La Estrategia de Seguridad Nacional de Rusia

 

http://www.jamestown.org/single/?no_cache=1&tx_ttnews[tt_news]=35010&tx_ttnews[backPid]=7&cHash=f3b76c0059

 

Publication: Eurasia Daily Monitor Volume: 6 Issue: 96

May 19, 2009 06:58 PM Age: 269 days

Category: Eurasia Daily Monitor, Home Page, Foreign Policy, Russia, Military/Security

Military/Security,

 

Por: Roger McDermott

 

Cuadro de texto:  
Secretario del Consejo de
Seguridad Nikolay Patrushev
La Estrategia de Seguridad Nacional Rusa hasta el 2020, aprobado por el Presidente Dmitry Medvedev el 12 de mayo, ha sido retratada como innovadora mientras clarifica la naturaleza del ambiente estratégico que enfrenta el país.

 

Mucha atención se consagró al riesgo potencial de la futura guerra de energía, en regiones incluso el Ártico, donde Rusia defenderá su acceso a los recursos de hidrocarburo. No obstante, a pesar de creencia continua que se da al concepto de una "Rusia resurgente," la nueva estrategia aparecía más conciliatoria que lo ampliamente esperado (Interfax, el 12 de mayo).

 

El Secretario del Consejo de Seguridad Nikolay Patrushev explicó en una entrevista con Izvestiya que la Estrategia de Seguridad Nacional reemplaza el Concepto de Seguridad Nacional que se incorporó en 1997 y modificó en 2000 y refleja cambios dentro del ambiente de seguridad internacional.

 

En junio de 2008 Medvedev ordenó al Consejo de Seguridad desarrollar la nueva estrategia.

 

Aunque es notablemente similar al concepto anterior de seguridad, hay diferencias. La diferencia principal yace en poner la seguridad como una meta que puede ser comprendida logrando las prioridades nacionales.

 

Otro cambio sutil es su vaguedad sobre las circunstancias en las que Moscú consideraría usar las armas nucleares. La estrategia define las metas, amenazas, las tareas de las medidas para comprenderlas en el a corto plazo (2012), medio-término (2015) y largo plazo (2020).

 

Se une el principio de seguridad a través de desarrollo estable y da énfasis al nivel de vida de sus ciudadanos y nutrir la economía. Es innovadora: incluyendo nuevas secciones en "ciencia," "cultura," "salud pública," e incluso el "uso racional de la naturaleza."

 

Un claro elemento rudimentario del tema "Rusia resurgente" fue defendido por Patrushev y dice que la estrategia enfatiza el objetivo de Moscú para establecer una "sociedad estratégica igual y totalmente con los atributos con los Estados Unidos basados en intereses coincidentes" (Izvestia, el 12 de mayo). Él cree que esto será logrado por enfocarse en la reducción de armas estratégica y fortalecerá la confianza construyendo medidas y reforzando cooperación contra-terrorista.

 

"Nuestro país hará todos los esfuerzos necesarios al nivel de bajo-costo para mantener paridad con EEUU en armas ofensivas estratégicas en condiciones cuando se despliega el sistema global de defensa de proyectil, y el concepto de golpe global se lleve a cabo con el uso de portadores estratégicos en versiones nucleares y no-nucleares," explicó él (Izvestia, 12 de mayo).

 

Patrushev cree que la salida del "bloque de confrontación" y fomentando la diplomacia multivector," es importante para empujar la posición de Rusia en el mundo. Él atacó la arquitectura de la seguridad Euro-atlántica presente que él sostuvo es pesada a favor de OTAN y el OSCE, y alabó la sugerencia de Medvedev para desarrollar un nuevo tratado de seguridad europeo.

 

A pesar de su idealismo adelantando tales vistas del lugar de Rusia en el mundo, incluso el objetivo de ser uno de los "mayores cinco" países dentro de la economía global, Patrushev admitió que la política extranjera se volverá "racional y pragmática," desechando cualquier "confrontación de alto costo" o una nueva carrera de armas. Todavía la estrategia incluye aspectos que claramente contradicen esta aspiración, desde que cristaliza una agenda anti-occidental. Por ejemplo, la oposición duradera de Moscú a cualquier futuro expansión de OTAN y la Alianza hacia el este que adoptan un rol global que cada vez más forma parte de la nueva estrategia (www.scrf.gov.ru, el 12 de mayo).

 

Un indicio de incertidumbre a altos niveles sobre la nueva estrategia vino a fin de marzo, cuando su firma tardó, después que Medvedev pidió su refinamiento extenso. Según Patrushev ninguna revisión substantiva se llevó a cabo y sólo clarifica en cambio ciertas frases.

 

Se examinaron el concepto y metodología y se aprobaron durante una conferencia que incluyó a los 104 miembros del presidium del consejo científico bajo el Consejo de Seguridad. Casi 60 por ciento de los miembros del consejo son arrastrados de instituciones académicas principalmente estatales atareadas con examinar la seguridad nacional. El consejo incluyó a 20 miembros de las academias estatales de ciencias.

 

En mayo 14 Vyacheslav Senchagov, un miembro del consejo científico, alegó que las referencias económicas específicas en áreas como pobreza y costo de comida fueron alejadas de la estrategia del proyecto - como un resultado de la crisis financiera.

 

"Las cifras fueron removidas para reducir la obligación del gobierno por su actuación," dijo él (Izvestiya, 12 de mayo; Kommersant, el 14 de mayo).

 

El texto fue finalmente de acordado por el Consejo de Seguridad el 24 de abril.

 

Una gran porción del texto se consagra a los problemas económicos y resalta la importancia de la seguridad de energía que será lograda al parecer para 2015 - sin especificar cómo se comprenderá esto. La crisis financiera global claramente ha tenido una influencia mayor en la formulación del documento con el que pone la crisis y cualquier repetición futura en una equivalencia "al uso de gran potencia de la fuerza militar" (www.scrf.gov.ru, el 12 de mayo).

 

Estando debajo de la hostilidad hacia la expansión de OTAN y exige lograr la paridad estratégica con la estrategia de EEUU pone la fase central en seguridad de energía:

 

"… la preservación del modelo de exportación de materias primas de desarrollo económico nacional, la competitividad de cadente y alta dependencia de la economía en la mayoría de las esferas importantes en la situación económica extranjera, pérdida de control sobre los recursos nacionales, el estado del empeoramiento de la base de los materias primas de la industria y generación de energía, el desarrollo desigual de las regiones y progresiva escasez obrera, la pobre estabilidad y naturaleza indefensa del sistema financiero nacional, y la preservación de condiciones por la corrupción y el criminalización de relaciones financiero-económicas" (www.scrf.gov.ru, el 12 de mayo).

 

Esos examinando el documento por señales o indicios de las intenciones futuras de Moscú pueden estar sobrestimando su importancia. La concentración en problemas económicos, falta de claridad en los problemas como el rol de las armas nucleares en seguridad nacional, ocultan la incertidumbre extendida que toma actualmente la élite política y de seguridad como resultado de la crisis financiera global.

 

En otras palabras, éste podría ser de los peores posibles momentos para introducir una nueva estrategia, mientras con las consecuencias políticas de la crisis financiera es completamente incierto.

 

La confianza que denotó la política extranjera rusa, y su posición más retórica contra el Oeste ya no parece encajar con la realidad económica - en marzo las estadísticas oficiales mostraron que la economía rusa se había acortado por 9.5 por ciento de año-en-año. En el contexto de esa caída económica, el mito de lograr una sociedad estratégica con EEUU "basado en intereses coincidiendo," puede parecer bueno, pero es incierto donde se recibe este mensaje, dejándolo solo creído.