Los Primeros Cien Días de Obama y las realidades presidenciales americanas

 

27 de abril de 2009

 

http://www.stratfor.com/weekly/20090427_obamas_first_hundred_days_and_u_s_presidential_realities

 

Por George Friedman

 

 

Las candidatos presidenciales americanos se presentan para la oficina como si ellos fueran libres de actuar no importa lo que ellos desean una vez elegidos. Pero elegidos, ellos gobiernan como ellos deben. La libertad del sendero de campaña contrasta grandemente con los constreñimientos de la realidad. La prueba de un presidente es cuan eficazmente él pontea la brecha entre lo que él dijo que  haría y lo que él encuentra que debe hacer.

 

Los grandes presidentes logran esto transparentemente, mientras los presidentes mediocres nunca se recuperan de la transición. Todos los presidentes hacen el cambio, incluso Obama que se pasó sus primeros cien días en esta tarea.

 

Obama ganó la presidencia con un margen mucho más pequeño de lo que sus partidarios parecen creer. A pesar de su margen amplio en el Colegio Electoral, más de 47 por ciento de los votantes votó contra él. Obama era agudamente consciente de esto y se enfocó en hacer cierto no crear una raja masiva en el país al inicio de su término.

 

Él hizo esto en política extranjera manteniendo a Robert Gates como secretario de defensa, trayendo a Hillary Clinton, Richard Holbrooke y George Mitchell en roles importantes y extrapolando esencialmente la política extranjera de Bush. Hasta ahora, esto ha funcionado.

 

La tasa de aprobación de Obama permanece en 69 por ciento, lo cual nota The Washington Post es la marca promedio para los presidentes en los cien-días.

 

Obama, por supuesto, entró en la oficina en circunstancias que él no anticipó cuando él empezó haciendo campaña - a saber, la crisis financiera y económica que realmente empezó a morder en septiembre de 2008. Obama no tenía ningún problema puenteando la brecha entre la campaña y gobernabilidad con respecto a esta materia, como su campaña ni anticipó ni propuso estrategias para la crisis - apenas golpeó.

 

El modelo general por tratar con la crisis fue colocado durante la administración Bush, cuando Departamento del Tesoro y la Mesa de la Reserva Federal pusieron en su lugar una estrategia de infundir dinero en instituciones fallando para prevenir lo que ellos temieron sería una calamitosa reacción en cadena económica. Obama continuó la política Bush, aunque él agregó un paquete de estímulo.

Pero tal paquete se había discutido en la administración Bush, y es improbable que el Senador John McCain habría evitado crear se haber sido elegido. Obviamente, los proyectos particulares se consolidaron y los intereses particulares favorecidos diferirían entre McCain y Obama, pero el principio esencial no. La crisis financiera se habría manejado de la misma manera - así como todas crisis de deuda del Tercer Mundo a las Economías y crisis de Ahorros y Préstamo se habría manejado la misma manera no importa quien era presidente.

 

Bajo cualquiera hombre, el inmenso valor neto de los Estados Unidos (nosotros lo estimamos en aproximadamente $350 billón) habría sido taladrado imprimiendo dinero y levantando impuestos, y se habrían usado recursos americanos para suscribir malas, aumento de consumo y construyen las uniones políticas a través de bases deleznables. Obama no tenía ningún plan para esto. En cambio, él extendió en la solución de la administración Bush y siguió la tradición.

 

La Realidad de los Asuntos Internacionales

 

La manera en la que Obama estaba entrampado por la realidad es muy clara respecto a los asuntos internacionales. En el corazón de la campaña de Obama estaba la idea que uno de los fracasos mayores de la administración Bush estaba alienando a los aliados europeos de los Estados Unidos.

 

Obama defendió que un enfoque con más llegada a los europeos rendiría una respuesta con más llegada. De hecho, los europeos no estaban con más llegada con Obama de lo que ellos estaban con Bush. El último viaje de Obama a Europa se enfocó en dos demandas americanas y una demanda europea - principalmente alemana.

 

Obama quería que los alemanes aumentaran su plan de estímulo económico porque Alemania es el exportador más grande en el mundo. Con los Estados Unidos estimulando su economía, los alemanes podrían resolver su problema económico simplemente aumentando exportaciones en los Estados Unidos. Esto limitaría la creación de trabajo en los Estados Unidos, particularmente porque las exportaciones alemanas involucran automóviles así como otras cosas, y Obama se ha esforzado en construir demanda doméstica para los automóviles americanos.

 

Así, él quería que los alemanes construyeran demanda doméstica y no sólo confíen en los Estados Unidos para arrancar Alemania de la recesión.

 

Pero los alemanes se negaron, diciendo que ellos no pudieran permitirse el lujo de un estímulo mayor ahora (cuando de hecho ellos no tienen ninguna razón para ser flexible, porque el estímulo americano va a ayudarlos no importa lo que Alemania haga). La renuencia de Alemania y Francia a proporcionar substancialmente más apoyo en Afganistán le dio una segunda desilusión a Obama.

 

Fueron enviadas algunas tropas europeas, pero sus números eran pocos y su misión se limitó a un periodo corto. (En algunos casos, la contribución de fuerzas europeas se enfocará en entrenar a policías indígenas lo que tomará un año o más para realmente tener impacto.) Los franceses y alemanes eran esencialmente involuntarios de tratar con Obama cuando ellos estaban con Bush en esta materia.

 

Los europeos, por otro lado, quisieron un esfuerzo mayor por el Fondo Monetario Internacional (FMI). El sistema bancario Central europeo, mayormente poseído por bancos de los países europeos más establecidos, ha alcanzado un estado de crisis debido a las agresivas políticas de préstamos. Los alemanes no quieren salvar a estos bancos en particular; ellos quieren que el FMI lo haga.

 

Puesto diferentemente, ellos quieren que los Estados Unidos, China y Japón ayuden a suscribir el sistema bancario europeo. Obama estaba de acuerdo en contribuir a este esfuerzo, pero no casi en la escala que quisieron los europeos.

 

En general, los europeos dieron dos grandes negativas, mientras los americanos dieron un apacible sí. En términos substantivos, la relación -europea americana no está mejor de lo que bajo Bush. Sin embargo, en términos de percepción, la administración Obama manejó un golpe inteligente y cambia el enfoque a la atmósfera cambiada que prevaleció en la reunión.

 

De hecho, todas las partes quisieron enfatizar a la atmósfera, y juzgando la cobertura de los medios de comunicación, ellos tuvieron éxito. El viaje acordado fue percibido como un triunfo.

$Campaign Promises and Public Perception

 

La promesa de campaña y la Percepción Pública

 

Éste no es un logro trivial. Hay promesa de campaña, hay realidad y hay percepción pública.

 

Todos los presidentes deben moverse de hacer campaña a gobernar; los presidentes sumamente experimentados manejan el cambio sin aparecer dúplices. Por lo menos en el caso europeo, Obama ha manejado el cambio sin sufrir daño político. Su núcleo de partidarios parece preparado a apoyarlo independiente de los resultados. Y ésa es una base importante para la gobernabilidad eficaz.

 

Nosotros podemos ver la misma continuidad en su tratamiento de Rusia. Cuando él corrió para presidente, Obama se empeñó en abandonar la defensa de proyectil balística americana (BMD) el despliegue en Polonia en medio de un gran show hecho sobre el restablecimiento la política americana de Rusia. Al tomar la oficina, sin embargo, él encontró que la realidad de la posición rusa que es que Rusia quiere ser el poder preeminente en la ex Unión Soviética.

 

La administración Bush tomó la posición que los Estados Unidos deben ser libres de mantener las relaciones bilaterales con cualquier país, para incluir la capacidad de extender la membresía de OTAN a los países interesados. Obama ha reafirmado este centro la posición americana.

 

Los Estados Unidos han pedido ayuda rusa en dos áreas. Primero, Washington pidió una segunda línea de suministro en Afganistán. Moscú estaba de acuerdo tanto como ningún equipo militar fuera enviado.

 

Segundo, Washington ofreció retirar su sistema de BMD desde Polonia a cambio de ayuda de Moscú bloqueando el desarrollo de Irán en armas nucleares y proyectiles. Los rusos se negaron y entienden que la oferta en el BMD no merecía la pena remover una espina (es decir, Irán) del lado de los americanos. En otras palabras, las relaciones rusas-americanas están donde ellas estaban en la administración Bush, y la posición sustantiva de Obama no es materialmente diferente de la posición de la administración Bush.

 

El trato BMD permanece en su lugar, los Estados Unidos no están dependiendo de la ayuda rusa en la logística en Afganistán, y Washington no se ha retirado del principio de expansión de OTAN (aun cuando la expansión es muy improbable).En Irak, Obama ha seguido esencialmente la realidad creada bajo la administración Bush y ha cambiado un poco la fecha de retiro pero siguiendo allí la estrategia de Petraeus y extendiéndola - o intentando extenderla - a Afganistán.

 

El problema paquistaní, por supuesto, presenta el desafío más grande (como la haría para cualquier presidente), y Obama está cubriendo con este en la magnitud posible.

 

El manejo de Obama de percepciones como opuesto a hacer política realmente muestra claramente el cambio con respecto a Irán. Obama intentó abrir la puerta a Teherán indicando que él estaba preparado a hablar con los iraníes sin condiciones previas - es decir, sin ningún compromiso anterior por parte de los iraníes considerando el desarrollo nuclear. Los iraníes reaccionaron rechazando la apertura y dicen la obertura de Obama esencialmente era un mero gesto, no un cambio sustancial en política americana.

 

Los iraníes son, por supuesto, realmente correctos en esto. Obama entiende totalmente que él no puede cambiar la política en Irán sin un hospedar complicaciones regionales. Por ejemplo, los sauditas serían perturbados enormemente por tal apertura, mientras los sirios tendrían que reevaluar toda su posición en aperturas a Israel y los Estados Unidos.

 

La política cambiante iraní americana es dura de hacer. Hay una razón por la que Washington tiene la política que hace, y esa razón se extiende más allá de presidentes y hacedores de política. Cuando nosotros miramos la política extranjera substantiva de Obama, nosotros vemos continuidad en lugar de cambios.

 

Ciertamente, la retórica ha cambiado, y eso no es insignificante; la atmosférica juega un papel en asuntos extranjeros. No obstante, cuando nosotros miramos por el globo, nosotros vemos la misma configuración de relaciones, los mismos compañeros, los mismos enemigos y la misma ambigüedad que dominan la mayoría de las relaciones globales.

 

Turquía y el cambio sustancial americano

 

Un cambio sustancial ha tenido lugar y ese está con Turquía. La administración de Obama ha hecho aperturas mayores a Turquía en formas múltiples, de una visita presidencial a poner naves anti-piratería americanos bajo el comando turco. Éstos no son movimientos simbólicos.

 

Los Estados Unidos necesitan a Turquía para contrapesar a Irán, proteger intereses americanos en el Cáucaso, ayudar a estabilizar Irak, servir como un puente a Siria y ayudar en Afganistán. Obama aquí ha cambiado claramente la estrategia en respuesta a las condiciones cambiantes en la región. Intrigantemente, el cambio en las relaciones turcas-americanas nunca apareció como incluso un problema menor durante la campaña presidencial americana. Emergió después de la elección debido a los cambios en la configuración del sistema internacional.

 

Los cambios en política rusa, el retiro americano de Irak y los cambios dentro de Turquía que le permitieron al país empezar su retorno a la arena internacional, todo junto vino a hacer este requisito, y Obama respondió. Nada de esto se diseña para denigrar Obama en lo más mínimo. Mientras muchos de sus seguidores pueden desanimarse, y mientras muchos de sus críticos podrían ser involuntarios a la noticia, el hecho es que un solo concepto dominó los primeros cien días de Obama: continuidad.

 

Ante las realidades de su posición política doméstica y la posición estratégica americana, así como la crisis económica, Obama hizo lo que él tenía que hacer, y lo que él tenía que hacer siguió muchísimo de lo que Bush hizo. Es fascinante que los partidarios de Obama y sus críticos piensan que él ha hecho mucho más cambios de lo que él realmente hizo. Por supuesto, esto es sólo los primeros cien días.

 

Los presidentes buscan espacio para maniobrar después de que ellos hacen en lo que ellos necesitan hacer en la carrera corta. Algunos presidentes usan el espacio para seguir políticas que debilitan, e incluso destruyen, sus presidencias. Otros encuentran maneras de reforzar su posición. Pero normalmente, la cosa más dura que el presidente encara es encontrar espacio para hacer las cosas que él quiere hacer en lugar de lo que él debe hacer.

 

Obama pasó por los primeros cien días siguiendo el camino puesto para él. Sólo es en Turquía donde él hizo un movimiento en que él no estaba compelido a hacer justo ahora, pero eso tenía que pasar en algún punto.

 

Será interesante ver cuántos más de tales movimientos él hace.