Más batallas por delante en la 'guerra' de gas de Rusia

Por M K Bhadrakumar

http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/KA17Ag02.html

 

La causa de cualquier guerra es difícil de señalar. Hay siempre más de una causa. Y ellas podrían ser causas justas o las causas feas. No hay ningún criterio objetivo sólo que la causa correcta es constructiva mientras la mala es destructiva, pero entonces, las personas definen por sus normas.

 

Hay un momento por supuesto, para todas las guerras. Hay finalmente el problema de guerra. El mismo Dios que sancionó tanta guerra y violencia en el Viejo Testamento revienta en la situación humana en el Nuevo Testamento de una promesa grande de esperanza, perdón y conciliación. Nosotros llamamos a esto "gracia."

 

Para estos reconocimientos, los 13 días de "guerra de gas" de Rusia con Ucrania (de enero 1 a 13) eran principalmente atípicos. Verdad, sus causas no estaban en cualquier disputa seria, pero su tiempo era absolutamente horrible, justo en el medio de la Navidad Ortodoxa. Rusia tiene un problema con la "gracia" y podría tomar una lección o dos de China de cómo reconciliar las contradicciones que involucran a los vecinos. La imagen de Rusia ciertamente recibió una paliza en los medios de comunicación Occidentales que ávidamente resoplaron la controversia.

 

No sorprendentemente, los ubicuos americanos se pusieron rápidamente su manto de dirección trans-atlántico y aparecían en escena para apuntar con el dedo a los rusos inestables, poco escrupulosos, venales "matones." Anders Aslund del Peterson Institute propuso una tesis más ingeniosa que realmente los rusos estaban conspirando para hacer un país corrupto a Ucrania, desestabilizarlo y hacerlo inseguro para la democracia. Pero fue ciertamente una guerra y los rusos probablemente ganaron, como la Vieja Europa no tomó la señal de Washington.

 

Sin embargo, el ganador permanece indeterminado. Eso es porque ha sido finalmente sobre la geopolítica, donde usted no gana concluyentemente y sólo puede evitar perder, y como nota el periódico People's Daily de China, Rusia no puede volverse un ojo ciego hacia "la ávida expansión OTAN [Organización del Tratado Atlántico Norte]" y la disputa entre los Estados Unidos y Rusia sólo se volverá "más intensa." 

 

La guerra tenía causas justas.

 

Los factores que llevan a la guerra del gas son bien conocidos. En octubre 2 del último año, los primeros ministros rusos y ucranianos firmaron un memorándum encarando la intención de los dos países para cambiar los precios de mercado en el negocio entre sus compañías de gas - Gazprom y Nafotgaz – permitiendo al lado ruso a vender directamente a los usuarios terminales en Ucrania.

 

Las continuación de las negociaciones estaba en una fase avanzada a fin de noviembre cuando Kiev inexplicablemente empezó teniendo en establo el reembolso de deudas pendientes para el gas suministrado a este más temprano (una cantidad de US2.4 mil millones) que era una condición previa para un nuevo trato de gas para 2009.

 

El traslado para precios de mercado es importante para la Rusia cuando ha estado subvencionando pesadamente los suministros para Ucrania a un costo medio de $179.5 por 1,000 metros cúbicos, considerando que la compra y entrega de los productores asiáticos centrales a las $375 por 1,000 metros cúbicos. Rusia buscó una reducción de los subsidios con un aumento gradual en el precio de gas a $250 por metros cúbicos para el contrato 2009, pero Ucrania rechazó y rompió negociaciones. (Gazprom también le paga una cuota del tránsito a Ucrania por comunicar el gas al mercado europeo a las $1.6 por 1,000 metros cúbicos por 100 kilómetros.)

 

Sin el contrato vigente para proporcionar gas para 2009, Moscú cortó el suministro de gas a Ucrania el 1 de enero. Ucrania se desquitó negándose a permitirle el tránsito de gas ruso a Europa. Un problema relacionado es que Ucrania había estado vaciando ilegalmente con sifón el gas destinado al mercado europeo y creando una reserva de gas propia a ningún costo.

 

Gazprom vendió a Ucrania estimados 55 mil millones metros cúbicos (bcm) el gas a $179 por 1,000 metros cúbicos en 2008 como comparado a 155 bcm a bruscamente $480 por 1,000 metros cúbicos al mercado europeo. Ése es decir, Gazprom ganó más de seis veces tanto rédito de los países europeos para el volumen que vendió a Ucrania.

 

Basado en 2008 ventas, Gazprom perdió $12 mil millones vendiendo gas a un precio subvencionado a Ucrania. La compañía está en el rojo y ha pedido un bailout financiero del gobierno ruso.

 

Pero la Rusia no tiene ninguna solución fácil, dada la naturaleza de la red de tubería de la era soviética. Rusia no tiene ninguna tubería dedicada a Europa, cuando todas las tuberías también sirven a los clientes ucranianos. Por consiguiente, Kiev sabe que en tanto el gas permaneciera cortado, la Rusia perdería rédito y los lazos de Rusia con sus clientes europeos se complicarían, mientras Kiev tiene gas de reserva para durar tanto como seis meses aun cuando Rusia corte suministros.

 

En la plenitud de la guerra de gas, el primer ministro ruso Vladimir Putin juró desviar a Ucrania y enviar gas a Europa vía la tubería de la Península Yamal que atraviesa Bielorrusia y Polonia a Alemania así como la tubería de Blue Stream que cruza desde Rusia a Turquía por el Mar Negro. Pero esto no ofrece ninguna solución permanente, cuando las dos tuberías no pueden proporcionar más del 20% del gas que se transporta a través de la masiva ruta troncal ucraniana.

 

Disipando la Revolución naranja

 

¿En que motivaciones de Ucrania están precipitando la crisis? Uno, Ucrania está en profundas dificultades económicas y querría auténticamente los profundos subsidios rusos de gas para continuar. El punto es, la revolución naranja patrocinada por EEUU en 2004 ha puesto de rodillas una economía con la mejor tasa de crecimiento entre las ex repúblicas soviéticas. En noviembre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) extendió una línea del crédito de $16.4 mil millones a Ucrania.

 

El economista jefe del Banco Europeo para Reconstrucción y Desarrollo, Erik Berglof, recientemente advirtió que al paquete del FMI no le podría bastar. Él dijo, "Ucrania está yendo de cabeza hacia una moneda gemela y la crisis del sector bancario que bien podrían derrumbar la mayoría de las economías de Europa Oriental."

 

La rápida desvalorización de la moneda está quebrando el sistema bancario y unos bancos Occidentales encaran el riesgo de exposición mayor en Ucrania. La moneda nacional hryvnia ha perdido encima de 80% de su valor contra el dólar en los últimos tres meses.

 

Los masivos refinanciamientos de la deuda al tono de $41.5 mil millones (bruscamente 35% de producto doméstico) están venciendo y refinanciar será sumamente difícil en el clima presente de la crisis financiera mundial. El PIB de Ucrania puede caer por tanto como 10% en 2009. La producción industrial acortada por 28.6% en noviembre. Un periodo de dolor y alto drama queda por delante. Y Tío Sam, puesto en limpio en sus propias dolencias e invalideces, no está en ninguna posición de salvar su progenie.

 

Para componer todo esto, la política ucraniana que siempre ha sido oscura está en una fase inaudita de volatilidad con las dos personalidades políticas patrocinadas por Washington como portadores de la bandera de la revolución naranja – el Presidente Viktor Yushchenko y la primer ministra Yulia Tymoshenko - desgarrándose escandalosamente uno contra otro en una rivalidad amarga, irreconciliable a un nivel muy personal. Según Moscú, los dos líderes ucranianos están usando la disputa de gas con Rusia para fustigar la xenofobia y unir la nación y al mismo tiempo difamarse.

 

De todos modos, no hay ninguno a cargo en Kiev que tiene la palabra final en las negociaciones con Rusia. Tymoshenko intentó proyectarse mejor como la líder ucraniano capaz de negociar un compromiso de gas con Rusia y el pro-EEUU Yushchenko la ha acusado de mal manejar la crisis.

 

Hay también probablemente una parte sombría a esto - típico de la mayoría del negocio gubernamental en Kiev. Tymoshenko ha acusado que la compañía de ventura conjunta RosUkrEnergo que maneja las ventas de gas rusas a Ucrania con la que dos notorios oligarcas ucranianos están asociados es un vehículo de corrupción para Yushchenko y que ésta es la razón real por la qué el presidente barrenó su memorándum de octubre con Putin desde la aplicación, desde que mantuvo anulando a intermediarios y uniéndose incrementalmente a transacciones de gas ruso-ucranianas para el precio de mercado.

 

El factor americano

 

No obstante, es casi imposible que Yushchenko, que está así manifiestamente bajo el dedo pulgar americano, precipitaría una crisis del primera-tasa en Europa sin alguna clase de inclinación de Washington. (Curiosamente, a mitad-de-diciembre, Washington concluyó un acuerdo de "sociedad estratégica" con Kiev.)

 

Alexander Rahr, el notable experto de Rusia del Concejo Alemán en Relaciones Extranjeras en Berlín dijo, "hay esfuerzos en Ucrania para empañarse la imagen de Rusia como un socio de energía fiable. [Ucrania] está formando una imagen de Rusia como enemigo y Ucrania como víctima."

 

Para citar al editor-en-jefe de Rusia en Global Politics, Fedor Lukyanov,

 

"Ucrania escogió una táctica de crear una crisis deliberadamente a través de su rechazo de charlas y acuerdo, con la expectativa que finalmente cualquier ruptura de de entregas mayores de gas a Europa heriría la reputación de Gazprom como un socio de energía fiable, proveedor y generalmente hablando, como una compañía que les vende gas a los europeos. Todo lo que ha pasado después del 31 de diciembre me parece a mí una táctica retardando... Nosotros [rusos] no estamos perdiendo una mera guerra de propaganda sino una guerra de gas real... No es accidental que países que tienen relaciones excelentes con Rusia como Grecia, Hungría y Bulgaria que están entre nuestros principales socios europeos están experimentando las peores dificultades."

 

Realmente, es la muy primera vez que los países europeos están experimentando una escasez real de gas desde que los suministros de Rusia empezaron hace tres décadas. Lukyanov subrayó, "Ahora, cada día de la crisis torcerá las percepciones europeas que culparían a los rusos de todo."

 

Todo lo mismo, la dirección política rusa ha tenido cuidado para no unir problema con Washington. Cualquier crítica de EEUU ha sido puesta en sordina. Lo máximo que Moscú estaba preparado para ir era una referencia por el político senior ruso Andrey Kokoshin que dijo,

 

"Ésta es una consecuencia de la política que algunas figuras en Washington ha estado siguiendo durante los últimos años intentando separar a Ucrania lejos de Rusia y hacerle para siempre un contrapeso a Rusia."

 

Claramente, Moscú comprendió que simplemente podría caminar a una trampa puesta en esta coyuntura por la línea dura en Washington desde la transición de poder al presidente electo Barack Obama. El Kremlin ha sido cautamente optimista sobre una salida fresca a las relaciones EEUU-Rusia bajo la presidencia de Obama. Interesantemente, la administración George W Bush ha utilizado el hullabaloo de la guerra de gas en Europa para envolver el último acto en su política de Rusia - concluyendo un pacto de seguridad con Georgia el 9 de enero, qué según los informes podría llevar a la primera vez en alguna forma de presencia americana permanente en el Cáucaso.

 

Éste es ahora un modelo familiar - bajo la cubierta de polvo en la opinión pública Occidental sobre el "expansionismo" de Rusia, adelanta la estrategia de contención hacia Rusia por todavía otra muesca y arrastra una Europa involuntaria a lo largo de esto. La administración Bush utilizó el telón de la guerra en el Cáucaso el pasado agosto para formalizar el acuerdo con Polonia para su despliegue de defensa de proyectil sobre el que Europa estaba tibia.

 

De hecho, la crítica americana de Rusia sobre la guerra de gas ha sido tan favorablemente vitriólica que parece toda ideada. La tesis de aspecto extranjero de Aslund era típica. Stratfor, que se une al establishment de seguridad americano dijo,

 

"Rusia una vez más está amenazando cortarle suministros de gas natural a Europa en la muerte de invierno. Sin embargo, esta vez, el enfoque de Moscú es mucho más firme. Rusia no sólo está buscando quebrar al gobierno ucraniano, sino está buscando algunos cambios específicos en Kiev."

 

The Wall Street Journal vio la guerra del gas guerrear como la advertencia del Kremlin a Obama. El periódico comentó,

 

"el hombre fuerte de Rusia [Putin] está manejando el club de energía para minar al gobierno pro-occidental en Kiev y asustar a la Unión europea en la sumisión. Las apuestas estratégicas son tan altas como en Georgia el verano pasado... Para la nueva administración de Obama, Mr Putin ha ofrecido todavía otra guía didáctica en sus desafíos que vienen en Eurasia."

 

The Washington Post exhortó a los europeos a

 

"tomar el mensaje real de frío de esta semana", como "el régimen de Mr Putin simplemente. Piensa usar la dependencia de Europa sobre la energía rusa para adelantar una agenda imperialista y geopolítica anti-occidental"

 

Evidentemente, Putin era el blanco principal de crítica.

 

La Vieja Europa se mueve cautamente

 

Pero la propaganda chillona falló el click. Los duramente hervidos viejos europeos no tenían tiempo para esto. La Unión Europeo reprendió a Kiev cuando José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, advirtió que el fracaso de Ucrania para entregar gas ruso podría herir sus aspiraciones para lazos cercanos con Bruselas.

 

Otros líderes europeos también se abstuvieron de criticar Rusia. Después de encontrarse con la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Nicholas Sarkozy llamó a la disputa una "materia bilateral [ruso-ucraniano]." En la plenitud de la crisis, el ex canciller alemán Gerhard Schroeder visitó a Putin en Moscú en una muestra de solidaridad. (Putin está agendado para pagarle una visita oficial a Alemania.)

 

Parece que en el futuro los europeos vieron a través del juego ucraniano, a pesar de la publicidad adversa de los medios de comunicación que Moscú recibió en las fases tempranas. Ellos decidieron asociarse con el nuevo mecanismo supervisor sugerido por Moscú para asegurar que Kiev no haga más robo de gas transitando desde Rusia al mercado europeo. En el término elemento, los países europeos pueden buscar también crear su propia reserva estratégica de gas con ayuda rusa.

 

Gazprom está planeando construir la instalación de almacenamiento de gas más grande cerca de la ciudad de Hinrichshagen según informes recibidos (El land Federal Pomerania Meklenburg-superior) con una capacidad grande de 10 bcm de gas natural, con algunas de estas destinados como reservas estratégicas para Alemania.

 

Otra precipitación caída positiva para Rusia es que los países europeos pueden mostrar un interés renovado por el proyecto de tubería rusa - Nord Stream bajo el Mar báltico y el South Stream bajo el Mar Negro - qué apunta a desviar Ucrania para el suministro de gas al mercado europeo. En una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro visitante checo Mirek Topolanek (la República Checa actualmente encabeza la presidencia de EU), Putin dijo en Moscú la semana pasada,

 

"La crisis actual confirma que hay una necesidad para una verdadera diversificación de las maneras de entregar nuestros recursos de energía a los consumidores principales en Europa."

 

Él y Schroeder estaban de acuerdo que Nord Stream, el cual se espera que venga en corriente en 2011 serían una garantía contra las rupturas de suministros.

 

En escala, por consiguiente, Washington será defraudado por notar que la euforia de Europa sobre la revolución naranja se ha todo menos evaporado. El mensaje era fuerte y claro cuando Barroso dijo con brusquedad atípica, "Si Ucrania quiere estar más cercana a la EU, no debe crear ningún problema para el gas que viene a la EU."

 

Washington infravaloró que para Europa, una guerra sobre la seguridad de energía no es materia de propaganda, sino sobre todo el problema de carne-y-sangre para sus economías en estos tiempos con problemas y futuro incierto. La magnitud de interdependencia entre Rusia y sus compradores europeos de gas de hecho cuenta una historia entera. Según las cifras de la Administración de Información de Energía americana, Austria tiene 60% de su gas de Rusia vía Ucrania, mientras las cifras correspondientes a otros países son: Alemania (42%), Turquía (67%), Grecia (82%), Italia (28%), Francia (24%), Hungría (60%), la República Checa (80%), Eslovaquia (100%), Bosnia (100%), Serbia (87%), Bulgaria (96%), Polonia (40%), Eslovenia (64%), Croacia (37%), Macedonia (100%) y Rumania (28%).

 

De nuevo, los países europeos parecen haber concluido que Moscú ha sido manejado por consideraciones comerciales. Ellos ven críticamante el ingreso de las ventas de gas a Europa para la economía rusa. El hecho de la materia es que Rusia enfrenta una grave crisis económica. El precio de petróleo en cualquier parte debajo de $70 cree déficit del presupuesto para Rusia. El rublo está cayendo, el mercado accionario ha chocado, el desempleo está volando, y la inquietud y descontento social pueden hacer erupción a pesar de la valuación popular de Putin que vuela a más de 80%.

 

En semejante ambiente sobrecargado, Moscú no tiene ninguna razón sino continuar subvencionando la economía ucraniana, sobre todo con un gobierno en Kiev que, bajo la instigación americana, constantemente ha estado siguiendo una política hostil hacia Rusia. Como Dmitry Peskov, el portavoz ruso lo dijo,

 

"Nosotros estamos esforzándonos con las consecuencias de la crisis económica mundial, pero no significa que los contribuyentes rusos tienen que sacrificarse para mantener la producción ucraniana viva."

 

Hay además una norma doble inherente, en la retórica americana. En un ensayo devastador en el periódico The Guardian de Londres, Mark Almond de College Oriel, Oxford escribió:

 

"Mantener a Rusia dobladillada es por qué Ucrania le importa a América... Aunque sus aliados de EU paguen alrededor de $500 por unidad, Washington quiere que Gazprom subvencione al gobierno de la unión anti-rusa en Kiev cobrando a los pobres ucranianos sólo $175." Él concluyó, "los triunfalistas Occidentales marcaron a Rusia para el declive inevitable. Ciertamente, tanto como [Boris] Yeltsin permitió a sus capitalistas camaradas pillar el país y depositar el botín en Londres y Nueva York, el pesimismo estaba justificado. Ahora, sin embargo, la banda capitalista de Rusia no son las mujeres irresponsables que hacen strip-tease sino político-hombres de negocios capitalistas crueles de la clase que Gran Bretaña producía."

 

Armisticio lejos

 

Así, ¿ha terminado la guerra de gas? Para estar seguro, el suministro de gas ruso a Europa vía Ucrania se ha reasumido. Pero el gran juego continúa. Washington puede arrastrar la satisfacción que se ha encontrado una solución temporal pero el armisticio final depende de un trato de gas ruso-ucraniano con tres elementos enclavados: precio, deudas y volumen de gas a ser enviado por Ucrania. Europa no encontrará un trabajo fácil en mediar entre la Rusia y Ucrania.

 

En la raíz del callejón sin salida queda la pregunta irresoluta de la admisión de Ucrania a OTAN en que Washington insiste adelante a pesar de las reservas europeas. Washington está determinado a tener su camino y los línea dura están esperando que Obama endosará la línea, mientras Moscú le ha hecho claro al mundo Occidental que esa es la "línea roja." Y los comentaristas de Washington están irritados porque los Viejos Europeos no quieren incomodar a Rusia. Cada vez más, ellos corren con Alemania para extender sus lazos con Rusia.

 

Hay cualquier número de problemas sobre los que Washington puede instigar a Yushchenko para exacerbar las tensiones en las relaciones de Ucrania con Rusia, como membresía de OTAN, Crimea y flota del Mar Negro, de hecho, el idioma ruso, membresía de Organización de Comercio Mundial, disputas territoriales, etc. - e intentar arrastrar a la EU en ellos.

 

Por otro lado, satisface políticamente a Yushchenko a distraer la opinión pública cuando su popularidad personal está abismalmente baja en solo un dígito. Según una reciente encuesta dirigida por la Swedish International Development Cooperation Agency, 83.7% de ucranianos perciben oscuramente que las cosas van tremendamente mal en su país, con 49% llamándolo "críticas y explosivas." Recientemente un despacho Agence-Francia Presse de Kiev que informó que los analistas no desechan que Ucrania se resbala hacia el gobierno autoritario.

 

Si nada más, Yushchenko siempre podría volver las páginas de la historia y recoger una riña viva con Moscú. En noviembre, él decidió tener un aniversario sobre el Holodomor, el trágico hambre ucraniana que la marcha a la colectivización de Joseph Stalin causó en 1932-33. Yushchenko mandó invitaciones para una cúspide de líderes mundiales e incluyo el Kremlin en su lista de envíos. Naturalmente el presidente Dmitry Medvedev rechazó la invitación. Moscú tenía una toma diferente en esa rodaja dolorosa de la historia soviética. Los qué Yushchenko llamó "genocidio", los historiadores rusos interpretaron como "sociocidio" - una complot asesino contra un grupo social entero en lugar de una comunidad étnica específica