Estrategia israelí después de la guerra ruso-georgiana

 

8 de septiembre de 2008 | 1419 GMT

 

Por George Friedman

 

La guerra ruso-georgiana continúa resonando, y es tiempo para extender nuestra vista de esto. Los jugadores primarios en Georgia, aparte de los georgianos, eran los rusos y americanos. En los márgenes estaban los europeos, proporcionan consejo y advertencias pero llevando poco peso.

 

Otro jugador, llevando un rol más oscuro, era Israel. Los consejeros israelíes estaban presentes en Georgia junto a los consejeros americanos, y los hombres de negocios israelíes estaban haciendo negocio allí. Los israelíes tenían un grado de influencia pero eran jugadores menores comparados a los americanos.

 

Más interesante, quizás, era la decisión, públicamente anunciada por los israelíes, de de terminar las de armas a Georgia la semana antes que los georgianos atacaron Osetia del Sur. Claramente los israelíes supieron lo que estaba viniendo y no quisieron ninguna parte de esto. Después, diferente a los americanos, los israelíes hicieron todo lo que ellos pudieron para aplacar los rusos, incluyendo tener al primer ministro israelí Ehud Olmert en viaje a Moscú para ofrecer certezas.

 

Cualquier cosa que los israelíes estaban haciendo en Georgia, ellos no quisieron una confrontación con los rusos. Es imposible de explicar el razonamiento israelí por estar Georgia en general fuera del contexto de una revisión cuidadosa de la estrategia israelí. De eso, nosotros podemos empezar a entender por qué los israelíes están por lejos envueltos en asuntos fuera de su área inmediata de responsabilidad, y por qué ellos respondieron de la manera que ellos hicieron en Georgia. Nosotros necesitamos dividir intereses estratégicos israelíes en cuatro pedazos separados pero entrelazados:

 

1. Los palestinos que viven dentro de las fronteras post-1967 de Israel.

2. Los llamados “Estados de confrontación” fronterizos a Israel, incluso Líbano, Siria, Jordania y sobre todo Egipto.

3. El mundo musulmán más allá de esta región.

4. Los grandes poderes capaz de influenciar y proyectar poder en estas primeras tres regiones.

 

El Problema Palestino

 

La cosa más importante para entender sobre el primer interés, el problema palestino, es que los palestinos no representan una amenaza estratégica para los israelíes. Su capacidad de infligir bajas es un irritante para los israelíes (si una tragedia a las víctimas y sus familias), pero ellos no pueden amenazar la existencia del estado israelí. Los palestinos puede imponer un nivel de irritación que puede afectar la moral israelí e inducir a los israelíes para hacer concesiones basadas en la valoración realista que los palestinos por si no puede en cualquier momento concebible amenazar el centro de los intereses de Israel, sin tener en cuenta los arreglos políticos.

 

Al mismo tiempo, el argumento va, dado que los palestinos no pueden amenazar los intereses israelíes, ¿cual es el valor de hacer concesiones que no cambiarán la amenaza de los ataques terroristas? Dado la estructura de política israelí, esta materia es sub-estratégica y paralizada. La materia está compuesta por el hecho que los palestinos están profundamente divididos entre ellos. Para Israel, éste es un beneficio, cuando crea una guerra civil de facto entre palestinos y reduce la amenaza de ellos. Pero también reduce la presión y oportunidades de negociar. No hay ninguno en el lado palestino que hable con autoridad por todos los palestinos.

 

Cualquier acuerdo alcanzado con los palestinos habría, del punto de vista israelí, tenido que incluir garantías en el cese del terrorismo. Nadie ha estado alguna vez en una posición de garantizar eso - y ciertamente Fatah no habla hoy por Hamas.

 

Por consiguiente, un arreglo sobre el Estado Palestinos permanece paralizado porque no da ventaja significante a los israelíes.

 

Los Estados de Confrontación

 

La segunda área involucra los Estados de confrontación. Israel tiene tratados de paz formales con Egipto y Jordania. Ha tenido comprensiones informales con Damasco en cosas como Líbano, pero Israel no tiene ningún entendimiento permanente con Siria. Los libaneses también están profundamente divididos para permitir comprensiones de estado-a-estado, pero Israel ha tenido comprensiones con facciones diferentes libanesas en momentos diferentes (y relaciones particularmente cercanas con algunas de las cristianas facciones).

 

Jordania es eficazmente un aliado de Israel. Ha sido por lo menos hostil a los palestinos desde 1970, cuando la Organización de Liberación Palestina intentó derrocar el régimen hashemita, y los jordanos consideran a los israelíes y americanos como garantes de su seguridad nacional.

 

La relación de Israel con Egipto es públicamente más fría pero bastante cooperativa. El único grupo que propone cualquier desafío serio al Estado egipcio es La Hermandad Musulmana, y desde El Cairo ven a Hamas - un derivado de esa organización - como una amenaza potencial.

 

Los egipcios e israelíes han mantenido relaciones pacíficas por más de 30 años, sin tener en cuenta el estado de relaciones israelí-palestinas.

 

Los sirios por sí mismos no pueden ir a la guerra con Israel y sobrevivir. Su interés primario yace en Líbano, y cuando ellos trabajan contra Israel, ellos trabajan con Hezbollah como substituto. Pero su propia vista sobre un estado Palestino independiente es oscura, desde que ellos exigen toda Palestina como parte de una Siria mayor - una vista no particularmente pertinente en el momento.

 

Por consiguiente, la única amenaza de Israel en su frontera viene de Siria vía substitutos en Líbano y la posibilidad que Siria esté adquiriendo armamento que amenazaría a Israel, como armas químicas o nucleares.

 

El Mundo musulmán más amplio

 

Acerca de la tercera área, la posición de Israel en el mundo musulmán más allá de los estados de confrontación es mucho más segura de lo que a él o sus enemigos les gustaría admitir.

 

Israel tiene relaciones cercanas, estratégicas formales con Turquía así como con Marruecos. Turquía y Egipto son los gigantes de la región, y alineándose con ellos le proporciona las bases de la seguridad regional a Israel. Pero Israel también tiene relaciones excelentes con países donde las relaciones formales no existen, particularmente en la Península árabe.

 

Las monarquías conservadoras de la región desconfían profundamente de los palestinos, particularmente Fatah. Como parte del movimiento socialista nasserista pan-árabe, Fatah en varias ocasiones amenazó directamente a estas monarquías. Varias veces en los años setenta, la inteligencia israelí proveyó a estas monarquías con información que previno asesinatos o levantamientos. Arabia Saudita, por uno, nunca se ha comprometido en actividades anti-israelíes más allá de la retórica.

 

En la posterioridad del conflicto Israelí-Hezbollah2006, Arabia Saudita e Israel forjaron cercanas relaciones detrás-del-escenario, sobre todo debido a un Irán asertivo - un enemigo común de los sauditas y los israelíes.

Arabia Saudita tiene relaciones cercanas con Hamas, pero esto tiene tanto que ver con mantener una posición defensiva - manteniéndose lejos de Hamas y sus apoyos sauditas en Riad - como ellos lo hacen con la política gubernamental.

 

Los sauditas son cautos con respecto a Hamas, y las otras monarquías incluso son más. Más al punto, Israel hace negocio extenso con estos regímenes, particularmente en el área de defensa. Las compañías israelíes trabajan formalmente a través de subsidiarias americanas o europeas y llevan a cabo negocios extensos a lo largo de la Península árabe. La naturaleza de estas subsidiarias es muy conocida en todos los lados, aunque nadie está ávido de trompetear esto. Los gobiernos de Israel y la Península árabe tendrían problemas políticos interiores si ellos lo publicaran, pero una visita a Dubai, la capital comercial de la región, encontraría a muchos israelíes que hacen negocio extenso bajo los pasaportes de tercera parte.

 

Agregue a esto que los estados de la Península árabe tienen miedo de Irán, y la relación se vuelve más importante aun para todos los lados. Hay una idea interesante que si Israel se fuera retirar de los territorios ocupados y crear un estado palestino independiente, entonces las percepciones de Israel en el mundo islámico cambiarían. Ésta es una vista común en Europa.

 

El hecho es que nosotros podemos dividir el mundo musulmán en tres grupos.

- Primero, hay esos países que ya tienen lazos formales a Israel.

- Segundo, son aquéllos que tienen cercanas relaciones de trabajo con Israel y donde los lazos formales complicarían en lugar de ahondar relaciones. Pakistán e Indonesia, entre otros, encajaron en esta clase.

- Tercero, son aquéllos que son completamente hostiles a Israel, como Irán.

 

Es muy difícil identificar un estado que no tiene ninguna relación informal o formal con Israel pero adoptaría estas relaciones si hubiera un Estado Palestino. Esos estados que son hostiles a Israel permanecerían hostiles después de un retiro de los territorios palestinos, desde que su problema es con la existencia de Israel, no sus fronteras. El punto de todo esto es que la seguridad israelí es mucho mejor de lo que podría aparecer si uno sólo escuchara la retórica. Los palestinos están divididos y en guerra entre sí. Bajo la mejor circunstancia, ellos no pueden amenazar la supervivencia de Israel.

 

Los únicos países lindantes con los que los israelíes no tienen ningún acuerdo formal son Siria y Líbano, y non pueden amenazar la seguridad de Israel.

 

Israel tiene lazos cercanos con Turquía, el país musulmán más poderoso en la región. También tiene muchos lazos comerciales más cercanos y de inteligencias con la Península árabe de lo que generalmente se reconoce, aunque el grado de cooperación es muy conocido en la región.

 

Desde un punto de vista de seguridad, Israel lo está haciendo bien.

 

El Mundo más Ancho

 

Israel también lo  está haciendo sumamente bien en el mundo más ancho, el área cuarta y final. Israel siempre ha necesitado una fuente extranjera de armas y tecnología, desde que su seguridad nacional necesita tomar la delantera a su capacidad industrial doméstica.

 

Su primer patrocinador fue la Unión Soviética que esperó ganar una posición establecida en el Medio Oriente. Esto fue seguido rápidamente por Francia que vio a Israel como un aliado en Argelia y contra Egipto. Finalmente, luego de 1967, Estados Unidos vino a apoyar a Israel.

 

Washington vio Israel como una amenaza a Siria, la cual podría amenazar la retaguardia de Turquía en un momento cuando los soviéticos estaban amenazando a Turquía desde el norte. Turquía era la puerta al mediterráneo, y Siria era una amenaza a Turquía.

Egipto también se alineó con los soviéticos desde 1956, mucho antes que los Estados Unidos hubieran desarrollado una cercana relación de funcionamiento con Israel. Esa relación ha caído en importancia para los israelíes. Durante años la cantidad de ayuda americana - bruscamente $2.5 mil millones anualmente - ha permanecido relativamente constante.

 

Nunca se ajustó hacia arriba por inflación, y así se encogido como un porcentaje del producto bruto israelí de bruscamente 20 por ciento en 1974 a bajo el 2 por ciento hoy. La dependencia de Israel en los Estados Unidos ha caído.

 

La dependencia que una vez existió se ha vuelto una conveniencia marginal. Israel sostiene hacia menos ayuda por razones económicas que para mantener el concepto en los Estados Unidos de dependencia israelí y la responsabilidad americana para la seguridad israelí. En otras palabras, es más psicológico y político del punto de vista de Israel que un requisito económico o de seguridad.

 

Por consiguiente, Israel no tiene ninguna amenaza o dependencias seria salvo dos. La primera es la adquisición de armas nucleares por un poder que no puede detenerse - en otras palabras, una nación preparada a cometer suicidio para destruir Israel.

 

Dada la retórica Iraní, Irán aparecería en momentos para ser semejante nación. Pero dado que los iraníes están lejos de tener una arma enviable, y que en el Medio Oriente de nadie debe tomarse la retórica en serio, la amenaza iraní no es ninguna que los israelíes estén compelidos a repartir ahora mismo.

 

La segunda amenaza vendría de la emergencia de un poder mayor preparó intervenir pública o secretamente en la región por sus propios intereses, y en el curso de hacer así, redefina la amenaza regional a Israel.  El mayor candidato para este rol es Rusia.

 

Durante la Guerra Fría, los soviéticos siguieron una estrategia para minar los intereses americanos en la región. En el curso de esto, los soviéticos activaron estados y grupos que podrían amenazar directamente a Israel. No hay ninguna amenaza militar convencional significativa para Israel en sus fronteras a menos que Egipto está deseoso y bien-armado.

 

Desde los mediados de los 1970, Egipto no ha sido ninguno. Aun cuando el presidente egipcio Hosni Mubarak esté para morirse y sea reemplazado por un régimen hostil a Israel, El Cairo no podría hacer nada a menos que tenga un patrocinador capaz de entrenar y armar su ejército.

 

El mismo es en gran parte verdad para Siria e Irán. Sin acceso de afuera a la tecnología militar, Irán es meramente una nación de conferencias de la prensa aterradoras. Con acceso, cambia toda la ecuación regional. Después de la caída de la Unión Soviética, nadie estaba preparado para intervenir en el Medio Oriente en la forma que los soviéticos tuvieron.

 

Los chinos no tienen absolutamente interés en luchar con los Estados Unidos en el Medio Oriente que considera por un porcentaje similar de consumo de petróleo chino y americano. Es por lejos más barato comprar petróleo en el Medio Oriente que comprometerse en una lucha geopolítica con el mayor socio de comercio de China, los Estados Unidos.

 

Aun cuando había interés, ningún poder europeo puede jugar este rol dado su debilidad militar individual, y Europa es en conjunto un mito geopolítico. El único país que puede amenazar el equilibrio de poder en el firmamento geopolítico israelí es Rusia.

 

Israel teme que si Rusia se involucra en una lucha con los Estados Unidos, Moscú ayudará regímenes Medio Orientales que son hostiles a los Estados Unidos como una de sus palancas y empezarán con Siria e Irán. Mucho más asusta a los israelíes la idea que los rusos jueguen un papel encubierto una vez más en Egipto, volcando el cansado régimen de Mubarak, instalando uno más amistoso a sus propios intereses, y armándolo.

 

El miedo fundamental de Israel no es Irán. Es un Egipto rearmado, motivado y hostil respaldado por un gran poder. Los rusos no persiguen a Israel, que es una exhibición para ellos. Pero en el curso de hallar maneras de amenazar los intereses americanos en el Medio Oriente - buscando forzar a los americanos afuera de su esfera deseada de influencia en la ex región soviética - los rusos podrían minar lo que en el momento es una posición bastante segura en el Medio Oriente para los Estados Unidos.

 

Esto devuelve nos a lo que los israelíes estaban haciendo en Georgia. Ellos no estaban intentando adquirir bases aéreas para bombardear a Irán. Eso tomaría miles de personal israelí en Georgia para el mantenimiento, manejo de municiones, control tráfico aéreo y así sucesivamente. Y tomaría muy probablemente de Ankara permitir el uso de espacio aéreo turco, lo cual no es.

 

Más, si ése era el plan, entonces detener a los georgianos de atacar Osetia del Sur habría sido un movimiento lógico. Los israelíes estaban en Georgia en un esfuerzo, en paralelo con los Estados Unidos, para prevenir la re-emergencia de Rusia como un gran poder.

 

Las nueces y saetas de ese esfuerzo involucran apuntalar a los estados en la ex región soviética que es hostil a Rusia, así como los apoyos a individuos en Rusia que se oponen a la dirección del primer ministro Vladimir Putin.

 

La presencia israelí en Georgia, como la americana, fue diseñada para bloquear la re-emergencia de Rusia. En cuanto los israelíes consiguieran la consecuencia de un próximo choque en Osetia del Sur, ellos - diferente a los Estados Unidos – cambiaron la política dramáticamente.

 

Donde los Estados Unidos aumentaran su hostilidad hacia Rusia, los israelíes acabaron las ventas de armas a Georgia antes de la guerra. Después de la guerra, los israelíes comenzaron la diplomacia diseñada para calmar los miedos rusos. De hecho, al momento los israelíes tienen un interés mayor impidiendo a los rusos ver a Israel como un enemigo del que ellos tienen manteniendo a los americanos felices.

 

El Vicepresidente Dick Cheney puede estar profiriendo amenazas vagas a los rusos. Pero Olmert estaba tranquilizando a Moscú que no tiene nada que temer de Israel, y por consiguiente no debe venderle armas a Siria, Irán, Hezbollah o nadie más hostil a Israel. Interesantemente, los americanos han empezado bombeando información que los rusos están vendiendo armas a Hezbollah y a Siria. Los israelíes han evitado ese problema cuidadosamente.

 

Ellos pueden vivir mucho con algunas armas en manos de Hezbollah que más fácilmente de lo que ellos pueden vivir con un golpe en Egipto seguido por la introducción de consejeros militares rusos. Uno es una molestia; el otro es una amenaza existencial.

 

Rusia no puede estar en una posición actuar todavía, pero los israelíes no están esperando por la situación para salir de mano. Israel está en control de la situación palestina y las relaciones con los países a lo largo de sus fronteras. Su posición en el mundo musulmán más ancho es mucho mejor de lo que podría aparecer.

 

Su único enemigo es Irán, y esa amenaza es mucho menos clara de lo que los israelíes dicen públicamente. Pero la amenaza de Rusia interviniendo en el mundo musulmán - particularmente en Siria y Egipto - está aterrando a los israelíes. Es un riesgo con el que ellos no vivirán si ellos la tienen.

 

Así los israelíes cambiaron su política en Georgia con velocidad del relámpago. Esto podría crear fricciones con los Estados Unidos, pero la relación israelí-americana no es lo que era.