Rusia finalmente comenzará a hablar sin apuntadores

Por Gral. Leonid Ivashov

Traducción: Prof. Maria L. Cocco

 

Cuadro de texto: La intervención de V. Putin en la conferencia internacional para asuntos de seguridad en Munich marcó un cambio en el proceso global quel se produce en los últimos 15-20 años. Por la importancia histórica del discurso en Munich de V. V. Putin,  es el mismo discurso emitido por Winston Churchill en Fulton el 5 de marzo de 1946, solo que en sentido inverso. Si después de la intervención del ex primer ministro británico comenzó la "Guerra Fría", el discurso del Presidente de Rusia dio la reversión de los procesos positivos de un mundo unipolar a un mundo bipolar. Y si nos fijamos en la dirección de las recientes visitas del jefe de Estado de Rusia a China, la India y el mundo árabe a continuación, se nos asegura que hoy en día Rusia ha hecho una seria declaración:  la de liderar el campo que se opone a las pretensiones de los Estados Unidos hacia la hegemonía mundial.

Rusia ha dejado claro que está dispuesto a liderar el segundo polo del mundo, en función de la confrontación hacia la política de EE.UU.. ¿Pero por qué Rusia, por ejemplo, y no China? ¿Y por qué Estados Unidos se comporta de manera provocativa?

Este es un proceso geopolítico natural. Todos los clásicos de la geopolítica, en principio,  están de acuerdo con la ley fundamental de la dualidad: el conflicto entre la Tierra y Mar. Las  conclusiones se basan en la imaginación que tiene la elite estadounidense del mundo.  "Para destino de América está el mar”, escribió en el siglo XIX, el más venerado en materia geopolítica Almirante A. Mahan, y esta "manifestación" surge que el destino es la integración estratégica de todo el continente americano en una primera fase, y luego establecer la hegemonía mundial. " Y de este objetivo no se ha excusado ningún estratega y ningún presidente de Estados Unidos.

No vale la pena alimentar ilusiones acerca de la relación entre Rusia y Estados Unidos. El mismo Mahan propuso el siguiente abordaje estratégico-militar con relación a Rusia como  “eje” de una potencia continental:  “La lucha contra Rusia, esa masa continental continuadora del imperio ruso es para la fuerzas armadas (de EEUU) el principal objetivo estratégico a largo plazo. Las potencias de Eurasia (Rusia, Alemania, China) deberán ser estranguladas por los anillos de la anaconda”.

Y nosotros todavía nos sorprendemos de que nos estén rodeando de bases militares y sistemas de defensa anti misiles estadounidenses PRO.

Las consecuencias de esta estrategia se calcularon en los años 20-30 del siglo XX por el geopolítico alemán K. Haushofer: "La expansión geopolítica de los Estados Unidos por una línea Oeste - Este, cuando termine de ejecutarse, creará la posibilidad misma de que los EE.UU. puedan esclavizar a todo el planeta."

Para evitar esto Rusia una vez más, trata de convertirse en uno de los centros de la política mundial. Ese es su destino histórico. La esencia de la misión histórica de nuestro país se ha definido e identificado por los pensadores rusos: llevar al mundo la verdad y la justicia, ya que el código de Rusia es la conciencia geopolítica (en cambio para los anglosajones, es el lucro).

Así surge una pregunta natural: ¿por qué el presidente Putin, al elegir, entre otras cosas, un buen momento político, criticó la política de EE.UU. y el bloque militar de la OTAN dirigida por los propios norteamericanos? El tono y el contenido del discurso de Putin fue una sorpresa no sólo para los estadounidenses sino también para la sociedad rusa. ¿Qué ha pasado? Vamos a tratar de entender.

En primer lugar: Rusia como centro geopolítico del espacio cultural de dos civilizaciones, Eurasia y eslava-ortodoxa, hace 15 años al cambiar su misión, trata de encajar en la civilización occidental. Esto es absurdo porque la historia geopolítica no tiene conocimiento de casos en que una civilización distinta voluntariamente transite hacia una civilización antípoda.

Aparentemente, ese camino sin salida se torna claro para el Kremlin.

Segundo: Como consecuencia de cambios a gran escala (incluyendo el colapso de la Unión Soviética por medio de la receta norteamericana) Rusia ha disminuido en los indicadores clave del desarrollo (calidad de vida, nivel de capital humano, la desigualdad social, la esperanza de vida, etc. ) a un nivel de tercer estado (devaluado).

Tercero: Rusia debido a los precios del petróleo y el empobrecimiento de la población se liberó de la dependencia de la deuda y configuró el presupuesto federal con sus propios recursos. Sin embargo, el Fondo de Estabilización de Rusia y parte de las reservas de oro de Rusia están trabajando en la economía de los EE.UU., el apoyo a la fluctuación del dólar de los EE.UU.. Esto quiere decir que los norteamericanos son hasta cierto punto dependientes de nosotros.

En respuesta a todos los intentos de unirse a la comunidad occidental, y en respuesta a las concesiones otorgadas en el campo estratégico, militar, política exterior y las cuestiones económicas, Rusia está rodeada de una red de bases militares, instalaciones en Rusia son blancos de miles de misiles de crucero, implantan un sistema de defensa antimisiles PRO cerca de nuestras fronteras, y separan en pedazos su espacio geopolítico en la forma de ex repúblicas soviéticas.

Sí, e incluso amenazan con utilizar contra Rusia la máquina militar de la OTAN en el caso de corte de suministros de petróleo y gas a Europa (de acuerdo con el senador Lugar R.) e incluir a nuestro país entre los principales objetivos de un ataque preventivo nuclear (según el Secretario de Defensa Robert Gates). Quiero decir, están cumpliendo con todos los requisitos de la teoría geopolítica de EE.UU.  Parece, sin embargo, que la paciencia del Kremlin está llegando a su fin.

Cuarto: El discurso de V. Putin demuestra que Rusia se desplegó de oeste a este. La fórmula que he sugerido desde hace años: no tener disputas con Occidente, y hacer amigos con el Este, hoy adquiere las características reales. En el discurso de Vladimir Vladimirovich Putin, por primera vez se evalúan las amenazas reales a la seguridad rusa. Putin declaró que los planes estratégico-militares de EE.UU. en el área son un desafío a Rusia y crean una amenaza a su seguridad. Hoy en día, con el fin de realizar la instalación de Putin, se necesitan medidas urgentes, y ya están siendo tomadas.

El discurso de Putin fue una respuesta a la reciente declaración del Secretario de Defensa Gates, al incluir a nuestro país, al igual que a China, en una lista de "estados delincuentes", junto con Corea del Norte e Irán.

Creo que en el Kremlin, el secretario Gates fue tomado en serio. Recordemos su "mérito" como director de la CIA para el colapso de la Unión Soviética. Y en este sentido trae a la palestra la cuestión del potencial defensivo de Rusia.  El actual liderazgo militar y reclamaciones de Rusia indican que la preparación para el combate de nuestras fuerzas armadas ha ido en aumento en la última década. Quizá sea así, pero todavía ante el potencial militar de EE.UU.y la OTAN, Rusia está reducida.

La OTAN tiene fuerza de construcción y la expansión de la alianza a nuevos países así como una mejora cualitativa de las armas. Nos degradarían. Aún así, la principal tarea de las fuerzas armadas sería situarse frente a la lucha contra el terrorismo internacional. De momento, esto no es tarea de las Fuerzas Armadas, y si la hubiere sirve solo de apoyo.

Muchos argumentan que los gastos de defensa, todavía no pueden equipararse con los de Estados Unidos. Pero eso no es necesario para recuperarse. Si hoy los estadounidenses son capaces de atacar el territorio de Rusia, con 300 ojivas, entonces debemos ser capaces de garantizar traer a ciudades de los EE.UU. por lo menos 30 cabezas nucleares – en proporción 1:10. Y eso es suficiente. Los daños para EEUU serían inaceptables.

¿Qué se podría contrarrestar por medios convencionales? Hoy día, Rusia también puede alcanzar hasta 500 misiles crucero, y aún con eso en nuestra defensa se produciría un fallo. Por tanto, necesitamos una respuesta asimétrica. Y no sólo en materia de armamento, sino también en la política y la economía. Sobre esto se debe pensar, muy en serio.

Quedó claro al no invitar a Rusia a integrar la tropa de la OTAN que se hizo recientemente, mientras S. B. Ivanov todavía era Ministro de Defensa. Por el contrario, debió estar claro donde se hará la instalación de defensas anti misiles o tener la aprobación de al menos uno de los países de la CEE, antes que deteriorar las relaciones con la Alianza.

Se podría tomar una medida de carácter político: un acuerdo con los chinos y declarar que en caso de agresión de EE.UU. contra China, Rusia ayudará a China, y China, a su vez nos ayudará. Lo que esta ayuda sería no tendrán que decirlo, sino solo haciendo una declaración política adecuada. También se pueden considerar opciones para fortalecer las relaciones con Irán y los países árabes;  y aprovechar los resultados positivos de la visita del Presidente Putin a Arabia Saudita, Qatar y Jordania a nivel de un tratado de amistad y ayuda mutua, estableciendo que el territorio de nuestro país no será utilizado contra los intereses de las partes contratantes. Las medidas pueden ser muchas, la principal - de buscar, finalmente, romper con la inercia de todo lo hipotecado por Yeltsin.

Resumiendo, no puedo dejar de manifestar mi satisfacción con el hecho de que Moscú por fin se haya manifestado en la arena internacional con su propia voz. Apuntadores de ultramar, nosotros no precisamos.