El Fin de la Historia (militar)

 

Por Andrew J Bacevich

 

"Mirando el flujo de eventos durante la última década o así, es difícil evitar el sentimiento que algo muy fundamental ha sucedido en historia mundial."

 

Este sentimiento, introductoria al ensayo que hizo un nombre de la casa a Francis Fukuyama, comanda la renovada atención de hoy, aunque desde una perspectiva diferente. Los desarrollos durante los años ochenta, sobre todo el desbobinado de la Guerra Fría, habían convencido a Fukuyama que el "fin de la historia" estaba a mano.

 

"El triunfo del Oeste, de la idea Occidental," escribió él en 1989, "es evidente... en el agotamiento total de alternativas sistemáticas viables al liberalismo Occidental."

 

Hoy, el Oeste ya no parece tan triunfante. Todavía los eventos durante la primera década del siglo presente han enviado la historia a otro punto final de clases. Aunque el liberalismo Occidental puede retener una apelación considerable, la manera Occidental de guerra ha corrido su curso.

 

Para Fukuyama, la historia implicó competencia ideológica, un concurso en que choca capitalismo democrático contra fascismo y comunismo. Cuando él escribió su famoso ensayo, ese enfrentamiento estaba sacando una conclusión aparentemente definitiva.

 

Todavía desde el principio al fin, el poderío militar había determinado el curso de esa competencia tanto como la ideología. A lo largo de mucho del siglo 20, los grandes poderes habían rivalizado entre si para crear nuevos, o más eficaces, instrumentos de coerción. La innovación militar asumió muchas formas. Obviamente, estaban las armas: acorazados y portaviones, cohetes y misiles, gas venenoso, y bombas atómicas - la lista es larga.

 

Toda esta actividad furiosa, si emprendida por Francia o Gran Bretaña, Rusia o Alemania, Japón o los Estados Unidos, derivó de una creencia común en la plausibilidad de la victoria. Expresada en términos más simples, la tradición militar Occidental podría reducirse a esta proposición: la guerra permanece un instrumento viable de estadismo, sirviendo a los atavíos de la modernidad, si algo, para reforzar su utilidad.

 

Grandes ilusiones

 

Ésa era teoría. La realidad, sobre las dos guerras mundiales del último siglo, contó una historia decididamente diferente. El conflicto armado en la era industrial alcanzó nuevas alturas de mortalidad y destructividad. Una vez empezadas, las guerras devoraron todo e infligiendo tambaleante daño material, psicológico, y moral. El dolor excedía inmensamente ganancia.

 

En esta vista, la guerra de 1914-1918 se volvió emblemática: incluso los ganadores terminaron perdedores. Cuando la lucha eventualmente se detuvo, los vencedores que quedaban no celebraban sino lamentaban. Como consecuencia, bien antes que Fukuyama escribiera su ensayo, la fe en la capacidad de resolver el problema de la guerra se había empezado a corroer.

 

Ya en 1945, entre varias grandes potencias - gracias a la guerra, ahora sólo grande en nombre - esa fe desapareció en total.

 

Entre las naciones clasificadas como democracias liberales, sólo dos resistieron esta tendencia.

Una era los Estados Unidos, el único beligerante mayor para surgir de la Segunda Guerra Mundial más fuerte, más rico, y más seguro. El segundo era Israel, creado como consecuencia directa de los horrores liberados por ese cataclismo. Para los años cincuenta, ambos países subscribieron a esta convicción común: seguridad nacional (y, discutiblemente, la supervivencia nacional) exigió inequívoca superioridad militar.

 

En el léxico de la política americano e israelí, "paz" era una palabra código. El requisito previo esencial para la paz era para cualquiera y todos los adversarios, reales o potenciales, era aceptar una permanente condición de inferioridad. En esta vista, las dos naciones - no todavía aliados cercanos - estaban aparte del resto del mundo Occidental.

 

Así como ellos profesaron su devoción a la paz, las élites civiles y militares en los Estados Unidos e Israel se prepararon obsesivamente para la guerra. Ellos no vieron ninguna contradicción entre la retórica y realidad.

 

Todavía la creencia en la eficacia de poder militar casi inevitablemente alimenta la tentación de poner ese poder en funcionamiento trabajar. "Paz por la fuerza" bastante fácilmente se vuelve "paz por la guerra."

 

Israel sucumbió a esta tentación en 1967. Para los israelíes, la Guerra de los Seis Días demostró un punto de cambio. El animoso David derrotó, y luego se volvió, Goliat. Así como los Estados Unidos estaban cayendo en Vietnam, Israel evidentemente había tenido éxito dominando la guerra definitivamente.

 

Un cuarto-siglo más tarde que las fuerzas americanas aparentemente se pusieron al día. En 1991, "Operación Tormenta de Desierto", la guerra de George H W Bush contra el dictador iraquí Saddam Hussein, mostró que las tropas americanas como los soldados israelíes supieron ganar rápida, barato, y humanamente. A los generales como Norman H Schwarzkopf se persuadieron que su breve campaña de desierto contra Irak había reproducido - incluso eclipsado – la explotación del campo de batalla de tales famosos guerreros israelíes como Moshe Dayan e Yitzhak Rabin. La Guerra de Vietnam se marchitó en la irrelevancia.

 

Para Israel y los Estados Unidos, sin embargo, las apariencias se demostraron engañosas. Aparte de criar granes ilusiones, las guerras espléndidas de 1967 y 1991 decidieron poco. En ambos casos, la victoria resultó ser más aparentes que reales. Peor, los triunfalismos crearon masivos cálculos erróneos futuros.

 

En las Alturas de Golan, en Gaza, y a lo largo del Banco Oeste, los defensores de un Gran Israel - desatendiendo las objeciones de Washington – se pusieron a afirmar el control permanente sobre e territorio que Israel había tomado. Todavía "los hechos en la tierra" creados por olas sucesivas de colonos judíos hicieron poco para reforzar la seguridad israelí.

 

Ellos tuvieron éxito principalmente engrillando a Israel a una población palestina creciendo rápidamente y resentida que ni podría pacificar ni podría asimilar.

 

En el Golfo Pérsico, los beneficios cosechados por los Estados Unidos después de 1991 resultados igualmente por ser efímeros. Saddam Hussein sobrevivía y se volvió a los ojos de las sucesivas administraciones americanas una amenaza inminente a la estabilidad regional. Esta percepción incitó (o proveyó un pretexto para) una reorientación radical de la estrategia en Washington. No teniendo más un poder hostil de afuera para prevenirse de controlar el Golfo Pérsico rico en, Washington buscó dominar ahora todo el Medio Oriente Mayor.

 

La hegemonía se volvió el objetivo. Todavía los Estados Unidos se demostraron no más exitoso que Israel imponiendo su dictado.

 

Durante los años noventa, el Pentágono embarcó sin voluntad en lo que se volvió su propia variante de una política de asentamiento. Todavía las bases americanas que puntean el mundo islámico y fuerzas americanas que operan en la región demostraron escasamente más bienvenidas que los asentamientos israelíes que puntean los territorios ocupados y los soldados de las Fuerzas de la Defensa Israelíes (IDF) asignados para protegerlos. En ambos casos, la presencia provocó (o proveyó un pretexto para) la resistencia. Así como los palestinos dieron salida su enojo a los sionistas en su medio, los radicales islamistas hicieron blanco en los americanos a quienes ellos consideraron como infieles neo-coloniales.

 

Golpeado

 

Nadie dudó que los israelíes (regionalmente) y los americanos (globalmente) disfrutaron una dominación militar incuestionada. A lo largo de Israel en el extranjero cercano, sus tanques, caza-bombarderos, y buques de guerra operaron a voluntad. Así, también, lo hicieron los tanques americanos, caza-bombarderos, y buques de guerra que les enviaron dondequiera.

 

¿Así qué? Los eventos hicieron evidente que el aumento en esa dominación militar no se tradujo en ventaja política concreta. En lugar de reforzar las perspectivas para la paz, la coerción produjo más complicaciones que nunca. No importa cuan malamente golpeados y vencidos, los "terroristas" (un término toma-todo aplicado a cualquiera resistiendo la autoridad israelí o americana) no se intimidaron, permanecieron impenitentes, y se mantuvieron para volver.

 

Israel se encontró de lleno con este problema durante se intervención en Líbano, la "Operación Paz para Galilea", en 1982. Las fuerzas americanas encontraron una década después durante "Operación Restauración Esperanza", la gloriosamente titulada incursión en Somalia por el Oeste. Líbano poseyó un ejército endeble; Somalia no tenía ninguno en absoluto. En lugar de producir paz o restaurar la esperanza, sin embargo, ambas operaciones acabaron en frustración, turbación, y fracaso.

 

Y esas operaciones se demostraron heraldos de lo peor por venir. Por los años ochenta, los días de gloria de la IDF eran pasados. En lugar del relámpago golpeando profundamente detrás del enemigo, la narrativa de la historia del ejército israelí se volvió una relación triste de guerras sucias - conflictos originales contra fuerzas irregulares rindiendo resultados problemáticos.

 

La Primera Intifada (1987-1993), la Segunda Intifada (2000-2005), una segunda Guerra de Líbano (2006), y "Operación Cast Lead", la notoria incursión 2008-2009 en Gaza, todos conformaron este modelo.

 

Entretanto, el diferencial entre tasas de nacimiento palestinas judías emergieron tejiendo una amenaza - una "bomba demográfica," lo llamó Benjamín Netanyahu. Aquí estaban nuevos hechos sobre la tierra que las fuerzas militares, a menos que empleadas por consiguiente en una política de limpieza étnica, podrían hacer poco para reajustarse. Así como el IDF intentó repetidamente forzar a Hamas y Hezbollah en la sumisión e inútilmente, las tendencias demográficas continuaron sugiriendo que dentro de una generación una mayoría de la población dentro de Israel y los territorios ocupados serían árabes.

 

Arrastrando una década o así detrás de Israel, el ejército de Estados Unidos no obstante tuvo éxito reproduciendo la experiencia de IDF.

Los momentos de gloria permanecían, pero ellos demostrarían de hecho fugaces. Después de los ataques del 11 de septiembre, 2001, los esfuerzos de Washington por transformar (o "liberar") el Medio Oriente Mayor se dio de puntapiés en alto grado.

 

En Afganistán e Irak, "la guerra al terror" global de George W Bush empezó bastante grandiosamente, cuando las fuerzas americanas operaron con una velocidad y elan que había sido una vez una marca de fábrica israelí. Gracias a "shock e intimidación," cayó Kabul, seguido menos de un año y un medio después por Bagdad. Como explicó un mayor general del ejército al Congreso en el 2004, el Pentágono tenía guerra en la que todos figuraron:

 

Nosotros podemos ahora crear superioridad de decisión que están habilitada por los sistemas conectados a una red, nuevos sensores y comandos y capacidades de control que están produciendo conocimiento circunstancial inaudito cerca de tiempo real, disponibilidad de información aumentada, y capacidad para enviar municiones de precisión a lo largo de la anchura y profundidad del espacio de batalla...

 

Combinadas, estas capacidades del futuro conectadas a una red la fuerza palanquea la dominación de información, velocidad y precisión, y produciendo superioridad de decisión. La frase clave en esta masa de tecno-charla fue lo que ocurrió dos veces: "superioridad de decisión."

 

En ese momento, los cuerpos de oficiales, como la administración Bush, todavía estaban convencidas que supieron como ganar.

 

Tales reclamos de éxito, sin embargo, se demostraron obscenamente prematuros. Las campañas anunciadas como envueltas en semanas se arrastraron durante años, mientras las tropas americanas se esforzaron con sus propias intifadas. Cuando vino a lograr decisiones que realmente golpearon, el Pentágono (como el IDF) seguía estando sin cola de pegar.

 

Sin victoria

 

Si alguna conclusión superadora surge de las guerras afganas y de Irak (y de su equivalente israelí), es que: la victoria es una quimera. Contando que el enemigo de hoy se rinda ante una fuerza superior tiene tanto sentido como comprar boletos de lotería para pagar la hipoteca: usted a lo mejor tiene mejor suerte.

 

Entretanto, cuando la economía americana entró en una caída, los americanos contemplaron su equivalente de la "bomba demográfica" de Israel - una "bomba fiscal." Hábitos inculcados de derroche, individuales y colectivos, ofrecieron la perspectiva de estancamiento a largo plazo: no crecimiento, no trabajo, no diversión. El gasto fuera-de-control en guerras interminables exacerbó esa amenaza.

 

Para el 2007, el propio cuerpo de oficiales americano perdió el interés en la victoria, aunque sin perder el interés en la guerra. Primero en Irak, luego en Afganistán, cambiaron las prioridades. Generales de alto-nivel archivados sus expectativas de ganancia - por lo menos como un Rabin o Schwarzkopf habría entendido ese término. Ellos en cambio buscaron no perder. En los puestos de comando en Washington como en EEUU, la anulación de la derrota sincera emergió como la nueva norma de oro de éxito.

 

Como consecuencia, tropas americanas hoy dejan sus campos no para derrotar al enemigo, sino "proteger al pueblo", consistente con la última moda doctrinal. Entretanto, bebiendo té a sorbos los comandantes americanos hicieron tratos con señores de guerra y jefes tribales en la esperanza de persuadir a las guerrillas a dejar sus armas.

 

Una nueva sabiduría convencional ha tomado sostén, endosado por todos desde que el nuevo comandante de la guerra afgana general David Petraeus, el soldado más famoso de esta era americana, a Barack Obama, comandante en jefe y el laureado Premio de Paz de Nobel. Por los conflictos en que los propios Estados Unidos se hallan enredados, las "soluciones militares" no existen.

 

Como el propio Petraeus enfatiza, "nosotros no podemos matar fuera de nuestra manera" es el apuro en que nosotros estamos. De esta manera, él también pronunció un elogio en la concepción Occidental de la guerra de los últimos dos siglos.

 

La pregunta no solicitada

 

¿Qué son entonces las implicancias de llegar al final de la historia militar Occidental?

 

En su famoso ensayo, Fukuyama alertó contra pensar que el fin de la historia ideológica anunciaba la llegada de la paz y armonía global. Pueblos y naciones, él predijo, todavía encontrarían bastante para disputar.

 

Con el fin de la historia militar, se aplica una expectativa similar. La violencia políticamente motivada persistirá y puede en casos específicos hasta retener utilidad marginal. Aún la perspectiva de grandes guerras que resuelven problemas grandes probablemente se ha ido para bien. Ciertamente, ninguno en su pensamiento correcto, israelí o americano, puede creer que un recurso continuado por la fuerza remediará cualquier cosa que alimente el antagonismo anti-israelita o antiamericano a lo largo de mucho del mundo islámico. Esperar la persistencia para producir algo diferente o mejor es luz de luna.

 

Permanece para ser visto si Israel y los Estados Unidos pueden llegar a los términos con el fin de la historia militar. Otras naciones hace mucho tiempo desde que han hecho así, acomodándose a los ritmos cambiantes de la política internacional. Que ellos lo hacen así no es evidencia de virtud, sino de agudeza.

 

Por ejemplo, China muestra poca avidez para desarmarse. Todavía cuando Beijing extiende su alcance e influencia, da énfasis al comercio, inversión, y ayuda de desarrollo.

 

Entretanto, el Ejército de Liberación Popular se queda casa. China ha robado una página de un viejo libro de juego americano, después de haberse vuelto hoy el practicante preeminente de la "diplomacia del dólar".

 

El derrumbe de la tradición militar Occidental confronta a Israel con opciones limitadas, ninguna de ellas atractiva. Dada la historia del Judaísmo y la historia del propio Israel, es entendible una repugnancia de los judíos israelitas a confiar su seguridad y seguridad a la buena voluntad de sus vecinos o el calor de la comunidad internacional.

 

 

En unas meras seis décadas, el proyecto sionista ha producido un estado vibrante, floreciente.

 

¿Por qué se pone todo en riesgo? Aunque la bomba demográfica puede estar haciendo tictac, ninguno realmente sabe cuánto tiempo queda en el reloj. Si los israelitas se inclinan a continuar poniendo su confianza en las armas israelíes (proporcionadas por americanos) mientras esperando por lo mejor, ¿quién puede culparlos?

 

En teoría, los Estados Unidos, no comparten ninguno del constreñimiento demográfico o geográfico de Israel y, mucho más ricamente dotados, deben disfrutar mayor libertad de acción por lejos. Desgraciadamente, Washington tiene un interés investido conservando el statu quo, no importa cuánto cuesta o donde lleva. Para el complejo militar-industrial, hay contratos para ganar y los cubos de dinero para ser hechos.

 

Para aquéllos que moran en los intestinos de la seguridad nacional declare, hay prerrogativas para proteger. Para los funcionarios electos, hay contribuyentes de campaña para satisfacer. Para funcionarios civiles y oficiales militares, hay ambiciones a ser seguidas.

 

Y hay siempre una claque de militaristas, llamando para el jihad e insistiendo siempre en ejercicios mayores, mientras permanecen alerta a recaer en cualquier insinuación. En Washington, los miembros de este campo militarista, que por ningún medio incluye muchas de las voces que insistentemente defienden coincidentalmente la belicosidad israelita, tácitamente colaboran excluyendo o marginando vistas que ellos juzgan heréticas.

 

Como consecuencia, qué pasa para el debate en materias relacionadas a la seguridad nacional son un fingimiento. Así es nosotros estamos invitados a creer, por ejemplo, que la cita de Petraeus como el enésimo comandante americano en Afganistán constituye un hito en camino al último éxito.

 

Hace casi 20 años, un querellante Madeleine Albright, entonces embajadora americano en la ONU, exigió saber: "¿Cuál es el punto de tener este ejército extraordinario si usted siempre está hablando sobre si no podemos usarlo?"

 

Hoy, una pregunta en total diferente merece nuestra atención: ¿Cuál es el punto de usar constantemente nuestro ejército extraordinario si haciendo así realmente no funciona?

 

La negativa de Washington para proponer esa pregunta proporciona una medida de la corrupción y deshonestidad que penetran nuestra política.

 

Andrew J Bacevich is a professor of history and international relations at Boston University. His new book, Washington Rules: America's Path to Permanent War, has just been published.