NIKOLAI KONDRATIEV COMO ESPEJO DE LA CRISIS GLOBAL.

 

Parte 3

http://www.rpmonitor.ru/en/en/detail.php?ID=11611

 

26 de octubre de 2008 (fecha de publicación en ruso)

 

Alexander Aivazov, Andrey Kobyakov

 

Re-estructurando de economía global

 

Parte 1: http://www.rpmonitor.ru/en/en/detail.php?ID=11609

Parte 2: http://www.rpmonitor.ru/en/en/detail.php?ID=11610

 

¿QUE LE PROMETE EL FUTURO A EEUU?

 

Cuadro de texto:  De hecho, los Estados Unidos han estado viviendo con la parte del resto del globo durante años. No produciendo más de 20% del PIB global, EEUU consume casi 40% de la producción global. La deuda total de los Estados Unidos comprende $53 mil millones - una suma casi cuatro veces que exceden el PIB de la nación. La crisis financiera y el derrumbe resultante de las posibilidades de crédito del mercado americano producirán la caída inevitable de demanda masiva y reducción del consumo.

 

Por consiguiente, la producción también va a caer, junto con las cantidades requeridas de energía, y en caso que los mayores productores de petróleo no están de acuerdo en cortar la extracción de petróleo a un nivel aceptable mínimo, los precios de petróleo son probables que se derrumben abruptamente.

 

El mercado del oro está enfrentando una dinámica diferente: esta commodity sirve ahora como la única medida universal de valor y también es el único posible medio de garantizar los capitales de las crisis y valores por default.

 

Por otro lado, la disminución de la demanda en los Estados Unidos en el proceso de crisis financiera producirá también inevitablemente un declive de la producción en Europa, China, Japón, India y otros estados que servían como la mayor planta productiva para abastecer bienes de consumo y productos IT para el mercado americano durante la fase creciente del quinto Ciclo-K. Este declive, a su vez, llevará a una reducción abrupta de los mercados globales, al reavivamiento de políticas proteccionistas, y a la exacerbación de contradicciones existentes entre los Estados Unidos, la Unión Europea, China, Japón, India, Rusia, Medio Oriente y los estados Iberoamericanos, produciendo la desintegración de WTO en el futuro.

 

En la esperada serie de guerras comerciales, los Estados Unidos entrarán en la mayoría de las confrontaciones serias con la Europa unificado - ciertamente, si Bruselas no victimiza sus intereses por una orden directa de Washington, y con China que está intentando hoy establecer su propia zona de comercio libre en la región de Asia-Pacífico y posee la cantidad más alta de reservas monetarias de oro. La exacerbación de las guerras comerciales alimentará procesos de integración dentro de los mayores grupos regionales de naciones y formará mercados regionales capaces con una tendencia a construir asociaciones económicas de circuitos cerrados autosuficientes. Durante la fase decadente del quinto Ciclo-K, estos grupos de naciones, con economías orientadas principalmente al comercio regional inter-estatal, van a elevar su papel de centros independientes de influencia.

 

Algunos de estos grupos regionales se establecerán alrededor de la más grande de las economías regionales - como China, Rusia, Africa del Sur, posiblemente India. Entretanto, el Medio Oriente y los estados Iberoamericanos son probables de unificarse según el modelo de la Unión Europea, con varias naciones principales en un grupo. Todos estos mercados regionales son probables de desarrollarse sobre la base de una regulación muy áspera, probada con algún nuevo tipo de Keynesianismo.

 

Antes que esto pase, nosotros vamos a enfrentar el tercer default del dólar americano que pondrá fin a la larga dominación de casi siete décadas del dólar como la única moneda de reserva global. El default de la moneda americano destruirá completamente la fábrica de fabricación de burbuja, construida por Alan Greenspan.

 

La economía global no tolerará más la situación cuando el entero sistema financiero del mundo depende totalmente de una política egocéntrica e irresponsable de un solo Estado. Esto significa, en particular, que los acreedores de los Estados Unidos - China, Japón, Rusia y otros - tendrá que introducir la reorganización de la economía americana, desarrollar inevitablemente nuevas reglas de desarrollo económico global, y crear nuevas instituciones económicas globales.

 

Por consiguiente, la integración regional así ejemplificado por la Unión Europea, es probable que tenga lugar en varias regiones del mundo, motivándose con esfuerzos para salvaguardar las economías nacionales de las implicancias de la caída del sistema financiero americano. Por consiguiente, es probable que cada grupo regional de estados seleccione su propia moneda regional. Estos dineros de reserva regionales pueden clavarse al equivalente en oro. Es probable que estos grupos de países mantengan la base del nuevo sistema de instituciones globales y estructuras que van a reemplazar los existentes WTO, FMI y Banco Mundial que se han desacreditado demostrando incapacidad para resolver los problemas importantes que emergen de las tendencias objetivas del capitalismo global.

 

El correspondiente sistema político multipolar es probable que se vuelva mucho más equilibrado y fiable que el mundo bipolar de la segunda mitad del siglo XX y, sobre todo, que el sistema unipolar más tarde.

 

PARA VOLVERSE EL LÍDER EN EL NUEVO GRAN CICLO

 

Entretanto, Rusia está enfrentando hoy una opción más seria. En caso que nuestro país continúa siguiendo el agua clara de las políticas financieras americanas, contando cuenta con un momento de suerte para escapar el desastre junto con los americanos, la economía rusa será enterrada bajo las ruinas del sistema financiero americano. De hecho, el Gobierno ruso no se ha manejado para establecer un sistema financiero soberano hasta hoy.

 

El Ministerio de Finanzas y el Banco de Rusia realmente están invirtiendo en el déficit del presupuesto americano y no en compañías y bancos de Rusia. Arrastrando fuera la liquidez supuestamente excesiva del presupuesto y acumulándola en el Fondo de Estabilización, el Ministerio de Finanzas ha dejado los sistemas corporativos y bancarios domésticos de hecho en raciones cortas.

 

Por consiguiente, las reservas de la Federación rusa, nominadas en seguridades Occidentales, comprendieron $476.4 mil millones de dólares, mientras la deuda extranjera de Rusia subió a $459.6 mil millones - sólo debido al hecho que se obligó a las corporaciones rusas, dadas la ausencia de mecanismo de refinanciamiento doméstico, a dirigirse a bancos Occidentales para los préstamos.

 

De esta manera, el estado y el sector invirtiendo se han encontrado rehenes de la estabilidad del sistema financiero americano - que, como explicado anteriormente, va a derrumbarse inevitablemente.

 

Sólo al sonido de trueno, las autoridades financieras rusas se dieron prisa para crear un sistema nacional de refinanciamiento. El Banco de Rusia empezó no vertiendo dinero en Occidente sino en bancos rusos, y el Vnesheconombank (VEB) recibió $50 mil millones para refinanciar corporaciones rusas mayores que habían pedido prestado en el Oeste.

 

En caso que un sistema financiero soberano existió antes, los bancos rusos y corporaciones no tendrían que pedir prestado billones de dólares en el Oeste, mientras el los pequeños y medios negocios subiría de su forma miserable y pediría prestado a los bancos domésticos. Este error tiene que ser invertido. No deben invertirse reservas rusas en un sistema financiero fallado.

 

El llamado "Plan Paulson" y otros esfuerzos de salvar el sistema financiero global en su forma presente sólo pueden posponer la caída de la economía americana durante un par de años o probablemente durante meses, pero a costa de la hiperinflación.

 

Sin embargo, este periodo será seguido con crisis y pérdidas más devastaras aún. El capital virtual, ficticio, inseguro se tiene que quemar en el horno de la crisis en la fase decadente del quinto Ciclo-K. Más liquidez los gobiernos Occidentales meterán a raudales en el mercado accionario, más profundo y devastador serán el nuevo derrumbe. Es notable que el "saludable" plan de Paulson haga pensar en el aumento del déficit del presupuesto americano que ya alcanza casi 80% del PIB. Absteniéndose de apuntalar la burbuja condenada de la economía de EEUU, Rusia podría escoger un camino más decente al futuro. Con sus recursos, el potencial educativo e industrial, Rusia tiene un potencial suficiente para dar alcance a la iniciativa civilizadora y hacerse el arquitecto mayor del Mundo Después-del-Dólar, empezando los cambios esenciales junto con Europa, Japón, China, India, Brasil y otros países.

 

Ni un solo país excepto Rusia se ha preparado para este papel hoy. China no tiene la experiencia de cumplir la misión de un poder global que la URSS en la Posguerra mundial II llevó a cabo por décadas. La Europa unificada realmente no se une en sus enfoques hacia política económica que es minada por la influencia de los vasallos inmediatos de Washington. Así, sólo Rusia puede llevar a Europa, China y otras naciones del mundo por el camino hacia una nueva arquitectura económica del orden mundial futuro, y así superar las implicancias devastadoras de la fase decadente del quinto Ciclo-K.

 

Casi en 2012-15, cuando se derrumbe la economía americana, Rusia, con su gran potencial de reservas, las tierras para cultivo, y potencial científico, es probable que se vulva el lugar más atractivo para las inversiones, y para la aplicación de las tecnologías más avanzadas del nuevo racimo de tecnologías básicas del sexto Ciclo-K.

 

Rusia también necesariamente tiene que entrar en OPEP e iniciar la fundación de una "OPEP del gas" y "OPEP de comida" con la misión de organizar resistencia a la especulación desenfrenada en los mercados de materias primas, energía, y capitales ficticios. Es esencial recordar que en la fase decadente del tercer Ciclo-K, la Unión Soviética se manejó para usar eficazmente la Gran Depresión y aceleró para cerrar la brecha con el Oeste durante este ciclo, llevando a cabo una modernización máxima e industrialización de su economía que la permitió al país ganar en la Segunda Guerra Mundial.

 

Ése era el periodo de construcción del complejo de fabricación de máquinas, así como la fundación de nuevas instituciones e industrias que después, en la fase creciente del cuarto Ciclo-K, se volvió la base para la industria nuclear, síntesis de química orgánica, producción de nuevos materiales de construcción. Las inversiones estatales de ese tiempo habilitaron a la Unión Soviética, en dos décadas y media, a ganar la carrera en exploración del espacio exterior y alcanzar la paridad de armamentos con los Estados Unidos.

 

Un esfuerzo de la modernización similar, enfocado en nuevas tecnologías de información, era necesario llevar a cabo en los años setenta, en la fase decadente del cuarto Ciclo-K. Desgraciadamente, la Unión Soviética se relajó sobre los ingresos de las exportaciones de petróleo y no emprendió este esfuerzo, y finalmente experimentó una derrota amarga en la competencia con el Oeste, cayendo en pedazos como un castillo de naipes.

 

Si la Rusia no usa una oportunidad similar de hoy y en cambio continúa gastando el dinero de sus reservas de oro reserva y ahorros de estabilización para apuntalar el sistema financiero que se derrumba en los Estados Unidos, su destino será deplorable. Cualquier pirámide financiera, sea esta la escandalosa "MMM Corporation" de 1992 (esquema Ponzi, N del T), las obligaciones de tesorería de estado de Rusia de 1998, o el sistema financiero americano de 2008, en el futuro se derrumbarán, enterrando a todos aquéllos que creyeron en su eternidad bajo sus ruinas. Por consiguiente, Rusia debe invertir sus reservas financieras en industrias innovadoras básicas del nuevo, sexto modelo tecnológico (modo), en la "economía de conocimiento de futuro", en la infraestructura de Rusia, y posiblemente también en desvalorizadas compañías de investigación Occidentales - pero no en instrumentos financieros de un sistema que se descompone.