Krugman culpa a la víctima por el crimen

 

Por Henry C K Liu

 

El año-terminado (31 de diciembre de 2009) una pieza de opinión por el redactor del New York Times Paul Krugman con el título " Año Nuevo chino" contiene errores de hecho y fallas de lógica. Pero la falta más egregia del pedazo del economista ganador premio Nobel es el enfoque de Krugman de culpar a la víctima del crimen.

 

Por empezar, el "Nuevo Año chino" supuestamente inteligente, el cual se esperaría más como un titular para el National Enquirer que un periódico serio, caerá pesado en las orejas chinas porque el Nuevo Año chino no cae en el primer día del año civil Occidental. Este año, el Nuevo Año chino se cae el 14 de febrero de 2010. Sería el 4,408 año desde que la civilización china empezó manteniendo archivos de calendarios. El Año 4408 es el Año del Tigre en el ciclo de 12-años del zodíaco en el calendario lunar chino. Las personas nacidas bajo el signo del tigre se supone que son sensibles, dado a pensamientos profundos y capaces de gran simpatía.

 

Desgraciadamente, la pieza de Krugman sobre el Nuevo Año chino exhibe algunos de los atributos de arriba. Krugman escribió en su artículo que

 

"China se ha hecho un poder mayor financiero y de comercio. Pero no actúa como otras grandes economías. En cambio, sigue una política mercantilista y mantiene su sobrante de comercio artificialmente alto. Y en el mundo deprimido de hoy, esa política es, para decirlo bruscamente, depredadora."

 

¿Qué es mercantilismo?

 

En la corriente arquitectura de la finanza internacional global basada en la hegemonía del dólar fiduciario, el mercantilismo no puede ser buscado por cualquier nación comercial al lado del EEUU, el emisor del dólar fiduciario.

 

El mercantilismo es un término atado históricamente a una política nacional en comercio internacional dirigido con moneda en especie respaldado por oro. Una política de comercio mercantilista apunta a ganar oro con sobrantes de comercio para proporcionar más inversión doméstica para mantener al país del sobrante más próspero y más competitivo en comercio internacional.

 

Los dólares fiduciarios, diferente al oro, no pueden gastarse fuera de la economía del dólar. El sobrante de comercio de dólar de China no se denomina en oro sino meramente en papel que EEUU puede imprimir a voluntad. Los dólares no pueden gastarse dentro de China sin convertirse primero a la moneda china, un movimiento que causaría inflación en China desde que la riqueza detrás de esta nueva moneda se ha enviado a EEUU no a cambio de riqueza real sino por papel.

 

Históricamente, los procesos de globalización siempre han sido el resultado de la acción estatal, como opuestos a la mera rendición de la soberanía estatal a loas fuerzas no reguladas del mercado.

 

Adam Smith publicó Riqueza de Naciones en 1776, el año de independencia americana. Cuando se ideó la constitución 11 años después, los padres fundadores americanos estaban influenciados profundamente por las ideas de Smith que constituyeron un razonado aborrecimiento monopolio de política de comercio y del gobierno restringiendo el comercio.

 

Lo que Smith más aborreció era una política conocida como mercantilismo que fue practicada por todos los poderes mayores de la época. Es necesario tener presente que la noción de Smith de limitación del gobierno estaba exclusivamente relacionada a los problemas mercantilistas de restricción de comercio. Smith nunca defendió la no-interferencia gubernamental y la tolerancia para el refrenamiento de comercio, si practicado domésticamente por grandes monopolios comerciales o por otros gobiernos internacionalmente.

 

Históricamente, un objetivo central del mercantilismo era asegurar que las exportaciones de una nación permanecían más altas en valor monetario que sus importaciones, el sobrante de comercio en esa época siendo sólo pagando en moneda en especie (respaldada en oro) como opuso a la moneda fiduciaria. Este sobrante de comercio en oro permitió el país del sobrante, como Inglaterra en los siglos 18 y 19, invertir en más fábricas para fabricar más eficazmente para la exportación, trayendo así más oro a casa.

 

Las regiones importadoras, como las colonias americanas, no sólo encontraron vaciadas las reservas de oro que respaldaban su moneda y causaban la desvalorización en libre-caída (no al contrario de esa enfrentada hoy por muchos monedas de economías emergentes), sino también queriendo capital del sobrante para construir fábricas para producir para la exportación. Así a pesar de la abundante mena férrica en América, sólo se exportó hierro en bruto a Inglaterra a cambio de bienes ingleses terminados.

 

En 1795, cuando finalmente los americanos empezaron a despertarse a su perjudicada relación de comercio y empezaron a levantar capital europeo (principalmente francés y holandés) para empezar una manufactura industrial, Inglaterra decretó el Acto de Hierro y prohibió la fabricación de bienes de hierro en América lo que causó gran descontento entre los coloniales prosperando.

 

El significado del laissez faire

 

Smith favoreció una política gubernamental opuesta hacia promover la producción económica doméstica y el libre comercio extranjero, una política que llegó a ser conocida como "laissez faire" (porque los ingleses no tienen nada que ver con tales ideas heréticas y se niegan a darle un nombre inglés). Laissez faire, no obstante su significado literal de "dejar solos", no significó nada de esa clase. Significó una política gubernamental activista para neutralizar el mercantilismo británico.

 

La historia del desarrollo de la economía americana es una de protección gubernamental de las industrias americanas contra el competidor extranjero más fuerte y restricción del gobierno de los monopolios domésticos. Esta tendencia continuó hasta después de que EEUU reemplazó a Gran Bretaña como el hegemon económico global después de la Segunda Guerra Mundial.

 

La intervención gubernamental en el comercio extranjero americano y la medida anti-trust en comercio doméstico construyó la economía americana en un poder global.

 

Los economistas de libre-mercado Neo-liberales son simplemente malos historiadores, entre sus otras características deficientes, cuando ellos propagandizan el "laissez faire " como ninguna interferencia gubernamental en asuntos de comercio. La hegemonía de la moneda es por supuesto el refrenamiento de comercio más fundamental por un gobierno solo.

 

Un dólar fuerte y el interés nacional americano

 

Desde el fin de la Guerra Civil, una política de dólar fuerte ha sido vista por todas las administraciones para estar en el interés nacional americano porque mantiene la baja la inflación americana por importaciones de bajo costo y hace a los recursos americanos caros para la adquisición extranjera.

 

Este arreglo que el ex presidente de la Mesa de la Reserva Federal Alan Greenspan en su testimonio al congreso llamó orgullosamente hegemonía financiera americana, ha manteniendo la economía americana creciendo estruendosamente ante las crisis financieras recurrentes en el resto del mundo, por lo menos hasta la crisis actual.

Ha torcido globalización en un proceso de "carrera al fondo" para aprovecharse del costo obrero más bajo y el abuso mundial medioambiental más alto para producir bienes para la exportación a los mercados de EEUU en una demanda por el dólar omnipotente por el cual no ha sido respaldado en oro desde 1971; ni ha sido respaldado por principios económicos por más de una década.

 

Antes de la emergencia de la hegemonía del dólar por de la cual se hizo posible financiar el déficit de comercio americano con un sobrante de cuenta capital americana, el presidente de la Reserva Federal Paul Volcker tenía que levantar la tasa de fondos Fed a una altura de todos los tiempos de 19.75% el 17 de diciembre de 1980, para refrenar inflación americana causada por un déficit creciente de comercio.

 

Cinco años después, en 1985, Volcker y el secretario de la Tesorería James Baker III diseñaron el Acuerdo Plaza para forzar al yen japonés contra el dólar para refrenar el déficit de comercio americano con Japón y empujar rápidamente la economía japonesa en una marcada depresión deflacionaria de la cual Japón todavía no se ha recuperado totalmente.

 

Durante las negociaciones del Acuerdo Plaza, Baker le dijo célebremente a su colega japonés que "el dólar es nuestra moneda pero es su problema."

 

En 2010, esta declaración no es más operativa. El dólar debilitándose se ha revertido para ser fundamentalmente un problema americano. Es un puzzle por qué Krugman está intentando ahora golpear a la mandíbula del dólar contra el yuan chino.

 

Financialización de la economía global

 

Financialización de la economía global des-regulada por la deuda excesiva y la especulación de las finanzas estructuradas apoyadas por la hegemonía del dólar fiduciario ha destacado el valor de los recursos de estar debajo de los principios económicos para formar burbujas financieras. Los efectos adversos de este tipo de globalización sobre las economías en vías de desarrollo son obvios. Roba a los pueblos de las frutas magras de sus exportaciones y mantiene sus economías domésticas hambreadas para el capital, como todos los dólares sobrantes de la exportación deben re-invertirse en instrumentos de deuda soberana deuda de EEUU para prevenir el derrumbamiento de sus propias monedas domésticas.

 

Los efectos adversos de este tipo de globalización en la economía americana también están volviéndose claros. Para actuar como consumidor de último recurso para el mundo entero, la economía americana ha sido empujada en la deuda de serie de burbujas alimentadas por sobre-consumo no sustentable y contabilidad fraudulenta.

 

El aumento no sustentable e irracional de precios de equidad americana, sin apoyo por réditos o ganancia, había sido meramente una desvalorización del dólar. Irónicamente, los ajustes periódicos en precios de equidad americanos, conocidos al público como caídas de mercado, meramente reflejan una tendencia para volver a un dólar más fuerte, cuando puede comprar acciones más desinfladas.

 

Sobrecapacidad causada por estancamiento de sueldos

 

La economía mundial, por progreso tecnológico y mercados des-regulados, ha entrado en una fase de sobrecapacidad en la cual la dirección de la demanda agregado es la solución obvia.

 

Todavía nosotros tenemos una situación en la que las personas que producen bienes no pueden permitirse el lujo de comprarlos y las personas que reciben injustamente la ganancia de la producción de bienes no pueden consumir más de estos bienes.

 

El tamaño del mercado americano, grande como es, es insuficiente para absorber el crecimiento continuo del nuevo poder productivo del mundo en las economías emergentes. Para que la economía mundial crezca, la población entera del mundo necesita que le sea permitido participar con su porción justa de consumo.

 

Todavía los economistas neo-liberales y hacedores de política monetaristas continúan viendo el pleno empleo y los crecientes sueldos justos como la causa directa de la indeseable inflación que se juzga una amenaza para moneda fuerte.

 

Demonizar a China no es una opción política

 

El Profesor Krugman debe saber que demonizar China para su política monetaria que bajo la hegemonía del dólar es fundamentalmente una respuesta derivativa reactiva a la política monetaria americana, no sirve a ningún propósito útil. En lugar de empujar a China para revaluar el valor de intercambio de su moneda ascendente, él debe estar empujando agresivamente a China y EEUU para levantar los sueldos domésticos. Hasta los obreros americanos que hacen el mismo trabajo no sean pagados más que sus colegas chinos, no pueden ser equilibrados los comercios EEUU-China. La solución preferida es aumentar los sueldos chinos en una proporción más rápida que los sueldos americanos y no para disminuir los sueldos de EEUU.

 

La Co-operación en este frente se necesita urgentemente en las charlas EEUU-China de comercio bilateral.

 

El mercantilismo es una teoría de comercio que asume al comercio internacional por ser un juego de suma-cero. En tal como juego, la prosperidad de una nación comercial es dependiente de aumentar su procesión de capital en forma de oro por un sobrante de comercio denominado en moneda en especie. La teoría ha sido invalidada subsecuentemente primero por la teoría de comercio de Adam Smith de ventaja absoluta y después por la teoría de comercio de David Ricardo de ventaja comparativa.

 

Adam Smith (1723-1780) defiende que un país debe producir y exportar artículos para los que tiene una ventaja absoluta e importar artículos de países que tienen ventaja absoluta produciendo otros artículos. Tales términos de comercio beneficiarán a ambos socios comerciales expandiendo ambas economías. El proteccionismo trabaja contra tales beneficios mutuos.

 

La teoría de ventaja comparativa como se desposada por el economista británico David Ricardo (1772-1823) afirma que el comercio pueden beneficiar a todas las naciones participando, incluso esos que no manejan ninguna ventaja absoluta, porque tales naciones todavía pueden beneficiarse de especializarse en productos con la oportunidad más baja de costo, que es moderado por cuánta producción de otros bienes necesitan ser reducidas para aumentar la producción por unidad adicional de ese bien.

 

La teoría de Ricardo reflejó la opinión nacional británica en el siglo19, cuando el comercio libre benefició a Gran Bretaña más que a sus socios de comercio. Sin embargo, en el comercio globalizado de hoy, cuando los factores de producción como capital, crédito, tecnología, dirección, información, marca, distribución y ventas son móviles a través de las fronteras nacionales y pueden generar ganancia mucho mayor que manufacturando, la teoría de la ventaja comparativa tiene un tiempo duro que la sostiene contra los datos mensurables.

 

Hoy, en un mercado financiero global que opera bajo hegemonía de dólar fiduciario, las economías interconectadas del mundo ya no transan para capturar la ventaja comparativa Ricardiana, sólo capturar dólares fiduciarios para servir sus deudas de dólares fiduciarios.

 

El mercantilismo no puede ser seguido por ninguna nación en un régimen de comercio mundial denominado en dólares fiduciarios que no tienen respaldo en oro u otras especies desde que el presidente Richard Nixon removió al dólar oro en 1971. La hegemonía del dólar es que una peculiaridad geopolíticamente construida por la cual se denominan las commodities críticas, el petróleo por ser más notable, en dólares fiduciarios.

 

El reciclado de petro-dólares en otros recursos de dólar es el precio que EEUU ha extraído de los países productores petróleo para tolerancia americana por el cartel exportador de petróleo desde 1973. Después de eso, todos aceptamos dólares porque los dólares pueden comprar petróleo, y cada economía necesita petróleo. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) no tenía ninguna opción excepto aceptar el pago por petróleo en dólares fiduciarios no respaldados por oro.

 

Importaciones de petróleo y gas

 

El consumo de petróleo americano ha sido bastante constante en los últimos años. En el 2007, se importaron casi 13.7 millones de barriles diarios y sólo 5.9 millones de barriles de OPEP. A $100 el barril, agregado a la factura de petróleo para EEUU viene a $2 mil millones al día, $730 mil millones al año, o casi 5.6% de la totalidad americana del producto doméstico (PIB) de 2007. Se importa casi 50% del consumo americano a un costo de $1 mil millones un día, o $365 mil millones al año.

 

La importación de petróleo y gas es solo el componente más grande en el déficit de comercio americano, no las importaciones de Japón o China. Y la importación del bajo-precio diferente de China, importación de petróleo a altos precios de petróleo contribuidos directamente a inflación americana. Éste es una de las razones principales por las cuales un dólar fuerte está en el interés nacional americano.

 

Hegemonía del dólar

 

La hegemonía del dólar separa los valores de comercio de cada moneda de la conexión directa a la productividad de la economía emisora para unirla directamente al tamaño de las reservas del dólar sostenidas por el banco central emisor. La hegemonía del dólar le permite a EEUU que posea toda la economía global entera indirectamente pero esencialmente exigiendo denominar su riqueza en dólares fiduciarios que EEUU puede imprimir a voluntad con pequeñas penas monetarias a corto plazo.

 

El comercio mundial es ahora un juego en que el EEUU produce dólares fiduciarios de valor incierto de intercambio y cero valores intrínsecos, y el resto del mundo produce bienes y servicios que los dólares fiduciarios pueden comprar a "precios de mercado" citados en dólares. Tales precios de mercado ya están basados en marcas-altas sobre los costos de producción puestos por condiciones socio-económicas en los países productores. Ellos se mantienen artificialmente bajos para compensar por el efecto de sobrecapacidad en la economía global creado por una combinación de sobreinversión y demanda débil debido a bajos sueldos en cada economía.

 

Tales bajos precios de mercado a su vez empujan más abajo los ya bajos sueldos para llevar más allá el corte de costos en una carrera inacabable al fondo. Así China, junto con otros países exportadores en vías de desarrollo, es esencialmente una víctima del comercio global bajo la hegemonía del dólar. Si las economías en vías de desarrollo pudieran encontrar una manera de mover sus exportaciones hacia su mercado doméstico, todas sus economías todas estarían  mejor.

 

Más alto el volumen de producción sobre la demanda del mercado, más bajo el precio de mercado de unidad de un producto que debe ir para aumentar el volumen de ventas para impedir caer el rédito. Los precios del mercado más bajos requieren costo de producción más bajo que a su vez empujan a bajar los sueldos. Los sueldos más bajos a su vez reducen más la demanda. Para prevenir pérdida de réditos de los precios cayentes, los productores deben producir a todavía más alto volumen, así amenazador todavía los precios y sueldos de mercado en una escalera de caracol descendente.

 

Las economías de exportación están obligadas a competir por la porción del mercado en el mercado global bajando los sueldos domésticos y el tipo de cambio de sus monedas. Los tipos de cambio más bajos empujan al precio de mercado de los artículos importados que deben ser compensados por sueldos aun más bajos en el sector de la exportación.

 

Los efectos adversos de la hegemonía del dólar sobre los sueldos no sólo se aplican a las economías emergentes de exportación, sino también a la economía americana importadora porque las compañías buscarán la ganancia más alta por el cruce de frontera en la carga de sueldos. Los obreros por el mundo son las víctimas oprimidas de la hegemonía del dólar bajo lo que se vuelve la teoría obrera del valor.

 

Bajo la hegemonía de dólar fiduciario, las naciones exportadoras compiten en el mercado global para capturar los dólares necesitados para servir al capital extranjero denominado en dólares y deuda, para pagar por la energía importada, materias primas y bienes de capital, pagar cuotas de propiedad intelectual y tecnología de información, todos denominados en dólares fiduciarios. Es más, sus bancos centrales deben aumentar las reservas de dólar fiduciario para mantenerse fuera de los ataques especulativos sobre el valor de sus monedas en los mercados mundiales de moneda.

 

Más alta la presión del mercado para devaluar una moneda particular, más reserva de dólar fiduciario debe tener su banco central. Sólo la Reserva Federal, el banco central americano, está exenta de esta presión para aumentar dólares, porque teóricamente puede emitir a voluntad dólares adicionales ilimitados con inmunidad monetaria. El dólar fiduciario es meramente una nota de la Reserva Federal - no más, no menos.

 

La hegemonía del dólar ha creado un apoyo construido para un dólar fuerte que a su vez obliga a los otros bancos centrales del mundo a adquirir y tener más dólares es reserva y hace al dólar más fuerte, alimentando una masiva burbuja de deuda global denominada en dólares cuando EEUU se vuelve la nación deudora más grande del mundo.

 

Todavía un dólar fuerte, mientras visto por las autoridades americanas como en el interés nacional americano, en realidad lleva al desfasaje de todas los monedas fiduciarias que operan como monedas derivativas del dólar ya su vez llevan la corriente inflación llevada por commodities enmascarada como hecho pasar como crecimiento en tanto los sueldos se quedan estancados.

 

Cuando el dólar cae contra el euro, no significa que el euro está subiendo en poder adquisitivo. Sólo significa que el dólar está perdiendo poder adquisitivo más rápidamente que el euro. Un dólar fuerte no siempre significa tipos altos de cambio del dólar. Sólo significa que los dólares se quedarán firmemente anclados como primera moneda de reserva para el comercio internacional a cambio de vez en cuando de valor contra otras monedas comerciales.

 

Desempleo estructural

 

En las recientes décadas, los bancos centrales de todos los gobiernos, liderados por la Reserva Federal americana durante la vigilancia de Alan Greenspan como presidente, compraron el crecimiento económico con moneda floja para alimentar la burbuja de deuda serial y para contener la inflación con "desempleo estructural" que ha sido definido como tener 6% de la fuerza de trabajo para impedir al mercado obrero ser inflacionario.

 

La banca central se ha deformado de una institución para salvaguardar el valor de moneda para asegurar que la carga del empleo lleno, no se pierda poder adquisitivo con un mandato pervertido para promover y conservar la hegemonía del dólar soltando burbujas de deuda denominada en dólares fiduciarios cada vez que la economía vacila.

 

Otro efecto del mercantilismo es que los países de déficit de comercio enfrentarán la deflación como los suministro de moneda respaldada en oro se encojan. Entre 1770 y 1812, los comercios europeos exportaron oro en lingotes para pagar por bienes de Asia y reduciendo el suministro de moneda y poniendo así presión descendente sobre los precios y la actividad económica. Ésta es la razón por qué la inflación era baja en la economía inglesa hasta las guerras Revolucionarias y Napoleónicas, cuando el papel moneda empezó a circular ampliamente.

 

Bajo la hegemonía del dólar, EEUU puso una nueva arruga en esta relación. EEUU desde 1971, con el dólar des-ligado del oro, ha podido imprimir dólares adicionales sin inflación debido a las importaciones de bajo-precio de China, mientras los dólares sobrantes del comercio chinos se reinvierten en cuentas de capital de EEUU. El dólar empezó a perder valor de intercambio en las últimas dos décadas desde 1987 como la Fed bajo Greenspan empezó a imprimir más dólares que las importaciones chinas de bajo-precio podrían neutralizar su efecto inflacionario.

 

Ésta era la causa de las repetidas burbujas de deuda que estallaron en todas las décadas: la caída 1987, la crisis financiera asiática 1997 y la crisis de la deuda2007.

 

La historia de China de victimización monetaria

 

Cobre, plata y oro habían sido los metales del componente en el régimen monetario tri-metal de China a lo largo de su larga historia. Tela, grano, ganado, perlas y jade, junto con metales preciosos, también se habían usado como medios de intercambio en los tiempos antiguos.

 

La dinastía Sung emitió la primera moneda de papel en 1023. La plata se usó cada vez más ampliamente como moneda en China desde los siglos 15 y 16 con importaciones de plata de la producción en aumento en las Américas como resultado de un sobrante de comercio chino con el Oeste.

 

Alrededor de 1564, las monedas de plata mexicana empezaron a circular ampliamente en los pueblos de comercio costeros chinos como Guangzhou y Fuzhou como pago por los comerciantes portugueses por las exportaciones chinas. Por el 18 siglo, China estaba operando un régimen monetario de patrón plata de facto.

 

La inversión del siglo 19 del comercio extranjero de China, de sobrante a déficit fue debida al opio occidental de contrabando empezando de 1820. En ese tiempo, China permitió muy poco al comercio extranjero y qué el comercio legítimo que tuvo lugar sumó sólo una porción insignificante de la economía china. Este comercio ilegal de opio se denominó en plata hasta que China quedó sin metal precioso después de dos décadas luego de lo cual se denominaron el legalizaron pero inmoral comercio de opio se denominó en porcelana que desplomó firmemente el precio porque China pudiera producir porcelana más fácil de lo que pudiera producir plata, aunque la porcelana de exportación china se produjo cada vez más en calidad inferior comparada a la producido para el mercado doméstico más finamente discriminado. El desfasaje monetario incluso ocurrió en porcelana cuando se volvió una unidad de cuenta.

 

María Alejandra Irigoin en su trabajo "¿Un Caballo de Troya en siglo 19 en China? Las consecuencias globales de la quiebra de la Norma Peso de plata española", observa que hasta los 1640, el comercio de plata fue manejado esencialmente por diferencias grandes en las tasas de oro-plata entre América española, Europa y China, permitiendo comprender una ganancia del arbitraje sustancial por los intermediarios. Después de las 1825, la balanza de China de comercio de plata con el Oeste se volvió deuda negativa el comercio ilícito de opio.

 

Según Irigoin, entre 1719 y 1833, 259 millones de pesos de plata, o 6,321 toneladas de plata, entraron en China para pagar por bienes chinos. Eso es el equivalente de 421.4 toneladas o 135.5 millones de onzas de oro a la tasa de plata/oro universal de 15/1. Por comparación, a partir de enero de 2007, el intercambio de oro transó los fondos tenidos de 629 toneladas de oro en total para inversores privados e institucionales.

 

De las 6,321 toneladas de plata, se introdujo el 62% después de 1785 y un pleno 30% después la independencia de América española, normalmente fechado como 1810. Pretenciosamente, la estructura del comercio de plata era diferente antes y después de 1785. En esa fecha, la intermediación inglesa consideraba por casi 50% de ingreso de plata a China desde 1719, francesa por 20% y holandesa por 15%. Después de 1785, EEUU se volvió progresivamente el proveedor principal de plata a China. Alrededor de 1795, los comerciantes norteamericanos proporcionaron 28% del ingreso de plata a China para pagar por bienes chinos. Para 1799, la porción americana había subido a 65% y después de 1807 los intermediarios americanos consideraron por un pleno 97% de ingreso de plata a China.

 

Este comercio denominado de una-vía en plata creció firmemente hasta los finales 1820. Experimentó un efímero punto alto en 1834-36 después de esa fecha que declinó fuertemente y sólo organizó una recuperación tímida después de 1853. El déficit de comercio americano con China no empezó en los años noventa. Empezó en 1800. La única diferencia entre las dos fechas es que en 1800, EEUU tenía un suministro firme de plata de México y después de 1990 EEUU tiene un suministro firme de dólares fiduciarios.

 

A pesar del desaliento chino del comercio extranjero, China había disfrutado siempre un sobrante de comercio hasta 1834. El balance de flujo chino de plata había sido positivo por toda la historia y sólo se había vuelto negativo después de las 1826, 10 años después que la inversión del equilibrio global de comercio de China debido al comercio de opio.

 

Esto era porque el déficit del ilícito comercio de opio fue al principio cancelado por el ingreso de plata desde Rusia a cambio de seda china, porcelana y té. Rusia ganó plata en el estampido de comercio durante las guerras Napoleónicas.

 

El contrabando masivo de opio llevó al creciente desequilibrio de plata para China después de 1819. Semejante, los influjos chinos de plata todavía excedieron salida hasta los mediados-1820 porque el EEUU envió más plata a China que opio de contrabando a los comerciantes ingleses, extraído desde allí a Bengala, Calcuta y finalmente a Londres.

 

Un borbotón de demanda de plata de China ocurrió en la primera mitad del siglo 18, cuando el tipo de cambio chino de plata a oro todavía era 50% más alto que el tipo de cambio del bimetal en Europa. Esto ofreció oportunidad para el arbitraje europeo con la gran población de China y el crecimiento del mercado.

 

Irigoin nota que la historiografía de la globalización del comercio ha reconocido mucho tiempo el rol de la demanda de plata en la economía china como base en el establecimiento del comercio intercontinental entre América, Europa y Asia desde los 1600s. La plata de América española alcanzaba Europa por el comercio de los comerciantes españoles autorizados y los entrometidos europeos del norte desde donde él continuó fluyendo a China dentro del comercio organizado de las compañías europeas autorizadas, principalmente las Compañías de India Oriental inglesas y holandesas.

 

Al mismo tiempo, se estableció una segunda ruta de flujos de plata dentro del sistema del comercio colonial español. Este unía directamente las áreas de producción de América española en Perú y México a Manila en Filipinas por el famoso galeón de Manila que navegaba regularmente de Acapulco al Oriente. Los cambios monetarios en América española siguiendo a la independencia de América español impactaron en este comercio. Las guerras revolucionarias en América española y la implosión del imperio español llevaron a una fragmentación del régimen monetario previamente unificado que producía la producción de monedas de diferente calidad, fineza y peso. Irigoin dice que este cambio, completamente exógeno al mercado chino, produjo una demanda decadente por los pesos españoles americanos en China.

 

Así califica la historiografía convencional que enfatiza el papel de las importaciones de opio según se alega invirtiendo los flujos de oro en lingotes de plata a y desde China en los tempranos 1800, aunque no niega el impacto financiero en total de contrabando de opio. La evidencia apoya la conclusión que las condiciones monetarias exacerbaron el efecto negativo de opio de contrabando en las finanzas nacionales chinas.

La salida de plata de China que empezó en los tempranos 1800s coincidió con el derrumbe de precios de plata en el mercado internacional cuando los países occidentales adoptaron el patrón del oro y desmonetizaron la plata.

 

La plata estaba dejando China en grandes cantidades mientras el precio de plata estaba desplomándose en el mercado internacional, haciendo el déficit de comercio chino más caro en términos de monedas locales. Todavía mientras el precio de plata se desplomó en el mercado internacional, su precio subió respecto al mercado doméstico chino en relación al cobre, acelerando y exacerbando la inflación del comercio de importación en la economía china por la deflación del precio doméstico.

 

Este derrumbe monetario infligió un gran daño financiero en el campesinado de China. Mientras el ingreso campesino se denominaba en monedas de cobre, su obligación de impuestos a la corte imperial se denominó en monedas de plata, porque el déficit de comercio del gobierno imperial se denominaba en plata. La escasez de plata creada por la salida masiva empujó el precio de plata doméstico al cielo en términos de monedas de cobre.

 

Una desventaja monetaria similar está hiriendo a los obreros americanos cuyos sueldos se denominan en dólares decadentes con un menguante poder adquisitivo ahora para importaciones críticas como petróleo. Lo único diferente es que para la China del siglo 19, el daño fue forzado sobre el campesinado chino por el imperialismo extranjero, mientras en EEUU, el daño sobre los obreros americanos se hizo por su propio gobierno monetario y política de comercio que permitió corporación transnacional americana para ganar de actividades que hirieron a los obreros americanos.

 

El bimetalismo internacional perjudicó grandemente la economía china de exportación basada en plata, y el bimetalismo perjudicó grandemente las finanzas domésticas basadas en cobre del campesinado chino. Los populistas del campesino chinos tendrían un incentivo similar para promover un régimen monetario basado en cobre contra una patrón plata en China como los populistas americanos hicieron con la lucha por un sistema monetario basado en plata contra el patrón oro en EEUU. Pero hasta que el Partido comunista chino ganara el control del aparato gubernamental de la nación china, no había ningún defensor oficial del campesinado chino.

 

China sufrió una recesión económica prolongada por los siglos 19 y 20 cuando entró en contacto comercial con el Oeste. Este retroceso de dos-siglos-de-largo redujo a China de ser la economía más rica del mundo a una de las más pobres. Fue el resultado de la desventaja estructural monetaria doble del bi-metalismo internacional de oro y plata sobrepuesto en el sistema monetario basado en plata del sector de comercio extranjero chino. 

 

Esto tuvo lugar en un régimen monetario mundial que estaba cambiando hacia el patrón oro que perjudicó mayormente el sistema monetario bimetal doméstico de cobre y plata. Esta desventaja doble hirió fatalmente la economía china, causando el declive de una cultura favorablemente desarrollada con una historia continua de cuatro milenios y detuvo su desarrollo extenso por más de siete generaciones en dos siglos.

 

La economía de quiebra redujo la China imperial Qing a un estado fallido incapaz de defenderse de los agresivos poderes imperialistas Occidentales, y aun después de la revolución burguesa nacionalista de 1911, hasta la fundación de la República Popular, cuando China adoptó un camino socialista para su economía. Aun después de la revolución burguesa de 1911 estableció la República de China bajo el Kuomintang (Partido Nacionalista), cuando China siguió un sistema del libre-mercado pequeño burgués, ella era incapaz de sacudir al imperialismo Occidental para liberar la nación, una vez la más próspera en el mundo, del estatus económico semi-colonial.

 

Al lado de la explotación económica, la British East India Company, para ganar el apoyo político de la Iglesia de Inglaterra para el colonialismo, también adoptó agresivas políticas evangelistas en nombre de la Cristiandad. La profunda hostilidad entre el Catolicismo y Protestantismo se enterró dentro del imperialismo británico.

 

Muchos constructores británicos de imperio eran escoceses que trajeron con ellos el Catolicismo y Presbiterianismo escocés a las colonias británicas no-blancas.

 

El Acto de Unión de 1707 unido los reinos de Inglaterra y Escocia y transfirió el asiento del gobierno escocés a Londres. De aquí en adelante Inglaterra y Escocia fueron conocidas como el Reino Unido.

 

La Compañía destruyó metódicamente los monasterios y suprimió la cultura indígena en el Tibet budista que junto con el lanzamiento de la Guerra del Opio para proteger el inmoral contrabando de opio, la xenofobia anti-occidental profundamente arraigada causó por Asia en la que demora hasta hoy y hace una parodia de gran parada Occidental tardía sobre la libertad religiosa, derechos humanos y regla de ley durante los siglos por venir.

 

La libra esterlina, creada en 1560 por Elizabeth I, como aconsejado por Thomas Gresham, trajo orden al caos monetario de la Inglaterra Tudor que había sido causada por la "Gran Degradación" de acuñación que llevó a una inflación debilitando por una década que empieza en 1543 cuando el contenido de plata de un penique se dejado caer por dos tercios volviéndose mera moneda fiduciaria.  El tipo de cambio de las monedas británicas se derrumbó en Amberes, donde la tela inglesa se vendía en Europa.

 

El Banco de Inglaterra se fundó 1694 con la libra esterlina como moneda de cuenta. Todas monedas en circulación fueron revocadas entonces por la Menta Real para re-acuñar a un patrón más alto. La Esterlina extraoficialmente se movió como resultado al patrón oro desde la plata de una sobrevaluación del oro en Inglaterra que arrastró el oro de en el extranjero a cambio de una salida firme de plata, a pesar de una re-evaluación de oro en 1717 por Isaac Newton como Master de la Menta Real.

 

El patrón oro de facto continuó hasta su adopción oficial siguiendo el fin de las guerras Napoleónica en 1816. El Patrón oro durada hasta que Gran Bretaña, junto con varios otros países comerciales, sólo lo abandonaron después de la Primera Guerra Mundial en 1919. Durante este periodo, la libra se valoró generalmente en alrededor de US$4.90. Gran Bretaña intentó restaurar sin éxito el Patrón oro en 1925 a pesar de apoyo del banco central americano que contribuyó a la  caída1929 en Wall Street que inmediatamente se extendió a los mercados del mundo para causar una depresión global.

 

Un siglo más temprano, los monedas de todos los otro mayores países occidentales en 1821 o eran bi-metálicos o moneda de papel respaldado en especie. Esto significó que Gran Bretaña operaba dentro de un sistema del tipo de cambio flotante por la mayoría del siglo 19, aunque por mucho de este tiempo, cuando la tasa de plata/oro se quedó cerca de la nueva tasa común de 15.5/1, los flotadores estaban firmemente constreñidos dentro de una banda estrecha.

 

El Patrón oro del siglo 19 oro fue apoyado por los incentivos gubernamentales y la capacidad del gobierno de adherir a él debido al bajo costo del préstamo (en promedio 40 puntos de base) como se denominaron los préstamos en moneda respaldada por oro, sobre todo en Londres, el centro de las finanzas internacionales en el momento.

 

De los grandes prestatarios, como EEUU recientemente independiente, tenían un fuerte incentivo para también adoptar el patrón oro. Para 1870, los principales países centrales del patrón oro habían estado profundamente comprometidos en el comercio internacional durante décadas, liderados por la promoción británica de comercio libre. Por consiguiente sus niveles de precios domésticos respectivos eran similares y sus diferencias sólo cambiaron despacio, poniendo menos tensión en su equilibrio de pagos. Los déficit de comercio eran difíciles de sostener y el comercios se retardaría como los déficit aumentaron hasta que el equilibrio de pagos se restauró.

 

La promoción británica del comercio libre bajo el patrón oro tuvo lugar en una era cuando los nuevos descubrimientos de oro en América, Australia y África del Sur le permitió a Gran Bretaña dirigir un déficit de comercio mientras todavía consolidaba en ultramar la inversión sustancial en colonias. Esto era porque el oro se devaluó firmemente en la expectativa de entrar más oro en el mercado, y se esperaba que el desfasaje resultante fuera corregido cuando la economía se extendió más rápidamente que la tasa de producción de oro. Era un ejemplo clásico de los efectos positivos de la teoría de cantidad de moneda cuando la expansión del suministro de moneda no vino así cuando se devaluó el desfasaje oficial de moneda de oro.

 

La hegemonía de la Libra esterlina reemplazada por la hegemonía del dólar

 

Antes en el siglo 19, Gran Bretaña tenía que dirigir un sobrante de comercio para invertir en ultramar. Un suministro incrementado de oro se tradujo en un aumento en el suministro de moneda para empujar el crecimiento económico globalmente después de medio siglo. En ultramar el ingreso actuó a su vez como contrapeso contra los flujos de comercio adversos temporales y equilibrio de pagos y por eso redujo la necesidad por los movimientos agresivos en tasas de interés.

 

Globalmente, la riqueza estaba fluyendo a Inglaterra así como desde el resto del mundo que incurrió en déficits de comercio persistentes. Éste es el mismo principio detrás de la hegemonía del dólar que hoy permite a la riqueza fluir en la economía controlada por EEUU del dólar así como EEUU incurre en déficits de comercio y fiscal persistente. La diferencia clave es que el dólar hoy no está protegido contra la desvalorización por la expansión de la economía americana, desde que la Reserva Federal cuando bajo el presidente Alan Greenspan acudió a la desvalorización del dólar por aumentar el suministro de moneda como un dispositivo para estimular series de burbujas económicas.

 

La economía del dólar global está tratando ahora que la economía americana fuera una colonia. Pero la economía global del dólar no es controlada por China, sino todavía por la élite financiera americana. China necesita entender que no hay ningún futuro participando en un régimen de comercio global con el dólar como moneda de reserva. Más, China debe resistir la llamada americana para ser un "poseedor de parte" en la economía global del dólar si China no desea caer víctima de nuevo del colonialismo, aunque una nueva forma de neo-imperialismo.

 

El cobertor siempre ensanchando de un sistema comercial multilateral también redujo la necesidad de establecer déficits de comercio en oro por el temprano siglo 20. En 1910, Gran Bretaña dirigió un déficit de comercio combinado de 107 millones de libras con tres grandes regiones: Europa continental, EEUU y las grandes naciones llanas de Canadá, Australia y Argentina. Pero ella parcialmente desplazó lo deficitario con un sobrante de comercio de 60 millones de libras con las colonias británicas no-blancas de India, Caribe británico y África.

 

A su vez, estas colonias británicas no-blancas tenían sobrantes de comercio de 40 millones de libras con Europa continental, EEUU, y las grandes naciones llanas. El sobrante de comercio británico con China semi-colonial ni siquiera fue incluido en estos números.

 

La economía china había sido víctima por la hegemonía de la esterlina británica en los siglos 18 y 19. De maneras similares, la economía china ha sido hecho víctima de nuevo en las últimas tres décadas por el comercio extranjero bajo la hegemonía del dólar fiduciario. Así el ataque de Krugman de la alegada política de comercio "mercantilista predadora" china es en esencia que culpa a la víctima del crimen de neo-imperialismo. China tiene que denominar su exportación en su propia moneda, la economía china estaría en una forma mucho mejor hoy.

 

Incluso entonces, Krugman describió la moneda de China inexactamente hoy como "clavado por la política oficial a casi 6.8 yuan al dólar."

 

Para aplacar la demanda americana, China abandonó una clavija yuan-dólar fijada en el 2005 para manejar un flotador contra una canasta de monedas dentro de una banda y a una tasa de arrastre (BBC). Desde entonces, el yuan se ha apreciado por casi 20% contra el dólar.  Cuando el yuan se clavó exclusivamente al dólar, perdió el valor relativo a otras monedas cuando el dólar se cayó, como hizo entre febrero del 2002 y 2005. Así no obstante, EEUU acusando a China como manipulador de moneda, EEUU era en realidad el manipulador principal de su propia moneda e indirectamente de la moneda china también por la posición de la moneda chino como un derivado del dólar manipulado.

 

En noviembre de 2008, en respuesta a los impactos adversos serios y abruptos en el sector de exportación chino de la crisis financiera global que originó EEUU, China le permitió a la moneda que pierda valor modestamente por las fuerzas del mercado. Este desarrollo fue mal interpretado por muchos economistas occidentales como un cambio en política de intercambio extranjera china. Desde entonces, el yuan ha comerciado en una banda estrecha contra el dólar y ha llevado a algunos economistas Occidentales a defender que una clavija de facto ha sido restaurada.

 

Entre 2005 y 2008, a pesar de la apreciación gradual en el yuan, China ha continuado registrando actuales grandes sobrantes de cuenta con EEUU y ha llevado a algunos economistas a concluir que el desequilibrio de comercio entre EEUU y China no fue causado principalmente por tipos de cambio.

 

La confrontación d EEUU-China no es una solución

 

Krugman concluye que las necesidades americanas no tienen miedo de confrontar China en problemas de comercio. Él dice que subsecuentemente

 

"las tasas de interés a corto plazo están cerca de cero; las tasas de interés a largo plazo son más altas, pero sólo porque los inversores esperan que la política de tasa cero acaben algún día. La compra china de bonos hacen poca o ninguna diferencia." Él dice "que para el próximo par de años el mercantilismo chino puede terminar reduciendo el empleo americano por alrededor de 1.4 millones de trabajos."

 

Así Krugman, citando a Paul Samuelson, desecha

 

"la demanda que el proteccionismo siempre es una cosa mala, en cualquier circunstancia. Si ése es lo que usted cree, sin embargo, que usted aprendió Econ. 101 de las personas equivocadas - porque cuando el desempleo es alto y el gobierno no puede restaurar el empleo pleno, las reglas usuales no aplican."

 

Krugman advierte a China concluyendo que

 

"el proteccionismo muy apacible del cual está quejándose actualmente será el inicio de algo mucho más grande."

 

Paul Samuelson y Joseph Schumpeter

 

Sobre el problema del proteccionismo, Krugman es correcto pero por razones equivocadas. El proteccionismo trabaja para proteger industrias nacionales débiles y sólo indirectamente protege contra la pérdida de empleos. En lugar de citar a Samuelson, Krugman podrían haber sido más persuasivos citando a Joseph Schumpeter. Según la teoría de Schumpeter de destrucción creativa como expresada en su Capitalismo, Socialismo y Democracia, los trabajos son destruidos regularmente por innovaciones y son reemplazados por nuevos trabajos, más productivos.

 

Schumpeter frecuentemente es citado por Greenspan que selectivamente omite la parte que, según Schumpeter, el socialismo en el futuro reemplazará al capitalismo (capítulos 11 -14).

 

EEUU está perdiendo trabajos en China porque la política de comercio americana anima a las cargas de sueldos a cruzar la frontera. Aun cuando China no terminó, las compañías transnacionales americanas enviarían pagos  de bajo sueldos a trabajos costaneros en otros países de bajo salario. Pero estos trabajos son principalmente trabajos inexpertos en sueldos que ningún obrero americano aceptaría. A la larga, una fuerte base industrial innovadora con sueldos crecientes es la garantía mejor para el empleo pleno. Hasta que la política de comercio de EEUU se enfoque en esta verdad económica, culpar China puede hacer que se sienta bien a los obreros americanos, pero no resolverá problemas de pérdida de trabajo que son creados fundamentalmente por la política de comercio de EEUU.

 

Proteccionismo y nacionalismo económico

 

Krugman necesita entender la diferencia entre el nacionalismo económico y proteccionismo. La cura para la carga de los sueldos cruzando la frontera ha terminado permitiendo funcionar la hipótesis del mercado eficaz en el mercado obrero global, para llevar los sueldos en las economías de bajo salario como China, a niveles en las economías avanzadas por trabajo igual.

 

En este problema que clama para cooperación internacional no hay todavía desgraciadamente, ningún progreso y está brillantemente ausente en las negociaciones de World Trade Organization y diálogos estratégicos y económicos y cúspides bilaterales.

 

 

Lo que la economía global necesita es ahora empleo pleno global con sueldos crecientes por el nacionalismo económico coordinado. No necesita la racionalización miope del proteccionismo obsoleto, aun cuando está estribado por citas de Samuelson.

 

Henry CK Liu is chairman of a New York-based private investment group. His website is at http://www.henryckliu.com