Divergencia estratégica: La guerra contra el Taliban y la guerra contra al Qaeda

 

January 26, 2009

 

http://www.stratfor.com/weekly/20090126_strategic_divergence_war_against_taliban_and_war_against_al_qaeda

 

Por George Friedman

 

 

La atención de Washington ahora se está poniendo a cero en Afganistán. Hay charla de duplicar fuerzas americanas allí, y están haciéndose preparativos para otra línea de suministro en Afganistán - esta corriendo a través de la ex Unión Soviética - como alternativa o suplemento a la ruta paquistaní actual.

 

Para liberar más recursos para Afganistán, probablemente se acelerará el retiro americano de Irak. Y hay discusión sobre si el gobierno de Karzai sirve a los propósitos de la guerra en Afganistán. Para abreviar, la promesa de campaña del presidente americano Barack Obama para enfocarse en Afganistán parece estar tomando forma.

 

Nosotros hemos discutido muchos aspectos de la guerra afgana en el pasado; ahora es tiempo para enfocar el problema central. ¿Cuáles son las metas estratégicas de los Estados Unidos en Afganistán? ¿Qué recursos se consagrarán a esta misión? ¿Qué son las intenciones y capacidades de los Taliban y otros combatiendo a los Estados Unidos y sus aliados de OTAN? Más importante, ¿Cual es la relación entre la guerra contra el Taliban y la guerra contra al Qaeda?

 

Si los Estados Unidos encuentran dificultades en la guerra contra el Taliban, ¿podrá no sólo contener a al Qaeda sino a otros grupos terroristas? ¿Necesitan los Estados Unidos tener éxito contra el Taliban para tener  éxito contra los terroristas islámicos transnacionales? Y asumiendo que las fuerzas de EEUU aumentes en Afganistán y que el problema del suministro a través de Pakistán se resuelve, ¿es la derrota de Taliban y probablemente la ruptura de al Qaeda?

 

Al Qaeda y las Metas Post-9/11 americanas

 

La meta abarcadora de los Estados Unidos desde Sept 11, 2001, han sido prevenir los ataques por al Qaeda en los Estados Unidos. Washington ha usado dos medios hacia este fin. Uno era defensivo, apuntado a aumentar la dificultad de los operadores de al Qaeda para penetrar y operar dentro de los Estados Unidos. El segundo era atacar y destruir la prima de al Qaeda, el grupo alrededor de Osama bin Laden que organizó y ejecutó el 9/11 y otros ataques en Europa.

 

Es este grupo - no otros grupos que se llaman al Qaeda pero sólo pueden operar en los países donde ellos fueron formados - ése era el blanco de los Estados Unidos, porque éste era el grupo que había demostrado la capacidad de lanzar golpes intercontinentales.

 

La prima al Qaeda tuvo su oficina principal en Afganistán. No era un grupo afgano, sino uno deducido de múltiples países islámicos. Estaba en alianza con un grupo afgano, el Taliban. El Taliban había ganado una guerra civil en Afganistán y había creado una coalición de apoyo entre tribus que le habían dado el control del grupo, directo o indirecto, sobre la mayoría del país. Es importante recordar que al Qaeda estaba separado del Taliban; el anterior era una fuerza multinacional, mientras el Taliban era un poder político afgano interior.

 

Los Estados Unidos tienen dos metas estratégicas en Afganistán. La primera es destruir los remanentes de la prima al Qaeda - el comando central de al Qaeda - en Afganistán.

 

La segunda es usar Afganistán como base por destruir al Qaeda en Pakistán y prevenir el retorno de al Qaeda a Afganistán. Para lograr estas metas, Washington ha buscado hacer a Afganistán inhóspito para al Qaeda.

 

Los Estados Unidos echaron al Taliban de las principales ciudades y del campo en de Afganistán, y establecieron un nuevo gobierno anti-Taliban en Kabul bajo el presidente Hamid Karzai.

 

Washington pensó negar las bases a al Qaeda en Afganistán derribando al gobierno Taliban y creando un nuevo gobierno pro-americano y entonces usar a Afganistán como base contra al Qaeda en Pakistán. Los Estados Unidos tuvieron éxito echando al Taliban de poder en el sentido que dejando las ciudades, el Taliban perdió control formal del país. Para ser más preciso, temprano en el ataque americano en 2001, el Taliban comprendió que la defensa en masa de las ciudades afganas era imposible ante el poder aéreo americano. La capacidad de los B-52 de EEUU para devastar cualquier concentración de fuerzas significó que el Taliban no pudiera defender las ciudades, pero tenía que retirarse, dispersarse y reformar sus unidades para el combate en términos más favorables.

 

A estas alturas, nosotros debemos separar los destinos de al Qaeda y el Taliban. Durante la retirada de Taliban, al Qaeda también tenía que retirarse. Puesto que a los Estados Unidos les faltó suficiente fuerza para destruir al Qaeda a Tora Bora, al Qaeda pudo retirarse a Pakistán del noroeste. Allí, disfruta las ventajas de terreno, inteligencia táctica superior y redes de apoyo. Aun así, en casi ocho años de guerra, la inteligencia americana y las fuerzas de operaciones especiales han mantenido la presión sobre al Qaeda en Pakistán. Los Estados Unidos han impuesto el desgaste sobre al Qaeda, rompiendo su comando, control y comunicaciones y aislándolo.

 

En el proceso, los Estados Unidos usaron uno de al los principios operacionales de Qaeda contra él. Para evitar la penetración por los servicios de inteligencias hostiles, al Qaeda no ha reclutado nuevos cuadros para su unidad primaria. Esto hace muy difícil desarrollar inteligencia sobre al Qaeda, pero también hace imposible para  al Qaeda reemplazar sus pérdidas. Así, en una guerra larga de desgaste, cada pérdida impuesta en al Qaeda ha sido irreemplazable, y con el tiempo, la prima al Qaeda declinó dramáticamente en efectividad - significando que han sido años desde que ha llevado a cabo una operación eficaz.

 

La situación era muy diferente con el Taliban. El Taliban, es esencial recordar, ganó la guerra civil afgana que siguió al retiro soviético a pesar del apoyo ruso e iraní para sus antagonistas.

 

Eso significa que los Taliban tienen mucho apoyo y una infraestructura fuerte, y, sobre todo, ellos son elásticos. Después que el grupo retiró de las ciudades de Afganistán y perdió el poder formal post-9/11, todavía retuvo mucha influencia informal - si no el control - sobre regiones grandes de Afganistán y en áreas por la frontera en Pakistán.

 

Durante los años desde la invasión americana, los Taliban se han reagrupado, rearmado y aumentado sus operaciones en Afganistán. Y el conflicto con el Taliban se ha vuelto ahora una guerra de guerrillas convencional.

 

El Taliban y el desafío de la Guerra de Guerrillas

 

Los Taliban han forjado relaciones entre muchas tribus afganas (y paquistaníes). Estas tribus han sido alienadas por Karzai y los americanos, y lo más importante, ellos no perciben los americanos y Karzai como ganadores potenciales en el conflicto afgano. Ellos recuerdan las derrotas rusas y británicas. Las tribus tienen recuerdos largos, y ellos saben que los extranjeros no se quedan muy mucho tiempo.

 

Apostar contra los Estados Unidos y Karzai - cuando los Estados Unidos han enviado sólo 30,000 tropas a Afganistán, y está esforzándose con la idea de enviar otras 30,000 tropas - no los pone como prudentes.

 

Los Estados Unidos están comportándose como un poder que no planea ganar; y, en todo caso, ellos no estarían muy impresionados si los americanos estaban planeando ganar. Las tribus por consiguiente no quieren seguir el lado equivocado del Taliban. Eso significa que ellos ayudan y resguardan las fuerzas Taliban, y les proporcionan inteligencia sobre el movimiento enemigo e intenciones. Con sus campamentos de base y líneas de suministro que corren desde Pakistán, los Taliban están así en una posición de reclutar, entrenar y armar una fuerza cada vez más grande. Los Taliban tienen la ventaja clásica de las guerrillas que operan en terreno conocido con una red de partidarios: inteligencia superior.

 

Ellos saben donde están los americanos, lo que los americanos están haciendo y cuando los americanos van a golpear. El Taliban rehuye el combate en los términos desfavorables y golpea cuando los americanos son más débiles.

 

Los americanos, por otro lado, tienen el problema clásico de la contra-insurgencia: ellos disfrutan una fuerza superior y poder de fuego, y puede derrotar a cualquiera que ellos puedan localizar y aferrar, pero les falta inteligencia. Tanto como inteligencia técnica desde vehículos aéreos no tripulada y los satélites es útil, la inteligencia humana es la única solución eficaz a largo plazo a derrotar una insurrección. En esto, los Taliban tienen la ventaja: Ellos han estado allí más tiempo, ellos están en más lugares y ellos no van en cualquier parte.

 

No hay una fuerza concebible que los Estados Unidos puedan desplegar para pacificar Afganistán. Una posible alternativa es pasando a Pakistán para cortar la línea de suministros y destruir los campamentos base del Taliban.

 

El problema es que si a los americanos les faltan las tropas para operar con éxito en Afganistán, incluso es menos probable que ellos tengan las tropas para operar en Afganistán y Pakistán. Los Estados Unidos podrían usar el ejemplo de la guerra coreana y tomar la responsabilidad por cortar los suministros y refuerzos del Taliban desde Pakistán, pero eso asume que el gobierno afgano tiene una fuerza eficaz motivada para comprometer y derrotar al Taliban. El gobierno afgano no lo hace. La solución americana obvia - o por lo menos la mejor solución disponible - es retirarse a los puntos estratégicos afganos y ciudades y proteger el régimen de Karzai.

 

El problema aquí es que en Afganistán, sostener las ciudades no da la llave al país; más bien, sosteniendo el campo da la llave a las ciudades.

 

Es más, una postura completamente defensiva abre a los Estados Unidos a la contra-estrategia en Dien Bien Phu/Khe Sanh en que las guerrillas cambian a la guerra de posiciones, aíslan una base e intentan invadirla. Una postura completamente defensiva podría crear un estancamiento, pero nada más. Ese estancamiento podría crear las bases para negociaciones políticas, pero si no hay ninguna amenaza al enemigo, el enemigo tiene poca razón para negociar. Por consiguiente, debe haber golpes contra las concentraciones de Taliban.

 

El problema es que los Taliban saben que la concentración es suicidio, y así ellos trabajan para negar a los americanos los valiosos blancos. Los Estados Unidos pueden agotarse atacando blancos menores basados en inteligencia pobre. No conseguirá nada.

 

Estrategia americana a la luz de la disminución de al Qaeda

 

El gobierno de Karzai no ha tomado el control del campo desde el principio. Por consiguiente, al Qaeda ha tenido la opción a re-desplegarse en Afganistán si lo escogió. No hizo porque es contrario al riesgo. Eso puede parecer como una cosa extraña de decir sobre un grupo que vuela aviones en los edificios, pero eso significa que los miembros del grupo son relativamente pocos, así que al Qaeda no puede arriesgarse a fracasos operacionales.

 

Así mantiene su pólvora seca y se queda escondida. Esto entonces encuadra la cuestión estratégica americana. Los Estados Unidos no tienen interés intrínseco en la naturaleza del gobierno afgano. Los Estados Unidos están interesados en hacer cierto que el Taliban no proporcione santuario a la prima al Qaeda. Pero no está claro que la prima al Qaeda es todavía operacional. Algunos miembros permanecen, sacan de vez en cuando los videos afuera e intentan parecer temerarios, pero parecería que las operaciones de EE.UU. han dañado a al Qaeda.

 

Así si la razón primaria para combatir al Taliban es privar a la prima de al Qaeda de tener una base de operaciones en Afganistán, esa razón podría ser ahora discutible cuando al Qaeda parece ser de hecho naufraga. Esto no es decir que otro grupo terrorista islámico no podría levantarse y desarrollar los métodos sofisticados y de entrenamiento de la prima al Qaeda. Pero tal grupo podría desplegarse en muchos lugares, y en todo caso, obteniendo las capacidades necesarias para mover dinero, celebrando reuniones encubiertas y como es mucho más duro de lo que parece - con muchos servicios de inteligencias, incluyendo aquéllos en el mundo islámico, en guardia para esto, el reclutamiento sería duro.

 

Por consiguiente no es claro que resistir al Taliban es esencial para bloquear a al Qaeda: al Qaeda simplemente no puede estar ya allí. (A estas alturas, la carga de la prueba está en aquéllos que piensan al Qaeda permanece operacional.)

 

Dos cosas surgen de esto. Primero, la búsqueda por al Qaeda y otros grupos islámicos son mejor la cuestión de inteligencia dejada a las capacidades encubiertas de inteligencia americana y el Comando de Operaciones Especiales. Derrotar a al Qaeda no requiere decenas de miles de tropas - requiere inteligencia excelente y una capacidad de operaciones especiales.

 

Eso es verdad si al Qaeda está en Pakistán o Afganistán. Inteligencia, fuerzas encubiertas y golpes aéreos son lo que se necesita en esta lucha, y de los tres, la inteligencia es la llave.

 

Segundo, la estrategia actual en Afganistán no puede asegurar Afganistán, ni contribuye materialmente a clausurar a al Qaeda. Intentar tener algunas ciudades y puntos estratégicos con el número de tropas actualmente bajo consideración no es con este fin una estrategia eficaz; los Estados Unidos ya están reteniendo áreas grandes de Afganistán al Taliban que podría servir como santuario para al Qaeda. Protegiendo al gobierno de Karzai y las ciudades importantes no están contribuyendo por consiguiente significativamente a la estrategia de supresión de al Qaeda. En suma, los Estados Unidos no controlan bastante de Afganistán para negar el santuario a al Qaeda, no puede controlar la frontera con Pakistán y les falta inteligencia eficaz y tropas para derrotar al Taliban.

 

Por consiguiente, la lógica defiende la creación de un proceso político para el retiro de fuerzas americanas de Afganistán acoplado con una re-dedicación a las operaciones de inteligencia contra el al Qaeda.

 

Finalmente, los Estados Unidos deben protegerse de los islámicos radicales, pero no puede crear un Afganistán unido, pro-americano. Eso no pasaría aun cuando los Estados Unidos enviaron 500,000 tropas allí, qué sin embargo no tiene.

 

 

Un cuento de dos Olas

 

La estrategia americana parece involucrarse probando una ola ahora, o enviando más tropas y negociando con el Taliban, reflejando la estrategia usada en Irak. Pero el problema con esa estrategia es que los Taliban no parecen inclinados a hacer concesiones a los Estados Unidos.

 

Los Taliban no piensan que los Estados Unidos pueden ganar, y ellos saben que los Estados Unidos no se quedarán.

 

La estrategia de Petraeus es infligir bastante dolor al Taliban para causarles volver a pensar su posición, lo que funcionó en Irak. Pero no funcionó en Vietnam.

 

Tanto como los Taliban tienen recursos fluyendo y pueden sobrevivir los ataques americanos, ellos calcularán que ellos pueden durar más que los americanos. Ésta ha sido estrategia afgana durante siglos, y funcionó contra los británicos y rusos. Si funciona contra los americanos, también, hendiendo la estrategia de al Qaeda de la estrategia de Taliban será el resultado inevitable para los Estados Unidos. En ese caso, la CIA se volverá el luchador crítico de la guerra en el teatro, mientras se retirarán las fuerzas convencionales.

 

Sigue que Obama necesitará pensar cuidadosamente sobre su enfoque de inteligencia. No es un argumento que al Qaeda no es más una amenaza, aunque la amenaza parece disminuida.

 

Ni es un argumento que tratar con el terrorismo en Afganistán y Pakistán no es una prioridad.

 

En cambio, es un argumento que es improbable la derrota del Taliban bajo las circunstancias racionalmente anticipadas y que un arreglo negociado en Afganistán será mucho más difícil e improbable de lo que el arreglo era en Irak - pero que aun así, un esfuerzo robusto contra los grupos terroristas islámicos debe continuar sin tener en cuenta el resultado de la guerra con el Taliban.

 

Por consiguiente, nosotros esperamos que los Estados Unidos separaran los dos conflictos en respuesta a estas realidades. Esto significará que contener los terroristas no será dependiente de derrotar o sostenerse contra el Taliban, sosteniendo las ciudades de Afganistán, o conservando el régimen de Karzai.

 

Nosotros esperamos que de la ola de tropas de los Estados Unidos en Afganistán, pero en curso debido, la porción contra-terrorista divergirá de la porción contra-Taliban. La porción contraterrorista se mantendrá como una intensa operación encubierta, mientras la operación abierta se enrollará con el tiempo. El Taliban gobernando Afganistán no es una amenaza a los Estados Unidos, tanto como las intensas operaciones contraterroristas continúen allí.

 

El costo de fracaso en Afganistán es absolutamente demasiado alto y la conexión a las actividades contraterroristas demasiado tenue para unir las dos estrategias. Y desde que la guerra de contraterrorismo ya es distinta de las operaciones convencionales en mucho de Afganistán y Pakistán, nuestra previsión realmente no es ese radical.