El Nuevo Presidente y el Paisaje Global

 

Stratfor Today + September 23, 2008

 

http://www.stratfor.com/

 

 

Nota de editor: Ésta es la parte uno de un informe de cuatro-partes por el fundador y Oficial Jefe de Inteligencia de Stratfor George Friedman sobre el debate presidencial americano en política extranjera, para ser sostenido en Sept 26. Stratfor es un servicio de inteligencia privado, no-partidista sin preferencia por un candidato u otro. Nosotros estamos interesados en analizar y prever el impacto geopolítico de la elección y, con esta serie, buscamos contestar dos preguntas: ¿Cuál es el paisaje geopolítico que confrontará el próximo presidente, y qué propuestas de la política extranjeras traerían un Presidente McCain o un Presidente Obama para llevar? Para entrevistas de medios de comunicación, email PR@stratfor.com o llama 512-744-4309.

 

Por George Friedman

 

Se ha dicho a menudo que las elecciones presidenciales son todas sobre economía. Eso simplemente no es verdad.

 

La elección de Harry Truman era todo sobre Corea.

 

La elección de John Kennedy se enfocó en los misiles, Cuba y Berlín.

 

Las elecciones de Lyndon Johnson y Richard Nixon eran pesadamente sobre Vietnam.

 

La primera elección de Ronald Reagan fue pivoteada sobre Irán.

 

La segunda elección de George W. Bush era sobre Irak.

 

Nosotros no defenderemos que las elecciones presidenciales son todas sobre política extranjera, pero ellas no son todas sobre economía.

 

Ciertamente la elección 2008 contendrá un componente masivo de política extranjera. Nosotros no tenemos ningún deseo de aconsejarle cómo votar. Esa es su decisión.

 

Lo que nosotros queremos hacer es intentar describir lo que el mundo parecerá al nuevo presidente y considerar cómo es probable que cada candidato responda al mundo. Intentando considerar si votar por John McCain o Barack Obama, es evidentemente necesario considerar sus posiciones en problemas de la política extranjera. Pero nosotros tenemos que ser cauto sobre las aserciones de campaña.

 

Kennedy dijo que los soviéticos habían logrado la superioridad en misiles sobre los Estados Unidos, sabiendo muy bien que no había ninguna brecha de misiles.

 

Johnson atacó a Barry Goldwater por querer realizar una escalada en la guerra en Vietnam al mismo tiempo que él estaba planeando una escalada.

 

Nixon ganó la elección presidencial 1968 diciendo que él tenía un plan secreto para acabar la guerra en Vietnam.

 

Lo que candidato dice no siempre es un indicador de lo que el candidato está pensando. Se vuelve aun más trapacero cuando usted considera que tantos problemas de política extranjera más importantes ni siquiera son imaginados durante la campaña de elección.

 

Truman no esperó que su segundo término fuera dominado por una guerra en Corea.

 

Kennedy no esperó ser recordado por la crisis de misiles cubana.

 

Jimmy Carter nunca imaginó en 1976 que su presidencia sería hecha naufragar por la caída del Shah de Irán y la crisis de los rehenes.

 

George H. W. Bush no esperó estar presidiendo sobre el derrumbe del comunismo o una guerra sobre Kuwait.

 

George W. Bush (sin tener en cuenta las teorías de conspiración) nunca esperó definir toda su presidencia a través del 9/11.

 

Si usted leyera los papeles de toda la posición de estos presidentes en detalle, usted nunca conseguiría una indirecta acerca de lo que muy importantes problemas de política extranjera estarían en sus presidencias. Entre la no-realización de promesas de campaña y lo inesperado en asuntos extranjeros, predecir qué harán los presidentes es un negocio complejo. Las decisiones que un presidente debe tomar una vez en la oficina no son escritas ni convenientemente cronometradas. Ellos frecuentemente se presentan al presidente y requieren decisiones en horas que puede definir permanentemente su administración. Finalmente, los votantes deben juzgar, por cualquier medio que ellos podrían escoger, si el candidato tiene la virtud necesaria para tomar bien esas decisiones.

 

Virtud, como nosotros estamos usándolo aquí, es un término que viene de Maquiavelo. Significa lo opuesto de su uso convencional. Un líder poderoso es uno que es diestro, hábil, firme, cruel y, sobre todos, eficaz. La virtud es la capacidad de enfrentar lo inesperado y tomar la decisión correcta, sin los papeles de posición, tiempo para reflexionar o incluso bastante información. El líder poderoso puede hacer eso. Los otros no pueden.

 

Es una llamada del intestino para un votante, y una duro. Esto no significa que todo lo que nosotros podemos hacer son suposiciones sobre la naturaleza de un candidato.

 

Hay tres cosas en las que nosotros podemos dibujar.

 

Primero hay la tradición política de la que el candidato viene. Hay más cosas que unen la política extranjera Republicano y Demócrata de lo que a algunos les gustaría pensar, pero hay también hay diferencias claras. Puesto que cada candidato viene de una tradición política diferente - como lo hacen sus consejeros - estas tradiciones pueden apuntar cómo cada candidato podría reaccionar a los eventos en el mundo.

 

Segundo, hay indicios en las posiciones que los candidatos asumen sobre eventos en marcha sobre los que todos sabemos, como Irak. Habiendo señalado otras veces en los que candidatos han sido engañosos, nosotros todavía creemos que hay valor mirando sus posiciones y viendo si ellos son coherentes y pertinentes.

 

Finalmente, nosotros podemos mirar el futuro e intentar predecir como el mundo parecerá durante los próximos cuatro años. En otras palabras, nosotros podemos intentar limitar las sorpresas tanto como posible. Para intentar dibujar esta campaña presidencial en algún grado de enfoque en política extranjera, nosotros procederemos en tres pasos.

 

Primero, nosotros intentaremos perfilar los problemas de política extranjeros que pensamos confrontarán al nuevo presidente, con la comprensión que la historia bien podría tirar una sorpresa.

 

Segundo, nosotros esbozaremos las tradiciones y posiciones de Obama y McCain para intentar predecir cómo ellos responderían a estos eventos.

 

Finalmente, después que el debate de política extranjero ha terminado, intentaremos analizar lo que ellos realmente dijeron dentro del cuadro que nosotros creamos.

 

Permítame dar énfasis a que éste no es un ejercicio partidario. La mejor garantía de objetividad es eso hay miembros de nuestro personal que están apasionadamente (nosotros incluso podríamos decir irracionalmente) comprometidos a cada uno de los candidatos.

 

Ellos estarán de pie por aplastar cualquiera percibida injusticia. Es la creencia del centro de Stratfor que es posible escribir sobre política extranjera, e incluso una elección, sin volverse partidario o polémico. Es una tarea difícil y nosotros dudamos que podamos satisfacer a todos, pero es nuestra meta y compromiso.

 

El Mundo Post 9/11

 

Desde el 9/11 la política extranjera americana ha enfocado en el mundo islámico. Empezando a fin de 2002, el enfoque se estrechó a Irak. Cuando la campaña2008 para presidente empezó hace un año, parecía que Irak casi definiría la elección a exclusión de todas las otras materias.

 

Claramente, esto es más el caso, apuntando al dinamismo de los asuntos extranjeros y abriendo la puerta a un rango de otros problemas. Irak sigue siendo un problema, pero actúa recíprocamente con un rango de otros problemas.

 

Entre éstos está el futuro de las relaciones iraníes-americanas; la estrategia militar americana en Afganistán y la disponibilidad de tropas en Irak para esa misión; el futuro de las relaciones paquistaníes-americanas y su impacto en Afganistán; el futuro de relaciones rusas-americanas y hasta que punto ellas interferirán en la región; los recursos disponible para contener la expansión rusa; el futuro de la relación americana con los europeos y con OTAN en el contexto de creciente poder ruso y la guerra en Afganistán; el papel de Israel, tomado como está entre Rusia y Irán; y una hueste de problemas relacionados sólo marginalmente.

 

Irak puede estar menguando, pero eso simplemente complica el mundo encarando por el nuevo presidente. La lista de problemas que enfrenta el nuevo presidente será substancialmente más grande que los problemas que enfrenta a George W. Bush, si no en anchura en intensidad. Los recursos con que él tendrá que trabajar, militares, políticos y económicos, no será más grande por lo menos durante el primer año. En términos de capacidad militar, mucho se esperará del grado al que en Irak se continúan hundiendo más de una docena de equipos de combate de brigadas americanas. Incluso después de esto, el núcleo del problema que enfrenta al próximo presidente será la asignación de recursos limitados a un número de desafíos que se ensancha.

 

Los días cuando todo era sobre Irak han terminado. Es ahora todos sobre cómo hacer que la banda de caucho ate y se estire sin romperse. Irak sigue siendo el lugar para empezar, sin embargo, desde allí los cambios ayudan a definir el mundo que el nuevo presidente enfrentará.

 

Para entender el paisaje internacional que el nuevo presidente enfrentará, es esencial empezar entendiendo lo que pasó en Irak, y por qué Irak no es ningún más el problema definitorio de esta campaña.

 

Un Irak Estabilizado y el dilema de la Tropa americana

 

En 2006, parecía que la situación en Irak estaba fuera de control y desesperada. Los insurgentes sunni estaban emprendiendo la guerra contra los Estados Unidos, las milicias shiitas estaban también disparando tiros a los americanos, y sunnis y shiia estaban emprendiendo una guerra entre ellos. Allí no parecía haber ninguna manera de llevar la guerra a algo parecido a una solución satisfactoria.

 

Cuando los Demócratas tomaron control del Congreso en las elecciones2006, parecía inevitable que los Estados Unidos empezarían retirando fuerzas de Irak. Expectativas de EEUU al lado, ésta era la expectativa por todas los partidos en Irak. Dado que no se esperaba que los Estados Unidos siguieran siendo una fuerza decisiva en Irak, todos los partidos iraquíes descontaron a los americanos y maniobraron por posición en anticipo a un Irak post-americano.

 

Los iraníes vieron en particular que una oportunidad de limitar un retorno de sunni a las fuerzas de seguridad de Irak y reformando así la geopolítica de la región.

 

Las luchas de EEUU con sunnis iraquíes se intensificaron en preparación para el retiro americano anticipado. La decisión de Bush para aumentar fuerzas en lugar de retirarlas dramáticamente cambió la psicología de Irak.

 

Era supuesto que él había perdido control de la situación. La decisión de Bush para aumentar fuerzas en Irak, indiferente por cuántas tropas, estableció dos cosas:

 

Primero, Bush permanecía en control de política americana.

Segundo, la asunción que los americanos estaban saliendo era falsa.

 

Y de repente, nadie estaba cierto que habría un vacío para ser llenado. El despliegue de fuerzas se demostró útil, como hizo el cambio en cómo las tropas fueron usadas; las recientes filtraciones también indican que nuevos sistemas del arma jugaron un papel importante. El factor más importante, sin embargo, era la realización que los americanos no estaban saliendo de la vigilancia de Bush.

 

Subsecuentemente nadie estaba seguro quién sería el próximo presidente americano, o lo que podrían ser sus políticas, era así incierto que los americanos saldrían en absoluto. Todos en Irak de repente re-calcularon. Si los americanos no estuvieran saliendo, sería una opción hacer un trato con Bush, visto como débil y buscando aprobación histórica.

 

Alternativamente, ellos podrían esperar por el sucesor de Bush.

 

Irán recuerda - sin afición - su decisión no sellar un trato con Carter, prefiriendo en cambio esperar por Reagan. Semejante, viendo los jihadistas extranjeros que usurpan en las regiones sunni y los shia que forman el gobierno en Bagdad, los insurgentes de sunni empezaron una reconsideración fundamental de su estrategia. Aparte de invertir las expectativas de Irak sobre los Estados Unidos, la parte de la estrategia general de Washington estaba complementando operaciones militares con negociaciones políticas previamente inconcebibles.

 

Primero, los Estados Unidos empezaron hablando con los insurgentes nacionalistas sunni de Irak, y encontraron base común con ellos. Ni a los nacionalistas sunni ni a los Estados Unidos les gustaban los jihadistas, y los dos querían que el shia formara a un gobierno de coalición.

 

Segundo, las charlas por canal trasero iraní-americano claramente tuvieron lugar. Los iraníes comprendieron que la posibilidad de un gobierno pro-iraní en Bagdad estaba evaporándose. El más grande miedo de Irán era un gobierno iraquí sunni armado y respaldado por los Estados Unidos y recreando una versión del régimen de Hussein que había emprendido la guerra con Irán durante casi una década.

 

Los iraníes decidieron que un gobierno neutral, de coalición era lo mejor que ellos podrían lograr, así ellos tomaron la rienda en la milicia shiíta. El resultado neto de esto era que los jihadistas fueron marginados y se quebraron, y un gobierno de coalición intranquilo se creó en Bagdad, equilibrado entre Irán y los Estados Unidos.

 

Los americanos no crearon un gobierno pro-americano en Bagdad, pero habían bloqueado la emergencia de un gobierno pro-iraní. La sociedad Iraquí permanecía fragmentada y frágil, pero se había creado un grado de paz inconcebible en 2006.

 

El primer problema en enfrentando por el próximo presidente americano será decidiendo cuando y cuántas tropas americanas se retirarán de Irak. Al contrario de 2006, este problema no será ideado exclusivamente por Irak.

 

Primero, habrá la urgencia de aumentar el número de tropas americanas en Afganistán.

 

Segundo, habrá la necesidad de crear una reserva estratégica sustancial para tratar con requisitos potenciales en Pakistán, y así como importante, respondiendo a los eventos en la ex Unión Soviética como el reciente conflicto en Georgia.

 

Al mismo tiempo, un retiro americano demasiado precipitado no sólo podría desestabilizar internamente la situación en Irak, podría convencer a Irán que su sueño de un Irak en pro-iraní no está fuera de cuestión. Para abreviar, un retiro demasiado rápido podría llevar a la reasunción de la guerra en Irak. Pero también un retiro lento podría hacer insostenible la situación en Afganistán y abrir la puerta para otras crisis.

 

La prueba de política extranjera para el próximo presidente americano será calibrando los tres requisitos urgentes con una fuerza militar que está exhausta por cinco años de guerra en Irak y siete en Afganistán. Esta fuerza no se extendió significativamente desde Sep 11, haciendo de esta la primera guerra global que los Estados Unidos han luchado alguna vez sin una expansión militar sustancial.

 

Nada que el nuevo presidente haga cambiará esta realidad por varios años, así él será forzado inmediatamente en hacer malabares con fuerzas insuficientes sin la opción de retiro precipitado de Irak a menos que él se haya preparado para aceptar las consecuencias, particularmente de un Irán más poderoso.

 

El chip Nuclear y un entendimiento estable americano-iraní

 

El problema nuclear ha dividido a los Estados Unidos e Irán durante varios años. El problema parece ir y venir y depende de eventos en otras partes.

 

Así, lo que era enormemente urgente justo prior a la guerra ruso-georgiana se volvió mucho más apretando durante y después de esta. Esto no es irrazonable en nuestro punto de vista, porque nosotros consideramos a Irán más lejos tanto de las armas nucleares que otros pueden, y nosotros sospechamos que la administración Bush está de acuerdo dada su reciente indiferencia a la cuestión.

 

Ciertamente, Irán está enriqueciendo uranio, y con ese uranio posiblemente, podría explotar un dispositivo nuclear. Pero la brecha entre un dispositivo nuclear y el arma es sustancial, y todo el uranio enriquecido del mundo no les dará un arma a los iraníes. Para tener un arma, debe ser comprimida y miniaturizada para encajar en un cohete o ser llevada en un avión del ataque. Las tecnologías son necesarias para ese rango de ciencia material a la electrónica avanzada a seguro de calidad.

 

 

Creando un arma es un proyecto grande. En nuestra vista, Irán no tiene la profundidad de capacidades técnicas integradas necesarias para lograr esa meta.

 

Como por Corea Norte, para Irán un programa nuclear muy público es en una astilla del trato diseñado para extraer concesiones, particularmente de los americanos. Los iraníes han continuado el programa muy públicamente a pesar de las amenazas de ataques israelíes y americanos porque probablemente esto hizo a los Estados Unidos desechar los deseos iraníes en la verdadera área de interés estratégico de Teherán, Irak.

 

Los Estados Unidos deben bajar sus fuerzas en Irak para luchar en Afganistán. Los iraníes no tienen gusto por el Taliban, después de casi haber ido a la guerra con ellos en 1998, y habiendo ayudado a los Estados Unidos en Afganistán en 2001. Los Estados Unidos necesitan del compromiso de Irán para un Irak neutro para retirar fuerzas americanas desde que Irán pudiera desestabilizar Irak en una noche, aunque la habilidad de Teherán de hilar a los apoderados shiítas en Irak ha caído durante el último año.

 

Por consiguiente, el próximo presidente enfrentará muy rápidamente la cuestión de cómo tratar con Irán. La solución de la administración Bush - que confía en comprensiones calladas junto a la hostilidad pública - es un modelo. Necesariamente no es malo, tanto como las fuerzas permanezcan en Irak para controlar la situación. Si la primera decisión que el nuevo presidente americano tendrá que hacer es cómo transferir fuerzas de otras partes sobre Irak, la segunda decisión será cómo lograr un entendimiento más estable con Irán.

 

Esto está presionando particularmente en el contexto de una Rusia más asertiva que podría extender la mano a Irán. Los Estados Unidos necesitarán a Irán más de lo que Irán necesita a los Estados Unidos bajo estas circunstancias. Washington necesitará a Irán para abstenerse de acción en Irak sino para actuar en Afganistán. Más significativamente, los Estados Unidos necesitarán que Irán no entre en una comprensión con Rusia.

 

El próximo presidente tendrá que deducir cómo lograr todas estas cosas sin regalar más de lo que él necesita, y sin perder su base política doméstica en el proceso.

 

Afganistán, Pakistán y el Taliban

 

El presidente americano también tendrá que proponer una política afgana que realmente no existe en este momento. Los Estados Unidos y sus aliados de OTAN han desplegado casi 50,000 tropas en Afganistán. A la referencia de esto, los rusos desplegaron alrededor de 120,000 por los mediados 1980s, y eran incapaces de pacificar el país.

 

Por consiguiente la posibilidad que 60,000 tropas - o incluso unas brigadas adicionales sobre de ese - que pacifiquen a Afganistán son mínimas. La tarea primaria de las tropas en Afganistán es ahora defender el régimen de Kabul y otras ciudades mayores, e intentar mantener los caminos mayores abiertos. Más tropas harán esto más fácil, pero por sí mismo, no acabará la guerra.

 

El problema en Afganistán es doble.

 

Primero, el Taliban derrotó a sus rivales en Afganistán durante la guerra civil de los años noventa porque ellos eran la fuerza más cohesiva en el país, eran políticamente adeptos y disfrutaron del apoyo paquistaní. La victoria de Taliban no era accidental; y todas las otras cosas siendo igual, sin la presencia americana, ellos podrían ganar de nuevo.

 

Los Estados Unidos nunca derrotaron al Taliban. En cambio, el Taliban se negó a comprometerse en una guerra en masa contra el poder aéreo americano, se retiró, dispersó y reagrupó.

 

En la mayoría de los sentidos, es la misma fuerza que ganó la guerra civil afgana. Probablemente los Estados Unidos pueden bloquear al Taliban de tomar ciudades, pero para hacer más debe hacer tres cosas.

 

Primero, debe negar el santuario al Taliban y las líneas de suministros que corren desde Pakistán. Estos dos elementos permitieron el mujahideen a durar más que a los soviéticos. Ellos ayudaron a llevar al Taliban al poder. Y ellos están alimentando al Taliban hoy.

 

Segundo, los Estados Unidos deben formar coaliciones eficaces con grupos tribales hostiles al Taliban. Para hacer esto necesita la ayuda de Irán, y más importante, Washington debe convencer a las tribus que permanecerá indefinidamente en Afganistán – no es una tarea fácil.

 

Y tercero - la tarea más dura para el nuevo presidente - que los Estados Unidos tendrán que comprometer al Taliban, o por lo menos las facciones importantes en el movimiento Taliban, en un proceso político. Cuando nosotros recordamos que los Estados Unidos negociaron con los insurgentes sunni en Irak, esto no es sacado tan lejos como aparece.

 

El aspecto más desafiante para tratar en todo esto es Pakistán. Los Estados Unidos tienen dos problemas en el país Sur asiático.

 

El primero es la presencia de al Qaeda en Pakistán del norte. Al Qaeda no ha llevado a cabo una operación exitosa en los Estados Unidos desde 2001, ni en Europa desde el 2005. Los grupos que usan la etiqueta al Qaeda continúan operando en Irak, Afganistán y Pakistán, pero ellos usan el nombre para legitimar o celebrar sus actividades - ellos no son las mismas personas que llevaron a cabo el 9/11. La mayoría de los primeros operadores de al Qaeda están muertos o esparcidos, y sus líderes principales, Osama bin Laden y Ayman al-Zawahiri, no son funcionales.

 

Los Estados Unidos amarían capturar a Osama bin Laden para cerrar los libros sobre al Qaeda, pero el nivel de esfuerzo necesario - asume que él incluso está vivo - vivos puede destripar las capacidades americanas. El paso más difícil para el nuevo presidente americano será cerrar políticamente el libro sobre al Qaeda. Esto no significa que un nuevo grupo de operadores no crecerá de la misma base, y no significa que el terrorismo islámico está muerto por cualquier medio. Pero significa que la entidad particular que los Estados Unidos han estado siguiendo ha sido destruida eficazmente, y las partes que se regeneran bajo su nombre no son como peligrosas.

 

Afirmar la victoria será sumamente difícil para el nuevo presidente americano. Pero sin ese paso, persistirá un punto de fricción masivo entre los Estados Unidos y Pakistán - uno que no está justificado geopolíticamente y mina una meta mucho más urgente. Estados Unidos necesita del ejército paquistaní para atacar al Taliban en Pakistán, o fallando eso, permitirle a los Estados Unidos atacar sin el estorbo del ejército paquistaní. Cualquiera de éstos es la pesadilla de las cosas difíciles para un gobierno paquistaní para estar de acuerdo, y más duro todavía para llevar a cabo. No obstante, sin cortarle la línea de suministros en Pakistán, como Vietnam y el Sendero Ho el Chi Minh, Afganistán no puede pacificarse.

 

Por consiguiente, el nuevo presidente enfrentará la tarea desalentadora de persuadir o coercer a los paquistaníes para llevar a cabo una acción que desestabilizará su país masivamente sin permitirles a los Estados Unidos hundirse en un Pakistán que él no puede esperar estabilizar.

 

Al mismo tiempo, los Estados Unidos deben empezar el proceso político de crear alguna clase de coalición en Afganistán con la que pueda vivir. El hecho de la materia es que los Estados Unidos no tienen interés a largo plazo en Afganistán excepto asegurar que a los jihadistas radicales con alcance operacional global no se le de santuario allí.

 

Conseguir un acuerdo a ese efecto será duro. Garantizar la complacencia será casi imposible.

 

No obstante, ésa es la tarea que el próximo presidente debe emprender. Hay demasiadas partes móviles en Afganistán para ser sanguíneos sobre el resultado. Es una situación mucho más compleja que Irak, si por alguna otra razón porque los Taliban son una fuerza luchadora más eficaz que algo que los Estados Unidos encontraron en Irak, el terreno más desfavorable para el ejército americano, y los actores políticos mucho más cínicos sobre las capacidades americanas.

 

El próximo presidente americano tendrá que tomar una decisión dolorosa. Él o debe pedir que una acción de tenencia a largo plazo diseñada para proteger al gobierno de Karzai, lanzar una ofensiva mayor que incluye Pakistán pero tiene fuerzas insuficientes, o se retira.

 

Geopolíticamente, el retiro tiene mucho sentido.

 

Psicológicamente, podría desgoznar la región y regenerar a al Qaeda como fuerza.

 

Políticamente, no sería algo que un nuevo presidente podría hacer. Pero como él pondera a Irak, el futuro presidente tendrá que dirigirse a Afganistán. Y como él pondera a Afganistán, él tendrá que pensar sobre los rusos.

 

El Resurgimiento ruso

 

Cuando los Estados Unidos invadieron Afganistán en el 2001, los rusos eran aliados con los Estados Unidos. Ellos facilitaron la relación americana con la Alianza Norte, y pusieron en orden las bases aéreas en Asia Central.

 

La vista americana de Rusia se formó en los años noventa. Se vio como desintegrada, débil y finalmente insignificante al equilibrio global. Los Estados Unidos extendieron OTAN sobre la ex Unión Soviética en los Estados Bálticos y dijeron que quisieron extenderla en Ucrania y Georgia. Los rusos le hicieron claro que ellos consideraron esto como una amenaza directa a su seguridad nacional, produciendo el conflicto georgiano 2008.

 

La pregunta es ahora donde van las relaciones ruso-americanas.

 

El Primer ministro ruso Vladimir Putin llamó al derrumbe de la Unión Soviética una catástrofe geopolítica. Después de Ucrania y Georgia, es claro que él no confía en los Estados Unidos y que él piensa reafirmar su esfera de influencia en la ex Unión Soviética.

 

Georgia fue lección uno.

 

La crisis política actual en Ucrania es el segundo desdoblamiento de la lección. La re-emergencia de un imperio ruso en alguna forma u otra representa una amenaza mayor más lejana a los Estados Unidos que el mundo islámico.

 

El mundo islámico está dividido y en caos. No puede unirse en el califato que al Qaeda quiso crear activando una ola de revoluciones en el mundo islámico. El terrorismo islámico sigue siendo una amenaza, pero la amenaza geopolítica de un poder islámico unificador no va a suceder.

 

Rusia es una cuestión diferente. La Unión Soviética y el imperio ruso propusieron amenazas estratégicas porque ellos podían amenazar Europa, el Medio Oriente y China simultáneamente.

 

Mientras esto exagera la amenaza, proporciona algún contexto. Una Eurasia unida siempre es poderosa, y amenaza dominar el Hemisferio Oriental. Por consiguiente, impidiendo a Rusia reafirmar su poder en la ex Unión Soviética debe tomar ante todo otras consideraciones. El problema es que los Estados Unidos y OTAN juntos no tienen a presente la fuerza necesaria para detener a los rusos.

 

El ejército ruso no es particularmente poderoso o eficaz, pero está enfrentando fuerzas que son por lejos menos poderosas y eficaces. Los Estados Unidos tienen sus fuerzas atadas en Irak y Afganistán así cuando salió la guerra en Georgia, simplemente envía fuerzas de tierra no fue una opción. Los rusos son sumamente conscientes de esta ventana de oportunidad, y están abusando claramente de esta.

 

Los rusos tienen dos ventajas principales en esto aparte de déficit de recursos americanos.

 

Primero, los europeos son muy dependientes del gas natural ruso; la dependencia alemana de energía en Moscú es particularmente aguda. Los europeos no están en ninguna posición militar o económica para dar cualquier paso contra los rusos, cuando la ruptura resultante sería desastrosa.

 

Segundo, como las maniobras de Estados Unidos con Irán, los rusos pueden proporcionar apoyo a Irán, políticamente y en términos de tecnología militar que no sólo desafiaría a los Estados Unidos, podría animar a los iraníes a intentar para un trato mejor en Irak desestabilizando de nuevo Irak.

 

Finalmente, los rusos pueden proponer desafíos menores en el Caribe con Venezuela, Nicaragua y Cuba, así como potencialmente apoyando grupos terroristas en Medio Oriente y grupos izquierdistas latinoamericano.

 

En este momento, los rusos tienen muchas más opciones de las que los americanos tienen. Por consiguiente, el nuevo presidente americano tendrá que diseñar una política para tratar con los rusos con pocas opciones a mano. Esto es donde sus decisiones en Irak, Irán, Afganistán y Pakistán se cortarán y competirán con sus decisiones en Rusia.

 

Con suerte, los Estados Unidos pondrían fuerzas en los Bálticos - que es parte de OTAN - así como en Ucrania y Georgia. Pero ésa no es una opción y no será por más de un año bajo la mejor de las circunstancias.

 

Por consiguiente los Estados Unidos deben intentar una solución diplomática con Rusia y con muy pocos “garrotes”. El nuevo presidente necesitará intentar inventar un paquete de zanahorias -ej., incentivos económicos - más la amenaza a largo plazo de una confrontación con los Estados Unidos para persuadir a Moscú a no usar su ventana de oportunidad de para reafirmar las hegemonía regional rusa. Puesto que la hegemonía regional permite a Rusia para controlar su propio destino, las zanahorias tendrán que ser muy tentadoras, mientras la amenaza tiene que ser particularmente intimidante. La tarea del presidente será potenciar el paquete y entonces convencer a los ruso que tiene valor.

 

Desunión europea y debilidad militar

 

Uno de los problemas que los Estados Unidos enfrentarán en estas negociaciones será los europeos. No hay ninguna tal cosa como una política extranjera europea; hay sólo las políticas extranjeras de los países por separado. Por ejemplo, los alemanes no quieren una confrontación con Rusia bajo ninguna circunstancia. El Reino Unido, por contraste, es más deseoso de un enfoque confrontativo con Moscú.

 

Y la capacidad militar europea, en masa y concentrada, es magra. Los europeos han descuidado mal su milicia durante los últimos 15 años. Lo que es desplegable, las fuerzas expedicionarias que ellos tienen están comprometidas en la campaña en Afganistán.

 

Eso significa que tratando con Rusia, los americanos no han reunido apoyo europeo y ciertamente ningún peso militar significativo. Esto hará cualquier diplomacia con los rusos sumamente difícil. Uno de los problemas que el nuevo presidente tendrá que enfrentar en el futuro es en conjunto el valor de OTAN y los europeos.

 

Ésta era una cuestión académica mientras los rusos estaban postrados. Con los rusos que se vuelven activos, se volverá un problema urgente. La expansión de OTAN - y la propia OTAN - ha vivido en un mundo en el que no enfrentó ninguna amenaza militar. Por consiguiente, no tenía que mirarse militarmente.

 

Después de Georgia, el poder militar de OTAN se vuelve muy importante, y sin el compromiso europeo, el poder militar de OTAN independiente de los Estados Unidos - y la capacidad de desplegarlo - se vuelve mínimo.

 

Si Alemania opta por salir afuera de la confrontación, entonces la OTAN se paralizará legalmente, desde que se requiere acuerdo general, y geográficamente. Por los Estados Unidos solos no pueden proteger el Báltico sin la participación alemana.

 

El presidente realmente tendrá una opción conmovedora en Europa: aceptar el resurgimiento de Rusia, o resistirse. Si el presidente resiste, él tendrá que limitar severamente su compromiso al mundo islámico, re-balanceando el tamaño y forma del ejército americano y haciendo revivir y galvanizando OTAN. Si él no puede hacer todas esas cosas, él enfrentará algunas opciones severas en Europa.

 

Israel, Turquía, China, y América Latina

 

La presión rusa ya está reformando aspectos del sistema global. Los israelíes han enfocado Georgia muy diferentemente de los Estados Unidos. Ellos detuvieron sus ventas de armas a Georgia la semana antes de la guerra, y le ha hecho claro a Moscú que Israel no piensa desafiar a Rusia.

 

Los rusos se encontraron inmediatamente con el presidente sirio Bashar al Assad después de la guerra. Esto señalizó a los israelitas que Moscú estaba preparado para apoyar a Siria con armas y naves rusas en el puerto de Tartus si Israel apoya Georgia, y otros países en la ex Unión Soviética, asumimos nosotros.

 

Los israelitas parecen haber permitido a los rusos saber que ellos no harían así, separándose de la posición americana. El próximo presidente tendrá que repasar la relación americana con Israel si esta brecha se continúa ensanchando.

 

De la misma manera, los Estados Unidos tendrán que dirigir su relación con Turquía. Un aliado a largo plazo, Turquía ha participado logísticamente en la ocupación de Irak, pero no ha sido entusiasta. La economía de Turquía está creciendo, su ejército es sustancial y la influencia regional turca está aumentando.

 

Turquía es sumamente cauta de ser tomada en una nueva Guerra Fría entre Rusia y los Estados Unidos, pero esto será difícil de evitar. Los intereses de Turquía están muy amenazados por un resurgimiento ruso, y Turquía es el aliado americano con las más herramientas para oponerse a Rusia.

 

Ambos lados presionarán a Ankara implacablemente. Más que Israel, Turquía será crítica en el mundo islámico y con los rusos. El nuevo presidente tendrá que dirigir a las relaciones turco-americanas en contexto e independiente de Rusia bastante rápidamente.

 

De algunas maneras, China es el gran beneficiario de todo esto. En los días tempranos de la administración Bush, había algunas confrontaciones con China. Como la guerra en Irak se tranquiliza, Washington parecía estar aumentando sus críticas a China, quizás hasta tácitamente apoye la independencia de Tibet.

 

Con la re-emergencia de Rusia, los Estados Unidos ahora se distraen completamente. Contrariamente a las percepciones, China no es un poder militar global. Su ejército se encierra principalmente por la geografía y su armada no está de ninguna manera una fuerza eficaz de aguas profundas.

 

Por su parte, los Estados Unidos no están en ninguna posición de desembarcar tropas en el continente China. Por consiguiente, no hay ninguna competencia geopolítica americana con China.

 

El próximo presidente tendrá que tratar problemas económicos con China, pero al final, China les venderá bienes a los Estados Unidos, y los Estados Unidos los comprarán.

 

América Latina ha sido una región de interés mínimo para los Estados Unidos en la última década o mucho más tiempo. Tanto cuando ningún poder global estaba usando su territorio, los Estados Unidos no se cuidaron de lo que los presidentes Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia y Daniel Ortega en Nicaragua - o incluso los Castro en Cuba - estaban haciendo. Pero con los rusos de vuelta en el Caribe, por lo menos simbólicamente, todos estos países de repente se vuelven más importantes.

 

En el momento, los Estados Unidos no tienen ninguna política latinoamericana de valor para notar; el nuevo presidente tendrá que desarrollar una.

 

Realmente aparte de los rusos, el presidente americano futuro necesitará dirigirse a México. La situación de seguridad en México se está deteriorando substancialmente, y la frontera mexicana-americana permanece porosa. Los carteles se estiran desde México a las calles de las ciudades americanas donde viven sus clientes.

 

Lo que pasa en México, aparte de los problemas de inmigración, es obviamente de interés a los Estados Unidos. Si la trayectoria actual continúa, en algún punto en su administración, el nuevo presidente americano tendrá que dirigirse a México - en términos que potencialmente nunca antes consideró.

 

El Presupuesto de la Defensa americano

 

El único problema que toca todo esto es el presupuesto americano de defensa. El enfoque de gasto de defensa durante los últimos ocho años ha sido el Ejército y el Cuerpo Marino - aunque con gran repugnancia. El ex Secretaria de Defensa Donald Rumsfeld no era abogado de un Ejército pesado y favorecía fuerzas ligeras y poder aéreo, pero la realidad les obligó a sus sucesores a que reasignaran recursos. A pesar de esto, el tamaño del Ejército seguía siendo el mismo - e insuficiente por los desafíos emergentes más anchos.

 

El enfoque de gasto de defensa era guerra de Cuarta Generación, esencialmente la contrainsurgencia. Se volvió dogma en el ejército que nosotros no veríamos guerra par-a-par durante mucho tiempo. La re-emergencia de Rusia, sin embargo, obviamente aumenta el espectro de guerra par-a-par que a su vez significa dinero para la fuerza aérea así como el rearme naval.

 

Todos estos programas tomarán una década o más para llevarse a cabo, así si la Rusia está para ser un desafío de pleno-golpe para 2020, el gasto debe empezar ahora. Si nosotros asumimos que los Estados Unidos simplemente no saldrán de Irak y Afganistán, sino también comprometerán tropas a los aliados en la periferia de Rusia mientras retienen una reserva estratégica - capaz para, por ejemplo, protegen la frontera -mexicana americana - entonces lo que nosotros estamos asumiendo aumenta substancialmente el gasto en fuerzas de tierra.

 

Pero eso no será bastante. Los presupuestos para la fuerza aérea y la Armada también tendrán que empezar a subir.

 

La estrategia nacional americana se expresa en el presupuesto de la defensa. Cada decisión estratégica que hace el presidente tiene que ser expresadas en dólares del presupuesto con aprobación del congreso. Sin eso, todo esto es teórico. El próximo presidente tendrá que empezar bosquejando su primer presupuesto de defensa poco después de tomar la oficina. Si él escoge comprometer todos los desafíos, él debe prepararse para aumentar el gasto de defensa. Si él no se prepara para hacer eso, él debe conceder que algunas áreas del mundo están más allá de su dirección. Y él tendrá que decidir qué áreas son éstas.

 

En la luz de lo precedente, cuando nosotros vamos hacia el debate, deben hacerse 10 preguntas de los candidatos:

 

1. Si los Estados Unidos remueven sus fuerzas despacio de Irak como ustedes dos defienden, ¿de dónde vendrán las tropas para tratar con Afganistán y proteger a los aliados en la ex Unión Soviética?

 

2. Los rusos enviaron 120,000 tropas a Afganistán y no pacificaron el país. ¿Cuántas tropas piensa usted que son necesarias?

 

3. ¿Cree usted que la primera al Qaeda todavía está activa y sigue con valor?

 

4. ¿Cree usted que los iraníes son capaces de producir un arma nuclear enviable durante su término en oficina?

 

 

5. ¿Cómo planea usted persuadir al gobierno paquistaní para perseguir al Taliban, y qué apoyo puede proporcionar usted a ellos si lo hacen?

 

6. ¿Cree usted que los Estados Unidos deben estacionar tropas en los estados bálticos, en Ucrania y Georgia así como en otros países amistosos para protegerlos de la Rusia?

 

7. ¿Se siente usted que OTAN permanece como una alianza viable, y están llevando los europeos bastante de la carga?

 

8. ¿Cree usted que México representa un problema de seguridad nacional para los Estados Unidos?

 

9. ¿Cree usted que China representa un desafío estratégico a los Estados Unidos?

 

10. ¿Se siente usted que ha habido tensión entre los Estados Unidos e Israel sobre el problema de Georgia?

 

This report may be forwarded or republished on your Web site with attribution to www.stratfor.com