La crisis de Kirguistán y el dilema ruso

 

June 15, 2010 | 0855 GMT

 

Por Peter Zeihan

 

Cuadro de texto:  STRATFOR discute a menudo cómo la Rusia está en un rollo. La distracción americana en el Medio Oriente ha ofrecido una oportunidad de oro de restablecer a Rusia sus esferas de influencia en la región y ha extendido firmemente la zona rusa de control en una forma que es tempranamente recordativa de la vieja Unión Soviética.

 

Desde 2005, cuando empezó este proceso, Rusia se ha reafirmado claramente como el poder dominante en Armenia, Bielorrusia, Kazakhstan, Azerbaijan, Kirguistán, Tajikistan y Ucrania, y ha intimidado a lugares como Georgia y Turkmenistan en una clase de aquiescencia silenciosa. Pero nosotros no hemos gastado una gran cantidad de tiempo explicando por qué éste es el caso.

 

Es innegable que Rusia es un Gran Poder, pero pocas cosas en geopolítica son inmutables, y Rusia no es ninguna excepción.

 

Geografía rusa, Estrategia y Demografía

 

La geografía de Rusia es sumamente abierta, con pocas barreras geográficas para resguardarse detrás de ellas. No hay ningún océano, montañas o desiertos para proteger a Rusia de influencias de afuera - o ejércitos - y los bosques de Rusia que podrían proporcionar alguna medida de protección están en el lado equivocado del país.

 

La taiga rusa está en el norte y, como tal, sólo puede dar refugio a los rusos después que las partes más económicamente útiles del país ya han caído ante los invasores (como durante la ocupación de los mongoles). A pesar de su pobre mano geográfica, la Rusia ha manejado cubrirse vía una estrategia del tres-parte:

 

1. Poner demanda a un pedazo de tierra tan grande como posible.

 

2. Inúndela con rusos étnicos para afirmar un control fiable.

 

3. Establezca la presencia de una inteligencia interior que puede supervisar y, si fuera menester, suprimir la población indígena.

 

A lo largo de la historia rusa, esta estrategia se ha repetido hasta que el estado ruso alcanzó un océano, una cadena montañesa, un desierto, o un enemigo luchó demasiado fuertemente.

 

De muchas maneras, las estrategias del Kremlin de 2010 son sumamente similares a las de Catalina la Grande, Iván el Terrible o Joseph Stalin. Pero no es ningún más el siglo 17, y esta estrategia no juega necesariamente ya para las fuerzas de Rusia. El segundo diente de la estrategia - inundar la región con rusos étnicos – no es más largo una opción debido al perfil demográfico de Rusia.

 

La tasa de nacimiento rusa ha estado en declive por un siglo, y en la era de posguerra Fría, la porción más joven de la población rusa simplemente colapsó. La situación se transformó de un debate académico sobre el futuro de Rusia a un debate político sobre la Rusia del presente.

 

La caída en la tasa de nacimientos en los años noventa ha generado la cohorte de la población más pequeña en la historia rusa, y en un muy pocos años, esos niños de postguerra fría estarán en la edad donde ellos estarán teniendo niños. Una cohorte pequeña creará una cohorte aun más pequeña, y los problemas de población de Rusia bien de podrían evolucionar aplastada a irreparable.

 

Aun cuando esta cohorte se reproduzca a una natalidad africana subsahariana, aun cuando los altos índices de tuberculosis e infecciones de HIV entre esta cohorte de población son todos  malos, y aun cuando Rusia puede mantener un nivel de servicios, este grupo que no podría manejarse durante la altura del poder soviético, ningún salto demográfico no ocurriría hasta los 2050 - una vez los niños de esta cohorte han envejecido suficientemente para criar a sus propios niños.

 

Cuadro de texto:  Hasta los 2050, Rusia tiene simplemente que aprender a trabajar con menos. Mucho menos. Y éste es el guión del mejor-caso para Rusia en la próxima generación. Simplemente diga, Rusia no tiene la población para sostener el país en sus límites presentes. Como el tiempo pase, la capacidad de Rusia para hacerlo disminuirá así drásticamente.

 

Moscú entiende sumamente bien todos esto, y ésta es una razón principal detrás de la actual política extranjera rusa: La demografía de Rusia nunca será de nuevo tan “positiva” como ella es ahora, y los americanos son improbables de estar más distraído de lo que ellos están ahora.

 

Así Rusia se está moviendo rápidamente y, más importante, inteligentemente. Rusia está intentando alcanzar así algunos puntos naturales del anclaje, ej., algunas barreras geográficas que limitarían la exposición del Estado a poderes de afuera.

 

Los rusos esperan que ellos sean capaces de poner su fuerza en éstos puntos fijos. La estrategia a largo plazo de Moscú de forma consistente ha sido transar espacio por tiempo antes del principio del crepúsculo ruso; si los rusos pueden extenderse a estos puntos fijos, Moscú espera que pueda transar menos espacio durante más tiempo. Desgraciadamente para Moscú, muchos de estos puntos fijos están en la vecindad de Rusia.

 

Uno es el Mar báltico, un hecho que aterra a los estados bálticos de Estonia, Letonia y Lituania. Otro son las Montañas de los Cárpatos. Esto hace necesario la absorción de facto no sólo de Ucrania, sino también de Moldavia, algo que hace que Rumania pierda el sueño por la noche. Y están entonces las Montañas Tien Shan de Asia Central - qué nos trae a la crisis del momento.

 

La Crisis en Kirguistán

 

La ex república asiático central soviética de Kirguistán no es un pedazo particularmente bueno de bienes raíces. Mientras está en una de esas regiones montañosas que podrían usarse para anclar el poder ruso, está en el lado lejano de la estepa de Eurasia desde el centro ruso, más de 3,000 kilómetros (1,800 millas) removidas del corazón ruso. La geografía del propio Kirguistán también deja un gran trato a ser deseado.

 

http://web.stratfor.com/images/fsu/map/6-14-10-Fergana_Valley_800.jpg?fn=5816501510

Kirguistán es una estructura artificial creada por no otro que Stalin, que reestructuró la fronteras soviéticas interiores en la región para aumentar al máximo las oportunidades de dislocación, disputa y ruptura entre las poblaciones indígenas en caso que las provincias soviéticas alguna vez ganaran la independencia.

 

Stalin dibujó bien sus líneas: el centro de población significativa de Asia Central es el Valle de Fergana.

 

Kirguistán obtuvo las colinas y regiones montañosas de la región que proporcionan el agua de la región; Uzbekistan ganó el suelo fecundo del valle; y Tajikistan quedó con el único acceso decente al valle. Como tal, los tres estados están maniobrando continuamente por el control sobre los únicos bienes raíces decentes en la región. Discutiblemente, Kirguistán tiene los menos para trabajar que cualquiera de los estados de la región. 

 

Casi todos sus territorios son montañosos; qué tiene parches de tierra llanos sobre los que construir ciudades que se esparcen. No hay, de acuerdo con eso, ningún centro real kirguiz.

 

Por consiguiente, el país padece marcadas diferencias interiores: Los clanes individuales tienen dominio sobre los parches diminutos de tierra separados unos de otros por tractos escabrosos de montañas. En casi todos casos, esos clanes tienen relaciones económico y de seguridad más firmes con los extranjeros de lo que ellos hacen entre sí.

 

Hace poco más de cinco años, las organizaciones no-gubernamentales Occidentales (e indudablemente un manojo de los servicios de inteligencias) unió fuerzas con algunas de estas facciones regionales en Kirguistán para derrocar la élite gobernante pro-rusa del país en lo que es conocido como un “revolución de color” en la ex Unión Soviética.

 

Seguidamente, Kirguistán - mientras no precisamente pro-occidental - moró en una tierra media política que los ruso encontraron desagradable. En abril, Rusia demostró que, también, puede derrocar una revolución de color y el gobierno de Kirguistán todavía cambió de nuevo.

 

Desde entonces, violencia se ha extendido a las regiones del sur de Jalal-Abad, Batken y Osh - las fortalezas del gobierno anterior.

 

En los recientes días, casi 100,000 residentes kirguiz han huido a Uzbekistan. El gobierno interino de la primer ministro Roza Otunbayeva está totalmente desbordado. No es tanto que su gobierno está en peligro de caer - esas mismas montañas que hacen casi imposible para Bishkek controlar Osh lo hacen igualmente difícil para Osh tomar Bishkek - pero que el país sea hendido de facto en (por lo menos) dos pedazos. Como tal, Otunbayeva - cuyo gobierno sólo se unió debido a la intervención rusa - ha llamado a los rusos pública y directamente para proporcionar tropas para ayudar a sostener unido al país.

 

Esta demanda corta la debilidad del centro en la estrategia rusa. A pesar de mucha degradación en el periodo después de la disolución soviética, los servicios de inteligencia de Rusia permanecen sin par.

 

De hecho, ahora que ellos tienen el patrocinio directo del primero ministro ruso, ellos tienen proporcionalmente más recursos e influencia que nunca. Ellos han demostrado que ellos pueden re-alambrar el mundo político de Ucrania para cancelar la influencia americana, manipular eventos en el Cáucaso para alejar la autoridad de Turquía, alborotar la causa en el Báltico para desequilibrar a los miembros de OTAN, e invertir la revolución de color de Kirguistán.

 

Pero ellos no tienen backup. En el siglo19, ya habría caravanas de colonos rusos que se dirigen al Fergana para diluir el control de los locales (aunque ellos estarían llegando ciertamente después del ejército ruso), para construir economía local dependiente de trabajo importado y unida al centro ruso, y para establecer una nueva élite gobernante.

 (Merece la pena que la resistencia de los asiáticos centrales a la invasión rusa significó que los rusos nunca intentaron hacer en serio a la región en una mayoría-rusa. Aun así, los rusos todavía introdujeron su propia demografía para ayudar a forma la región más al gusto de Moscú.)

 

En cambio, relativamente pocas familias jóvenes de Rusia están ocupadas teniendo la línea demográfica apropiada en Rusia. Por primera vez en la historia rusa no hay ningún sobrante de población rusa que puede re-localizarse en las provincias. Y sin esa población, la vista rusa del Fergana – por no decir nada de Kirguistán - cambia dramáticamente.

 

La región es remota y densamente poblada, y alcanzarla requiere transitar tres países. Y uno de estos estados tendría algo que decir sobre eso. Ese estado es Uzbekistan.

 

El Goliath Uzbek

 

Después de los rusos y ucranianos los uzbecos son la etnicidad más habitada en la ex Unión Soviética. Ellos son un pueblo túrkico que no disfrutan relaciones particularmente buenas con cualquiera. La familia gobernante de Uzbekistan - Karimov - es odiada redondamente en casa y en el extranjero; el país asiático central alardea de uno de los sistemas gobernantes más represivos en los tiempos modernos.

 

Uzbekistan también pasa para ser bastante poderoso para las normas asiáticas centrales. Hay más uzbecos en Asia Central que quirguices, turkmenos, tajiks y rusos combinaron. Los servicios de las inteligencias uzbecos son modelados después de sus colegas rusos y esparcen agentes a lo largo de la población uzbeca para asegurar su lealtad y desarraigar a los disidentes. Es el único país de los cinco ex estados soviéticos en la región que realmente tiene un ejército que puede comprometerse en la acción militar. Es el único de los cinco que tiene la mayoría de sus ciudades en proximidad lógica y unida con infraestructura decente (aun cuando está hendida en la región de Tashkent y la región de Fergana por la creatividad cartográfica de Stalin).

 

Es el único de los cinco que es políticamente estable (si políticamente quebradizo) y que tiene la capacidad de proyectar poder. Y también es el único estado asiático central que es autosuficiente en comida y energía. Al tope de todo, unos 2.5 millones de uzbecos étnicos residen en los otro cuatro ex estados asiático centrales soviéticos y proveen a Tashkent una herramienta manipulando los desarrollos a lo largo de la región. Y manipulan.

 

Además de la riña fronteriza impar, Uzbekistan intervino decididamente en la guerra civil de Tajikistan en los años noventa. Tashkent no es tímido sobre notar que piensa que la mayoría Tayik, y sobre todo kirguiz, el territorio debe pertenecer a Uzbekistan, particularmente el territorio de Kirguistán del sur, donde la violencia actual es más fuerte.

 

Uzbekistan ve muchas de las estrategias rusas para cancelar los intereses Occidentales Asia Central como preparación para los movimientos contra Uzbekistan, con el golpe patrocinado por rusos en Kirguistán como un caso excelente en punto. Desde marzo a través de mayo, Uzbekistan empezó activando sus reservas y reforzando sus regiones fronterizas de Fergana que elevaron el estado de miedo en Bishkek del modo chillón al de pánico.

 

Dados los medios uzbecos, motivo y oportunidad, Moscú está bastante seguro que enviando pacificadores rusos a Kirguistán del sur provocaría una confrontación militar directa con un Uzbekistán enfadados y nervioso. En la vista de STRATFOR, Rusia ganaría esta guerra, pero esta victoria no vendría ni fácilmente ni barata.

 

Fergana está en un camino largo desde Rusia, y el inmenso volumen militar de Rusia es estático, no expedicionario como su colega americano. Los suministros uzbecos se medirían líneas en los centenares de metros, las líneas rusas en miles de kilómetros. Es más, Uzbekistan podría interrumpir casi todos el gas natural asiático central que actualmente fluye a Rusia sin incluso lanzar un solo ataque.  (El gas natural Turkmen del que depende Gazprom de Rusia normalmente viaja a Rusia vía territorio uzbeco.)

 

Todavía esto puede ser un conflicto que Rusia siente que no puede evitar. Los rusos no tienen en guarnición avanzada una fuerza militar suficiente para proteger Kirguistán, ni ellos pueden reagrupar una población que podría transformar a Kirguistán. Por consiguiente, la relación rusa con Kirguistán ni está basada en la estrategia militar ni en la racionalidad económica.

 

En cambio, está basado en la necesidad de conservar un cierto nivel de credibilidad y miedo - la credibilidad que los rusos protegerán a Kirguistán y debe empujar el temen kirguiz de qué hará Rusia a ellos no deben afirmarse sobre la esfera rusa de influencia.

 

Es una estrategia fuertemente recordativa de la doctrina americana de contención de Guerra Fría bajo la cual los Estados Unidos prometieron ayudar a cualquier aliado, en cualquier momento, en cualquier parte a cambio que ellos ayudaran a contener a los soviéticos. Esto permitió a la Unión Soviética escoger el tiempo y lugar de los conflictos, y activó el compromiso americano en lugares como Vietnam. Si los Estados Unidos se hubieran negado a la batalla, la estructura de la alianza americana podría desmenuzarse.

 

Rusia ahora encara un dilema similar, y así como los Estados Unidos no tenían ningún deseo económico de estar en Vietnam, los rusos realmente no tienen mucho cuidado de lo que pasa a Kirguistán - excepto cuando impacta a los intereses rusos en otras partes.

 

Pero hasta la victoria sobre Uzbekistan no resolvería el problema. Quebrar al único gobierno coherente en la región crearía un vacío de seguridad. De nuevo, los americanos proporcionan un corolario útil: La “victoria” americana sobre el Irak de Saddam Hussein y el Afganistán del Talibán demostró que “ganar” es la parte fácil.

 

Ocupando la región sobre el largo plazo para asegurarse la victoria no es peor que el statu quo antebellum es un década-generacional de esfuerzo que requiere un costo significativo en sangre y tesoro. Rusia por otra parte necesita desesperadamente consagrar tales recursos - particularmente una vez que los Estados Unidos no estén más preocupados en el Medio Oriente.

 

Rusia está intentando valerse de astucias en un medio conectado con el terreno hablando a los uzbecos y ofreciendo el compromiso de tropas no-rusas de la Organización de Tratado de Seguridad Colectiva, una organización militar dirigida por rusos, como una alternativa a las fuerzas rusas. Esto puede resolver la crisis inmediata, pero ni los uzbecos ni los desafíos que ellos proponen van a alguna parte. Y diferente a Rusia, Uzbekistan alardea de un crecimiento demográfico muy alto. La línea del fondo es esta: A pesar de todas las recientes ganancias de Rusia, la estrategia de Moscú requiere herramientas que los rusos ya no tienen.

 

Esto requiere de Moscú cavar en la política subregional de lugares que bien podrían desangrar a Rusia - y esto está antes que cualquier poder que desea una Rusia enferma empezando a explorando lo que ésta y los uzbecos podrían lograr juntos.