La Economía rusa y el Poder ruso

 

July 27, 2009

 

http://www.stratfor.com/weekly/20090727_u_s_policy_continuity_and_russian_response

 

 

Por George Friedman

 

http://www.stratfor.com/files/mmf/7/8/78ab4dfcc0848858d1a273ac7654dca118444f1e.jpg

 

La visita del Vicepresidente americano Joe Biden a Georgia y Ucrania en parte respondió preguntas sobre cómo fueron las charlas rusas-americanas durante la visita del presidente americano Barack Obama a Rusia en julio temprano.

 

Esa visita de Biden tuvo lugar para reafirma en todo el compromiso americano al principio que Rusia no tiene derecho a una esfera de influencia en estos países o en cualquier parte en la ex Unión Soviética. La buena voluntad de los americanos para confrontar a los rusos por consiguiente en un problema de interés nacional fundamental para Rusia requiere alguna explicación, cuando en la superficie parece una maniobra de alto-riesgo.

 

Biden proporcionó visiones en el armazón analítico de la administración de Obama en Rusia por una entrevista en julio 26 con The Wall Street Journal. En esta, Biden dijo que los Estados Unidos  infravaloran "inmensamente" su mano. Él agregó que

 

"Rusia tiene que tomar algunas decisiones muy difíciles, calculadas. Ellos tienen una base de población encogiéndose, ellos tienen una economía marchitándose, tienen un sector bancario y una estructura que no son probables de poder resistir los próximos 15 años, ellos están en una situación donde el mundo está cambiando ante ellos y ellos están aferrándose a algo en el pasado que no es sustentable."

 

Continuidad de la política americana

 

Los rusos han acusado a los Estados Unidos de apoyar fuerzas pro-americanas en Ucrania, Georgia y otros países de la ex Unión Soviética bajo la cubierta de apoyo de la democracia. Ellos ven la meta americana como rodeando la Unión Soviética con estados pro-americanos para poner el futuro de la Federación rusa en riesgo.

 

El verano2008 se pensó  que la acción militar rusa en Georgia enviaba un mensaje a los Estados Unidos y los países de la ex Unión Soviética que Rusia no estaba preparada para tolerar tales desarrollos pero estaba preparada para invertirlos por la fuerza de las armas si fuera menester. Siguiendo su cumbre de julio, Obama envió a Biden a los dos países más sensibles en la ex Unión Soviética - Ucrania y Georgia - para permitir a los rusos saber que los Estados Unidos no estaban retirándose de su estrategia a pesar de superioridad militar rusa en la región inmediata.

 

A la larga, los Estados Unidos son mucho más poderosos que los rusos, y Biden estaba correcto cuando él notó que a Rusia le está faltando explícitamente la demografía como un factor de principio en la decadencia a largo plazo de Moscú.

 

Pero para parafrasear a un economista notado, nosotros no vivimos a la larga.

 

Ahora mismo, la correlación rusa de fuerzas a lo largo de las fronteras de Rusia claramente los favorece a los rusos, y los despliegues americanos mayores en Irak y Afganistán les impedirían a los americanos intervenir si los rusos deben escoger desafiar a los gobiernos pro-americanos directamente en la ex Unión Soviética. Aun así, la visita de Biden y la entrevista muestra que la administración de Obama está manteniendo la posición americana en Rusia, que ha estado en su lugar desde los años Reagan.

 

Reagan vio la economía como la debilidad básica de Rusia. Él se sentía que mayor la presión sobre la economía rusa, más venidero estarían los rusos en materias geopolíticas. Más concesiones ellos hicieron en materias geopolíticas, más débiles su sostenimiento en Europa Oriental. Y si la demanda de Reagan que Rusia "baje esta pared, Mr. Gorbachev" se cumplió, los soviéticos se derrumbarían.

 

Desde entonces la administración Reagan, la idea fija no sólo de los Estados Unidos, sino también OTAN, China y Japón ha sido que la debilidad de la economía rusa hizo imposible para los ruso jugar un papel regional significativo, dejando sólo uno global. Por consiguiente, sin tener en cuenta los deseos rusos, el Oeste era libre de forjar relaciones con cualquiera que quiso entre los aliados rusos como Serbia y dentro de la ex Unión Soviética. Y ciertamente durante los años noventa, la Rusia estaba paralizada.

 

Biden, sin embargo, está diciendo que la actual ventaja regional temporal que los rusos podrían tener, al final, su economía está lisiada y Rusia no es un país a ser tomado en serio. Él siguió para señalar públicamente que esto no debe señalarse públicamente, como allí no hay ningún valor está en poner a Rusia en una situación penosa. Los rusos ciertamente ahora entienden lo que quiere decir apretar el botón “reset” al que Obama se había referido: el reset regresa a los años ochenta y noventa.

 

Reset a los 1980s y 90s

 

Para calcular la respuesta rusa, es importante considerar cómo alguien como el primer ministro ruso Vladimir Putin ve los eventos de los años ochenta. Después de todo, Putin era un oficial de la KGB bajo Yuri Andropov, ex cabeza de la KGB y Presidente más tarde del Partido comunista durante un corto tiempo - y el arquitecto de la glasnost y perestroika.

 

Fue la KGB que comprendió primero que la Unión Soviética estaba fallando, lo que tuvo sentido porque sólo la KGB tenía un sentido comprensivo del estado del Unión Soviética. La estrategia de Andropov era moverse del traslado de tecnología a través del espionaje - al parecer la misión de Putin como oficial menor de inteligencia en Dresden en la ex Alemania Oriental - a un proceso más formal de traslado de tecnología.

 

Para inducir el Oeste a transferir tecnología e invertir en el Unión Soviética, Moscú tenía que hacer concesiones sustanciales en el área en la que el Oeste se cuidó más: geopolítica.

 

Para conseguir lo que necesitaba, los soviéticos tenían que dejar atrás la Guerra Fría. Glasnost, o apertura, tenía como precio reducir la amenaza al Oeste. Pero la mayor parte del enigma era la perestroika, o reestructuración de la economía soviética.

 

Esto era de donde vino el más grande riesgo, desde que toda la estructura social y política de la Unión Soviética se construyó alrededor de una economía comandada. Pero esa economía ya no estaba funcionando, y sin perestroika, toda la inversión y traslado de tecnología sería un sin sentido.

La Unión Soviética no podría metabolizarlo. El ex líder soviético Mikhail Gorbachev era comunista, como nosotros parecemos olvidarnos, y seguidor de Andropov. Él no era un liberalizador porque él vio la liberalización como una virtud; más bien, él lo vio como un medio para un fin.

 

Y ese fin estaba salvando al Partido comunista, y con él al Estado soviético. Gorbachev también entendió que el desafío gemelo de concesiones al Oeste era una revolución desde arriba geopolítica y económica en Rusia – simultáneamente arriesgaba una desestabilización masiva.

 

Esto es con lo que Reagan estaba contando, y lo que Gorbachev estaba intentando prevenir. Gorbachev perdido el juego de Andropov.

 

La Unión Soviética colapsó, y con esta el Partido comunista. Lo que siguió fue una década de horror económico, por lo menos como la mayoría de los rusos lo vio. Del punto de vista del Oeste, el derrumbe se parecía a la liberalización.

 

Del punto de vista ruso, Rusia fue de una superpotencia que era pobre a un lisiado geopolítico aun más pobre. Para los rusos, el experimento era un fracaso doble.

 

No sólo hecho la retirada del Imperio ruso a las fronteras del  siglo18, sino la economía se volvió más disfuncional aun, salvo un manojo de oligarcas y algunos de sus socios occidentales que robaron cualquier cosa que no estaba clavada.

 

Los rusos, y particularmente Putin, se llevaron una lección diferente de lo que el Oeste hizo. El Oeste asumió que ese trastorno económico causó la falla de la Unión Soviética. Putin y sus colegas se llevaron la idea que fue el esfuerzo por reparar el trastorno económico a través de reformas de ventas al por mayor que causaron la falla de Rusia. Del punto de vista de Putin, el bienestar económico y el poder nacional no funcionan necesariamente en tandem donde la Rusia está interesada.

 

Poder ruso, con o sin prosperidad

 

Rusia ha sido una ruina económica por la mayoría de su historia, bajo los zares y bajo los soviéticos. La geografía de Rusia tiene un rango de debilidades, cuando nosotros hemos explorado. La geografía de Rusia, tiene desafíos infraestructurales y estructura demográfica que acobardan y todo conspiran contra él.

 

Pero nunca se sincronizó el poder estratégico de Rusia a su bienestar económico. Ciertamente, seguido a la Segunda Guerra Mundial la economía rusa estaba estrellada y nunca realmente regresó de vuelta. Todavía el poder global ruso todavía era enorme. Una mirada a la pobreza aplastante - pero poder innegable - de Rusia durante las anchas franjas de tiempo desde los 1600 hasta Andropov llegó ciertamente en la escena dando creencia a la vista de Putin.

 

Los problemas de los años ochenta tuvieron tanto que ver con el debilitar y la corrupción del Partido Comunista bajo el líder soviético anterior Leonid Brezhnev como tenía que ver con la debilidad económica intrínseca. Ponerlo diferentemente, la Unión Soviética era también una ruina económica bajo Joseph Stalin.

 

Los alemanes cometieron un error masivo confundiendo debilidad económica soviética con debilidad militar. Durante la Guerra Fría, los Estados Unidos no cometieron ese error. Entendieron que la debilidad económica soviética no rastreaba con el poder estratégico ruso. Moscú no podrían poder dar viviendas a su pueblo, pero su poder militar no sería desechado.

 

Lo que hizo a un lisiado económico en un gigante militar era el poder político. El zar y el Partido Comunista mantuvieron un grado cruel de control sobre la sociedad. Eso significó que Moscú podría desviar recursos de consumo al ejército y podría suprimir la resistencia. En un estado dirigido por terror, el descontento con el estado de la economía no se traduce en cambios de política o la debilidad militar - y ciertamente no en el plazo corto. Grandes porcentajes de producto bruto interno pueden consagrarse a propósitos militares, aun cuando usados ineficazmente allí.

 

Represión y terror liso sobre de opinión pública.

 

El zar usó ampliamente la represión, y no era hasta que el propio ejército se rebeló en la Primera Guerra Mundial que el régimen se derrumbó. Incluso en los peores momentos de la Segunda Guerra Mundial, bajo Stalin, el ejército no se rebeló. En ambos regímenes, el trastorno económico fue aceptado como precio inevitable de poder estratégico.

 

Y el disentimiento - incluso la sugerencia de disentimiento - se trató con la única empresa estatal verdaderamente eficaz: el aparato de seguridad, si llamado Okhraina, Cheka, NKVD, MGB o KGB.

 

Del punto de vista de Putin, que ha llamado al derrumbe soviético la más gran tragedia de nuestro tiempo el problema no era ningún trastorno económico. Más bien, era el esfuerzo por reparar completa y simultáneamente las políticas extranjeras y domésticas de la Unión Soviética que llevaron al derrumbe de la Unión Soviética. Y ese derrumbe no llevó a un renacimiento económico.

 

Biden no podrían haber querido gozar de esto, pero el trajo a casa el punto en que Putin cree.

 

Para Putin, el Oeste, y particularmente los Estados Unidos, diseñaron la caída de la Unión Soviética por potenciar las políticas por el la administración Reagan - y que esa misma política permanece en lugar bajo la administración de Obama. No está claro que Putin y el presidente ruso Dmitri Medvedev discrepan con el análisis de Biden - la economía rusa de verdad se está "marchitando" - excepto en un sentido.

 

Dadas las políticas que Putin ha seguido, el primer ministro ruso debe creer que él tiene una manera de cubrir con eso. En la carrera corta, Putin bien podrían tener semejante mecanismo de arreglarse con este trabajo, y ésta es la ventana temporal de oportunidad a la que aludió Biden. Pero a la larga, la solución no está mejorando la economía - eso sería difícil, si no el sinceramente imposible, para un país grande y poco poblado como Rusia. Más bien, la solución es aceptar que la debilidad económica de Rusia es endémica y creando un régimen que permita a Rusia ser un gran poder a pesar de eso.

 

Tal régimen es el que puede crear poder militar ante la ancha pobreza, algo que nosotros llamaremos el "Estado Chekista". Este estado usa su aparato de seguridad, ahora conocido como FSB, para controlar al público a través de la represión, liberando el estado de asignar recursos al ejército cuando necesitado.

 

En otras palabras, éste es el Putin que viene del círculo pleno de sus raíces KGB, pero sin las enseñanzas de un Andropov o Gorbachev para confundir el problema. Ésta no es una posición ideológica; aplica a los Romanov y a los bolcheviques.

 

Es un principio operacional empotrado en la geopolítica e historia rusa. Contar con el poder estratégico ruso para rastrear el poder económico ruso es arriesgado. Ciertamente, se hizo en los años ochenta, pero Putin ha trabajado para desacoplar los dos. En la superficie, podría parecer un gesto fútil, pero en la historia rusa, este desacople es la norma.

 

Obama parece entender esto en la magnitud en que él ha intentado poner a Medvedev (quién parece menos tradicional) contra Putin (quién parece ser el más tradicional), pero nosotros no pensamos que ésta sea una estrategia viable - ésta no es una cuestión de personalidades políticas rusas sino de necesidad geopolítica rusa.

 

Biden parece estar diciendo que la estrategia Reagan fuera la que puede jugarse permanentemente. Nuestra vista es que se juega sólo tanto como el régimen ruso no se reafirme con el poder pleno del aparato de seguridad y no desacople el crecimiento económico y militar.

 

La estrategia de Biden funciona en tanto como esto no pasa.

 

Pero en la historia rusa, este desacople es la norma y los últimos 20 años son la excepción. Una estrategia que asumen los ruso desacoplará una vez más el poder económico y militar requerirá una respuesta diferente que la actual presión sub-crítica. Requiere que la ventana de oportunidad que los Estados Unidos han presentado a Rusia por sus guerras al mundo islámico sea cerrada, y que la presión sobre Rusia sea aumentada dramáticamente antes que los rusos se muevan a la represión llena y rápido rearme. Irónicamente, en muy larga carrera de la próxima par de generaciones, está probable no importe si las cabezas Occidentales fuera de la Rusia mantienen el paso debido a otro factor mencionado por Biden: Rusia está encogiendo su demografía.

 

La demografía rusa ha estado empeorando firmemente desde la Primera Guerra Mundial, particularmente porque las tasas de nacimiento han caído. Esta degradación de lento-movimiento se convirtió en derrumbe durante los años noventa. Las tasas de nacimientos de Rusia están ahora bien debajo de las tasas de muerte rigurosamente más altas; Rusia ya tiene más ciudadanos en sus 50s que en sus adolescencias.

 

Rusia puede ser un poder mayor sin una economía sólida, pero nadie puede ser un poder mayor sin pueblo. Pero incluso con demografía tan pobre como Rusia, la demografía no cambia un país en una noche.

 

Éste es el momento de Rusia, y una generación o así que le tomará a la demografía demoler Rusia puede hacerse muy doloroso para los americanos. Biden ha declarado la estrategia americana: apretar a los rusos y permitir a la naturaleza tomar su curso. Nosotros sospechamos que los rusos devolverán la dura presión antes de que ellos se marchen de esta fase de la historia.