Motivaciones estratégicas para el ataque de Mumbai

 

1 de diciembre de 2008

http://www.stratfor.com/weekly/20081201_strategic_motivations_mumbai_attack

 

Por George Friedman

Graphic for Geopolitical Intelligence Report

 

La tarde del miércoles pasado, un grupo de operadores islámicos llevó a cabo una complejo operación de terror en la ciudad india de Mumbai. El ataque no era complejo debido a las armas usadas o su tamaño, sino en el entrenamiento aparente, métodos múltiples de acercarse a la ciudad y la excelente seguridad operativa y disciplina en las fases finales de la operación, cuando los asaltantes restantes retuvieron el  hotel Taj Mahal durante varios días.

 

La meta operacional del ataque era claramente causar tantas bajas como posible, particularmente entre judíos y bien-situados huéspedes de hoteles de cinco-estrellas. Pero los ataques en varios otros blancos, desde estaciones del ferrocarril a hospitales, indican que el propósito más general era extender el terror en una ciudad india mayor. Mientras precisamente no está claro quién llevó a cabo el ataque de Mumbai, al parecer estaban envueltas dos unidades separadas.

 

Un grupo consiste posiblemente en musulmanes indios y se estableció en Mumbai antes de los ataques. El segundo grupo parece simplemente haber llegado. Viajó vía nave desde Karachi, Pakistán, después secuestró un pequeño barco indio para pasar las patrullas costeras indias, y finalmente desembarcó cerca de Mumbai. Al parecer, se habían hecho preparativos extensos incluso la vigilancia de los objetivos. Así mientras el número preciso de los asaltantes permanece, el ataque fue claramente bien-planeado y se bien-ejecutado. La evidencia y lógica sugieren que radicales islámicos paquistaníes llevaron a cabo el ataque.

 

Estos grupos tienen una estructura muy compleja y deliberadamente amorfa. En lugar de ser controlando centralmente, se crean equipos ad hoc con eslabones a uno o más grupos. Plausiblemente, les podrían haber faltado los eslabones a cualquier grupo, pero esto es duro creer.

 

Demasiada planificación y entrenamiento estaban envueltos en este ataque para haber sido concebido por un manojo de tipos en un garaje. Mientras precisamente es desconocido qué o grupos grupo islámicos paquistaníes radicales estaban envueltos, el ataque de Mumbai parece haberse originado en Pakistán. Este podría unirse a primer al Qaeda o sus varias franquicias y/o a insurgentes de Cachemira. Más importante que la pregunta del grupo exacto que llevó a cabo el ataque, sin embargo, es el fin estratégico de los asaltantes.

 

Hay una tendencia a considerar los ataques terroristas como fines en sí mismos, simplemente llevados a cabo por causa de extender el terror. Sin embargo, en la atmósfera favorablemente politizada de las facciones de islámicos radicales de Pakistán, el terror frecuentemente tiene un propósito más sofisticado y estratégico.

 

Quienquiera invirtió tiempo y tomó el riesgo organizando este ataque tuvo una razón para hacer así. Trabajemos hacia atrás a esa razón examinando los resultados lógicos que siguen a este ataque.

 

Un Fin a la restricción de Nueva Delhi

 

El aspecto más llamativo del ataque de Mumbai es el desafío presenta al gobierno indio - un desafío casi imposible de ignorar para Nuevo Delhi. En diciembre 2001 los ataques islámicos al parlamento indio activaron una intensa confrontación entre India y Pakistán. Desde entonces, Nueva Delhi no ha respondido en un modo dramático a numerosos ataques islámicos contra India que eran rastreados a Pakistán.

 

El ataque a Mumbai, por contraste, apuntó a forzar una respuesta de Nuevo Delhi siendo tan dolorosa que cualquier exhibición gubernamental india sólo caería como una reacción puesta en sordina. La respuesta refrenada de India a los ataques islámicos (incluso aquéllos que se originan en Pakistán) en los recientes años ha ocurrido porque Nuevo Delhi ha entendido que, por una hueste de razones, Islamabad ha sido incapaz de controlar grupos de paquistaníes radicales islámicos.

 

India no quiso la guerra con Pakistán; sentía que tenía problemas más importantes para tratar. Nueva Delhi aceptó las convicciones de Islamabad que Pakistán haría por consiguiente su mejor para refrenar ataques terroristas, y después de posturas convenientes, permitió que las tensiones originadas desde los ataques islámicos pasaran. Sin embargo, esta vez, los asaltantes golpearon de tal manera que Nueva Delhi no pudiera permitir pasar el incidente.

 

Como uno podría esperar, la opinión pública en India está cambiando de aturdida a furiosa. El gobierno de India liderado por el partido del Congreso es políticamente débil y acercándose al fin de su palmo de vida. Le falta el poder político para ignorar el ataque, aun cuando esté inclinado para hacer así. Si ignorara el ataque, caería, y tendría lugar un gobierno más intensamente nacionalista. Es por consiguiente muy difícil de imaginar circunstancias bajo las cuales los indios podrían responder a este ataque de la misma manera que ellos han hecho a los recientes ataques islámicos.

 

Lo que los indios realmente harán no está claro. En 2001-2002, Nueva Delhi respondió al ataque sobre el parlamento indio moviendo fuerzas cerca de la frontera paquistaní y la Línea de Control que separa la controlada Cachemira india - y paquistaní- y cometiendo duelos de artillería a lo largo del frente, y llevando sus fuerzas nucleares a un nivel alto de alarma. Los paquistaníes hicieron una respuesta similar. Si India alguna vez realmente pensó atacar Pakistán permanece incierto, pero de cualquier modo, Nuevo Delhi creó una intensa crisis en Pakistán.

 

EEUU y la Crisis Indo-paquistaní

 

Los Estados Unidos usaron esta crisis para sus propios fines. Habiendo completado simplemente la primera fase de su campaña en Afganistán, Washington estaba presionando intensamente al entonces gobierno Musharraf de Pakistán para la extender cooperación con los Estados Unidos; purgar su organización de inteligencia, la Inter-Services Intelligence (ISI), de islámicos radicales; y quebrar a al Qaeda y el Taliban en la región fronteriza afgano-paquistaní.

 

El ex Presidente paquistaní Pervez Musharraf había sido renuente a cooperar con Washington, cuando hacer así chispearía inevitablemente una repercusión negativa doméstica masiva contra su gobierno. La crisis con India produjo una apertura para los Estados Unidos. Ávidos para conseguir que India cayera de la crisis, los paquistaníes miraban a los americanos para mediar. Y el precio para la mediación americana aumentó la cooperación de Pakistán con los Estados Unidos.

 

Los indios, no ávido por la guerra, cedieron de la crisis después de las garantías que Islamabad impondrían controles más fuertes sobre grupos de islámicos en Cachemira.

 

En 2001-2002, la crisis Indo-paquistaní jugó en las manos americanas. En 2008, la nueva crisis Indo-paquistaní podría jugar diferentemente. Los Estados Unidos recientemente han exigido cooperación paquistaní en aumento a lo largo de la frontera afgana.

 

Entretanto, el Presidente-elegido Barack Obama ha declarado su intención para enfocarse en Afganistán y presionar a los paquistaníes. Por consiguiente, una de las primeras respuestas de Islamabad a la nueva crisis Indo-paquistaní era anunciar que si los indios aumentaran sus fuerzas a lo largo de la frontera oriental de Pakistán, Pakistán sería obligado a retirar 100,000 tropas de su frontera occidental con Afganistán. En otras palabras, las amenazas de India causarían que Pakistán reduzca dramáticamente su cooperación con los Estados Unidos en la guerra afgana.

 

El ministro extranjero indio está volando a los Estados Unidos para encontrarse con Obama; obviamente, esta materia se discutirá entre otras. Nosotros esperamos que los Estados Unidos presionen India para no crear una crisis para evitar este resultado. Como nosotros hemos dicho, el problema es que es incierto si políticamente los indios pueden permitirse el lujo del refrenamiento. Al muy menor, Nuevo Delhi debe exigir que el gobierno paquistaní de los pasos para hacer más eficaces el ISI y el otros aparatos de seguridad interior de Pakistán.

 

Aun cuando los indios concedan que no había compromiso de ISI en el ataque, ellos defenderán que el ISI es incapaz de detener tales ataques. Ellos exigirán una purga y reforma del ISI como una señal de compromiso paquistaní. Obstruyendo eso, Nuevo Delhi moverá tropas a la frontera Indo-paquistaní para intimidar a Pakistán y aplacar opinión pública india.

 

Dilemas para Islamabad, Nuevo Delhi y Washington

 

En ese punto, Islamabad tendrá un problema serio. El gobierno paquistaní es aun más débil que el gobierno indio. El régimen del paisano de Pakistán no controla el ejército paquistaní, y por consiguiente no controla el ISI. Los civiles no pueden decidir transformar la seguridad paquistaní, y el ejército no se inclina para hacer esta transformación. (El ejército de Pakistán ha tenido amplia oportunidad de hacer así si lo deseara.)

 

Pakistán enfrenta el desafío, justo entre muchos, que su liderazgo civil e incluso militar carece de la capacidad de meter la mano profundamente en el ISI y los servicios de seguridad para transformarlos. De alguna manera, estas agencias operan bajo sus propias reglas.

 

Agregue a esto la realidad que el ISI y las fuerzas de seguridad - aun cuando ellos están actuando más asertivamente, como demandas Islamabad - son demostrablemente incapaces de controlar los islámicos radicales en Pakistán.

 

Si ellos fueran capaces, el ataque en Mumbai se habría frustrado en Pakistán. La realidad simple es que en el caso de Pakistán, la voluntad para hacer esta transformación no parecer estar presente, y aun cuando fuera, la capacidad de suprimir ataques terroristas no está allí.

 

Los Estados Unidos bien podrían querer limitar la respuesta de Nueva Delhi. La Secretaria Estatal Condoleezza Rice está camino a India para discutir simplemente esto. Pero la política de la situación de India hace improbable que los indios pueden hacer algo más que escuchar.

 

Está más que simplemente un problema político para Nuevo Delhi; los indios no tienen ninguna razón para creer que la operación de Mumbai era única. Más allá las operaciones como el ataque de Mumbai bien podría planearse. A menos que los paquistaníes cambien su postura dentro de Pakistán, India no tiene ninguna manera de saber si otros ataques pueden bloquearse.

 

Los indios serán simpáticos a la condición de Washington en Afganistán y la necesidad de persistir tropas paquistaníes en la frontera afgana. Pero Nuevo Delhi necesitará algo que los americanos - y de hecho los paquistaníes - no pueden entregar: una garantía que no habrá ningún ataque más como este.

 

El gobierno indio no puede elegir inacción. Probablemente caería si lo hace. Es más, en caso de la inactividad y otro ataque, la opinión pública india girará probablemente a un extremo ingobernable. Si un ataque tiene lugar pero India se ha acercado a la postura de crisis con Pakistán, por lo menos nadie puede decir que el gobierno indio permanecía pasivo ante las amenazas a la seguridad nacional. Por consiguiente, es probable que India se niegue a las demandas americanas para el refrenamiento.

 

Sin embargo, es posible que Nueva Delhi haga una propuesta radical a Rice. Dado que el gobierno paquistaní es incapaz de ejercer control en su propio país, y dado ahora que Pakistán representa una amenaza a la seguridad nacional americana e india, los indios podrían hacer pensar en una operación conjunta con los americanos contra Pakistán. Lo que ese operación conjunta podría traer consigo es incierto, pero indiferente, esto es algo ese Rice rechazaría y que Obama rechazaría en enero 2009.

 

Pakistán tiene una población grande y armas nucleares, y la última cosa que Bush u Obama necesitan es practicar construir nación en Pakistán.

 

Los indios, por supuesto, se anticiparán a esta respuesta. La verdad es que Nueva Delhi no quiere comprometerse profundamente en Pakistán para golpear a los campos de entrenamiento de militantes islámicos y otros sitios. Esa sería una pesadilla.

 

Pero si Rice muestra con una demanda por el refrenamiento indio y ninguna propuesta concreta - o buena voluntad para entretener una propuesta - por resolver el problema paquistaní, India podrá negarse sobre las bases que los americanos están pidiéndole a India que absorba un riesgo (más estilo ataque  a Mumbai) sin la buena voluntad de los Estados Unidos para compartir el riesgo.

 

Poniendo la Fase para una Nueva Confrontación Indo-paquistaní

 

Eso pondrá la fase para otra confrontación Indo-paquistaní. India empujará fuerzas adelante a lo largo de la frontera Indo-paquistaní, moverá sus fuerzas nucleares a un nivel de alerta, empezará bombardeando Pakistán, y quizás - dada la gravedad de la situación - ataque en distancias cortas en Pakistán y incluso lleve a cabo golpes aéreos profundos en Pakistán.

 

India exigirá transparencia mayor para Nueva Delhi en las operaciones de inteligencia paquistaníes. Los indios no querrán ocupar Pakistán; ellos querrán ocupar el aparato de seguridad de Pakistán. Naturalmente, los paquistaníes se negarán a eso. No hay ninguna manera que ellos pueden darle a India, su adversario principal, una visión en las operaciones de inteligencia paquistaníes. Pero sin ese acceso, India no tiene ninguna razón para confiar en Pakistán. Esto dejará a los indios en una posición impar: Ellos estarán en una postura de cerca de-guerra, pero no habrá hecho ninguna demanda de Pakistán que Islamabad puede entregar razonablemente y que beneficiaría India. En un sentido, India estará gesticulando.

 

En otro sentido, India será entrampada haciendo un gesto que Pakistán no puede entregar. La situación así podría salir de mano. En entretanto, los paquistaníes ciertamente retirarán fuerzas de Pakistán occidental y las desplegarán en Pakistán oriental. Eso significará que una pierna de los planes de Petraeus y Obama se derrumbaría. La expectativa de Washington de mayor cooperación paquistaní a lo largo de la frontera afgano desaparece a lo largo con las tropas.

 

Esto liberará al Taliban de cualquier cosa límite que el ejército paquistaní había puesto sobre él. La capacidad de lucha del Taliban aumentaría, mientras la motivación para cualquiera del Taliban para entrar en charlas - como el Presidente afgano Hamid Karzai ha sugerido - caería.

 

Las fuerzas americanas, ya estiradas al límite, enfrentarían una situación en cada vez más difícil, mientras la presión sobre al Qaeda en las áreas tribales disminuiría. Ahora, vuelva atrás y considere la situación que han creado los asaltantes de Mumbai. Primero, el gobierno indio encara una crisis política interior que lo lleva hacia una confrontación que no planeó.

 

Segundo, la respuesta paquistaní mínima a una renovada crisis indo-paquistaní será retirar fuerzas de Pakistán occidental, fortalecerá por eso al Taliban y afianzará a al Qaeda.

 

Tercero, la presión suficiente sobre el gobierno civil de Pakistán podría causar su derrumbe y podría abrir la puerta a un gobierno militar-islámico - o podría ver a Pakistán derrumbarse en el caos y dando seguridad a los islámicos en varias regiones y una oportunidad de reformar Pakistán.

 

Finalmente, la situación de los Estados Unidos en Afganistán se ha puesto ahora enormemente más compleja. Organizando un ataque que el gobierno indio no puede ignorar, los asaltantes de Mumbai han puesto en movimiento una crisis existencial para Pakistán.

 

La realidad de Pakistán no puede transformarse, entrampado como está el país entre los Estados Unidos e India. Casi cada evolución de este punto hacia adelante beneficia a los islámicos.

 

Estratégicamente, el ataque en Mumbai era un golpe preciso para lograr resultados políticos inciertos pero favorables a los islámicos. El viaje de Rice a India se vuelve ahora el próximo paso crucial.

 

Ella quiere refrenamiento indio. Ella no quiere la frontera paquistaní occidental que se derrumbe. Pero ella no puede garantizar lo que India debe tener: la convicción de ningún ataque terrorista más en India que se origine en Pakistán. Sin eso, India debe hacer algo.

 

Ningún gobierno indio podría sobrevivir sin algún tipo de acción. Así depende de Rice, en uno de ella últimos actos como secretaria de estado, proponer una solución milagrosa para descabezar una crisis final, catastrófica para la administración Bush - y una primera crisis definiendo la nueva administración de Obama.

 

El ex Secretario de Defensa Donald Rumsfeld dijo una vez que el enemigo tiene voto. Los islámicos pusieron su boleta de voto en Mumbai.