Intervención inmaculada: Las Guerras del Humanitarismo

 

5 de abril de 2011

 

Por George Friedman

 

Hay guerras en persecución de interés. En estas guerras, las naciones buscan fines económicos o estratégicos para proteger la nación o extender su poder. Hay también guerras de ideología, diseñadas para extender alguna idea de “bien,” sea este bien religioso o seglar. Los dos obviamente pueden entrelazarse, así que una guerra diseñada para también extender una ideología fortalece los intereses de la nación que extiende la ideología. Desde la Segunda Guerra Mundial, ha surgido una nueva clase de guerra que nosotros podríamos llamar guerras humanitarias - guerras en que los combatientes dicen ni estar luchando por su interés nacional ni imponer alguna ideología, sino para prevenir el sufrimiento humano inmoderado.

 

En Kosovo y ahora en Libia, esto se ha definido como detener a un gobierno de cometer asesinato de masa. Pero no se confina a eso. En los años noventa, se pensaba que la intervención americana en Somalia aliviaba un hambre mientras la invasión de Haití fue diseñada para remover un régimen corrupto y opresivo que causaba sufrimiento doloroso. Es importante distinguir estas intervenciones de las misiones del mantenimiento de paz.

 

En una misión del mantenimiento de paz, se envían fuerzas de terceros países a vigilar algún acuerdo alcanzado por los combatientes. No se dirigen las operaciones de mantenimiento de paz para imponer un arreglo por fuerza de las armas; más bien, ellos se dirigen a vigilar un arreglo por una fuerza neutra. En el evento que el acuerdo se derrumba y la guerra se reasume, los guardianes de paz o retiran o toman cubierta. Ellos son soldados, pero ellos no están para luchar allí más allá de protegerse.

 

Concepto vs. Práctica

 

En las guerras humanitarias, la intervención está diseñada para ser neutras y proteger a las víctimas potenciales en un lado. Es a estas alturas que el concepto y práctica de guerra humanitaria se vuelven más complejos. Hay una ideología apoyando las guerras humanitarias, una derivada de la Carta constitucional de ONU y de las lecciones deducidas del Holocausto, genocidio en Ruanda, Bosnia y un rango de otras circunstancias donde la matanza de gran escala - crímenes contra la humanidad - tuvo lugar.

 

Que nadie intervino prevenir o detener estas atrocidades se vio como un fracaso moral. Según esta ideología, la comunidad internacional tiene una obligación para prevenir tal matanza. Esta ideología debe, por supuesto, confrontada a otros principios de la Carta de ONU, como el derecho de naciones a la libre determinación. En las guerras internacionales, donde el agresor está intentando la muerte de grandes números de civiles y destruye el derecho del enemigo a la libre determinación nacional, esto no propone un problema intelectual significativo.

 

Sin embargo, en la inquietud interior y guerra civil, el desafío de la intervención es proteger los derechos humanos sin minar la soberanía nacional o el derecho a la libre determinación nacional. La doctrina se vuelve menos coherente en una guerra civil en la cuál el lado que está ganando y prometiendo matar a sus enemigos, siendo Libia el ejemplo obvio. Esos que intervienen puede decir estar llevando a cabo una acción humanitaria neutra, pero en realidad, ellos están interviniendo en el nombre de un lado.

 

Si la intervención tiene éxito - como él probablemente se dará que las intervenciones invariablemente son por países poderosos contra los más débiles - el resultado práctico es convertir a las víctimas en vencedores.

 

Haciendo eso, los guerreros humanitarios están haciendo más que simplemente proteger a los débiles. Ellos también están definiendo la historia de una nación. Así, hay una tensión profunda entre el principio de libre determinación nacional y la obligación de intervenir para prevenir la matanza. Considere un caso como Sudán, donde puede defenderse que el régimen es culpable de crímenes contra la humanidad pero también representa la voluntad de la mayoría del pueblo en términos de su programa religioso y político.

 

Puede decirse razonablemente que un pueblo que apoyaría tal régimen ha perdido el derecho a la libre determinación nacional, y que es propio que un régimen sea impuesto él desde el exterior. Pero ése raramente es el argumento hecho a favor de la intervención humanitaria.

 

Yo llamo guerra de intervención inmaculada humanitaria, porque la mayoría de los abogados quieren ver el resultado limitado a prevenir crímenes de guerra, no sea extendido para incluir cambio del régimen o la imposición de valores extranjeros. Ellos quieren una guerra de intenciones inmaculadas limitada quirúrgicamente a un fin singular sin otras consecuencias. Y esto es donde la doctrina de guerra humanitaria se desenreda.

 

Sin tener en cuenta la intención, cualquier intervención favorece el lado más débil. Si el lado no fuera débil, no estaría enfrentando asesinato de masa; podría protegerse. Dado que la intervención debe ser militar, debe haber un enemigo.

 

Las guerras se luchan a través de fuerzas militares contra los enemigos, no por conceptos abstractos. El enemigo siempre será el lado más fuerte. La pregunta es por qué ese lado es más fuerte.

 

Frecuentemente, esto es porque muchas personas en el país, probablemente una mayoría, apoye ese lado. Por consiguiente, una guerra humanitaria diseñada para prevenir la matanza de la minoría debe muchas veces minar la voluntad de la mayoría. Así, la intervención puede empezar con metas limitadas pero casi inmediatamente puede volverse un ataque en lo que era, en ese punto, el gobierno legítimo de un país.

 

Una Escalada Lenta

 

La solución es intervenir suavemente. En el caso de Libia, esto empezó con una zona de no-vuelo que ninguna persona razonable esperaba que tenga algún impacto significativo. Procedió a los golpes aéreos contra las fuerzas de Gadhafi que continuaron sosteniendo su propio objetivo contra estos golpes.

 

Ha sido seguido ahora por el despacho de Marinos Reales cuya misión es incierta, pero cuyos deberes normales es luchar guerras. Lo que nosotros estamos viendo en Libia es una clásica escalada lenta motivada por dos factores.

 

La primera es la esperanza que capitulará el líder del país responsable para el derramamiento de sangre.

 

La segunda es una repugnancia genuina de las naciones intermedias para gastar una riqueza excesiva o sangre en un proyecto ellos ven en efecto como caritativo. Ambas necesitan ser examinados.

 

La expectativa de capitulación en el caso de Libia se hace improbable por otro aspecto de luchar la guerra humanitaria, a saber la Corte Criminal Internacional (ICC).

 

Planeada en principio en los juicios de Nuremberg y el Tribunal Criminal Internacional para la ex Yugoslavia, se piensa que el ICC procesa a los delincuentes de guerra. Intentando inducir a Moammar Gadhafi a dejar Libia que sabe que lo que le espera en juicio es equivalente y cierto de una sentencia que jamás funcionará. Otros en su régimen no renunciarán por la misma razón.

 

Cuando su ministro extranjero pareció desertar a Londres, la demanda para su juicio sobre  Lockerbie y otros asuntos fue inmediata. Nada podría fortalecer más la posición de Gadhafi.

 

Su régimen está lleno con personas culpables de los crímenes más odiosos. No hay ningún mecanismo claro para una ganga de súplicas que garantizan su inmunidad. Mientras una extensión lógica de la guerra humanitaria - habiendo intervenido contra las atrocidades, los perpetradores han de ser traídos a justicia - el efecto es una prolongación de la guerra.

 

El ejemplo de Slobodan Milosevic de Yugoslavia que acabó la Guerra de Kosovo con lo que él pensaba era una promesa que él no sería juzgado está indudablemente en la mente de Gadhafi.

 

Pero la guerra también es prolongada por la renuencia de las fuerzas interviniendo a infligir bajas civiles. Esto es razonable, dado que su motivación es prevenir bajas civiles. Pero el resultado es que en lugar de una invasión veloz y directa diseñada para aplastar el régimen en la cantidad más corta de tiempo, el régimen permanece intacto y civil y otros continúan muriéndose.

 

Ésta simplemente no es una cuestión de remilgo moral. También refleja el hecho que las naciones involucradas son involuntarias - y frecuentemente bloqueadas por oposición política en casa - del compromiso de fuerza masiva y aplastante.

 

La aplicación de fuerza mínima e insuficiente, combinada con la renuencia de personas como Gadhafi y sus partidarios igualmente culpables enfrenten La Haya, crea la estructura para una guerra larga e inconclusa en que la intervención a favor de consideraciones humanitarias gira a una intervención en una guerra civil en el lado que se opone al régimen. Esto, entonces, se convierte en el problema que la virtud del lado más débil sólo puede consistir en su debilidad. En otras palabras, fortalecido por una intervención extranjera que aclara su camino al poder, ellos podrían resultar bien así como brutal como el régimen a que ellos estaban combatiendo. Debe recordarse que tantos de los líderes de oposición de Libia son ex funcionarios mayores del gobierno de Gadhafi.

 

Ellos no sobrevivían en tanto de que ellos hicieran en ese régimen sin haber cometido crímenes, y sin prepararse a cometer más. En ese caso, la intervención - menos inmaculada - se vuelve un ejercicio de construir nación.

 

Habiendo destruido al gobierno de Gadhafi y creado un vacío en Libia y siendo involuntarios de darles poder a los ex ayudantes de Gadhafi y ahora enemigos, la intervención - convirtiéndose ahora en una ocupación - debe inventar ahora un nuevo gobierno.

 

Un gobierno inventado es raramente bienvenido, como los Estados Unidos descubrieron en Irak. Por lo menos algunas personas resienten estar ocupados sin tener en cuenta las intenciones originales del ocupante, llevando a la insurrección. En algún punto, los intervinientes tienen la opción de irse lejos y dejando el caos, como los Estados Unidos hicieron en Somalia, o quedarse durante mucho tiempo y luchar, como ellos hicieron en Irak.

 

Irak es un ejemplo interesante. Los Estados Unidos propusieron una serie de justificaciones para su invasión de Irak, incluyendo que Saddam Hussein simplemente era un monstruo amoral que había matado centenares de miles y mataría más.

 

Es difícil de escoger entre Hussein y Gadhafi. Sin tener en cuenta las otras motivaciones de los Estados Unidos en ambos conflictos, parecería que aquéllos que favorecen la intervención humanitaria habrían favorecido la guerra de Irak.

 

Que ellos generalmente se opusieron a la guerra de Irak desde el principio requiere un retorno al concepto de intervención inmaculada. Hussein era un criminal de guerra y un peligro a su pueblo. Sin embargo, la justificación americana para la intervención no era inmaculada. Tenía razones múltiples únicas que eran humanitarias. Otros tenían que ver con el interés nacional, las demandas de armas nucleares en Irak y explícitamente el deseo de reformar a Irak. Que también tenía un resultado humanitario - la destrucción del régimen de Hussein - hizo a la intervención americana impropia en la vista de aquéllos que favorecen las intervenciones inmaculadas por dos razones.

 

Primero, el resultado humanitario se pensó como parte de una guerra más ancha.

 

Segundo, sin tener en cuenta el hecho que las intervenciones humanitarias casi siempre resultan en cambio del régimen, la intención explícita para usurpar la libre determinación nacional de Irak minada en principio lo que los intervinientes humanitarios quisieron sólo minar abiertamente en la práctica.

 

Otras Consideraciones

 

El punto aquí simplemente no es que las intervenciones humanitarias tienden a evolucionar en ocupaciones de países, aunque más despacio y con retórica más compleja. También es que para el guerrero humanitario, hay otras consideraciones políticas. En el caso del francés, el contraste entre su oposición absoluta a Irak y su deseo agresivo de intervenir en Libia necesita ser explicado. Yo sospecho que no lo será.

 

Ha habido mucha especulación que la intervención en Libia era sobre petróleo. Se examinan todas las tales intervenciones, como aquéllas en Kosovo y Haití, para propósitos ocultos. Quizás era sobre petróleo en este caso, pero Gadhafi estaba enviando petróleo alegremente a Europa, interviniendo para asegurar así que continúa no tiene ningún sentido. Algunos dicen el Total de Francia y BP de Bretaña diseñaron la guerra para desplazar el ENI de Italia dirigiendo los campos de petróleo.

 

Mientras posible, estas compañías de petróleo no son más populares en casa que las compañías de petróleo en cualquier parte en el mundo. El fracaso en Francia o Gran Bretaña si esto fuera mostrado por ser la razón real casi costaría ciertamente sus trabajos al Presidente francés Nicolas Sarkozy y primer ministro británico David Cameron, y ellos también son muy aficionado a aquéllos riesgos para las compañías de petróleo. Me recuerdan que las personas siguieron afirmando que la invasión de Irak 2003 fue diseñada para tomar el petróleo de Irak para los petroleros de Texas.

 

En ese caso, está tomando un tiempo largo para pagar. A veces la falta de una razón persuasiva para una guerra genera teorías para llenar el vacío. En todas las guerras humanitarias, hay una creencia que la guerra no pudiera ser sobre materias humanitarias. En eso pone el dilema de guerras humanitarias. Ellos tienen una tendencia a ir lejos más allá del intento original detrás de ellos, como los intervinientes, entrampados en la lógica de guerra humanitaria, es arrastrado más allá en esto. Con el tiempo, el celo ideológico se deshilacha y la falta de interés nacional socava la voluntad del interviniente.

 

Es interesante que algunas de las intervenciones que compraron con lo mejor se llevaran a cabo sin ninguna preocupación por la población local y con el cruel auto-interés. Yo pienso en Roma y Gran Bretaña. Ellos estaban en esto por ellos. Ellos hicieron algún bien a propósito. Mi dificultad con la intervención humanitaria no es que yo no pienso que el intento es bueno y el fin moral.  Es que el intento frecuentemente se pierde y el fin moral no se logra.

 

La ideología, como la pasión, se marchita. Pero el interés tiene una cierta calidad paciente. Una doctrina de guerra humanitaria que exige una intervención inmaculada fallará porque el deseo de hacer el bien es una base insuficiente para la guerra. No proporciona una estrategia militar rigurosa a lo que es, después de todos, una guerra. Ni liga al público de una nación a las cargas de la intervención.

 

En el final, las últimas deshonestidades de una guerra humanitaria son las demandas que los “Esto no herirá mucho” y “estará terminado rápido”. En mi vista, su resultado normalmente o es un retiro sin haber hecho mucho bien o una ocupación larga en la que las personas ocupadas son singularmente ingratas.

 

África del Norte no es ningún lugar para los planes de guerra casuales y buenas intenciones.

 

Es un lugar viejo, duro. Si usted debe entrar, entre pesado, entre duro y consiga salir rápidamente. La guerra humanitaria dice que usted entra rápido, usted entra suave y usted se queda allí mucho tiempo. Yo no tengo ninguna riña con el humanitarismo.

 

Es la manera en que la doctrina emprende guerra que me involucra. Librarse de Gadhafi es algo que nosotros podemos todos percibir bien y sobre lo cual Europa y América pueden permitirse el lujo. Es la consecuencia - el lugar más allá de la intervención inmaculada - que me involucra.