La Elección egipcia y la Primavera árabe

 

29 de mayo de 2012 | 0905 GMT

 

Stratfor

 

Por George Friedman

 

La elección presidencial egipcia se sostuvo la semana pasada. Ningún candidato recibió 50 por ciento de los votos, así se sostendrá un escurrimiento entre los dos candidatos principales, Mohammed Morsi y Ahmed Shafiq.

 

Morsi representó el Partido Libertad y Justicia de la Hermandad Musulmana y recibió 25.3 por ciento de los votos, mientras Shafiq, ex comandante de la fuerza aérea egipcia y el último primer ministro sirviendo en la administración de Hosni Mubarak, recibió 24.9 por ciento.

 

Había, por supuesto, cargos de irregularidades, pero en general los resultados tuvieron sentido. La facción islamista había hecho sumamente bien en la elección parlamentaria, y el miedo de un presidente islamista causó en la sustancial comunidad cóptica, entre otros, apoyar al candidato del viejo régimen que les había proporcionado alguna seguridad por lo menos.

 

Morsi y Shafiq se unieron eficazmente en la primera ronda, y pueden ganar la próxima ronda.

 

La fuerza de Morsi es que él tiene el apoyo de los elementos islamistas y aquéllos que temen una presidencia de Shafiq y el posible retorno al viejo régimen. La fuerza de Shafiq es que él habla por aquéllos que temen un régimen islamista. La pregunta es quién ganará el apoyo no-Islamista de los secularistas.

 

Ellos oponen ambas facciones, pero ellos van a tener que vivir con un presidente de uno de ellos. Si ahora su secularismo es más fuerte que su odiado régimen anterior, ellos irán con Shafiq. Si no, ellos irán con Morsi.

 

Y, por supuesto, es incierto si el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, el comité militar que ha gobernado Egipto desde la caída de Mubarak, cederá algún poder real a cualquier candidato, especialmente desde que la constitución ni siquiera ha sido bosquejada.

 

Esto no es cómo el Oeste, ni muchos egipcios, pensaron que la Primavera árabe resultaría en Egipto. Su error era sobrestimando la importancia de los secularistas democráticos, cómo representativos de los manifestantes anti-Mubarak eran en conjunto de Egipto, y el grado al que esos demostradores estaban comprometidos para llamar democracia estilo Occidental en lugar de una democracia que representó los valores. Fue más infravalorado hasta que punto el régimen militar tenía apoyo, aun cuando Mubarak no lo hizo.

 

Shafiq, el ex primer ministro en ese régimen, pudo muy bien ganar. El régimen no puede haber generado apoyo apasionado o incluso ser respetado de muchas maneras, pero sirvió los intereses de algún número de las personas. Egipto es un país cosmopolita, y uno que tiene muchas personas que todavía toman la idea de un estado árabe en serio, en lugar de islamista.

 

Ellos temen a la Hermandad musulmana y los islamistas radicales tienen poca confianza en la capacidad de otros partidos, como los socialistas que entraron terceros para protegerlos. Para algunos, como los coptos, los Islamistas son una amenaza existencial. El régimen militar sean cual sean sus defectos, es un baluarte conocido contra la Hermandad musulmana.

 

El viejo orden es atractivo para muchos porque es conocido; lo que se volverá la Hermandad musulmana no es conocido y está asustando a aquéllos comprometidos con el secularismo. Ellos vivirían más bien bajo el régimen viejo.

 

Lo que se entendió mal era que mientras había un movimiento democrático de hecho en Egipto, los demócratas liberales que quisieron un régimen estilo Occidental no eran los que excitan el sentimiento popular. Lo que era excitante era la visión de una coalición islámica popularmente elegidos que se mueven para crear un régimen que institucionalice los valores religiosos islámicos.

 

Los occidentales miraron a Egipto y vieron lo que ellos quisieron y esperaron ver. Ellos miraban a los egipcios y se vieron. Ellos vieron un régimen militar que opera solamente en fuerza bruta sin ningún apoyo público. Ellos vieron un movimiento de masas que requiere el derrocamiento del régimen y asumió que el volumen del movimiento fue manejado por el espíritu del liberalismo Occidental. El resultado es que nosotros no tenemos un enfrentamiento entre la masa democrática liberal y un régimen militar que se desmenuza pero entre el representante del régimen todavía-poderoso (Shafiq) y la Hermandad musulmana.

 

Si nosotros entendemos cómo la revolución egipcia fue mal entendida, nosotros podemos empezar a tener sentido de la equivocación sobre Siria. Allí parecía haber también un odiado régimen desmenuzando en Siria. Y allí parecía estar un levantamiento democrático que representaba mucho de la población y que quiso reemplazar al régimen de al Assad con uno que respetaba los derechos humanos y valores democráticos en el sentido Occidental.

 

Se esperaba que el régimen se desmenuzara cualquier día bajo los ataques de sus antagonistas. Como en Egipto, el régimen no ha colapsado y la historia es mucho más compleja. El Presidente sirio Bashar al Assad opera una dictadura brutal que él heredó de su padre, un régimen que ha estado en el poder desde 1970. El régimen también es probablemente impopular con la mayoría de los sirios. Pero tiene apoyo sustancial.

 

Este apoyo simplemente no viene de la secta Alawita de los Assad sino también se extiende a otras muchas de las minorías Sunnis de clase media. Ellos han hecho bien bajo el régimen y, mientras infeliz con muchas cosas, ellos no están ávidos enfrentar un nuevo régimen, de nuevo probablemente dominado por Islamistas cuyas intenciones hacia ellos son inciertas.

 

Ellos no pueden ser partidarios entusiastas del régimen, pero ellos son apoyos. La oposición también tiene partidarios -- probablemente una mayoría del pueblo sirio -- pero está dividido, como está la oposición egipcia, entre ideologías y personalidades compitiendo. Esto es por qué las expectativas Occidentales por Siria no se han materializado durante el último año.

 

El régimen, tan impopular como puede ser, tiene apoyo, y ese apoyo ha ayudado a bloquear una oposición tremendamente dividida.

 

Uno de los problemas de observadores Occidentales es que ellos tienden a tomar sus rumbos de las revoluciones europeas Orientales de 1989. Estos regímenes eran genuinamente impopulares. Esa impopularidad se originó en el hecho que los regímenes se impusieron desde el exterior --desde la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial -- y los gobiernos se vieron como herramientas de un gobierno extranjero. Al mismo tiempo, muchas de las naciones europeas orientales tenían tradiciones democráticas liberales y, como el resto de Europa, eran profundamente seculares (con algunas excepciones en Polonia).

 

Había un acuerdo general que el estado era ilegítimo y que la alternativa deseada era una democracia de estilo europeo. De hecho, el deseo de volverse parte de una Europa democrática capturó la imaginación nacional.

 

La Primavera árabe era diferente, pero los occidentales no siempre entendieron la diferencia. Los regímenes no entraron en existencia como imposiciones extranjeras. El Nasserismo, la ideología de Gamal Abdel Nasser que fundó el estado egipcio moderno y puso la fase para un esfuerzo a una revolución árabe, no se impuso desde afuera. De hecho, era un movimiento anti-occidental, opuesto al imperialismo europeo y lo que se vio como agresión americana.

 

Cuando Hafez al Assad organizó su golpe en Siria en 1970, o Moammar Gadhafi organizó el suyo en Libia en 1969, éstos eran movimientos nacionalistas diseñados para afirmar su identidad nacional y su sentimiento anti-occidental. Éstos también eran regímenes desvergonzadamente militaristas.

 

Nasser, inspirado por el ejemplo del fundador de Turquía Mustafa Kemal Ataturk, vio su revolución como seglar y representando el sentimiento de la masa, pero no simplemente en el sentido como democrático Occidental. Él vio el ejército como la institución más moderno y nacionalmente representativa. Él también vio el ejército como el protector del secularismo.

 

Los golpes militares que barrieron el mundo árabe desde los años cincuenta a los tempranos 1970s se vieron como nacionalistas, secularistas y antiimperialista. Sus antagonistas se etiquetaron como representando intereses Occidentales y corruptos y regímenes pasados de moda con cercanos lazos religiosos.

 

Ellos no eran regímenes liberales, en el sentido de campeones de la libertad de palabra y los partidos políticos, pero ellos exigieron representar los intereses de sus pueblos, y en gran parte, particularmente al principio, ellos ganaron ese reclamo. Desde el realineamiento de Egipto con los Estados Unidos y la caída de la Unión Soviética con la que muchos de estos estados eran aliados, el sentido que estos regímenes eran nacionalistas declinó. Pero nunca se evaporó.

 

Ciertamente ellos nunca se vieron como regímenes impuestos por ejércitos extranjeros, como era el caso en Europa Oriental. Y sus credenciales como secularistas permanecieon creíbles. Lo que ellos eran no eran democracias liberales, pero ellos no fueron fundados como tal. Del punto de vista Occidental eso deslegitima todo lo demás. Lo que los occidentales se olvidaron era que estos regímenes se levantaron como expresiones de nacionalismo contra imperialismo Occidental.

 

Lo más que los occidentales intervinieron contra ellos, como en Irak, más apoye el principio del régimen por lo menos demostraría. Pero más importante, los occidentales no siempre reconocieron que la demanda por las elecciones democráticas surgiría como un campo de batalla entre las tendencias seglares y religiosas, y no como el crisol del que el estilo Occidental del que las democracias liberales saldrían.

 

Ni los occidentales apreciaron el grado en que estos regímenes defendieron minorías religiosas precisamente de las mayorías hostiles porque ellos no eran democráticos. Los coptos en Egipto se aferran al viejo régimen como su protector.

 

Los Alawitas ven el conflicto sirio como una lucha por su propia surperrvivencia. El resultado de la elección egipcia que ahora deshuesa a un ex general y primer ministro del régimen de Mubarak contra el candidato de la Hermandad Musulmana demuestra este dilema perfectamente.

 

Éste es el régimen que fundó Nasser. Es el protector de secularism y derechos de la minoría contra aquéllos que él se teme que impondrán la ley religiosa. El régimen puede haber crecido corrupto bajo Mubarak, pero todavía representa una tendencia poderosa entre los egipcios.

 

La Hermandad Musulmana puede ganar en que el caso será importante para ver lo que el consejo militar egipcio hace. Pero la idea que allí está agobiando el apoyo en Egipto por la democracia estilo Occidental simplemente no es verdad. Los egipcios de los problemas y aquéllos en otros países árabes batallan sobre el derive de su propia historia, y en esa historia, el ejército y el estado se crearon jugando un papel heroico afirmando el nacionalismo y secularismo.

 

Los partidos seculares no-militares no tienen la misma tradición para utilizar. Como en muchos países árabes que sufrían transformaciones Nasseristas, el ejército sigue siendo un garante contra los islamistas y de los derechos de algunas minorías religiosas.

 

Las minorías son el enemigo de las facciones religiosas resurgentes. Esas facciones pueden ganar, pero sin tener en cuenta quién prevalece, el resultado no será lo que muchos celebrantes de la Primavera árabe esperaron. Nosotros estamos bajo al ejército y de los Islamistas. El problema no es más contra lo que ellos son. La pregunta de este año es lo que ellos son. esto no es Praga o Budapest y no lo quiere ser.