El Fin del Dinero y el Futuro de la Civilización

 

Revisión del libro de Thomas Greco

 

Por Richard C. Cook

 

Global Research, October 14, 2009

 

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=15651

 

 

Cuadro de texto:  Es demasiado tarde para cualquiera pretender que el gobierno americano, sea bajo el Presidente Barack Obama o alguien más, puede desviar nuestra nación de la decadencia económica a largo plazo.

 

EEUU está cada vez más en un estado de parálisis política, económica, y moral, atrapada como estaba entre la "piedra" de la recesión prolongada y el "lugar duro" de deuda terminal del gobierno. Aun cuando el mercado accionario puede apuntalarse a pidiendo prestado más al gobierno para "estímulo" del gasto, es un indulto temporal, porque nada puede traer al poder adquisitivo que fue perdido para el consumidor cuando los bancos dejaron de bombear dinero a la economía a través del préstamo de hipoteca fuera-de-control.

 

Nosotros simplemente ya no tenemos la base de trabajos para el pueblo para ganar el ingreso que ellos necesitan para vivir. La causa subyacente de la crisis es de hecho el sistema monetario basado en deuda, con que la clase gobernante americana vendió hace tiempo nuestra nación y su pueblo al cartel bancario internacional del que los intereses de Rockefeller y Morgan han sido los representantes principales durante un siglo. Fue prestando en una previamente inaudita escala para los recursos de sobre precio a las personas y negocios incapaces para reembolsar las creadas burbujas que estallaron en 2008, no sólo en el mercado de vivienda sino también en tales áreas como bienes raíces comerciales, equidades, artículos, y derivados.

 

Fue una explosión que reverberó a lo largo del mundo. La respuesta de la administración de Obama a la crisis ha sido imprimir bonos de Tesorería para el bailouts del sistema financiero y el estímulo Keynesiano que echado saliva que hasta ahora ha entrado substancialmente en la infraestructura militar. Esta burbuja de bonos es lo que yo he llamado "Última Muestra del Cuadro de Obama".

http://www.globalresearch.ca/index.php?context=va&aid=12512

 

La deuda gubernamental es fundamentalmente inflacionaria. Por una generación, el dólar americano ha estado inflando en una tasa creciente, con lo económico manteniéndose en una postura de crecimiento vendiendo nuestra deuda instrumentada en el extranjero o permitiendo a los extranjeros que tienen dólares comprar propiedades y otros recursos en nuestra propia tierra. El website EconomyinCrisis.org informa que en 2007, el más reciente año por el que están disponibles los datos, "las entidades extranjeras gastaron $267.8 mil millones para adquirir o establecer negocios americanos". http://www.economyincrisis.org/articles/show/2801

 

Los extranjeros están gastando sus dólares tan rápido como posible, porque ellos están cayendo ahora en valor. Está cada vez más claro que más pronto en lugar de después, el dólar será descargado por los compradores extranjeros de bonos, particularmente China, y posiblemente incluso las naciones productoras de petróleo. Estas naciones saben muy bien que los bonos denominados en dólares nunca pueden ser completamente reembolsados, aun cuando los bonos pueden renovarse en deuda fresca.

Es esta dinámica que está arrastrando a la economía americana al precipicio, porque el crecimiento realmente económico se detuvo hace tiempo cuando nuestros trabajos industriales fueron exportados.

 

Esto es porque la mayoría del crecimiento desde que Ronald Reagan fue elegido presidente en 1980 sólo ha estado en el papel a través de las burbujas financieras. Esto incluyó que la burbuja dot.com de los años Clinton que explotó en 2000-2001. Ahora, después de la burbuja de bonos de Tesorería de 2009 no queda nada en América para inflar. Con tantos trabajos idos, la casa familiar americana era la última cosa de valor que nosotros poseímos. Así el aire que está saliendo de los neumáticos.

 

Los americanos que están esforzándose en trabajar para vivir son espectadores pasivos como sus trabajos, los ahorros, seguros de salud, pensiones, y casas se continúan corroyendo en valor o incluso desaparecen.

 

El domingo pasado el Washington Poste informó una crisis masiva en las pensiones del estado y de los gobiernos locales. El reportero David Cho escribió,

 

"La crisis financiera ha volado un agujero en las previsiones rosadas de los fondos jubilatorios que cubren a maestros, policías y otros empleados gubernamentales y lanzan en la duda como nunca antes si estos sistemas públicos podrán mantener sus promesas a las generaciones futuras de jubilados."

 

¿Así qué, si algo, puede hacerse sobre eso? Bien, la primera cosa que un médico inteligente hace es diagnosticar la enfermedad. Thomas Greco, en su nuevo libro El Fin del Dinero y el Futuro de la Civilización (Chelsea Green: 2009), subraya la historia cada vez más familiar de cómo las cosas se pusieron tan malas, y él lo dice así como cualquiera lo ha hecho alguna vez.

 

Su estilo es preciso y a veces académico. Sin embargo, va tarde una pasión por la verdad y el tipo de integridad de piedra-sólida que se niega a cubrir de azúcar una píldora muy amarga.

 

Más que eso, Greco escribe sobre cómo cambiar lo que ha salido mal. Sus credenciales como ingeniero, profesor de universidad, autor, y consultor son impecables. Su libro está entre lo más importante escrito por esta década. Es de verdad un libro que puede alterar el mundo y, si tomado en serio, dé una manera práctica de sobrevivir la catástrofe que se reúne a grandes números de personas. Pero al contrario de la mayoría de los comentaristas, lo que ofrece Greco no es otra regla farsante por lo que los financieros y gobierno deben hacer por nosotros, si a través de "reiniciando" el préstamo u otra ronda de estímulo de gasto.

 

Más bien es lo que nosotros debemos hacer por nosotros, y podríamos hacer mucho mejor, si entendiéramos qué hacer y si el gran gobierno y gran banca apenas saliera del camino. Como yo dije, en la raíz el sistema monetario cuyo fracaso no puede entenderse sin una lección de la historia. Así Greco escribe sobre la lucha entre banca y democracia que tuvo lugar en los 1790s cuando escasamente estaba seca la tinta en nuestra nueva constitución nacional.

 

Fue Alexander Hamilton, el primer secretario de tesorería, que comprometió la nueva nación a través de lo que él admitió era "corrupción," dando a los especuladores adinerados en bonos de la Guerra Revolucionaria el beneficio de redención patrocinada federalmente y entonces estableciendo el First Bank of the United States.

 

Esta tendencia temprana hacia la regla elitista fue opuesta por Thomas Jefferson, James Madison, y otros que figuraron en la creación de lo que después se volvió el Partido Demócrata.

Greco escribe:

 

"Mientras Jefferson favoreció una unión más fuerte que surgió bajo los Artículos de la Confederación, él se opuso vehementemente a la reconstrucción de gobierno monárquico en el continente americano".

Hamilton había dicho francamente que la monarquía británica era el mejor sistema de gobierno conocido para el hombre.

 

La parte del sistema monárquico era el Banco de Inglaterra que Hamilton copió al instalar el First Bank. Pero Jefferson que repudió la plataforma elitista de Hamilton fue elegido presidente en lo que se llamó entonces "La Revolución de 1800". El Congreso se negó a renovar la carta constitucional del Banco por un solo voto cuando estaba para la renovación en 1811. Pero el Segundo Banco de los Estados Unidos se constituyó en 1816 debido a la deuda gubernamental dejada atrás de la Guerra de 1812 contra Gran Bretaña. Así fue establecido lo que se conoció como la "Guerra del Banco."

 

Fue el presidente Andrew Jackson que destronó a los banqueros del poder sacando los fondos gubernamentales del Segundo Banco en 1833. Greco escribe que en la vista de Jackson:

 

"La 'Guerra del Banco' fue una lucha para los gobernantes - ¿Podrían los Estados Unidos ser gobernado por el pueblo a través de su presidente y representantes elegidos, o por una la élite financiera no electa a través de su instrumento del banco central?"

 

La toma moderna empezó en serio durante la Guerra Civil cuando el Congreso aprobó las Actas Bancarias Nacionales en 1863-64 qué asignó el uso de bonos gubernamentales como banco de préstamo de reservas y creando por eso una unión directa entre las ganancias del banco y la deuda que el gobierno estaba empezando a cargar en los hombros de contribuyentes. El destino de la nación se selló con el pasaje del Acto de la Reserva Federal en 1913.

 

El trato era que los banqueros controlarían el dinero, y por eso la economía de la nación, mientras al gobierno se le proporcionaría una cantidad ilimitada de dólares inflados para combatir sus guerras. El truco del tenedor de libros de crear dinero del aire delgado, cobrando interés por su uso, forzándolo entonces a bajar las gargantas de las naciones más débiles por amenaza de violencia, es lo que ha permitido al imperio angloamericano, desde el fundar del Banco de Inglaterra en 1696, conquistar gradualmente el mundo.

 

Aunque el Presidente Woodrow Wilson firmó el Acta de la Reserva Federal en ley, él vio lo que significó esa acción. Greco cita a Wilson como escribiendo:

 

"Allí ha ocurrido una concentración extraordinaria y muy siniestra en el control de los negocios en el país... El gran monopolio en este país es el monopolio de grandes créditos."

 

Entre otros malos efectos, el sistema ha arruinado el valor del dinero. La inflación causada por grandes emisiones de préstamos creados por los bancos se tomado por el gobierno a lo largo de lo que va porque la inflación reduce el costo de sus déficits. Los inversores compran entonces Bonos de la Tesorería denominadas en Notas de la Reserva Federal vigilando que su valor se evapore con el tiempo. De hecho las Notas de la Reserva Federales han perdido más de 95 por ciento de su valor desde que ellas fueron introducidas primero. Es más, es la inflación adicional causada por interés generado banco que lleva los costos de bienes y servicios y fuerzan a todo en la economía a intentar defenderse subiendo sus precios al máximo.

 

Greco también señala esto afuera, qué casi cada economista en el mundo descuida, con la excepción quizás del James Cumes de Australia.

 

El interés del banco tiene otros efectos trágicos. Fueron las tasas de interés altas, por ejemplo, lo que destruyó la industria de la patata de Idaho. Un granjero de esa región me dijo hace unos años en una conferencia que cuando las tasas de interés subieron como un cohete en los tempranos 1980s, él le preguntó al presidente de uno de los Bancos de la Reserva Federal por qué ellos lo hicieron. La respuesta fue que ellos tenían "órdenes" para levantar las tasas de interés por el sistema banca internacional.

 

No cometa ningún error, es el sistema banca, facilitado por la Fed, no prestatarios desprevenidos que logró el derrumbe de 2008. Ahora, en 2009, los banqueros, principalmente aquéllos en el EEUU, han estrellado así la economía mundial por la deuda montada en deuda que no puede haber ningún indulto excepto la creación de una sociedad de esclavos basada en el gobierno de los ricos sobre las masas de peones para que puedan sobrevivir cualquier caída y sus efectos trágicos en el empleo, salud, comida y suministro de agua deban suceder, y incluso nuestra habilidad de enfrentar con el cambio del clima.

 

El establishment político se expresa en declaraciones por organizaciones como el Council on Foreign Relations y ve un futuro, no de democracia económica o pluralismo financiero en aumento, sino consolidación de las monedas mundiales en un número pequeño vigilado desde la cima por la oligarquía financiera del mundo. Citando los escritos de Benn Steil, el Director de Economía Internacional de CFR, Greco escribe:

 

"El plan ostensible es reducir los medios del intercambio globales a tres - uno para cada uno para Europa, America, y Asia. Uno podría suponer que razonablemente en una fase más tarde, esos tres también se combinarían en una moneda bajo el control de la élite bancaria global." Greco concluye: "El Nuevo Orden Mundial está sobre nosotros."

 

Con amplia justificación, él incluso va a lo apocalíptico y cita El Libro de la Revelación demostrando la importancia en un plano espiritual de la toma elitista:

 

Y él causó que todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y atados, reciban una marca en su mano derecha o en sus frentes: Y que ningún hombre podría comprar o podría vender, salvo si tenía la marca, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. (Apocalipsis 13: 16-17)

 

¿Pero es realmente el fin, o hay un nuevo mundo esperando nacer? Greco piensa así. Él habla del fin de una era cuando el crecimiento económico ilimitado alimentado por entradas masivas de dinero basado en deuda no es más sustentable. Él escribe:

 

"Que nuestra civilización global no puede continuar en su camino actual parece evidente... Pero yo pienso que nuestra conciencia colectiva está empezando a cambiar. Nosotros estamos dándonos cuenta de límites y estamos alcanzando esa parte de nuestro programa evolutivo que dice, '¡Pare!'"

 

Parte del conocimiento de cómo detenerse debe enfocarse en las instituciones responsables por la crisis. Greco alaba a Ron Paul por convocar la Reserva Federal en la campaña presidencial 2008. Él cita una declaración que Paul hizo al Presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan en una audiencia 2004 donde Paul le dijo a Greenspan que el poder de la Fed "desafía el concepto entero de libertad y moneda legítima". Así Paul y otros reformadores monetarios, aunque grandemente ignorados por los medios de comunicación de la corriente principal y el establishment político, le ha hecho claro que el cambio debe empezar con eso que realmente yace en el fondo del control de la élite: cómo se hace el dinero y quién lo hace.

 

Desgraciadamente, pocos economistas progresivos, incluso Paul Krugman, Joseph Stiglitz, y Robert Reich comprenden las causas monetarias de los desastres de hoy.

 

En lugar de exigir reformas que harían a la moneda el sirviente apropiado de una economía sustentable, la mayoría requiere más estímulo que gasto; es decir, más deuda gubernamental, junto con "reforma" de un sistema financiero que abajo está corrupto muy en su ADN. Así, ¿Necesitamos nosotros realmente que el dinero de imitación de los banqueros, hoy está respaldado por nada más que un déficit federal de $12 billón y creciendo por el día? Greco dice que nosotros no lo necesitamos, y esto es sobre su libro. Pero no es sobre hacer sin las necesidades vitales, o dirigiéndose hacia las colinas con un arma y mochila.

 

Ni es él sobre los esfuerzos importantes a la reforma monetaria de macro-nivel como aquéllos del Instituto Monetario americano, el diputado Dennis Kucinich, o abogados por una garantía de ingreso básico. Más bien es sobre los individuos, grupos, y comunidades tomando control del sistema monetario a nivel de raíces y creando una base completamente nueva para el comercio en deuda al banco. Greco escribe sobre

 

"un nuevo enfoque del paradigma a la función del intercambio". La solución, él dice, "es proporcionar crédito libre de interés a productores dentro del proceso de aclaramiento del crédito mutuo. Ése es el proceso de compensar compras contra las ventas dentro de una asociación de comerciantes, fabricantes, y obreros. Incluirá en el futuro a todos los que compramos y vendemos, o hacemos y recibimos desembolsos de cualquier tipo."

 

Greco es que uno de los expertos líderes del mundo describiendo monedas alternativas o complementarias.

 

Éstos son sistemas autorreguladores que facilitan "el intercambio recíproco," no usando la oferta legal gubernamental sino que todavía se permite bajo las leyes de la moneda tanto cuando no se evaden impuestos. Greco discute el grande y creciente movimiento mundial "LETS" (Local Exchange Trade Sistem), como el sistema Ithaca HOURS en Ithaca, Nueva York. Él describe el Banco Suizo WIR suizo, el más grande sistema de crédito en el mundo, con más de 70,000 miembros.

 

Él escribe sobre los intercambios nacionales e internacionales que involucran más de 400,000 negocios que comercian a un nivel anual de $10 mil millones.

 

Greco también describe las famosas en el mundo Cooperativas Mondragón de la región vasca de España Norte. Iniciada por un sacerdote católico romano en 1941, el sistema de Mondragón, él dice, es

 

"el cubo de lo que probablemente es la economía de la cooperativa social más exitosa y progresista en la historia moderna."

 

Él también cuenta la historia inspiradora del club de trueques comerciales argentinos, cuando fue usado con "bonos provincianos" emitidas por los gobiernos regionales, rescató a ese país durante el derrumbe económico 2001 provocado por la colusión entre el gobierno argentino y el Fondo Monetario Internacional.

 

El clearing del crédito no es nuevo. Greco lo rastrea a las ferias europeas medievales. Estos intercambios son como las cámaras de compensación bancaria. El clearing automatizado más grande del mundo – ACH – operado por la Reserva Federal. Pero como señala Greco:

 

"El proceso de clearing no necesita ser restringido a los bancos; puede aplicarse directamente a las transacciones entre compradores y vendedores de bienes y servicios. Los sistemas LETS que han proliferado en las comunidades alrededor del uso mundial del proceso de clearing de crédito, como haciendo intercambios de comercio. Los Sistemas de Clearing de Crédito son, en esencia, casas de clearing - pero sus miembros son negocios e individuos en lugar de bancos."

 

El dinero alternativo y los sistemas comerciales, dice Greco, son la ola del futuro. Aunque sólo aumenta los éxitos locales parciales ellos muestran lo que puede hacerse. Greco asemeja estos esfuerzos al primer vuelo de los hermanos Wright que cubrió 120 pies.

 

Ellos muestran, dice él, que existe el potencial para intercambios locales, regionales, luego monedas-libres nacionales e internacionales que en el futuro podrían estar unidos por una sola plataforma basada en el comercio. Esto podría eventualmente liberarse en total de la corrupción de dinero en deuda.

El capítulo 16 del libro es sobre "Un Plan de Desarrollo Económico Regional Basó en clearing de crédito" que muestra el potencial. Greco escribe,

 

"El clearing de crédito es el elemento importante que permite a una comunidad desarrollar una economía sustentable bajo el control local y mantener una alta norma de vida y calidad de vida."

 

Ésta sería una revolución real.

 

¿Qué pueden hacer los gobiernos para ayudar? Quizás sólo remover, como recomienda Greco, la posición privilegiada del banco de dinero en deuda como oferta legal. En cambio, permitir a la moneda del banco competir con monedas alternativas basados en el mercado e intercambios de crédito, si puede. El libro de Greco es un manual de cómo-hacer-esto que pone al día y se extiende sobre sus libros anteriores, Dinero y Deuda: Una Solución a la Crisis Global, Nuevo Dinero para las Comunidades Saludables, y Dinero: Entendiendo y Creando Alternativas a la Oferta Legal.

 

Greco también opera un website que ofrece consejo y apoya a la comunidad con iniciativas que valen la pena iniciativas. Mi propia vista es que nadie debe esperar a ver quién toma la primacía creando sistemas de clearing monetario y crédito del futuro. El tiempo es ahora. No hay ninguna más razón para retardar.

 

Si los pueblos del mundo no unen en este tipo de acción, ellos pueden probablemente dar el beso del adiós a su futuro económico y quizás a sus sustentos. Los directores del mundo, aquéllos con el gran dinero, los que dirigen los sistemas bancarios que poseen las corporaciones globales y quién financian a políticos como Obama, los Bush, y los Clinton, se balancea ahora en su ceguedad para extinguir la luz de democracia en el planeta.

 

Greco está implicando que el poder de la élite no sólo es fechado sino ilusorio. Así la manera de proceder no es solo oponerlos. Si ellos son opuestos, ellos harán lo que ellos siempre hacen que es mandar los equipos SWAT, el ejército en las calles, el gas lacrimógeno, el cañón de sonido, el campo de concentración, la Ley Patriota, las cámaras de tortura, porque eso es todo lo que ellos saben, y es lo que ellos hacen mejor.

 

El monopolio de moneda se traduce en un monopolio sobre la violencia en una escala ascendente. Nosotros sabemos que el EEUU vende más armas en el extranjero que cualquier otra nación, y sabemos que es la guerra que hace a todos los banqueros ricos. Así que permítales tener sus armas y guerras. Con todo el respeto debido a esos bastante valientes para protestar, simplemente es tiempo para las personas de alejarse y preparar sus propios sistemas económicos y monetarios como un preludio a un renacimiento de la humanidad como seres éticos en comunidades de opción sustentables. La llave, dice Greco, es simple:

 

"Promover el establecimiento de sistemas de intercambio complementario privado y usarlos. Compre dondequiera de sus amigos y vecinos en lo posible. Contribuya su tiempo, energía, y dinero a cualquier cosa que mueve cosas en la dirección correcta."

 

Greco también recomienda que la unidad de intercambio para los dineros alternativos necesariamente esté basada en el valor de commodities - no oro o plata, qué los banqueros y gobiernos manipulan, sino esos artículos prontamente disponibles dentro de un sistema comercial. El Estado y los gobiernos locales deben hacer todo lo posible para proteger, animar, nutrir, y participar en estos sistemas. La ironía es que lo que puede aparecer en la superficie para ser cambios técnicos en cómo el intercambio de bienes y servicios toma lugar y puede tener tales efectos profundos.

 

La respuesta es que los sistemas de intercambio reflejan percepciones completamente diferentes del mundo. El intercambio de dinero de banco refleja y crea un sistema de control de la élite y la esclavitud humana. El intercambio recíproco del crédito refleja y crea un sistema democrático en un nivel del campo de juego monetario. La diferencia apunta al hecho que la tal reforma es, sobre todos, un esfuerzo espiritual.

 

Thomas Greco ha consagrado décadas a esta demanda y ha sido uno de sus visionarios adelantados. En un Epílogo él escribe:

 

"Nosotros o aprenderemos a apartar diferencias sectarias, a reconocer toda vida como una vida, a cooperar compartiendo la liberalidad de la tierra, y rinde control a un poder más alto -nosotros nos encontraremos embrollado en conflictos siempre más destructivos que dejarán el planeta en ruinas y serán útil sólo el significado de la existencia para pocos, si cualquiera, quién sobreviva."

 

Es una visión que nosotros podemos todos esforzarnos por abrazar.