Insurrección y Guerra Prolongada

 

28 de junio de 2012 | 0901 GMT

 

Stratfor

 

Por Scott Stewart

 

En las recientes semanas, las fuerzas insurgentes han sido obligada en varios países a retirarse de los territorios que ellos tuvieron una vez. El al Shabaab de Somalia, que fue empujado fuera de Mogadishu en octubre de 2011, fue arrojado de Afmadow, el 30 de mayo. El grupo ahora corre el riesgo de perder una vez más su sostenimiento en la ciudad puerto de Kismayo, un cubo logístico y financiero importante para  al Shabaab.  

 

El Ejército Sirio Libre y otros grupos rebeldes fueron forzados fuera de la ciudad de Idlib y  Baba de Homs, el distrito de Amr en marzo en Siria. Ellos también retiraron de Al-Haffah el 13 de junio.

 

Entretanto en Yemen, al Qaeda en la Península árabe (AQAP) ha sido obligado a retirarse de los pueblos que tomó control el año pasado en la provincia de Abyan del sur, incluso Jaar, Shaqra y Zinjibar. La organización controló el área tomada del gobierno a través de su organización delantera Ansar al-Sharia.

 

AQAP pudo capitalizar la lucha cuerpo a cuerpo que empezó en Yemen en 2011 y desvió con éxito el enfoque del gobierno lejos de AQAP y otros grupos militantes.

 

Pero en febrero, la elección de nuevo Presidente Yemeni Abd Rabboh Mansour Hadi permitió  que la hendidura creada por la lucha cuerpo a cuerpo sea sanada despacio.

 

Como resultado, una combinación de soldados yemeníes y miembros de una tribu local, respaldados por inteligencia americana y apoyo de fuego, ha podido empujar atrás a AQAP y Ansar al-Sharia en recientes semanas. Perdiendo estas ciudades inmediata y significativamente afectará la capacidad de AQAP de alcanzar su meta de establecer un emirato basado en ley de Sharia en Yemen del sur.

 

Sin embargo, la pérdida de este territorio no significará un fin al grupo, así como las pérdidas de territorio por militantes en Somalia y Siria no significan que esos grupos insurgentes han sido derrotados definitivamente.

 

La razón para esto descansa en la misma naturaleza de guerra insurgente. Para los grupos insurgentes, la pérdida de territorio es un retroceso, pero es sólo un episodio en lo que ellos piensan será una guerra muy larga.

 

Menguante y Flujos

 

Uno de los principios básicos de la guerra Occidental moderna, como articulado por teóricos como Carl von Clausewitz, es el deseo de destruir al enemigo en batallas rápidas, decisivas que rompen la capacidad del enemigo -- y voluntad -- para luchar.

 

En contraste, una de las doctrinas básicas de guerra insurgente, como articulada por teóricos como Mao Zedong y Nguyen Vo Giap, es rechazar la batalla decisiva cuando las desigualdades no son favorables y vivir para luchar otro día.

 

El insurgente quiere prolongar la batalla y crea un arrastrado-exterior y muele la guerra que gradualmente desgastará al enemigo más fuerte mientras la cifra de fuerzas insurgentes

construyen bastante fuerza para luchar una guerra convencional y derrotar a sus antagonistas.

 

Los líderes militares occidentales, entonces, buscan resolver una guerra rápidamente, mientras los insurgentes buscan prolongarla por cualquier medio -- aun cuando esto significa ceder control de territorio hasta que ellos puedan juntar la fuerza para volver.

 

En el moderno contexto jihadista, esta estrategia se vio claramente en Afganistán. El Taliban, cuando enfrentado con poder aéreo americano aplastante en 2001, rechazó el combate y permitió a la fuerza de tierra de la Alianza Norte a tomar control de las ciudades de Afganistán, en lugar de quedarse y luchar hasta que ellos fueran destruidos. El Taliban lanzó una insurrección basada en lo clásica rural usando entonces las montañas de Pakistán como un asilo para las logísticas y entrenamiento.

 

Las fuerzas del gobierno iraquí también tomaron este enfoque cuando confrontadas por las fuerzas americanas durante la invasión 2003. Semejante, siguiendo la invasión etíope de diciembre 2006 de Somalia, militantes islamistas del Consejo de la Corte Suprema Islámico -- muchos de quienes irían después adelante para formar al Shabaab -- rechazaron luchar batallas decisivas y en cambio tomaron a atormentar las líneas del suministro extendidas del ejército etíope.

 

Esto les obligó a los etíopes a que se retiraran de las ciudades importantes que ellos habían capturado, como Kismayo, y les permitió a los militantes recobrar control de grandes porciones de Somalia del sur. No es raro, entonces, para las fuerzas insurgentes, tomar territorio, sólo rendirlo y salvarlo de nuevo después. Para los insurgentes, el concepto operacional es que si los enemigos atacan en fuerza, ellos se retiran; si los enemigos quedan en el lugar, ellos dirigen ataques atormentando; si los enemigos atacan, los insurgentes presionan el ataque; y si los enemigos se retiran, los insurgentes los siguen.

 

La idea es aplicar presión prolongada, física y psicológica, y para crear un número en aumento de bajas con el tiempo. Al mismo tiempo, la organización insurgente trabaja para fortalecer su propia base orgánica de apoyo y la capacidad militar.

 

La doctrina básica de contrainsurgencia es negar a los insurgentes la capacidad para establecer y fortalecer su base de apoyo y mejorar su capacidad. La base de apoyo es un elemento crítico para cualquier insurrección. Ganando la simpatía de la población -- el terreno humano -- los insurgentes no sólo pueden confiar en la población por apoyo material, reclutas y albergue, pero también por inteligencia. Esto mancha el terreno humano y hace más difícil de distinguir insurgentes de la población.

 

Esto es que por qué el elemento político del esfuerzo insurgente se enfatizó tan pesadamente en las teorías de hombres como Mao y Giap que vieron sus acciones en términos de la guerra del pueblo.

 

Ellos también creyeron que los agravios duraderos de una población le dan la capacidad al pueblo de soportar sufrimiento y fuertes pérdidas. El pueblo tiene por consiguiente una voluntad más fuerte para luchar que el combatiente gubernamental privilegiado o el invasor imperialista extranjero. Teniendo el terreno humano favorable también permite a los insurgentes aplicar presión al enemigo usando guerra no convencional en áreas de retaguardia con operaciones como los ataques de tiradores emboscados, ataques de dispositivo explosivos improvisados, asesinatos y secuestros.

 

Controlando territorio

 

Requiere mucho más recursos y esfuerzo para controlar y gobernar ciudades pobladas y pueblos que dirigir una campaña insurgente desde las selvas o montañas. El mantener el control de una ciudad exige muchas personas que proporcionen seguridad mientras satisfacen la necesidad de la población por comida, agua, electricidad y cuidado médico.

 

Tales demandas usarían muchos de los recursos de una organización insurgente de lo que exigiría luchar una guerra prolongada de desgaste, así que no es raro para los insurgentes abandonar ciudades y encajar la responsabilidad de cuidar sus poblaciones desde el gobierno.

 

La meta en este enfoque es obligarle al gobierno a que expanda sus recursos para satisfacer las necesidades de la población, incluso seguridad.

 

Los insurgentes pueden regresar entonces a las ciudades con una pequeña fuerza a dirigir ataques atormentando las fuerzas de seguridad o aquéllos que cooperan con fuerzas de seguridad, causando así al gobierno para invertir más recursos aun protegiendo las ciudades y reduciendo el número de fuerzas disponibles para seguir y combatir insurgentes en el campo.

 

Simplemente ponga, dirige ataques insurgentes o l terroristas contra el centro de poder del gobierno tomando menos recursos y mano de obra de lo que hace para afianzar un pueblo o ciudad. Debido a esto, retirarse de una ciudad o pueblo permite realmente a un grupo militante aumentar los recursos que tiene disponible para dirigir ataques. Pero aunque hay beneficios a ataques atormentando, los insurgentes deben tener cuidado para evitar demasiados accidentes civiles, porque una alta cuenta de muertes civiles puede volver la población contra el grupo, como pasó con la organización militante paraguas del Estado islámico de Irak en 2007.

 

Aunque ha habido numerosos movimientos de guerrilla urbana -- y de hecho hay una doctrina completamente separada, para las organizaciones de guerrilla urbanas -- la mayoría de las insurrecciones está basada en espacios escabrosos, no-gobernado. En tales áreas, los luchadores pueden buscar refugio, construir bases y entrenamiento. Tales espacios no gobernados han jugado un papel importante en las insurrecciones actuales en Afganistán, Somalia, Yemen y Malí.

 

Otra consideración importante en muchos espacios insurgentes de refugio es la capacidad de los insurgentes de usar una frontera internacional para impedir al gobierno atacarlos. Este uso de las fronteras se evidenció célebremente por el uso de Viet Cong de Camboya y Laos.

 

Más recientemente, esta táctico se ha utilizado en el uso del Taliban de Pakistán, el uso de los iraquíes de Siria e Irán, el uso de los Tuareg de Libia y otros países de Sahel, y el uso de los rebeldes sirios de Turquía y Líbano. Los patrocinadores del estado también pueden proporcionar ayuda significativa a los insurgentes. Esto se vio en la ayuda soviética y china dada al Viet Cong y Viet Minh; y en ejemplos más modernos como el apoyo iraní para los insurgentes iraquíes, el apoyo Eritreo para al Shabaab o EEUU., el apoyo turco y árabe para los insurgentes sirio.

 

La llave real en contrainsurgencia es secando la base de apoyo de los insurgentes. Una vez que eso pasa, los insurgentes pierden su habilidad de usar la población como camuflaje y como fuente de reclutas y apoyo del material, y la ventaja de la inteligencia se ladea hacia el gobierno.

 

También es útil cuando el terreno disponible para operar los insurgentes en esto es limitado porque puede permitir a los contrainsurgentes maniobrar sistemáticamente en cierto modo sus fuerzas armadas que eso fuerza a los insurgentes en el conflicto abierto.

 

Los Tigres de Liberación de Tamil Eelam, por ejemplo, emprendieron una insurrección contra  el gobierno de Sri Lankan de 1983 a 2009. El gobierno de Sri Lanka derrotó a los insurgentes después que India y luego China proporcionaron el material, dinero y consejeros a las fuerzas del gobierno. Sri Lanka también es que una isla sirvió para estrechar los movimientos de los Tigres y les obligó a que intentaran sostener territorio lo que finalmente llevó a su fracaso.

 

Otra supresión exitosa de insurrección ocurrió en Malaya de 1948 a 1960, cuando el ejército británico usó la migración forzada para separar los insurgentes de su población y la base económica.

 

Esto obligó en el futuro al Malayan Races Liberation Army a luchar para lograr los recursos necesarios que normalmente son proporcionados por la población local. Esto alienó los insurgentes de la población y en el futuro llevó a éxito británico.

 

Socavar el apoyo de un grupo insurgente es normalmente bastante difícil, sobre todo cuando el grupo tiene acceso a grandes áreas de terreno escabroso. En Yemen, AQAP ha podido tirar atrás a los pueblos que controló en las ásperas y desoladas regiones del interior donde nació.

 

En las áreas salvajes, tribalmente controladas de Yemen, la combinación de terreno físico y humano hostil lo hará difícil de encontrar y matar los insurgentes. Ha habido jihadistas en Yemen desde los finales 1980s. Ellos han encontrado resguardo mucho tiempo con las tribus conservadoras de las que muchos jihadistas saludaron originalmente y a que ellos volvieron después de luchar en lugares como Afganistán.

 

Muchos de los jihadists extranjeros en Yemen y Pakistán se han casado en las tribus influyentes para aumentar su apoyo local.

 

La situación demográfica de Siria y su historia larga como un estado policíaco dominado por  alawitas han cultivado mucha hostilidad contra el régimen. Será muy difícil para el gobierno socavar el apoyo extranjero o doméstico por los insurgentes. Como con las insurrecciones del pasado en Siria, Damasco tendrá que amenazar y coercer la población Sunni en sumisión para mantener su toma sobre el poder.

 

Somalia es una mezcla confundiendo de clanes compitiendo que han resistido esfuerzos por gobernarlos desde los tempranos 1990s. Aun cuando al que Shabaab sea dañado severamente como una organización, la belicosidad  islamista basada en clanes de una forma u otro persistirá en la región para el futuro previsible.

 

La estrategia insurgente de combatir una guerra larga, significa que  los recientes retiros de los insurgentes de las ciudades y pueblos en Yemen, Siria y Somalia no necesariamente quieren decir que las guerras en esas regiones acabarán pronto.