_ La Crisis de Europa y el Nacionalismo europeo

 

13 de setiembre de 2011 | 0856 GMT

 

Por George Friedman

 

Cuando yo visité Europa en el 2008 y antes, la idea que Europa no iba a surgir como una entidad política unida era considerada como herejía por muchos líderes. La empresa europea se vio como un trabajo que se mueve inevitablemente en la marcha a la unificación - un grupo de naciones comprometidas en un destino común.

 

Lo que era una visión central en 2008 ahora se ha ido. Lo que era inconcebible - la primacía del nación-estado tradicional - se discute ahora normalmente, y están contemplándose los pasos para volver a Europa en parte o en todo (como arrojar a Grecia de la eurozona).

 

Éste no es un evento trivial. Antes de 1492, Europa era un remanso de nacionalidades pequeñas que luchaban sobre un pedazo relativamente pequeño de tierra fría, lluviosa. Pero un cambio tecnológico hizo a Europa el centro del sistema internacional: la navegación de agua profundas. La capacidad de comprometerse seguramente enviando naves permitió los negocios de largo alcance en los varios ríos navegables del Continente para actuar recíproca y fácilmente entre sí, magnificando la capacidad de generación de capital de los ríos.

 

La navegación de aguas profundas también permitió a muchas de las naciones europeas conquistar inmensos imperios extra-europeos. Y la proximidad cercana de esas naciones combinada con siempre más riqueza permitió la innovación tecnológica y por tanto avanzar a paso inaudito en cualquier parte en el planeta. En conjunto, Europa se hizo muy rica, se comprometió construyendo un imperio muy lejano que redefinió la condición humana y se volvió muy fuerte para hacer la guerra. Para abreviar, Europa fue de ser un remanso cultural y económico a ser la maquinaria del mundo. En casa, el desarrollo económico creciente de Europa que sólo fue excedido por la ferocidad creciente de sus conflictos.

 

En el extranjero, Europa había logrado la capacidad de aplicar la fuerza militar para lograr objetivos económicos - y viceversa.

 

La explotación brutal de riqueza de algunos lugares (América del Sur en particular) y la subyugación completa y sistemas comerciales impuestos sobre otros (Asia Este y Sur en particular) creó la fundación del orden moderno. Tales alternaciones de sistemas tradicionales aumentaron dramáticamente la riqueza de Europa. Pero “máquina” no significa “unidad,” y la riqueza de Europa no se extendía uniformemente.

 

Cualquier país que era beneficiado tenía una ventaja decidida sobre ese que tenía recursos mayores para consagrar al poder militar y pudo incentivar a otros países para aliarse con él.

 

El resultado ha de haber sido que el imperio global principal uniría a Europa bajo su bandera.

 

Europa permanecía dividida y al mismo tiempo en guerra con sí misma estaba dominando y reformando el mundo. Las razones para esta paradoja son complejas. Para mí, la clave ha sido siempre el Canal inglés.

 

La dominación de Europa requiere una fuerza de tierra masiva. La dominación del mundo requiere una armada orientada pesadamente hacia el comercio marítimo.

Ningún poder europeo fue perfeccionado para cruzar el canal, derrotar Inglaterra y forzarla en Europa. La Armada española, la armada francesa en Trafalgar y la Luftwaffe sobre Gran Bretaña todos fallaron y no crearon las condiciones para la invasión y subyugación. Cualquier cosa que pasara en Europa continental, los ingleses seguían siendo una fuerza independiente con una armada poderosa propia, capaz manipular el equilibrio de poder en Europa para mantener los poderes europeos enfocados unos sobre otros y no sobre Inglaterra (la mayoría del tiempo).

 

Y después de la derrota de Napoleón, la Armada Real creó el imperio más poderoso que Europa había visto, pero no pudo, por sí mismo, dominar el Continente.  (Otros rasgos geográficos europeos hacen la unificación de Europa obviamente difícil, pero todos ellos han sido, en un momento dado o otro, superados. Salvo el canal.)

 

Tensiones subyacentes

 

Las tensiones subyacentes Europa se compraron una cabeza por la unificación alemana en 1871 y la necesidad de acomodar a Alemania en el sistema europeo del cual Alemania era una parte integral e indigesta. El resultado fueron dos guerras generales catastróficas en Europa que empezaron en 1914 y acabaron en 1945 con la ocupación de Europa por los Estados Unidos y la Unión Soviética y el derrumbe del sistema imperial europeo.

 

Su economía se estrelló y su público se zambulló en una crisis moral y una falta de confianza en las élites, Europa ni tenía el interés ni el apetito para el imperio. Europa no sólo estaba exhausta por la guerra sino también por la psicosis interior de dos de sus componentes mayores. La Alemania de Hitler y Unión Soviética de Stalin se podrían haber comportado externamente según las leyes predecibles de la geopolítica.

 

Internamente, estos dos países estaban enloquecidos y matando a sus propios ciudadanos y  ciudadanos de los países que ellos ocuparon por razones que eran escasamente comprensibles, dejando exclusivamente lo racionalmente explicable. Desde mi punto de vista, la presión y matanza infligidas por las dos guerras mundiales en ambos países crearon una quiebra mental colectiva. Yo comprendo que esta es una respuesta tristemente inadecuada.

 

Pero considere a Europa después de la Segunda Guerra Mundial. Primero, había ido a través de casi 450 años de aventura global y guerras cada vez más asesinas, en el final malgastó todo lo ganado. Internamente, Europa vio en un país como Alemania - de algunas maneras la expresión más alta de la civilización europea - la zambullida a niveles de barbarie inaudita.

 

Finalmente, Europa vio a los Estados Unidos moverse desde los bordes de la historia para asumir el papel de una fuerza ocupante. Los Estados Unidos se volvieron la envidia de los europeos: estables, adinerados, unificados y capaces de imponer su voluntad económica, política y militar sobre poderes mayores en un continente diferente. (Los rusos eran parte de Europa y podrían explicarse dentro del paradigma europeo. Así que mientras los europeos pueden tener desdén a los rusos, los rusos todavía se vieron como primos pobres, parte del juego familiar por reglas más europeas.)

 

Nuevo e inaudito, los Estados Unidos sobresalieron sobre Europa que fue de la dominación de la psicosis militar a la subyugación política y cultural en un parpadeo de ojo de la historia.

 

Paradójicamente, fueron los Estados Unidos que dieron la primera forma al futuro de Europa y empezando con Europa Occidental.

 

El resultado de Segunda Guerra Mundial trajo los Estados Unidos y Unión Soviética al centro de Alemania dividiéndola.

 

Una nueva guerra era posible, y eran obvios la realidad y riesgos de la Guerra Fría. Los Estados Unidos necesitaron que una Europa Occidental unida contuviera a los soviéticos.

 

Crearon la OTAN para integrar Europa y los Estados Unidos política y militarmente. Esto creó el principio de organizaciones transnacionales integrando a Europa. Los Estados Unidos también animaron la cooperación económica dentro de Europa y entre América del Norte y Europa - en contraste severo a los imperios mercantilistas de reciente historia - dándoles lugar a los precursores de la Unión Europea.

 

Durante las décadas de la Guerra Fría, los europeos se comprometieron a un proyecto transnacional para crear en cierto modo definido una Europa no totalmente unida de alguna clase. Había dos razones para esto empujado por la unificación. El primero era la Guerra Fría y la defensa colectiva. Pero la razón más profunda era una esperanza por una resurrección europea de los horrores del siglo 20.

 

Fue entendido que la unificación alemana en 1871 creó los conflictos y que la división de Alemania en 1945 Europa la re-estabilizó. Al mismo tiempo, Europa no quiso permanecer ocupada o tomada en una situación de cerca de la guerra continua. Los europeos estaban buscando una manera de superar su historia.

 

Un problema era el estatus de Alemania. El problema más profundo era el nacionalismo.

 

Europa no sólo no falló en unirse bajo una sola bandera vía conquista sino también la Primera Guerra Mundial había estrellado los imperios mayores y había creado una serie de estados más pequeños que habían estado luchando para ser libres.

 

El argumento era el nacionalismo, y no sólo el nacionalismo alemán que había creado el siglo 20. La tarea de Europa era por consiguiente superar el nacionalismo y crear una estructura en la que Europa se unió y retuvo naciones únicas como fenómenos culturales y no entidades políticas o económicas.

 

Al mismo tiempo, empotrando a Alemania en este proceso, el problema alemán también sería resuelto.

 

Un Medio de Redención

 

La Unión europea no fue diseñada para ser simplemente una herramienta económica útil sino también para ser un medio de redención europea. El enfoque en la economía era esencial. No quiso ser una alianza militar, desde que tales alianzas eran la base de la tragedia de Europa.

 

Por enfocarse en materias económicas mientras permitía unirse los asuntos militares a OTAN y los Estados Unidos, y no creando una fuerza significativa conjunta-europea, los europeos evitaron la parte de su historia que los aterró mientras seguían la parte que los incitó: prosperidad económica.

 

La idea era que el comercio libre regulado por una burocracia central suprimiría el nacionalismo y crearían la prosperidad sin abolir la identidad nacional. La moneda común - el euro - es la última expresión de esta esperanza. Los europeos esperaron que la existencia de alguna estructura pan-europea pudiera conceder riqueza sin rendir el centro de lo que quiere ser francés u holandés o italiano.

 

Todavía incluso durante la era de posguerra mundial II de seguridad y prosperidad, algunos europeos retrocedieron ante la idea de un traslado de soberanía. El consenso que tantos en la larga fila de partidarios de la unificación europea creían que existió simplemente no lo estaba.

 

Y la crisis del euro de hoy es la primera crisis seria que Europa ha enfrentado por años desde que, con el nacionalismo que empieza a re-surgir con plena fuerza. Al final, los alemanes son alemanes y los griegos son griegos.

 

Alemania y Grecia son países diferentes en lugares diferentes con sistemas de valores e intereses diferentes. La idea de sacrificarse por los otros es un concepto dudoso. La idea de sacrificarse por la Unión Europea es un concepto sin sentido.

 

La Unión Europea no tiene ninguna demanda moral en Europa más allá de prometer prosperidad y ofrecer a un camino para evitar el conflicto. Éstas no son metas insignificantes, pero cuando la se prosperidad detiene, se evapora una parte grande de la justificación y la aversión para chocar (por lo menos la discordia política) empieza a disolverse.

 

Alemania y Grecia cada uno tienen explicaciones para por qué el otro es responsable por lo que ha pasado. Para los alemanes, fue la irresponsabilidad del gobierno griego comprando poder político con dinero que él no tenía al punto de falsificar datos económicos para obtener la membresía de la eurozona.

 

Para los griegos, el problema es el secuestro de Europa por los alemanes. Alemania controla la política monetaria de la eurozona y ha construido un sistema regulador que proporciona privilegios injustos, así creen los griegos, para las exportaciones, estructura económica y sistema financiero de Alemania.

 

Cada nación cree que el otro está aprovechándose de la situación. Los líderes políticos están buscando acomodarse, pero su capacidad de acomodarse está cada vez más limitada por opinión pública que no sólo crece más hostil a las particularidades del trato sino al principio de acomodamiento. El problema más importante no es que Alemania y Grecia discrepan (aunque ellos lo hacen, fuertemente) sino que sus públicos están viéndose cada vez más como nacionales de un poder extranjero que está siguiendo sus propios intereses egoístas.

 

Ambos lados dicen que ellos quieren “más Europa,” pero sólo si “más Europa” quiere decir más de lo del que ellos quieren del otro.

 

Gerenciando el Sacrificio

 

El nacionalismo es la creencia que su destino está limitado con su nación y sus compatriotas y usted tiene una indiferencia al destino de los otros. Lo que los Europeístas intentaron hacer era crear instituciones que lo hicieron escoger entre lo suyo propio y los otros innecesarios.

 

Pero ellos no hicieron esto con espíritu marcial o el mito europeo que los horrorizaba. Ellos hicieron el argumento prudentemente: Le gustará Europa porque será próspera, y con toda Europa próspera no habrá ninguna necesidad de escoger entre su nación y otras naciones.

 

Su más grande demanda era que Europa no requeriría sacrificio. A un pueblo que vivió a través del siglo 20, la ausencia de sacrificio era enormemente seductora. Pero, por supuesto, la prosperidad viene y va, y cuando va que se necesita el sacrificio. Y el sacrificio - como la riqueza - siempre se distribuye irregularmente.

 

Esa distribución desigual no sólo está determinada por la necesidad sino también por aquéllos que tienen poder y controlan sobre las instituciones. De un punto de vista nacional, son Alemania y Francia que tienen el poder, con los británicos felices de estar fuera de la riña principal.

 

Los débiles son el resto de Europa, aquéllos que rindieron el núcleo de la soberanía a los alemanes y franceses y ahora enfrentan las cargas de manejar el sacrificio. En el final, Europa permanecerá un lugar enormemente próspero. El valor neto de Europa - su base económica, su capital intelectual, sus capacidades orgánicas - están aturdiendo.

 

Esas calidades no se evaporan. Pero la crisis reforma cómo ellos son manejados, operan y distribuyen. Esto es ahora en cuestión.

 

Obviamente, el futuro del euro ahora se discute ampliamente. Así el futuro de la zona de libre-comercio vendrá al frente.

 

Alemania es una economía masiva por sí misma y exporta más por año que los productos bruto interno de la mayoría de los otros estados nación del mundo.

 

¿Quieren realmente Grecia o Portugal darle un cheque en blanco a Alemania para exportar lo que quiere con esto, o preferirían ellos el comercio manejado bajo su control? Juegue la crisis del euro a este pasado en adelante y las bases de una Europa unificada se vuelven cuestionables. Éste es el material sobre el que bancos y políticos necesitan preocuparse.

 

El cuidado más profundo es el nacionalismo.

 

El nacionalismo europeo siempre ha tenido un motor más profundo de lo que simplemente es el amor de lo propio. También está arraigado en el resentimiento de los otros.

 

Europa no es necesariamente única en esto, pero ha experimentado algunas de las más grandes catástrofes en la historia debido a esto. Históricamente, los europeos se han odiado bien.

 

Nosotros estamos muy tempranos en el proceso de aumentar agravios y recordar cómo odiar, pero nosotros hemos entrado en el proceso. Cómo juega esto afuera, cómo los políticos, financieros y medios de comunicación interpretan estos agravios, tendrá grandes implicancias para Europa. Fuera de esto puede venir un sentido más ancho de traición nacional que era justo lo que se suponía que prevenía la Unión Europea.