EEUU intensifica su tango asiático central

 

Por M K Bhadrakumar

 

http://www.atimes.com/atimes/Central_Asia/KH25Ag02.html

 

 

Cuadro de texto:  Con la firma del acuerdo militar entre Estados Unidos y el Uzbekistan en Tashkent el jueves pasado, el general David Petraeus el jefe del Comando Central de los EEUU y del ministro de defensa uzbeko Kabul Berdiyev, la posición geopolítica de Uzbekistan se ha movido en forma fenomenal.

 

El acuerdo considera "un programa de contactos militares, incluyendo realizar intercambios educativos y entrenamiento en el futuro", según la concisa declaración de la embajada americana. La embajada evadió los informes de prensa rusos que EEUU buscaba bases militares en Uzbekistan, diciendo la información al respecto que las "discusiones sobre una base militar no corresponde con la realidad". Pero la especulación continúa, especialmente cuando Petraeus llevó a cabo una discusión significativa con el presidente uzbeco Islam Karimov sobre los "problemas clave regionales" que se centraban en la situación en Afganistán.

 

Karimov, que tiene cuidado con lo que él lleva, dio un relato de su reunión:

 

"la importancia de la situación de Uzbekistan para el gran desarrollo adicional de las relaciones con los EEUU y está listo a ampliar la cooperación bilateral y multilateral constructiva basada en el respeto mutuo y sociedad... Las relaciones entre nuestros países se están convirtiendo en una dirección ascendente. El hecho que estamos resolviendo otra vez [segunda vez en seis meses] demuestra que ambos lados están interesados en la consolidación de los lazos." (Énfasis agregado.)

 

Según el portavoz de Karimov,

 

"Petraeus dijo a Karimov que la administración actual de los EEUU esté interesada en la cooperación con Uzbekistan en varias áreas. Durante la conversación, las partes intercambiaron opiniones sobre las perspectivas para las relaciones de uzbecos-americanos, y también sobre otras aplicaciones en interés mutuo."

 

Está tentador ver el desarrollo como la respuesta rápida de Tashkent al movimiento ruso para establecer una segunda base militar en Kirguistán cerca del valle de Ferghana. Pero los movimientos de política extranjera uzbeca ocurren con la deliberación. En absoluta claridad, cuando Tashkent tiene como objetivo una relación militar con los EEUU así como la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN), es más que una reacción refleja.

 

Está creciendo la inquietud en Tashkent que en la carrera para la dirección regional, Kazakhstan se ha estado situando a Uzbekistan al fondo de la escena. Tashkent es también es cuidadosa que Rusia está consolidando su presencia militar en Asia central. Mientras tanto, la política de Asia central de la administración de Barack Obama se ha cristalizado como una agenda resuelta para hacer retroceder la influencia regional de Rusia. De hecho, los EEUU han asegurado en varias ocasiones que no perseguirán las políticas intrusas con respecto a los asuntos internos uzbecos.

 

Tashkent clasifica sobre el aumento del Talibán

 

Tashkent ha factorizado todo esto. Con todo el saliente crucial es la situación afgana. Tashkent necesita prepararse rápidamente para tratar la reaparición del Talibán en la región de Amu Darya.

 

Se está presentando una situación comparable con la de hace 10 años. De nuevo, el movimiento islámico de Uzbekistan (IMU), que según se informa está basado en Afganistán y está armado y entrenado por el Talibán, está haciendo incursiones en Asia central. Rashid Dostum actuaba como el protector de la frontera del Amu Darya hasta 1998. Tashkent lo financió, equipó y lo cuidó en exceso. Pero luego en octubre de 1998, cuando el Talibán marchó sobre la región de Amu Darya, él huyó. Karimov nunca le perdonó por el abandono del deber. Dostum tuvo que tomar refugio en Turquía.

 

Además, está el "factor Tayik". Hay más tayik dentro de Afganistán que en Tajikistan. El nacionalismo tayik siempre preocupa a Tashkent. Dostum mantenía el factor Tayik contenido. De vez en cuando, él interfirió dentro de Tajikistan, con la ayuda secreta de Tashkent, para mantener confundidos en la capital Dushanbe a los líderes tayik. Tashkent también dar refugio al rebelde uzbeco étnico Mahmud Khudaberdiyev de Tajikistan y lo desplegaba para ataques fronterizos. Pero la presencia militar rusa en Tajikistan desde abril de 1998 evitó que Tashkent ataque al país vecino.

 

Así, hoy hay cambio de marea en la región de Amu Daya. Esencialmente, Tashkent tiene que depender de contingentes de la OTAN para actuar como tapón intermediario entre el territorio del Talibán y los Uzbecos, que no es realista. Los contingentes alemanes de la OTAN, que se despliegan en la región de Amu Darya, funcionan dentro de "advertencias supuestas". La futilidad de su presencia es obvia del hecho de que el Talibán ha consolidado su presencia en la provincia de Kunduz.

 

Sobretodo, el valle de Ferghana está en la ebullición. Pero dado el percibido nexo de Rusia-Tajikistan y las tensiones subyacentes de la cuestión sin resolver de la nacionalidad Uzbecos-Tayikos - herencia de José Stalin - Tashkent no puede confiar en Moscú como el árbitro de la estabilidad regional. También, Moscú apoya a Dushanbe en el último conflicto con Tashkent en compartir el agua que se origina de los glaciares de Pamir, que es un problema que espera para estallar, cargado con las consecuencias inmensas para la seguridad regional.

 

Herencia Timúrida de Tashkent

 

Para la segunda mitad de 1999, cuando Tashkent comenzó a hacer las paces con el régimen del Talibán en Kabul, los observadores diplomáticos fueron tomados por sorpresa - incluso los retóricos uzbecos transformados de caracterizar el Talibán como la "fuente principal del fanatismo y extremismo en la región", "un socio en la lucha por la paz regional", y Karimov comenzó a sugerir que valió considerar el reconocimiento del régimen Talibán.

 

La volta di face de Tashkent entonces y ahora lleva paralelos llamativos. En 1999, también, Karimov factorizó que el Talibán era el menor de los dos males que amenazaban la visión uzbeca de Asia central, en comparación con una presencia militar rusa consolidada. Hace diez años, en circunstancias análogas, Moscú comenzó a moverse para apretar seguridad colectiva entre Rusia y los estados asiáticos centrales.

 

En octubre de 1999, Moscú firmó un pacto formal con varios estados asiáticos centrales para el despliegue rápido de tropas, llamativamente similar a la actual iniciativa rusa de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO) que formaba una fuerza rápida de reacción. Tashkent optó salir del acuerdo de seguridad colectivo bajo dirección rusa. Antes de octubre de de 1999, Tashkent había comenzado ya las negociaciones con el Talibán.

 

Tashkent ha sido siempre cuidadosa de los motivos de Rusia y su presencia militar en Asia central, que, él cree, mina la posición de Uzbekistan como el único poder militar de la región. Así, todo dicho, no debe venir como sorpresa que Tashkent decidía que es mejor hacer un cierto capital político resucitando las relaciones con los EEUU.

 

Tashkent se siente más amenazada por el IMU que por el Talibán. Diga de otra manera, Tashkent no desearía enemistarse con el Talibán. En 1999, Tashkent ofreció el reconocimiento diplomático del régimen de Talibán como favorable quid pro quo para la última renuncia del IMU.

 

Los uzbecos albergan un sentido histórico de ser los herederos de la herencia de Tamerlán. La reconciliación con el Talibán permite a Tashkent realizar las ambiciosas metas de ser el arquitecto principal de la paz en la región; de expulsar la presencia militar rusa en Asia central; y de avanzar a la posición uzbeca como el hegemon regional.

 

La compleja estructura mental uzbeca ofrece oportunidades productivas para las políticas regionales de los EEUU. Ninguna duda, EEUU manipulará en las semanas que vienen la creación de una ecuación de energía en Kabul, que es totalmente favorable a la agenda de Washington de reconciliación con el Talibán. Como subrayó el Ministro de Asuntos Exteriores británico David Miliband en su discurso reciente en la jefatura de la OTAN en Bruselas, EEUU y Gran Bretaña son hoy mente abierta sobre la reconciliación con el Talibán - que permitan a los cuadros del Talibán conservar las armas y uniformes.

 

Sin embargo, la aceptabilidad regional del Talibán sigue siendo una edición discutible. Tiene que haber una amplia aceptabilidad regional del Talibán. Aquí es donde la volta di face de Tashkent se convierte en un activo estratégico para Washington. Aparte de Pakistán, que se arraiga para la reconciliación del Talibán, Washington puede ahora contar con Turkmenistan y Uzbekistan para consentir con el proceso.

 

La región de Amu Darya en flujo

 

Uzbekistan es un jugador dominante en la región de Amu Darya - no menos que Pakistán en los heartlands Pashtun. Un eje con Tashkent en Afganistán del norte y con Islamabad en Afganistán del sur y del sudeste será la matriz que los EEUU necesitan mientras que tratan la reconciliación y la vuelta del Talibán a la vida política corriente en Afganistán.

 

Idealmente, Washington habrían envuelto por arriba también un eje similar con Dushanbe, pero la presencia rusa en Tajikistan lo imposibilitó. Por otra parte, los EEUU pueden derivar comodidad que los Tayik afganos son hoy una porción dividida y los EEUU han impedido con éxito la unión de las facciones "Panjshiri".

 

Si los EEUU se manejan para tener electo a Abdullah Abdullah para suceder al presidente Hamid Karzai en Kabul, ayudarán mucho a los elementos irredentistas que alimentan el nacionalismo Tayik. Pero si Karzai consigue ser elegido, los EEUU hacen frente a un desafiante potencial en Mohammed Fahim, su candidato vicepresidencial. Fahim, diferente de Abdullah, que es un hombre de relaciones públicas, tiene mucha inteligencia y antecedente militar. Realmente, Fahim y Dostum son los dos "problemas" con que los EEUU están más nerviosos pues se preparan para comenzar el proceso de la reconciliación con el Talibán.

 

Turkmenistan y Uzbekistan - y China - tenían tratos con el Talibán en los años 90 y no tendrían ninguna nausea sobre el restablecimiento de tales tratos hoy si eso estabiliza a Afganistán. China, en detalle, tiene intereses enormes en abrirse de Afganistán como ruta del tránsito a los mercados mundiales.

 

La diplomacia regional robusta de los EEUU en Asia central ha tenido éxito en destetar a Turkmenistan y Uzbekistan para ausentar la influencia rusa. Washington ha negociado acuerdos de pasillo del tránsito con ellos y ha comenzado a colocar a personal militar en el capital turkmena, Ashgabat. (El subjefe de Estado Mayor general de las fuerzas armadas británicas, Jeff Mason, actualmente está visitando Ashgabat.) Los EEUU están promoviendo la amistad Turkmena-Uzbeca (Karimov se está preparando para visitar Ashgabat). Washington ha tenido oportunidades económicas y de negocio en la reconstrucción afgana. Duro pero no lo menor, los EEUU está fomentando lazos de NATO con estos países.

 

Es una cuenta notable. Los EEUU pueden ahora trabajar en un pasillo del tránsito para Afganistán desde Georgia y Azerbaijan vía Turkmenistan y Uzbekistan que puentee el territorio ruso. Escribiendo para el New York Times, Andrew Kuchins del Center for los Strategics and International Studies subrayó recientemente ese escepticismo de las intenciones rusas - "cuánto desea Rusia ver a los EEUU tener éxito en Afganistán" – que corre alto en Washington.

 

Irán un cambiador del juego

 

Kuchins escribió:

 

En nuestras discusiones recientes en Tashkent con funcionarios de alto nivel del gobierno Uzbeko, esta pregunta vino para en varias ocasiones, y las respuestas que conseguimos no tranquilizaban... Los funcionarios uzbecos son profundamente escépticos de Moscú. Creen que los rusos ven sus intereses servidos lo más mejor posible por la inestabilidad continua en Afganistán. La inestabilidad aumentará la amenaza terrorista en Asia central así como el flujo de drogas, y sirve para justificar una presencia militar rusa en aumento en la región...

 

Tashkent ve la cada vez mayor presencia militar rusa en la región como amenaza a la seguridad... El escepticismo de los uzbecos sobre las metas rusas es tan profundo que varias figuras dominantes dijeron en lo íntimo que cuando viene a Afganistán, Irán sería un socio más confiable para Washington que Moscú.

Seguramente, los mejores medios de abordar el "factor Tayik" en Afganistán estarán con el compromiso de Washington con Teherán. El embajador iraní en Kabul, Fada Hossein Maleki, como diciendo la semana pasada que Teherán estaba preparado para las negociaciones con los EEUU en Afganistán, proporcionó interferencia que Washington evitó en los asuntos internos de Irán. Maleki dijo:

 

Qué fue mencionado por Mr. Obama después que su elección indicó un cambio de idioma en comparación con el presidente anterior de los EEUU. Desafortunadamente, después de la victoria de presidente Mahmud Ahmedinejad, vimos interferencias desconsideradas de los americanos [en los asuntos domésticos de Irán]. Es natural que si es adoptado un enfoque unificado, nuestros funcionarios lo repasarían y hay muchos problemas en Afganistán en lo cual poder cooperar con otros países.

 

Irán puede ser un cambiador de juego. Pero el tango lleva dos. La gran pregunta sobre el tablero de ajedrez afgano es hoy si Obama evadirá el lobby pro-Israelí dentro de su administración y del congreso de los EEUU y alcanzará para puerta que se abre en vistas de trato con los superiores de Maleki en Teherán. Obama debe desplumar quizá una hoja de almanaque de Karimov.