Implicancias a largo plazo de la Crisis Financiera

 

Entrevistada: Anne-Marie Slaughter, Dean de la Woodrow Wilson School of Public and International Affairs, Princeton University

 

Entrevistador:

Lee Hudson Teslik, Editor Asociado, CFR.org,

9 de octubre de 2008

http://www.cfr.org/publication/17489/future_of_financial_power.html?breadcrumb=%2F

 

Cuadro de texto:  Tomando un paso del miedo que toma a los mercados financieros globales, muchos analistas están empezando a tomar las implicancias a largo plazo de la crisis de crédito 2008. La quiebra financiera que se originó en los Estados Unidos coincide con lo que muchos ven como un cambio del dominio geopolítico americano a una estructura internacional multipolar. Aquí, Anne-Marie Slaughter, el deán de la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales de Princeton, discute lo que ella ve venir del tumulto.

 

Slaughter, un miembro de la Mesa de Directores de CFR, dice ella no ve a cualquier ciudad que se tome como la superpotencia financiera del mundo, aun cuando Nueva York pierda su superioridad financiera. Más bien, ella prevé una red más integrada en que las empresas financieras hacen negocio en muchos diferentes cubos financieros regionales. Más ampliamente, en términos de influencia geopolítica americana ella teme que un apuro fiscal llevará a reducciones en ayuda extranjera americana, con lado potencialmente dañino para la seguridad y la estrategia global americana. Ella también discute el creciente proteccionismo global y una repercusión negativa contra la globalización y lo llama "la amenaza más grande nosotros enfrentamos."

 

Ella agrega, sin embargo, que esta repercusión negativa es muy visible en economías desarrolladas, y que países como India y China tienden a tomar una vista más positiva de la globalización.

 

Ahora, durante algún tiempo Nueva York ha compartido la distinción de ser discutiblemente la capital financiera del mundo con Londres. Pero hay también cubos financieros más pequeños, regionales estallando y rivalizando por influencia. ¿A qué grado piensa usted que el tumulto financiero actual acelerará este cambio, y qué ve usted como las implicancias para el poder americano?

 

Yo pienso sobre esto que es lo que Fareed Zakaria llama el levantamiento del resto. Yo viví en Shanghai durante los últimos diez meses, y Shanghai está creciendo, y Hong Kong está creciendo, y Singapur está creciendo. Londres ya estaba creciendo enormemente así yo habría dicho que Londres y Nueva York eran juntos la más grande concentración de capital global.

 

Esa tendencia continuará sin tener en cuenta esta crisis financiera. El problema es que es equivocado pensar que cualquier ciudad puede ser posiblemente la fuente de capital global. Si usted mira a las personas que trabajan en esas ciudades que trabajan en Nueva York que ellos gastan su tiempo buscando de un centro a otro. Tiene mucho más sentido para pensar en una red de capitales globales de la que usted puede conseguir capital. Todas las empresas mayores o fondos de seguros o las empresas de equidades privadas operan en todos ellos.

 

Así probablemente usted no piensa hay cualquier una ciudad que está listo asumir este manto de superpotencia financiero, debido a la caída de Nueva York.

 

No hay una ciudad que va a hacerlo ciertamente, absolutamente no.

 

¿Habría eso resultado en un sistema financiero más astillado? ¿Cuáles serían las implicancias geopolíticas de eso?

 

El sistema financiero global es la parte más integrada del mundo. Está camino adelante, ciertamente, de cualquier tipo de integración política global, pero [está] incluso [adelante de] la integración global social o económica global si sobre lo que usted está hablando es movimiento de trabajo.

 

El capital es la cosa más fácil para mover. Piense sobre lo que Sam Palmisano, cabeza de IBM, llama la empresa globalmente integrada. ArcelorMittal, la compañía de acero, no tiene una oficina principal global. Ellos se encuentran en países diferentes alrededor del mundo. Ésa ya es esta noción que es una combinación de ciudades y países que son el sistema financiero global, y nadie va a ser tan dominante que usted puede hablar sobre eso en esos términos.

 

Dada ese dinámico, y probablemente esa interdependencia--ciertamente uno de las lecciones de lo que nosotros hemos visto durante el último año ha sido de interdependencia, por lo menos de los mercados accionarios, quizá así las economías -- ¿cómo ve usted internacionalmente el futuro de la gobernabilidad financiera?

 

Hay una diferencia entre la interdependencia y la integración. Interdependencia, usted todavía tiene dos entidades distintas, y cada una depende de la otra.

 

Integración, usted es una entidad. La parte de mi punto es que nosotros estamos viendo compañías globalmente integradas, casas financieras, y nosotros están viendo un sistema financiero cada vez más integrado globalmente. Dentro de eso, para mí lo que ha sido muy importante de esta crisis en términos de gobernabilidad global, ha sido la capacidad -- ahora dos veces -- para los banqueros centrales para operar juntos muy rápidamente.

 

Eso es porque ellos fueron la primera red -- yo los llamo las redes gubernamentales -- el Comité de Basilea estaba primero fuera de allí. Los banqueros centrales estaban encontrándosenos en una base regular. Estaban coordinando sus posiciones. Estaba desarrollando relaciones de confianza y conocimiento. Y simplemente imagina donde nosotros volveríamos ahora mismo si nosotros no tuviéramos eso. El FMI [Fondo Monetario Internacional] no puede hacer nada porque el FMI es una entidad internacional. Lo que nosotros necesitamos es precisamente acción coordinada por parte de todos esos centros financieros. Yo sospecho que nosotros vamos a ver un énfasis mayor en formalizar esos tipos de redes, ligamientos de ellos en entidades internacionales, y construyendo en lo que ya está allí como una función de la integración del sistema financiero.

 

¿Y normas de contabilidad también?

 

Absolutamente. Normas de contabilidad, regulación del efecto, todo.

 

Más allá de las finanzas, asumiendo que la crisis financiera trae algún tipo de apuro fiscal en los Estados Unidos, y asumiendo hay algún apuro también en lo que nosotros gastamos internacionalmente, ¿piensa usted qué áreas de gasto serían las más afectadas, y cómo vería usted que juega en términos de influencia geopolítica amplia?

 

Yo estaba muy golpeada mirando el debate vicepresidencial cuando a Joe Biden [D-DE] se le  preguntó qué reduciríamos nosotros en adelante, y la primera cosa que él dijo era ayuda extranjera. Por supuesto, políticamente, ésa es la primera cosa para ir. Los americanos creen que nosotros gastamos a 15 por ciento de nuestro PNB [la totalidad del producto nacional] en ayuda, cuando por supuesto es diminuto, tiene .02 [por ciento] o .03 por ciento.

 

Políticamente, eso sería fácil echar. Eso sería verdaderamente terrible. Uno de las manchas luminosas de la administración Bush ha sido la cantidad que entra a raudales en los países clave en Africa. Como materia de seguridad, como materia estratégica, éste no es el tiempo para reducir en ayuda extranjera de mi punto de vista.

 

Otras cosas--la más obvia es Irak. Nosotros estamos gastando cantidades enormes de dinero, y ése ya es un problema. Así en un tiempo de constreñimiento fiscal, afectará probablemente también lo que nosotros pensamos que podemos sostener en Afganistán, aunque de nuevo yo no pienso que eso va a ser una opción. Nosotros tenemos que estar en Afganistán. Pero en términos de cómo nosotros estructuramos, lo que nosotros podemos hacer, cuánto tiempo nosotros podemos prepararnos para quedar, cómo nosotros trabajamos con OTAN [Organización del Tratado Atlántica Norte], yo puedo imaginar siendo un factor.

 

Sobre todo, va a obligarnos a que trabajemos con socios, que es lo que nosotros debemos estar haciendo sin embargo. Nosotros no podríamos hacerlo todo ni siquiera por nosotros cuando nosotros éramos económicamente como ruborizados como nosotros hemos sido alguna vez--en la parte temprana de esta década. Nosotros hemos demostrado que no pudiéramos hacerlo nosotros. Esto va a obligarnos consultar y a trabajar con otros, y nosotros necesitamos estar haciendo eso.

 

Instituciones internacionales -- Naciones Unidas, Banco Mundial, FMI -- obviamente reciben muchos fondos de los Estados Unidos. ¿Es que algo que podría recortarse? ¿Y en ese caso, que les pasa a ellos?

 

Nosotros hemos elevado una vez más una deuda muy grande a la ONU. Muchos esperan que una nueva administración, particularmente si es una administración de Obama, pero aun cuando sea una administración de McCain, empezaría pagando esa deuda. Ahora eso parece probablemente. Mil millones dólares a la ONU en un momento de dolor fiscal va a ser una política dura de vender. Eso continuará apenas la crisis del presupuesto en que la ONU se halla casi perennemente. Yo no estoy seguro que va a llevar más a disminuir nuestra influencia en estas organizaciones. El problema real es que estas organizaciones están perdiendo influencia porque ellos no pueden realmente hacer algo sobre estos tipos de crisis económicas.

 

Ni ellos son capaces para hacer algo sobre los tipos de crisis políticas que nosotros estamos viendo. La ONU realmente no podría hacer nada en Georgia cuando la Rusia invadió Georgia. No estaba en una posición hacer algo. No está en una posición enviar tropas a Darfur para hacer el tipo de trabajo que usted realmente necesita. Y económicamente, lo que todos apuntamos es que el FMI es casi invisible en esta crisis. No es justamente un jugador.

 

Eso es principalmente porque después de la crisis financiera asiática, los países asiáticos decidieron que ellos no iban a confiar jamás en el FMI de nuevo, y eso es cuando ellos empezaron construyendo sus reservas. Así el problema mayor para estas instituciones es que, por lo menos para algunos de ellos, ellos están volviéndose cada vez más irrelevantes. Lo que necesita suceder es una reforma mayor, trayendo nuevas voces, mucho más representativas de la estructura de poder del mundo de hoy. Y entonces algunas reformas que en mi vista han de incluir conectar a estas redes de funcionarios gubernamentales nacionales que pueden operar muchos rápidamente y mucho más flexiblemente.

 

Usted también, en el pasado, ha recomendado la idea para una nueva institución, un concierto de democracias que son una idea que John McCain ha repetido ahora como loro. Dado una carencia de dominio económica americana, una institución así probablemente tendría que confiar más financieramente en otros países que podrían tener credenciales democráticas menos fuertes. ¿Podría minar esto semejante proyecto?

 

John Ikenberry y yo, quienes formulamos el concepto en el Proyecto Princeton sobre Seguridad Nacional, los dos en registro -- nosotros escribimos un op-ed en Financial Times este verano -- diciendo que este concierto nunca iba a trabajar si fuera propuesto por los Estados Unidos. Era un principio de no comienzo. Así desde mi punto de vista, el hecho que la crisis financiera actual lo hace aun más duro para nosotros pensar sobre eso, eso es grande. La única manera que esto iba a funcionar alguna vez era si viniera de los países como India, Africa del Sur, Brasil, Indonesia.

 

Interesante, los indonesios están empezando -- ellos simplemente han lanzado -- una organización de democracias en el Sudeste de Asia. Pero incluye a China. Y yo siempre digo, China se describe como un país democratizando, y yo nunca quiero estar en una situación donde usted redivide el mundo y usted tiene a China en el otro lado. Así el concepto -- éste no es el tiempo correcto por él, y nunca era el tiempo correcto por él como una prioridad americana.

 

En términos de vigilancia lo que está pasando en otras partes del mundo y está apoyándolos tácitamente en la magnitud que ellos están trabajando con democracias socias, eso es grande.

 

La única cosa que yo señalaría -- Morgan Stanley justo hizo un trato con un banco japonés, una compañía japonesa, en lugar de una compañía china. En tiempos de crisis financiera, la transparencia relativa de la democracia es muy importante. No es porque las democracias son países mejores en alguna jerarquía moral. Sino lo que es crítico a su ser es capaz de cooperar más estrechamente lo que cada uno puede ver en eso que el otro está haciendo. Eso significa que usted es mucho más deseoso de entrar en los acuerdos, particularmente en tiempos de problemas.

 

La globalización ya enfrenta algunos desafíos serios -- el nacionalismo de recursos, proteccionismo -- pero si un retroceso mundial culpa esencialmente a los mercados de capital globalizados, ¿Eso hace que sirva para minar la más popularidad de la idea? Y en ese caso, ¿que entonces?

 

Ésa es la amenaza más grande que nosotros enfrentamos -- que esta crisis activará el proteccionismo global, la retirada global. Políticamente usted ya está viendo esto en Europa, con varios países que hablan sobre posiblemente salir del Euro. El sentimiento del proteccionista era muy fuerte en los Estados Unidos hasta antes de esta más reciente crisis. Usted bien puede imaginar varios países diciendo, "Miren, esto no nos ha ayudado."

 

En el otro lado, las mayores máquinas de crecimiento de la economía global--China e India y el resto de Asia, países como Vietnam, Indonesia -- allí usted no tiene una repercusión negativa contra la globalización. Esos países son muy conscientes que la prosperidad que ha estado viniendo es debido a su conexión a la economía global. Así nosotros tenemos batallas políticas para luchar, pero más en los países desarrollados. Es más para mantener nuestros mercados abiertos, y no empezar a protege grupos particulares o industrias.

 

Si nosotros podemos hacer eso, yo no pienso que usted va a tener una repercusión negativa global contra la globalización. Yo pienso bastante positivamente -- mientras hay muchas personas alrededor del mundo que están diciendo, "Esto muestra que el modelo económico americano no es el modelo correcto a seguir" -- la noción de globalización que es igual a americanización, usted no oye eso tanto. La globalización es algo que China apoya, es algo que India apoya, tantos países africanos apoyan bien, así que yo me preocupo menos por una reacción global contra la globalización.