Una Falla Fatal en el Proceso de Paz Afgano

Por M K Bhadrakumar

 

Con las informadas charlas intra-afganas bajo la mediación de Arabia Saudita en Meca el 24-27 de septiembre, la atención inevitablemente se mueve a los aspectos ocultos de "la guerra al terrorismo" en Afganistán - la geopolítica de la guerra.

 

El primer ministro canadiense Stephen Harper, quien se ha comprometido a sacar tropas canadienses de Afganistán en el 2011, sacó el gato de la bolsa la semana pasada cuando él dijo que algunos líderes occidentales creyeron equivocadamente que las tropas de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) podrían quedarse allí para siempre. "Una de las cosas yo discrepo con algunos otros líderes Occidentales es que nuestro plan de OTAN puede ser de algún modo quedarse militarmente indefinidamente en Afganistán," dijo Harper durante un debate de campaña de elección televisado en Ottawa.

 

Lo que presta importancia particular a la declaración de Harper es que él ha cambiado de su posición más temprana que Canadá no dejaría Afganistán hasta que ese país pueda cubrirse por sí mismo. Él enfatizó la importancia de un cronograma para la presencia de OTAN en Afganistán, "Si nosotros somos pacificar ese país de verdad y ver su evolución... nosotros no lograremos semejante objetivo a menos que nosotros realmente pongamos una fecha tope y trabajemos para encontrarla... Si nosotros nunca salimos, ¿se hará el trabajo alguna vez?"

 

Harper reveló que él había hecho este punto a ambos candidatos presidenciales americanos, el senador demócrata Barack Obama y senador republicano John McCain.

 

El rol Saudita mediando las charlas intra-afganas traerá al frente la geopolítica de la guerra afgana. Esto ya es evidente de los informes contradictorios con respecto a las charlas en Meca.

 

Hay aguda turbación en Kabul que cualquier filtración prematura sólo puede ayudar a socavar más la credibilidad del edificio político que aloja al presidente Hamid Karzai. Kabul tomó la ruta fácil negándose a reconocer que cualquier charla tuvo lugar durante el Iftar en Meca.

 

CNN rompió la historia en un informe fechado desde Londres el lunes que cita fuentes autoritarias que el rey Abdullah de Arabia Saudita hospedó las charlas de alto-nivel en Meca entre el gobierno afgano y el Taliban que "está desuniendo sus lazos con al-Qaeda."

 

Las objeciones por el portavoz de Kabul son típicamente afganas. ¿Puede una reunión en la naturaleza del Iftar, la comida que rompe el ayuno durante el mes santo musulmán de Ramadan, ser traducido como "charlas de paz?" La respuesta es "sí" y "no."

 

En un plano, la reunión era una "celebración de invitados", como explicado por el colorido ex embajador de Taliban en Pakistán y detenido en Bahía Guantánamo, Abdul Salam Zaeef que se sentaba en la importante comida religiosa en Meca.

 

Pero por otro lado, los hechos duros son los siguientes. Arabia Saudita es un líder Sunni del mundo musulmán. Era uno del puñado de países por haber reconocido el régimen del Taliban en Afganistán. Era el rey Saudita que hospedó la comida religiosa que fue asistida por representantes del Taliban, funcionarios gubernamentales afganos y un representante del poderoso líder mujahideen Gulbuddin Hekmatyar. El ex juez principal de la Corte Suprema afgana, Fazel Hadi Shinwari, estaba entre los representantes gubernamentales en el Iftar. El jefe del Estado Mayor del ejército afgano, general Bismillah Khan, también "sucedió" que estaba en Arabia Saudita en este momento.

 

Además, como CNN lo puso y cita fuentes, la comida en Meca tomó dos años de "intensas negociaciones detrás de-la-escena" para llegar a la fruición y "el compromiso de Arabia Saudita amistosa a EEUU-y-Europa ha sido propulsado por un costo de muertes en aumento entre las tropa de la coalición en medio de una violencia empeorando que también ha exigido muchas bajas civiles."

 

Además, los informes de los medios de comunicación han descubierto ese tras el movimiento saudita están las sombras reconocibles del polémico ex jefe espía saudita y sobrino del rey, príncipe Turki al-Faisal, quién es una vieja "mano afgana", después de haber encabezado al-Mukhabarat al A'amah de Arabia Saudita (Directorio General de Inteligencia) durante el periodo de 25 años desde 1977 hasta poco antes del 11 de septiembre de 2001, los ataques sobre EEUU. Algunos hasta dicen en secreto que Turki negoció con el líder Taliban Mullah Omar en 1998 en un esfuerzo vano por tener la extradición de Osama bin Laden a Arabia Saudita.

 

Ante todo, ha habido un chaparrón de declaraciones en los recientes días que subrayan la futileza de la guerra en Afganistán. El propio Karzai ha invitado Mullah Omar a ir adelante como una esperanza presidencial en las elecciones puestas en lista durante el próximo año.

 

El comandante militar de Gran Bretaña en Afganistán, Brigadier General Mark Carleton-Smith dijo periódico Sunday Times de Londres que la guerra contra el Taliban no puede ganarse. Él le aconsejó específicamente al público británico que no esperara una "victoria militar decisiva", sino prepararse para un posible trato con el Taliban. "Nosotros no vamos a ganar esta guerra. Es sobre reducirla a un nivel manejable de insurrección que no sea una amenaza estratégica y pueda ser manejada por el ejército afgano," dijo el comandante británico.

 

Los grandes jefes del ejército británico no se conocen por hablar fuera de turno. Su severa valoración siguió la filtración de un memorándum que detalla una declaración oscura atribuida al embajador británico en Kabul, Sir Sherard Cowper-Coles que la estrategia de guerra actual estaba "condenada a fallar."

 

Para decir lo menor, el tiempo de estas declaraciones es muy significativo. Según el influyente periódico saudita Asharq Alawsat, la inteligencia británica está ayudando hábilmente los esfuerzos sauditas a la mediación.

 

Los observadores de largo tiempo de la guerra civil afgana recogerán las peregrinaciones diplomáticas y políticas tortuosas que culminaron en los Acuerdos de Ginebra en abril de 1988 que llevaron al retiro soviético de Afganistán. Las negociaciones informales empezaron ya en 1982. Eso es decir, demandas y contra-demandas, constantes corrientes de rechazos, que las declaraciones atribuyeron a fuentes sin cara o anónimas, incluso el silencio pedregoso si no la falsificación sincera - todos esto promete ser la tarifa en el bazar afgano en las próximas semanas.

 

Sin embargo, lo que está más allá de la duda es que las charlas de paz inter-afganas han empezado finalmente. Hay una prontitud para admitir que el legado de la conferencia de Bonn en diciembre 2001 debe exorcizarse del sagaz cuerpo político Afganistán y debe mantenerse lejos en libros de la historia. El reconocimiento parece haber amanecido esa paz es indivisible y los vencedores deben aprender a compartirla con los vencidos.

 

Varios factores han contribuido a esta realización.

 

Uno, la guerra de siete-años está en un estancamiento y el tiempo favorece al Taliban.

 

Dos, EEUU se enfoca cada vez más en el rescate de su economía, lo que deja poco alcance en términos de tiempo y recursos para Washington para complacer en la extravaganza de tomar sus propias guerras abiertas en lejanas tierras malas.

 

Tres, EEUU está teniendo un tiempo duro persuadiendo a sus aliados a mantener tropas en el esfuerzo de guerra e incluso los aliados fieles como Gran Bretaña parecen fatigados e intranquilos sobre la estrategia de guerra de EEUU.

Cuatro, el poco apoyo popular que el régimen títere en Kabul encabezado por Karzai disfrutó hasta ahora, está cayendo rápidamente, lo que hace insostenible el arreglo actual.

 

Cinco, los Taliban han ganado habitación y nombre en el paisaje afgano y ninguna cantidad de alegatos con respecto al papel dudoso de Pakistán puede esconder la realidad que la base de apoyo del Taliban se está ensanchando rápidamente.

 

Seis, el clima regional - inestabilidad creciente en Pakistán, tensiones en relaciones EEUU-Rusia, el rol de OTAN, la nuevo asertividad de Irán, que incluye el posible apoyo futuro de la resistencia afgana - está empeorando firmemente y se levanta la necesidad para EEUU de recalibrar las alineaciones geopolíticas prevalecientes y apuntalar sus recursos políticos y estratégicos creados durante el periodo 2001-2008.

 

Contra tal telón complejo, Washington puede - y quizás debe - volverse lógicamente a los Naciones Unidas o la comunidad internacional para comenzar el proceso de paz inter-afgana. En cambio, esto se ha vuelto casi instintivamente a su viejo aliado en el Hindu Kush - Arabia Saudita.

 

EEUU y Arabia Saudita fueron por un camino largo nutriendo a al-Qaeda y el Taliban en su infancia en los finales 1980 y casi a la segunda mitad de los años noventa. Al-Qaeda se volvió hostil en los tempranos 1990, pero la alianza de EE.UU. con el Taliban continuó al principio del primer término de George W Bush como presidente americano en 2000.

 

Es posible decir que Washington no tiene ninguna opción real a la presente situación sino volverse a los sauditas por una mano de ayuda. Los sauditas precisamente conocen la anatomía del Taliban, cómo sus músculos e interacción de los nervios, donde está la mayor tendencia, donde hace cosquillas. Los sauditas indudablemente saben comprometer al Taliban. Ahora, ellos pueden hacer lo que Pakistán que tenía capacidades similares era capaz de hacer hasta que empezara a perder su garra y su auto-confianza y se lo llevó cada vez más afuera. Islamabad tendió a demorarse en la sombra y mirar como el Taliban empezó tomando su actuación en serio y no parecía necesitar a los mentores.

 

Washington también está inseguro hasta qué grado puede confiarse en Islamabad con el papel central en cualquier tal misión sensible puede valerse de astucias o enjaezar el Taliban. Todos dijeron, mientras Presidente Asif Ali Zardari es una figura predecible en que confiarse para bailar a casi cualquier melodía americana, permanecen demasiados imponderables lejanos en la estructura de poder post-Pervez Musharraf en Islamabad para que EEUU este seguro que sostiene todos los cordones de control.

 

Discutiblemente, los sauditas, también, tendrían sus propios sub-complots en el Hindu Kush, dado que el factor al-Qaeda y los negocios inacabados de al-Qaeda en el Medio Oriente, pero, en escala, Washington tiene que tirar un mediador a quien la dirección de Taliban y los líderes mujahideen como Hekmatyar y varios otros comandantes escucharán. Un remache final es que los sauditas no tienen ninguna carestía de recursos al dinero para bancar el proceso de paz intra-afgana y el dinero es poder en el Afganistán empobrecido de hoy.

 

Más allá de todas estas consideraciones, desde la perspectiva americana, una ganancia grande surgida del compromiso saudita también sería que se daría jaque mate a los esfuerzos de Irán por construir puentes con la resistencia afgana.

 

Afganistán siempre ha estado en la cabina del piloto de rivalidades de grandes poderes. El telón de tensiones de EEUU-Rusia es de gran importancia. El 10 de octubre, los ministros de defensa de OTAN están agendados para reunirse en Budapest, Hungría, y de ellos se espera que tomen acción de los lazos agriándose de OTAN-Rusia. EEUU está adelantando un "plan de defensa" a la idea de una OTAN contra Rusia.

 

Cualquier tal plan que invoca la centralidad del Artículo 5 de la carta constitucional de OTAN con respecto a la seguridad colectiva por los países recientemente instalados de Europa Central y los Balcanes necesitará estar basado en las percepciones de la amenaza a la alianza que emana de la Rusia post-soviética. En otras palabras, EEUU está intentando propulsar a OTAN en una posición de adversario con respecto a Rusia en líneas similares a la era de la Guerra Fría.

 

Pero hay una captura. Al contrario de la Unión Soviética, la Rusia no está vendiendo de puerta en puerta alguna ideología perniciosa de "expansionismo" que amenaza la seguridad Occidental. Al contrario, la Rusia está permitiéndole a OTAN transportar sus suministros para Afganistán vía su espacio aéreo y territorio. A pesar de las tensiones en el Cáucaso, Moscú no ha cancelado tal cooperación y ha involucrado sobre todo países de OTAN como Alemania y Francia que son escépticos sobre la estrategia americana de deshuesar la alianza trans-atlántica contra Rusia.

 

EEUU detesta la perspectiva de Moscú que usa sus ecuaciones con Alemania o Francia dentro de un armazón global de OTAN como una tarjeta del triunfo en sus relaciones con Washington.

 

Paradójicamente, Washington será relevada si la cooperación de Rusia-OTAN sobre Afganistán cesa en total. Simplemente no hay ninguna otra manera en que OTAN pueda lanzar a Rusia como adversario. Pero Rusia no está obligando. Los funcionarios rusos han alegado recientemente que Washington ha prevalecido sobre Karzai para congelar toda la cooperación con la Organización de Tratado de Seguridad Colectiva liderado por Rusia (CSTO) en el frente vital de combatir el tráfico de droga. Pero la Rusia no ha reaccionado y en cambio ha empezado fortificando su propio mecanismo dentro de la estructura de CSTO (y la Organización Cooperación Shanghai) para oponerse al tráfico de droga.

 

El desafío principal para OTAN es que su dependencia de Moscú para el apoyo logístico en la guerra afgana no puede terminarse tanto como hay incertidumbre sobre las rutas de suministro vía Pakistán. Aquí los sauditas pueden ser de ayuda. Su envolvimiento en el proceso de la paz afgana descorazonará al Taliban de romper en serio las rutas de suministro a través de Pakistán.

 

Desde la perspectiva americana, la ventaja política inmediata del compromiso saudita será dos-veces: su impacto en la opinión pública paquistaní y, segunda, oponiéndose a la influencia iraní que se ensancha dentro de Afganistán. El rol saudita esperanzadamente templará la estridencia del "anti-americanismo" en Pakistán. EEUU puede aprender a vivir con el "anti-americanismo" del pueblo paquistaní con tal que permanezca a un nivel aceptable y en el reino de la retórica política. Esto es donde los sauditas pueden ser de ayuda, dada su influencia considerable en los partidos islámicos en Pakistán, sobre todo el Jammat-i-Islami que hace capital político de la retórica antiamericana y un rango de líderes paquistaníes, civiles y militares.

 

Interesantemente, CNN ha citado fuentes sauditas al efecto que el "percibido expansionismo iraní es una de las preocupaciones más grandes de Arabia Saudita" en Afganistán que es lo que los motiva mediar el proceso de una paz que involucra al Taliban. Merece la pena recordar que una de las atracciones subyacentes del apoyo EEUU-Saudita en los tempranos y mediados-1990 eran la posición manifiestamente anti-shi'ita del movimiento y su potencial infinito ser usado contra Irán en el tablero de ajedrez geopolítico.

 

El Taliban había matado a nueve diplomáticos Iraníes en la ciudad afgana norteña de Mazar-i-Sharif en agosto de 1998. El ministerio extranjero iraní dijo en ese momento que "las consecuencias de la acción de Taliban están sobre los hombros de los Taliban y sus partidarios."

 

El entonces presidente iraní Akbar Hashemi Rafsanjani vio el incidente como parte de "una conspiración muy profunda para ocupar Irán en sus fronteras orientales."

 

Dado el menguante y flujo del rol americano-saudita-paquistaní promoviendo el Taliban en los años noventa, se ligan Teherán y Moscú para sentarse y tomar nota de las tendencias actuales. En la cara de esto, ni Teherán ni Moscú pueden tomar la excepción al papel Saudita en Afganistán como esa correría contra el grano de sus recientes años de esfuerzos sostenidos para alimentar las relaciones con Arabia Saudita al nivel bilateral. Teherán, en particular, será perspicaz para mantener la semejanza actual de cordialidad en su complicado, multi-yacentes lazos con Riad y será contrario a jugar en manos EEUU para convertir a Afganistán en todavía otro césped de la antipatía Sunni-Shi'ite (Irán-Saudita) como Líbano o Irak.

 

Pero Irán y Rusia estarán profundamente involucradas sobre los planes estratégicos americanos. Lo que más perturbará los dos países será el plan en marcha de EEUU para mantener el proceso de paz afgana dentro de un círculo diminuto, exclusivo, encantado de amigos y aliados que traicionan la resolución de Washington para no permitir Afganistán salir de su firme garra en cualquier momento en el futuro previsible. Claramente, ellos tomarían nota que la estrategia americana, cuando se está desplegando, sólo es hacer "rentable" la guerra en Afganistán  y no cortar y correr.

 

Un oficial del Pentágono fue citado recientemente como sugiriendo que los "países de OTAN que han tenido repugnancia a contribuir con fuerzas, en particular fuerzas de combate, pueden poder tomar parte en esta misión a través de una contribución financiera." Como el oficial lo puso, hay "aquéllos que luchan y aquéllos que escriben cheques."

 

La reunión de OTAN en Budapest el jueves será discutiendo estos problemas de la misión de la alianza en Afganistán.

 

Aparte de los métodos rentables que aseguran que la guerra de EEUU no imponga contribuciones financieramente, también puede esperarse que la nueva cabeza del Comando Central americano, general David Petraeus General, haga más "eficaz" la guerra. Él siguió una estrategia algo similar en Irak con lo que él etiquetó una política "despertando" las tribus sunni.

 

La variante afgana de la estrategia, que Petraeus ahora pondrá en la moharra en su nueva capacidad como cabeza del Comando Central, puede esperarse que involucre contratar mercenarios Pashtun para combatir la guerra para que las bajas occidentales sean reducidas y la persistencia de OTAN en Afganistán no se ponga en peligro debido a la opinión pública adversa en el Oeste.

 

La estrategia requiere hacer incursiones en el campo Taliban y jugar los estragos con su unidad. En la jerga militar americana en Irak, esto se llamó "actividades no-cinéticas", que ayudaron a dar marcha atrás la escalera de caracol de violencia para las tropas americanas. Puede traer "nueva esperanza" a la guerra de OTAN en Afganistán.

 

Evidentemente, Washington espera que un operador diestro como el Príncipe Turki que actúa con la bendición del Custodio de las Dos Santas Mezquitas haga un trabajo limpio con respecto a hender el Taliban y separarlo de al-Qaeda. (Turki también sirvió como embajador saudita en Washington.) El informe de Turki contendrá una mezcla casi cerca de-óptima del piadoso y lo mundano que es útil valerse de astucias a un movimiento como el Taliban que cruza la religión y política.

 

El compromiso saudita es un juego desesperado para la administración Bush en sus meses agonizantes. En términos inmediatos, si Turki hace avances, la violencia de Taliban contra las tropas occidentales puede disminuir, qué daría una impresión que Afganistán está finalmente viniendo bien para EEUU.

 

Pero no permanecerá así por mucho tiempo. Afganistán étnicamente está mucho más fragmentado que Irak. Los sauditas con toda su riqueza de fondos soberanos de petrodólares no pueden puentear la división afgana desesperadamente rota. Al muy menor, se necesita mucho tiempo para sanar las heridas profundas.

El compromiso saudita casi ciertamente será notado por varios grupos afganos que se oponen visceralmente al Taliban como los grupos shiitas Hazara.

 

Como es, las cosas fueron puestas para venir a un hervor en 2009 que es un año de elección en Afganistán.

 

Petraeus golpeó su tambor de guerra y clamó victoria en Irak, pero ésa no es la palabra final.

 

Los eventos políticos raramente son lo que ellos parecen. El corazón de la materia es que la cooperación de Irán hizo posible la "victoria" de Petraeus en Irak. El proceso de paz predicado sobre la exclusión de Irán y Rusia - dejando exclusivamente la "Islamización" de Afganistán a alguna línea Wahhabi - no tendrá éxito.

 

Ambassador M K Bhadrakumar was a career diplomat in the Indian Foreign Service. His assignments included the Soviet Union, South Korea, Sri Lanka, Germany, Afghanistan, Pakistan, Uzbekistan, Kuwait and Turkey.

 

http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/JJ08Df04.html