El Mundo Moderno: Nuevas Realidades. Parte 1.

 

Mon, Abr 26, 2010,

 

Vyacheslav NIKONOV (Rusia)

 

Después de la Segunda Guerra Mundial y hasta los finales 1980s, el mundo era bipolar, con dos centros de poder. Uno de ellos era la Unión Soviética que en su altura controló una parte significativa, aunque no la mayor parte, de la humanidad. El producto doméstico grueso del país en su cresta sumaba 9 por ciento del PIB mundial total.

 

Casi 300 millones de personas vivieron en la URSS. La Unión Soviética era la segunda economía más grande del mundo, y era capaz de desafiar a los Estados Unidos en cualquier parte en el mundo.

 

1. Después del derrumbe de la URSS la Federación Rusa retuvo aproximadamente la mitad de la población y cuatro-quintos del territorio de la Unión Soviética - se decía que la URSS cubría un-sexto del planeta; Rusia cubre uno-octavo.

 

La población de la Federación Rusa suma 2.4 por ciento de la población mundial, mientras al principio del siglo 20 en la cresta de nuestro poder demográfico casi cada séptimo habitante del planeta vivió en el Imperio ruso. En la víspera de la Primera Guerra Mundial la población de Rusia vino a casi 180 millones de personas, y hoy tiene 142 millones.

 

Así la Rusia ha dejado de ser el segundo centro de poder en el mundo moderno, y al principio del siglo 21 el mundo se volvió unipolar de hecho - así, era sentido, los Estados Unidos eran independientemente capaces de determinar el curso de los asuntos mundiales. Para citar a dos colegas americanos, quienes en 2002 escribieron en el más influyente periódico de política extranjera, "Foreign Affairs":

 

"Los Estados Unidos no tienen rival ni siquiera en términos de cualquiera de los parámetros significativos de poder. Nunca antes ha existido allí un sistema de estados soberanos en el cuál una nación tenía semejante grado de dominación".

 

Las únicas discordancias eran al principio del 21 siglo sobre si los Estados Unidos eran más poderoso o menos poderoso relativamente a otros estados que el Imperio romano era en el momento del nacimiento de Cristo. La conclusión generalmente alcanzada era que los Estados Unidos eran más poderosos. Los Estados Unidos consideraron por uno-tercio del PIB mundial y mitad de todo el gasto militar del mundo.

 

Los Estados Unidos capturaron Kabul en materia de días, y entonces llevaron a cabo una operación militar en Irak que derrotó al ejército de Saddam Hussein literalmente en semanas. Pero simplemente seis años después otro americano, el Presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Barney Frank, explicó a los periodistas por qué los Estados Unidos no estaban buscando ayuda de otros países durante un tiempo doloroso de crisis económica:

 

"¡América es un papá grande y fuerte, pero seamos realistas! Nosotros no somos más la fuerza dominante en el mundo."

 

Habían pasado seis años, y los Estados Unidos habían sufrido retrocesos en Afganistán, donde en los recientes meses murieron los soldados más americanos que en Irak. Y en el propio Irak los Estados Unidos controlan sólo esas áreas eran que se localizan las tropas americanas.

 

Además, la crisis financiera, y para los Estados Unidos era una crisis realmente económica, claramente definidos los límites del poder americano. Es completamente obvio que los restos Estados Unidos permanecen la única superpotencia en el mundo, pero, como resulta, apenas es el único poder.

 

Los Estados Unidos no pueden cubrir en seguida con todos los desafíos, y ciertamente no con los desafíos alrededor del mundo entero. Los Estados Unidos eran incapaces de seguir una política de dominación mundial porque semejante política requeriría actuar más como un gerente global que como el policía alrededor del mundo que castiga a todos. La política extranjera americana - bajo el Presidente Bush, por lo menos - absolutamente no incluyó asumir la responsabilidad de dirigir el mundo.

 

Más bien, involucró el unilateralismo y un deseo de asegurar una libertad de acción para resolver los problemas que afectan directamente los intereses de los Estados Unidos y los votantes americanos. El papel americano de líder mundial moral que incluso era muy evidente hace 15-20 años está ahora en un menguante sumamente bajo.

 

Esto vino después que se mataron un millón de civiles como resultado de la invasión americana en Irak, y después que se estableció un campamento en Guantánamo para aquéllos sospechados de pertenencia a la organización Talibán, donde ellos han sido detenidos durante muchos años sin beneficio de juicio.

 

Y finalmente, después del establecimiento de prisiones de CIA alrededor del mundo, y después de la aprobación del Acta Patriota en los Estados Unidos que mantuvo la vigilancia total de ciudadanos sin una garantía aceptada por la corte. Contra este fondo, el argumento que los Estados Unidos son una autoridad moral en el mundo moderno se ha vuelto menos convincente. Y haciendo así, los Estados Unidos demostraron una capacidad muy seria para dañar literalmente a toda la humanidad cuando surgió la crisis financiera global. El muy conocido periodista del New York Times Roger Cohen dijo:

 

"Seamos claros: Éste es un enredo americano forjado por el genio americano para los nuevos instrumentos financieros en una era donde el mantra ha sido que el gobierno es mudo y los mercados son inteligentes y el riesgo es inexistente."

 

Ahora, todos en el mundo, América incluida, reconocen que la crisis actual es un resultado del modelo de desarrollo americano que plantea preguntas aun mayores. Si se llevaran a cabo los pasos a ser dados por Washington para rescatar el sistema financiero americano en nuestro país, Medvedev y Putin serían acusados de buscar imponer una dictadura total.

 

Esto es porque no hace mucho tiempo habría sido imposible de imaginar tal confiscación y tal vaciamiento de los bolsillos de los accionistas, jubilados y otras categorías de americanos teniendo lugar. En los tempranos 1990s el muy conocido filósofo y analista político americano Francis Fukuyama propuso la idea del "fin extremo de la historia," según el cual la historia vendría a un fin con el triunfo final del capitalismo liberal.

 

Se ha demostrado ahora que esa idea es completamente inválida. Hay mucho de charla sobre cómo al contrario, el modelo liberal, es una excepción. Es completamente obvio que el equilibrio de poder en la fase mundial está cambiando rápidamente, y estos cambios se han vuelto muy obvios literalmente durante los recientes años y meses. La discusión se necesita menos sobre cómo América se está volviendo más débil, aunque eso está teniendo lugar, que sobre cómo otros centros de poder se están desarrollando y están volviéndose más significativos.

 

En primer lugar, los países de BRIC - Brasil, Rusia, India y China - y los Estados del Golfo Pérsico ahora poseen reserva de oro y divisas más sustancial que todas las naciones del Oeste combinadas.

 

Las reservas de oro y de intercambio extranjeras de Brasil, Rusia, India, China y Corea Sur ahora totalizan más de $3 billones, y el tamaño de estas reservas relativas a sus deudas extranjeras también se comparan favorablemente con aquéllas de las naciones Occidentales. Por ejemplo, las reservas de China son cuatro veces más grande que su deuda extranjera, y las reservas de UAR son dos veces y medio más grandes.

 

Las reservas de Brasil, Corea Sur y Rusia son una vez y media más grande e incluyen, en nuestro caso, las obligaciones corporativas. Nuestro sobrante de cuenta actual es en general la envidia del Oeste.

 

El sobrante de de China es 8.5 por ciento del PIB;

 

Rusia es 6.2 por ciento.

 

La idea que los precios de petróleo cayentes darían un golpe a las economías de los nuevos centros de poder también es inconcebible, porque mientras la situación actual es peor para Rusia y Estados del Golfo Pérsico también es una peor para todos los otros países. Lo mismo es verdad para China e India que son consumidores netos de energía - petróleo, gas y electricidad.

 

Aunque estos países están mostrando tasas altas de crecimiento económico y consumo a pesar de la crisis, ellos todavía no pueden ser considerados dominantes en el mundo. Y además, ellos son muy dependientes de los mercados Occidentales. Típicamente, incluso en la crisis económica actual cuando la economía americana está de verdad en aprietos horribles, las personas que retiran dinero perdiendo valor de recursos rápidamente no corrieron al yuan o el rublo, y ni incluso al euro - ellos corrieron al dólar.

 

Hay todavía un alto grado de confianza en la economía americana a pesar de sus debilidades fundamentales obvias, y esto apunta al hecho que los Estados Unidos son una muy, muy fuerte fuerza económica, que incidentalmente confía en naciones en vías de desarrollo. China hoy está apoyando la economía americana en un tono de más de medio billón de dólares.

 

Éste es el valor de los bonos gubernamentales americanos que China adquirió en años anteriores, y qué tiene prisa por liquidar, aunque no está ávido de adquirir nuevos.

 

Rusia que tiene casi $65 mil millones en bonos del gobierno americano igualmente tiene prisa en liquidarlos, porque entiende la interdependencia entre la economía americana y las economías de mundo.

 

Pero las naciones Occidentales apuntalan la economía americana ahora a un grado menor y han cesado el apoyo a países en vías de desarrollo en la magnitud que ellos lo hicieron previamente. Más bien, algunos países de desarrollo apoyan otros países en vías de desarrollo.

 

No hace tiempo China extendió créditos a Nigeria en más de $50 mil millones, y eso es mayor que toda la ayuda proporcionada por las naciones Occidentales a todas las economías en vías de desarrollo en el mundo. Por consiguiente, una nueva realidad geopolítica está tomando forma delante de nosotros.

 

Del primer milenio de la Era Actual hasta recientemente, la política mundial ha evolucionado para ser Oeste-céntrica. Pero el Oeste-centrismo, parece, está llegando a un fin. Según todas las estimaciones, para el 2020 tres de las cuatro economías más grandes del mundo serán asiáticos.

 

El rendimiento total de China dará alcance al de los Estados Unidos; India y Japón entrarán justo detrás de los Estados Unidos.

 

Una lucha activa por el quinto lugar saldrá entre otros dos países que no pertenecen al Oeste - Rusia y Brasil.

 

Y la vista del mundo Oeste-céntrica que ha prevalecido en el discurso intelectual durante siglos, yo creo, desaparecerá mucho más pronto que el 2020. En contraste con la era de los años noventa, ninguno de los centros crecientes de poder está hablando todavía sobre copiar al modelo Occidental, sino sobre seguir su propio curso.

 

Nosotros éramos sufrimos mucha risa cuando dijimos que era posible un camino ruso de desarrollo. En los últimos dos años, se han discutido los caminos brasileños e indios de desarrollo y extensivamente modelo de desarrollo de Kazakhstan, y nadie se ha reído de ellos porque ellos son modelos totalmente viables, aunque ellos no están copiando modelos Occidentales.

 

Previamente, los países en vías de desarrollo normalmente eran parte del Movimiento No-alineado y no formaron ninguna facción o alianzas. Ahora, un número grande de organizaciones internacionales esta siendo formada por países que caen en la categoría de naciones en vías de desarrollo. Y estas organizaciones no invitan a unirse a los Estados Unidos.

 

Un ejemplo es la Organización de  Cooperación de Shanghai que incluye Rusia, China y los estados asiáticos centrales y en la cual los Estados Unidos no tienen ni siquiera el estatus de observador, en contraste con India, Pakistán, Afganistán y Mongolia. El SCO es el tipo de organización que a los Estados Unidos les gustaría de hecho unirse, pero al que no se ha invitado.

 

Los países formando BRIC - Brasil, Rusia, India y China están en proceso de volverse una organización. Ya están celebrándose reuniones de BRIC al nivel de ministros extranjeros, y están formándose estructuras "segunda huella" que involucran a expertos, políticos y periodistas en apoyo de estas relaciones del cuatripartitas.

 

Hay la Comunidad de Estados Independientes entonces; el Comunidad Económica Eurasiática que incluye países del núcleo CIS; y ASEAN y varios formando ASEAN que igualmente no han invitado a los Estados Unidos. Es decir, las naciones en vías de desarrollo están formando sus propias alianzas y centros de influencia.

 

Entre otras cosas, la situación es caracterizada por una crisis creciente en las instituciones de gobernabilidad global y la dirección del sistema internacional que por la mayor parte se estableció en una era diferente sólo atrás de la Segunda Guerra Mundial.

 

Los mecanismos de ONU que siguen siendo los más relevantes no han hecho en absoluto al mundo seguro, particularmente en un momento cuando algunos jugadores clave, los Estados Unidos, por ejemplo, tienen una actitud muy irónica hacia el papel de la ONU en el mundo moderno. Hasta ahora, la dirección de la economía del mundo ha sido la función de las llamadas instituciones Bretton Woods - el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo que se formaron en 1961 como un tipo de club de expertos para los países ricos.

 

Hay además la Organización de Comercio Mundial. Ellos celebran conferencias y simposios, declaraciones de problemas y mandatos especiales, instrumentos procedimientos anti-dumping y controla sus propios presupuestos. Pero como resulta, el papel de estas instituciones está disminuyendo rápidamente en medio de la crisis global. Ninguno de ellos ha hecho algo para ayudar a la economía americana, o cualquier otra economía Occidental para esa materia.

 

El FMI y Banco Mundial que fueron establecidos para ser una fuente de fondos de bailout para economías por caerse tienen ahora mucho dinero menos que cualquiera de los países en vías de desarrollo. Y por consiguiente, FMI y fondos del Banco Mundial pueden ser suficientes para rescatar la economía de Hungría, digamos, o hasta Ucrania, pero nada más. Y esto significa que simplemente no hay ninguna herramienta financiera real capaz de salvar la economía mundial.

 

Cuando empezó la crisis financiera, los G7 se encontraron en Washington para salvar las finanzas del mundo, pero resultó que el Grupo de Siete ya no ocupa las alturas imponentes en las finanzas del mundo. Así no es ningún accidente que fue decidido sostener una cúspide de los "Grandes Veinte" para discutir los problemas asociados con las finanzas del mundo, desde que ahora es vano discutir problemas financieros globales sin China, Rusia, India, Brasil, México, África del Sur y Arabia Saudita.

 

Para ser continuado

 

El Mundo Moderno: Nuevas Realidades. Parte 2.

 

Tue, Abr 27, 2010,

 

Vyacheslav NIKONOV (Rusia)

 

2. Otro aspecto del mundo moderno es el hecho que ha reasumido bastante claramente la militarización de las relaciones internacionales.

 

Después del derrumbe de la URSS y el fin de la confrontación bipolar, el gasto militar disminuyó realmente, y pasó por todas partes - no sólo en la Federación Rusa donde se dejó caer como una piedra, sino también en los países del Oeste. Esta tendencia ahora se ha invertido.

 

El breve periodo de uni-polaridad llevó a la re-militarización abrupta en el mundo, y los Estados Unidos eran el fautor principal de la nueva carrera de armas. Los Estados Unidos ahora cuentan para más gasto militar que todos los otros países combinados. En los años noventa los Estados Unidos gastaron más en requisitos militares que veinte de los países que lo siguen, pero ahora está gastando más que todos los otros países en el planeta. Además, el sistema de control de armas que se puso en lugar durante la era de la Unión Soviética ha sido dañado, y, en principio, debe de haber continuado después del fin de la Guerra Fría.

 

Los Estados Unidos se han retirado unilateralmente de varios tratados, principalmente del Tratado que Prohibe Pruebas de Armas Nucleares en la Atmósfera, en el Espacio Exterior y Bajo Agua que se firmó en 1963; el segundo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START-2); y el Tratado de Proyectiles Anti-balísticos. Ninguna de las naciones Occidentales ratificó el Tratado sobre Fuerzas Convencionales en Europa (CFE), y la Federación Rusa se retiró del CFE.

 

Eso significa que el sistema de control de armas se ha derrumbado, y el mundo moderno no se ha vuelto más seguro que incluso como era durante la Guerra Fría. Esto es evidente del hecho que el número de guerras en el planeta y el número de personas que murieron en esas guerras no ha disminuido, sino ellas han aumentado. Siguiendo 1945 no había un solo conflicto armado grande en Europa, pero en nuestra memoria se emprendió una guerra mayor contra Yugoslavia, y entonces se emprendió otra en Kosovo.

 

Unos varios grandes choques armados reales han ocurrido en el territorio post-soviético. Yo temo que habrá más erupciones de conflictos militares en el continente europeo siguiendo  el fin de la Guerra Fría. El re-militarización de la política europea se ha vuelto una realidad implícita. Además, el número de estados nucleares que no son signatarios de ningún tratado para limitar o controlar las armas nucleares han aumentado desde el fin de la Guerra Fría.

 

India y Pakistán se han vuelto oficialmente estados nucleares, y ni Pakistán ni India se ha han unido a algún sistema de control de arma nuclear, y ningún país coopera con la IAEA - la Agencia de Energía Atómica Internacional que supervisa todos los programas nucleares de naturaleza pacífica.

 

Pero la cooperación con la IAEA no puede garantizar contra el desarrollo de armas nucleares, como en los casos de Corea del Norte o Irán. Ahora, bajo las condiciones de crisis, es por supuesto, probable que los gastos de armas empezarán a disminuir, pero no hay ninguna garantía de que - como la experiencia internacional y la experiencia de la política americana muestra ninguna crisis económica les ha obligado alguna vez a los Estados Unidos a que aprieten el cinturón de su sector de defensa.

 

3. Más probablemente, el periodo de unipolaridad en política internacional ha terminado. Y esto no es porque los Estados Unidos se han vuelto más débiles, sino principalmente porque se han levantado otros centros de poder en el mundo moderno. El mundo se ha vuelto post-unipolar.

 

Hay varias posibles versiones de post-unipolaridad. El mundo puede volverse bipolar de nuevo, como era durante la Guerra Fría cuando la dinámica global era determinada por una confrontación entre dos sistemas. Esto es posible, pero la probabilidad que ocurrirá es realmente baja. Para el sistema volverse bipolar, debe aparecer un segundo polo de poder comparable a los Estados Unidos.

 

Rusia obviamente no depende de este papel. Nosotros caemos cortos de ser una superpotencia según varios parámetros - económicos y  demográficos. Y no hay bastante otros factores de poder para nosotros para exigir el rol de una superpotencia.

 

China tiene mucho más justificación ahora para exigir semejante rol. Tiene aproximadamente dos veces el PIB de Rusia; su población está acercándose 1.3 mil millones, y para 2020 alcanzará 1.5 mil millones.

 

China es un gran poder y una gran civilización con una historia larga, también - la moderna  civilización china se estira atrás más de cinco mil años. China es un país tradicional que es capaz de volverse un centro de poder muy serio en el mundo moderno. Pero es obvio que para la China futura previsible que no tendrá incluso una capacidad militar que viene cerca de la de los Estados Unidos. China no puede amenazar la seguridad de los Estados Unidos en una competencia bipolar, para no mencionar el hecho que China no tiene ningún deseo particular de comprometerse en semejante competencia.

 

Otro concepto fue expresado por Richard Haass, Presidente del American Council on Foreign Relations: El mundo moderno está volviéndose en general no-polar.

 

Haass cree que el futuro será definido por la interacción de algunas docenas de actores, incluso los países - los países en vías de desarrollo entre ellos desde los Grandes Veinte en que pueden crecer a un "Grande Treinta"; actores no-estatales como corporaciones transnacionales; y organizaciones sociales internacionales globales como Greenpeace. Sin embargo, es muy duro para mí imaginar ese tipo de no-polaridad.  Hablando estrictamente, significaría la desaparición de poderosos poderes del mundo y la ausencia de cualquier tipo de interacción entre ellos en la estructuras de formatos especiales como los G8.

 

Finalmente, hay el concepto de un mundo multipolar que ha sido muy discutido y qué el Presidente Medvedev expresó una vez más en su dirección. Realmente, este mundo ya existe. Pero los centros de poder del mundo moderno, sus polos, si usted quiere, todavía son los estados que retienen su soberanía, es decir, la primacía de sus gobiernos resolviendo problemas domésticos y externos.

 

Hay pocos países en general, en el mundo con verdadera soberanía. Indiscutiblemente, ellos incluyen los Estados Unidos, China, India y la Federación Rusa. Ellos probablemente también incluyen a Brasil y, en el futuro, Japón que en los recientes años han estado resbalándose más bien activamente fuera de la protección americana y del "paraguas nuclear" americano.

 

Hasta donde los países europeos en la Unión Europea están interesados, ellos han delegado virtualmente la porción del león de sus derechos estatales soberanos a los cuerpos gubernamentales supranacionales de la EU. Nosotros podemos hablar de la EU como un soberano, el centro independiente de poder en el mundo moderno, pero lo mismo no puede decirse de Alemania, Francia y Gran Bretaña que en muchos aspectos ya no tienen incluso soberanía doméstica sobre, digamos, sus políticas fiscales y monetarias.

 

El Sistema de Westfalia que seguía en el corazón de todas las relaciones internacionales en medio del siglo 17 estaba basado en la premisa que la paz es la interacción de los estados soberanos. Desde los fines 1990, se ha generado una gran cantidad de literatura demostrando, como era, que el Sistema de Westfalia ya es los estados muertos y soberanos no significan nada.

 

Y las naciones grandes, principalmente los Estados Unidos, tienen el derecho para interferir en los asuntos de estados soberanos. Así se levantado el concepto de "intervenciones humanitarias." Pero el Sistema de Westfalia fue puesto a descansar prematuramente - los estados soberanos continúan afirmándose, por lo menos, aquéllos que han sobrevivido.

 

Y la crisis financiera actual puede hacer la soberanía y autosuficiencia más buscadas aun después en los ojos de las élites de muchos países. Incluyendo nuestro país, donde ha empezado ahora la charla al efecto que sería bueno poner en marcha nuestro propio mecanismo de desarrollo para reducir nuestra dependencia de la condición de los mercados financieros mundiales.  

 

Eso está haciéndose actualmente en China, donde se expresó la necesidad en una reunión del Comité Central del Partido Comunista Chino por promover el desarrollo dando energía al mercado doméstico y la demanda doméstica en la propia China. Así la crisis está trabajando más a favor de la soberanía, significando el Sistema de Westfalia, que en la dirección opuesta.

 

Al mismo tiempo, cada centro de poder en el mundo moderno es una civilización separada, una civilización totalmente comprendida con una historia que se remonta mil años por lo menos. Cada uno de estos países, con excepción de Brasil y Japón, posee sus propias armas nucleares que hacen más significativa la interacción entre ellos y hacen la voz de cada uno de estas civilizaciones, cada uno de estos centros de poder, muy, muy claro.

 

¿Pero como serán las relaciones entre estos centros soberanos? ¿Se volverá el mundo más como una selva, que tantos en el Oeste ahora temen, particularmente aquéllos que anhelan los viejos días del mundo unipolar - los neoconservadores americano, por ejemplo, quién sostiene que en lugar de dominación bonita, unipolar por América será una guerra de todos contra todos y significará caos global?

 

Hay también otros conceptos: el concepto chino de "armonía de relaciones internacionales" en el espíritu de Confucio, por ejemplo. Conociendo la historia de la humanidad y cómo se toman las decisiones en el mundo moderno, debemos reconocer que la versión de la selva es más realista que la versión de armonía mundial. Sin embargo, es igualmente obvio que la variante de la selva es la menos deseable. En principio, hay una más de una versión - paz basada en un equilibrio de fuerzas e intereses, en acuerdos entre los principales centros de poder del mundo moderno que considera reglas del juego comunes.

 

4. Un sistema así funcionó en el siglo 19, durante el periodo entre las guerras Napoleónicas y la Primera Guerra Mundial. Durante los 100 años que se estiran allí desde 1814 a 1914 existió el llamado concierto europeo de poderes que precisamente estaban basados en reglas del juego comunes y en un equilibrio de fuerzas e intereses. Y por su tiempo, esto "concierto" mantuvo el estiramiento más pacífico de tiempo en la historia de la humanidad. Había guerras por supuesto, durante ese periodo - las guerras de Crimea, Franco-Prusiana y balcánicas, varias guerras en la periferia cuando Rusia estaba conquistando Asia Central, etc.

 

Pero si nosotros comparamos este estiramiento de la historia con cualquier otro en la historia de la humanidad, resulta que el tiempo del "concierto de poderes" fue el periodo más pacífico en la historia de la humanidad.

 

En comparación, el siglo 20 era un siglo de derramamiento de sangre. Pero el siglo 21 también empezó como un siglo de guerras mayores con cantidades grandes de derramamiento de sangre.

 

Así, en principio, es posible lograr un "concierto" similar pero esta vez uno global que incluiría los centros soberanos de poder principalmente los Estados Unidos, China, Rusia, India, Brasil, Japón, y la Unión Europea.

 

¿Pero cómo puede realizarse esta posibilidad? En mi opinión, sólo puede ser hecho reformando el sistema de gobernabilidad global, las instituciones globales, permitirles reflejar las realidades y complejidades del mundo moderno. El elemento central del sistema internacional continúa siendo la ONU, y la única ancla de estabilidad en el mundo moderno es la ley internacional que está basada en la Carta constitucional de ONU.

 

A nadie le gusta la ley internacional; los países Occidentales lo consideran un anacronismo, pero para nuestro país es completamente indispensable fortalecer la ley internacional en su forma inalterada. Al mismo tiempo hay una necesidad obvia de reformar el sistema de ONU.

 

Este sistema está basado en la primacía del Consejo de Seguridad ONU cuyos los miembros permanentes con un derecho de veto son los Estados Unidos, la Federación Rusa, China, Gran Bretaña y Francia. Es obvio que esta composición de Consejo de Seguridad ya no refleja el equilibrio de poder en el mundo de hoy, y muchas propuestas han sido reformarlo en cierto modo que refleja el papel en aumento de tales países como India, Alemania, Brasil o Japón.

 

Pero si se extiende ¿se volverá el Consejo de Seguridad un mecanismo más eficaz por tomar decisiones? Ciertamente no. Será más difícil aun llegar al acuerdo en semejante gran club que en uno pequeño. Si fuera hecho, sin embargo, las decisiones de Consejo de Seguridad tendrían ciertamente legitimidad mayor. Es necesario establecer una corte internacional fuerte capaz de dar veredictos basados en la ley internacional.

 

Los Estados Unidos se oponen esto activamente, porque no quieren que las acciones de soldados americanos caigan bajo la jurisdicción internacional. Es necesario aumentar grandemente la capacidad de los "cascos azules" de ONU  así ellos puedan llevar a cabo operaciones militares reales, por ejemplo, en muchas áreas de África, donde las personas están muriendo actualmente por miles y millones; ellos piden ayuda pero no consiguen ninguna.

 

Una idea ha tomado forma en los Estados Unidos en los recientes meses, sobre todo entre los neoconservadores cerca del derrotado candidato presidencial John McCain, para crear una alternativa a la ONU - una llamada Liga de Democracias, a la que se transferiría el centro de gravedad para tomar decisiones para el mundo entero.

 

La Liga de Democracias es vista por sus partidarios como un club de países democráticos que habría, en esencia, tomado las decisiones que la estarían ligando sobre el resto de la humanidad. Pero esa idea parece bastante extraña. En el primer lugar, es incierto quién determinaría el criterio de membresía para el "el club de democracias". Para esos neoconservadores normalmente significan "los amigos de América," y América no querrá salir en la Liga de las de Democracias en el umbral a tales nuevos amigos como, digamos, Georgia - qué, por supuesto, es un país supremamente "democrático".

 

Segundo, es incierto cómo semejante pequeño club de auto-proclamadas democracias pudiera resolver entre ellos problemas que requieren una respuesta global - los problemas del cambio del clima, seguridad de energía y no proliferación de armas de destrucción en masa. De hecho, la mayoría de las reservas de energía de la humanidad, así como las armas nucleares, se concentran en países que los Estados Unidos no consideran democracias.

 

Por consiguiente, yo no pienso que la idea de la Liga de Democracias conseguirá tracción, más así porque Barack Obama no está de acuerdo con esto. Los "Grandes Ocho" están ciertamente maduros para la reforma.

 

Si los G8 continúan excluyendo e ignorando los centros crecientes de poder, se volverá principalmente no relevante. La evolución de los G8 en los G9, G10, etc. parece ser inevitable, y la tenencia de una cumbre financiera global en un formato más grande que los G8 son muy sintomáticos de esa idea. El establecimiento de instituciones para regular el sistema financiero global también es un problema urgente. Simplemente en la actualidad no hay ninguno, y humanidad por primera vez ha venido de repente a la realización que ellos no existen.

 

Hay el WTO que desarrolló regulaciones de comercio internacionales. Sin embargo, el volumen de comercio mundial son órdenes de magnitud menor del tamaño del sistema financiero del mundo, y no hay ningún instrumento global por regular este sistema. Es necesario crear algo como una Organización Financiera Mundial que también podría reflejar el papel cambiante de las economías crecientes en contraste con el Banco Mundial y el FMI que se establecieron obviamente para una era diferente. Como ejemplo - China tiene menos votos en el FMI que los países del Benelux.

 

Y eso es todos lo que necesitan ser dicho sobre la irrelevancia del FMI. Con tal de que ninguna una nación esté interesada en las selvas del mundo y no tiene ninguna oportunidad de mudanza a otro planeta donde puede crear su propia regla de juego, nosotros tenemos que resolver problemas globales en el armazón cooperativo de un "concierto",

 

El Mundo Moderno: Nuevas Realidades. Parte 3.

 

Vyacheslav NIKONOV (Rusia)

 

5. ¿Pero cómo se posiciona Rusia en esta nueva realidad global?

 

La estrategia propuesta primero por Gorbachev y luego por Yeltsin era que Rusia debe volverse parte del sistema Occidental. Gorbachev procedió desde el concepto de una "casa europea común"; Yeltsin en los años noventa dijo que Rusia debe volverse parte de la Unión Europea y posiblemente incluso OTAN.

 

Pero se hizo claro pronto que el concepto de nuestra integración en el club Occidental era insostenible. Y ahora, la mayoría de la élite política de Rusia incluye aquéllos que residen en el Kremlin y creen que para el futuro previsible no hay ninguna alternativa a nuestra toma del rol de un centro de poder independiente que seguirá una política extranjera independiente. El Presidente Medvedev actual y su predecesor, Vladimir Putin, han señalado que Rusia es debidamente es uno de los pocos países en el planeta capaz de jugar su propio juego de política extranjera. Esto es simplemente porque nosotros no tenemos ningún lugar donde podemos dejar nuestra soberanía - la membresía en la EU y OTAN resultaron ser ilusiones; nadie está preparado para aceptarnos allí, o ahora o en el futuro.

 

OTAN es un bloque militar-político que fue creado para oponerse a la Unión Soviética. Y funciona por consenso general, es decir, cualquier estado tiene el derecho de veto dentro de la estructura de OTAN. Pero si la Federación rusa fuera parte de OTAN, significaría el fin de OTAN, desde que Rusia vetaría cualquier decisión que encontrara inaceptable. Y esto se entiende bien en Bruselas y Washington.

 

La Unión Europea es una organización que es principalmente responsable para el bienestar del espacio económico europeo. Y entre otros problemas, se preocupa por mantener a flote a las economías más atrasadas en la EU. Naturalmente, nadie encuentra atractiva la perspectiva levantar también la economía de Rusia en Europa, y por consiguiente la misma idea de membresía de Rusia en la EU no está en discusión. Y por nuestra parte, nosotros entendemos claramente que no debemos unirnos a la EU. Si Rusia fuera a unirse a OTAN, nuestras manos estarían atadas en todos los vectores geopolíticos, pero nuestros intereses no están sólo en Europa sino en el Lejano Oriente y también al sur de nuestras fronteras.

 

Por consiguiente, es preferible para nosotros retener nuestra libertad de acción. Hasta donde la EU está interesada, nuestros hombres de negocios y nuestros oficiales gubernamentales están totalmente conscientes que nosotros no debemos unirlos definitivamente bajo ninguna circunstancia. Uniéndose a la EU significaría aceptando el Acquis Communitaire - casi 80 mil páginas de regulaciones cada una de las cuales tendríamos que endosar si nosotros debemos volvernos un miembro de la Unión Europea.

 

Los principales expertos europeos, todos los economistas americanos y la mayoría aplastante de los rusos creen que el Acquis Communitaire es exactamente lo que está dañando la economía europea, porque la EU está regulada más favorablemente que cualquier otra economía en el mundo moderno. Regula el tamaño normal de los agujeros incluso en el queso suizo producido en los países de la EU.

 

El sistema del impuesto de Rusia sería inconcebible en cualquier nación europea. Un impuesto de ingreso de trece-por ciento sería imposible en cualquier país de la Unión Europea, no mencionar un impuesto de tasa llana.

 

En nuestro país cuesta 46 kopecks en impuestos pagarles un rublo de sueldo a los empleados. En Alemania cada euro de sueldos cuesta costos otro euro y cuarenta centavos en impuestos, y la carga del impuesto de Alemania no es la más alta. Eso realmente significa que Rusia tiene una economía más libre que los países de Europa.

 

Además, Europa ya ha entrado en un periodo de crecimiento económico negativo. Hasta donde Oriente está interesado, allí no hay simplemente nada a lo que Rusia podría dar su soberanía; no hay ninguna agrupación supranacional integrada significativa a la cual los países podrían transferir su soberanía.

 

Las estructuras a las que la Rusia pertenece - CIS, EuAsEC, SCO - ni siquiera está cerca de tomar el poder de los gobiernos nacionales.

 

6. Así la Rusia persiste como un centro independiente de poder.

 

Y tiene su propio código de civilización basado en la Cristiandad Ortodoxa Oriental, como han enfatizado los autores de la teoría de las civilizaciones desde Arnold Toynbee a Samuel Huntington. Por supuesto, se levanta una pregunta:

 

¿Tenemos nosotros los recursos suficientes para ser un centro independiente de poder, jugar un papel independiente en asuntos mundiales? Hay toda probabilidad de que nosotros lo hacemos. Por todas las estimaciones creíbles, Rusia tendría que ser muy desafortunada no volverse la quinta economía más grande del mundo durante los próximos diez años. Es ahora la séptima más grande - u octava, según algunas estimaciones.

 

Según una variedad de Rusia de parámetros es un poder de primera tasa. Es uno de los cinco miembros del Consejo de Seguridad de ONU. Es una superpotencia de energía. Éste no es algún tipo de concepto en desarrollo; es un hecho - Rusia considera por 17 por ciento de toda la energía vendida en el planeta.

 

Rusia todavía es una superpotencia nuclear - incluso con todo nuestras dificultades económicas nuestra reserva de existencias de armas nucleares tácticas es más grande que la de Estados Unidos.

 

Es una superpotencia espacial. El canal Euronews en su programa "Space" habló sobre los juguetes con los que se fascinan los europeos, y qué nosotros jugamos ya en 1960.

 

Y en los próximos años seguiremos siendo el único poder espacial viable, porque los Estados Unidos están cerrando su programa de trasbordador, y todos los vuelos piloteados tendrán lugar usando nuestra fuerza espacial Soyuz. La Estación Espacial Internacional puede ser apoyada exclusivamente por la Federación rusa.

 

Rusia es una superpotencia de recursos. Considera por 30 por ciento de los recursos de materias primas del mundo que no sólo nos dan capacidades sino también proponen un desafío muy serio.

 

Nunca antes en la historia ha estado allí semejante desequilibrio entre el tamaño de un territorio y los recursos presente en él, y la dispersión de la población que lo habita. A saber - cubre un octavo del planeta y tiene sólo 2.3-2.4 por ciento de su población.

 

Finalmente, Rusia ha hecho una contribución enorme al desarrollo de la humanidad durante el último milenio, y todos reconocemos esa contribución. Nuestra credibilidad en esta consideración incluso se exagera ligeramente, en direcciones positivas y negativas.

 

Rusia todavía es percibida como un gran estado; está frecuentemente desconcertada, psicológicamente por lo menos, con la URSS que nos paga dividendos políticos adicionales.

 

Además, Rusia es uno de muy pocos países donde la dirección política, la clase política y la comunidad de expertos piensan en términos globales. Pocas tales élites permanecen en Inglaterra y Francia; en China y Japón ellos están simplemente empezando a aparecer. Sólo en los Estados Unidos ellos existen indiscutiblemente. Yo repito, ningún otro país tiene más élites que piensan globalmente.

 

En principio, la modernización de Rusia que continúa a pesar de la crisis actual nos permitirá también alcanzar el nivel de un poder mundial como definido por los parámetros socio-económicos.

 

7. Rusia ya no puede ser una superpotencia, pero es uno de los grandes poderes.

 

Este estado requiere nuestra participación plena en la estructura que funciona como el cerebro del sistema de control del mundo moderno. Pero nosotros encontraremos varios problemas con cumplir ese papel. La crisis en Osetia del Sur es simplemente un ejemplo de esto.

 

Obviamente, nuestros éxitos en recientes años - y los éxitos han sido obvios y no podrían pasar inadvertidos - y lo que nosotros logramos en Osetia del Sur nos deja ninguna oportunidad para el desarrollo tranquilo con el que nuestro país ha soñado sobre durante décadas. Nosotros no tendremos la oportunidad para la cual nosotros esperamos. Al asumir el puesto de Presidente, Medvedev dijo que Rusia necesita 20 años de crecimiento tranquilo para volverse un país de clasificación jerárquica tope. Y muchos otros han dicho la misma cosa y han empezado con Stolypin, incluso antes que él.

 

Pero no ha pasado; ni una vez en el último siglo en que nosotros hemos tenido veinte años de desarrollo tranquilo. Y yo temo que no pasará ahora. Y ésta es una de las razones del por qué la dirección rusa actual ha mostrado seria preocupación por la situación internacional, por la posición de Rusia en el mundo, por fortalecer sus capacidades de defensa y por formar un sistema de alianzas capaz de defender nuestro país.

 

¿Puede ser que Rusia está en falta? ¿Puede ser que nosotros tenemos demasiadas ambiciones remanentes de tiempos soviéticos?

 

Después de todo, Suecia se retiró de la fase política mundial después de su derrota en Poltava, y hoy las personas viven notablemente bien allí. Cuando Alemania y Japón perdieron la Segunda Guerra Mundial, ellos también templaron sus ambiciones y empezaron a desarrollarse calladamente. En realidad, nada amenaza nuestra seguridad más que nuestras actitudes interiores. Pero hay algo llamó el lugar geopolítico de una nación.

 

Si sus vecinos son Finlandia y Noruega, usted puede retirarse en usted mismo, puede declarar su neutralidad y puede existir en paz. O si usted se mantiene en una isla, como los japoneses, usted puede sumergirse calladamente en sus propios asuntos interiores. Sin embargo, Alemania y Japón no hicieron así por si mismos - su auto-compromiso era un resultado de su derrota en la Segunda Guerra Mundial.

 

Las fuerzas ocupantes vinieron hacia sus territorios y establecieron el control extranjero. Pero en los últimos 500 años nadie ha conquistado Rusia y ha llevado a cabo las reformas requeridas y apropiadas. No ha pasado, aunque se ha intentado. Hay una otra nación que ha sufrido este tipo de cambio - Gran Bretaña.

 

Nadie la ha conquistado alguna vez, ninguno; ni ha perdido su soberanía en el último medio-milenio. Pero Gran Bretaña es una isla. Y Rusia tradicionalmente ha estado en las encrucijadas de las rutas y civilizaciones globales; era una puerta rotativa para las hordas nómadas. Nosotros salvamos la civilización Occidental de la civilización Oriental, y la civilización Oriental de la Occidental. Por cada año pacífico en los mil pasados, había dos años de guerra. La mayoría de las veces, nosotros no éramos los que atacaban; nosotros estábamos siendo atacados desde todos lados.

 

Por consiguiente, para decir que nuestro país tiene excesivas ambiciones de política extranjeras es contradecir historia. Sin embargo, ésta es la línea principal de la ciencia histórica Occidental - demostrar que Rusia es agresiva por naturaleza. Pero yo no puedo estar de acuerdo con eso.

 

Incluso considerado el más reciente periodo, nosotros no éramos los que bombardearon Yugoslavia o combatieron guerras en Irak y Afganistán; nosotros no éramos los que extendieron OTAN y pusieron bases en las fronteras de otros países, como los Estados Bálticos, Polonia y Rumania; y nosotros no éramos los que desplegaron un sistema de defensa de misiles allí.

 

Los Estados Unidos tienen bases militares en ciento veinte países del mundo; Rusia tiene bases en tres. Rusia es un pedacito sabroso por el cual habido siempre una seria lucha geopolítica. Y Rusia ha sido criticada fuertemente para casi la misma cosa. Si usted mira lo que la prensa británica escribió al principio sobre la Rusia de los siglos 19, 20 y 21, usted no verá mucha manera de diferenciar. Y Rusia siempre ha tenido los mismos intereses geopolíticos y la necesidad de proteger esos intereses; y si Rusia fuera a abandonarlos, probablemente dejaría simplemente de existir. Eso es donde yace el problema.

 

8. La Directiva del Presidente a la Asamblea Federal que yo también escuché en el Vestíbulo de San Jorge, era muy indicativo de esto. Los desafíos de política extranjera de Rusia han permanecido inalterados durante un largo tiempo. De hecho, poco ha cambiado en el mundo, y no es ninguna mera oportunidad que nosotros hemos empezado recordando cada vez más la tradición política extranjera de Rusia de los siglos 18, 19 y 20.

 

Durante el tiempo de Catalina la Grande, Alejandro I y Stalin, esta tradición estaba basada en dos principios principales de los que nosotros nos hemos olvidado completamente en los recientes años.

 

El primer principio es que Rusia debe prevenir el establecimiento de estados y alianzas de estados que representan o pueden representar una amenaza directa a la seguridad de nuestro país. Bajo las condiciones modernas el desafío principal a nuestra seguridad es el bloque del Atlántico Norte que se ensancha y la posibilidad que la nación como Ucrania entrará en OTAN.

 

La dirección rusa ha llegado en conjunto a esta conclusión. Eso es porque esto crearía un sistema de alianzas que incluirían países capaces de desafiar directamente la seguridad de la Federación rusa. Nuestro ejército cree que si Ucrania entrara en la OTAN, Rusia será indefendible en una guerra convencional. Si Ucrania entra en OTAN y se empieza una guerra convencional como la que pasó en Osetia del Sur, y si esa guerra debe realizar una escalada entonces, nosotros perderíamos. Eso significa que el umbral nuclear se bajaría dramáticamente, y si los eventos como los descritos ocurren, sería necesario usar armas nucleares - con todas las consecuencias para los participantes en el conflicto.

 

Que, por supuesto, es una situación hipotética, pero la membresía de Ucrania en la OTAN sería un desafío existencial para la Rusia, un desafío que puede amenazar la existencia del país y todos sus ciudadanos. Noventa por ciento de la presente tensión en nuestras relaciones con las naciones Occidentales derivan de los desafíos existenciales a la Federación rusa.

 

Imagine que en agosto del 2008 Georgia era un miembro de la OTAN. En caso de agresión contra cualquier miembro de OTAN todos los otros miembros de la alianza vendrán automáticamente en su ayuda usando todos los medios requeridos según el Artículo 5 del Tratado de Washington, e incluirán lo nuclear. Eso significa que el 8 de agosto de 2008 habría visto el inicio de una guerra global.

 

Afortunadamente, eso se entiende ahora en las capitales Occidentales, sobre todo las capitales europeas. Ellos percibieron la guerra en Osetia del Sur como una señal que la misma idea de expansión de OTAN a nuevos espacios usurpa los intereses existenciales de Rusia y no está en los intereses de nadie. Ése es de hecho un problema muy serio.

 

El segundo de los principios en que siempre ha estado basada la política extranjera rusa desde que mientras combate la amenaza principal es necesario crear la profundidad estratégica construyendo alianzas en todos los otros enfoques. Y la dirección rusa también es bien consciente de eso.

 

La profundidad estratégica es un sistema de alianzas con socios que defienden posiciones similares. Note que rusos y chinos recientemente intensificaron las relaciones dentro de la estructura del SCO.

 

Y la Organización de Cooperación Shanghai, junto con los países observadores - India, Pakistán, Mongolia y Afganistán - ya abarca la mitad de la humanidad, y pronto, dentro de 10-15 años, los países de SCO considerarán por más de la mitad de la economía del mundo. Es un poder político extranjero serio que, a propósito, también se opone a expansión de OTAN. La posición de China en el problema es particularmente pendenciera.

 

Actualmente, nuestra cooperación militar-política con países del CIS también está aumentando claramente. La guerra en Osetia del Sur estaba en una reunión de la Organización de Tratado de Seguridad Colectiva que incluye el centro de los países de CIS - Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kazajstán, Kirguistan, Tayikistán y Uzbekistán.

 

Se firmaron más de sesenta acuerdos para fortalecer la cooperación militar-política dentro de la estructura del CSTO. Nosotros intensificamos nuestros esfuerzos en el enfoque del sur, principalmente, apoyando la idea turca de un pacto de estabilidad para la Transcaucásica.

 

Por siglos la estabilidad en el Cáucaso fue mantenida por el triángulo de Persia, el Imperio otomano y el Imperio ruso. Y hoy la idea propuesta por Turquía de asegurar la seguridad a través de los esfuerzos de los países en la región es apoyada activamente por la Federación rusa y por la dirección de Azerbaiján y Armenia. Esto lo hará posible preparar un sistema de seguridad Transcáucaso que no incluiría los principales países Occidentales. Esto significa que Rusia está volviendo a las raíces de su política extranjera oponiéndose a las amenazas que representan un desafío existencial y construyendo profundidad estratégica.

 

Pero esto no significa que nuestro país está inclinado en una confrontación con OTAN, o con los países Occidentales en general.

Todas las propuestas para cooperación que ha estado durante mucho tiempo en la mesa, desde antes de la guerra en el Cáucaso Sur, permanecen en vigencia.

 

Rusia todavía está proponiendo un nuevo pacto de seguridad para el continente europeo. La Directiva Presidencial2008 parecía sumamente antiamericana, pero Medvedev declaró su prontitud para mantener lazos cercanos con la nueva administración americana de Barack Obama que puede volverse una nueva página en las relaciones ruso-americanas aunque está lejos de garantizado. Al mismo tiempo, Barack Obama es una figura completamente nueva, y no sólo en relaciones ruso-americanas. Él es en muchos respetos un hombre raro de Washington; él no se ata a los viejos compromisos.

 

Él no era parte del equipo Clinton y no pertenece al establishment del Partido Demócrata. Eso significa que él es capaz de accionar de maneras inesperadas y no necesariamente seguirá el camino bien-pisado.

 

Medvedev y Obama pertenecen a una nueva, joven generación de políticos. Nosotros también sabemos que Obama y Medvedev difieren en un aspecto - en la mañana antes de leer los papeles preparados para ellos por su personal ellos encienden a sus computadoras y leen las noticias en Internet. Eso significa ellos están más abiertos al mundo que sus personales, y esto da lugar a un poco de esperanza.

 

El derrumbe de la URSS dejó un vacío geopolítico en Europa y el mundo que fue causado por la salida de la Unión Soviética de Europa Oriental y una parte significativa del espacio poste-soviético. OTAN, la EU y nuestros vecinos al sur y al este han estado llenando este vacío diligentemente. Pero lo que pasó en agosto de 2008 significa que el vacío no está más allí.

 

Todos los pasos subsecuentes para extender lo militar del Oeste y las alianzas económicas ya están encontrando la esfera de nuestros intereses vitales. Nosotros hemos entrado en una nueva realidad, donde Rusia está jugando indudablemente un papel más significativo de lo que ha jugado hasta aquí, cuando esto se ignoró en todos los problemas que tienen que ver con política mundial. Nosotros estamos sentándonos de nuevo a la mesa de un gran juego geopolítico, serio, y nosotros tenemos algunos naipes de triunfo. Y esto requiere una política extranjera precisa y un muy enfocado mecanismo de política extranjero que, desgraciadamente, se desmanteló en los años noventa. Nos exige que entendamos que Rusia tiene un futuro decente, pero hay demasiadas personas que no quieren ver que nuestro futuro sea luminoso.

 

Vyacheslav Nikonov is the Executive Director of the 'Russky Mir' [Russian World] Foundation, Head of the Working Group for International Affairs of the Public Chamber of the Russian Federation, Chief Editor of the journal "Strategiia Rossii" [Russia's Strategy],and Doctor of Historical Sciences.

The article first appeared in Russian at the August 2009 'Russia's Strategy' journal edition.

The English translation published by the 'New Eastern Outlook'.