Entrevista con Aleksandr Dugin

 

Miércoles, 28 Abril, 2010 10:14:30 t.u. Christian Bouchet
Enviar Enviar Imprimir Imprimir Comentar

Entrevista com Aleksandr Dugin

 

Doctor en historia de las ciencias y en ciencia política, desde hace  mucho director del Centro de Análisis Geopolítico de la Duma, Aleksandr Dugin es titular de cátedra de geopolítica en la Universidad Lermontov de Moscú (Universidad Estatal de Moscú). El teórico más conocido del neo-eurasismo, es considerado como teniendo una gran influencia en los medios políticos y militares rusos. Fue publicada, muy recientemente, en su primera obra en lengua portuguesa: La gran guerra de los continentes por Antagonista Editora.

 

Christian Bouchet: Agradecido por haber aceptado responder nuestras preguntas. Hay tantos acontecimientos políticos y geopolíticos sobre los cuales nos gustaría en que nos esclareciese, que en los es difícil comenzar…

En 29 de Marzo  último, la ciudad de Moscú fue víctima de de los explosiones terroristas en estaciones de metro. En Occidente, la pista de los islamistas del Cáucaso fue la única a ser privilegiada por la comunicación social de masas, con todo, algunas voces discordantes afirmaron que se trataba de acciones «de falsa bandera» y que os incitadores de tales atentados bien podía ser los servicios secretos georgianos, sino la misma CIA. ¿O que es que sabe acerca de esto y cual es su opinión?

 

Aleksandr Dugin - La participación de islamistas en esos atentados es casi cierta y Doku Umarov reivindicó su responsabilidad. Existen, con efecto, en Cáucaso del Norte – en Daguestán, en Inguchia y en Chechenia – pequeños grupos islamistas que continuamente se traban en lucha armada contra Rusia.

 

Al mismo tiempo, también es cierto que los servicios secretos georgianos, que se quieren vengar de la derrota de su País en Osetia del Sur y en Abjasia, están cada vez más implicados en apoyo a estas guerrillas islamistas.

 

Para además de eso, en los Estados Unidos, con Barack Obama, y los demócratas en el poder, los apoyos de Zbigniew tienen de nuevo influencia. Y estas son favorables a un apoya los rebeldes islamistas en Rusia a fin de desestabilizar la Federación Rusa, tornándose más dependiente de Occidente.

Así siendo, podemos pues, de una forma más o menos esquemática, resumir a situación de la siguiente manera: los atentados de Moscú fueron, según todo indica, cometidos por islamistas con o apoyo de Georgia y o incitamiento de Washington.

 

Christian Bouchet – El gobierno salido de la revolución naranja, del tulipán, acaba de caer en Kirguistán y el gobierno naranja ucraniano tuvo recientemente una amarga derrota electoral. Parece que los gobiernos originados por la revoluciones de color están todos en dificultades. Será esto correcto, y ahora generalizado? ¿Podemos pensar que tal se inserta en una mudanza general de orientación de las repúblicas originadas por la implosión  de la Unión Soviética?

 

Aleksandr Dugin - Lo que pasó en Kirguistán fue consecuencia de las correlaciones de fuerza geopolíticas y domésticas.

 

Es evidente que Rusia que los Estados Unidos tienen interés en controlar el gobierno de Bichkek en ejercicio. Washington depende mucho de la base de Manas para los aviones militares que intervienen en Afganistán. Moscú quiere controlar esa base para que Bichkek no se arrogue demasiadas libertades.

 

Con todo, no creo que por detrás de los motines se pueda discernir la mano de los rusos o de los americanos. Bakiev ha fallado en la reorganización del su País y en la consolidación de la sociedad. Era odiado por una parte importante de los kirguizes y había razones bastantes, ligadas a su política interna, para justificar la eclosión de los motines.

 

Rosa Otumbaeva que acaba de suceder es, simultáneamente, liberal, pro-rusa y pro-americana. Actualmente, procura el apoyo de Putin, mas ninguno sabe como es que ella se irá a comportar en seguida, ni tampoco si conseguirá mantener el poder por mucho tiempo.

 

Para más, el Kirguistán está  dividido en dos regiones, septentrional y meridional. En esta última, hay muchos islamistas y la etnia uigur tiene allí un lugar destacado.

 

Bakiev, que es originario de allí, se refugio allá antes de exiliarse en Bielorrusia. Por tanto no es de excluir que pueda estallar, en un tiempo, una guerra civil entre el Sur y el Norte.

 

En lo que las otras ex repúblicas soviéticas dicen respetar, es preciso subrayar una cosa importante: es Rusia y no los Estados Unidos que garantizan la integridad de esos países. Si sus dirigentes simpatizan con Moscú no tienen problemas de separatismo. Es el caso del Kazakhstan, de Armenia, de Bielorrusia. Por el contrario, los países cuyos dirigentes son  hostiles a Rusia – como Moldavia, Georgia, Ucrania, en el tiempo de Yuschenko, o Azerbaijan – son  amenazados por el  separatismo. Basta que modifiquen su actitud hacia Moscú para que sus problemas acaben. Hoy en día apenas Saakashvili se rehúsa a comprenderlo, continuando la lucha contra Moscú. Es esto que puede explicar la continuación de la amenaza a la integridad de Georgia, Ya después que Osetia y de Abjasia han declarado su independencia, por el secesionismo de Mingrelia, de Svanetia y de la Javakhetia armenia.

 

Creo que la ineficacia de las revoluciones de color ya fue probada. No conseguirán instaurar gobiernos estable. De este punto de vista creo que Rusia ganó el combate de influencias en el no espacio post-soviético.

 

Christian Bouchet – ¿El discurso de Vladimir Putin en Katyn tenía un significado particular a nivel geopolítico? De ser ese el caso, el accidente de avión que causó la muerte del presidente de la República Polaca, ¿es de molde para modificar las relaciones entre Moscú y Varsovia?

 

Aleksandr Dugin – En lo que a Katyn dice al respecto, Putin ya había admitido a culpabilidad rusa. Solamente lo repitió. Por su lado, Lech Kaczynsky quería utilizar la ocasión proporcionada por el aniversario del acontecimiento para, una vez más, criminalizar a los rusos y los soviéticos. Para él era un pretexto simbólico de la más alta importancia. También simbólicamente no se podría imaginar un acontecimiento que mejor pudiese demostrar a la mayoría de los rusos que los polacos estaban para utilizar los hechos del pasado con un objetivo rusófobo.

 

Putin ya se resignó a eso, fueron las fuerzas de la justicia inmanente que emergieron en este extraordinario accidente de avión. Aquel que quería humillar, una vez más, a los rusos, murió por su propia culpa. Simultáneamente, en el avión murieron todos los representantes de la rusofobia más extrema que viajaban con Kaczynsky. ¡es extraordinario!

 

Excluyo totalmente que Moscú pueda estar implicada en el accidente. es absolutamente imposible. En realidad, la justicia inmanente fue más fuerte que la voluntad de los dirigentes de Rusia que son  preferentemente favorables a un compromiso con Occidente.

 

Que eso venga a modificar las relaciones entre Polonia y Rusia, es posible y tal no podrá dejar de mejorar. Donald Tusk, que accederá sin duda a la presidencia de la República Polaca, siempre tiene más buena voluntad hacia Moscú. más una vez es la justicia inmanente…

 

Christian Bouchet – A 26 de Marzo  último se cumplió el décimo aniversario de la ascensión  al poder de Vladimir Putin. ¿Como analiza este decenio? Se dice veces que existirían desacuerdos entre Vladimir Putin y Dimitri Medvedev. ¿Esto es verdad y si así, ¿sobre qué?

 

 

Cuadro de texto:  Aleksandr Dugin - Ninguno lo sabe exactamente. Están las imágenes y hay la realidad. La imágenes hacen pensar que Medvedev es más liberal y que Putin es más patriota. Más todo esto no está formalmente organizado y los especialistas cuestionan si existirán realmente diferencias reales o si asistimos únicamente a una escenificación para sosegar a los americanos. Es claro que los Estados Unidos son  favorables a Medvedev pero no podemos decir donde acaba el juego y comienza la realidad. Sólo Putin es, a los ojos de las masas, legítimo, y esto en cuanto a hombre y en cuanto encarnación de una política favorable al retorno de la Gran Rusia.

 

En cuanto a juzgar la década de Vladimir Putin, confieso que estoy un poco desencantado. Putin hizo, inmediatamente después de su llegada al poder, cosas excelentes. Salvó a Rusia del abismo y mantuvo su integridad.

 

Todo aquello que fue hecho en los primeros años, en 2000-2001, era magnífico y prometedor. Después de eso, paro con sus reformas de tipo eurásico y se ligó a los liberales y a occidente. Lo peor aconteció después del 11 de Setiembre, cuando decidió apoyar a los americanos en Afganistán. Fue un error grave. es cierto que continuó para llevar a cabo una política más o menos correcta mas el ritmo de sus acciones comenzó a colocar problemas a los patriotas. El hecho de haber propuesto a Medvedev para sucederlo no fue comprendido por estos. Esperamos que Putin vuelva al poder en 2012, Mas algunos ya temen que, más de una vez, que el no venga a hacer nada definitivo.

 

O su balance es positivo pero el interregno de Medvedev levanta cuestiones y dudas en cuanto a sus proyectos futuros. No cambió nada en el clima cultural de la Rusia, no resuelve los graves problemas sociales. Se tolero a los liberales y no propuso recetas alternativas contra la crisis. No luchó efectivamente contra la corrupción. Se comportó más como un pragmático que como un patriota convencido.

 

Se sienten los primeros indicios de desencanto hacia Putin en la población, mas al mismo tiempo, estamos delante de una ausencia total de alternativas, que torna la situación difícil y el futuro obscuro.

Christian Bouchet – Acabamos de saber que el gigante ruso del petróleo, Lukoil, frenó su comercio con Irán, incluyendo aquel de destilación de combustible a partir de los sus terminales en Medio Oriente, bien como el transporte de crudo desde el mar Caspio hasta el puerto iraní de Neka. Esto no es, sin duda, una decisión  neutra… ¿Cual es pues la posición real de Moscú que hace al dossier nuclear iraní?

 

Aleksandr Dugin - Moscú duda entre un apoyo firme a Irán y un apoyo a las presiones del Occidente. Rusia quiere desempeñar el papel de país neutro que apacigua a los occidentales, más que igualmente se aparta de Irán cuando este intenta dotarse prematuramente de una bomba nuclear. Moscú no ve a Teherán – auto dotado de una bomba nuclear – como un peligro, mas no quiere simplemente ser arrastrado por Irán por la confrontación de este con Occidente. He aquí fluctuaciones y no mudanzas de rumbo.

 

Christian Bouchet – 2010 será  el año conmemorativo de la amistad Franco-Rusa. Tenemos, en Francia, la impresión  que Nicolás Sarkozy está por regresara a los fundamentos de la diplomacia tradicional francesa, ensayando una ruptura estratégica con el atlantismo desde sus orígenes. ¿que es que encuentran de esto en Moscú y que es lo que el Kremlin espera del Eliseo?

 

Aleksandr Dugin - Ciertamente que esta evolución no puede sino ser apreciada y aceptada de una manera muy favorable.

 

Está aquello que es contingente y está lo fundamental. Está la lógica del espacio político, de la geopolítica, de la cual no nos podemos desembarazar. Esta lógica obliga a Francia a defender los intereses de la Europa Continental y a llevar a cabo una política telurócrata. Puede apartarse de este rumbo más no puede liberarse de esta sin correr el  riesgo de deslegitimarse.

 

Espero que vuestro presidente persista en su nova orientación y que las relaciones ruso-francesas vengan a tornarse cada vez más calurosas, tal como eran en la época de Jacques Chirac.

 

Christian Bouchet – Para concluir, una cuestión sensible en Europa: es de la integración de la Turquía en la Unión Europea. ¿que piensa el Kremlin de esto y que cree, en la actualidad geopolítica, de esto?

 

Aleksandr Dugin - El Kremlin se opone en absoluto a la entrada de Turquía en la Unión Europea porque Rusia quiere desarrollar relaciones estratégicas con una Turquía que cada vez se aparta más de los Estados Unidos. Los propios patriotas turcos son  hostiles al hechos de ver su país integrarse a la Unión Europea. En cuanto a mí, parto de la posición del Kremlin y de las masas patrióticas turcas que temen perder su identidad nacional y cultural al adherir a la Unión Europea.

 

(c) Flash, jornal gentil y acutilante.