estructura amplia de su estrategia de Afganistán en un discurso en West Point el martes por la tarde. La estrategia tenía tres elementos centrales. Primero, él piensa mantener presión sobre al Qaeda en la frontera afgano-paquistaní y en otras regiones del mundo. Segundo, él piensa embotar la ofensiva de Talibán enviándole unas 30,000 tropas americanas adicionales a Afganistán, junto con un número no especificado de tropas de OTAN que él espera se unirá. Tercero, él usará el espacio creado por la contraofensiva contra el Talibán y la seguridad resultante en algunas regiones de Afganistán para entrenar y construir las fuerzas militares afganas y la estructura civil para asumir la responsabilidad después del retiro de los Estados Unidos.

 

Obama agregó que el retiro americano empezará en julio de 2011, pero no proporcionó ninguna información sobre la magnitud del retiro ni la fecha cuando el retiro concluiría. Él hizo claro que esto dependerá de la situación en la tierra, agregando que el compromiso americano es finito. Entendiendo esta estrategia, nosotros debemos empezar con un obvio pero no dicho punto: No se esperan las fuerzas extras que se desplegarán para Afganistán derrotar al Talibán.

 

En cambio, su misión es invertir el ímpetu adquirido de años anteriores y crear las circunstancias bajo las cuales una fuerza afgana puede tomar la misión. La presencia americana es por consiguiente una medida de freno de la brecha, no la última solución. La última solución es entrenando una fuerza afgana a comprometer al Talibán sobre el tirón largo y minar el apoyo para el Talibán, y tratando con las fuerzas de al Qaeda a lo largo de la frontera paquistaní y en el resto de Afganistán. Si los Estados Unidos retiran todas sus fuerzas como piensa Obama, el ejército afgano tendría que asumir todas estas misiones.

 

Por consiguiente, nosotros debemos considerar la condición del ejército afgano para evaluar la viabilidad de la estrategia.

 

Afganistán vs. Vietnam

 

Obama fue a grandes penas para distinguir Afganistán de Vietnam, y de hecho hay muchas diferencias. La estrategia central adoptada por Richard Nixon (no Lyndon Johnson) en Vietnam, la llamada Vietnamización, vieron fuerzas americanas trabajando para embotar y romper la principal fuerza nor-vietnamita mientras el Ejército de la República de Vietnam (ARVN) se entrenaría, motivaría y se desplegaría para reemplazar las fuerzas de EEUU para ser retirado sistemáticamente de Vietnam.

 

El equivalente de la ola afgana fue el ataque americano sobre las bases del Ejército Nor-Vietnamita (NVA) en Camboya y las ofensivas en el norte de Vietnam del Sur diseñaron para romper el comando, control y logística del NVA y anticipar una ofensiva mayor por el NVA. Las tropas fueron de hecho alejadas en paralelo con las ofensivas camboyanas.

 

Nixon enfrentó que dos puntos que ahora encara Obama. Primero, los Estados Unidos no podrían mantener seguridad indefinidamente Vietnam del Sur. Segundo, los sur-vietnamitas tendrían que mantener seguridad ellos. El papel de los Estados Unidos era crear las condiciones bajo las cuales el ARVN se volvería una fuerza de combate eficaz; se pensaba que el inminente retiro americano aumentaba la presión sobre el gobierno vietnamés para reformar y en el ARVN para luchar.

 

Muchos han defendido que la debilidad central de la estrategia era que el ARVN no estaba motivado para luchar. Esto era ciertamente verdad en algunos casos, pero la idea que los sur-vietnamitas eran generalmente simpáticos a los comunistas es falsa. Algunos lo eran, pero muchos no lo eran, como mostrado por el mínimo movimiento de refugiados en el territorio sostenido por NVA o en el propio Vietnam del Norte que contrastó con el sustancial movimiento de refugiados en el territorio sostenido por EEUU/ARVN y lejos de las fuerzas de NVA.

 

Los modelos de movimiento del refugiado son, nosotros pensamos, muy indicativo del verdadero sentimiento. Había ciertamente sentimientos mixtos, pero el fracaso del ARVN no era principalmente debido a la hostilidad o incluso la falta de motivación. En cambio, era debido a un problema que debe dirigirse y superarse si la guerra de Afganistán debe tener éxito. Ese problema es entendiendo el papel que los simpatizantes y agentes comunistas jugaron en la formación del ARVN. Cuando el ARVN se extendió - y para esa materia desde su misma fundación - los servicios de inteligencia nor-vietnamitas habían creado un programa sistemático para insertar operadores y reclutar simpatizantes a cada nivel del ARVN, del personal senior y posiciones de comando abajo al nivel de escuadra.

 

La explotación de estos recursos no era al azar ni meramente pensado para minar moral. En cambio, proporcionó al NVA con inteligencia estratégica, operacional y táctica en operaciones de ARVN, y también cuando ARVN y las fuerzas americanas operaron juntos, en esfuerzos americanos.

 

En cualquier insurrección, la clave para la victoria insurgente está sólo evitando batallas en los términos del enemigo y comenzando el combate en los términos de los insurgentes.

 

El NVA era una fuerza de infantería ligera.

 

El ARVN - y el Ejército americano sobre el que se modeló - era una fuerza mucho más pesada, de armas combinadas. En cualquier encuentro entre el NVA y sus enemigos el NVA perderían a menos que el encuentro fuera en el momento y lugar que el NVA estaba escogiendo.

 

ARVN y las fuerzas americanas tenían una tremenda ventaja en poder de fuego y el puro peso. Pero ellos tenían una debilidad significativa: El peso que ellos tenían que llevar significaba que ellos eran menos ágiles.

 

El NVA tenía una tremenda debilidad. Tomado por sorpresa, sería derrotado.

 

Y tenía una gran ventaja: Su red de inteligencia dentro del ARVN generalmente le impidió ser sorprendido. Esto también reveló la debilidad en el despliegue de sus enemigos, permitiendo comenzar ofensivas exitosas.

 

Toda la guerra es sobre inteligencia, pero en ninguna parte es esto más verdadero que en contra-insurgencia y guerra del guerrillas, donde es importante la invisibilidad al enemigo y mantener la iniciativa en todos los compromisos.

Sólo la Inteligencia clara sobre la capacidad del enemigo da esta iniciativa a un insurgente, y sólo negando inteligencia al enemigo - o sabiendo lo que el enemigo sabe y piensa - conserva la fuerza insurgente. La construcción de un ejército afgano es una oportunidad obvia para los operadores y simpatizadores del Talibán para ser insertados en la fuerza. Como en Vietnam, tales operadores y simpatizadores no son prontamente discernibles de los soldados fieles; la ideología no es algo fácil que discernir. Con estos operadores en su lugar, el Talibán sabrá y evitará la fuerza del ejército afgano e identificará debilidades militares afganos.

 

Sabiendo que los americanos se están retirando como el NVA hizo en Vietnam significa que la estrategia racional del Talibán es reducir el tiempo operacional, permitir el retiro para proceder, y entonces tomar ventaja de la inteligencia superior y la capacidad de quebrar las fuerzas afganas internamente para lanzar las ofensivas de Talibán. La solución Occidental no es impedir a los simpatizantes del Talibán penetrar el ejército afgano. Más bien, la solución es penetrando el Talibán.

 

En Vietnam, los Estados Unidos usaron extensivamente inteligencia de señales. El NVA vino a entender esto y minimizó comunicaciones de radio y aceptando comando y control central ineficaz a cambio de seguridad operacional. La solución a este problema estaba en poniendo sur-vietnamitas en el NVA. Había muchos casos en los que esto funcionó, pero en balance, el NVA tenía una gran ventaja en la longitud de tiempo que había gastado penetrando el ARVN contra acciones de EEUU y ARVN. La guerra de la inteligencia fue en general para los norvietnamitas. Los Estados Unidos ganaron casi todos encuentros, pero el NVA hizo cierto que evitó la mayoría de los compromisos hasta que estuviera listo.

 

En el caso de Afganistán, los Estados Unidos tienen herramientas de recolección de inteligencia más sofisticadas que en Vietnam. No obstante, permanece el principio básico: Una herramienta de inteligencia puede entenderse, tomada en consideración y evadida. Por contraste, penetración profunda en múltiples niveles por la inteligencia humana no puede evitarse.

 

El Papel de Pakistán

 

Obama mencionó el papel crítico de Pakistán. Claramente, él entiende las lecciones de Vietnam con respecto al santuario, y así él hizo claro que él espera de Pakistán para comprometer y destruir fuerzas Talibán en su territorio y negar al Talibán afgano suministros, reemplazos y refugio. Él citó las ofensivas de Swat y Waziristán Sur como ejemplos de la efectividad creciente de los paquistaníes.

 

Mientras ésta es una pieza significativa de su estrategia, los paquistaníes deben jugar otro papel con respecto a la inteligencia. El corazón de la estrategia de Obama no queda en la ola, sino volviendo la guerra sobre los afganos. Como en Vietnam, cualquier modelo simplista de lealtades no funciona.

 

Hay afganos motivados suficientemente para formar el centro de un ejército eficaz. Como en Vietnam, el problema es que este ejército tendrá números grandes de simpatizadores de Talibán; no hay ninguna manera de prevenir esto. El Talibán no es tonto: Tiene y continuará moviendo a su gente a tantas posiciones importantes como sea posible.

 

El desafío queda en nivelar el campo de juego insertando operadores en el Talibán. Puesto que los servicios de inteligencia afgana son inherentemente inseguros, ellos no pueden llevar a cabo tales misiones.

 

El personal americano trae inteligencia técnica para cargar, pero eso no compensa por la inteligencia humana. La única entidad que plausiblemente podría penetrar el Talibán y podría permanecer segura es la Inteligencia Inter-Servicios paquistaní (ISI). Esto daría los americanos y afganos el conocimiento de los de planes y despliegues del Talibán.

 

Esto disminuiría la capacidad del Talibán de evadir ataques, y aunque también penetrado, el ejército afgano disfrutaría una oportunidad que el ARVN nunca tenía. Pero sólo el ISI podría hacer esto, y pensando en el ISI como afianzar esto es difícil de hacer desde un punto de vista histórico. El ISI trabajó estrechamente con el Talibán durante la guerra civil afgana que lo trajo al poder y después, y el ISI tenía muchos simpatizantes del Talibán. El ISI sufría purgas y reestructuración significativa para eliminar estos elementos durante los recientes años, pero nadie sabe cómo de exitoso estos esfuerzos.

 

El ISI sigue siendo el centro de gravedad del problema entero. Si la guerra es sobre crear un ejército afgano, y si nosotros aceptamos que el Talibán penetrará pesadamente este ejército no importa eso lo que cueste, entonces la única contra es penetrar igualmente el Talibán. Sin eso, la estrategia entera de Obama falla como la de Nixon.

 

En su charla, Obama evitó discutir el aspecto de la inteligencia de guerra bastante propiamente. Él no puede ignorar el problema que nosotros hemos puesto claramente, pero ni él simplemente puede contar con el ISI. Sin embargo, él no necesita todo el ISI para esta misión.

 

Él necesita recortar la porción - compartimentalizada  e invisible a la más gran posible magnitud - para reclutar e insertar operadores en el Talibán y crear y manejar redes de comunicación para hacer al Talibán transparente. Dados los éxitos del Talibán últimamente, no está claro si él tiene esta capacidad de inteligencia.

 

De cualquier modo, nosotros tendríamos que asumir que se ha discutido alguna solución paquistaní al problema de inteligencia del Talibán (y tal solución debe ser paquistaní por razones étnicas y lingüísticas). Cada guerra tiene su centro de gravedad, y Obama ha hecho claro que el centro de gravedad de esta guerra será la capacidad del ejército afgano de reemplazar a los americanos en muy pocos años.

 

Si eso es el centro de gravedad, y si mantener la seguridad contra la penetración del Talibán es imposible, entonces el solo más importante habilitador de la estrategia de Obama parecería ser la capacidad de hacer transparente al Talibán.

 

Por consiguiente, Pakistán no sólo es importante como la Camboya de esta guerra, el lugar donde los insurgentes van a reagruparse y resuministrarse, sino también como un elemento importante de la solución a la guerra de inteligencia.

 

Esto es todo sobre Pakistán. Y eso hace al plan de Obama difícil de ejecutar.

 

Es por lejos más fácil escribir estas palabras que ejecutar un plan basado en ellas. Pero en la magnitud de Obama es serio sobre tomar el ejército afgano, él y su equipo han tenido que pensar sobre cómo hacer esto.