México: Lucha contra la droga y confluencia crítica de eventos

 

Por George Friedman

 

 

México parece ser un país yendo a la destrucción. Los poderosos carteles de droga usan a México para el trasbordo por tierra de drogas ilícitas - principalmente cocaína, marihuana y meta-anfetamina - de productores en América del Sur a consumidores en los Estados Unidos.

 

La violencia entre carteles compitiendo ha crecido durante los últimos dos años cuando ellos han luchado por el territorio y cuando el ejército mexicano ha intentado afianzar las áreas en batalla, principalmente en la periferia del país. Es una lucha dura, hecha aun más dura por problemas geográficos, institucionales y técnicos endémicos en México que hace dura de lograr una victoria gubernamental.

 

El ejército se estira delgado, los carteles están poniéndose aun más agresivos y las personas de México están cansándose de la violencia. Al mismo tiempo, el país está enfrentando una caída económica global que retardarán el crecimiento de México y propondrá desafíos adicionales a la estabilidad nacional. Aunque el país parece estar en una posición fiscal cómoda para el corto plazo, la perspectiva para la industria de energía del país es yerma, y un declive en el empleo podría incitar la inquietud social.

 

Las complicaciones también se tejen en la esfera política cuando los partidos mexicanos hacen campaña al elecciones por delante del 2009 del legislativo y maniobran para la posición en preparación para la elección presidencial 2012.

 

Tumulto económico

 

Como crisis financieras internacionales golpea las economías alrededor del mundo, México ha sido golpeado duro. Herméticamente atada a su vecino norteño, la economía de México está puesta para encogerse junto a la de los Estados Unidos, y será un desafío enorme para el gobierno mexicano enfrentar en medio de una guerra devastando con los carteles de droga. La clave para entender la economía mexicana es una apreciación de la enorme integración de México con los Estados Unidos.

 

Como una parte al Acuerdo de Comercio Libre norteamericano y uno de los socios más grandes del comercio americano, México es muy vulnerable a los movimientos de la economía americana. Los Estados Unidos son la única fuente más grande de inversión directa extranjera en México. Más importante aun, los Estados Unidos es el destino de más de 80 por ciento de las exportaciones de México.

 

Un retraso en la actividad económica y demanda del consumidor en los Estados Unidos se traduce así directamente en un retraso en México. Además de la venta de la mayoría de los bienes mexicanos en los mercados americanos, los Estados Unidos son una fuente mayor de rédito para México aunque las remesas, y juntos a estas fuentes de ingreso proporcionan alrededor de un cuarto del producto doméstico grueso de México (PIB). Cuando los inmigrantes mexicanos envían a casa de dinero desde los Estados Unidos, constituye una porción sustancial de las corrientes de rédito externos de México.

 

Las remesas a México ascendieron a US $23.9 mil millones en 2007, según el Banco Central mexicano. El retraso en el sector de vivienda americano ha derrumbado las remesas durante el curso de 2008 de las alturas a mitad de 2007. A partir del fin de septiembre del 2008, las remesas durante el año fueron por US$ 672.6 millones del mismo periodo en 2007. El declive en las remesas esta emparejando por un retraso en la economía de México por la tabla. El gobierno mexicano estima que el PIB de México retardará de 3.2 por ciento de crecimiento en 2007 a 1.8 por ciento en 2008.

 

Dado que la economía americana está resbalando al mismo tiempo en retroceso, esto es probablemente sólo el principio del retraso mexicano, y se espera el crecimiento a 0.9 por ciento en 2009. Con presión creciente en el resto de la economía, la perspectiva de desempleo creciente es quizás el desafío más desalentador. Hasta ahora, el desempleo y subempleo en México han subido de 9.77 por ciento en 2007 a 10.82 por ciento de diciembre en octubre2008, (unos 27 por ciento de la fuerza de trabajo es empleado en el sector informal). Pero el retardado crecimiento y la demanda decadente en los Estados Unidos es seguro que causarán declives extensos en el empleo en México. Como pasó seguido a la  crisis de la deuda de México en 1982, los mexicanos pueden buscar volver a un cierto grado de subsistencia en granja para hacerlo a través de los tiempos duros, pero eso no es en ninguna parte cercano una solución ideal.

 

El gobierno ha propuesto un US$ 3.4 mil millones de aumento en planes de infraestructura para ser llevados a cabo en 2009 que buscarán empujar los trabajos (y demanda para bienes industriales) a lo largo de México, aunque no está qué rápidamente claro que esto puede tener efecto o cuántos trabajos podría crear.

 

El desafío primario de México en su lucha contra los carteles de droga es su geografía.

 

Cuadro de texto:   

Cuadro de texto:  La región fronteriza norte del país se compone de desierto, separa el transporte costero occidental y oriental en una red de transporte y centros de la población. Las grandes distancias y el terreno inhóspito - mucho de este árido o montañoso - haga al control gubernamental del país sumamente desafiado.

 

El gobierno no controla las cuestas de la Sierra Madre Oriental o la Sierra Madre Occidental que corre norte-sur a cada costa y son las rutas primarias traficando droga. Ni controla el desierto norteño que orilla los Estados Unidos que, como el Oeste Salvaje legendario en los Estados Unidos, es esencialmente una frontera donde las leyes escritas en Ciudad de México son difíciles de poner en vigencia.

 

http://www.stratfor.com/memberships/128704/analysis/20081209_part_2_war_attrition_limited_strategy

 

La región fronteriza norteña es definida fundamentalmente por su proximidad a los Estados Unidos que son la fuente primaria de réditos de comercio, turismo, remesas, trabajos (para aquéllos valientes que cruzan la frontera) y la inversión directa extranjera. Por supuesto, los Estados Unidos también son el mercado más grande del mundo para las drogas ilícitas.

 

México del sudeste es igualmente como frontera, con selvas densas en el borde oriental de la frontera de México-Guatemala y en las montañas de las regiones altas de Chiapas.  Aunque más cerca a la Ciudad de México, la región del sur es sumamente pobre, étnicamente diversos permanece siendo huésped del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, un remanente de la Revolución mexicana en principios del siglo 20. No a propósito, la revolución que empezó en 1910, envuelve un desafío cerca de-idéntico para el gobierno central en términos de control territorial, con rebeldes del Ejército de Liberación del Sur de Emiliano Zapata  en México del sur y el ejército de Pancho Villa en el norte.

 

Las similitudes geográficas entre las fortalezas de la era revolucionaria y aquéllos de los carteles de droga de hoy subrayan qué históricamente difícil es para el gobierno controlar su territorio.

 

La ausencia de conexiones geográficas naturales como ríos que unen, que mantendrían el tránsito fácil y rápido de la fuerza de seguridad federal, significa que el gobierno central mexicano debe superar montañas, desiertos y selvas para afirmar su autoridad en las regiones del interior. Hoy, los carteles se aprovechan de la falta de control del gobierno en las partes norteñas y del sur del país.

 

Los traficantes de droga pasan cocaína a México del sur después de cruzar Centroamérica, en camino al norte desde los países andinos cultivando cacao de América del Sur. Al norte, y a lo largo de los corredores de transporte de las dos costas, los carteles de droga mexicanos disfrutaron la interferencia gubernamental limitada durante las décadas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó y estableció de los reinos del facto donde su palabra era ley y las drogas se movieron al norte eficazmente - en los Estados Unidos.

 

En 2006, sin embargo, la marea se volvió para los traficantes de droga cuando el recientemente elegido presidente mexicano Felipe Calderón montó al poder en la campaña prometiendo aplastar los carteles. La tarea no sería fácil para Calderón. La corrupción penetra cada nivel de las instituciones de entrada en vigor de ley de México - cuyos miembros están continuamente bajo amenaza de muerte por los carteles - y la policía local (e incluso federal) es incapaz de mantener el gobierno de la ley. Esto ha dejado mucha de la región de la frontera de México absolutamente sin ley.

 

Con comprometida policías locales y federales - y enfrentando un enemigo bien-entrenado, adinerado, pesadamente armado y pernicioso - Calderón concluyó que la única manera de derrotar el crimen organizado mexicano era desplegar el ejército. Pero a pesar del poder de fuego superior del ejército y las capacidades de combate (comparados a las fuerzas de seguridad domésticas), ni es bastante grande para cubrir el territorio necesario ni está diseñado para la vigencia de la ley doméstica.

 

Largas, las operaciones militares también enfatizan un presupuesto gubernamental ya con problemas. Y el ambiente en el que el ejército debe operar es hostil. Cuando persigue a los carteles, el ejército mexicano es más como un poder ocupante que caza insurgentes locales que una agencia del gobierno central que da vigencia al gobierno de la ley. Es más, su reputación relativamente no alquitranada en un país corriente con corrupción no es garantizada para durar. Más mucho tiempo se quedan comprometidas con los carteles, mayor sus oportunidades de ser corrupto. La realidad, por supuesto, es que México tiene pocas otras opciones.

 

Problemas institucionales

 

Durante los 71 años de gobierno por el PRI y la presidencia subsecuente de seis-años de Vicente Fox del Partido de Acción Nacional, el gobierno mexicano hizo movimientos limitados contra los carteles. Por la mayoría del gobierno del PRI, los carteles no estaban en ninguna parte cercana tan fuerte como ellos se han vuelto en la última década, así políticos pudieran permitirse el lujo de permitirles ser, por la mayor parte.

 

Carentes de presión carente durante este tiempo, los carteles crecieron cada vez más poderosos y estableciendo complejas redes de negocios a lo largo de sus regiones y en los mercados de droga internacionales. Cuando el negocio empezó a levantarse, así lo hizo la influencia de los carteles. El creciente flujo del dinero en efectivo dio presupuestos operativos más altos que le hicieron más fácil de comprar la cooperación de las autoridades locales y también levantaron la parte en la industria de los carteles traficando droga. Cuando los carteles se volvieron más poderosos el nivel de violencia también empezó a subir, y para 2006 el gobierno de Calderón decidió hacer su movimiento.

 

Sin embargo, por este tiempo, los carteles de droga estaban así atrincherados que ellos se habían vuelto la ley de la tierra en sus territorios respectivos. Las autoridades policiales locales y federales se habían vuelto, y la entrada de tropas militares tenía el efecto de desestabilizar estas relaciones - como pensaron los proyectistas - y descargando el estrago sobre el negocio de los carteles.

 

Con la disolución de sus redes, los carteles empezaron combatiendo de nuevo, levantando sus eslabones establecidos en el gobierno y defendiendo su terreno agresivamente. El problema de la corrupción hirvió al señuelo de dinero y la amenaza de muerte. Conocido por la frase el plomo de plata o plomo (qué literalmente traduce con el significado implícito, "tome un soborno o tome una bala"), la opción dada a policía y oficiales del gobierno los ponen bajo la amenaza de muerte si ellos no permiten (o, como es a menudo el caso, facilitan) las operaciones del cartel.

 

Con el gobierno históricamente incapaz para proteger a todo su personal de estos tipos de amenazas - y ciertamente incapaz para emparejar los bolsillos profundos de los carteles - los oficiales de policía de México se han vuelto casi universalmente inestables. Las amenazas de muerte han aumentado cuando el gobierno ha intensificado sus operaciones anti-cartel y ha producido las altas dificultades reclutando nuevo personal - personal especialmente calificado.

 

 (La ciudad de Juárez ha estado sin un jefe policial desde la mitad del verano, después que se mataron a jefes anteriores o huyeron a los Estados Unidos. Destinos similares han ocurrido a las agencias de policía locales en casi cada estado mexicano.) En términos de dinero en efectivo listo, el crimen organizado mexicano puede golpear cualquier oferta que el gobierno puede hacer. Los carteles mexicanos traen en alguna parte entre $40 mil millones y $100 mil millones por año.

 

El anuncio de Oct 27 que 35 empleados de la unidad anti crimen-organizada (SIEDO) en la Oficina del Fiscal General mexicano (PGR) habían sido arrestados y acusados con corrupción ilustra el hecho que ni incluso los alcances superiores de gobierno están seguros de infiltración por los carteles. En este ejemplo, a oficiales tope se les pagaba $450,000 por mes para pasar información a lo largo a un cartel involucrado traficando cocaína. Este tipo de dinero es una tentación grande en un país donde los sueldos anuales para servidores públicos son de $10,000 para los policías locales a $48,000 para senadores y $220,000 para presidente.

 

El crimen organizado puede hacer target en los individuos importantes en el gobierno mexicano y les convence que proporcionen la información con una combinación de ofertas lucrativas y amenazas físicas si ellos no cumplen. Cuando viene a llevar a cabo en amenazas de muerte, los carteles han demostrado que ellos son bastante eficaces. Los asesinatos de Edgar Millán Gómez, Igor Labastida Calderón y otros oficiales de policía federal en Ciudad de México más temprano este año son los casos en punto. Golpeando oficiales alto-nivela en la capital del país les envían un mensaje intrépido a los oficiales gubernamentales.

 

En un nivel local y más pernicioso, los carteles han montado una ofensiva convenida contra el estado y la policía municipal. En el último año ellos han asesinado un total de 500 policías, y en algunos pueblos, el jefe de policía y la fuerza policial entera ha sido arrestado en cargos de corrupción.

 

Las amenazas de muerte son un problema serio para las autoridades mexicanas porque México simplemente no tiene la capacidad de proteger todo su personal de policía y oficiales del gobierno. Los detalles proteccionista eficaces requieren niveles altos de habilidad, y las deficiencias de la mano de obra de México lo hacen difícil de encontrar a las personas para llenar estas posiciones - especialmente desde que los candidatos serían mayormente personal de agencias de justicia que son los blancos.

 

La imagen “http://cominganarchy.com/wordpress/wp-content/uploads/2007/05/mexico-cartel-map.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.

 

México y la guerra contra los carteles de droga en 2008

 

9 de diciembre de 2008

 

Por Fred Burton y Stephen Meiners

 

La misión que el presidente Felipe Calderón lanzó brevemente hace dos años después de su inauguración con target en los carteles ha realizado una escalada subsecuentemente de casi cada manera imaginable. Los cambios significativos en la situación de seguridad de México y la naturaleza del comercio de droga en el Hemisferio Occidental también han ocurrido durante los últimos 12 meses.

 

En el informe de este año sobre los carteles de droga de México, nosotros evaluamos los desarrollos más significativos del último año y proporcionamos una descripción puesta al día de las poderosas organizaciones traficantes de droga del país. Este informe anual es un producto de coberturas que nosotros mantenemos en una base semanal a través de nuestro Memorándum de Seguridad México y varios otros informes.

 

Organizaciones traficando Droga de México

 

Cartel del Golfo: Tan recientemente como hace un año, el cartel del Golfo fue considerado la organización traficante de droga más poderosa en México. Después de casi dos años de presión el choque de agencias de justicia mexicana y esfuerzos militares, sin embargo, es a estas alturas una cuestión abierta si el cartel todavía está intacto.

 

El brazo de vigencia paramilitar del grupo, Los Zetas, era la razón primaria para el poder de Golfo, pero los informes de actividad de los Zeta de este año del pasado sugieren que el grupo muy-temido opere ahora independientemente. Sin los Zetas, la dirección del Golfo se ha esforzado en permanecer relevante.

 

Los Zetas: Durante los últimos 12 meses, Los Zetas han seguido siendo un poder a ser contado a lo largo de México. El grupo opera bajo el comando de Heriberto "El Lazca" Lazcano. La dirección de la organización sufrió pérdidas significativas durante 2008, incluso el arresto de abril en Guatemala de Daniel "El Cachetes" Pérez Rojas que ordenó operaciones de Zeta en Centroamérica. Más significativo aun, sin embargo, era el arresto de noviembre de Jaime "El Hummer" González Duran que fue capturado durante una incursión en la ciudad del noroeste de Reynosa, el estado de Tamaulipas.

 

Se creía que González alineaba tercero en la cadena de comando de Zeta.

 

Organización de Beltrán Leiva: La familia de Beltrán Leiva tiene una historia larga en el negocio de los narcóticos. Hasta este año del pasado, la organización formaba parte de la federación de Sinaloa, para la cual controló el acceso a la frontera americana en Estado de Sonora, entre otras responsabilidades. Cuando el arresto del enero de Alfredo Beltrán Leiva, sin embargo, la alianza de la organización de Beltrán Leiva con Sinaloa había terminado, cuando se rumorea que su arresto era el resultado de una traición de Sinaloa.

 

Desde entonces, la organización se ha vuelto rápidamente una de las organizaciones traficantes de droga más poderosas en México, capaz no sólo de contrabando de narcóticos y batallar rivales sino demostrando también un buena voluntad para ordenar el asesinato de funcionarios gubernamentales de alta-clasificación jerárquica. El más notable de éstos era el target de mayo matando al director suplente Edgar Millán Gómez de la policía federal.

 

Cartel de Sinaloa: Joaquín "El Chapo" Guzmán es el más buscado al señor de la droga en México. A pesar de la turbulencia que su cartel de Sinaloa ha experimentado este año pasado, es quizás la organización traficante de droga más capaz en México. Esta turbulencia involucró la pérdida de aliados importantes, incluso la organización de Carrillo Fuentes en Ciudad Juárez, así como la raja con la organización de Beltrán Leiva. Pero la pérdida de estos socios no aparece haber afectado la capacidad de cartel de manejar el tráfico de drogas desde América del Sur a los Estados Unidos.

 

Al contrario, el cartel de Sinaloa parece ser el contrabandista más activo de cocaína y ha demostrado la capacidad de establecer operaciones en nuevos ambientes como Centroamérica y América del Sur.

 

Organización Carrillo Fuentes: También conocido como el cartel de Juárez, la organización de Carrillo Fuentes está basada en la ciudad norte de Ciudad Juárez, estado de Chihuahua. El cartel es liderado por Vicente Carrillo Fuentes, que lo tomó después de la muerte en 1997 de su hermano Amado, el líder anterior del cartel.

 

A lo largo de este año, el cartel de Juárez ha mantenido su alianza duradera con la organización de Beltrán Leiva que se ha encerrado en una batalla viciosa con el cartel de Sinaloa por el control de Juárez.

 

Organización de Félix Arellano: También conocido como el cartel de la Tijuana, la familia del crimen Félix Arellano se ha debilitado casi más allá del reconocimiento durante el último año debido a los esfuerzos de las agencias de justicia americana y mexicana de capturar algunos de sus líderes de alta-clasificación jerárquica. Quizás de éstos, el más simbólico era el arresto de octubre de Eduardo "El Doctor" Arellano Félix.

 

La lucha entre varios elementos del propio cartel ha producido el fraccionamiento de la organización en dos facciones que continúan batallando en una base diaria.

 

La Historia de Éxito de Calderón

 

Desde que tomó la oficina en diciembre de2006, el presidente Calderón ha emprendido medidas extraordinarias en persecución de los carteles de droga del país. Las políticas promulgadas por la administración de Calderón vieron algún progreso durante su primer año en la oficina, aunque sólo ha sido durante el último año que la aplicación continua de estas políticas ha producido resultados inauditos en la lucha contra los carteles.

 

Un tal resultado ha entrado la forma de toma récord de narcóticos ilegales, armas y laboratorios industriales de droga, incluso la incursión de julio de la instalación de producción de meta-anfetamina más grande jamás descubierta en México, donde las autoridades tomaron unos 8,000 barriles de químicos de precursores.

 

El gobierno mexicano también ha tenido éxito persiguiendo la dirección de los carteles. Los miembros importantes de casi todo el país de estas organizaciones traficantes de droga han sido arrestado s durante los últimos 12 meses, aunque los jefes de alta-clasificación jerárquica continúan evadiendo la captura.

 

Una indicación que la presión del gobierno ha hecho cada vez más difícil de pasar de contrabando drogas en y fuera de México es la revelación que tantos los traficantes de droga se han vuelto a otras actividades ilegales, como extorsión, secuestro y tráfico humano, para complementar sus ingresos.

 

A pesar de los desafíos endémicos presentados por la lucha burocrática y la corrupción desenfrenada, no hay ninguna negación simplemente que el gobierno mexicano ha quebrado las operaciones de los carteles de maneras significativas.

 

2008: Un Año de Flujo

 

Una consecuencia de estos logros ha sido la volatilidad mayor en el equilibrio de poder entre las varias organizaciones traficantes de droga en el país. El enfoque implacable de fuerzas de seguridad mexicanas sobre el cartel del Golfo ha dañado severamente las capacidades de la organización.

 

Este desarrollo presentó oportunidades a los otros grupos delictivos durante los últimos 12 meses, y ha llevado a las batallas por el terreno aun mayores y luchas de poder. Es prematuro predecir qué carteles permanecerán en la cima una vez que el polvo se haya  establecido.

 

Históricamente, el comercio de droga mexicano ha sido controlado a través de dos grande y competidores carteles de droga cada uno de los cuales han tenido una base de operaciones en una ciudad mexicana a lo largo de la frontera americana. Un resultado similar después del flujo actual es ciertamente posible, pero los cambios en el ambiente de seguridad del país y las áreas cambiantes de operaciones del cartel podrían agregar nuevas dimensiones al paisaje delictivo del país.

 

Geografía cambiante

 

El año 2008 ha visto cambios en la geografía del comercio de droga en el Hemisferio Occidental, casi todos los cuales pueden atribuirse a la situación en México. Los Estados Unidos permanecen entre los destinos primarios para drogas producidas en países sudamericanos como Perú y Colombia, y México continúa sirviendo como la ruta del trasbordo primaria.

 

Sin embargo, el camino entre América del Sur y México está cambiando. Uno de estos cambios involucra la importancia creciente de Centroamérica. Después que el gobierno mexicano llevó a cabo una supervisión y control mayor de avión que entra en aero-espacio del país, los embarques aerotransportados de cocaína desde Colombia disminuyeron más de 90 por ciento, según un informe del octubre.

 

Semejante, el tráfico marítimo ha disminuido según informes recibidos más de 60 por ciento sobre un periodo de dos-años. Como resultado, los contrabandistas mexicanos han extendido su presencia en países centroamericanos cuando ellos han empezado a confiar cada vez más en rutas de envío en tierra para entregar drogas de los productores sudamericanos. Además - y probablemente como resultado del ambiente operativo mexicano más difícil - que también los grupos traficantes de droga han aumentado sus operaciones en América del Sur para empezar a proporcionar drogas a los mercados allí y en Europa.

 

La presencia de carteles mexicanos en Central y América del Sur ilustra dos puntos importantes. Primero, no hay ninguna cuestión que los grupos mexicanos son ahora las figuras centrales en el comercio de droga en el Hemisferio Occidental. Nada demuestra esto mejor que el hecho que son los traficantes mexicanos - no los productores colombianos o peruanos - que está conquistando nuevo terreno e incluso se están extendiendo a otros mercados.

 

El segundo punto es que el comercio de droga necesariamente no se tiene que revolver alrededor de los consumidores americanos. Mientras los Estados Unidos siguen siendo un consumidor tope de cocaína, los mercados que se expanden en América Latina y Europa, así como una presión continua en México, podría producir un cambio más profundo en rutas traficando droga.

 

Deteriorando la Seguridad

 

Una paradoja clara para la administración de Calderón ha sido que, incluso mientras el gobierno claramente ha tenido éxito dañando los carteles, la situación de seguridad del país se ha continuado deteriorando en lo que parece ser una proporción imparable.

 

Semana simplemente pasada, el número total de homicidios relacionados a la droga en México en 2008 pasó los 5,000. Esto pone México en camino a más del doble del registro anual anterior de 2,700 matanzas, en 2007.

 

Además del aumento drástico en el número de matanzas, la violencia ha realizado una escalada de otras maneras importantes que son más difíciles cuantificar. Para una, la violencia de cartel mexicana ha seguido siendo una empresa brutal, con este año pasado que registra el incidente de decapitación quizás más significativo.

 

Segundo, los ataques sobre las fuerzas de seguridad han aumentado. La agencias de justicia y personal del ejército han representado unos 10 por ciento de bajas del cartel, comparados a aproximadamente 7 por ciento durante 2007. Además, una serie de asesinatos de oficiales gubernamentales alta-clasificación jerárquica en Ciudad de México hicieron claro que casi cualquiera puede ser considerado un blanco del cartel.

 

Una expansión de los arsenales de los carteles también contribuyó al aumento de la violencia, incluso el descubrimiento del julio de dispositivos improvisados incendiarios-explosivos en vehículos cerca de una casa segura del cartel, y en febrero le falló el intento de asesinato con un dispositivo explosivo improvisado (IED) en Ciudad de México.

 

Finalmente, 2008 dieron testimonio del primer caso claro de la matanza indistinta de civiles, cuando alegó a los miembros de la organización del crimen La Familia tiró a dos granadas de fragmentación sobre una muchedumbre durante la celebración de Día de Independencia de México en Morelia, estado de Michoacán.

 

De preocupación particular a los Estados Unidos es cómo esta violencia desenfrenada continúa cruzando la frontera. Ningún incidente solo demuestra mejor esto que la invasión de casa de Fénix en junio. En ese incidente, el cartel golpeó a hombres armados con rifles de ataque y usando camisas del Departamento de Policía de Fénix mataron a un narcotraficante. El ataque tenía todos los hechos de un cartel mexicano, sobre todo la buena voluntad de los asaltantes para comprometer a la policía si es necesario.

 

Mirando adelante

 

La situación de seguridad que se deteriora ciertamente se ha vuelto la prioridad tope por la administración de Calderón, con el problema del crimen de México ahora oficialmente consideró una materia de seguridad nacional. El gobierno está considerando las implicancias de bajas crecientes, no sólo entre fuerzas de seguridad sino también entre los civiles.

 

Es más, la estrategia inicial de sólo confiar en el ejército en el corto plazo parece cada vez más impracticable, cuando las reformas policíacas han demostrado ser más difíciles de lograr que la administración anticipada. A pesar de los costos, Calderón no ha mostrado ninguna señal de abandonarla.

 

La ayuda de los Estados Unidos se empezará extendiendo bajo la Iniciativa de Mérida, pero la ayuda extranjera es sólo una parte de la solución. Quizás, reconociendo en la actualidad que son los carteles – no el gobierno - el que finalmente controla el nivel violencia en el país, la administración de Calderón está explorando planes para realizar una escalada del compromiso del ejército a la lucha.

 

Por supuesto, una gota súbita en violencia podría hacer innecesaria semejante escalada. No hay ninguna indicio actualmente que la violencia pronto terminará, pero también podría ser prematuro asumir que la violencia continúe realizando una escalada de la manera en que lo ha hecho hasta ahora. Los ataques que involucran IEDs o matanza indistinta de civiles, por ejemplo, todavía tienen que ser repetidos. A pesar de esta advertencia, el peligro obvio es que los carteles se han mostrado para ser notablemente innovadores, vicioso y elásticos cuando arrinconados en una esquina. Dado sus arsenales poderosos y la penetración profunda de las instituciones del país, un aumento extenso en ataques contra fuerzas de seguridad y los oficiales gubernamentales parecen todo menos inevitable.