Una geostrategia para Eurasia

 

por Zbigniew Brzezinski

 

http://www.comw.org/pda/fulltext/9709brzezinski.html

 

http://www.larouchepub.com/lar/1998/lar_glazyev_2513/1EurasiaPopulationColor.gif

 

Hace setenta y cinco años, cuando la primera edición de Foreign Affairs vio la luz de día, los Estados Unidos eran un poder hemisférico Occidental auto, involucrado esporádicamente en los asuntos de Europa y Asia. La Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría resultante compelieron a los Estados Unidos a desarrollar un compromiso sostenido con Europa Occidental y el Lejano Oriente. La emergencia de América como la única superpotencia global hace ahora una estrategia integrada y comprensiva para el imperativo de Eurasia.

 

Eurasia es hogar de los estados más políticamente asertivos y dinámicos del mundo. Todos los pretendientes históricos al poder global se originaron en Eurasia. Los aspirantes a la hegemonía regional más habitados del mundo, China e India, está en Eurasia, como están todo desafiantes políticos o económicos potenciales a la primacía americana. Después de los Estados Unidos las próximas seis economías más grandes y con mayor gasto militar están allí, como están todos menos uno de los poderes nucleares abiertos del mundo, y todos menos uno de los encubiertos. Eurasia considera por 75 por ciento de la población del mundo, 60 por ciento de su PNB, y 75 por ciento de sus recursos de energía. Colectivamente, el poder potencial de Eurasia ensombrece al de América. Eurasia es el supercontinente axial del mundo.

 

Un poder que domine Eurasia ejercería influencia decisiva sobre dos de las tres regiones económicamente más productivas del mundo: Europa Occidental y Asia Oriental. Una mirada al mapa también sugiere que un país dominante en Eurasia controlaría casi automáticamente el Medio Este y Africa. Con Eurasia que sirve ahora como el tablero de ajedrez geopolítico, no le basta ya para formar una política para Europa y otra para Asia. Lo que pasa con la distribución de poder en la masa de tierra de Eurasia será de importancia decisiva a la primacía global y el legado histórico de América.

 

Una estrategia sustentable para Eurasia debe distinguir entre la perspectiva más inmediata a corto plazo de los próximos cinco años o así, el término medio de 20 años o así, y el largo plazo más allá de eso. Es más, estas fases no deben verse como compartimientos estancos sino como parte de una continuidad.

 

En el corto plazo, los Estados Unidos deben consolidar y perpetuar el pluralismo geopolítico prevaleciente en el mapa de Eurasia. La estrategia desgana pondrá un premio en la maniobra política y la manipulación diplomática y prevendrá la emergencia de una unión hostil que podría desafiar la primacía de América, para no mencionar la posibilidad remota de cualquier Estado que busca hacer así.

 

Por el mediano plazo, lo precedente debe llevar a la emergencia de socios estratégicamente compatibles que, incitados por el liderazgo americano, podrían formar un sistema de seguridad trans-Eurasia más cooperativo.

 

En la carrera larga, lo precedente podría volverse el centro global de responsabilidad política genuinamente compartida.

 

En la periferia occidental de Eurasia, los jugadores importantes continuarán siendo Francia y Alemania, y la meta central de América debe ser continuar extendiendo la cabeza de puente democrática europea.

 

En el Lejano Oriente, China es probable que ser cada vez más el pivote, y los Estados Unidos no tendrán una estrategia de Eurasia a menos que un acuerdo general político sino-americano sea nutrido.

 

En el centro de Eurasia, el área entre una Europa que agranda y una China regionalmente creciente seguirá siendo firmemente un agujero negro político hasta la Rusia se redefina como un estado postimperial. Entretanto, al sur de Rusia, Asia Central amenaza volverse una caldera de conflictos étnicos y rivalidades de grandes-potencias.

 

EL PODER INDISPENSABLE

 

El estado de América como el primer poder del mundo improbablemente será disputado por cualquier desafiador único por más de una generación. Es improbable que ningún estado empareje a los Estados Unidos en las cuatro dimensiones importantes de poder -- ejército, económico, tecnológico, y cultural -- que confiere un golpe político global.

 

A poco de la abdicación americana, la única alternativa real a la dirección americana es anarquía internacional. El presidente Clinton es correcto cuando él dice que América se ha vuelto la "nación indispensable" del mundo.

 

La mayordomía global de América será probada por la tensión, turbulencia, y el conflicto periódico.

 

En Europa, hay señales que el ímpetu adquirido por la integración y el agrandamiento está menguando y que los nacionalismos pueden volver a despertar. El desempleo de gran potencia incluso persiste en los Estados europeos más exitoso y engendran reacciones xenófobas que podrían causar que política francesa o alemana vayan tambaleándose hacia el extremismo.

 

Sólo se lograrán las aspiraciones de Europa por la unidad si Europa se anima, y de vez en cuando se instiga, por los Estados Unidos.

 

El futuro de Rusia es menos cierto y las perspectivas para su evolución positiva más tenues.

América debe formar un contexto político que es análogo a la asimilación de Rusia en una estructura por consiguiente más grande de cooperación europea, mientras fomenta la independencia de sus vecinos recientemente soberanos. Todavía la viabilidad de, digamos Ucrania o Uzbekistán permanecerán inciertas, sobre todo si América no apoya sus esfuerzos para la consolidación nacional.

 

Las oportunidades de un gran acomodamiento con China también podrían estar amenazadas por una crisis sobre Taiwán, la dinámica política interior china, o simplemente una escalera de caracol descendente en las relaciones sino-americanas. La hostilidad sino-americana podría fatigar la relación de los Estados Unidos con Japón y podría causar la ruptura quizás en el propio Japón.

 

La estabilidad asiática estaría entonces en riesgo, y estos eventos podrían afectar la postura y cohesión de incluso un país como India que es crítico a estabilidad en Asia del Sur. En una Eurasia volátil, la tarea inmediata es asegurar que ningún estado o combinación de Estados gane la capacidad de expeler a los Estados Unidos o incluso disminuir su rol decisivo.

 

Sin embargo, la promoción de un equilibrio transcontinental estable no debe verse como un fin en sí mismo, sólo como un medio hacia formar sociedades estratégicas genuinas en las regiones clave de Eurasia.

 

Una hegemonía americana benigna todavía debe descorazonar a otros de proponer un desafío, no sólo haciendo a sus costos demasiado altos, sino también respetando los intereses legítimos de los aspirantes regionales de Eurasia. Más específicamente, la meta a mediano-plazo requiere fomentar sociedades genuinas con una Europa más unida y políticamente definida, una China regionalmente preeminente, una Rusia postimperial y orientada a Europa, y una India democrática.

 

Pero será éxito o fracaso forjar relaciones estratégicas más anchas con Europa y China que forman el papel futuro de Rusia y determinen la ecuación de poder central de Eurasia.

 

LA CABEZA DE PUENTE DEMOCRÁTICA

 

Europa es la cabeza de puente geopolítica esencial de América en Eurasia. La parte de América en Europa democrática es enorme. Diferente a los eslabones de América con Japón, OTAN atrinchera la influencia política americana y el poder militar en el continente de Eurasia. Con las naciones europeas aliadas todavía muy dependientes de la protección americana, cualquier expansión del alcance político de Europa es automáticamente una expansión de la influencia americana.

 

Recíprocamente, la capacidad de los Estados Unidos de proyectar influencia y poder en Eurasia confía en los lazos transatlánticos cercanos. Una Europa más ancha y una OTAN agrandada servirán los intereses a corto y largo plazo de la americana. Una Europa más grande extenderá el rango de influencia americana sin simultáneamente crear políticamente una Europa tan integrada que pudiera desafiar a los Estados Unidos en materias de importancia geopolítica, particularmente en Medio Oriente.

 

Una Europa políticamente definida también es esencial a la asimilación de Rusia en un sistema de cooperación global. América no puede crear una Europa más unida por lo suyo propio -- ésa es una tarea para los europeos, sobre todo los franceses y alemanes. Pero América puede obstruir la emergencia de una Europa más unida, y eso se podría demostrar calamitoso para la estabilidad Eurasia y los intereses de América. A menos que Europa se vuelva más unida, es de nuevo probable se vuelta más desunido.

 

Washington debe trabajar estrechamente con Alemania y Francia construyendo una Europa que sea políticamente viable, permanezca unida a los Estados Unidos, y ensanche el alcance del sistema internacional democrático. Escoger entre Francia y Alemania no es el problema.

 

Sin estas naciones, no habrá ninguna Europa, y sin Europa no habrá nunca un sistema trans-Eurasia cooperativo. En términos prácticos, todos esto requerirá el acomodamiento de América en el futuro a una dirección compartida en OTAN, aceptación mayor de las preocupaciones de Francia sobre un papel europeo en Africa y el Medio Oriente, y el apoyo continuo para la Unión europea, la expansión hacia el Este, así como la EU se vuelva política y económicamente más asertiva.

 

Un acuerdo de comercio libre trasatlántico, ya defendido por varios líderes Occidentales, podría mitigar el riesgo de una rivalidad económica creciente entre la EU y los Estados Unidos. El éxito progresivo de EU enterrando antagonismos europeos de siglos de viejos valdría la pena en una disminución gradual del papel de América como árbitro de Europa. El agrandamiento de OTAN y la EU también habría re-vigorizado está menguante sentido de una vocación más grande de Europa mientras consolidada, para beneficio de América y Europa, las ganancias democráticas ganadas a través del fin exitoso de la Guerra Fría. En la parte de este esfuerzo nada es menos que el largo alcance de América en la relación con Europa.

 

Una nueva Europa todavía está tomando forma, y si esa Europa está para seguir siendo parte del espacio "Euro-atlántico", la expansión de OTAN es esencial. De acuerdo con esto, el agrandamiento de OTAN y EU deben avanzar en fases deliberadas. Asumir un compromiso sostenido americano y europeo occidental, aquí es un itinerario especulativo pero realista para estas fases: para de 1999, los primeros tres miembros europeos centrales se habrán admitido en OTAN, aunque su inclusión en la EU probablemente no tendrá lugar antes del 2002 o 2003; a través de 2003, los EU habrán comenzado charlas de asentimiento probablemente con las tres repúblicas bálticas, y OTAN habrá avanzado igualmente en su membresía así como la de Rumania y Bulgaria, con su asentimiento probablemente para ser completado antes de las 2005; entre 2005 y 2010, Ucrania, con tal que haya hecho reformas domésticas significativas y se haya identificado como un país central europeo, también debe estar listo para las negociaciones iniciales con la EU y OTAN.

 

Fracaso para ensanchar OTAN, ahora que se ha hecho el compromiso, estrellaría el concepto de una Europa que se ensancha y desmoralizaría a los centro-europeos. Peor, pudo re-iniciar las inactivas aspiraciones políticas rusas en Europa Central. Es más, es lejos de evidente que la élite política rusa comparte el deseo europeo para una fuerte presencia americana política y militar en Europa. De acuerdo con esto, mientras fomenta una relación cooperativa con Rusia es deseable, es importante para América enviar un mensaje claro sobre sus prioridades globales. Si debe hacerse una opción entre un sistema Europa-atlántico más grande y una relación mejor con Rusia, lo anterior debe alinearse más alto.

 

LA TAREA HISTÓRICA de RUSIA

 

Los nuevos lazos rusos con OTAN y la EU, formalizados por el Consejo conjunto OTAN-Rusia, pueden animar a Rusia para tomar su decisión post-imperial largamente-tardada a favor de Europa. La membresía formal en el Grupo de Siete (G-7) y actualizando la maquinaria de hacer política de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa -- dentro de cual un comité de seguridad especial compuesto de América, Rusia, podrían establecerse algunos países clave europeos -- debe animar un constructivo compromiso ruso en la cooperación política y militar europea. Acoplado con la ayuda financiera Occidental continua e inversión en infraestructura, sobre todo en redes de comunicación, estos pasos podrían traer significativamente más cerca a Rusia a Europa. Pero el papel del largo-plazo de Rusia en Eurasia dependerá grandemente de su auto-definición.

 

Aunque Europa y China han aumentado su influencia regional, Rusia permanece tiesa a cargo del pedazo más grande del mundo de bienes raíces, midiendo diez zonas horarias y empequeñeciendo los Estados Unidos, China, o una Europa agrandada. La privación territorial no es el problema central de Rusia. Más bien, la Rusia debe enfrentar el hecho que Europa y China ya son económicamente más poderosas y que Rusia está quedándose atrás de China en el camino a la modernización social. En estas circunstancias, la primera prioridad de Rusia debe ser modernizarse en lugar de comprometerse en un esfuerzo fútil para recobrar su estatus como un poder global.

 

Dado el tamaño y la diversidad del país, un sistema político descentralizado y economía libre-mercado probablemente sería para liberar el potencial creativo del pueblo ruso y los inmensos recursos naturales de Rusia. Una Rusia flojamente confederada -- compuesta de una Rusia europea, una República siberiana, y una República Lejana Oriental -- también lo encontraría más fácil cultivar relaciones económicas más íntimas con sus vecinos. Cada uno de los confederaros podría taladrar su potencial creativo local, ahogado durante siglos por la mano fuertemente burocrática de Moscú. A su vez, una Rusia descentralizada sería menos susceptible a la movilización imperial.

 

Rusia más probablemente esté para hacer una ruptura con su pasado imperial si los estados post-soviéticos recientemente independientes son vitales y estables. Su vitalidad templará cualquier tentación imperial residual rusa. El apoyo político y económico para los nuevos estados debe ser una parte íntegra de una estrategia más ancha para integrar Rusia en un sistema transcontinental cooperativo.

 

Una Ucrania soberana es un componente extremadamente importante de tal política, como es estratégicamente un apoyo para tal Estado pivote Azerbaiján y Uzbekistán. La inversión internacional de gran potencia en una Asia Central en aumento accesible no sólo consolidaría la independencia de los nuevos países, sino también beneficia una Rusia postimperial y  democrática.

 

Taladrando los recursos de la región aumentaría la prosperidad e incitarían un sentido mayor de estabilidad y reduciría el riesgo de conflictos tipo balcánico. El desarrollo regional también radiaría a las provincias rusas inmediatas que tienden a ser económicamente subdesarrollada.

 

Los nuevos líderes de la región se gradualmente volverían menos temerosos de las consecuencias políticas de relaciones económicas cercanas con Rusia. Una Rusia no-imperial podría entonces aceptarse como el socio económico mayor de la región, aunque no más su gobernante imperial.

 

EL SUR VOLÁTIL DE EURASIA

 

Para promover un Cáucaso del sur y Asia Central estable, América debe tener cuidado en no alienar a Turquía, mientras explora si una mejora en las relaciones EEUU-iraníes son factibles.

 

Si Turquía se siente como un proscrito europeo, se volverá más islámico y le gustará menos cooperar con el Oeste integrando Asia Central en la comunidad mundial. América debe usar su influencia en Europa para animar la admisión eventual de Turquía a la EU, y hacer un punto a Turquía como un estado europeo, con tal de que la política turca interior no tome un giro dramáticamente islamista.

 

Las consultas regulares con Ankara con respecto al futuro de la cuenca del Mar Caspio y Asia Central fomentarían el sentido de Turquía de sociedad estratégica con los Estados Unidos. América también debe apoyar las aspiraciones turcas para tener una tubería desde Baku, Azerbaiján, a Ceyhan en su propia costa mediterráneo como una toma de corriente mayor para las reservas de energía de la cuenca del mar Caspio.

 

Además, no es en el interés de América perpetuar hostilidad -iraní americana. Cualquier conciliación eventual debe estar basada en el reconocimiento de ambos países de su interés estratégico mutuo estabilizando el volátil entorno regional de Irán. Un Irán fuerte, hasta motivado religiosamente -- pero no fanáticamente anti-occidental -- todavía está en el interés americano. Los intereses americano de largo alcance en Eurasia serían mejor servidos abandonando las objeciones existentes americanas a la cooperación económica turco-iraní más cercana, sobre todo en la construcción de nuevas tuberías de Azerbaiján y Turkmenistán. De hecho, la participación financiera americana en tales proyectos sería a beneficio de América.

 

Aunque actualmente jugador pasivo, India tiene un papel importante en la escena de Eurasia.

 

Sin el apoyo político recibido de la Unión Soviética, India está contenida geopolíticamente a través de la cooperación chino-paquistaní. La supervivencia de democracia india es en sí misma importante, en eso esto refuta mejor que volúmenes de debate académico, la noción que los derechos humanos y democracia son exclusivamente occidentales. India demuestra que "los valores asiáticos" antidemocráticos propagados por los portavoces desde Singapur a China, simplemente son antidemocráticos y no necesariamente asiáticos.

 

El fracaso de India sería un golpe a las perspectivas de democracia en Asia y removería un poder que contribuye al equilibrio de Asia, sobre todo dado el ascenso de China. India debe comprometerse en discusiones que pertenecen a la estabilidad regional, sin mencionar la promoción de más conexiones bilaterales entre las comunidades de defensa americanas e indias.

 

CHINA COMO EL ANCLA ORIENTAL

 

No habrá ningún equilibrio estable de poder en Eurasia sin ahondar un entendimiento estratégico entre América y China y una definición más clara del papel emergente. Eso propone dos dilemas para América: determinar la definición práctica y el alcance aceptable de la emergencia de China como el poder regional dominante y manejar la inquietud de Japón sobre su estatus de facto como un protectorado americano.

 

Evitando los miedos excesivos de China como poder emergente y la ascensión económica de Japón debe infundir realismo en una política que debe estar basada en cálculo estratégico cuidadoso. Sus metas deben ser desviar el poder chino en el acomodo regional constructivo y encauzar la energía japonesa en las sociedades internacionales más amplias.

 

Atrayendo a Beijing a un diálogo estratégico serio es el primer paso estimulando su interés en un acomodo con América que refleja las preocupaciones compartidas de los dos países en Asia del nordeste y Asia Central.

 

También le toca Washington eliminar cualquier incertidumbre que considera su compromiso en la política de una-China, al menos la llaga de problema de Taiwán, sobre todo después de la digestión de China de Hong Kong. Igualmente, es en el interés de China demostrar que incluso una China Mayor puede salvaguardar la diversidad en sus arreglos políticos interiores. Para hacer progreso, el discurso estratégico sino-americano debe ser sustentado y ser serio. Incluso a través de tal comunicación, problemas contenciosos como Taiwán y derechos humano pueden dirigirse persuasivamente.

 

La necesidad china a ser contada que la liberalización interior de China no es un asunto completamente doméstico, desde que sólo uno democratizador y China próspera tiene cualquier oportunidad de incitar apaciblemente a Taiwán. Cualquier esfuerzo a la fuerte reunificación arriesgaría las relaciones sino-americanas y dañará la capacidad de China de atraer la inversión extranjera.

 

Las aspiraciones de China a la superioridad regional y el estado global disminuirían. Aunque China está emergiendo como un poder regionalmente dominante, no es probable que se vuelva global durante mucho tiempo. La sabiduría convencional que China será el próximo poder global que está engendrando la paranoia fuera de China mientras alimenta la megalomanía en China. Está lejos de cierto que las explosivas tasas de crecimiento de China pueden ser, mantuvo durante las próximas dos décadas.

 

De hecho, el crecimiento continuo a largo plazo a las tasas actuales requeriría una mezcla extraordinariamente feliz de dirección nacional, tranquilidad política, disciplina social, altos ahorros, ingresos masivos de inversión extranjera, y estabilidad regional. Una combinación prolongada de todos estos factores es improbable.

 

Aun cuando China evite rupturas políticas serias y sostenga su crecimiento económico por un cuarto de un siglo –ambos “si” bastante grandes - China todavía sería un país relativamente pobre. Triplica el PIB dejaría a China debajo de la mayoría de las naciones en ingreso per cápita, y una parte significante de sus personas permanecerían pobres. Su lugar en el acceso a teléfonos, automóviles, computadoras, permitidos solo bienes de consumo, sería muy bajo.

 

En dos décadas China puede calificar como poder militar global, desde que su economía y crecimiento deben permitirles a sus gobernantes desviar una parte significativa del PIB del país para modernizar las fuerzas armadas, incluso un aumento extenso de su arsenal nuclear estratégico. Sin embargo, si ese esfuerzo es excesivo, podría tener el mismo efecto negativo en el crecimiento económico a largo plazo de China como la carrera de armas que se llevó puesta la economía soviética.

 

Un aumento chino de gran potencia también precipitaría un contra respuesta japonesa. En todo caso, fuera de de sus fuerzas nucleares, China no podrá proyectar su poder militar más allá de su región durante algún tiempo.

 

Una China Mayor que se vuelve un regionalmente el poder dominante es otra cuestión. Una esfera de facto de la influencia regional china es probable sea parte del futuro de Eurasia. Tal esfera de influencia no debe confundirse con una zona de dominio político exclusivo, como la Unión Soviética tuvo en Europa Oriental. Más probablemente sea un área en la que los estados más débiles pagan deferencia especial a los intereses, vistas, y se anticipen a reacciones del poder regionalmente dominante.

 

En breve, una esfera china de influencia puede definirse como una en qué la primera pregunta en las varias capitales es, "¿cuál es la vista de Beijing en esto?"

 

Una China Mayor es probable reciba apoyo político de su diáspora adinerada en Singapur, Bangkok, Kuala Lampur, Manila, y Yakarta, sin mencionar Taiwán y Hong Kong. Según Yazhou Zhoukan (Asiaweek), los recursos agregados de las 500 compañías líderes poseídas por chinos en el total del Sudeste de Asia son casi $540 mil millones. Los países del Sudeste asiático ya encuentran prudente diferir en momentos las sensibilidades políticas y los intereses económicos de China.

 

Una China que se vuelve un verdadero poder político y económico también podría proyectar una influencia más abierta en el Lejano Oriente ruso mientras patrocina la unificación de Corea. La influencia geopolítica de China Mayor no es necesariamente incompatible con el interés estratégico de América en una estable, pluralista Eurasia.

 

Por ejemplo, el creciente interés de China en Asia Central reprime la capacidad de Rusia de lograr un re-integración política de la región bajo el control de Moscú. En esta conexión y con respecto al Golfo Pérsico, la creciente necesidad de energía de China significa que tiene un interés común con América manteniendo el acceso libre, y la estabilidad política, las regiones productoras de petróleo. Semejante, el apoyo de China por Pakistán refrena las ambiciones de India para subordinar ese país, mientras compensa la inclinación de India a cooperar con Rusia con respecto a Afganistán y Asia Central. El compromiso chino y japonés en el desarrollo de Siberia oriental también puede reforzar la estabilidad regional. La línea del fondo es que América y China se necesitan en Eurasia.

 

China mayor debe considerar a América una aliada natural por razones históricas así como políticas. Diferente a Japón o Rusia, los Estados Unidos nunca han tenido algún plan territorial en China; comparado a Gran Bretaña, nunca han humillado a China.

 

Es más, sin una relación estratégica viable con América, China no es probable que continúe atrayendo la enorme inversión extranjera necesaria para la superioridad regional. Semejante, a América le faltará una geoestrategia para el continente Asia sin un acomodo estratégico sino-americano como el ancla oriental del compromiso de América en Eurasia, lo que también priva a América de una geoestrategia para Eurasia.

 

Para América, el poder regional de China, co-optado en una estructura más ancha de cooperación internacional, puede volverse un recurso estratégico importante -- igual a Europa, más pesada que Japón -- asegurando la estabilidad de Eurasia. Para reconocer este hecho, China podría ser invitada a la cumbre anual G-7, especialmente desde que se extendió recientemente una invitación a Rusia.

 

REENFOCANDO EL ROL DE JAPÓN

 

Desde que no surgirá pronto una cabeza de puente democrática en el continente oriental de Eurasia, es todo lo más importante que el esfuerzo de América por nutrir una relación estratégica con China sea basada en reconocimiento que un Japón democrático y económicamente exitoso es el socio global de América pero no un aliado asiático costanero contra China. Sólo sobre esta base puede un acomodo de tres-maneras -- uno que involucra el poder global de América, la superioridad regional de China, y la dirección internacional de Japón -- ser construido. Tal acomodamiento sería amenazado por cualquier expansión significativo de la cooperación militar americano-japonesa. Japón no debe ser el portaviones no-hundible de América en el Lejano Oriente, ni debe ser el principal socio militar asiático de América.

 

Los esfuerzos por promover estos roles japoneses cortarían a América del continente asiático, viciarían las perspectivas por alcanzar un acuerdo general estratégico con China, y frustrarían la capacidad de América de consolidar la estabilidad en Eurasia. Japón no tiene un rol político mayor para jugar en Asia, dado que la aversión regional continúa evocando su conducta antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Japón no ha buscado el tipo de conciliación con China y Corea que Alemania buscó con Francia y está buscando con Polonia. Como una Gran Bretaña isleña en el caso de Europa, Japón es políticamente irrelevante al continente asiático.

 

Sin embargo, Tokio puede cortar un papel influyente globalmente cooperando estrechamente con los Estados Unidos en la nueva agenda de preocupaciones globales que pertenecen al desarrollo y mantenimiento de paz mientras evita cualquier esfuerzo contra-productivo para volverse un poder regional asiático. La habilidad política americana debe dirigir Japón en esa dirección.

 

En el entretanto, una verdadera conciliación japonesa-coreana contribuiría significativamente a una escena estable para la reunificación eventual de Corea y mitigaría las complicaciones internacionales que podrían suceder del fin de la división del país. Los Estados Unidos deben promover esta cooperación.

 

Muchos pasos específicos, yendo de los programas universitarios conjuntos a formaciones militares combinadas que fueron tomados para adelantar la conciliación alemana-francesa y después entre Alemania y Polonia, podría adaptarse a este caso. Una comprensiva y regionalmente estabilizada sociedad japonesa-coreana podrían facilitar a su vez una presencia americana continua en el Lejano Oriente después de la unificación de Corea. Va sin decir que una relación política cercana con Japón está en el interés global de América.

 

Pero si Japón está para ser el vasallo de América, rivalizar con ella, o el socio, depende de la habilidad de los americanos y japoneses definir metas internacionales comunes y separar la misión estratégica de EEUU en el Lejano Oriente de las aspiraciones japonesas para un rol global. Para Japón, a pesar de los debates domésticos sobre política extranjera, la relación con América sigue siendo la almenara para su sentido internacional de dirección. Un Japón desorientado, si andando a los tumbos hacia el rearme o un alojamiento separado con China, deletrearía el fin del rol americano en la región de Asia-Pacífico y excluiría la emergencia de un arreglo triangular estable para América, Japón, y China.

 

Un Japón desorientado sería como una ballena encallada, lo azotaría desvalida pero peligrosamente. Si es para volverse su cara al mundo más allá de Asia, Japón debe darse un incentivo significante y un estatus especial para que se sirva su propio interés nacional. Diferente a China que puede buscar poder global volviéndose un poder regional primero, Japón sólo puede ganar influencia global si primero evita la demanda para el poder regional. Eso lo hace todo más importante para Japón para sentirse que es el socio especial de América en una vocación global que es como para satisfacer políticamente cuando es económicamente beneficioso.

 

A ese fin, los Estados Unidos deben considerar la adopción de un acuerdo de comercio libre americano-japonés, creando un espacio económico común americano-japonés. Tal paso formaliza el eslabón creciente entre las dos economías y mantendría un puntal sólido a la presencia continua de América en el Lejano Oriente y por el compromiso global constructivo de Japón.

 

SEGURIDAD TRANSCONTINENTAL

 

En largo plazo, la estabilidad de Eurasia sería reforzada por la emergencia, quizás temprana, en el próximo siglo, de un sistema de seguridad trans-Eurasia. Tal arreglo de seguridad transcontinental podría involucrar una OTAN extendida, unida por acuerdos de seguridad cooperativos con Rusia, China, y Japón. Pero para llegar allí, los americanos y japoneses deben poner primero en movimiento un diálogo de seguridad política triangular que compromete a China.

 

Tales charlas de seguridad de tres-maneras americana-japonesa-china podrían involucrar a más participantes asiáticos en el futuro, y después lleva a un diálogo con la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa. Así, a su vez, podría pavimentar el camino en el futuro para una serie de conferencias por los estados europeo y asiáticos en problemas de seguridad.

 

Un sistema de seguridad transcontinental empezaría así a tomar forma. Definir la sustancia e institucionalizando la formación de un sistema de seguridad trans-Eurasia podrían volverse la iniciativa arquitectónica mayor del próximo siglo. El centro de la nueva estructura de seguridad transcontinental podría ser un comité compuesto de los mayores poderes de Eurasia, con América, Europa, China, Japón, una Rusia confederada, e India dirigiendo colectivamente los problemas críticos para la estabilidad de Eurasia.

 

La emergencia de tal sistema transcontinental podría relevar gradualmente a América de algunas de sus cargas, mientras perpetúa más allá de una generación su papel decisivo como el árbitro de Eurasia. El éxito de Geostrategic en esa ventura sería un legado digno al papel de América como la primer y única superpotencia global.

 

Cite:

Zbigniew Brzezinski, "A Geostrategy for Eurasia," Foreign Affairs, 76:5, September/October 1997.

COPYRIGHT 1997 Council on Foreign Relations Inc.