En Bialowieza para tres

 

Por General Leonid Ivashov

 

Traducción: Prof. Maria Lelia Cocco

 

 

Cuadro de texto:  
Leonid Ivashov
En Diciembre de 1991, la Unión Soviética desapareció. ¿Qué resta? Una conclusión precoz acerca del “colapso del régimen comunista” fue dicha por los radicales hace 15 años atrás que naturalmente diera lugar a la búsqueda de un abordaje mas sensato para este evento de importancia mundial y encontrar las causas subyacentes de los objetos de acción para la destrucción de la URSS.

 

¿Qué fue la URSS en la comunidad internacional de naciones y civilizaciones? Si dejamos de lado los métodos de edificación del Estado Soviético (campos de concentración, hambre, ejecuciones, etc.) e analizamos su valor final para el futuro de los pueblos de Eurasia y del mundo, entonces veremos una imagen diferente de aquella que nos fue impuesta por el gobierno “democrático” representada en una escala de tragedia diferente.

 

Cerca de 1917el Imperio Ruso se acentuaba a sí mismo como un “tipo histórico-cultural” como una civilización original. Demostró su misión especial y universal como “la tercera Roma”: traer un nuevo orden mundial, el origen de la verdad y la justicia.

En las obras de los pensadores rusos se configuraron por ese tiempo dos ideas básicas de la creatividad histórico cultural:

 

  • Construir sobre los valores de la civilización rusa un mundo pan-eslaviano (eslavófilos:  F. I. Tyutchev, N. Y. Danilevsky, A. S. Khomiakov, etc).
  • Fortalecer los valores rusos sobre la base de la unificación de Eurasia (euroasiáticos: N. S. Trubetskoy, P. N. Savitsky, G. V. Florovsky, L. N. Gumilev, etc.).

 

Ni la primera ni la segunda preveían la subyugación forzada de otros pueblos.

Fue dicho sorprendentemente por nuestro ilustre poeta y diplomático F. I. Tyutchev sobre el “método ruso” de unificación de los pueblos. En la controversia con el Canciller de Alemania O. Bismarck acerca de la unificación de los alemanes “con hierro y sangre”  él escribió:

 

La Unidad, proclamó el oráculo de nuestros días; puede ser amalgamada solo con hierro y sangre; más nosotros intentamos amalgamarla con amor…y después veremos cual es más fuerte”

 

Es de destacar que en la implementación del proyecto soviético encontraron espacio las ideas de los eslavófilos y de los euroasiáticos. Dos poderosas corrientes de pensamiento, se fundieron en un único flujo. El genotipo histórico cultural ruso y el código de la civilización rusa, se reflejaron en los patrones de comportamiento estable y en las instituciones sociales,  se volvieron dominantes no solo en los espacios de la URSS sino también más allá de sus fronteras.

 

Al contrario de la retórica de los comunistas, y las prácticas represivas de las autoridades de la URSS, después de la II Guerra Mundial se implementó un mega proyecto de desarrollo muy aproximado a la conciencia colectiva de la civilización rusa. El sistema socialista mundial actuó como un súper sistema de organización de la actividad humana que dio origen a una enorme energía a través de complejos procesos civilizacionales que se consustanciaron en el arte popular, la cultura, las nuevas tecnologías y avances científicos.

 

Por primera vez Rusia/URSS creo una agenda de desarrollo global. Fue un experimento humano universal en torno del cual giró todo el mundo.

 

¿Y no fue ese acaso el sueño de F. Dostoievski? “Sí, el destino del hombre ruso es ciertamente europeo y universal. Ser un verdadero ruso, volverse totalmente ruso, tal vez signifique entonces volverse hermano de todas las personas, de todos los hombres, si ustedes lo quieren…Para un verdadero ruso, Europa y los destinos de la tribu aria son tan preciados como la propia Rusia e como el destino de su tierra natal. Porque nuestro destino es global y no alcanzado por la fuerza de la espada si no con la fuerza de la fraternidad y el deseo fraternal de la reunificación de las personas…en el futuro los rusos comprenderan que lo único para volverse un ruso de verdad y lo que esto significa: aspirar a traer definitivamente las controversias de Europa, mostrar los resultados de la angustia en su alma rusa a toda la humanidad y unicidad”.

 

Captó la idea del mega proyecto soviético de desarrollo Stalin, o bien él la adaptó de otra persona, no podría decir.

Tal vez, a través de Stalin se expresó la contradicción milenaria de la conciencia colectiva rusa. Otros pueblos soviéticos no podrían haber creado un proyecto a gran escala por causa del territorio limitado y una modesta memoria histórica (en escala planetaria) ¿o será que los tártaros soviéticos consiguieron preservar los vestigios genéticos de la grandeza dorada?

 

Y no fueron las ideas de Marx las que estimularon al grupo étnico ruso para tales actos en gran escala.  En primer lugar porque sus trabajos fueron conocidos en la URSS por un grupo reducido de personas y el resto seleccionaron  conforme a la necesidad de los “clásicos”  apenas unas citas y slogans. El marxismo no se tornó en la Rusia Soviética en una fuerza material, no dominó las masas. Era apenas una máscara ideológica de acción monumental popular. En segundo lugar, en la URSS no se construía una sociedad comunista, eso era un cuento de hadas.

Fue proclamada la construcción de una sociedad de justicia social, donde cada quien recibía según su trabajo. Cuanto mas significativo era ese trabajo para la sociedad, tanto más se recibía y no solo riqueza material, sino también el reconocimiento social y respeto por parte de los otros. Esto no es Marx, es la tradición rusa.

En el fenómeno de desarrollo explosivo en la URSS de la ciencia, la tecnología, la cultura, la industria y especialmente la defensa de nuestro país en 1941-1945 se encontró la encarnación material de la mente colectiva rusa.

 

Desde la II Guerra Mundial la URSS que trajo la victoria sobre el nazismo alemán y sobre el militarismo japonés, dio una contribución decisiva sin precedentes a escala internacional en materia de influencia y autoridad. Através de ello la comunidad internacional obtuvo un centro de fuerza independiente capaz de hablar de igual a igual con Occidente. Con la participación activa de la URSS como miembro de la “Troika” fue creado el sistema Yalta-Postdam de relaciones jurídicas internacionales: un sistema justo y seguro de las normas morales y legales de las relaciones entre los estados con la garantía, la seguridad y las perspectivas de desarrollo pacífico. Este sistema tenía un carácter de vinculación mundial, la URSS se tornó la potencia número 1 dentro de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. El prestigio internacional de la URSS tras la guerra permaneció inalcanzable.

 

Y de esto no todos gustaban ¿Cuándo hubo un estado-civilización que equilibrase así al mundo? El instinto geopolítico de una civilización pirata y los planes de dominación mundial se enturbiaron en las cabezas de los generales y políticos occidentales. El mundo entró en una dirección peligrosa: la cooperación que negociaron los líderes de la URSS y de los Estados Unidos fue sustituida por la confrontación y la “guerra fría”.

No obstante, después del discurso de Churchill en Fulton que dio una señal visible a la “guerra fría” el mundo vio que la URSS no solo podría cooperar sino que si era necesario enfrentar de forma adecuada a Occidente unido tratando de quebrar el equilibrio de fuerzas configurado y el modelo común de edificación mundial.

 

La división del mundo en dos campos trajo del algún modo equilibrio a la comunidad internacional.Como un hombre que haciendo equilibrio en una sola pierna recuperase la otra y entonces equilibrase su cuerpo. Con la formación de un mundo bi polar y en la medida en que la URSS se transformó en un centro de fuerza independiente “los países del mar” y los “países de la tierra” conformaron un sistema opuesto con vías de desarrollo alternativo. Quedó registrada claramente la frontera marítima (USA) y la civilización continental (URSS) y por primera vez surgió entre ellas la paridad de potencialidades colectivas. La teoróa de los geopolíticos, no solo de los anglosajones (D. Mackinder, A. Mahan, N. Spaykmen) como de los rusos (P. N. Savitsky) fue confirmada.

 

Fue característica de esta situación el hecho de que la mayoría de los estados del mundo, se veían inmunes y seguros, tenían la oportunidad de escoger independientemente las vías de desarrollo. Entre los polos Estados Unidos-URSS había polos menores, no tan poderosos, pero que tornaban al mundo mas rico, mas variado: el prestigioso movimiento de los No Alineados, la China, la India, los países del Sudeste Asiático, el mundo árabe, América Latina, Africa, pueblos que podían comparar, escoger el modelo de desarrollo y usar los dos sistemas mundiales. Eso se aplicaba a un número de países que hacían parte de la esfera de influencia, sea de Estados Unidos o de la URSS.

 

Como resultado de la victoria soviética se cristalizaron las fronteras históricas naturales del “Heartland” (enraizada en Occidente la definición del espacio de Rusia/URSS como el “corazón del mundo”) el centro de la civilización continental. Se verificaron las aspiraciones milenarias de los rusos y de otros pueblos autóctonos de Rusia para difundir sus particularidades y hasta definir sus propios límites geopolíticos.

Los límites geográficos del país se aproximaron como nunca antes a las fronteras geopolíticas: el enorme paralelepípedo ruso desde el norte y el este bañado por un enorme oceano mundial, el este, sur-este, y sur la frontera atravesaba a lo largo los límites naturales de Amur, del Himalaya, y las cumbres del Cáucaso. Al Oeste, aproximadamente por la línea de Kerzon reconocida por el mismo Occidente como límite natural entre las civilizaciones oriental y occidental.

La URSS tenía un acceso fiable a los océanos en el Mar Báltico, al norte del Ártico y al este del estrecho de Bering a Port Arthur, junto con otros países del Mar Negro controlaba el estrecho del Mediterráneo y la Armada Soviética patrullaba las aguas de todos los océanos el planeta.

 

El sentido geopolítico de Stalin condujo a la creación del bloque continental con la participación directa de los países aliados del Pacto de Varsovia e indirectamente con un número de otros países vecinos. El sistema se creó lo suficientemente fuerte que hasta los años 60 del siglo XX, las fronteras de la Unión Soviética no había conflicto grave. Y nadie reclamó territorio a la Unión Soviética.

Sí, la Unión Soviética, como resultado de la victoria en la Gran Guerra Patriótica  penetró muy profundamente en Europa, manteniendo una fuerte presencia militar allí hasta los años 90 del siglo XX, pero se trataba de la misión de proteger la unidad de los eslavos y la idea de Eurasia.

Los Estados Unidos también llegaron a Europa como consecuencia de la guerra y permanecen allí hasta ahora. Sin embargo, las razones para permanecer en Europa de las dos naciones más poderosas han sido drásticamente diferentes.

Rusia (Unión Soviética) estaba "harta" de ser regularmente objeto de ataques por el "occidente civilizado";  nuestro país se vio obligado, literalmente a formar un área de seguridad fuera de las fronteras de la URSS. Por otra parte, Moscú y Stalin, ayudaron a crear en Europa central y oriental, un sistema similar a los sistemas socio-económico soviéticos y se encontró en ello no sólo garantía para la seguridad, sino también una garantía a partir de los resultados de la Segunda Guerra Mundial.

 

La Unión Soviética no procuró beneficios económicos en Europa. Por otra parte, después de haber tenido enormes gastos, luchando hasta el límite de sus fuerzas para reconstruir la economía destrozada por la guerra y repeler una nueva amenaza nuclear, Moscú ha ayudado en todos los sentidos a revivir a los países europeos incorporados en la órbita de su responsabilidad.

 

Estados Unidos se desplegó en Europa para alcanzar otros objetivos muy diferentes, a saber:

·        La aplicación de una vieja aspiración de los círculos gobernantes de América a dominar el mundo;

·         Examinar  los resultados de la Segunda Guerra Mundial en su favor;

·         Ejercer presión sobre los militares de la Unión Soviética y su desgaste en una confrontación militar;

·         La subordinación de la economía de Europa occidental a sus intereses.

 

La tarea principal de todos los estadounidenses fue el debilitamiento y la destrucción de la Unión Soviética como un obstáculo en las aspiraciones geopolíticas de dominación mundial y como material de base de una civilización alternativa.

El poder y la autoridad de la URSS en el mundo han sido ampliamente reconocidos. Muchas personas del mundo con sincera simpatía están relacionadas con nuestro país y trataron de aprender todo lo que parecía la encarnación de una recepción decente. Es tonto e ingenuo pensar que esa simpatía sólo se obtuvo a base de  presión forzada  y asistencia financiera y económica.

En el ejemplo de la Rusia soviética se observó el modelo de desarrollo basado en los principios de uso prudente de los recursos naturales con prioridad a los valores espirituales sobre los materiales.

Para implementar este modelo de vida, nuestro pueblo tuvo que superar enormes dificultades. No olvidar: la transición del arado a las armas nucleares, a un estado industrial moderno, que se logró únicamente con recursos internos. Durante los años de la Segunda Guerra Mundial, la Unión Soviética había perdido al menos un 25-30% de la riqueza nacional, pero en 1950 nuestro país, superando el nivel a la pre-guerra de la producción industrial, adquirió su escudo nuclear e incluso unos pocos años después fue la primera potencia del mundo que entró en el cosmos.

 

En cuanto a los Estados Unidos, hicieron negocios con la guerra mundial, ganando con provisionses militares 23 mil toneladas de oro y no sufrieron daños graves.
El modelo soviético de desarrollo que toma en cuenta los principios de la justicia social y la prioridad social por sobre el individuo,  ha demostrado a la mayoría del mundo una prometedora línea de desarrollo para la Humanidad.

No digo esto por casualidad. Al transitar para el tercer milenio desde la época del cristianismo primitivo, la humanidad está atrapada en una garra histórica mundial. La sociedad de consumo como forma de vida se agota y no tiene perspectivas o llegar a la cima de la contradicción principal: entre la naturaleza y el hombre, entre el consumo ilimitado y los recursos naturales limitados. Aquí una de dos cosas: o bien una limitación razonable del consumo, o la autodestrucción inevitable.

 

Pero para esto la “comunidad internacional” no precisa reinventar la bicicleta produciendo un modelo de supervivencia. Es mi profunda convicción de que el proyecto de desarrollo aplicado en la Unión Soviética y la victoria asegurada para el pueblo soviético en la Segunda Guerra Mundial está muy cerca de lo que se requiere para la humanidad. El proyecto soviético debería haber reducido el consumo hasta una base científica razonable, el logro de la prosperidad moderada que satisfaga las necesidades básicas de la vida al tiempo que garantice el desarrollo personal, el dominio de conocimientos, el desarrollo de la ciencia, tecnologías, lograr la armonía con la naturaleza.

 

Después del desgaste de la guerra, la muerte de decenas de millones de soviéticos y la devastación de gran liderazgo soviético se eligió como prioridad para el desarrollo: la educación, la ciencia, la alta tecnología, el cuidado de la generación más joven (después de la guerra el país NO tenía un ejército de niños de la calle como hoy: el problema se resolvió mediante la apertura de una red de escuelas como Suvorov, orfanatos, programas de adopción de huérfanos, apoyo a las madres solteras). Tal fue el proyecto soviético destinado a futuro que se hizo y dio ejemplo para los demás.

En la  elección de un modelo para el desarrollo de post-guerra Stalin pensó correctamente en el plano geo-económico: estableció un sistema económico sostenido  en vista de  una posible agresión a gran escala, con la capacidad de aumentar el potencial de movilización y la flexibilidad para cambiar rápidamente a la producción de nuevos productos .

 

Después de la guerra se tuvieron en cuenta los errores de movilización antes de la guerra y la preparación y la economía se convirtió en una de las principales actividades de los órganos del Estado. Sobre todo, el modelo económico sirvió para todas las personas, todos los pueblos del país. Hoy tenemos una falla catastrófica. Puesta en marcha de los planes aprobados no existe incluso en papel y no existe legislación al respecto ni posibilidades concretas. El sistema económico está sujeto a los intereses de una minoría. Y una cosa más. Paradójicamente, la existencia de la Unión Soviética era beneficiosa para el mundo occidental. Nuestro país ha actuado como un competidor digno de Occidente en el desarrollo de un patrón de estilo de vida, para alentar la búsqueda de nuevas tecnologías industriales y sociales e identificación de las reservas de su sistema socio-político. Se sabe que la experiencia del sistema de control de gestión administrativa de la Unión Soviética era ampliamente utilizado en la aplicación de planificación a largo plazo bajo la regulación estatal de Japón, Alemania y Estados Unidos.

 

De hecho, los intereses geopolíticos de la Unión Soviética establecidos después de la Segunda Guerra Mundial para convertirse en una importante potencia mundial comenzaron a difundirse en todos los continentes del mundo. En Europa y Asia estos fueron incorporados en el sistema de Estados socialistas y en las democracias populares.

Cuba y varios países latinoamericanos se convirtieron en hitos de la influencia soviética en el hemisferio occidental. Suficientes puntos de apoyo tuvimos en el continente africano, Oriente Medio, Asia sudoriental y porque la existencia de la URSS estimuló poderosamente el proceso de liberación nacional. Después de la Segunda Guerra Mundial, el espacio geopolítico de Rusia ha alcanzado proporciones sin precedentes.

 

¿Y qué vemos hoy? Con el colapso de la URSS el resultado geopolítico de nuestra victoria se perdió vergonzosamente. Moscú se retiró voluntariamente de todos los lugares donde hace medio siglo basaba firmemente sus intereses. Algo sucedió que, incluso en una horrible pesadilla no podrían haber soñado a nuestros padres que se alistaron y defendieron a la URSS: no solo no se pudo impedir la desintegración del país, sino que no pudo mantener la esfera de sus intereses en el espacio post-soviético. Todos juntos: y los países bálticos y el Cáucaso y Asia Central fueron entregados a los Estados Unidos. Además del daño a nuestros propios intereses nacionales, el acuerdo de Rusia sobre la presencia de los Estados Unidos (bases militares) en la región de Asia Central y esta "debilidad" de China es lo que genera una sorda irritación en Beijing. Siguiendo la estela de la estrategia de EE.UU., Moscú perdió su posición en el mundo musulmán. Una reversión de la geopolítica se observa hacia Europa. Rusia deliberadamente se negó a tomar puntos de referencia geopolítico en zonas remotas, después de haber salido de Cuba (del centro radio-electrónico de Lourdes) y Vietnam (base de Cam Ranh).

 

Los Estados Unidos confirmaron los avances de sus aspiraciones hacia un mundo unipolar poco a poco conquistando los espacios geopolíticos de Rusia y nosotros abandonamos nuestras posiciones de todas las partes. La situación se ve agravada por la evidente falta de una estrategia geopolítica de Rusia y de la incompetencia de las élites gobernantes que han demostrado incapacidad para defender al pueblo, la sociedad y el Estado.

 

¿Cuál podría ser la salida? ¿Hay posibilidad de volver al sistema de coordenadas geopolíticas que existían en la Unión Soviética?


Sería un acto criminal decirle a nuestros compatriotas que es absolutamente posible corregir todo. El legado geopolítico soviético se criminalizó y echó a volar; y una serie de pérdidas ya no se pueden recuperar, al menos en un futuro próximo.

 

Sin embargo, existen elementos objetivos que permiten guardar la posición de nuestro país como líder mundial. Rusia, con sus amplios espacios, con su ventajosa posición geográfica solo, con sus recursos y potencial intelectual siempre será un rival geopolítico que se enfrenta a quien aspira a la hegemonía mundial. Y porque ninguno tiene la fuerza de tragar tan grande de un tirón. Y en este sentido Rusia sigue teniendo aliados en Europa, China y Oriente Medio que se resisten a un mundo unipolar. Esta alianza es posible configurarla a través de un trabajo sistemático y persistente en el ámbito de la política exterior.

 

Y antes de cualquier esfuerzo serio se necesitan en el ámbito de la política interior, la concentración de la voluntad del gobierno y el pueblo con el fin de que en los años siguientes no se conviertan para nosotros en una pérdida total de la herencia de la geopolítica de Rusia / Unión Soviética.